Estrategias de código abierto

Algunos comentarios a mi reciente entrada titulada “Futuro abierto” y algunas notas sobre el último LinuxCon me permiten recuperar una entrada del año 2009, “Entendiendo la gestión de tecnología en la era open source“, en la que hablaba sobre la manera de gestionar la tecnología en las empresas en el escenario actual.

No, open source no significa necesariamente para una empresa “liberarlo todo y liberarlo ya”, como algunos de manera completamente simplista pretenden entender. El sectarismo y las visiones cuasi-religiosas del tema ayudan muy poco en un tema en el que las cosas distan mucho de ser blancas o negras. El término open source describe un conjunto de prácticas en producción y desarrollo de herramientas de software que promueven el acceso al código fuente del producto final, lo que puede incluir – y de hecho incluye, en la inmensa mayoría de las compañías – una amplísima gama de grises. Las empresas no siempre liberan todo, ni de manera inmediata, ni de la misma manera.

Lo importante del tema, como comentaba en mi entrada en el año 2009, es entender cómo encaja la tradicional filosofía de la visión de la empresa basada en recursos (Resource-based view of the firm) que se estudia en todas las escuelas de negocio, interpretada como “proteger celosamente las fuentes específicas de ventajas competitivas”, en un entorno como el actual, en el que se ha demostrado de manera fehaciente, como afirma Allison Randal (Technical Architect de Ubuntu), que “el software libre es un modelo fundamentalmente superior para el desarrollo de software“.

La interpretación literal de la Resource-based view of the firm tiende hacia una gestión tecnológica basada en el secretismo, en la ocultación al exterior de todo aquello que pueda ser considerado una ventaja competitiva. Esa mala interpretación de la teoría ha dado lugar a varias generaciones de directivos obsesionados con la seguridad, con el espionaje industrial, con el “me copian”. Como comentaba en aquella entrada de hace unos años, “ven una empresa como un sitio en el que debe reinar el más absoluto secreto, y suelen caer en el estereotipo de mirar a las comunidades de desarrollo de código abierto como a una especie de hippies comunistas que responden a esquemas diferentes a los suyos y de los que bajo ningún concepto se puede uno fiar”.

En sentido contrario, los estereotipos también pueden actúan. Algunos desarrolladores de software libre ven a las empresas como una panda de aprovechados que utilizan partes de su código o usan a las comunidades como soporte, pero que no devuelven nada a esas comunidades que dieron origen y carta de naturaleza a los productos que utilizan. Y en ambos casos, por supuesto, hay de todo: hay ingenuos, aprovechados, sinvergüenzas, listos e inteligentes. Hay balances positivos, negativos y neutros. Y en eso, precisamente, está el significado de la palabra “estrategia”.

Una de las cosas que pretendía demostrar en el penúltimo párrafo de mi reciente entrada era que, a día de hoy, resultaba muy difícil buscar el nombre de una empresa importante en el mundo de la tecnología junto con las palabras “open source” y no encontrar ninguna página propia al respecto. Lo que demuestra eso, ni más ni menos, es la necesidad para todas las empresas de una estrategia de código abierto, de una serie de directrices que permitan gestionar y entender cual va a ser su manera de actuar en el escenario tecnológico actual. A día de hoy, las empresas utilizan tecnología. Algunas la crean, otras la adquieren, otras la obtienen de diferentes fuentes y la adaptan en mayor o menor grado… y en ese sentido, hay que dejar de hacer las cosas en función de modas, disponibilidades puntuales u oportunidades, y empezar a hacerlas estratégicamente. Casos como el de IBM, que tras centrarse e los servicios logra obtener un rendimiento enormemente superior a su investigación y desarrollo gracias a una cuidada estrategia de los recursos que destina a código abierto, son sumamente interesantes. Apple, nos pongamos como nos pongamos, es un caso similar: no abre todo su código, pero sí utiliza y devuelve una parte muy sustancial, mientras que otras partes de sus productos (notablemente, las partes relacionadas con el interfaz de usuario) permanecen como software estrictamente propietario. Google hace lo mismo, y como ellos, muchos otros. Cada día más, una parte sustancial de la ventaja competitiva que una empresa es capaz de obtener de la tecnologia depende de cómo funciona su estrategia de código abierto.

¿Cómo encaja esto en la visión de la empresa basada en recursos? Simplemente, entendiendo esa característica como un recurso más. Para una empresa, la capacidad de liberar su software y que este obtenga el adecuado nivel de atención en lugar de caer en el más absoluto escepticismo y olvido, puede resultar un recurso fundamental. En SourceForge, el mayor repositorio del mundo de proyectos de código abierto, hay más de trescientos mil proyectos, pero muy pocos mantienen una actividad realmente significativa. Es decir, muy pocos obtienen de la comunidad lo que seguramente pretendían obtener cuando los subieron allí. Liberar código es una tarea sumamente ardua: para nada es simplemente “publicar un documento”, sino que exige una supervisión de calidad, de documentación y de trabajo extra para que ese código pueda ser de hecho utilizado o mejorado por la comunidad que no todas las compañías están en disposición de llevar a cabo.

Entender cómo funcionan las comunidades de desarrollo, mantener una posición y una buena percepción en las mismas, escoger en qué proyectos o con qué recursos colaborar en ellas, saber qué se puede esperar o valorar qué comunidades son más activas que otras y cómo afecta eso, por ejemplo, a la elección de herramientas de desarrollo o a la contratación de personal… temas que, en muchos casos, escapan hoy en dia a la comprensión del responsable de tecnología tradicional en una cantidad significativa de compañías. Como dice Mårten Mickos, durante muchos años CEO de MySQL, “toda compañía con una estrategia de tecnología necesita una estrategia de código abierto”. La supremacía de la filosofía del código abierto como metodología de desarrollo, a día de hoy, es ya perfectamente evidente. Ahora, para muchos, falta integrarla como una parte de la estrategia empresarial: aquellos que van más avanzados en su comprensión están siendo capaces de obtener interesantes ventajas competitivas. Y en las escuelas de negocio, por supuesto, ya intentamos que este tipo de temáticas sean una parte significativa del temario que los directivos deben llevarse bien aprendido cuando salen de las aulas.

Una vez más: el futuro es abierto.

29 comentarios

  • #001
    Miguel - 22 Agosto 2011 - 13:58

    Qué manía, Enrique, con insultar a los que no comparten tu opinión (“simplistas”, “sectarismo”, “visión cuasi-religiosa”) para blindar tu débil argumentación (a ver si al final vas a estar viendo la paja en el ojo ajeno…). La definición de Open Source es bien clara y unívoca, no es difusa para que encaje en tus posts, y está determinada desde hace más de diez años por quienes acuñaron el término y respaldada por toda clase de empresas e instituciones. Es esta: http://www.opensource.org/docs/osd

    Así que sí: “open source” significa liberar y liberar ya. SI lo dejas para más adelante, pues entonces no será open source hasta que lo hagas. Ahora bien, ¿que tú quieres definir “open source” de otra manera, porque tú lo vales? Nada te lo impide, siempre que lo adviertas. Pero, por favor, no desprecies a quienes usan los términos con precisión, de acuerdo con la definición generalmente asumida.

  • #002
    delivolicita - 22 Agosto 2011 - 14:40

    Convendría diferenciar entre Open Source y software libre. En palabras de Richard Stallman “Open source is a development methodology; free software is a social movement.”

    Desde la visión del software libre que Apple, por poner un ejemplo, participe en proyectos Open Source quiere decir bastante poco si luego pone todo el peso de su modelo de negocio en limitar la difusión del conocimiento. De alguna manera es igual de cómico que ver a algunas empresas hablando de responsabilidad social corporativa.

  • #003
    Enrique Dans - 22 Agosto 2011 - 14:41

    #001: Miguel, no entiendas como insultos lo que no lo son. Yo no he insultado a nadie. Hay ideas que califico de una manera determinada, pero no tiene nada que ver con insultar a nadie, revísate los principios del debate de ideas antes de intervenir en plan ofendido. En cualquier caso, te niego la mayor: según tú, “o se es o no se es”, y no valen medias tintas. Eso es lo que se puede calificar perfectamente como simplismo (y de nuevo, me refiero a la idea, no a ti: simple sería quien considerase que yo me dedico a calificar de “simple” a quien no conozco de nada). Según tú, lo de open source es como un “grado”, una “pegatina” que te puedes poner en función de que “liberes y liberes ya”. Permíteme decirte que las cosas son mucho más complejas, fundamentalmente porque equivocas el nivel de análisis: lo que es open source no es la compañía, sino cada uno de sus desarrollos. Te pongas como te pongas y te ofendas lo que te ofendas, desarrollos como Webkit, Grand Central Dispatch y muchos otros son open source, mientras que Apple no es open source o no es open source, simplemente es Apple, una empresa que tendrá una estrategia de código abierto determinada. Como decía, las cosas no son blancas o negras, sino grises, te pongas como te quieras poner. Nadie “redefine open source“, simplemente hablo de cómo afecta a las empresas. Y tranquilo, hombre, que te va a dar una úlcera… :-)

  • #004
    fernandoquadra - 22 Agosto 2011 - 14:43

    Bueno, sin lugar a dudas este post es bastante más conservador que el anterior, “hacia donde vá la tecnología o -futuro abierto-“.

    “Codigo Abierto” como una estrategia más de las empresas me suena un poco más lógico, pero lo más importante, es una estrategia únicamente aplicable a la industria del Software solo en algunos casos. Por ejemplo: MySQL no ha tenido una comunidad que lo mejore, más que reportando Bugs (algo que no requiere de su código), siendo el motor más importante para el desarrollo de Internet, es una empresa la que mantiene el copyright y todo el soporte.

    El concepto de este comentario: “Código Abierto” es solo una posibilidad más de la Industria del Software, una propiedad, como tal será revisada y explotada por las empresas o comunidades de esta industria hasta el punto de conveniencia, esto no fué trasladado a otras industrias y el sistema de desarrollo de capitales basado en la “competencia” impedirá siempre un modelo abierto.

    Es mi opinión, un saludo.

  • #005
    Alex - 22 Agosto 2011 - 15:26

    No comparto en absoluto la idea de la Arquitecta de Ubuntu. Pero claro que va a decir ella. Para nada se trata de un modelo superior de desarrollo. Precisamente por la accesibilidad de su modelo también se cuela mucha bazofia de programadores independientes que no están a la altura. Hay mucho software libre bazofia, muy inferior al “propietario” que normalmente cuenta con más medios y cuida mucho más lo que hoy resulta definitivo para llegar al usuario final: la interfaz. Si hablásemos aquí de como sistemas de infinita más calidad y robustez han perdido mercado a manos de otros mucho menos fiables por culpa de la interfaz… nos llevaríamos alguna sorpresa.

    Software libre u Opensource son el yang del software “cerrado” o propietario. Cada uno puede elegir lo que mas le guste, pero no se puede descalificar a los defensores de uno u otro modelo, ni autoproclamarse valiosamente como modelos superior. No hay más que comparar MS Office y OpenOffice… así que menos lobos caperucita. Y lo digo como “desencantando” del Opensource y del software libre, porque me ha dado muchos mas sinsabores que alegrías. Por eso finalmente acabé alejándome de Linux y su modelo “superior” para irme a otro, en mi humilde opinión mucho más satisfactorio, pero más caro, y ahora lo pago gustosamente.

  • #006
    sinmovil.com - 22 Agosto 2011 - 17:10

    muy buena opinion… las cosas hay que decirla como son,, el problema es que la gente odia escuchar la verdad cuando se la dicen.. saludos.

  • #007
    manuel - 22 Agosto 2011 - 18:06

    Me ha gustado mucho este post. Me gusta la visión de estrategia de open source para una empresa privada. Me quedo con la frase: “…toda compañía con una estrategia de tecnología necesita una estrategia de código abierto”.

    Un saludo.

  • #008
    Gorki - 22 Agosto 2011 - 19:19

    Yo de verdad, cada vez que veo poner a Apple como ejemplo de empresa partidaria del “open source”, me pregunto si hablarán de mi planeta, o es que con Internet estamos en contacto con el otro mundo paralelo que dicen físicos que existe, donde lo negativo aquí es positivo allí y viceversa.

  • #009
    Josue - 22 Agosto 2011 - 19:28

    La verdad es que no he entendido nada, debo ser muy cabestro. No consigo entresacar una idea clara entre tanta frase. Eso sí, en mi comentario de la entrada anterior se puede cambiar “software libre” por “open source” y no hay que cambiar ni una coma. Y es que aunque los conceptos denoten cosas distintas, a día de hoy en el 99% de las situaciones hablar de “software libre” y hablar de “software de código abierto” es hablar de lo mismo. Y a día de hoy, por mucho que todas las empresas quieran vendernos que son superguays porque comparten código, la inmensa mayoría del software que usamos es cerrado puro y duro.

  • #010
    kix - 22 Agosto 2011 - 23:20

    #003 Personalmente veo tu tono un poco prepotente al responder a #001 con frases como “te va a dar una úlcera”. Siento darle la razón a #001, las cosas se llaman como se llaman y un disco duro es un disco duro y no una tostadora. Las palabras son muy claras “software + libre” que es “Se conoce como software al equipamiento lógico o soporte lógico de una computadora digital… (wikipedia)” y libre está relacionado con que el código fuente esté disponible y, dependiendo de la licencia, se puedan realizar ciertas acciones con él.

    Frases como “No, open source no significa necesariamente “liberarlo todo y liberarlo ya”” se ha de entender que el software que se entregue como software libre será software libre, mientras que lo que pueda ocurrir en un futuro no se catalogará como software libre hasta que no lo sea. Esto es como “Soy arquitecto, pero me faltan dos asignaturas”, pues no, no lo eres. Por ello, no hay grises, o es libre o no lo es.

    Las políticas que las empresas tengan sobre un software, no es software, son políticas. Si la política es que cada 6 meses se libera un 5% de un software, la política es esa, ni libre ni no libre, lo que es líbre es el 5% del software y cuando llega su momento. Los condicionantes que indicas, como mucho, influirán en el tipo de licencia de software, pero sólo cuando sea libre.

    Apple colabora en proyectos de software libre porque le interesa, por ejemplo, le es más fácil ayudar al desarrollo de GCC (el compilador) que no hacer uno desde cero. Pero GCC ya era libre antes que Apple empezara a usarlo o a colaborar con él. Es Apple una empresa libre, no. Es “su” software libre, no (porque si no no sería “su” si no “el”). Es GCC libre, sí, colabora Apple en él, sí, esto hace a Apple una empresa libre, no.

    Y sobre Google, me gusta tu cuarto párrafo sobre el secretismo. ¿Conoces a alguien trabajando en Google? ¿Te ha dicho alguna vez en qué está trabajando? En la red puedes ver algún ejemplo de algún trabajador despedido por poner algo en su blog.

  • #011
    kix - 22 Agosto 2011 - 23:30

    #006 ¿Puedes indicar tu razonamiento por favor? Tu comentario no tienen ningún fundamento. Es como decir “Porqué sí, porqué tu lo vales y además porque a alguien le fastidia lo que has dicho”. No fastidia, no es verdad.

  • #012
    Julio - 22 Agosto 2011 - 23:33

    ¿Y no será que el software libre o el open source ha conseguido “estar de moda”, simplemente?.

    Si es sólo esto como todas las modas pasarán. Espero que no sea así, pero es lo que parece.

  • #013
    miguelc - 23 Agosto 2011 - 03:02

    Hola Enrique.

    Perdona que me salga del tema, pero es para hacerte una sugerencia.

    ¿Para cuando una serie sobre el [extremadamente] pobre aprovechamiento que hacemos los seres humanos de la excelente herramienta de comunicación que es Internet?

    La red está plagada de ejemplos de nuestra incapacidad. Entre los defectos comunes que dificultan el entendimiento yo detecto:

    -Utilización constante y rutinaria de todo tipo de falacias (¿estamos imitando el mal ejemplo de políticos y mass-media?).
    -Extendida incapacidad para expresarnos por escrito de forma inteligible (¿el informe Pisa?).
    -Muy frecuentemente deficiente comprensión lectora (¿Pisa de nuevo?).
    -Falta de deseo real de conversar (algunos sólo saben dar arengas).
    -Sectarismo (todo lo que hagan “los mios” está bien, todo lo que hagan “los tuyos” está mal).

    Te hago la sugerencia porque es un tema que me interesa (espero que a tí también), y porque me gusta tu blog y me molesta ver como la proporción de practicantes de todos estos errores en la comunicación va creciendo de forma perceptible, lo que a mis ojos reduce su valor.

    Un cordial saludo.

  • #014
    lirones - 23 Agosto 2011 - 04:09

    #002 Delivolicita, quizás por ello Stallman decía no hace mucho:

    «Apple es más malévola y mucho más restrictiva que Microsoft, ya que limita incluso el derecho de ejecutar aplicaciones»

    «Apple crea esposas digitales, hace creer a la gente que es ‘cool’ por tener sus productos y realiza juegos de marketing para que no parezca malo lo que hace»

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/06/22/andalucia_malaga/1277232759.html

  • #015
    Ursb - 23 Agosto 2011 - 04:35

    jajaja…..nuevamente tratando de poner a Apple y Google como paradigmas del código libre (sobre todo con lo de Apple tiene traca).

    Como te han dicho, Apple libera el código de aquellos programas que toma prestados porque no tienen capacidad de desarrollarlos desde cero y en los que está obligada a hacerlo , en caso contrario, jamás verás que liberen el código de ninguno de sus productos.

    Antes los entierran y los mandan a la basura, como han hecho con su suite de vídeo Final Cut (no esperes que liberen el código de programas como Shake, o Color, DVD Studio Pro, Final Cut Server, etc,… todo ellos programas que no existen porque los han matado, dejando a los profesionales del vídeo tirados en la cuneta)

    Respecto a Google, lo que más me ha hecho gracia ha sido cuando han protestado recitemente contra un testigo en un juico contra Microsoft, porque por lo visto, tenía acceso a código “secreto” de Android….¿pero no era Android software libre?

    http://www.wpcentral.com/judge-rules-microsoft-s-android-expert-can-testify

    Yo para aguantar a estos hipócritas del software libre como son Apple y Google, prefiero quedarme con la postura de Microsfot, que por lo menos va de cara y no “de guay” como los otros dos.

  • #016
    Edu - 23 Agosto 2011 - 12:04

    Es triste ver que la capacidad de comprensión de los lectores ha caído en picado. Parece que más de uno lee en diagonal y no acaba de entender los matices del artículo, realizando interpretaciones muy alejadas del articulo en cuestión.

    En fin, Enrique, parece que para evitar polémicas absurdas tendrás que incluir un breve “resumen ejecutivo” para que los “lectores rápidos” se centren en su lectura.

  • #017
    @hectorsm - 23 Agosto 2011 - 13:10

    Hacia tiempo que no participaba en el blog de Enrique, pero esta vez no me puedo contener :-)

    Open Source es fundamentalmente una estrategia relacionada con conceptos mas legales y de procedimiento, que meramente técnicos. Es decir, fundamentalmente open source significa código desarrollado casi siempre en comunidad (aunque no siempre) y licenciado bajo un criterio que fundamentalmente está definido por OSI pero que en lineas generales permitirá el acceso al código fuente, su modificación, su redistribución y su ejecución, con mayor o menor grados de libertad en fución de la licencia escogida (más de 70 licencias OSS)
    Y nada más (y nada menos).

    Como estrategia de un empresa, puede ser adecuada en determinados momentos, y deja de serlo en otros…. o no.

    De hecho, y a modo de ejemplo, todos conocemos muchas compañías que utilizan licencias OSS en sus desarrollos para atraer posibles clientes que posteriormente quieran adquirir versiones más avanzadas en modelos de licencia diferentes. Y es perfectamente lícito y puede tener sentido bajo el punto de vista de determinados modelos de negocio.

    Al final del día, y a no ser que tengas unos intereses/motivaciones/fidelidades/ etc. diferentes a las del usuario corriente de tecnología, tus criterios de selección de tecnología pasaran por la eficacia y calidad del software.

    Existen software OSS de una excelente calidad, y software OSS de una calidad penosa, de la misma forma que existe software no OSS de excelente calidad, y software no OSS realmente malo. Es un error pensar que la simpe etiqueta OSS tenga nada que ver con la eficacia o calidad del software.

    Desde la perspectiva de Microsoft, el hecho de que mas del 60% de los proyectos OSS de Sourceforge tengan binarios sobre Windows es un motivo más para trabajar muy activamente con la comunidad OSS en muuuchos frentes (Apache, PHP, Drupal,XAML etc, etc..) , y cada vez más (OSCON). No puedes dejar sin atención tal cantidad de OSS sobre Windows (por no hablar de los más de 20,000 proyectos OSS recogidos en www.codeplex.com todos sobre tecnologías Microsoft).
    Y eso no quita que “productos Microsoft” puedan competir con “productos OSS”, de la misma forma que compites con otros productos no OSS en otros ámbitos (ORACLE, IBM etc..).

    Al final del día, la interoperabilidad es el motor más importante que promueve los trabajos con las comunidades OSS, desde la constatación de la pluralidad de tecnologías que conviven en los entornos de los usuarios. Resolver desde la base los problemas de “entendimiento” entre diferentes tecnologías.

    Pero como estrategia adecuada en muchos momentos, es sin duda algo de creciente importancia y cada empresa decide donde/cuando tiene sentido y donde/cuando no. Y como bien dices Enrique, aquí tienes tambien la correspondiente página de Microsoft al respecto ;-): http://www.microsoft.com/en-us/openness/default.aspx

    Saludos

    Héctor Sanches Montenegro (@hectorsm)
    National Technology Officer
    Microsoft Ibérica

  • #018
    tapia - 23 Agosto 2011 - 13:39

    Así que, a base de buenismo y de gamas de grises, hemos pasado de llamarlo Software Libre a llamarlo Open Source, y ahora para ser una empresa Open Source ni siquiera hace falta liberar código como es debido. Pues si que estamos bien…

    Algunos, a los que tan alegremente llamas sectarios, seguimos dando prioridad a otras cuestiones que, Enrique, o no conoces, o no te importan. Y no lo hacemos desde la barrera, sino que nos ganamos la vida liberando todo el código que hacemos, al margen de estrategias de altísima gestión empresarial. Que empresas como Apple, Google o HP liberen código, o tengan una “estrategia de opensource” es prácticamente irrelevante por sí mismo mientras esa base de código no se integre en las formas y procedimientos de la Comunidad. El Software Libre trata de apoyo mutuo y construcción de ecosistemas, no de marketing o de poder añadir una sección sobre OpenSource en las webs de las compañías.

    Esas “estrategias” a las que das tanta importancia sólo benefician a las propias empresas que las diseñan. Desde luego están en su derecho a hacer lo que quieran, pero pretender que benefician al Software Libre es no haber entendido nada. Si, por poner un ejemplo, Google libera partes de Chrome, pero no admite parches externos, eso ni es Software Libre, ni Open Source ni es ná. Si Apple libera WebKit, pero el código es tan específico para Safari que se ha tardado años en conseguir que sea verdaderamente útil para otros proyectos, estamos en las mismas.

    Por otro lado, a ver si puedes explicarme algo que no he entendido de tu artículo. Dedicas toda la primera parte a criticar el modelo tradicional de desarrollo del software libre (Release early, release often), diciendo que mientras se libere, da igual cómo se haga (“Las empresas no siempre liberan todo, ni de manera inmediata, ni de la misma manera.”). Sin embargo, hacia el final del artículo dices que “la supremacía de la filosofía del código abierto como metodología de desarrollo, a día de hoy, es ya perfectamente evidente”.

    Si lo importante es la liberación del código, y no su integración en una Comunidad que le de soporte, mantenimiento y promoción, ¿cuál es esa metodología de desarrollo que te parece tan superior? ¿Únicamente el acceso al código?

  • #019
    Enrique Dans - 23 Agosto 2011 - 16:10

    #018: Lees lo que quieres leer, y no lo que yo he escrito. ¿A ti te parece normal que yo, que libero TODO lo que hago, aunque no sea código, abogue por las medias tintas y por el buenismo? ¿O será que tienes sesgos que te llevan a entender lo que no he dicho? Lo que digo es que no hay “empresas open source”, sino que una empresa tiene que tener una estrategia open source. Que podrá conllevar utilizar determinadas tecnologías, crear determinadas otras, liberar unas inmediatamente, otras a medio plazo y otras nunca. Que si no libera nada, le va a ir mal, porque la supremacía del código abierto como metodología de desarrollo es evidente.

    Me parece muy bien que liberes todo lo que haces. Yo también lo hago así y me va muy bien. Pero esto no va a ser así ni en todos los casos ni en todos los tipos de empresa, y tendrá que ver con muchos factores, a los que sigue dando mucho sentido la visión de la empresa basada en recursos. Un análisis que recomiendo hacer a las empresas, pero considerando a las comunidades y la filosofía del software libre como parte de la ecuación. Ni más, ni menos. En ningún sitio digo que sea código abierto lo que no se abre, ni nada por el estilo. Si alguien espera que las compañías adopten de golpe la filosofía del software libre y empiecen a liberar todo lo que hacen, va dado. Sin embargo, que vayan abriéndose progresivamente, comprobando que la comunidad y la metodología de “dado el número suficiente de ojos, todos los errores son sencillos”, y combinando cada vez una mayor cantidad de desarrollos abiertos en su cartera sí que resulta posible. Esto no es una religión, es gestión empresarial y esa estrategia que tanto pareces despreciar. Es lo que hay.

  • #020
    tapia - 23 Agosto 2011 - 17:44

    Enrique, tu tampoco contestas a nada de lo que yo he comentado, únicamente repites lo ya dicho en el artículo ;-)

    Yo considero que SI que hay empresas FLOSS. Compañías relativamente grandes como RedHat o Canonical, pequeñas empresas como Collabora, Lanedo, las desaparecidas QT o Ximian, o las españolas Igalia o Emergya. Para mi ser una empresa de Software Libre no depende de la cantidad de código que liberen, sino de que lo hagan de forma que sea útil para la Comunidad, integrándose en sus métodos y objetivos, y no como un ejercicio de gestión empresarial o de estrategia de marketing.

    El hecho de que una empresa libere software no tiene ningún valor en sí mismo. El valor potencial del FLOSS no está en la cantidad de software irrelevante que liberen las empresas. Esto no va de decir “hola, mundo, aquí está mi código. Si quieres lo tomas y si no lo dejas”. Si liberas software es porque te interesa que otros puedan participar en su desarrollo, no para apuntarte un tanto de relaciones públicas. Si lo haces por esa razón, mejor no lo hagas.

    La liberación del software debería, en mi opinión, ser un valor moral de las empresas, como pueda ser la creación de empleo y prosperidad, no una vía de negocio temporal de la que se pueda dar marcha atrás cuando pase de moda. Quizá lo de hablar del “valor moral” de una empresa suene un poco demente en los tiempos que corren, pero esa es otra historia.

    Si las empresas no quieren adoptar de golpe el modelo del SL por mí estupendo. Que lo hagan progresivamente, o que no lo hagan en absoluto. No me preocupa, cada uno intenta hacer negocio y ganarse la vida como quiere. Pero liberar software como se está haciendo actualmente, sobre todo en España, y tachar de sectaria a la Comunidad cuando ésta protesta porque sus liberaciones no sirven de nada es, cuando menos, reprochable.

    Y, para terminar, la parte que me parece más incomprensible de todo tu planteamiento: Pones a Google y Apple como casos de impecable estrategia opensource. Pero, a renglón seguido, dices que la superioridad del SL parte de su modelo de desarrollo, modelo que ellos no siguen en absoluto. Android o Darwin son software libre, en efecto, pero desarrollado exactamente como si fuera software propietario, al no aceptar parches de otros colaboradores o empresas. ¿Cómo se come eso?

  • #021
    Anonymous - 23 Agosto 2011 - 18:32

    #19: Enrique, tú no liberas lo que haces. En tus libros utilizas las más restrictivas de las licencias Creative Commons (las apodadas “shareware”), que no cumple con la definición de “libre” de la FSF(Free Software Foundation, la que intenta llevar adelante el movimiento comenzado por Stallman). Serán gratis, serán “copyleft” (en sentido amplio), serán “shareware”, pero no son libres.

    En resumen: el software, y en general, las obras libres, además del derecho a estudiar cómo funcionan del Open Source, y el derecho a compartirlo del Copyleft, te dan el derecho a modificarlo y compartir tus modificaciones.

    Ten cuidado con los términos, resulta una diferencia muy importante, al menos al nivel de bloguero tecnológico.

  • #022
    Enrique Dans - 23 Agosto 2011 - 20:56

    #021: Falso. Mi regla es liberar TODO lo que hago con el modelo de licencia menos restrictivo que pueda, a veces incluso saltándome determinadas reglas de otros. En ocasiones, debido a dónde y con quién publico según qué cosas, no puedo practicar una apertura total, y en ese caso intento solucionarlo lo antes posible: en el caso que mencionas, el de mi libro (¿mis? ¿libros?), está publicado con una licencia Creative Commons BY NC (lo único que no puedes hacer es venderlo, todo lo demás sí), y actualmente está íntegro y disponible en la red precisamente para que se pueda copiar, pegar, modificar, anotar, comentar y hacer lo que te dé la real gana. ¿Quieres más apertura?

  • #023
    jubete - 24 Agosto 2011 - 01:08

    Pues yo creo que las empresas si tienen una estrategia respecto al software libre/abierto (obviaremos las precisiones sobre libre/abierto) que se puede resumir en; aprovechate de el, que los pringuis curran gratis…

  • #024
    Jaume Armengol - 24 Agosto 2011 - 11:52

    Enrique, parafraseándote… el futuro es OPEN. Y desde luego no me estoy refiriendo solo al código sino a algo muuucho más amplio: fronteras, conocimiento, data, etc.

    Ahora bien, desde mi punto de vista Apple no sigue una estrategia open, sino todo lo contrario. Tradicionalmente sus usuarios están firmemente cautivos en su ecosistema paradisiaco y perfectamente metálico. Pero ese según creo, aunque probablemente el sr.Jobs me quitará la razón con hechos, no es el camino y Android y sus posibilidades de control real y su merienda de cuota de mercado, el camino es tener libertad y ésta una vez se prueba no te permite volver atrás, porque no sabemos desaprender (parafraseando a @pastillaroja+matrix).

    Eso es exactamente lo que me pasa con Firefox (que lo tengo tan adaptado, personalizado, tan perfeccionada es mi experiencia de navegación) que me cuesta un triunfo hacer un upgrade de versión (y arriesgar mis preciosas extensiones) no te digo ya migrar a otro navegador más rápido (llámese Chrome). Así, quizás Firefox no sea ya el mejor navegador pero su nivel de apertura y el hábitat donde vive es tan diverso que desde mi punto de vista ofrece una mejor experiencia de usuario óptima.

    A veces tengo la sensación de que con el tema OPEN anticipamos paradigmas que están por llegar, a partir de otros que ya han llegado, y que en esa actitud se nos puede calificar de mesiánicos o de inocentes (según sople el viento). Sin embargo, me parece evidente que la tendencia es imparable y que es mucho más profunda de lo que los escépticos pueden llegar siquiera a imaginar. Y es así porque mientras tengamos un sustrato como Internet que permanezca abierto, que interconecte directamente entre pares de forma igualitaria, es inevitable que el sistema tienda a su equilibrio y creo que este equilibrio será mucho más libre de lo que lo ha sido nunca.

    En fin… veremos. Un saludo, Jaume.
    http://www.consultoriasoftwarelibre.com

  • #025
    Carlos economistaingles - 24 Agosto 2011 - 19:06

    Bill Gates en los 70 acuso al colectivo de programadores de ser ladrones. Stallman revindico su derecho a ser felices creando.

    El software libre ha cumplido con su promesa de dar libertad creativa a los programadores.

    Este triunfo es una realidad, y no depende de si tiene o no relevancia en la empresa.

    Los ciudadanos y las empresas son unos ambiciosos en una carrera de ratas por ver quien gana mas y quien gasta mas. Es como preguntarse como podemos ganar dinero con el ejemplo de la Madre Teresa de Calcuta.

    Estudiar a las empresas es como estudiar a los leones: son muy bonitos, son necesarios en la piramide, pero que no te pillen indefenso en la sabana o meriendan investigador.

  • #026
    el buen samaritano - 24 Agosto 2011 - 20:57

    #015 ha escrito: “Yo para aguantar a estos hipócritas del software libre como son Apple y Google, prefiero quedarme con la postura de Microsfot, que por lo menos va de cara y no “de guay” como los otros dos.”

    Si, pero los de Microsoft siempre serán peores por su mal ejemplo.

    Microsoft no quiere una sóla gota Open Source en su Windows Marketplace

    http://elsoftwarelibre.wordpress.com/2011/02/17/microsoft-no-quiere-una-sola-gota-open-source-en-su-windows-marketplace/

  • #027
    David - 25 Agosto 2011 - 00:21

    En este artículo se explica cuándo tiene sentido utilizar open source desde un punto de vista de estrategia empresarial para cualquier empresa: Bruce Perens, The Emerging Economic Paradigm of Open Source

    En este vídeo se explican las estrategias open source que puede adoptar una empresa que desarrolle software, de menos a más: What’s in it for me? Benefits from Open Sourcing Code

    Enrique, preferiría que comentaras que el software libre es una cuestión ética, no religiosa, ni de fanáticos o gente rara o extremista. Parece que se haga un desprecio de una postura que es totalmente válida; como puede ser no comprar productos hechos por empresas que contaminan el medio ambiente o que explotan a sus trabajadores o a animales a lo bestia, aunque sean buenos productos.

    Por ejemplo, yo uso software libre de forma preferente porque me parece siempre mejor desde un punto de vista ético, no sólo técnico (que no siempre). Me gusta saber que puedo usarlo sin restricciones, distribuirlo y mejorarlo (aunque no tenga en la práctica mucho tiempo para ello), incluso aunque desde un punto de vista práctico pueda ser una opción peor, pero si es suficientemente buena, me quedo con la opción de software libre. Esto es igual, por ejemplo, que el motivo por el que compro huevos de gallinas criadas al aire libre, aunque sean más caros y en realidad no note mucho la diferencia de sabor (los que empiezan por 0 o 1 la numeración en la cáscara).

  • #028
    Ricardo SB - 25 Agosto 2011 - 15:27

    Vamos a ver, quisiera hacer algunas aclaraciones:

    – al Software Libre debe llamársele Software de Fuentes Abiertas, porque asimilamos “libre” a “gratis” muchas veces, y no tiene que ser así.

    – hay muchas licencias de Software de Fuentes Abiertas, diferenciadas fundamentalmente entre las que obligan a que las modificaciones sigan siendo libres y las que no. Muchas empresas crean sus propias “Licencias libres” para ajustarlas a sus necesidades empresariales. La licencia es muy importante, y puede condicionar el modelo de negocio.

    – el software de fuentes abiertas no sólo es una estrategia empresarial, es un modelo de futuro. NO ES UNA MODA. Sin ir más lejos, Internet no sería posible como la conocemos: Debian es un proyecto de altísima calidad basado en la meritocracia de su elevado nivel de desarrolladores (hay que demostrar que eres muy bueno a varios miembros durante 6 a 8 años para que puedas realmente hacer cambios importantes). La mayoría de las distribuciones Linux en la Red parten de Debian, y la mayor parte de los servidores de Internet van a Linux (hay también mucha “burrocracia”, pero por eso otros se aprovechan y van más rápido). Los desarrolladores de Debian trabajan en muchos casos para compañías importantes, que ven con buenos ojos mantener parte del conocimiento de ese “mundo ajeno a la empresa tradicional, competitiva y secreta”, y aprender entre todos.

    – El software libre no empresarial debe proporcionar una elección libre al usuario: no es correcto decir que OpenOffice (o LibreOffice) es peor o mejor que el Office de Microsoft. Si en tu casa o en tu empresa funciona y sirve a tus propósitos, por qué no? Actualmente no hay elección al usuario: al comprar un ordenador, pagas la licencia del Sistema Operativo. Al poco tiempo, si no sabes de que va el tema, vuelves a pagar por el Office y por el Antivirus (incluso Microsoft lo regala, aunque no con licencia libre). Es un GRAN ENGAÑO al consumidor.

    – Si eres una empresa de cierto tamaño o Administración Pública…¿no es mejor acaso escoger software de fuentes abiertas, como OpenOffice, Apache, Linux (al menos en servidores) y PostgreSQL, y pagar a una empresa local por un mantenimiento y atención que ninguna multinacional te podrá ofrecer por cobrar sus licencias? Si sabes hacerlo, ahorrarás mucho dinero y darás beneficio a tu comunidad. En el caso de las AAPP, no suele haber razones para tumbar este párrafo, porque se deben a sus ciudadanos…

  • #029
    Jaume Armengol - 29 Agosto 2011 - 19:17

    @Ricardo SB, la asimilación de libre a gratis es en inglés. En castellano o español esa relación semántica directa no existe (bueno sí… barra libre :)

    Es libre en tanto en cuanto se respetan las 4 libertades (http://es.wikipedia.org/wiki/Software_libre), el código fuente abierto es lo que posibilita (aunque no solo) las libertades 1 y 3. Por eso mismo, para evitar esa confusión se crearon las siglas FLOSS ;)

    Saludos! Jaume.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados