Internet y los niños

La semana pasada fue un poco de locos, y entre otras cosas se me pasó comentar este fantástico post de Pepe Cervera en El Retiario sobre Internet y la educación de los niños, “La culpa es de los padres“. Me pareció soberbio, y es además un tema sobre el que suelo hablar y comentar un montón. A ello ayuda el combinar los temas sobre los que escribo con el hecho de que suelo ejercer mucho de “padre baboso” que presume de las habilidades de mi niña, que es, entre otras cosas, mi beta tester favorita (por cierto, acaba de volver a sorprenderme… en menos de tres minutos después de haber puesto el Nokia 7710 en sus manos, ya se había grabado un video a sí misma… vivir para ver).

El caso es que muchas personas suelen preguntarme dudas del tipo “¿qué software de control parental instalo para mis niños?”, y la columna de Pepe me recordó hace cierto tiempo, cuando un amigo me lo preguntó por e-mail y le respondí en versión “largo y tendido”. La cosa puede tener su polémica, de manera que me parece interesante sacarlo aquí. La pregunta era, básicamente, algo así:

Recientemente, mis primos pequeños se han hecho con sus propias direcciones de Hotmail para hablar por messenger e intercambiarse correos con sus compañeros de clase. Sus padres están encantados de que sus hijos se manejen con naturalidad en la red pero tambié están preocupados pues, si todos recibimos basura “sexualmente explícita” en nuestro buzón, sus hijos no van a ser menos. Como en teoría soy el geek de la familia, mis tíos me han preguntado por algún programa que filtre correos pornográficos o potencialmente peligrosos para unos niños, y que además restrinja el acceso a webs de contenidos similares. Como sé que tú también tienes al menos una hija “on-line” he pensado que ya tendrías solucionado este tema y que nos podrías aconsejar alguna aplicación.

Como veis, completamente relevante con respecto al artículo de Pepe. Mi contestación, levemente editada para hacerla anónima y darle un poco de contexto, fue la siguiente:

Te cuento, y me extiendo porque el tema me parece importante: es un tema en el que mantengo una visión tal vez un tanto “ácrata”, pero que me va muy bien. Yo creo simplemente que el mejor filtro de contenidos es… ninguno. Mi niña tiene diez años, y lleva navegando por Internet desde los seis. Al principio, la única medida de precaución fue no explicarle que existían los buscadores. Simplemente, Internet era para ella un conjunto de vínculos a páginas que su madre o yo encontrábamos y seleccionábamos para ella. Eso me sirvió para que se familiarizase con el navegador, el proceso de navegación y la filosofía de Internet. Posteriormente, cuando ella empezó a pedirme Google (porque lo oía en clase, me veía a mí, lo veía en las noticias, etc.), pasé a dejarle hacer búsquedas sólo si estábamos su madre o yo delante. Cuando se puso muy pesada con que lo quería utilizar ella solita, le dije que vale, pero que tuviera mucho cuidado… a esas alturas, la tarea de educar los criterios de la niña ya la considerábamos relativamente completa para su edad, sabíamos que si se encontraba según que cosas, simplemente cerraría la ventana o nos llamaría (ya tenía nueve años, y siempre hemos sido enormemente abiertos con ella). Única precaución, decirle a Google que utilizase su filtrado en modo estricto. No es gran cosa, es puramente contextual, pero algo es algo. Aún así, debo confesar para mi vergüenza y escarnio que pasé en torno a un mes monitorizando la history y la cache de su sesión por si acaso, y no encontré nada malo.

Otras cosas: mi hija tiene un blog desde hace tiempo, que mantiene ella solita. Sin embargo, como hay mucha gente mala por ahí afuera, he tomado algunas precauciones: una, aunque me harto de citar que lo tiene (me viene bien en “eso a lo que me dedico”), no doy la dirección más que a la familia y amigos directos. Dos, al inicio del código he puesto un robots.txt con un “disallow” para todos los motores. Y tres, configuro el sistema de comentarios para que cada comentario que le hagan genere un mensaje a mi dirección, lo cual, como yo paso muchas más horas online que ella, me permitiría “censurarlos” si lo estimase necesario (hasta ahora no lo ha sido).

En la cuenta de Hotmail, lo único que tienes que hacer es activar el filtro de protección máximo, que sólo permite que le envíen correo aquellos remitentes que estén en su libreta de direcciones. Y que cada vez que un niño le quiera enviar mail, que le diga primero su dirección y tus primos lo den de alta.

El que esto te sirva o no depende del esquema de educación que tus tíos estén empleando con sus hijos. Los niños a los que, por ejemplo, no se les ha explicado “de donde vienen los niños”, pero ya lo han oído en el colegio y lo miran el tema con cierta malicia, lo primero que harán será meterse en Google y buscar “teta” y “culo”. Es inevitable. No me ha pasado, pero incluso en ese caso creo que es mejor seguir manteniendo el carácter abierto. Poner u filtro sólo le añadirá el “atractivo de lo prohibido”, no sé si me explico. Por supuesto no quiero decir con esto que haya unos sistemas educativos mejores que otros, ni que el mío sea mejor que otros, porque depende de mil cosas y no siempre el mismo sistema aplicado a diferentes niños funciona igual, simplemente te cuento que en el caso de mi niña (por ahora) va de vicio…

Este es el criterio que mantengo habitualmente, el que suelo dar a quien me pregunta, y del que estoy francamente convencido. ¿Arriesgado? Puede ser. Pero pretende apostar por la creación de valores de forma inductiva y por el aprendizaje de un medio en el que, si les damos una visión de que “todo es de color de rosa”, en cuanto salgan a él y se lo fumen “sin filtro” les van a dar hasta en el carnet de identidad. Lo cual viene a ser, básicamente, la tesis de Pepe Cervera en su magistral artículo.

14 comentarios

  • #001
    IHQ - 14 marzo 2005 - 12:34

    He hecho algo que no hacía hace mucho tiempo: he cogidola URL y he mandado a todos mis amigos no tecno-adictos con hijos :-)

  • #002
    A.A. - 14 marzo 2005 - 13:15

    Estoy muy de acuerdo contigo, me parece el método educativo adecuado para las nuevas tecnologías y los nuevos internautas, especialmente si son niños.

    Eso sí, sin querer asustarte, te aviso que lo primero que yo hice fue averiguar cómo se borraba del historial (y caché) lo que yo visitaba antes de ocurrírseme mirar nada censurable…

    Eso sí, ya tenía 15 años.

  • #003
    kapite - 14 marzo 2005 - 13:27

    Interesante como siempre Enrique, a ver si soy capaz de tenerlo tan claro como tú. Tengo tres entre los 6 y los 2, y a la mayor ya la estoy iniciando.
    Yo también me saltaré mis costimbres y copiaré la URL a algunos amigos.

  • #004
    Pablo Rodríguez - 14 marzo 2005 - 14:42

    Yo antes que parental diría paterno o incluso paternal. La palabra existe en el DRAE, pero me parece que aquí parental en inglés no es lo mismo que parental en español. Aunque quizá sea mi modo de verlo.

  • #005
    Enrique Dans - 14 marzo 2005 - 14:52

    Efectivamente, A.A., yo también lo pensé, porque dado mi caracter “experimental” visito sitios de los más variados (y peligrosos) pelajes…

    Pero al tener dos sesiones, el tema es simplemente crearle/s a tu/s hijo/s una sesión personal… les encanta, porque la ponen a su gusto, y la history y el cache no se trasladan de una a otra…

  • #006
    Pablo Perez - 14 marzo 2005 - 16:32

    Gracias Enrique, una vez mas nos dejas el trabajo hecho a los que recibimos con asiduidad este tipo de preguntas. Y dado que coincido plenamente con tu mentalidad abierta, no necesito cambiar ni una coma de tu texto antes de recomendarlo.

  • #007
    Pablo Martínez-Almeida - 14 marzo 2005 - 17:21

    Me parece un tema complicado. Por una parte me gusta tu sistema pero por otra me parece muy arriesgado. Mi pregunta es, ¿funcionaría igual con niños que con niñas?

    Con respecto al comentario de A.A. me parece que no lo hemos entendido igual. He entendido que el problema está en que el niño aprende, rápidamente, a borrar su historial, sus direcciones visitadas, etc.

  • #008
    Ferran - 14 marzo 2005 - 17:45

    El filtro de terra es bastante bastante bueno. Un día lo activaron por error en la ADSL de la oficina, y… bueno, más de uno empezó a protestar (‘no se puede navegar bien’, decía el pillo). Pues eso, que lo estuve probando y es de lo mejorcito: sólo bloquea contenido realmente ‘peligroso’, y no bloquea páginas convencionales, por lo que la navegación se convierte en algo bastante agradable y seguro para los niños. Aunque los consejos que das (y el proceso paulatino de abrir la internet a tu hoja) son extraordinarios. Es complicado esto de ser padre con lo de internet. Es como dejar a tus hijos que paseen solos por la calle… hay que estar muy cerca de ellos porque lo más probable es que no pase nada, pero por si acaso.

  • #009
    tintachina - 14 marzo 2005 - 22:17

    Es curioso cómo ha cambiado la percepción sobre este tema. Hace un año salieron algunos datos y me acusaron de alarmista y reaccionaria cuando los comenté :S

    O, tal vez, simplemente, el perfil de los lectores de El Blog de Enrique Dans es distinto al de los de tinta :-)

  • #010
    Sergi - 22 marzo 2005 - 21:02

    Totalmente de acuerdo Enrique. Yo aún no tengo hijos, pero curiosamente oigo los comentarios alarmistas de mis padres, a los que conseguí introducir en Internet hace 1 año, y no dejan de estremecerse ante las noticias que destacan en la TV.

    El problema no es de los niños, sino de los padres y de la atención que estos les prestan. Antiguamente, cuando los padres no les hacían caso, los niños se pasaban el rato en la calle: unos jugaban y otros se juntaban con malas compañías y hacían de las suyas.

    En la era de Internet, pasa absolutamente lo mismo: unos se quedan en casa a chatear con amigos y navegar inocentemente, y otros…

    En fin, que los padres son los que tienen la última palabra en la educación de sus hijos.

    Por cierto, les he recomendado tu Post a mis padres.

  • #011
    Bernardo S. - 22 octubre 2008 - 22:39

    Lo de educar en valores, está realmente bien. Ese es el ideal de padres y educadores…. pero ¿es suficiente? Creo que no y hablo desde la experiencia personal y profesional. Ejerzo en un colegio privado-concertado donde la mayor parte de los padres se esfuerzan de verdad por educar a sus hijos y formarles con buenos cimientos. En casa, soy padre de 2 adolescentes y hago lo propio. Desde hace 2 años controlamos en casa y en el colegio con el “AMIGO” de Aconfi que es el único software de control parental que graba TODO y….. menos mal!!!!! Los contenidos son peligrosos, pero no somos conscientes de la cantidad de adultos degenerados que están al acecho de los niños y haciéndose pasar por chavales les piden fotos, conectar la webcam, etc. Estad atentos, es necesario. Saludos.

  • #012
    Bernardo S. - 22 octubre 2008 - 22:40

    Por si alguien tiene interés, la página es www.amigoweb.es

  • #013
    escarlet - 27 octubre 2008 - 23:10

    hola quisiera que ubiera un chat de niñas de 9 años a 10 años para que nos conoscamos mas y compartamos pero que ese chat sea diferente a los demas que no se puedan meter hombres desconosidos pero grande que sean puros niños de 9 a 10 años chao ojala que sea asi

  • #014
    camila - 27 octubre 2008 - 23:13

    hola quiesiera que ubiera un chat educado para niños chico de 7 a 10 años asi se meteria mas niños y sus padres lo dejarian meterse en el chat ojala que sea asi chao ojala que se cumpla eso adios

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados