Desde CES 2007


Después de todo el día sin poder escribir debido a las veleidades de un Blogger que se ha empeñado en ponerme de patitas en la calle tras tantos años de buenas relaciones y fiel servicio, vamos con la crónica de mi primer y único día en CES 2007 (salgo de aquí mañana a las siete de la mañana)…

Enorme. La palabra es enorme. La impresión que da es que CES ocupa toda la ciudad. Está distribuido entre el Centro de Convenciones y tres hoteles, con lo cual la sensación es que toda la ciudad está llena de gente con la identificación puesta. Las comunicaciones entre los cuatro sitios son complejas, con enormes colas para coger taxis y lanzaderas, con lo cual yo he llegado a irme andando de un sitio a otro – me encanta andar y era mi primera vez aquí, con lo cual me ha dado una cierta oportunidad de ver la ciudad.

Sobre la exposición, veo una tendencia claramente sobre todas las demás: la durísima lucha que se nos avecina por la sala de estar. Todas las marcas importantes están ocupadas llevando el PC a la televisión y la televisión al PC y a otros dispositivos. Destaca SlingMedia, una compañía de la que oiremos hablar muchísimo, auténtica vedette de la exposición, con un stand al que no te puedes ni acercar de la cantidad de gente que hay, pero hay todo tipo de media centers y máquinas orientadas a ser el centro del salón, como la que ha presentado Dell (la que mejor he visto, dado que Dell me ha traído aquí y por tanto los tengo más cerca), una máquina impresionante con sintonizador HD incluído, con capacidad de ver todo tipo de canales, grabarlos, actuar prácticamente con funciones de TiVO, etc.

También me ha llamado especialmente la atención la presencia brutal de fabricantes asiáticos, hasta el punto de tener zonas enteras en todos los pabellones dedicadas a sus productos. Especialmente notable la presencia china, una especie de «marea roja» con sus pabellones identificados por este color.

La keynote de Michael Dell ha sido auténtico show business: con momentos divertidos, como la entrada del Dr. Evil de Austin Powers, y variedad de invitados: Paul DiMeo (de la serie Extreme Makeover Home Edition), Rob Pardo (VP de Blizzard, los creadores de World of Warcraft, que presentó muchísimas novedades, nuevos escenarios, dos razas nuevas, etc.), Nelson Gonzalez (CEO de Alienware, adquirida por Dell el pasado año y que sigue operando, como se anunció en su momento, con plena autonomía), o Naomi Halas (Profesora de Rice University, que presentó un impresionante avance en la lucha contra el cáncer basada en la absorción selectiva de ondas electromagnéticas, no invasivo y que carecería prácticamente de efectos secundarios), y productos que iban apareciendo mediante un módulo central giratorio del escenario. Como temas que me hayan llamado especialmente la atención:

  • Dell DataSafe, que fue presentado cuando el Dr. Evil hizo su aparición, una forma de migrar los datos de un PC a otro: un programa que permite guardar toda tu información temporalmente en los servidores de Dell, y pasarla al nuevo ordenador que compras, que te llegaría con esa información directamente configurada. Desarrollada pensando en la migración a Vista, es una iniciativa que tendrá sus ciertos problemas por temas de privacidad y seguridad, pero que pretende hacer mucho más sencilla la transición para el usuario.
  • La fuerte implicación con Vista está presente en todas las iniciativas de Dell, algo que me preocupa por lo que tiene de, como dicen los estrategas, «poner todos los huevos en la misma cesta». Las iniciativas de home entertainment están todas ellas desarrolladas con Vista y su DRM como elemento central, así como las de gaming. No cabe duda que con Dell y sus casi diez millones de ordenadores vendidos por trimestre, Microsoft se ha buscado el mejor aliado posible.
  • Un nuevo método de enfriamiento para procesadores, el Ceramic Cooling, integrado en la nueva gama de XPS, que posibilita forzar más el overclocking y un funcionamiento más silencioso.
  • El énfasis en el desarrollo de un monitor… sí, un monitor es un monitor… este debe ser una pasada para dedicarle el tiempo que le ha dedicado en medio de una keynote como ésta, es claro que la empresa está haciendo un fuerte énfasis en ese mercado.
  • La parte medioambiental, que detallaré más porque asistí posteriormente a una rueda de prensa en la que estuvimos sólo unas quince personas con Michael Dell para verla con más cuidado, y que presentó citando a la rana Kermit, gran filósofo, con su frase «It’s not easy being green» :-) y justo después de la irrupción del Dr. Evil, que dijo aquello de «If we destroy the planet, what will be left for me to take over?»

Tras la keynote, verdaderamente buena, dediqué un buen rato a pasearme por la exposición. La verdad es que eso de pasearse por una exposición como ésta con un badge que dice Analyst es todo un punto: cada vez que te quedas mirando a algo, alguien aparece para contártelo y que juegues con él – si no te gusta que te agobien, ese identificador no es una gran idea.

De ahí, a las mesas redondas con Michael Dell. Estaba invitado a la de influencers, pero me apunté también a la medioambiental, en la que además de alternar y hacer preguntas rodeado de periodistas de grandes medios (la verdad es que tiene un punto curioso meter una pregunta entre un periodista de Forbes y otro de ComputerWorld, así como quien no quiere la cosa, cuando eres un blogger al que leen unas pocas personas en comparación con esos medios). Peor voy a cambiar de entrada, que esto me está quedando de un tocho que no hay quien se lo lea, y las mesas redondas tienen entidad propia para hablar sobre ellas separadamente. En cuanto las suba, vincularé las fotos que he ido haciendo.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados