Snapchat: callando bocas

Snapchat logoEn diciembre de 2012, Facebook comenzó a trabajar en un clon de Snapchat, un servicio de mensajería instantánea basada en mensajes que se autodestruían en diez segundos y que crecía con ritmo arrollador. No lo hizo de cualquier manera: aunque la complejidad del desarrollo no era especialmente elevada, el propio Mark Zuckerberg se implicó en ella, y de hecho terminó grabando él mismo los mensajes de voz de la aplicación.

Sin embargo, el desarrollo de Facebook, llamado Poke, no resistió ni siquiera un asalto: mientras Snapchat le daba la bienvenida con estilo y seguía creciendo de forma desmesurada, Poke recibió una atención escasísima, probando que para ese tipo de comunicación, Facebook no era considerada por los jóvenes como una buena opción.

Tras el intento de copia, Facebook planteó la adquisición, y puso encima de la mesa nada menos que tres mil millones de dólares – por una empresa sin modelo de negocio o con muy leves indicaciones de tenerlo. Evan Spiegel, cofundador de la compañía, rechazó la oferta, y muchísimos analistas dijeron que estaba completamente loco. Se rumorea que muy poco tiempo después, Spiegel volvió a rechazar otra oferta, esta vez proveniente de Google, y de cuatro mil millones de dólares. De nuevo, para muchos fue la prueba de que a este joven emprendedor se le había ido la olla.

Hoy, Snapchat protagoniza las portadas de las páginas de referencia en economía y tecnología tras haber recibido una propuesta de inversión del gigante chino del comercio electrónico Alibaba, que valora la compañía en diez mil millones de dólares. No tres ni cuatro, sino diez, y hay quien dice que aún así podría ser una ganga. Las razones del interés de Alibaba parecen lógicas: competir con su rival, Tencent, propietarios de WeChat.

De repente, Snapchat, que en los meses que van entre una y otra oferta ha ido mejorando progresivamente su producto y ha ido recibiendo una atención cada vez mayor por parte de anunciantes, parece ir ganando en apreciación de los analistas, y Evan Spiegel ya no es un loco temerario, sino un visionario. Ni los competidores, ni los escándalos, ni los problemas de seguridad parecen amenazar la impresionante progresión de Snapchat, que en su momento fue definido por el propio Zuckerberg como “un fenómeno de la privacidad” y que podría estar convirtiéndose en la forma preferida de comunicarse de toda una generación.

Snapchat fascina a los inversores. Uno de los primeros que invirtieron en fase de capital semilla dijo haber conocido la aplicación a través de su hija pequeña, que le comentó que las tres aplicaciones más populares en su colegio eran Angry Birds, Instagram… y Snapchat – que era la única que no le sonaba. Los fundadores no son nuevos en esto: Snapchat es, según ellos, uno de los más de treinta y cuatro proyectos que intentaron poner en marcha. Los que pretenden que el uso de Snapchat es fundamentalmente para sexting y usos similares, se equivocan: no es posible explicar su nivel de uso únicamente con ese tipo de actividad.

Por ahora, Snapchat ya parece haber callado muchas de las bocas que la veían como algo frívolo, absurdo o relegado a ser una curiosidad, así como a los que vieron como una locura que rechazase aquella oferta. En su momento, se dijo que las tres posibles razones para rechazar una oferta de tres mil millones de dólares eran que Snapchat esperase ser como Facebook, como Twitter, o que estuvieran completamente locos.  Lo que sabemos hoy es que el importante crecimiento de la aplicación y la valoración de la compañía parecen indicar que podemos estar ante alguna de las dos primeras opciones… que no es decir poco.

 

This article is also available in English in my Medium page, “Snapchat silences the critics“)

15 comentarios

  • #001
    Jose A. Chico - 31 julio 2014 - 17:14

    Diez mil millones es la valoración de Alibaba, no diez millones ;-)

  • #002
    OJ - 31 julio 2014 - 17:15

    typo … pusiste 10 millones donde creo quisiste decir 10mil millones

    salu2

  • #003
    Salva - 31 julio 2014 - 17:19

    10 millones o 10 mil millones?

  • #004
    Enrique Dans - 31 julio 2014 - 17:23

    #001, #002, #003: Gracias, ya lo he corregido… ¡es que estoy posteando desde el asiento del copiloto de mi coche!!! :-)

  • #005
    Alberto - 31 julio 2014 - 18:18

    #004 ¿no me digas que ya te has hecho con un coche sin conductor de google para poder postear mientras circulas? #siesque

  • #006
    Abelardo - 31 julio 2014 - 18:36

    Enrique… Curioso el tema.
    Antes de entrar en el tema, darte las gracias por recomendar el libro de Anita Elberse: Superventas.
    En el libro habla de Micro-Cultura y creo que la autora puede haber desarrollado y tal vez auto descubierto este concepto viendo la política de adquisiciones de las multinacionales de EEUU.
    Es una estrategia que viene de lejos. IBM, MICROSOFT, Etc. Tendían a comprar Mi ni empresas para integrarlas, “hacerlas desaparecer”. Google, Facebook, Etc. Tienden a ser un conglomerado de Micro Empresas, serán que sigan funcionando y optimizan los beneficios.
    Esto se puede ver fácilmente con las empresas de telefonía y comunicaciones, últimamente no quieren que sepamos las empresas que tiene o dependen de la empresa matriz. Y, aunque sea una estrategia vieja, ahora se aplica a todos los sectores y a todos los servicios. Ojo, servicios complementarios incluidos.
    La duda que tengo es si no es esto lo que hacían los bancos. O que dichos bancos sean los principales accionistas de estas Multinacionales.
    En broma se podría decir que, en EEUU por ejemplo, las Multinacionales de EEUU son la “Caja B” o “Mafia” de los bancos y de las empresas de inversión de capital y seguros.
    Y como empiecen los Chinos, que han empezado con otras empresas, y siga Alibaba… Los lobbies de EEUU hablarán de que tal vez falte libertad, moralidad y ética en un país país con más de mil millones de habitantes. Los hijos del Tío Sam son tres veces menos. Y luego lobby por aquí… lobby por allá…

    Volviendo al libro de Anima Elberse (Blockbusters en inglés, pirateBay + uTorrent + Tablet)
    Mi punto de vista, hablando de libros, es que los Superventas o Bestsellers lo tienen difícil en Internet debido a la Micro cultura o temas y nichos culturales y a temporales de muchos temas y libros. Los nichos o temas de Micro cultura pueden ser tan amplios como los existentes en la Clasificación Decimal Universal de Libros o CDU

    Enrique, muchísimas gracias por recomendar el libro de Anima Elberse.

    Saludos

  • #007
    Pablo Vaca - 31 julio 2014 - 18:42

    Al parecer el joven empresario no estaba tan loco al rechazar a google y a facebook, genial!!!

  • #008
    Dubi - 31 julio 2014 - 19:23

    No almacenan información porque borran los mensajes y la aplicación es gratuita. ¿Dónde está el negocio si no tiene publicidad? ¿Cómo ganan dinero?

  • #009
    Felix Maocho - 31 julio 2014 - 21:42

    Lo que me extraña y mucho, es que un sistema de comunicaciones caracterizado porque permite la privacidadm se consienta en un pais como China. O, (lo más probable), ya han encontrado como krakearlo y lo que digas con él es tan privado como si lo escribes en un dazibao de Tianamen, o la corrupción ha matado a ese ese imperio (lo x cual es posible) y ha entrado en rápida decadencia y tiene los días contado, antes que los ejéritos afganos desfilen con el paso de la oca por la entrada a la ciudad prohibida y el retrato de Bin Laden sustituya a Mao sobre la entrada.

    Comprendo que AliBaba quiera poseer un sistema de comunicación discreto para conectar a los millones de chinos, aunque no haya modelo de negocio, con la publicidad que recibe, sera suficiente beneficio, pero ha de saber que no se lo va a prohibir por el artículo 33 el Gobierno Chino, porque si no es como tirar ese montón de millones a la basura. Lo lógico, es que haya añadido un mísero 5% para comprar la voluntad de quien no le parezca bien el funcionamiento de esa red discreta.

  • #010
    gurú z - 31 julio 2014 - 23:17

    De aquí a que Zuckerberg se apodere del mundo un paso.

  • #011
    Israel Pérez - 1 agosto 2014 - 10:34

    Pues yo lo sigo viendo como algo “frívolo, absurdo o relegado a ser una curiosidad”. En tres años no se acuerda de esta aplicación ni el tato. Y si no al tiempo.

  • #012
    Yuri - 1 agosto 2014 - 12:38

    ¿Nadie se acuerda ya de las ofertas que se hicieron por Groupon o Digg?

  • #013
    Consultora Seo - 1 agosto 2014 - 14:30

    Un artículo original,yo personalmente no creo estén locos.Se hacen desear,diría que es una buena estrategia de marketing ya que cuantas más empresas de prestigio rechaces,más popular eres e incitas a pensar que eres tan valíoso que no tienes precio.Es como cuando vas a una tienda y ves una prenda,la dejas 1s al lado y rápidamente se acerca otra y se la lleva al probador, al ver que tu te has interesado por ella,le llama la atención y también la quiere, posteriormente ves como un numero de personas quieren la misma prenda sin tener sentido!No os ha pasado?
    Es un comportamiento del ser humano muy común,si ésta persona o empresa se ha interesado por otra persona o éste producto y es una empresa muy importante o una persona muy influyente,será por algo.Y si además es rechazado,tendrá algo muy especial para provocar esa respuesta.

    Puede ser una estrategia inteligente si su crecimiento sigue ascendente,pero también existe la otra cara de la moneda que es cuando la del baile se queda finalmente sola y compuesta.

    Lo veremos con el tiempo!

  • #014
    Pedro Torres - 1 agosto 2014 - 15:50

    Para quien ha estado un tiempo y no termina de quitarse el gorro de aluminio, me llena de “orgullo y satisfacción” que Snapchat diga tan alto y claro que los individuos necesitamos privacidad.

    FB y Google nos permiten acceder directamente al dosier que tiene la policia sobre nosotros y editarlo.

    ¿Acaso esto no enlaza claramente con el Derecho al Olvido? “En boca cerrada no entran moscas”. Tanta pelea judicial y parece que millones de americanitos ya han dado con la solución.

  • #015
    Juan María Benítez - 25 agosto 2014 - 13:08

    Pues yo estoy con Israel, y me sorprende que tanto ‘experto digital’ se siga guiando por las modas, y no por un análisis frío. Por ejemplo, se lleva tiempo ya hablando del ‘inminente fin’ de facebook, especialmente porque ha perdido el interés de los adolescentes. Pero también son los que menos problemas tienen para cambiar de aplicaciones y más sensibles son a las modas. A la gente de 25-40 años le cuesta mucho más a nivel psicológico aprender a utilizar una nueva aplicación que los adolescentes de 14-19 años. Lo cual quiere decir que cualquier producto dirigido a ellos, tiene los años contados, como por ejemplo, Tuenti.
    Lo dicho, que en 3-4 años, si esta apicación/red social todavía existe y no ha sido sustituida por otra, OK, pero veremos con qué números y con qué tendencia. Y no sé si en 3-4 años se rentabilizan 4.000 millones…

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados