Un vídeo inspirador en el año del fin del DRM…

Lo dijimos a principios del año: el 2007 sería el año del fin del DRM. Lo repetimos con artículos en Libertad Digital, Cinco Días y El País. Y ahora, si te quieres inspirar y verlo en vídeo, aquí tienes esta Bird Song, creación inspiradora de Red Hat en su blog, Truth Happens. O en YouTube. O en descarga directa (Ogg Theora).

13 comentarios

  • #001
    kiki - 26 agosto 2007 - 11:29

    A ver cuando anunciamos el final de los sistemas de protección anti-hurto de los grandes almacenes.
    Yo personalmente creo que todo eso del DRM, de los sistemas operativos gratis, etc es una mania obsesiva en el mundo de las tecnologías de la información. En otras industrias nadie anda todo el santo día intentando obtener tecnología o contenidos por el morro. Esto es uno de los cánceres del mundo de las tecnologías de la información “el lo quiero todo gratis”, quiero el servidor gratis, para que voy a comprar una licencia de tal software si la puedo bajar gratis…
    A ver si nos damos cuenta que hay que pagar. Hay que pagar por productos y hay que pagar a los profesionales. Así anda la industria, con los sueldos miserables que se pagan…
    .

  • #002
    Ernesto Dans - 26 agosto 2007 - 12:30

    Kiki todo eso pasará cuando explote la burbuja de la Web 2.0, si es que explota alguna vez o si es que tiene que explotar porque yo no lo tengo nada claro lo que si que es verdad es que los servicios de ahora gratuitos o semigratuitos no dan ni un duro a los que ponen los medios salvo contadas excepciones un caso muy claro es el de meneame que tiene un poco de publicidad y muchos visitantes y ni por esas gana dinero al final habrá que pagar o nada pero eso lo veran nuestros nietos.

  • #003
    Aloe - 26 agosto 2007 - 12:39

    1# A ver si te das cuenta tú de que la información se puede replicar indefinidamente prácticamente a coste cero. Eso la diferencia de los bienes tradicionales.
    La única manera de mantener el monopolio de posesión sobre ellos es con barreras legales artificiales, mientras que ese monopolio de posesión es natural y se produce solito en los bienes “normales”. No podemos disponer a la vez mil personas del ordenador donde escribo: disponer solamente dos personas, ya requiere acuerdos y pérdida de utilidad para las partes. Pero mil personas, o mil millones, podemos disponer del mismo archivo electrónico, o conocer la fórmula del ácido sulfúrico, o aprender una melodía, sin perdida para ninguno, y sin apenas coste marginal (una vez tenemos el acceso).
    El sistema de patentes y copyright nació en un marco tecnológico y social muy diferente al actual, y precisamente nació para defender al artista o inventor del robo de su trabajo por parte de empresas mercantiles más poderosas, o simplemente para poder registrar la autoría, también por los derechos morales.
    Por regla general, este sistema no se metía en el intercambio de conocimientos entre profesionales, estudiosos, aprendices, alumnos y público en general, y apenas en la copia o reproducción de particulares: la difusión y reproducción ya eran bastantes costosas por sí, lo que las limitaba, pero por otro lado esa difusión y reproducción son la savia, la carne y los huesos de la cultura y de la ciencia, a todos los niveles, formales e informales, populares y cultos. Son la sangre de la sociedad humana.
    Cualquiera que patenta o registra algo, incluye en ello un 99% de conocimiento que ya existía antes, y que él aprendió o consiguió sin pagar royalties.
    El sistema de patentes y registro ha ido cayendo en manos de corporaciones que lo han hipertrofiado progresivamente, y que han llevado a prolongar injustificadamente el periodo de exclusividad de disfrute de cualquier invento o propiedad intelectual, además de recaer en la patente de muchas cosas que no deberían patentarse, y en ser un arma “disuasoria” de la competencia, a través de la amenaza de pleitos costosos sin tener en cuenta si se ganarían o no, solo por tener mucha pasta para abogados. Se está convirtiendo en un cáncer que ya no defiende la innovación ni al creador individual, razones por las que nació, sino lo contrario.
    El abaratamiento y la facilidad de difusión y copia han venido a alterar las cosas en lo que respecta a la propiedad intelectual. Lo pone mas difícil para algunos, pero también en conjunto han ampliado el mercado y la audiencia potencial en varios órdenes de magnitud.
    Y lo uno va con lo otro. Cuando copiar un archivo era inasequible e internet no existia, también eran los tiempos en que aquel figura de IBM dijo aquello de que el mercado mundial igual daba para “cuatro o cinco ordenadores”: ya me dirás qué posibilidades de trabajo daba eso a programadores y desarrolladores.
    Habrá que encontrar un nuevo equilibrio, pero el viejo no se puede ya defender, y no desde luego con el argumento del (falso) paralelismo de la información con los bienes materiales. Que no ha existido nunca.

  • #004
    Pasaba por aqui - 26 agosto 2007 - 13:20

    “Dijimos”, “Repetimos”. ¿Por qué hablas en plural? ¿Porque ya vamos casi por Septiembre y todavía seguimos con el DRM? Sólo lo has dicho tú…

  • #005
    kiki - 26 agosto 2007 - 20:26

    Agradezco vuestros sesudos comentarios. Yo lo único que digo es que el “todo gratis” no favorece en absoluto ni a las empresas, ni a los profesionales. A la gente le duele gastarse 20 euros en una licencia de uso de algo profesional, pero se puede gastar esos mismos 20 euros en cualquier otra cosa, que no le duele.

  • #006
    jincho - 26 agosto 2007 - 21:30

    kiki, confrontando las 2 versiones , la que tu acusas (“todo gratis”, “me lo lleeevo”, etc) y la oficial de la sgae, de pagar por “todo, todo y tooodo”, varias ideas:
    – No todo está, afortunadamente, protegido con derechos de editor(Y, lo siento pero yo nunca los reconoceré como de autor, no los tienen los autores…); Son muchos, y cada vez más los autores, que ponen su obra libremente al alcance de quien la quiera in la red, ó como ha hecho Vazquez Figueroa, simultaneamente en versión física y versión bits, y sorprendentemente ganan dinero!!!!. Es decir los autores, sean del tipo que sean, tendrán que buscar nuevas formas de llegar a sus clientes y nuevos modelos de negocio.

    – El deseo de una protección DRM totalmente eficaz es utópico. Hace ya unos años oí decir a un investigador de estos temas, que “seguridad infinita… Coste infinito”. La protección DRM de los DVD-Blue-Ray, como ya se informó en este blog, saltó hace meses, y si la industria tiene 4000 investigadores en seguridad, fuera hay muuuchos más esperando saltarlo. (son todo tópicazo, pero visto lo visto podrían ser leyes empíricas perfectamente válidas).

    – Entiendo que tu problema es de mezclar lo que pasa con la industria de ocio y entretenimiento, con lo que le pasa a la industria del software, en la que, lo siento, pero vivimos en la falsa ilusión de que seremos capaces de hacer el programa perfecto, que todos comprarán y que tras un mes de programación compulsiva, nos hará millonarios, cuando en realidad el software es intrinsecamente imperfecto. (la cita no es exacta, pero creo recordarla de un escrito de Dijsktra, ca.1980? ). Esto lleva a las empresas a la paranoia de vender programas, cuando lo correcto sería vender servicios, ó lo que sea, que les aporte valor añadido; tal como se comentaba hace unos post, es sospechoso que la protección de Vista sea tan “fácil” de asaltar…. Windows es, de facto, gratis.

    – A nivel práctico, me quedo con lo que dijo una juez en sentencia firme, creo, aquello de “practica generalizada”, es decir, como diría Bruce lee, no intentes adaptar las cosas a tu forma de ser, adáptate a ellas,,….. Be Water!!!!! ;).

    “Pienso que existe mercado en el mundo para aproximadamente cinco computadores”, Thomas J. Watson, presidente de IBM, 1943.

    “El fonógrafo carace de valor comercial”, Edison, 1880. ( Y sin embargo,….. ¡lo patentó!, ¡Que cabrito!).

    “¿Quién diablos quiere oir hablar a los actores?”, Harry Warner, de la Warner Brother Pictures, 1927.

    “No existe razón para que ningún individuo tenga un computador en casa”, Ken Olsen, presidente de Digital Equipment Corp, 1977.

    etc….(Citas extraidas del libro “paradigmas”, J.A. Barker).

    Saludos

  • #007
    jftamames - 27 agosto 2007 - 02:48

    pero, a parte de muy mono, aporta poco, ¿lirismo? y tiempo perdido.
    Sobre los argumentos sobre el pasado, vale, ya hemos leído a Lessig. ¿y? El único argumento es la resignación como cambio de paradigma. Lo “inevitable”, para mi disgusto, no ha sido nada creativo, no ha aportado solución alguna excepto muchos fariseo rasgandose vestiduras. En la posición de la web 2.0 se ve eso mismo. Mucha visita, poca participación. ¿la publicidad? Es el argumento que justifica la crítica a su inconsistencia. A mi me parece que hay dos mundos y el de Internet – usario no es el mejor.

  • #008
    asus - 27 agosto 2007 - 04:23

    vamos a pagar por esas licencias y dejen de llorar

  • #009
    Moisés - 27 agosto 2007 - 10:37

    Siempre me ha divertido cómo los que sólo entienden de dinero creen que los demás son de su condición, provocando esa acusación obsesiva de quererlo todo gratis ante cualquier crítica. Se delatan tan pronto…

  • #010
    Aloe - 27 agosto 2007 - 16:55

    7# Las cosas pueden convertirse en inevitables por muchas razones. El tren (primero) y el avión y el coche (después) se convirtieron en inevitables porque la mayor parte de la gente prefirió usarlas que no usarlas. A pesar del coste en contaminación y otros, a pesar de la gente a la que dejaron sin trabajo y empeoraron la vida, a pesar del destrozo del paisaje o lo que quieras.
    Pues esto lo mismo. Es inevitable no porque obligue nadie, sino porque la gente quiere usarlo, y puede hacerlo.

    Siempre hay pérdidas, en todo cambio. La imprenta acabó con la producción de las maravillosas miniaturas que ilustraban los libros a mano. La afición a la ópera o el teatro se han convertido de espectáculo de masas en rareza, y seguramente han perdido emoción, variedad y calidad. Quizá la copia gratis y universal de todo acabe con determinado tipo de producción de contenidos especialmente caros o especialmente refinados. Pues es posible, sí.

    ¿Qué eso no produce nada creativo? La imprenta ha sido algo muy creativo, la creación de música se ha multiplicado cientos de veces desde que se impuso la inevitable grabación y su calidad técnica promedio es mayor, la facilidad de viajar y del transporte ha sido fuente de creatividad de muchas maneras.

    La inevitabilidad ha sido producto en todos esos casos de decisiones que la gente ha querido tomar, y que se han vuelto mayoritarias sin coerción. Un gran talento creativo lo tiene siempre y en cualquier caso solo una pequeña proporción de personas. Los demás tenemos el suficiente para, eventualmente, apreciarlo y disfrutarlo. No veo por qué está mal.

    Alguien que no recuerdo decia, humorísticamente, que el exceso tecnológico que “va a acabar con lo humano de la vida” suele equivaler a la tecnología con la que el jeremías no ha vivido en su infancia… lo comentaba a propósito de las quejas de los decimonónicos contra las modernidades intolerables como el tren que estaban acabando con el paisaje, ese encantador paisaje de campos cultivados, canales y puentecillos de madera… que a Lao-Tze, dos milenios atrás, le parecían el colmo del exceso tecnológico que estaba acabando con la belleza y la tranquilidad a base de velocidad y utilitarismo. Y para nosotros, el tren es ya parte romántica del paisaje…

  • #011
    kiki - 27 agosto 2007 - 21:30

    #6 jincho, Me ha encantado lo de “be my water my friend”, lo que está claro es que hay que dedicarse a otra cosa, por ejemplo aprender a poner azulejos, enchufes, pladur, hacerse cocinero, etc y dejarse de tecnología ya que desgraciadamente no se valora ni en la empresa ni en la vida corriente y moliente.

  • #012
    jftamames - 28 agosto 2007 - 12:08

    Aloe
    La cuestión es anterior y fuera de toda esta parafernalia de lo inevitable: la creatividad y el desarrollo de la Humanidad ha creado Internet y no al reves. Antes de Internet y a pesar de Internet, hemos creado y seguimos creando. A pesar de Internet, los no conectados siguen creando maravillas. Por ahora la creatividad no esta en juego sino la posibilidad de que sea más granular, más dispersa, que sea el horizonte de más personas.

  • #013
    Aloe - 28 agosto 2007 - 20:27

    12#: De acuerdo, siempre que añadamos que se crea sin Internet, a pesar de Internet, y gracias a Internet . Las tres cosas.
    Pienso que Internet aumenta precisamente la granularidad, la dispersión y las posibilidades de un mayor número de personas, en cuanto a creatividad.
    De hecho, hoy por hoy, parece ser uno de sus más evidentes efectos provisionales. El tiempo dirá cuales son los efectos “definitivos”, y puesto que muchas cosas están siempre cambiando a la vez, el panorama en veinte años mas será distinto al de hoy, y de forma no predecible hoy más que parcialmente.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados