El Blog de Enrique Dans

La neutralidad… del dinero

Escrito a las 12:28 pm
38

Es sin duda una de las discusiones más relevantes del momento a la que podríamos dar el nombre de “neutralidad del dinero”: hasta qué punto es lícito que una serie de compañías que utilizamos de manera generalizada para hacer nuestros pagos no solo en la red, sino también fuera de ella, puedan decidir, en función de los criterios de un gobierno determinado, no procesar pagos en favor de una empresa determinada. Una empresa contra la que además, en el caso de Wikileaks que ejemplifica esta cuestión, no existía ninguna acusación o condena formulada.

Pues a pesar de la evidente relevancia de la discusión, la Comisión Europea ha rechazado discutir la queja presentada por Wikileaks con respecto a la posible infracción de legislación antimonopolio y vulneración de la libre competencia que supuso el bloqueo bancario extrajudicial impuesto por Visa, Mastercard, PayPal y otras a esta organización, y que conllevó la paralización de fondos por un importe superior a los cincuenta millones de dólares. Realmente, el papel de Wikileaks está resultando importantísimo no solo por su contribución a la transparencia, sino por estar poniendo a prueba la validez de todo un sistema. Como bien dice Julian Assange en la introducción de su próximo libro, “ninguna descripción del mundo resiste el primer contacto con el enemigo… y ellos ya han visto al enemigo”.

Que un gobierno, en virtud de sus intereses, pueda bloquear la actividad de una compañía no radicada en su jurisdicción recurriendo a la asfixia económica es algo que evoca claramente cuestiones como la justicia universal o el policía del mundo. Resulta absolutamente fundamental que este tipo de acciones sean reguladas para poner freno a actuaciones como esta. El estrangulamiento de las donaciones a Wikileaks puede ser importante en sí mismo por lo que significa de freno a un proyecto cuyas actividades son consideradas por muchos como una importantísima contribución a la transparencia, pero lo es más si consideramos lo que supone, de cara al futuro, que la amplia mayoría de los medios de pago estén bajo el control de empresas que pueden responder así ante las presiones de un solo gobierno.

La prueba es clara: para Wikileaks ha resultado prácticamente imposible financiarse una vez que el bloqueo, llevado a cabo al margen de toda ley, se hizo efectivo. Actualmente existen formas de hacerlo, pero fue preciso dar muchas vueltas y buscar muchos subterfugios para hacer dichas donaciones posibles. Mientras no se obligue a aquellas empresas aceptadas como medios de pago a procesar todos aquellos flujos económicos que no respondan a actividades perseguidas judicialmente, la situación será susceptible de ser utilizada para cualquier fin que al gobierno de los Estados Unidos le interese, con todo lo que ello conlleva en términos de transnacionalidad de la justicia o de amenazas a la libre competencia. En el mundo, aparentemente, hay que aceptar una premisa a todas luces inaceptable: que solo se puede competir y llevar a cabo actividades económicas si el gobierno de los Estados Unidos está de acuerdo con ello.

Una situación que coloca a empresas como Visa, Mastercard o PayPal en la posición de ser los supuestos “guardianes morales” de nuestras transacciones; “a este le puedes dar dinero, a este no”, pero en funcion no de nuestras hipotéticas convicciones morales, sino únicamente de las que ellos decidan abrazar en cada momento.La doble moral es evidente: puedes utilizar tu tarjeta de crédito para financiar a sectas, a grupos que fomentan el odio interracial, a cualquier actividad de explotación de las personas como la prostitución, a lo que buenamente quieras… pero no a Wikileaks. Y además, el que no puedas hacerlo no proviene de un fallo judicial, sino simplemente de “presiones”. Presiones que pueden, de un día para otro y como pudimos ver en el caso Wikileaks, dejarte sin presencia en la red y sin acceso a fuentes de financiación.

Prescindir de los servicios de este tipo de empresas en la sociedad actual resulta prácticamente imposible. Yo di de baja, no sin dificultades, mi cuenta de PayPal tras comprobar que no podía utilizarla para hacer donaciones a Wikileaks, y no tener una cuenta de PayPal ya supone, de por sí, una incomodidad en muchos casos. Incomodidad que, a pesar de todo, estoy dispuesto a aceptar. Pero imaginarnos en un mundo prácticamente retrotraído a transacciones en metálico para evitar el uso de tarjetas de crédito resulta, como tal, mucho más complejo. Y eso es, precisamente, lo que debemos plantearnos como sociedad: que una parte fundamental de los instrumentos de pago necesarios para el desarrollo de la actividad económica habitual están, por el hecho de depender de empresas radicadas en los Estados Unidos, sometidas a posibles situaciones de desequilibrio en virtud de criterios arbitrarios. El desarrollo de un marco legislativo que obligue a estas compañías a operar en otros países con arreglo a la legislación de los mismos y no a este tipo de criterios resulta, sin duda, cada día más necesario.

3 trackbacks

[…] La neutralidad… del dinero Escrito a las 12:28 pm 18 […]

[…] es lo que esta ocurriendo? Me remito, por ejemplo, a artículos como el de Enrique Dans, La neutralidad…del dinero, y la reflexión con la que arranca el mismo: …hasta qué punto es lícito […]

[…] las entidades emisoras de medios de pago pudiesen convertirse por cualquier razón arbitraria en guardianes morales de nuestro dinero, y decidir a qué entidades podíamos y a qué no podíamos donar, a pesar de estar éstas dentro […]

35 comentarios

001
Miquel Collado
28.11.2012 a las 12:47 Permalink

Por eso es muy importante que otras monedas como los Bitcoins acaben siendo usadas. Una moneda virtual con pagos instantáneos a cualquier parte del mundo y sin ningún control. Los que no lo conozcan les recomiendo que lean la entrada de la Wikipedia.

002
guyamo
28.11.2012 a las 12:50 Permalink

Necesitamos un OpenPayPal. Un medio de pago abierto, distribuido, ajeno a gobiernos o divisas. Una moneda electrónica universal. Hay algo así? Podría haberlo?

003
Vicens jordana
28.11.2012 a las 13:53 Permalink

El problema no es de pagos, el problema es de indefensión en la red. Las empresas actúan con arbitrariedad dando y quitando el servicio cuandl quieren, muy amenudo sin ni siquiera justificarse, desde PayPal hasta YouTubep pasando por facebook, megaupload, servidores, dominios, etc. Es imposible desaroyar una actividad sería con esta indefensión
Perdón por las faltas no sé porqué desde mi móvil no puedo corregir este comentario, no me deja volver hacia atrás

004
Antonio Garcia Saenz
28.11.2012 a las 14:44 Permalink

50 millones de dolares retenidos? … esta informacion paraliza lo de que todos que digan “yo tambien soy Assange, otro, yo tambien soy Assange” … ya les gustaria a todos ser un Assange que escapa de los barrotes y rescata su money en plan Montecristo … se acabo el plan del falso Espartaco … en fin toda estos trucos de calimidades y tretas ya las describio la Historia que es tan vieja y se repite … y el sinvergüenza se perpetua generacion tras generacion, pero ya lo atrapan que para eso estamos en el XXI

005
Paranoix
28.11.2012 a las 14:53 Permalink

Puedes testear bitcoins en el cliente web
https://coinbase.com/

006
Rodolfo
28.11.2012 a las 15:54 Permalink

Ya existe la moneda que necesitamos, Bitcoin es la respuesta. No esta sometida a ningún control estatal o empresarial.

007
Benjamin Frugoni
28.11.2012 a las 17:12 Permalink

Es increíble lo atados que estamos al sistema, no nos damos ni cuenta del tamaño de la telaraña.

008
Aloe
28.11.2012 a las 18:05 Permalink

Esta es una demostración más de hasta qué punto no se pueden dar por sentados los derechos o los conceptos supuestamente fundamentales o aceptados sin discusion.
Nos creemos que el derecho de propiedad y el derecho de efectuar transacciones con nuestra propiedad no son discutidos por ningún poder, y menos que por nadie por aquellos que se ven más beneficiados por ellos (porque tienen mucha más propiedad que la mayoría, porque viven de las transacciones). Que son sagrados, vamos.

Pues no hay que creerse tal cosa. La propiedad y el derecho a comerciar son sagrados mientras no le toquen las narices a alguien que quiera limitártelos. En cuanto eso suceda, la buena fe y la confiabilidad de las instituciones serán puestas inmediatamente a prueba, con pobres resultados salvo que haya una fuerte presión ciudadana.
Si no es así, que la suerte te libre de caerle mal a Paypal o de ser el dueño de una casita en una zona donde hay potencialmente fuertes plusvalías especulativas que ganar: verás entonces que tu derecho de propiedad vale solo un poco más que en la vieja Turquía del Gran Sultán o en Cuba.

009
AAlbertoAA
28.11.2012 a las 21:54 Permalink

Pues esto, querido Enrique, es un boicot que hacen Visa, Mastercard y Paypal libremente, o no, tal vez presionados a Wikilikeas.

En definitiva, exactamente lo mismo que defendías y alentabas 3 posts más atrás contra las marcas que se anunciaban en Telecino. Un boicot. Pero como éste no te gusta, es malo, y como el otro sí, era bueno.

Incoherencia una vez más.

A mí no me gusta ninguno de los dos.

010
CGdP Vlazeck
28.11.2012 a las 22:03 Permalink

“Pero imaginarnos en un mundo prácticamente retrotraído a transacciones en metálico para evitar el uso de tarjetas de crédito resulta, como tal, mucho más complejo.”

Eso será si no llega el día (camino vamos: en España ya sucede http://j.mp/ProhibidoEfectivo en operaciones que superen los 2.500 Eur) en que los gomierdos prohiben el efectivo.

011
David F.
29.11.2012 a las 00:18 Permalink

El valor del dinero es el valor de la confianza en que podrás cambiarlo por cosas que necesitas: cómo crear una moneda social.

012
mig29
29.11.2012 a las 01:22 Permalink

Pues no, @Alberto, no es lo mismo.

Cualquier actividad transnacional online, con actividad económica (y las donaciones lo son), requiere de unos medios de pago al uso; impedir su uso es asfixiar económicamente la actividad. Boicotear a los anunciantes de un programa no asfixia al programa, ya que la última palabra la tendrían los anunciantes. Podría establecerse un cierto paralelismo si TODAS las empresas (imagino que a través de las agencias publicitarias) plantearan un boicot respecto a anunciarse durante el programa en cuestión. O un paralelismo mucho mayor si el promotor del boicot FORZARA (de alguna manera) a los bancos a bloquear las cuentas de TeleTruño, asfixiando económicamente a la cadena.

Pero la diferencia mayor radica en el origen de las acciones. Los consumidores tienen todo el derecho, como tales, a establecer sus elecciones de consumo según consideren oportuno. Y a tratar de convencer a otros al respecto. De hecho, los anunciantes ya se valen de esa estrategia en sentido contrario, el “boca a boca” de toda la vida. Pero un Gobierno no es lo mismo que un consumidor, no puede forzar a nadie a adecuarse a sus intereses, siempre que cumpla la legalidad. Y mucho menos si hablamos de empresas que forman un oligopolio en una posición de poder, de manera que sus servicios se tornan imprescindibles (y ése es otro tema de debate, también muy interesante).

Por supuesto, como se ha comentado ya, la solución pasa por la moneda virtual descentralizada, como BitCoin.

013
InforTechBlog
29.11.2012 a las 08:20 Permalink

Está claro que no hay cosa que controlar que se le escape a los gobiernos hoy en día… si ya visto lo de Megaupload, que el FBI la intervino sin explicación alguna, me imagino de todo.

014
AAlbertoAA
29.11.2012 a las 08:37 Permalink

Hola @Mig29.

Muchas gracias por tu respuesta. Me parece que está muy bien argumentada.

No voy a entrar en el origen de las acciones. Un boicot es un boicot independientemente del origen que lo motive.

Y quiero dejar meridianamente claro que no voy a poner en duda el derecho de los consumidores, que lo tienen, a hacer lo que les venga en gana. Faltaría más.

También considero y, estoy de acuerdo contigo en que ningún gobierno puede o debería forzar a las empresas a que hagan lo que más se ajuste a los intereses de ese gobierno en particular.

Ahora bien. Le podemos dar la vuelta a la tortilla y, dado que esta acción no tiene ningún fundamento jurídico y no habría ningún “delito” por parte de esas “pasarelas de pago” en caso de incumplir la “recomendación” emitida por ese gobierno. Si así fuera, podríamos pensar también, por qué no, que tal gobierno pide / solicita / recomienda tal acción y estas empresas la secundan libremente.

Boicot alentado por un gobierno.

Para que quede más clara aún mi postura, estoy radicalmente en contra de que cualquier tipo de gobierno lleve a cabo acciones como las que se describen en este post.

Dices que boicotear a los anunciantes de un programa no asfixia al programa, ya que la última palabra la tienen los anunciantes. Permíteme no estar del todo de acuerdo con esta afirmación. “La Noria” fue eliminada de la parrilla precisamente por un “conato” de boicot a todos los anunciantes tras la brutal metedura de gamba ética de Telencinco de entrevistar a la madre de un asesino.

Toda mi argumentación viene a colación del boicot a los anunciantes por el tema de tanta repercusión que hemos visto estos últimos días.

Mi idea es que el que la hace la paga, y si nos jode la actitud o falta de ética de Telecinco, a quien hay que hacerle pagar es precisamente a Telecinco. No está el entorno económico actual como para hacer boicots a empresas que únicamente utilizan a Telecinco como medio en el cual anunciar sus productos con el único fin de incrementar las ventas.

Más que nada porque se pueden dar dos casos:

1. Retiran la publicidad. Lo cual, de manera directa o indirecta repercute en las ventas / ingresos.
2. Sufren un boicot. Lo cual, de manera directa repercute en sus ventas / ingresos.

Y como ahora, basta con una previsión de pérdidas para poner en marcha un ERE, resulta que por querer joder a Telecinco, el daño colateral es altísimo.

¿La otra opción? Alentar a dejar de ver esa cadena en cuestión. Ya sé que es más trabajoso. Lo sé. ¿Resultados de ese “boca-oreja”? Telecinco se ve obligada, por narices, ante la bajada de audiencia, a reducir sus tarifas publicitarias. Menos ingresos para pagar a madres de asesinos. ¿Daños colaterales? Ni uno. Paga el que la hace.

Un saludo y un placer cambiar opiniones contigo.

015
Antonio Castro
29.11.2012 a las 09:00 Permalink

Ignoro si los políticos son ahora peor que antaño, pero sin duda, nos llega mucha más basura política que hace unas décadas. Ahora somos más conscientes de las miserias de nuestro sistema politico pretendidamente democrático, y nos hemos dado cuenta de que un sistema basado en elecciones cada cuatro años, solo sirve de coartada a los políticos para hacer con su cargo lo que les de la gana y preparar sus trucos para intentar conservar el poder.

El objetivo en democracia debería ser el de garantizar la elección de gobernantes que velen por el interés general, y estamos asistiendo a lo contrario, asistimos al aumento del diferencial de riqueza. Estamos viviendo bajo la dictadura de el dinero.

Los países compiten en un mercado global para mantenerse en el ranking de los más ricos, poderosos, y libres. Ser un país pobre es ser un país esclavo, así que todos van aumentado la competitividad de sus economías. Conducen así a la esclavitud a toda la ciudadanía por ese camino donde los que consiguen esos objetivos de dinero y poder, son unos pocos.

El dinero no es neutral. El dinero lo corrompe todo, pero hoy en día lo hace más que nunca.

016
Pit
29.11.2012 a las 10:07 Permalink

Yo quiero resaltar el difícil equilibrio que resulta del ejercicio de defender la acción de los gobiernos para regular los pagos en la red y dos días antes abominar de la acción de esos mismos gobiernos para regular la red en si misma.

No digo que sea del todo contradictorio, pero hace falta un corpus teórico más sólido que no obligue a ir buscando argumentos forzados. Y también de ahí la importancia de mantener el rigor en los argumentos, sin exagerar hechos o emplear medias verdades porque en una ocasión os ayudan a reforzar nuestro argumento.

En realidad, yo sí creo que los gobiernos deben regular Internet, sólo que deben hacerlo en el sentido adecuado (en mi opinión): promulgando la neutralidad en la red y obligando a los medios de pago en ella a un total agnosticismo sólo superable bajo control judicial. Por eso la reunion del ITU no es mala en si misma, al contrario. Lo que pasa es que no van por el camino adecuado. En ese sentido la voz que deben oír por nuestra parte no es: “No hagan nada” sino “hagan lo necesario para defender el interés general”

Por cierto, más arriba Antonio dice que el dinero lo corrompe todo. Y yo añado que el dinero no es riqueza, sólo es deuda. Si aplicamos la propiedad transitiva ….

017
EMA
29.11.2012 a las 10:29 Permalink

Es fundamental que el equilibrio de poderes, y no hablo sólo de los 3 “legales” sino del 4º que son los ciudadanos (olvidémosnos eso de los medios de comunicación, q sólo se mueven por dinero).
Me refiero al control ciudadano entre elecciones, porque en éstas se vota libremente. Me refiero al control del día a día, de las decisiones que se toman desde el poder y en las que los ciudadanos ni se nos escucha y se nos quiere escuchar.
Y ahí Wikileaks tiene un papel fundamental.
Veo en tu link Enrique que se puede donar. Tenemos que hacerlo.
Ahí que luchar en todos los frentes posibles para limitar el poder inmenso que tienen muchos de nuestros gobiernos, en especial cuando lo usan en contra de sus electores para perpetuarse en el poder y pisotear derechos.

018
Clavijero
29.11.2012 a las 11:43 Permalink

Me parece interesante difundir este tipo de informaciones. Los usuarios de estas tarjetas también podemos actuar en consecuencia y hacerles nuestro pequeño boicot…

019
Alvaro03
29.11.2012 a las 12:51 Permalink

Pues a mi me parece muy bien, hay que respetar la libertad empresarial de esos intermediarios.

020
Aloe
29.11.2012 a las 23:20 Permalink

#16 No existe la contradiccion que señalas entre rechazar “regular internet” y este caso.
No la hay porque que la plataforma de pago esté en internet es irrelevante en cuanto a lo que se critica.
Lo que se critica es equivalente a que una sucursal bancaria en Bollullos de la Condesa, que casualmente es la única sucursal bancaria del pueblo, no te quiera abrir una cuenta porque tuviste un enfrentamiento con el primo del director de la sucursal. O que no acepte tramitarte una transferencia porque es la cuota anual a la asociación “Estafados por las preferentes” que considera su enemiga.
A los efectos que se denuncian, tanto da que las transferencias las llevasen en diligencia y en maravedíes. Es otra cosa.

021
Krigan
30.11.2012 a las 01:07 Permalink

AAlbertoAA:

Yo diría que no es lo mismo ni de guasa, sino más bien lo contrario. El consumidor tiene todo el derecho del mundo a no comprar, es su dinero. Paypal, Visa, y Mastercard, por el contrario, lo que hacen es impedir que los ciudadanos puedan usar su dinero como deseen.

Wikileaks es importante, pero hay aquí en juego algo todavía más importante: ¿quién tiene derecho a decidir lo que hacemos con nuestro dinero?

022
AAlbertoAA
30.11.2012 a las 02:38 Permalink

Krigan, no puedo estar de acuerdo contigo por lo siguiente.

Los consumidores tienen todo el derecho del mundo a hacer con su dinero lo que les venga en gana. Las empresas, formadas también por personas, tienen que tener también la libertad para ofrecer los servicios que les venga en gana.

Si hay libertad, la hay en los dos lados.

Nada te impide financiar Wikileaks. Te plantas en la embajada de Ecuador y le sueltas un talón a Assange y todo solucionado. Es tu dinero y haces con él lo que quieres.

De lo que no me puedes convencer es que el consumidor siempre es libre y sólo tiene derechos y libertades y las empresas están sujetas a hacer lo que haga más libre al consumidor sin tener poder de decisión sobre sus propios servicios.

La figura del boicot no sólo puede ser unidireccional. Si queremos boicot, tendremos que aceptar que también podamos ser víctimas de él.

Si no, nos ha jodido mayo…

E insisto. Estoy en contra de este boicot. Pero del otro también.

023
Krigan
30.11.2012 a las 14:58 Permalink

AAlbertoAA:

Lo siento, pero una empresa que ha decidido dar un determinado servicio (un sistema de pagos en este caso) no tiene ningún derecho a negar ese servicio basándose en criterios arbitrarios. Por muy racistas que sean los dueños, no tienen derecho a negarle el servicio a los negros. Y viceversa, tampoco tienen derecho a negarle el servicio al KKK, y de hecho no lo hacen, puedes donar al KKK usando Paypal.

Si decides montar una empresa, tu único objetivo ha de ser ganar dinero. Si buscas otra cosa, monta una ONG. Y más aún si tenemos en cuenta que no existe un sistema público de pagos en Internet. Si una determinada actividad está cubierta únicamente por la iniciativa privada, entonces tal iniciativa está sujeta a unos deberes adicionales. No puedes dejar a la sociedad desatendida así como así.

Por si fuera poco, te basas en una mentira. Este no es un boicot de unas empresas que repudien un determinado comportamiento. Es un sabotaje hecho por los más oscuros intereses. Estamos hablando de dictadura pura y dura, con censura, con imposición de lo que los ciudadanos pueden o no hacer con su propio dinero, reglas impuestas al margen de las leyes, al margen de los parlamentos democráticamente elegidos que las aprueban, y de los jueces que las aplican.

Así que no mezcles churras con merinas. Las empresas no tienen los mismos derechos que los ciudadanos, los propietarios de empresas no tienen más derechos que los demás, y la única finalidad que puede tener una empresa es la de ganar dinero, y ha de hacerlo además conforme con la ley. Lo que se salga de esto es abuso puro y duro. Las empresas no están para gobernar el mundo, los ciudadanos sí.

024
AAlbertoAA
01.12.2012 a las 01:09 Permalink

Krigan:

” Y más aún si tenemos en cuenta que no existe un sistema público de pagos en Internet.” ¿Y qué? ¿Esto es culpa de las empresas? ¿Sólo porque no haya un servicio público tú tienes el derecho a exigir a las empresas que lo monten y te den a ti ese servicio? Móntalo tú, no me seas cínico.

“Las empresas no tienen los mismos derechos que los ciudadanos”. Claro… las empresas están formadas por alienígenas y como entidades jurídicas interplanetarias han de ser tratadas con menos derechos.

Las empresas están formadas por ciudadanos y tienen o deberían tener la libertad de decidir cuándo y dónde ofrecen sus servicios.

“Los propietarios de empresas no tienen más derechos que los demás”

Totalmente de acuerdo. De hecho yo no he dicho que deban tener más derechos que nadie. Sólo los mismos.

“Y la única finalidad que puede tener una empresa es la de ganar dinero, y ha de hacerlo además conforme con la ley.”

La finalidad de una empresa la deberá decidir su propio consejo de administración, no tú. ¿No crees? Y si pierden dinero, será cosa suya, no tuya. ¿O no?

025
Krigan
01.12.2012 a las 08:51 Permalink

AAlbertoAA:

Con el último párrafo ya me lo has dicho todo. Simplemente no comprendes lo que es una empresa. Para empezar, como al consejo de administración se le ocurra tomar una decisión cuya finalidad sea deliberadamente distinta de la de ganar dinero, se pueden ver metidos en serios problemas legales.

Y no, las empresas no tienen los mismos derechos que los ciudadanos. Por ejemplo, no pueden votar, y tampoco presentarse a unas elecciones. Si quieres asociarte con otros ciudadanos para presentarte a unas elecciones, debes constituir un partido político, no una empresa.

La decisión de si se permite o no que existan organizaciones como Wikileaks no es algo que corresponda a las empresas, sino a los parlamentos, e incluso estos últimos tienen como única justificación el de ser representantes de los ciudadanos. Un mundo dirigido por las empresas no sería sino una vulgar dictadura.

026
AAlbertoAA
01.12.2012 a las 11:26 Permalink

Pero vamos a ver… ¿dónde he dicho yo que sean las empresas las que tengan que decidir si existe o no Wikileaks?

¿Que no comprendo lo que es una empresa? ¿Que no hay empresas que toman decisiones deliberadamente (puntuales) que no van encaminadas a ganar dinero? ¿Pero en qué mundo vives?

¿Pero tú realmente crees que toda empresa tiene la obligación de admitirte como cliente? Y no hablo de ejemplos radicales como los que tú has puesto del KKK. ¿Tú es que no sabes que para ser cliente de una empresa de telecomunicaciones en este país tienes que pasar previamente un scoring?

Pues si los clientes tienen la libertad de elegir a qué empresa compran sus productos, y las empresas la de elegir a qué clientes quieren, ¿no será del todo lógico que también elijan en qué proyectos se meten?

E insisto, no es vital a día de hoy, un pago por Internet. Hay innumerables vías alternativas a las cuales puedes acudir si las empresas PRIVADAS que se encargan de los pagos por la red deciden dejar de operar.

027
Krigan
01.12.2012 a las 13:34 Permalink

AAlbertoAA:

¿En qué mundo vives tú? Ponme un solo ejemplo de empresa tomando una decisión no encaminada a ganar dinero.

¿Te parece radical el ejemplo del KKK? Pues a estos sí los admiten como clientes. A los que no admiten es a gente que hace cosas tan “radicales” como publicar información “incómoda” para los gobiernos. Lo que se supone que hace cualquier periódico, vamos.

Dentro de poco ya no habrá periódicos impresos (o su tirada será muy reducida). Estaría de puta madre que Paypal, Mastercard, y Visa hundiesen a cualquier periódico incómodo, ¿verdad? A petición del gobierno correspondiente, claro, que tan sólo un pichón inocente como tú se traga eso de que a Paypal y compañía les entró un arrebato de moralidad.

028
AAlbertoAA
02.12.2012 a las 20:14 Permalink

Krigan, no pongas en mi boca palabras que yo no he dicho. Relee y verás que ni siquiera he insinuado que a Paypal y compañía les haya entrado un arrebato de moralidad.

Es más. Tengo la plena convicción que han sido presionados para dejar de prestar el servicio de donación a Wikileaks. Pero mi debate no es ése. Sino si pueden o no tener la libertad de ofrecer servicios a quien consideren oportunos (bajo ningún tipo de presión).

Y ahora, ejemplos de decisiones empresariales puntuales cuyo objetivo no es incrementar el beneficio:

– Cualquier contratación de enchufados de inutilidad demostrada y productividad nula, que se hacen como “favor” sabiendo que este “favor” no va a ser devuelto ni compensado.

– Cualquier decisión encaminada únicamente a torpedear a la competencia y provocarle pérdidas, sabiendo que no van a redundar en un beneficio propio.

– Cualquier tipo de donación no desgravable que se realizan de manera anónima ni comunicación ad hoc que pueda redundar en una campaña de relaciones públicas con el ánimo de mejorar la reputación de la marca.

– Inversiones de negativa rentabilidad consabida de antemano cuyo único fin es contentar a las autoridades locales cuyas contraprestaciones derivan en un balance negativo entre lo aportado y lo recibido.

El ejemplo del KKK no es que me parezca radical, es que me parece extremo por la sencilla razón de que pienso que no hace falta irse tan lejos. Te repito el ejemplo que te he puesto. Cualquier telco en España te hace un scoring previo que, en caso de no ser superado, conlleva que te rechacen como cliente. ¿Es esto legal? ¿Es ético? ¿Pueden las compañías “elegir” a sus clientes? ¿Deben tener la libertad para poder hacerlo? O, por el contrario, ¿han de aceptar a cualquier cliente sin restricciones?

De toda la vida ha existido el “Reservado el derecho de admisión”. Creo que en su día esto fue declarado ilegal. Pero basta con que pretendan cobrarte 100 euros, por ejemplo, para entrar en una discoteca, para que de un plumazo se quiten de encima a un buen número de clientes que no consideran adecuados para su negocio.

Voy a intentar dejarte clara mi postura. Ojalá salga toda la documentación de Wikileaks a la luz, caiga quien caiga. Basta ya de manipulación y conspiraciones y que nos tomen por gilipollas a los ciudadanos. De verdad… este sistema está corrupto y habría que acabar con él de una vez por todas.

Dicho esto, en lo que creo que ambos estamos de acuerdo, mis preguntas no van encaminadas hacia la ideonidad o no de que todos tengamos conocimiento de lo que realmente pasa, sino hacia si tú y yo, como sujetos tenemos unos derechos y libertades, las empresas pueden o no tener un derecho tan simple como el de elegir a quiénes prestan sus servicios.

Un saludo Krigan.

029
Krigan
04.12.2012 a las 00:22 Permalink

AAlbertoAA:

Sin duda estamos de acuerdo en lo esencial, este sistema está podrido hasta la médula.

Sigo sin ver por qué los ciudadanos no podemos recurrir al boicot para impedir que las telebasuras paguen a delincuentes o sus familiares, para impedir que el crimen salga rentable. El objetivo era legítimo, los medios empleados también me lo parecen. En este caso el boicot era indirecto únicamente porque los clientes de Telecinco no somos nosotros, son los anunciantes.

En cualquier caso, aunque no estemos de acuerdo en esto…

un cariñoso saludo : -)

030
AAlbertoAA
04.12.2012 a las 00:39 Permalink

Hola Krigan.

Los ciudadanos pueden recurrir al boicot cuantas veces quieran para protestar por lo que les venga en gana. Por favor. Faltaría más. Mi única discrepancia sobre lo que apuntas es que yo en lugar de boicotear a los anunciantes y así indirectamente a Telecinco, habría apuntado directamente al responsable. Más trabajoso, por supuesto. Pero más efectivo porque acabaría dando como fruto una notable caída de ingresos. A menor audiencia, los anunciantes les aprietan las clavijas para bajar tarifas.

De ese modo tú atacas, como ciudadano indignado a quien realmente te ha causado la indignación y encima los anunciantes a los que no boicoteas, hacen la otra mitad del trabajo.

Bien hecho bajas los ingresos de Telecinco un buen porcentaje. ¿Qué hay ahora? Retirada de demanda y mismos anunciantes pagando mismas tarifas. Media victoria. El honor. La pasta les sigue entrando igual que hace dos semanas. Trivago, y esto es una suposición mía, seguirá. Impacto económico, cero.

Un saludo.

031
Krigan
04.12.2012 a las 11:25 Permalink

AAlbertoAA:

Si no veo nunca Telecinco, no puedo hacer el boicot directo. Por supuesto, el boicot no iba contra los anunciantes, a Trivago le bastaba con dejar de anunciarse en Telecinco para no perder ventas, como así hizo. En cuanto a la efectividad, ha sido efectivo, las 2 veces.

Los objetivos se han cumplido al 100%, ¿o es que acaso buscabas algo más?

032
AAlbertoAA
04.12.2012 a las 14:41 Permalink

Krigan:

Trivago dijo que se retiraba pero que por imposibidades técnicas lo hacía efectivo a partir de diciembre. El tema se resuelve antes. Trivago no se va. Impacto económico cero.

Un saludo.

033
Krigan
04.12.2012 a las 23:48 Permalink

AAlbertoAA:

Lo cual me parece correcto. El objetivo no era dañar a Telecinco, sino que rectificase su comportamiento, lo cual se ha conseguido en ambas ocasiones.

034
Alfonso
05.12.2012 a las 08:40 Permalink

Estoy de acuerdo en que este boicot ha sido fruto de la presión de los gobiernos.

Pero porqué una empresa privada (pe Visa) no puede decidir con quien hace o no negocios?

Si quieres donar a Wikileaks porqué no hacer una transferencia por internet a una cuenta?

Echo en falta estas reflexiones en tu artículo

Saludos

035
Miguel Gómez
07.12.2012 a las 00:21 Permalink

No es solo el dinero, el que no es neutral. Es que toda la tecnología, en cualquiera de sus formas (el lenguaje, la contabilidad, el sistema energético, el educativo…), la que no es neutral.
En este sentido, la tecnología que compartimos y que nos permite vivir de esta manera, es la que ha sido creada por el capitalismo, para el capitalismo, y la que nos ha llevado al orden establecido, no por “casualidad”, sino por una sucesión”causal” (relación causa-efecto).
Otra cosa, es que seamos conscientes de ello o no y que podamos realmente apartarnos de su inercia…

Comentarios cerrados

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens