Hablando sobre WhatsApp, en Educamérica

WhatsApp: ¿una aplicación útil para el trabajo? - EducamericaLiliana Llanos, de Educamérica, me envió algunas preguntas sobre el uso de WhatsApp en entornos profesionales, y las publicó ayer bajo el título “WhatsApp: ¿una aplicación útil para el trabajo?“. Mi disclaimer es el de siempre que hablo de cuestiones relacionadas con la mensajería instantánea: soy asesor de una herramienta que en algunos sentidos podría considerarse competidora, Spotbros – aunque en este caso, lo único que provoca esa circunstancia es que mi conocimiento acerca de las herramientas sea mayor y más actualizado. Mis opiniones sobre WhatsApp no están en absoluto afectadas por mi relación con Spotbros: por mucho que asesore a una compañía, nunca jugaría intentar beneficiarla criticando a otra.

El planteamiento de las preguntas de Liliana, hablar del uso de WhatsApp como herramienta de comunicación en entornos corporativos, me pareció completamente demencial. WhatsApp, herramienta que personalmente no utilizo porque no me gusta su planteamiento, me parece profundamente inadecuada para ese tipo de uso: las empresas que lo utilizan me parece que cometen una auténtica irresponsabilidad, además de dar lugar a una muy mala imagen. Estoy convencido de que la mensajería instantánea puede ser muy útil en entornos corporativos y que va a ser adoptada por la mayoría de las empresas, pero se me ocurren infinidad de herramientas capaces de cubrir esa función que tienen planteamientos mejores que WhatsApp.

A continuación, el texto completo de las tres preguntas que intercambié con Liliana:

 

P. A su juicio, ¿cuáles son las principales ventajas y desventajas de utilizar WhatsApp como herramienta de trabajo?

R. Tiene todas las desventajas y prácticamente ninguna ventaja. Estamos hablando de la adopción corporativa de una herramienta debido a su facilidad para establecer conexiones y al hecho de ser multiplataforma, cuando en realidad cualquier herramienta corporativa suele hacerlo igual de sencillo si el proceso de adopción se hace razonablemente bien. Pero sobre todo, al contrario de lo que ocurre con WhatsApp, las herramientas de comunicación corporativa tienen un protocolo de seguridad que está a la altura de los requerimientos, algo que en ningún caso se puede decir de WhatsApp. Usar WhatsApp como herramienta de comunicación corporativa es, sencillamente, una barbaridad y una irresponsabilidad, se mire como se mire. Hay muchas otras herramientas que servirían a ese propósito con mejor rendimiento, más estabilidad y muchos menos riesgos.

P. ¿A qué se debe específicamente el boom de esta aplicación? ¿Por qué ha logrado superar a otras plataformas disponibles?

R. El boom de WhatsApp se debe al hecho de plantearse desde la más absoluta sencillez: lo instalas, y prácticamente al momento tienes en el sistema a toda tu libreta de direcciones, usen la plataforma que usen. El problema es que esa sencillez se ha obtenido desarrollando sin tener en cuenta ningún requerimiento de seguridad: durante mucho tiempo, la comunicación mediante WhatsApp se llevó a cabo sin ningún tipo de cifrado, y ahora utiliza sistemas que no están en absoluto a la altura, con técnicas completamente reprobables como cifrar mediante el uso del IMEI. Podemos pensar que “no necesitamos mucha seguridad porque en realidad, lo usamos para conversaciones intrascendentes con nuestros amigos”, pero esto no es cierto: pensemos simplemente en los posibles problemas que nos podría causar alguien que se hiciese pasar por nosotros. Aunque la seguridad completa no exista, siempre debemos pedir a las herramientas que tengan un planteamiento razonable en términos de seguridad, y WhatsApp en ese sentido nunca ha estado a la altura de las circunstancias.

P. ¿Qué expectativas tienes del uso de WhatsApp como herramienta de trabajo en el corto y mediano plazo?

R. En muchos sentidos, el boom de WhatsApp es el de una herramienta que logró ser pionera y protagonizar el primer gran despliegue de mensajería instantánea adaptada al entorno actual, pero que en poco tiempo será lógicamente superada por herramientas mejor planteadas. Soy muy pesimista con respecto al futuro de WhatsApp, una herramienta que tras explorar brevemente, renuncié a utilizar: no me gusta el planteamiento de una empresa oscura, de la que resulta difícil saber nada, que hasta hace muy poco renunciaba a una política de comunicación transparente, que daba bandazos en su estrategia entre el cobrar y el no cobrar por el uso, y que además tenía muy poco claras sus prioridades y aparcaba algo tan esencial como la seguridad del usuario. Mi impresión es que, pasado el “efecto pionero”, ese terreno acabará siendo colonizado por otras herramientas.

9 comentarios

  • #001
    Fran Furilo - 11 febrero 2014 - 00:43

    En cuanto a mensajería corporativa, precisamente SpotBros acaba de sacar un nuevo servicio especial para empresas, con seguridad AES256 para las comunicaciones y nube privada sin límite para el intercambio de archivos, entre otras cosas.

    Hicieron un concurso entre los usuarios de Spotbros para ver qué nombre le ponían. Conste que no considero una gran elección el nombre ganador, “IMBox.me”, pero bueno, sus estudios habrán hecho…

    Lo que espero es que moneticen rápido esa app, y ganen dinero suficiente como para liberar de nuevo el ancho de banda permitido en Spotbros, porque últimamente se resintió el intercambio de archivos :(

  • #002
    Gustavo - 11 febrero 2014 - 08:11

    Muy brevemente mi frustrada experiencia corporativa con WA (odio escribir la palabrita).
    Ha sido materialmente imposible poner puertas al campo Enrique. Intenté evitarlo por todos los medios. Pero cuando eres una empresa que no tiene la sartén por el mango y los clientes te machacan (machacan al personal) con que solo les piden precios, disponibilidad, consultas ad-hoc, etc… por WA… ¿Qué haces? De momento dejar que lo tengan. Lo he intentado con Spotbros… pero amigo… si los usuarios son lo que son (en el sector construcción, albañiles, … ) no les pidas que usen algo diferente a lo que usan salvo que tenga el efecto que ha tenido WA. Y Spotbros y otros muchos, por ahora nada.
    Ojo, hablo de un tipo de usuario generalmente sin estudios (aunque los que los tienen, tipo caminos u obras públicas, a efectos tecnológicos, muchos de ellos como si no tuvieran estudios)… no quiero generalizar nada. Solo reflejar lo que veo.

    Ojalá desapareciera… pero lo malo ha sido que alguien haya sido capaz de dar con ese éxito teniendo las deficiencias a todos los niveles que tiene. ¿A quién preocupa esto? Desde luego, puedo asegurar que a nuestros clientes ni lo más mínimo. Por desgracia.

    Por cierto, Enrique, el anuncio de “Today We Fight Back” no me dejaba ver el botón “enviar comentario” y lo he tenido que cerrar… ¿es tuyo? Supongo que sí… molesta. Lo pueden hacer de forma más elegante. No es bueno cabrear a tu supuesto cliente aunque así se fije en ti.

  • #003
    maitica - 11 febrero 2014 - 08:35

    Ahora que Blackberry Messenger se ha liberado a los sistemas operativos Android y iOS, supongo que habrán traspuesto todo el know-how acumulado de este servicio antaño restringido a sus dispositivos, y digo “supongo” porque habiéndomela instalado hace dos meses no tengo nada mas que un contacto que se la haya instalado, por lo que mi experiencia aún es pobre.

  • #004
    Enrique Dans - 11 febrero 2014 - 09:21

    #002: No es publicidad, hombre, es una campaña a nivel mundial para protestar contra el espionaje en la red, dura solo un día. No la cierras, la minimizas, y si la minimizas, no debería molestarte…

  • #005
    Gustavo - 11 febrero 2014 - 09:56

    #004: La verdad es que me he fijado después… estaba haciendo un paréntesis para meter el comentario y tenía que terminar con muchas prisas… tantas que me parecía el pie página y no encontraba el botón para enviar el comentario… Digamos que me ha pillado en mal momento el no poder encontrar el botón “enviar comentario”.

  • #006
    Felix Maocho - 11 febrero 2014 - 10:59

    Por supuesto, no creo que WhatsApp sea el canal adecuado para tener comunicaciones discretas, cuya divulgación puedan afectar al futuro de la compañía. Para ese tipo de comunicaciones hay, desde luego, muchos canales mas adecuados.

    Ahora, el grueso de comunicaciones, tanto dentro de la compañía, como entre compañía y posibles clientes, no son ni mucho menos discretas. Por ejemplo dar tarifas de precios y plazos de entrega, enviar planos de despiece para reparación de aparatos, y temas semejantes no veo que malo tiene enviarlos por Whats App, SMS, Teitter o cualquier otro sistema de comunicacion fácilmente hackeable.

    En el ejército hay medios de comunicación cifrada que aseguran el secreto, pero cuando se preparan para un desfíle, el sargento dice a voces “Compáñia, armas al hombro, ¡ar!”, todo el mundo se enteran y no pasa nada. Lo mismo pasa en la empresa privada.

  • #007
    Pedro Torres - 11 febrero 2014 - 16:56

    A mi madre le cortaron WA hace y en cuestión de horas lo había pagado…

    Sorprendente si tienen en cuenta que me costo UN AÑO que le perdiera el miedo a darle al botón de encender el ordenador.

    Es “otra ventana con el cliente”…

    Me preocupa la gestión que hago YO de mi agenda de contactos. Es un caramelito para muchos programas. ¿Que puede haber mas atractivo para el BIG DATA que la base de datos que genera todo usuario?

  • #008
    Mario Uriarte - 12 febrero 2014 - 03:20

    Efectivamente el tema de la seguridad viene por el lado de la importancia de la informacion que transmites. Para conversaciones con amigos probablemente no sea algo tan transcendente, pero para conversaciones internas de la empresa si.

    Seria bueno disponer de una comparativa de diferentes servicios de mensajeria y cual es su ventaja.

  • #009
    Trasplante de pelo - 12 febrero 2014 - 17:09

    Buen artículo, es importante pensar en las tranformaciones en la educación así mismo con las plataformas.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados