El Blog de Enrique Dans

Google y la publicidad tradicional

Escrito a las 10:56 am
4

La publicación de los abrumadores resultados de Google y Yahoo!, obtenidos fundamentalmente gracias a la publicidad contextual, ha desencadenado un enorme flujo de atención en medios convencionales y analistas. Así, en un artículo del WSJ (suscripción) titulado “Google to change how it sells ads“, se comenta como Google, después de conseguir montar una formidable maquinaria bien engrasada para vender pequeños anuncios relacionados con el contenido de las búsquedas a millones de internautas, pretende lanzarse ahora a por el 98% restante del mercado publicitario.

Según interpreta el WSJ, se trata, en grandes líneas, de vender a grandes anunciantes esos espacios de los que Google “dispone” en páginas web a todo lo largo y ancho de Internet, dándoles para ello un mayor grado de control sobre dónde aparecen sus anuncios, el formato de los mismos – que comenzaría a alejarse de los tradicionales anuncios de texto y pasarían a admitir gráficos y animaciones -, y el precio que pagan por los mismos. Con este tipo de medidas, y suponiendo que fuesen capaces de encajarlas en herramientas tan eficientes como las que tienen ya desarrolladas, se pretendería ampliar el enfoque de la tradicional publicidad contextual para hacerla atractiva a los grandes anunciantes del mundo corporativo, el grueso de la publicidad en su conjunto, el mundo donde tradicionalmente se han pegado claramente periódicos, revistas, televisión, radio y demás familia.

Entre otros cambios, Google permitiría que los anunciantes insertasen publicidad en formatos más abiertos en aquellas páginas que lo así permitiesen, aceptando que los anunciantes decidiesen en qué páginas quieren aparecer, sin tener que escoger una keyword ligada al contenido de la página, como se ha hecho tradicionalmente en este modelo. Google pasaría, por tanto, a subastar el posicionamiento para sus anuncios basándose en cuanta gente ve el anuncio, es decir, coste por impresión, en lugar del anterior sistema de coste por click. Algo mucho más cercano a la publicidad tradicional, por supuesto, destinado a ofrecer espacio a anunciantes cuyos productos no necesariamente aparecen en búsquedas de internautas, pero sí quieren anunciarse en la Web. O a empresas que quieren controlar donde – o sobre todo, donde no – aparecen sus anuncios, sin dejar estas decisiones al libre albedrío de la “caja negra” de Adsense. El movimiento intentaría, además, convertir a Google en una empresa menos dependiente de un solo tipo de publicidad, más parecida a un Yahoo!, capaz de obtener rendimientos en varios frentes.

El movimiento anuncia, por tanto, un sesgo de Google hacia el marketing de la interrupción, la independencia del contexto. Algo curioso en una empresa que obtenía precisamente del vínculo producto-contexto una diferenciación interesante. Desde mi punto de vista, el movimiento viene a decir, en primer lugar, que Google es consciente de su “techo de cristal”, de la limitación que supone vender sólo publicidad contextual cuando hay empresas que, simplemente, no están en el contexto (siguiendo el ejemplo del WSJ: podemos desayunar cereales, pero no navegamos por Internet buscando información sobre cereales, ni entramos en sitios que tengan que ver con cereales). En segundo lugar, un juicio crítico: a mí el sistema me parece que puede funcionar, pocas cosas no le funcionarían a Google hoy en día, pero necesita de una segunda pata: los espacios con los que Google pretende comerciar no son suyos. Son de otros. Y la modificación de la ecuación, por tanto, no podrá limitarse a proporcionar flexibilidad a uno sólo de sus términos. De la misma manera que se permitirá a los anunciantes escoger donde sí y donde no, deberá permitirse a los sitios web escoger quienes sí y quienes no, algo que seguramente empezará a salir a colación en cuanto se empiece a popularizar el uso. Liberarse completamente del contexto puede resultar atractivo para algunos anunciantes “con poco contexto”, pero puede que no lo sea para quien ofrecía esos contenidos a una audiencia a la que habitualmente no castigaba con indiscriminados banners flasheantes, sino que les daba información no intrusiva sobre cuestiones habitualmente relacionadas con aquello que habían ido a leer.

En cualquier caso, todo esto es interpretación, todo se refiere a “por donde se cree que van a ir los tiros”. Esperemos a que llegue Google y anuncie como va a ser la cosa, esperemos “a que haya tiros”, para opinar de verdad.

UPDATE: El artículo del NYT va un poco en la misma línea de análisis. En ninguno de los dos casos, ni en el NYT ni en el WSJ, se mencionan las preferencias o necesidades de la otra parte del negocio, los propietarios del espacio, algo para mí clave. Ofrecer a los grandes anunciantes una forma de hacer publicidad en donde ellos quieren, con el formato que ellos quieren tiene muy poco de novedoso, es lo que se lleva haciendo toda la vida. Para hacer algo digno de quien es, Google debería ofrecer una herramienta que tenga en cuenta las posibles preferencias del otro lado, que podrán oscilar entre “me trae al fresco, dame dinero y anuncia a quien quieras” a “sólo quiero anunciantes de mi sector” o “no quiero el dinero de Fulanito”, con infinidad de grises intermedios.

UPDATE 2: Esta parece ser la explicación que Google da a los cambios introducidos en AdWords. Interpretación en un rato.

El precio de cerrar los ojos al progreso

Escrito a las 4:26 pm
3

Imagen Leo en IBLNews como Kodak sufre pérdidas trimestrales netas, debido a que el crecimiento en fotografía digital no es capaz de soportar la caída rapidísima de su negocio de películas fotográficas convencionales (más en Forbes o en C|NET). La película convencional empieza a ser un objeto de nicho, para un sector cada vez más pequeño de profesionales, y aplicaciones tales como las placas de radiografía en Medicina, un negocio cuyo crecimiento nunca ha sido para tener a contento a ningún accionista. La caída de la compañía más emblemática de la historia de la fotografía, inmersa en una dolorosísima transición hacia la tecnología digital, resulta especialmente paradigmática, todo un capítulo en un hipotético libro dedicado a como intentar evitar enfrentarse a las tecnologías disruptivas mediante la técnica del avestruz: enterrar la cabeza en la arena e intentar convencerse a uno mismo de que todo es un mal sueño y no nos puede estar ocurriendo a nosotros.

En efecto, Kodak es un ejemplo de cómo retrasar la reacción ante una tecnología disruptiva puede resultar enormemente costoso, y privar a la compañía que así lo hace de un tiempo de reacción que podría haber resultado valiosísimo de haberse utilizado correctamente. Kodak, en realidad, no apostó en serio por la fotografía digital hasta el pasado Enero, cuando se lanzó a un desesperado y claramente tardío plan de inversiones de tres mil millones de dólares. Los frutos son que a estas alturas ya ha despedido a más de once mil empleados, y ha visto degradada en repetidas ocasiones la calidad de su deuda por los analistas, algo que erosiona duramente la posible flexibilidad competitiva y capacidad de reacción de la compañía. Sin embargo, Kodak no es, ni con mucho, el peor de los casos relacionados con la irrupción de la fotografía digital como tecnología disruptiva: para caso verdaderamente sangrante, ¿qué tal Polaroid?

ImagenEn el caso de la empresa de Boston, la cosa fue todavía más dura. La miopía total y el no querer ver cómo la fotografía digital aniquilaba completamente sus posibilidades de ganar dinero con una propuesta de valor centrada en la fotografía instantánea sobre película llevaron a la compañía al Chapter 11 (bancarrota) en Octubre de 2001: las ventas empezaron a declinar en 1996, incapaces de competir con los laboratorios de revelado de película convencional en una hora y con la pujanza de unas al principio muy deficientes cámaras digitales. La compañía fue rescatada de la bancarrota por un fondo de inversión, pero resulta patético ver como hoy en día, casi diez años después, sólo ha irrumpido tímidamente en el negocio de la fotografía digital y continúa intentando vender cámaras de fotografía instantánea sobre película en su página web, sin querer enterarse de que los tiempos han cambiado. Hoy en día, lo primero que se hace nada más disparar una fotografía es ver cómo ha quedado. La fotografía digital, gracias a la imparable acción del progreso tecnológico, se acerca ya a resoluciones altísimas capaces de empezar a sustituir lentamente a la fotografía convencional sobre película incluso en los segmentos más elevados de usuarios.

El paralelismo con la industria de la música y el P2P como tecnología disruptiva creo que será mucho mejor y más elegante por mi parte dejarlo a la imaginación del lector. Una pena que la ministra esté demasiado ocupada como para leer insignificantes blogs, como para escuchar la voz de los ciudadanos. ¿Podría tal vez alguien de su entorno imprimir esto y asegurarse de que le llega?

Invasión floral

Escrito a las 4:08 pm
4

No, la súbita invasión floral del badge de Flickr situado a la derecha de esta página no tiene nada que ver con la llegada de la primavera, ni con algún tipo de súbita obsesión. Es simplemente que me han invitado a formar parte de un grupo de Flickr llamado Botany que claro, dados mis orígenes como biólogo, me ha tocado la fibra y me ha dado por recuperar y subir una serie de fotos que tenía hechas a plantas de todo tipo. Ninguna es especialmente reciente, la mayoría las hice probando la Nikon cerca de mi casa, o en Coruña, en casa de mis padres. Como el badge de Flickr no permite discriminar, y simplemente trae al blog todo lo que uno sube a su photostream, pues ahí quedan, en plan “pintoresca nota de color” :-)

El papel de red social de Flickr me tiene cada día más impresionado. Me parece interesantísimo el nivel de “pegajosidad”, de stickyness, que se puede conseguir con esta aplicación. Los Flickr Groups, por ejemplo, me parece que tienen talla de auténtico fenómeno sociológico. Voy viendo aparecer grupos, unos públicos, otros privados, a cada cual más original, que invitan a compartir fotos, momentos, recuerdos… a veces cosas que ya tenías en el disco duro, otras veces fotos que tomas especialmente, al recordar que te invitaron a ese grupo. No estoy siendo especialmente activo en esto de los grupos, pero veo claramente que es un “todavía”, que le voy cogiendo el gustillo a eso de pasar por algún sitio, ver la estatua de un tipo con el dedo índice levantado, y recordar que el otro día me llegó una invitación de mini-d para formar parte del grupo “it’s over there“. El día menos pensado me veréis debajo del dedo de la estatua del Marqués del Duero, en la Plaza del Doctor Marañón, por la que paso todos los días, cámara en ristre…

La operación Adobe-Macromedia, en román paladino

Escrito a las 3:59 pm
2

Vía Joi Ito, veo en Daring Fireball esta divertidísima y politicamente incorrecta “versión en román paladino” de la nota de prensa circulada por Adobe sobre la adquisición de Macromedia. Usando, como dice John Gruber, el diccionario de PR-speak (idioma de las relaciones públicas) a inglés. Divertida y con una mala leche impresionante.

En traducción completamente libre: Macromedia nos trae al fresco, únicamente hemos adquirido su mercado aprovechando que sus directivos tenían ganas de llenarse los bolsillos. Lo bueno además es que nuestros empleados saben que el formato pdf es ideal para enviar CVs. Ahora los clientes se beneficiarán de no tener ninguna alternativa para escoger, y nosotros de que ellos no la tengan. Y si creías que la última versión del PDF Reader (sí, esa que yo aún no me he instalado) tardaba mucho en arrancar, era muy lenta y ocupaba mucha memoria… prepárate, porque todavía no has visto nada…

Cita en Cinco Dias

Escrito a las 1:13 pm
3

Marimar Jiménez me cita en este artículo sobre las diferencias ente la telefonía fija y la móvil, la actual confusión en el panorama entre las diferentes tecnologías que permiten la comunicación de voz y datos, y la irrupción de la voz sobre IP como alternativa de comunicación. Concretamente, mi cita, hablando de la regulación de este tipo de servicios, viene a decir

“El usuario no necesita esa regulación, y de hecho, vive mejor en un entorno desregulado en el que se puede escoger cualquier proveedor, y éstos tienen que competir en función de su oferta”.

Concretamente, mis respuestas a las preguntas de Marimar fueron las que siguen:

1. ¿En tu opinión la voz IP es telefonía o no? ¿Por qué? ¿Y cómo afectar a su desarrollo una u otra opción? Las operadoras competidores de Telefónica parece ser que quieren que se regule como si fuera telefonía…

La cuestión terminológica de si es o no telefonía no me parece que tenga demasiada importancia. Es una forma eficiente de comunicarse. Pero las operadoras, acostumbradas a vivir de la regulación, quieren que todo sea regulado, que alguien les determine por ley la parcela que tienen derecho a explotar en propiedad. Pero la regulación en un mundo sin fronteras y en red es absurda. Si el lobby de operadoras se empeña en pasar regulación al respecto, es posible que lo consiga, porque ya tenemos ejemplos claros de lo que es capaz cuando se pone en ello, pero tendrá que cargar con el coste de estar oponiéndose al progreso. El usuario no necesita esa regulación, y de hecho, vive mejor en un entorno desregulado en el que se puede escoger cualquier proveedor y éstos tienen que competir en función de su oferta.

2. Manejas algún estudio sobre la telefonía IP en cuanto a crecimiento, ahorros que produce en el consumidor, ingresos que está quitando a los operadores tradicionales.

Lo comenté en Libertad Digital, no hace mucho. Lo que se estima es que las operadoras europeas podrían notar la llegada de Skype tanto como en un10% de facturación y entre el 22% y el 25% de beneficio. Se podrían hacer números muy interesantes simplemente tomando la factura de teléfono de una serie de personas representativas de diferentes estilos de vida, y analizando en base a un porcentaje de penetración de uso de Skype, por ejemplo.

3. Con la telefonía IP parece que los operadores “de toda la vida” tendrán que hacer frente a otros nuevos jugadores que hasta ahora estaban lejos de su negocio. No sólo me refiero a empresas como Skype, sino también la entrada en el negocio de las telecomunicaciones de Microsoft o Google, por ejemplo. ¿Qué reflexión puedes hacer al respecto? Y en qué medida crees que van a ser competencia en un futuro Telefónica o France Telecom de Microsoft, Google o AOL Time Warner, por citar tres ejemplos.

En mi opinión, lo que promueve esto es la separación entre las infraestructuras y los servicios. Vivíamos en un mundo en el que para que hubiese infraestructuras, debías otorgarle a alguien una serie de prebendas y exclusividad en su explotación posterior, y esto ya no es así. El modelo de Skype sería otra cosa si no se basase en una infraestructura preexistente. Pero si todos usamos la infraestructura sin pagar, ¿quien la mantiene, la rehabilita la moderniza o la extiende cuando es necesario? En realidad, estamos ante el dilema liberal clásico: ¿debemos definir la construcción y desarrollo de infraestructuras como una tarea del Estado, o debemos mantenerla en la iniciativa privada? Si desarrollamos la infraestructura de modo privado, las empresas deberán aprender a rentabilizarla posteriormente de alguna manera, no mediante el cierre o la utilización privativa de las mismas. El que actores como Google, Skype u otros puedan entrar en lo que era tradicionalmente el negocio de quien poseía la infraestructura es sumamente positivo para el progreso, la competencia y el usuario, pero la operadora tradicional lo único que ve es que ha pasado de un papel en el que lo controlaba todo, a uno en el que se limita a cobrar una cantidad mínima por el uso de la infraestructura, y lo que circula por dentro de ella ya no es de su incumbencia y lo cobra otro.

El chip prodigioso, en Expansión

Escrito a las 10:49 am
9

Ayer salió mi columna de Expansión, titulada “El chip prodigioso“, y mezclando varios de los temas de los que ya hemos hablado anteriormente aquí en la página (la verdad es que cada día me gusta más el “punto de maduración” que me da comentar determinados temas aquí antes de sacarlos a prensa… empieza a ser un interesante elemento en mi “proceso productivo”). El artículo incide en el lanzamiento de Rosedale por parte de Intel, intenta dar unas breves pinceladas sobre WiMAX para evitar malentendidos, y da algunas ideas sobre el panorama que queda una vez que Intel posibilita la creación de todo un “ecosistema” de dispositivos capaces de recibir WiMAX y que crece a mucha más velocidad de la que las operadoras consiguen para sus teléfonos UMTS. Cuando le comenté esto en público a un representante de una operadora en ForoMAR hace cierto tiempo, me miró casi despectivamente y me dijo que porqué me empeñaba en apostar por tecnologías no probadas y no desarrolladas cuando el móvil con UMTS era ideal para proporcionar conectividad y además ya lo llevaba todo el mundo en el bolsillo. Esto, ejem… creo que andaba un poquito desencaminado.

Aquí tenéis el texto del artículo:

El pasado lunes, un actor clave en el panorama tecnológico presentó su última criatura: un chip, de nombre interno Rosedale, capaz de recibir señales inalámbricas emitidas mediante el protocolo 802.16, más conocido como WiMAX. En pocas palabras, WiMAX viene a ser como un “WiFi con esteroides”: mientras WiFi, basado en la familia de protocolos 802.11, puede proporcionar señal a unos cientos de metros a la redonda y se usa para dar acceso inalámbrico a hogares, cafeterías, hoteles o empresas, una antena WiMAX situada en un lugar elevado ofrece conectividad de banda ancha a unos cincuenta kilómetros a la redonda. Pero WiMAX no es una tecnología destinada a sustituir a WiFi, sino a complementarla y potenciarla. Es la combinación de ambas tecnologías la que nos proporciona acceso a conectividad de banda ancha desde cualquier lugar, con el menor coste posible. Existen incluso prototipos para situar emisores WiMAX en los llamados “estratélites“, una especie de dirigibles o “zeppelines” situados en la estratosfera, a partir de 20 Km. de altura, muy por encima de las rutas de aviación comercial y de los avatares del tiempo. Un estratélite, en la práctica un globo del tamaño de un campo de fútbol que alimenta sus motores eléctricos con paneles solares situados en su parte superior, puede proporcionar acceso a todo un país, e “iluminar” miles de dispositivos y redes WiFi particulares y corporativas.

¿Qué importancia real tiene que Intel incorpore conectividad WiMAX a sus chips? Decididamente, mucha. Hace no demasiado tiempo, la apuesta de esta misma empresa por la tecnología WiFi a través del lanzamiento de Centrino puso en manos del público una infinidad de dispositivos capaces de acceder a Internet a través de redes inalámbricas. En España, sólo el año pasado, se vendieron cerca de un millón de portátiles, la mayoría basados en arquitecturas de Intel y dotados de conectividad WiFi. Más de un millón de dispositivos con una tecnología determinada resultan una fuerza de mercado imposible de obviar, y la venta de estos dispositivos crece cada año con porcentajes saneados. De la noche a la mañana, la posibilidad de proporcionar conectividad inalámbrica a una ciudad mediante un desarrollo basado en WiMAX pasa a ser una alternativa más que razonable, propulsada por una base amplia y creciente de usuarios, y con la apuesta decidida de empresas líderes del sector. En el desarrollo de WiMAX, de hecho, hay muchas esperanzas y sustanciosas inversiones, que han permitido avances como la conectividad sin necesidad de línea de visión o a través de estructuras arquitectónicas, o el desplazamiento entre redes sin pérdida de señal. Avances, además, realizados bajo el control de un organismo, el WiMAX Forum, que asegura la compatibilidad entre desarrollos y certifica los equipos que cada fabricante lanza al mercado. De hecho, la primera empresa autorizada por el WiMAX Forum para certificar equipos es CETECOM, una empresa española situada en Granada.

Algunas empresas no se limitan a desarrollar tecnología, sino que crean auténticos ecosistemas en los que otras empresas pueden desenvolverse. WiMAX es, hoy en día, la forma más sencilla y económica de proporcionar conectividad a una ciudad o país: se estima que para los Estados Unidos, la inversión necesaria estaría en torno a los 3.000 millones de dólares incluyendo equipos, torres, suelo, mano de obra y costes de instalación; un coste sensiblemente inferior al que supondrían otro tipo de desarrollos.

Con su apuesta, Intel da un espaldarazo a WiMAX y lo convierte en una tecnología que todos sabemos que tendremos en breve en nuestros hogares, empresas y bolsillos. Una nueva etapa. Simplemente, un chip prodigioso.

Tarjetas de embarque

Escrito a las 6:55 pm
6

Check-in en el hotelSeguro que la maquinita de la foto no es ninguna desconocida. Es la ya clásica maquinita expendedora de tarjetas de embarque, la que tantas y tantas colas nos evita cuando llegamos al aeropuerto y queremos hacer el check-in. Si no facturas equipaje, resulta la mar de conveniente utilizarla en lugar del mostrador, entre otras cosas porque te dan puntitos extra, puedes escoger el sitio para sentarte accediendo a casi la misma base de datos que acceden desde el mostrador (el “casi” se refiere a que no he conseguido que me dé acceso a los sitios de salida de emergencia, que son los que suelo pedir si voy en turista por eso de acomodar de alguna manera ciento noventa y tres centímetros), etc. De hecho, alguna vez he visto como el personal de tierra, en momentos de mucha demanda, se paseaban por la fila buscando viajeros que no llevasen equipaje, se los llevaba a la maquinita, y les enseñaba a utilizarla.

Pues bien, esta es una maquinita expendedora de tarjetas de embarque de Lufthansa. Pero con una pequeña diferencia: está fuera de su “ecosistema natural”, el aeropuerto. Me la he encontrado en el hall del Hilton de Frankfurt, y me ha parecido una idea brillantísima. Según sales del hotel para ir al aeropuerto, te sacas tu tarjetita y te vas directamente a la puerta de embarque. Comodísimo. No las había visto fuera de un aeropuerto hasta ahora, pero estoy seguro de que dentro de poco las veremos en mucho más sitios.

Música gratis en Amazon

Escrito a las 11:00 am
6

Interesante experiencia pasarse por Amazon para echar un vistazo y bajarte música del catálogo que han montado con lo que tenían específicamente libre de derechos (vía Boing Boing). Hay de todo un poco, desde alguna pieza de música clásica, hasta Motorhead, pasando por Moby, The Strokes, Alison Krauss, Depeche Mode, Offspring, Bob Marley, Tom Waits, Brian Eno y un montón de artistas más. Actualizan el catálogo cada seis horas. Me puedo imaginar a un montón de artistas queriendo que su música esté disponible ahí para que los millones de usuarios de Amazon (hay que identificarse) se la puedan bajar, escucharla, y recibir recomendaciones que van desde el propio disco completo al que pertenece lo que te has bajado, hasta cualquier otra cosa que el refinado sistema de filtrado colaborativo de Amazon crea conveniente… Por cierto, veo en el comentario de Joi Ito que la página enlazada es sólo el top 200 de descargas, en realidad hay muchísima más música descargable en esta otra página.

En línea con este tema, no hace demasiado que se comentó como el anterior Chief Scientist de Amazon, Andreas Weigend, había fichado por Musicstrands como Chief Strategist. Interesante movimiento, ¿no? Pronto, contaré más.

FULL DISCLOSURE: SÍ, conozco a la gente de Musicstrands, y SÍ, tengo información privilegiada :-) Eso sí, no me pagan ni me han pagado nada, sin contar las cañas que me haya podido tomar alguna vez con algún/algunos miembros del equipo y que dudo seriamente que hayan pasado a la contabilidad corporativa…

El blog salmón

Escrito a las 6:02 pm
6

Imagen Enhorabuena a la gente de Weblogs, S.L., que no paran ni un minuto… La última “criatura” en esa contínua búsqueda y selección de temas y personas que vienen llevando a cabo es este blog salmón, en el que escribe gente tan buena como el Consultor Anónimo, Esteban “Algo que hacer“, Pablo Mancini y Raúl Ordóñez. Por su tipología, la información económica puede responder maravillosamente bien al esquema de “enredadera” que preconizan Julio y su gente: si son capaces de mantener un nivel equilibrado de profundidad de análisis, la cosa podría salir muy interesante. Puede ser curioso ver entrevistas y declaraciones interesantes de personas interesantes hechas en exclusiva para un blog en lugar de para un medio convencional.

La verdad, le veo al tema buenas posibilidades. Por ahora, bienvenidos, y directitos a mi Bloglines.

Mejorando Google

Escrito a las 7:50 am
6

Es una de las cosas que más me gustaba de A9 y que más echaba de menos en Google: la posibilidad de guardar mis búsquedas anteriores y poder volver a ellas cuando quiero (Dirson, IBLNews). Tengo un número elevado de búsquedas repetitivas, que se corresponden con temas que suelo monitorizar porque me interesan. Ahora, Google me permite guardar esas búsquedas, y combinarlo con Google Alerts, que te envía un mensaje cuando aparecen resultados nuevos. Una pena que no genere RSS, porque los e-mails automáticos aumentan la tendencia a la entropía absoluta de mi bandeja de entrada, pero dado que Google empieza a coquetear con el RSS, será cuestión de tiempo.

También me resulta interesante Google Accounts, un obvio intento de que el usuario se empiece a beneficiar de algo que a Google le daba mucho miedo transmitir: la cantidad de información que obtiene de un usuario a través de toda su oferta de servicios. Tanto Yahoo! como A9, AskJeeves o hasta Microsoft estaban avanzando más en ese sentido que Google, algo que empezaba a parecer fruto de algún tipo de obsesión con lo malvado (si muestro a los usuarios lo que puedo llegar a saber de ellos, pensarán que soy evil).

Me gusta ver novedades en Casa Google. La contribución de Google a Internet en su conjunto es enorme y notable, pero llevaban una temporada en la que otros se movían mucho más que ellos. Y en este mercado, si dejas de mover los pies, cuando intentas volver a ponerlos en el suelo es posible hasta que el suelo ya no esté debajo…

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens