Hardware is hard

IMAGE: Picsfive - 123RFLa frase, original de Marc Andreessen, pretende dejar claro que, en términos tanto de dedicación como de riesgo intrínseco, el hardware no es lo mismo que el software. Los retos inherentes al diseño físico, el prototipado, la elección y abastecimiento de los materiales, los procesos de fabricación, la distribución y logística, las iteraciones sucesivas derivadas del feedback de los usuarios, etc. dotan al hardware de una dimensión de complejidad sensiblemente mayor que lo que supone crear productos basados únicamente en líneas de código – aunque ello, obviamente, tampoco implique que los productos de software sean sencillos.

Algunos artículos recientes, como este de ayer en TechCrunch o este de hace algunos días en El Mundo en el que me citan brevemente, inciden en la caída de las barreras de entrada que parecen estar alimentando un florecimiento del emprendimiento y de las transacciones relacionadas con proyectos empresariales nacidos en torno al mundo del hardware. Como profesor de IE Business School, sin duda una de las escuelas de negocios del mundo que más énfasis pone en el emprendimiento, debo confesar que el sesgo de los alumnos hacia proyectos basados en software me lleva preocupando desde hace bastante tiempo, hasta el punto de ser una de mis conversaciones habituales con responsables académicos de la institución. La economía “real” se compone fundamentalmente de átomos, no solo de bits, y cualquier desfase entre esa economía real y el agregado de los proyectos que proponen los alumnos me resulta preocupante.

Efectivamente, Marc Andreessen no anda nada desencaminado: hardware is hard. Pero una serie de cuestiones recientes permiten que esa dureza intrínseca se haga relativamente más accesible. La primera de ellas es, claramente, la caída de barreras de entrada que supone poder diseñar y prototipar con componentes sencillos y baratos. La nueva microelectrónica desarrollada en torno a iniciativas como Arduino o Raspberry Pi (que hoy precisamente presentaba su nuevo modelo, el Raspberry Pi B+) permite poner un ordenador o una placa programable en cualquier sitio y con presupuestos dignos de la electrónica casera, al tiempo que las impresoras tridimensionales posibilitan, por un presupuesto igualmente modesto o mediante el acceso a equipos compartidos, hacen posible crear piezas diseñadas específicamente para un proyecto, cuyos ficheros, además, sirven como base para la fabricación industrial posterior.

La disponibilidad de capacidad ociosa en fabricación, dinamizada a través de plataformas como Alibaba.com, ofrecen un futuro en el que fabricar será algo tan simple como enviar un fichero y pedir varios presupuestos, como quien hace una reforma doméstica. Ojo con Alibaba.com, porque no solo va a ser el salvavidas de Yahoo!, sino posiblemente una de las propiedades más valiosas de toda la web y uno de los seguros protagonistas de las futuras portadas de The Economist que señalan los actores importantes de la web.

El elemento que faltaba, claramente, era la financiación. Y en ese sentido, plataformas como Kickstarter o Indiegogo proporcionan precisamente ese nivel de capitalización que muchas empresas de hardware necesitan: no accionistas, sino pre-compradores, que no comprometen la propiedad de la empresa, pero contribuyen a hacer los proyectos realidad al participar en una parte del riesgo inherente a ponerla en práctica.

Elementos que contribuyen a hacer que el hardware, aunque siga siendo hard, sea posiblemente un poco menos hard. Que las empresas de toda la vida aprendan a gestionar estos recursos a su disposición y a conectar con sus usuarios gracias a este tipo de herramientas es cuestión de tiempo. Que Martín Varsavsky, que no necesitaba especialmente recursos para lanzar un producto nuevo, recurra a Kickstarter para validar con el mercado su lanzamiento y para obtener el ruido mediático que lo convierte en un éxito antes incluso de que sea lanzado, demuestra que este tipo de estrategias tienen mucho sentido. El mundo de la red, en muchos sentidos, empieza a parecerse más y más al mundo de fuera de la red. Con todo lo que ello conlleva.

 

(This article is also available in English in my Medium page, “Hardware is hard“)

16 comentarios

  • #001
    Felix Maocho - 14 julio 2014 - 16:51

    La muy reducida experiencia de Hardware que tengo, (se reduce a intentar crear para un proyecto un lector portatil de bandas magnéticas de tarjetas tipo crédito. me hace pensar que el hardware es algo mucho mas complejo. que el software porque en su concepción, diseño y fabricación, hace falta ingenieros expertos en Hardware difíciles de encontrar.- Así como hay miles de analistas y programadores, son proporcionalmente escasos los ingenieros que están al día de los componentes existentes en el mercado y de quienes son los que te pueden montar un determinado aparato que se diseñe.

    En aquel proyecto estamaban implicadas empresas punteras de informática y expertas en montar de equipos y componentes ya fabricados, Claro que fue hace ya bastantes años, y puede que haya cambiado el panorama, pero el diseñar un simple lector de tarjetas magnéticas portatil y conectable mediante una entrada USB a un PC, les superaba,, no en conocimientos técnicos, sino en desconocimiento de lo que hay en el mercado y quien lo puede montar. Hay gente de laboratorio que te transforma una idea en prototipo sin demasiados problemas, pero, al menos en España, faltan, (o faltaban), quienes pueda transformar el prototipo en un producto acabado a un precio razonable.

  • #002
    Enrique Dans - 14 julio 2014 - 17:00

    #001: Totalmente, Felix. La experiencia en fabricación es fundamental, y es decididamente una de las barreras más importantes. Hasta donde he hecho tímidas pruebas, llegar a un concepto con un breadboard erizado de cables en torno a una placa Arduino con los servos sujetos con cinta americana no es complejo, es una cuestión de dedicación, horas y metodología más o menos estructurada de prueba y error. Pero pasar de ahí a un producto viable, con garantías de cara a su fabricación rentable y a una mínima durabilidad en manos del usuario es algo que posee un nivel de complejidad intrínseca muy superior, es una parte de la ingeniería cuyas barreras de entrada no han disminuido aún – ni sé si disminuirán. Fabricar una pieza para un prototipo en casa en una impresora 3D sí, planificar su fabricación industrial como parte de una máquina con sus tolerancias, sus materiales adecuados, sus resistencias y sus garantías es otra cosa. A los ingenieros no les dan el título por casualidad…

  • #003
    Daniel Terán - 14 julio 2014 - 17:29

    Debe ser complicadísimo. Por la experiencia que tengo en Kickstarter, siempre hay retrasos y más retrasos. Pero bueno, bastante hacen, la verdad.

    Como ex-alumno del IE, me uno a tu percepción de que la gran mayoría de startups versan sobre ‘la app que hace tal’ o ‘la web que hace cual’. El valor añadido del software es mínimo y fácilmente replicable. Salvo excepciones, claro (Sistemas Operativos, plataformas, etc.).

  • #004
    Antonio Castro - 14 julio 2014 - 17:34

    Creo que el hardware es una aventura incluso cuando se asume un mínimo nivel de riesgo. Hay demasiadas cosas que pueden torcerse. La primera es que en cualquier momento puede salir un componente nuevo mucho más potente y encima más barato que puede dejar obsoleto todo tu proyecto antes incluso de que salga al mercado.

    Estoy convencido que la mayoría de las empresas que sobreviven en este campo lo hacen trabajando con un alto grado de especialización, y por descontado necesitan empleados con muy alta cualificación técnica.

  • #005
    Felix Maocho - 14 julio 2014 - 17:45

    Me gustaría que dedicaras un post a lo que sepas del funcionamiento de Alibaba. Para mi solo era una empresa que pretendía vender de todo, siempre me la encuentro cuando busco un producto, pero no se realmente lo que es y lo que supone.

  • #006
    jose luis portela - 14 julio 2014 - 17:54

    Definición de Hardware: “Aquello que se golpea cuando no funciona el software”

  • #007
    Enrique Dans - 14 julio 2014 - 17:54

    #005: Oído cocina :-)

  • #008
    David - 14 julio 2014 - 19:14

    Me sumo a la petición de un post sobre Alibaba. Estoy en la misma situación que Félix. :-)

  • #009
    Alfonso - 15 julio 2014 - 08:59

    Además de lo ya comentado anteriormente con lo que coincido, añadir que el testing de una solución hardware suele ser también más costosa en horas. Nosotros certificamos soluciones SW y otras HW en un sector donde la seguridad es muy importante (medios de pago) y el volumen de horas necesarias para una certificación HW es sensiblemente superior, aparte de que las SW permiten más fácilmente el uso de ‘robots’ para su testeo.

    +1 post Alibaba. Hay tantas experiencias negativas que parece un juego de ruleta rusa…

  • #010
    Mikel - 15 julio 2014 - 10:07

    Totalmente de acuerdo con este post. De hecho es la visión que tuvimos hace más de un año y es por ello que creamos una start up (www.embeblue.com) para hacer el camino del Hardware menos Hard.

    Las caídas en la barrera de entrada han permitido que podamos diseñar y fabricar electrónica con acabado industrial entre tres personas en Pamplona. Hemos añadido la agilidad de los makers a la tecnología industrial y ello nos posibilita ofrecer HW a medida a precios web. Nuestros clientes (emprendedores y pymes) por fin piensan en emprender con HW en parámetros parecido al del SW (en tiempo y coste).

    Por cierto, este concepto de electrónica a medida low cost producido localmente es una de las maneras que tenemos para competir con China.

  • #011
    Liborio - 15 julio 2014 - 14:26

    #010 Mikel…
    Muy interesante lo de tu empresa.
    Seguir así y seguir investigando. Aprovechar la ventaja competitiva vuestra mientras podáis.
    Competir con China es muy difícil. En el momento en que una cosa está estandarizada, China gana.
    Lo de… “Hardware is hard” viene de que, mientras el hardware no está estandarizado, las empresas no venden su tecnología a cualquiera. Es un riesgo muy grande y peligroso. Sería como regalar tecnologia a los Chinos. Además, puede ocurrir que ciertas funciones o cosas ya estén patentadas en cualquier parte del mundo, además de EEUU., por lo que hay que tener mucho cuidado para no arruinarse enseñando “todas” las funciones del Hardware que uno fabrica.

    Para entender lo anterior es bueno dar la explicación clásica de los procesos:
    -Entrada-Proceso-Salida-. En este caso el fabricante no enseñara “todas las salidas”
    Se comprenderá mejor si se explica que los componentes de Hardware actuan de la misma forma si hablamos de Medidores y Sensores… Con sus variantes Analógico-Analógico, Analógico-Digital, Digital-Analógico, Digital-Digital.

    Al final resulta que el Hardware no es tan duro. Es duro por la ocultación de datos de entrada, de salida y de procesos.
    Creo que es parecido a ocultar o no saber que el Codigo ASCII también incluye carácteres de control.
    En fin. Los Programadores, la Programación y el Firmware siempre irá por delante del Hardware. La programación es la realización de ideas y automatización de procesos físicos o manuales usando el Hardware.

    ¡ Os acordais…
    Los componentes de la programación son: Hardware, Software y Personas.

    Saludos.

  • #012
    Ana - 15 julio 2014 - 14:59

    Buenas,

    Llevo tiempo siguiendo tu blog pero nunca me había animado a comentar. Estoy de acuerdo con tu artículo y la realidad, es que como emprendedor, es mucho más complicado realizar un proyecto de hardware que de software (de ahí a que la mayoría de emprendedores se decantan por un proyecto basado en software, y no hardware). El hardware es un mundo complicado y toda una aventura…

    Soy una fan de arduino y la verdad es que se pueden hacer cosas maravillosas, pero la realidad es que necesitas tener una idea muy innovadora para poder crear algo basado en él y pensar en comercializarlo.

    Saludos y gracias! Espero que sigas manteniendo esta calidad de artículos.

  • #013
    Mikel - 15 julio 2014 - 18:10

    #0011: Totalmente de acuerdo contigo Liborio. Para productos estandarizados es muy difícil competir con China. Sin embargo hemos detectado un nuevo mercado; los micro-nichos. Clientes o mercados que solo necesitan decenas o centenas de unidades de una electrónica a medida porque no han encontrado nada en el mercado que se lo resuelva. Y con la nueva oleada de Internet de las Cosas es una situación que cada vez será más común. Los chinos no pueden resolverte esa demanda y es ahí donde entramos nosotros. En cierta manera es como si HW fuera cada vez menos producto y se convirtiera más en servicio. Acercándose al software. Lo mejor de todo es que las nuevas herramientas de producción están posibilitando este escenario.

    Saludos

  • #014
    Javier - 15 julio 2014 - 23:59

    Por aportar también mi experiencia personal.

    El mundo de hardware posiblemente nunca tendrá unas barreras de entrada como el software como bien apunta Enrique. Aunque se han reducido y lo seguirán haciendo.
    Pero es que aunque lo vemos tan cercano, porque van cogidos de la mano, es como comparar hacer muebles con escribir poesía.
    El software fluye, se copia, se comparte, se actualiza…
    En el hardware si algo cambia con suerte solo necesita un rediseño menor.

    Además y con el respeto de mis compañeros de software la complejidad es en ocasiones un abismo. En parte porque no hay división de tareas. Aunque algunos responsables sin idea engloben como programador o “el informático” a cualquier variedad de programador e incluso a un administrador de redes. Con un electrónico a veces las barreras son difusas y todo se precisa al mismo tiempo con lo que acabas abarcando un mundo.
    Solo por hacer una idea y salvando la generalización, si buscas un programador en el mercado, estas hablando (a muy grosso modo) de un programador de aplicaciones para PC o móvil, normalmente para un sistema operativo (versiones aparte) y la cosa suele andar en media docena de lenguajes de programación, fundamentalmente según el uso. Al final, todo bastante simple e intuitivo de enfocar, a partir de ahí todo es poner código y depurar, con todo el esfuerzo y problemas que conlleva. Además, aunque horriblemente pagado numerosas veces en España, es un trabajo bastante “fino”.

    Cuando pasamos al lado del hardware en cambio hablamos de que alguien quiere que “algo” haga algunas cosas en el mundo real. Las variables escalan al infinito rápidamente.
    ¿Cuales son los objetivos exactos? ¿Cual es la escala de producción planteada? ¿El sistema podrá ser escalado en un futuro? ¿Cuales es la importancia de aspectos como consumo/seguridad/interacción/potencia/precio? ¿Que requisitos son opcionales y cuales no?.

    Solo establecer relaciones de tiempos de desarrollo y plantearse diversas rutas de desarrollo exigen un buen background.
    En sistemas muy simples puede interesar un desarrollo analógico o digital muy simplista, avanzando con sistemas de lógica programable, a microcontroladores, PLC’s, microcomputadoras, ordenadores industriales…

    Las opciones son casi infinitas, como muestra un botón, hoy he estado buscando un microcontrolador para un futuro rediseño de un producto. El proveedor tiene 43.000 en catálogo. De docenas de fabricantes distintos, generalmente cada uno de ellos con sus propias herramientas, e incluso muchos de ellos con enormes diferencias entre distintas series o incluso con lenguajes o peculiaridades propias.
    Todo esto por no hablar de que debes tener claro las señales necesarias, la velocidad o memoria, consumo, así como que bus de datos vas a utilizar, como y porque, hay muchas variables que barajar, como las limitaciones de señal, baudrate, redundancia, alcance de bus, los componentes a enlazar… Todo ello tiene difícil símil en el mundo del software.
    Este punto también es importante, quitando la opción más simple, el resto requiere un nivel medio/alto de programación a bajo nivel, o a alto nivel en los últimos casos. O sea que el experto en hardware ya puede tener una buena de idea de embutirle el software también.

    Y esto aunque es lo más llamativo no deja de ser el corazón, fundamental, pero como el rey del ajedrez nada sin el resto. He visto gente perdiendo meses de trabajo y pruebas descubriendo un diseño defectuoso en la fuente de alimentación, una masa flotante en una tarjeta de comunicaciones, una mala conexión en el pin de un componente…

    Hay ingenieros que se dedican en exclusiva a diseñar sistemas de alimentación o sistemas de regulación, que manipuladores emplear o simplemente tratamiento de señales dentro de las propias tarjetas. Pequeños mundos en si mismo, que al final en el 95% de las empresas, o cualquiera en España… Un ingeniero, o un muy pequeño grupo, vas arreglándote la vida tirando de unas pocas opciones estándar y adaptándolo a tus necesidades.

    Y todo esto lleva a semanas de diseño y análisis como poco, con sus prototipos y pruebas, luego el proceso de fabricación y por último más test y cruzar los dedos porque no aparezca nada raro que no se tuvo en cuenta.

    Con respeto a #001 Felix Maocho y la contestación de #002 Enrique.
    En España es casi imposible encontrar ingenieros para fabricar de manera masiva y buen background, de la misma manera que no se puede fabricar nada en España.
    Es como comentar que no crece arroz en el Sahara.
    Para poder tener una referencia relevante en hardware necesitas empresas consolidadas y con trayectoria a largo plazo o suficiente tejido tecnológico que lo supla y permita mantener a un grupo de gente que adquiera experiencia constante y la transmita. Y eso en España no existe.Con lo cual tampoco se pueden crear con facilidad nuevas empresas que compitan y prosperen.
    Pensar que puedes crear un nuevo producto como una app móvil, en unas semanas y si va bien forrarte y si no a otra cosa no tiene ninguna semejanza con el entorno hardware que siempre avanza más lentamente, con margenes de producción bajos y no progresivos y depende en gran medida de economía de escala.

    Al final lo único que quedan a las empresas pequeñas, como la de #010 Mikel (mucha suerte!!) es aplicaciones a medida para usuarios que necesitan específico. Es la única ventana. Cualquier otro planteamiento es básicamente una quimera. El tiempo, esfuerzo y dinero empleado para diseños dispares no tienen sitio fuera de una gran multinacional.

    Como muchos habéis indicado la experiencia con Arduino o Raspberry son fantásticas. De hecho ojala se mostrara su uso en todos los institutos de España, pero hablamos de productos de bajo coste (incomparable de hecho y que llevan a error a empresarios sin experiencia) y que se dedican a la experimentación y aprendizaje, mayormente de software. Y para ello son ideales.

    Por si os sirve de consuelo malamente media docena de países en el mundo pintan algo en ese entorno.

    PD: Perdón por la desmedida extensión del comentario.

  • #015
    Liborio - 16 julio 2014 - 09:45

    #014 Javier…
    Muy interesante y aclarativo tu comentario.
    Tienes mucha razón. Esto se parece mucho al mundo de la literatura y la escritura de libros y novelas.
    La mayoría oimos entendemos lo que nos dicen en algún idioma, sabemos leer y tambien escribir. El problema o presunto problema surge cuando se quire ser escritor. Requiere conocimientos, método y aprendizaje.
    A nivel de “DISEÑO de HARDWARE”, después de estar toda la carrera estudiando asignaturas diversas y diferentes una tras otra y año tras año…
    – Pues ¿ Qué pasa?
    – ¿Que nos consamos y nos olvidamos que con solo hacer unas simples tablas de variables, necesidades y medidas de los distintos componentes, fases, etc.
    (Da lo mismo que puedas pedir 43.000 productos, tendras que controlar en, o mediante, alguna tabla todas las caracteristicas y funciones dadas por el fabricante. (Las que él te dice. Las que realmente tiene a nivel de hardware, las implementan y actualiza el fabricante de Hardware mediante Firmware.
    Por ejemplo a nivel de Reproductores de video, para configurar la región y otras variables el fabricante “lo arreglaba” mediante la entrada de un codigo de teclado determinado. El problema para el fabricante de Hardware es que algunos empleados hacían pùblicos algunos codigos secretos…)
    – El uso de tablas se hace imprescindible. No solo para hacer cálculos y controlar rangos de variables.
    Las tablas también puede servir para hacer hacer volar nuestra imaginación y nuestras ideas si las usamos para el diseño de los clásicos diagramas de arbol verticales y horizontales…

    Javier… Ánimo. No olvides que actualmente estamos en el tiempo de la programación orientada a COMPONENTES.
    Todo es programable, replicable y simulable.
    Lo importante es que los datos de entrada esten bien definidos. Y no solo eso, tienen que ser los datos o variables del último momento, RE-definidos.
    La anterior definición, en broma más que en serio, podría englobarse dentro de la Teoria cuántica.
    Y por cierto.

    – ¿Que te parece el simular una máquinas en una hoja de calculo.?
    – En una zona ponemos las variables de las piezas…
    – En otra conjuntamos el resultado de algunas piezas…
    – En otra el resultado del resultado de otras…
    – …

    Saludos.

    ¡Al agua patos!

  • #016
    Noelle - 16 julio 2014 - 15:06

    Parafraseando a Gide quien dijo que las ideas solo las conocemos a través del hombre, el software solo lo conocemos a través del hardware… Imagino que vemos menos startups en este sector por el capital que requiere, sin contar con las actualizaciones frecuentes para que no quede obsoleto en nada. Kickstarter y compañeros en parte solucionan esa barrera, pero aquí en España es más complicado, e implica dilución, no? Imagino que el futuro va por hardware de módulos y un abaratamiento de costes de producción, y como dice Mikel #013, que vaya pareciendo más al software por su adaptabilidad… Interesante que la robótica sea tan popular entre los jóvenes hoy en día…

    Apoyo la petición de un post sobre Alibaba, y me encanta la definición de José Luis #006 de qué es el hardware ;D

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados