En la cárcel

Enrique Dans en prisión - SolidariosSe me ocurren algunos a los que les gustaría que el titular “Enrique Dans en prisión” correspondiese a una noticia diferente :-) La semana pasada estuve en el Centro Penitenciario de Valdemoro, invitado por Solidarios, para dar una sesión sobre el desarrollo tecnológico a un grupo de unos treinta internos.

Una sesión en la que intenté dar una panorámica del escenario tecnológico actual, a un grupo que más allá de estar sometidos a penas de privación de libertad, están también sometidos a un régimen de aislamiento tecnológico prácticamente completo. El régimen penitenciario implica una incomunicación casi completa a través de la tecnología: ni teléfonos móviles, ni ordenadores, ni ningún elemento de comunicación están permitidos dentro de una prisión. La información se obtiene a través de medios tradicionales como periódicos, radio o televisión, lo que lleva a que la población reclusa no esté únicamente privada de libertad, sino además, condenada a un total ostracismo analógico.

Entender las razones para esta privación del uso de tecnologías puede ser razonablemente sencillo, pero también lo es darse cuenta de que, si entendemos que la función de las penas de privación de libertad debería ser fundamentalmente la rehabilitación del delincuente, la tecnología podría tener mucho que aportar en ello. Las oportunidades de cualificación que se ofrecen a los internos, por ejemplo, tienden a incidir en oficios tradicionales y alejados de la tecnología, cuando resultaría perfectamente posible ofrecer entornos no comunicados con el exterior en los que, utilizando elementos muy accesibles y de coste muy bajo, se ofreciesen posibilidades de cualificación en temas como la programación o la alfabetización tecnológica en general. Simplemente un servidor interno aislado del exterior con una copia periódicamente actualizada de Wikipedia y una serie de cursos a su disposición podrían marcar una gran diferencia.

Un entorno complicado, una sesión que puso a prueba muchas de mis (supuestas) capacidades didácticas, y una experiencia que agradezco un montón a Solidarios, y que espero repetir.

17 comentarios

  • #001
    Arturo Araujo - 25 enero 2014 - 15:53

    Excelente labor Profesor, te felicito por compartir de manera desinteresada tus conocimientos. Para mi han sido de gran ayuda y he podido aprender cosas insospechadas gracias a tus publicaciones.
    Te envio un abrazo y que sigan los exitos…

  • #002
    Gustavo - 25 enero 2014 - 16:21

    Enrique, te felicito. Gran iniciativa, gran desafío. A su vez, grandes oportunidades para reinsertar en sociedad a los reclusos y disminuir reincidencias.

  • #003
    Observador - 25 enero 2014 - 17:06

    Aquí suceden varias cosas:

    -En primer lugar, en España no es verdad que todo el mundo entienda la pena privativa de libertad con una función rehabilitadora. Hay un gran porcentaje de gente para quienes la función de la pena -más allá de la privativa de libertad- debería ser únicamente la concepción retribucionista kantiana, que dicho así suena muy complicado, pero que es tan simple como que un señor bastante cultivado llamado Kant defendía que la pena se impusiera siempre con el trasfondo de retribuir un acto antijurídico. Sucede que Kant, como determinados personajes que por ahí pululan, a veces se pasaba de listo y opinaban a lo español, esto es: “si no es negro debe de ser blanco”. Y es que es obvio que la pena tiene una cara retributiva, pero también necesario que tenga una rehabilitadora. Esto hay determinados gilipollas que no lo entienden ni lo entenderán en su vida porque obviamente no tienen la información adecuada (como cuando hablan de otros temas). El problema fundamental es que la retribución es muy sencilla de conseguir, no así la rehabilitación.

    -El sistema penitenciario español, y ya de por sí el jurídico que engloba eso que sea España, es poco más que lamentable. Está lleno de incompetentes (no es que lo diga yo, es que hay hemerotecas y uno puede verlo en el día a día) muchos de los cuales ni siquiera han llegado por oposición. Supongo que esto nos ha dado bastante igual estos años. No tanto en los últimos, cuando estamos viendo cómo funciona la historia.

    -Tiene razón Enrique (de las pocas veces) en que a día de hoy los centros penitenciarios deberían basar parte de su rehabilitación en la tecnología, pero obviamente en la cara interesante, no la otra. Pero si espera Dans que el Derecho penitenciario español entienda por qué la tecnología podría ayudar en la rehabilitación de los presos, es que no tiene ni pajolera de cómo funciona el sistema penitenciario ni qué clase de personas lo configuran… No, no son precisamente genios.

    Sin embargo a Enrique se le olvida que la tecnología sí está implementada en las cárceles… ¿Qué es, si no, un televisor? Tecnología de la mala, de la muy mala. Pero esa a Enrique no le interesa… Porque el es un tecnoutópico de los grandes. ¿Eh, Dans?

  • #004
    Observador - 25 enero 2014 - 17:10

    Una pena que todo se haya quedado en un titular “gracioso”, por cierto. Ya estaba descorchando la botella de cava… ¡Queremos ver a Enrique Dans en la cárcel! Aunque, de momento, que yo sepa todavía es legal y totalmente lícito decir tonterías, así que no creo que suceda en un futuro a corto plazo. Quizás cuando las conclusiones poco virtuosas se penen…

    Entonces te cae la perpetua fijo, Dans…

  • #005
    Iván Ardila Anzúres - 25 enero 2014 - 19:06

    Como decimos en MX para dar la palmada al pedagogo: ¡MAESTRAZO! Muchas felicidades por tu clavado en las densas marejadas de este sector en verdad tan olvidado. Tienes toda la razón en denunciar la paradoja: aislamiento digital no congenia con rehabilitación o reincorporación. El tema da para mucho, y si Dios nos lo permite, también seguiremos trabajándolo desde nuestra perspectiva, que quiere abordarlo en sus extremos más sensibles, como el que tocas aquí, y como el que concierne a los niños y niñas encerrados en la brecha digital, o expuestos a lo peor de ella, tanto por las emisiones radioactivas, como por los contenidos nocivos, que también les aíslan de tan diversas formas. Quizá quieras ver el proyecto siguiente: http://www.joanganzcooneycenter.org/ Somos de la firme creencia en que las TIC son EL factor clave para transformar esta sociedad, pues sus interfases “hechizan” las atenciones más aún que la tradicional publicidad subliminal, elemento que aprovechan bien los vendedores, más no los pedagogos, terapéutas, etcétera. Llegar al estado del arte para estas nobles metas debe ser una tarea común, y dar experiencias como la tuya, y críticas constantes y actualizadas como las tuyas, genera la retroalimentación que como comunidad virtual necesitamos en estos nichos, que sin duda son semilleros de buenas voluntades. Que Dios te bendiga, ¡MAESTRAZO!

  • #006
    Gorki - 25 enero 2014 - 19:54

    El que no estén autorizados los medios simétricos de comunicación, cartas, teléfono e internet, pero si los asimétricos, periódico, radio, televisión, indica el peligro con que ven las autoridades el que alguien se pueda expresar en igualdad de condiciones de quienes poseen la capacidad de crear al opinión pública.

    Podemos, pueden quien tiene la propiedad de los medios de comunicación, adoctrinar a los presos, pero estos no pueden explicar sus razones.

  • #007
    Mario - 25 enero 2014 - 21:11

    Pobres prisioneros, deben haber quedado traumatizados al enterarse de todo lo que se han perdido por no ejercer su propia vocación pero dentro de la nueva economía digital.

    ¿Para qué arriesgarse y vender piratería en el Top Manta cuando podían abrir una página de enlaces? ¿Para qué pasar frío de noche administrando prostitutas cuando podías abrir un site de citas? Les habrás contado de Kim Dotcom (el mega empresario), o del simpático Dread Pirate Roberts, de cómo podías vender metanfetaminas o esteroides a los chavales vía internet impulsado por adsenses. ¿Publicidad de Trata de Blancas en la web del Wall Street Journal? ¿Videos tutoriales para que los adolescentes aprendan a inyectarse heroína en Youtube? Todo ello ahora sí es posible gracias a Google.

    ¿Pornografía Infantil?¿Quien en su sano juicio defendía abiertamente la distribución de pornografía infantil antes de Rick Falvinge, que además tiene el desparpajo de presidir un partido político?¿No es esto prueba suficiente de la renovada ética de la red y que “todo va a cambiar”?

    ¡Pero si fuera de esos muros se está viviendo una Edad de Oro y estos pobres presos se la están perdiendo en grande! Tienes razón en aquello de la enseñanza, que aprendan a codificar que entre esos muros está sin duda el próximo Eric Schmidt, la moral ya la tienen.

  • #008
    asmpredator - 25 enero 2014 - 23:09

    #007 Mario

    La red es parte del mismo mundo físico y por tanto contiene los mismos delitos que en el mundo físico, hay el timo de la estampita, el acoso, el crimen organizado, la prostitución, las drogas, la pornografía de todo tipo, en fin , nada nuevo.
    Que las leyes no funcionan es evidente desde hace tiempo y ahora mas en España, por eso quien defiende o realiza delitos graves dentro o fuera de la red todavía queda impune, no me dirás que el escandaloso nivel de corrupción política en España(fuera de la red)no merecería una cuantas encarcelaciones.
    La ética dentro de la red no creo que sea diferente ni peor que fuera de ella y realmente creo que ya ha empezado a cambiar todo, en general para bien y en algunos casos para mal.
    Que de la cárcel salga alguien como programador o dominando temas de social media no dejo de pensar que puede ser sumamente peligroso, pero esos conocimientos podría adquirirlos fuera de prisión también, también pienso que el hecho de que los delincuentes siempre lleven a cuestas el lastre de los antecedentes penales no es nada bueno para su reinserción y que muchos nunca podrán optar por otro modo de vivir que la delincuencia, aunque quieran rehabilitarse. Por tanto también hay que cambiar el mundo de fuera de la red, creo que el mundo es el mismo dentro que fuera de la red.

  • #009
    Xaquín - 26 enero 2014 - 00:29

    Muy Interesante experiencia para un profe de IB…por cierto, a ver si os poneis al día en IB que la TV es tecnología punta…

  • #010
    Domi Maniega - 26 enero 2014 - 22:57

    Están en la cárcel por algo que hicieron, pero su tiempo lo podrían emplear en poner todos los medios para que no se vuelva a repetir semejante situación. Alejarlos de las nuevas tecnologías es condenarles a que el proceso se repita y nadie puede pensar que con los medios tecnológicos actuales no se puedan establecer mecanismos para que tengan un acceso controlado a la tecnología. Lo hacen en las empresas y no somos reclusos, o quizá sí, pero no lo sabemos…

  • #011
    Krigan - 27 enero 2014 - 00:09

    La TV es tecnología punta, y los libros también, están desplazando a los rollos de pergamino. Los periódicos impresos ya ni te cuento, te permiten leer las noticias de ayer.

    De los creadores de “El Bluray es lo más moderno” ahora llega “La TDT es la última revolución”. Algunos todavía no han comprendido que, aunque le cambies el vendaje a una momia, sigue siendo una momia.

  • #012
    Observador - 27 enero 2014 - 11:27

    también pienso que el hecho de que los delincuentes siempre lleven a cuestas el lastre de los antecedentes penales no es nada bueno para su reinserción y que muchos nunca podrán optar por otro modo de vivir que la delincuencia, aunque quieran rehabilitarse.

    #008 Amspredator, los antecedentes penales tienen fecha de caducidad en España una vez transcurrida la condena. Es decir, con el tiempo establecido en la Ley desaparecen/se cancelan del registro de penados. Se hace así por determinadas cuestiones que incluso cualquier imbécil (sea jurista o no) puede entender. Una cosa son las películas que ves y otra la realidad. De la misma forma, Star Wars no es un documental de cosmología ni la explica tal y como es. Si no tienes ni puta idea, lo mejor es no escribir nada. No estropees el silencio si no tienes nada importante que decir. En este caso, más apropiado sería decir: no rellenes de bits intrascendentes la capacidad de Internet.

    Pa los tontolculos que hablan sobre la televisión y no la toman como tecnología decirles que han superado todas mis expectativas sobre lo que un idiota puede entender sobre la misma…

    Siento volver a insistir, pero este blog está inundado de cafres. Me gustaría decir lo contrario, pero es que no es así. Me limito a describir la realidad, sencillamente.

  • #013
    Krigan - 27 enero 2014 - 21:34

    Observador:

    Tú sabrás por qué eres incapaz de expresarte sin insultar.

    También eres incapaz de comprender el siglo 21. Por más que te empeñes, no es lo mismo la TDT que una intranet que incluya la Wikipedia y la capacidad de aprender y practicar el manejo de las tecnologías informáticas. Ya sabes, las momias con vendajes de última generación siguen siendo momias. O mejor dicho, creo que no lo sabes y te morirás sin saberlo.

    Si a ti te dan a elegir entre darles a los presos un antiguo Pentium 75 en buen estado, y un Bluray, seguro que eliges el Bluray.

  • #014
    Observador - 27 enero 2014 - 22:15

    #13 Dime dónde he hecho yo una comparación respecto a un televisor y un ordenador y ya, si eso, escribes algo interesante que no sepamos. Es más, te reproduzco parte de mi comentario en #3 (con falta gramatical incluida):

    ¿Qué es, si no -esto va junto por ser adversativo-, un televisor? Tecnología de la mala, de la muy mala.

    ¿Podrías expicarnos dónde ves que yo haga un comentario positivo o una comparación tecnológica directa?

    Te vuelvo a repetir que yo no insulto, me limito a dar datos y describir argumentaciones/conclusiones/justificaciones. Pero más allá de vuestras ocurrencias del día, un televisor también es tecnología, aunque ahora lo molón sea el Interné. Y por supuesto, como ya explico en #003, un ordenador puede ser una mucho mejor herramienta, aunque obviamente no puedes conectar una cárcel a una red pública por una serie de cuestiones.

    Que seáis unos cafres y no sepáis interpretar afirmaciones no tiene nada que ver conmigo.

  • #015
    Krigan - 28 enero 2014 - 00:25

    Observador:

    Tú párrafo fue este:

    ” Sin embargo a Enrique se le olvida que la tecnología sí está implementada en las cárceles… ¿Qué es, si no, un televisor? Tecnología de la mala, de la muy mala. Pero esa a Enrique no le interesa… Porque el es un tecnoutópico de los grandes. ¿Eh, Dans?”

    Creo que cualquiera puede juzgar por sí mismo. Y eso de que a Enrique se le olvidó mencionar la televisión…

    Imbécil, tontolculos, idiota, cafres… no son insultos, no qué va…

  • #016
    Observador - 28 enero 2014 - 12:19

    Krigan, goto #14… Y luego, si eso, te vas a una cosa llamada diccionario y buscas algo así como “ironía”. También puedes ir a “calzador”, que es por lo que Enrique “olvida” que un televisor también es tecnología.

    Yo tomo una palabra del diccionario, cojo su definición y la aplico a un sujeto. Eso no es insultar. Insultar se da cuando la definición no se puede aplicar al sujeto y lo hacemos arbitrariamente. Pero es que no es el caso… Simplemente describo. De otra forma no existirían los tontos, ni los idiotas, y yo los leo y veo todos los días. Estaría encantado de que no fuera así, pero no es el caso.

  • #017
    Krigan - 28 enero 2014 - 14:50

    Observador:

    Todo es tecnología, hasta las hachas de piedra tallada del Paleolítico. La televisión es tecnología de mediados del siglo XX, una momia con vendas cambiadas. Ahora es TDT (incluso TDT HD), pero sigue siendo la misma momia de mediados del siglo pasado. No me parece que sea tan difícil de comprender que cuando alguien, ya se llame Enrique o Perico de los Palotes, habla de mejorar la reinserción de los presos mediante la tecnología, no se está refiriendo a las hachas de piedra, ni a las más modernas hachas de hierro, sino a las tecnologías que son propias del siglo 21, preparando a los presos para vivir en nuestra época, que también es la suya.

    Por más que quieras hacerte el tonto, un insulto es un insulto. Y la verdad, que trates a los demás de idiotas, cuando tú eres tan tardo en comprender un buen puñado de cosas bastante elementales… tiene pecado la cosa.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados