El escáner en 3D, columna en Expansión

El escáner en 3D - Expansión (pdf, haz clic para leer)Mi columna en Expansión de esta semana se titula “El escáner en 3D” (pdf), y es una adaptación para el formato papel de la entrada que escribí hace unos días, que generó bastante interés y que, además, se convirtió en su versión en inglés en el tercer artículo que me seleccionan para los Editor’s Picks de Medium.

A continuación, el texto completo de la columna:

 

El escáner en 3D

Imagínese apuntar con un dispositivo a cualquier cosa: un objeto, una habitación, un edificio, una cara… Y que, tras una breve operación que asegura simplemente que la percepción de dicho dispositivo es razonablemente correcta, obtiene una representación tridimensional de dicho objeto en un programa de diseño en su pantalla, con su forma, dimensiones, relaciones, etc.

Ahora piense que el diseño obtenido – sin necesidad de saber manejar un programa de diseño, sino simplemente haciendo una especie de fotografía – puede servir para cualquier cosa, desde simplemente amueblar virtualmente una habitación, hasta obtener una copia impresa en plástico termofusible de un objeto. O enviarlo a un fabricante para que genere un objeto igual.

Bienvenido a un mundo en el que todo va a ser fotocopiable. Lo que hace años comenzó a ocurrir con los bits, empieza a suceder con los átomos gracias a los llamados escáneres tridimensionales, capaces de capturar la realidad y convertirla en diseños en la pantalla. Esta semana, un escáner tridimensional diseñado para ser acoplado a un iPad y basado en la Kinect de las consolas de videojuegos ha superado los 400.000 dólares de financiación en Kickstarter en tan solo dos días. La tecnología se abarata y se simplifica cada vez más.

Plantéese qué tipo de efectos podría generar sobre su industria el que cualquiera pudiese tomar cualquier objeto, escanearlo, y reproducirlo. Fotocopiarlo tridimensionalmente. La tecnología para imprimirlo no es perfecta aún, pero sus posibilidades mejoran rápidamente. Tecnologías ya existentes, que rápidamente toman carta de realidad, y que empiezan a acercarse a la posibilidad de que hagamos con los átomos casi todo lo que hoy ya podemos hacer con los bits. Empiece a pensar sobre ello.

11 comentarios

  • #001
    Benjamin - 20 septiembre 2013 - 10:42

    Desde luego que creo que estamos ante la segunda revolución industrial. Cuando estas impresoras aparte de plástico hagan cobre y germanio… no habrá circuito que se nos resista.

    Todo va a cambiar :-)

  • #002
    Carlos Hernández - 20 septiembre 2013 - 10:45

    En mi opinión las perspectivas más importante son las posibilidades de escánear tu propio cuerpo para superar la barrera de la compra de textil y calzado en la web, tener medidas exactas que puedan ser utilizadas para poder encargar ropa fabricada a medida, la medida exacta, o bien verificar cual es la talla exacta de la prenda o zapato ya fabricado previamente te corresponde. AHora ya hay algunas iniciativas como my foot ID de así a, en zapato deportivo cogen imagen 3D del pie con tus medidas con el fin de saber cual es la talla, el problema es que recogida de la imagen es presencial .

  • #003
    Antonio Castro - 20 septiembre 2013 - 10:52

    En la industria se usa hace mucho estos escáners. Lo que interesa es hasta que punto va a hacerse asequible y va a formar parte de la tecnología de consumo junto con otras tecnólogias con las que combinaría muy bien. También importa saber como va a afectar todo esto a la sociedad pero no es fácil hacerse a la idea.

    La idea de modelar algo en plastelina, escanearlo, y obtener una versión a escala reducida en plástico de alta resistencia para que encaje con otras piezas de algún proyecto personal, me parece algo maravilloso. Muchas ideas para Arduino tropiezan con la parte mecánica.

    Estoy programando un controlador de acuario por ordenador y en un futuro pretendo dotarle de interface web. Aún estoy lejos y llevo unas 3000 líneas de código.

    En realidad el control de acuarios, aviarios, insectarios, terrarios, paludarios, huertos, etc., tiene dos partes.

    Una son los sensores y la otra parte son las partes eléctricas, mecánicas o electromecánicas que hacen algo. Es una parte donde no todo está inventado.

    Por poner un ejemplo: Me gustaría fabricar mi propio controlador de flujo de agua, mi propio detector de niveles de agua y mi propio sistema de distribución automático de comida. Lógicamente no se trata de reinventar ruedas, sino de personalizar cosas que ya existen para que actúen con la eficiencia requerida, con la sensibilidad requerida o que incluyan alguna característica que el mercado no ofrece.

    Por ejemplo la mayoría de los comederos automáticos para peces son muy imprecisos para la dosificación de pequeñas cantidades de comida, que yo es lo que necesito ahora para mi acuario.

    Es solo un ejemplo, lo que trato de ilustrar es que siempre existe un nivel de desconexión entre lo que necesita un usuario y lo que el mercado ofrece. Estas tecnologías llenan ese hueco.

    El Internet de las cosas servirá para obtener soluciones personalizadas para negocios o para actividades lúdicas, y también está la no menos importante satisfacción de decir…, esta pequeña birguería la hice yo. ;-)

  • #004
    Krigan - 20 septiembre 2013 - 11:18

    Se suele decir que con esto de la impresión 3D vamos a vivir la misma guerra que con los contenidos. Sin embargo, aunque sí habrá algo de guerra, hay 2 importantes diferencias:

    – Cuando quiero leer “El nombre de la rosa” quiero leer precisamente ese libro, no otro de “funcionalidad equivalente”. Cuando imprimo una pieza de algo, lo que quiero es que tenga la funcionalidad correcta. No quiero imprimir un tornillo de un diseño especial, quiero imprimir un tornillo.

    – La duración de los derechos es mucho más corta en el caso de las patentes. Toda invención publicada hace más de 20 años está en el dominio público, todo lo anterior a 1993 es barra libre.

  • #005
    Lope González - 20 septiembre 2013 - 12:33

    En primer lugar enhorabuena por tu tercer artículo seleccionado para Editor’s Picks.

    Sobre lo que comentas del escaner 3D me parece brutal. Ya había leído sobre esa posibilidad en otras fuentes y la verdad es que le auguro un futuro muy prometedor.

    Esto no hará más que aumentar la compentencia de una manera espectacular en toda la industria manufacturera. Cuando un producto exclusivo puede copiarse en cuestión de horas, será el management, la atención al cliente y otros intangbles de valor los que posicionen a las empresas.

    Se intuyen aires de cambio muy importantes, como casi siempre, de la mano de la tecnología.

    Saludos.

  • #006
    Mario - 20 septiembre 2013 - 20:01

    Fabricar un objeto ya conocido no es el problema, el asunto era inventarlo. Si tienes el dinero suficiente no hay producto existente que no puedas fabricar, pero ni con todo el dinero del mundo vas a fabricar un teletransportador molecular por la razón, bastante obvia, que nadie lo ha creado todavía.

    El problema aquí es que la digitalización de los inventos o creaciones humanas tiende hasta ahora a desvalorizar y eliminar precisamente los incentivos a la actividad creativa, a las habilidades personales, al elemento fundacional de la innovación. La digitalización y la internet concentran todo el valor en los agregadores en detrimento del proceso creativo en sí mismo.

    No sólo los contenidos artísticos o los bienes físicos pueden ser objeto de digitalización, incluso actividades humanas que requieren habilidad o conocimientos escasos pueden perder valor con la tecnología. Tomemos por ejemplo una operación realizada por el mejor neurocirujano, algo muy costoso y aparentemente irremplazable. Con la tecnología adecuada, escáneres y robótica de alta precisión, este trabajo y talento personales del médico pueden también reducirse a files que circulen profusamente por internet sin ningún beneficio para su creador original como hoy circulan música o diarios.

    Si la digitalización de objetos sigue el mismo derrotero que la digitalización de contenidos artísticos , con creadores sin mercado y sin protección a su trabajo, el salto económico potencial que significan las impresoras y escáneres 3d no se llegará a realizar. Como en la música, se destruirá una industria sin crearse ninguna nueva que respalde o haga posible la innovación y la originalidad.

    En un escenario óptimo, los diseñadores industriales o los inventores trabajarían intensamente con las capacidades y materiales existentes para la impresión 3D puesto que existiría un mercado inmenso para su trabajo. Pero si no es así, si su trabajo es simplemente un loose leader para vender gadgets y ancho de banda sin ver ningún beneficio personal, los diseñadores protegerán su trabajo refugiándose en materiales de otras propiedades para hacer sus obras lo menos “replicables” posibles.

    Es buen momento para pensar como preservar el flujo de nuevos diseños, inventos, la creatividad en general, y hacer que el volumen de inversión que sustenta la inventiva humana no se detenga sino que se incremente, con gente diseñando para la impresión 3d y no contra ella.

  • #007
    Krigan - 20 septiembre 2013 - 21:08

    Mario:

    Los programas de ordenador, videojuegos incluidos, se han pirateado masivamente desde siempre, mientras que las pelis no empezaron a piratearse a gran escala hasta este siglo, porque ni las conexiones ni los ordenadores del siglo XX eran adecuados para ello.

    Pese a ello, las 3 mayores fortunas de finales de los 90 eran Bill Gates, Paul Allen (cofundador de MS), y Larry Ellison (Oracle), y en esos mismos años la industria de los videojuegos ya generaba más ingresos que la del cine. Si quieres te cuento lo que costó el último GTA que acaban de lanzar, y el fastuoso exitazo económico que está siendo.

    A juzgar por los hechos, no parece que el futuro que vaticinas tenga muchas probabilidades de cumplirse.

  • #008
    Alberto Lozano - 21 septiembre 2013 - 10:17

    Bueno, si bien no es lo mismo, la APP MagicPlan (http://www.sensopia.com) te saca el interior de una estancia (o de una casa completa) acotada con medidas y que luego se puede exportar a alguna de las aplicaciones 3D que te permiten poner muebles, renderizar el aspecto final, etc.
    Yo la utilizo habitualmente y en menos de un minuto ya tienes los planos con medidas de una habitación. Es tan sencillo como hacer unas fotos.

  • #009
    enjuto_mojamuto - 21 septiembre 2013 - 22:23

    Enrique, perdona que me desvíe un poco del tema pero es que no me puedo creer esta noticia que he visto: el ministro Wert anuncia una nueva asignatura sobre el cine, ha dicho que es para que “los chicos de secundaria y bachiller aprendan a amar las artes y que desarrollen el gusto por el cine y QUE NO SOLO QUIERAN VER LAS PELÍCULAS EN EL ORDENADOR”.
    Después de los cambios en las leyes y las penas de hasta 6 años de cárcel para los dueños de páginas de enlaces, creía que los dirigentes de este país no podían estar más corrompidos por los lobbies ni más enfermos, pero la realidad es cada vez más delirante.
    Ésta es la noticia: http://www.lavanguardia.com/cultura/20130921/54387850790/wert-anuncia-nueva-asignatura-jovenes-cine.html

  • #010
    Cristina - 21 septiembre 2013 - 23:32

    No va a tener sentido distinguir el original de la copia, digamos a traves de sello o documentos acreditativos, para proteger las copias.
    Ya constituye un nuevo proceso de fabricación comenzar por el escáner. Luego mandar “maquillar” o adapar y por ultimo, imprimir.
    Y también depende del objeto, ahora estoy viendo un cuadro de Frida kahlo y no es original. Lo que tendrá valor será el original y no la copia?
    Por que voy a querer una copia exacta de algo comúnmente fotocopiable?

  • #011
    luis j. castañeda - 1 octubre 2013 - 01:59

    Si, llevamos tiempo leyendo comentarios de las impresoras 3D, pero lo que no me imaginaba es escuchar un anuncio en la radio de Media Market dedicado únicamente a una impresora tridimensional!!! Coherentemente con ello, ocupa toda la contraportada de su folleto nacional. Lo podeis ver aquí sin esperar a que os lo buzoneen. http://tiendas.mediamarkt.es/ofertas-folleto

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados