ThinkBit: un proyecto que ilusiona

ThinkBit logo

La semana pasada tuve una reunión en mi despacho con Andrés Quezada y José Luis López Villén, de ThinkBit. Andrés es un estudiante de proyecto fin de carrera de Ingeniería Aeronáutica en la Universidad Politécnica de Madrid, uno de los promotores de una idea que consiguió llamar la atención de la Fundación Telefonica y pasar el filtro de su iniciativa Think Big para el desarrollo del emprendimiento social, y José Luis es el mentor asignado al proyecto. La idea me gustó tanto y me encontré tan a gusto y tan identificado con las ideas del proyecto hablando con ellos, que se ha convertido en una de esas cosas que terminas por querer contarle a todo el mundo.

¿Qué es ThinkBit? Un equipo de jóvenes que han creado una ONG que utiliza proyectos de hardware abierto como Arduino – y pronto, seguramente, otros como RaspBerry Pi – para mejorar las perspectivas de futuro de jóvenes adolescentes por medio del aprendizaje de disciplinas como la robótica, la electrónica y la programación. Trabajan con adolescentes en zonas periféricas de Madrid como Vallecas, Villaverde, Orcasitas, San Fermín o Pan Bendito, con una metodología completamente basada el el modelo edupunk, que trata de motivar sin necesidad de clases estructuradas, fomentando decididamente el Do It Yourself (DIY) y el espíritu colaborativo.

La idea se estructura por el momento en un kit de muy bajo coste que regalan a los alumnos, que contiene una placa Arduino Uno y un conjunto de componentes y sensores suficientes para llevar a cabo varios montajes y procesos, y en facilitar el acceso a un ordenador a aquellos alumnos que no lo tienen, mediante la instalación de ordenadores donados por compañías en aulas que les ceden en los institutos a los que acuden los alumnos. Tras una breve sesión introductoria, cada semana se publica una práctica en la página de ThinkBit con explicaciones detalladas, e ilustrada con fotografías y vídeo, práctica que los alumnos deben intentar llevar a cabo de manera independiente, y que contiene además un desafío adicional. Los alumnos envían preguntas y vídeos hechos con sus móviles, y entran en sorteos de smartphones y de componentes adicionales que les permiten llevar a cabo otros montajes y proyectos.

Los resultados, por el momento, están siendo sorprendentes: alumnos en marcado riesgo de fracaso escolar, que aparecen de repente completamente motivados, siguiendo las prácticas, y pidiendo más, mientras se desarrollan en un conjunto de habilidades que bien podrían terminar resultando clave en su futuro. EFE habló recientemente del proyecto, en una noticia titulada «Robótica contra el fracaso escolar«.

Si te gustan estos temas, vale la pena intentar seguir las prácticas por tu cuenta en la página de ThinkBit, o poner a tus hijos, sobrinos o primos pequeños a hacerlas. El kit completo te costará en torno a los cuarenta euros si lo compras en DealExtreme o sitios similares, y las prácticas están deliciosamente detalladas, siguiendo esa genial teoría marxista que dice «hasta un niño de diez años podría hacerlo… ¡tráiganme rápidamente un niño de diez años!» :-)

 

(This post is also available in English in my Medium page, «Start small, think big«)

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados