Twitter y la memoria colectiva de los desarrolladores

Twitter FabricLa historia de Twitter está plagada de problemas de todo tipo con la comunidad de desarrolladores. Desde sus inicios, la filosofía de la compañía se centró en plantear ecosistemas de desarrollo enormemente abiertos, que permitían que prácticamente cualquiera crease aplicaciones de todo tipo relacionadas con los servicios de la compañía. Esto permitió que, al poco tiempo de su lanzamiento y popularización, los usuarios tuviesen acceso a clientes para prácticamente todas las plataformas, además de infinidad de servicios que trataban de mejorar las prestaciones que la compañía ofrecía en sus aplicaciones oficiales, de plantear servicios nuevos, etc. Muchas de las cosas que hoy vemos como completamente integradas y normales en Twitter, incluyendo funciones tan básicas como la integración de imágenes, vídeos o la geolocalización, fueron, en su momento, fruto del trabajo de desarrolladores de aplicaciones externos.

La respuesta de Twitter al interés de la comunidad de desarrolladores ha sido, como mínimo, compleja. No han sido pocos los momentos en los que la compañía ha llegado a alienar a esa comunidad mediante movimientos de todo tipo: a las numerosas adquisiciones o acqui-hires de compañías que destacaban en ese panorama, que son moneda relativamente común en este tipo de escenarios, se ha unido una constante vocación por nutrirse de las ideas planteadas por los desarrolladores, sin preocuparse demasiado por el futuro de los afectados. Desarrollar para Twitter ha sido en muchos sentidos un deporte de riesgo, siempre pendiente de que los anuncios de la compañía no convirtiesen en papel mojado los planes de las compañías implicadas. El lanzamiento de nuevos servicios, la redefinición de las reglas de juego, la relación con las aplicaciones que introducían publicidad en el timeline de los usuarios, o casos como el de Loïc LeMeur con Seesmic, que tuvo que pivotar el foco de su compañía en infinidad de ocasiones hasta terminar vendiéndola a Hootsuite, son moneda común en este sentido.

Ahora, tras múltiples episodios en unas relaciones que algunos han calificado de “guerra”, Twitter propone su plan más ambicioso con el desarrollo de Fabric: un ecosistema de diferentes herramientas pensadas para el desarrollo de aplicaciones móviles, que incluye múltiples funciones como la incorporación de nuevos usuarios, el análisis de los patrones de uso y la estabilidad, la propia integración con las herramientas de Twitter de cara a la difusión viral, o la obtención de ingresos mediante la integración de publicidad de la mano de MoPub, una de las adquisiciones estrella de la compañía. Una oferta que posiblemente sea difícil de rechazar para muchos desarrolladores, pero que lleva la firma de una compañía cuya reputación y relaciones con esa comunidad ha sido, cuanto menos, complicada.

Por otro lado, como resalta el fantástico análisis de Mat Honan en Wired, la jugada es seguramente lo más ambicioso que la compañía se haya propuesto desde su origen: permite que Twitter pase a ser una pieza básica en muchísimos ámbitos, que obtenga un control del ecosistema casi comparable al que puede llegar a tener el creador de un dispositivo o de un sistema operativo, y lleva a un escenario en el que muchísimos usuarios pasan a tener relación con la compañía… aunque no sean usuarios de Twitter en absoluto. Un movimiento capaz de cambiar la dimensión de la compañía, que se apoya en un paso fundamental: la adopción por parte de los desarrolladores.

¿Existe una “memoria colectiva” en la comunidad de desarrolladores capaz de generar una asociación de ideas negativa con respecto a lo que supone trabajar con Twitter como socio? O por el contrario, las historias de los problemas que tuvieron los creadores de aplicaciones de hace algunos años están completamente olvidadas y ya no tienen valor histórico alguno? El desarrollo de aplicaciones móviles es un ecosistema en continuo movimiento, con nuevas personas y empresas que entran y salen del panorama de manera constante. ¿Se presenta Twitter con sus herramientas como una propuesta atractiva y con un expediente limpio, o arrastra la evocación de sus tortuosas relaciones anteriores? Obviamente, ya ni siquiera hablamos de la misma Twitter: muchos de los directivos implicados en las controvertidas decisiones de entonces ya no están o no juegan un papel importante en el día a día de la empresa, que ahora tiene una dimensión completamente distinta y hasta cotiza en bolsa. Para Fabric, el paso fundamental es la curva de adopción, pero no en el público final, sino en una comunidad que, necesariamente, tiene que incorporar un nivel de reflexión en sus decisiones muy superior al que supone simplemente darle a un botón e instalar algo en un terminal. Tomar la decisión equivocada a la hora de desarrollar una aplicación puede tener una gran importancia de cara al futuro de la misma. En Twitter van a estar muy pendientes de la forma que toma esa curva de adopción…

 

This article is also available in English in my Medium page, “Twitter and the collective memory of the developers’ community (or lack thereof)

Un comentario

  • #001
    Antonio Castro - 23 octubre 2014 - 16:45

    No estaría mal que Twitter permitiera un acceso a consultas en formato SQL. Creo que mucha gente pagaría por tener acceso a un servicio de ese tipo. Por ejemplo los profesionales del periodismo.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados