Pulse, LinkedIn, y la interesantísima batalla por dónde y cómo se consumen las noticias

LinkedInPulseEl pasado 11 de marzo, la habitualmente bien informada Kara Swisher desveló en AllThingsD la posible adquisición de Pulse, una app de lectura de noticias, por parte de LinkedIn, por una cantidad que oscilaba entre los cincuenta y los cien millones de dólares. La noticia fue recogida de manera casi instantánea por infinidad de publicaciones, pero desde ese día se ha sabido muy poco, y la operación aún no ha sido anunciada por ninguna de las dos partes implicadas.

LinkedIn es una de las empresas más coherentes y estables del panorama tecnológico. Con un crecimiento saneado y sin sobresaltos que la llevó a tener números negros desde 2010, la compañía fundada por Reid Hoffman en 2002 salió a bolsa en mayo de 2011, y ha sido capaz de mantener un saneado balance de ingresos muy bien diversificado entre tres fuentes: cuotas de usuarios premium, cuotas de empresas que lo utilizan como fuente de talento en sus procesos de recruiting, y una publicidad no intrusiva que resulta ideal para muchos tipos de compañías, particularmente en entornos business-to-business. En toda su estable historia de más de una década, la compañía solo ha llevado a cabo dos adquisiciones, ambas en 2012 (Rapportive y SlideShare), además de hacerse en el mismo año con las patentes de Digg, incluida la de “hacer clic para promover una noticia”, por cuatro millones de dólares. Claramente, hablamos de una empresa que medita y planifica mucho sus adquisiciones, y que tiende a priorizar el crecimiento estable y autogenerado.

Pulse es una app producto de Alphonso Labs, una pequeña compañía creada por dos estudiantes indios de Stanford, que emplea ya a veintiséis personas, y que es pretendida no solo por LinkedIn, sino también por empresas como Facebook, Yahoo!, Gannett o Amazon. Con unos veinte millones de usuarios en todo el mundo, la compañía saltó a la fama cuando fue mencionada por Steve Jobs en el escenario del WWDC2010. Su precio inicial era de $4.99, pero fue rebajada a $1.99 y finalmente convertida en gratuita cuando sus fundadores decidieron priorizar el crecimiento frente a los ingresos, y comenzar a hacer pruebas con un modelo basado en publicidad (anuncios marcados con un altavoz naranja mezclados entre las noticias del usuario). Es una de las apps más habitualmente mencionadas en el ámbito de la presentación y recomendación de noticias, junto con Flipboard, Circa, Prismatic, Zite (que fue vendida a CNN en agosto de 2011 por veinte millones de dólares), o Summly (adquirida por Yahoo! precisamente hoy).

¿Por qué tendría sentido una adquisición de Pulse por parte de LinkedIn? Porque la red social profesional lleva ya tiempo intentando pasar de ser un sitio puramente funcional dedicado al networking profesional, a convertirse en un destination site donde consumir todo tipo de contenidos relacionados con ese mismo entorno. El desarrollo de LinkedIn Today, un sistema de recomendación de noticias destacadas, marca claramente ese interés: el de multiplicar el uso de la red, tanto en términos de páginas vistas como de stickiness. La evolución reciente de LinkedIn marca claramente esa transición: SlideShare es una herramienta de creación de contenido que lo mismo puede ser utilizada por los usuarios para exponer presentaciones creadas por ellos, como por empresas para mostrar todo tipo de materiales promocionales. Las patentes de Digg pueden ser utilizadas para crear sistemas de recomendación basados en la acción colectiva de todos los usuarios de LinkedIn o solo de aquellos que tienes en tu red, dando lugar a un modelo de lectura de noticias más social y orientado. Y Pulse es una capa de presentación en modo eye-candy para feeds RSS, lo que deja marcadamente fuera de juego a todos los agoreros que hablaban absurdamente de la muerte de dicho formato. El futuro de LinkedIn apunta a convertirse no en un sitio para almacenar tu curriculum e historial profesional y al que dirigirte a buscar trabajo o candidatos para uno, sino a centrar una parte importante de la atención del día a día del usuario profesional.

Vista la evolución del tema, todavía resulta más difícil entender la soberana estupidez de Google a la hora de deshacerse de un líder absoluto en el consumo de feeds RSS como es Reader. Desde el día que se anunció el cierre, Google ha conseguido, además de alienar completamente a muchos de sus usuarios más importantes, convertir a Feedly en la aplicación estrella de iPad, iPhone y Android en la categoría de noticias, demostrando una vez más la escasa fidelidad de este mercado y dando lugar a una destrucción de valor potencial irresponsable y con escasos precedentes. Que Google no supiese como poner en valor Google Reader no indica más que su incompetencia, y tanto la adquisición de Pulse como las reacciones de sus competidores así lo indican.

Ahora solo falta que cancelen también Google Alerts y FeedBurner, que llevan funcionando de manera absurdamente errática desde hace ya algún tiempo, para ver hasta qué punto la empresa se enfoca en los consumidores sociales de noticias y pierde definitivamente el favor de los originadores, en lo que sería ya una jugada maestra en los anales de la estupidez humana: mientras el entorno de la recomendación y el consumo de noticias adquiere más y más valor, una compañía se desprende de un activo que era ni más ni menos que el líder en ese sentido, una pieza bien desarrollada con la que podía haber desarrollado cualquier cosa, y lo hace además indignando a sus usuarios y sin proponer ninguna alternativa más que la de irse a la competencia. Sí, en las empresas grandes y admiradas también se toman decisiones estúpidas e incompetentes.

8 comentarios

  • #001
    Organizado - 25 marzo 2013 - 13:24

    Es cierto que muchas empresas tecnológicas están añadiendo noticias a su arsenal. Igual que ha hecho Linked, Facebook está reformando su interface para hacerlo nuestro portal de noticias personalizadas.

    Es cierto que sorprende la decisión de Google de cerrar Reader ahora que todo el mundo va en dirección contraria. Es también cierto que servicios como Google Alert funcionan regular sólamente.

    Lo que nunca sabremos es cómo tomaron esa decisión, pero me imagino que viendo la cantidad de servicios que han cancelado en los últimos meses, parece que quieren reducir su ámbito de actuación, aunque viendo la competencia que tienen en el mundo de los buscadores, totalmente irrisoria, resulta sorprendente que no intenten abrirse a otros mercados, como el de las noticias por ejemplo.

  • #002
    Simón Egea - 25 marzo 2013 - 14:06

    Reconócelo Enrique las empresas son así. Lo que estamos presenciando es un continuo juego de reposicionamiento. Pruebas de ensayo y error, que claro a los niveles de estas compañías son carísimos. Ganar más, partido por servir mejor a los usuarios.

  • #003
    Cristina - 25 marzo 2013 - 15:03

    Hay varios puntos que he conectado de tu análisis, en el proyecto que desarrollamos.
    Los activos intangibles y el valor de la recomendación. No solo como concepto RSS. Sino como valor en si mismo. Y me alegra mucho leer tu post, Enrique al respecto, mas allá de la falta de consideración a sus usuarios, la decisión tiene un punto de incomprensible. Si la evolución de las inteligencia social y la evolución de las redes, es lo que va a aportar valor a las relaciones conectadas, por que se aleja de este concepto, que puede ser igualmente aplicado a las noticias? Es que pasa desapercibido. Pero el concepto es importantísimo.

  • #004
    DTG - 25 marzo 2013 - 16:55

    #001 “Es cierto que sorprende la decisión de Google de cerrar Reader ahora que todo el mundo va en dirección contraria.”

    Puestos a comparar, Pulse hace lo mismo que Currents, luego no va en dirección contraria.

  • #005
    Prem Nuria - 25 marzo 2013 - 23:06

    todavia no he leido el post, pero solo su titular combinado con la reflexion que hice el otro día de la tipología de consumidores de información me ha hecho soltar un eureka! pedazo hueco de mercado. ya no serán los medios que generan la información los que puedan facturar por publicidad sino que un soporte potente que se alimente de ellos podría hacerlo. ahora, ha de combinar la usabilidad del consumo de masas, la interaccion con las redes sociales, la posibilidad de clasificar y guardar el material que consideremos interesante, la sugerencia de fuentes afines, de calidad y FIDEDIGNAS. suena muy obvio escribiéndolo pero no lo había visto hasta ahora.

  • #006
    1Qalkiera - 26 marzo 2013 - 15:18

    Las decisiones estúpidas no solo las toman las grandes corporaciones.
    Una tienda de delicatessen en Australia cobra 5 dólares a los que entren en la tienda “solo para mirar” :
    http://au.pfinance.yahoo.com/fame-and-fortune/article/-/16447005/store-charges-5-for-just-looking

    La justificación que han dado estos lumbreras es que sus precios son buenos y que no quieren que la gente entre en la tienda para comprar después los productos online. O sea que en lugar de crear ellos mismos un servicio online para los clientes que quieran recibir los productos por correo algo que además de ampliar sus horizontes (podrían comerciar con clientes de todo el país) les proporcionaría mucha información: localización de sus principales clientes -esencial si se piensa abrir una filial o trasladar el negocio a otro local-, cantidad de productos consumidos, tipos de productos complementarios (por ejemplo, los que compran queso italiano, suelen comprar también chianti,…), etc, etc., información en definitiva muy valiosa a la hora de implementar alguna mejora en las estrategias para mejorar el rendimiento de un negocio, pues en lugar de eso, multan a los clientes que muestran solo interés por sus productos, o que están indecisos, excelente oiga, en la línea matona-mercadotécnica de la industria audiovisual: o lo compras aquí, ahora y como yo te digo o te multo.

  • #007
    Susy Bello Knoll - 19 abril 2013 - 03:14

    Coincido con la apreciación de LinkedIn como compañia y agradezco los buenos análisis de los posts.

  • #008
    Felix - 20 abril 2013 - 05:43

    Me gustaría conocer tu opinión sobre la nueva política de Linkedin: o pagas o no tienes derecho a visualizar nada más que a tus contactos. ¿ quiere esto decir que de ahora en adelante mi perfil en Linkedin sólo será visible para aquellos que hayan pagado ? Cuando pongo mi perfil en Linkedin quiero hacerlo abierto a la Comunidad entera, esas eran las reglas hasta ahora, no únicamente a los miembros de pago de Linkedin. Me parece un modelo de negocio simplista y que va a llevar al abandono progresivo de la actualización del perfil en Linkedin: sólo actualizarán su perfil en Linkedin los que estén buscando nuevas oportunidades, en lugar de ser el lugar adecuado para crear nuevas conexiones en todo momento, no cuando necesitas un nuevo trabajo. Es como si Google empezara a cobrar por hacer búsquedas, espero no darles la idea…

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados