La telemedicina como tecnología de futuro

IMAGE: Tima Miroshnichenko - Pexels

Mi columna de esta semana en Invertia se titula «Futuro y telemedicina» (pdf), y trata de proporcionar una visión equilibrada sobre la telemedicina como tendencia absolutamente segura y consolidada en la práctica médica – sobre todo a partir de una pandemia que convirtió a buena parte de la sociedad en usuarios intensivos de videoconferencia – y de evitar, como aparentemente está ocurriendo a raíz de las protestas de la sanidad madrileña, que sea vista como algún tipo de «medicina de segunda» que únicamente se utiliza en caso de necesidad.

La telemedicina es una disciplina cada vez más implantada en la práctica médica, y lo es porque proporciona un compromiso muy bueno de cara al diagnóstico y tratamiento de muchas enfermedades. Pretender que la atención médica va a ser más deficiente debido al hecho de que se desarrolla parcialmente a través de telemedicina es, como tal, una falacia, porque a día de hoy, las posibilidades de la tecnología permiten un despliegue de herramientas diagnósticas muy interesante más allá de la simple cámara.

Obviamente, existen actos médicos más y menos adecuados para el uso de la telemedicina, y eso es algo que se puede discutir, sobre todo si se parte de una posición informada, de profesionales abiertos al cambio y con la formación adecuada, y de una propuesta de discusión técnica, no radicalizada. Se discute con investigación, no con pancartas. La idea de algunos de que la telemedicina va a ser «tratar a todos los enfermos a través de una pantalla de vídeo» y que se va a conminar a los médicos a llevar a cabo «un diagnóstico simplemente viendo al paciente en la tele» es una auténtica barbaridad: hablamos de médicos que asisten a un paciente no simplemente viéndolo por una pantalla, sino con la asistencia de un personal de enfermería perfectamente preparado y puesto en valor, y con herramientas diagnósticas que permiten tener una visión clara de las circunstancias. En la medicina de hoy, salvando los procedimientos quirúrgicos, el médico hace realmente muy poco con sus manos, y generalmente se limita a interpretar una serie de métricas obtenidas de aparatos diagnósticos. Pretender que el médico está ahí, al otro lado de la pantalla, y tiene que «arriesgarse a diagnosticar al paciente por su cara bonita» es de una simpleza manifiesta.

Por otro lado, buena parte de los actos médicos se desarrollan sin que el facultativo llegue siquiera a poner una mano encima al paciente. Infinidad de visitas médicas tienen como objetivo y desenlace la petición de unas pruebas analíticas o la interpretación de sus resultados. En todos estos casos, insistir en que el acto médico como tal sea una visita presencial es una barbaridad que únicamente incrementa la fricción para todos los implicados, con la posible salvedad, que obviamente existe, de personas que no sean capaces de sentirse cómodos utilizando la tecnología. De hecho, las videoconsultas y las consultas telefónicas se han convertido, sobre todo tras la pandemia, en una opción muy popular entre los pacientes, sobre todo entre personas jóvenes. Pretender que ese tipo de medicina es intrínsecamente de peor calidad solo porque se desarrolla a través de un canal electrónico es, simplemente, un rechazo a la adopción tecnológica propio de un ludita.

Si el resultado de las protestas de la sanidad terminan teniendo como resultado que la sanidad pública se retrase en su adopción de la telemedicina, o que los pacientes la rechacen por considerarla «medicina de segunda», habremos hecho algo verdaderamente malo, que va en contra de las tendencias de la sanidad en todo el mundo, y que, sobre todo, carece de lógica considerando las posibilidades que la medicina apoyada por la tecnología adecuada tiene a día de hoy. La telemedicina va a ser, en el futuro, algo que contribuirá sensiblemente a mejorar la prestación sanitaria, que nos proporcionará muchísima paz mental en infinidad de situaciones, y que formará parte de la rutina tanto de los profesionales de la sanidad como de los pacientes. No la descalifiquemos alegremente ni la pongamos en la mira de ninguna protesta. Simplemente, no tiene ningún sentido.


This article is also available in English on my Medium page, «Telemedicine is going to be a big part of healthcare in the future, and that’s a good thing«

47 comentarios

  • #001
    lector - 16 noviembre 2022 - 11:28

    «Si el resultado de las protestas de la sanidad terminan teniendo como resultado que la sanidad pública se retrase en su adopción de la telemedicina»

    Creo que un poco calzador meter el tema de las protestas y me explico:

    En la APP de Cita Sanitaria, la consulta telefónica siempre me da días posteriores a la presencial. Así que no creo que las protestas tengan nada que ver con esto. Quizá no es su caso, ya que depende mucho del barrio/centro.

    Porque no se está potenciando ni las consultas telefónicas ni la telemedicina, la atención primaria está en detrimento en general.

    No es un tema tecnológico, es un tema presupuestario y una estrategia de reducir la atención primaria porque no es privatizable como los hospitales. Lo que se quiere pero no se dice abiertamente es que la gente contrate un seguro privado para tener atención primaria de calidad y sino ajo y agua.

    Menos presupuesto pues menos sanitarios y para la telemedicina también hacen falta sanitarios.

    Yo estaría encantado de poder hacer una llamada (ni siquiera hace falta videollamada) en lugar de acercarme al centro y seguro que la mayoría de la gente también.

    Dicho esto, aún así el riesgo de pérdida de calidad existe si se sustituye completamente la presencialidad por telemedicina. No hace falta ser ludita, es que hay casos donde necesitas presencialidad con un sanitario si o sí.

    Por ejemplo suerte con usar telemedicina con pediatría o con personas mayores, que muchas veces tienen síntomas pero no saben transmitirlos, y solo queda la exploración.

    Responder
    • JM - 16 noviembre 2022 - 14:42

      Te doy toda la razón. En teoría la telemedicina sería muy útil y yo estaría a favor.

      En la práctica es tener mucha suerte el tener cita para el día siguiente o incluso dentro de sólo tres o cuatro dias (aunque quizás en barrios más acomodados ocurre de otra forma). En el caso actual la implantación de la telemedicina de forma masiva significaría en la práctica sobrecargar todavía más la ya sobrecargada agenda de los médicos y que nunca jamás volverías a ver a tu médico en persona.

      Para que la telemedicina sea practicable si el médico de forma telemática viese algo que debiera tratar en persona debería existir la posibilidad de que te citase ese mismo día y no dentro de una semana. Hasta que no se solucione eso prefiero quedarme como estoy.

      Responder
  • #003
    menestro - 16 noviembre 2022 - 12:01

    Existe un término que define la actual telemedicina, la que se intenta implementar a base de anuncios públicos.

    Vaporware.

    La asistencia remota de los pacientes tiene unas limitaciones claras, la del screening inicial para derivar a especialistas y parece más una barrera de acceso a la atención primaria, para descongestionar las agendas de los centros de salud, que actualmente no es efectiva ni responde a las necesidades reales de la demanda sanitaria.

    Hablar de «telemedicina» como una videoconferencia es como denominar «conducción autónoma» a un ticket del parking automático.

    Da igual que seas de izquierdas o derechas, phoskitos o Tigreton. Si funciona mal es porque no existe un proyecto sanitario eficaz. Cuesta dinero y no están las personas capacitadas en el lugar que deben.

    Responder
  • #004
    Luis - 16 noviembre 2022 - 12:03

    “Se discute con investigación, no con pancartas“
    Coger el rábano por las hojas.
    Parece que la principal reivindicación de los profesionales fuera el ir contra la telemedicina. Yo no encuentro esta postura en ninguna parte, Repasando sus reivindicaciones leo: … Sociedades científicas, sindicatos, organizaciones colegiales… Todos están poniendo de manifiesto la situación de precariedad de la atención primaria desde tiempos inmemoriales. Para todos ellos la atención primaria podría desaparecer. Las malas condiciones laborales y la saturación de pacientes es algo que viene desde antes de la pandemia. Los problemas de la atención primaria se están cronificando ante la ausencia de decisiones e inversiones que promuevan un cambio real. Gobierno y comunidades autónomas son protagonistas de esta inacción, la responsabilidad es compartida.

    Si para hacerme y obtener un resultado de unos simples análisis, radiografías, scanner,… tardan mucho más que la evolución del mal, y hablo en primera persona, ya me dirás de que me sirve la telemedicina sin más.

    Quien tiene dinero acude a la privada, por la SS te pueden resolver el problema a toro… muerto.

    No creo que nadie en su sano juicio este en contra de la telemedicina aunque considero que la asistencia primaria es la base de un buen tratamiento médico. Y dentro de un buen tratamiento entra también la parte afectiva, el trato cara a cara,… Claro que la telemedicina puede y aportará pero no pongamos los carros delante de los bueyes.

    Responder
  • #005
    Dedo-en-la-llaga - 16 noviembre 2022 - 12:08

    «En la medicina de hoy, salvando los procedimientos quirúrgicos, el médico hace realmente muy poco con sus manos, (…) Por otro lado, buena parte de los actos médicos se desarrollan sin que el facultativo llegue siquiera a poner una mano encima al paciente.» No tocar, no tener contacto con el cuerpo del paciente, e aquí, -aunque pueda parecer una estupidez y una gilipollez-, una de las claves del profundo malestar subterráneo y que aflora de las maneras más extrañas desde los pacientes, ahora llamados, (hay que tocárselos), «usuarios» de la sanidad. Y también lo que explica en parte la llamada «medicina defensiva», la proliferación hasta el infinito y más allá de protocolos hasta para ir a mear, y cuya finalidad es desangustiar al médico, desresponsabilizarlo, y sustraerlo de su propio acto médico.

    Promocionar el uso de las pantallas, sin antes entrar en un debate serio de lo qué es una pantalla y el discurso que la sostiene, ni analizar qué es lo que está generando una demanda que tiende al infinito y más allá, que siempre está colapsando el sistema y para lo cual se intenta drenar ahora ese colapso mediante el uso de esas mismas pantallas que no han sido objeto de un debate serio, es seguir con la política de «patá pa’ lante», tan habitual en los planes de la Administración, como en este caso la administración sanitaria. (Y mientras tanto, las patologías corporales en salud mental, aumentan sin parar precisamente por la exclusión del cuerpo, sí, ese que no se quiere tocar: «Ah, no lo quieres tocar: pues toma caídas, lesiones, accidentes, dolores, afecciones, irrupciones extrañas e inexplicables en el cuerpo de los que toda tu formación médica, toda tu telemedicina, todos tus sofisticados (y por cierto, caríííííísimos) aparatos, no pueden, ni de broma, detectar su causa».

    Y no, el malestar de lo que se vio este domingo en Madrid, no es, ni de lejos, por el tema de la telemedicina. La cosa es mucho más profunda, y viene de mucho más lejos. Y la telemedicina no lo va a arreglar.

    Saludos.

    Responder
  • #006
    JPR - 16 noviembre 2022 - 12:41

    Enrique

    Para pode valorar por donde puede ir una respuesta seria sobre tecnología y la aplicación de la telemedicina, debemos antes reflexionar sobre ideología, medios y política

    ¿ Cuando colaborabas con Libertad Digital, o ahora con El Español, lo haces desde la convicción ideológica de esas cabeceras cercanas a las tesis de la derecha de Ayuso?

    Esos medios son muy rancios para algunas cosas, p.ej. no defienden la desnazificación de España, y a la vez promueven un neoliberalismo, que convierte España en un pais de camareros, muy modernos y progresistas para usar la tecnología como arma de un liberalismo capitalista para buscar una reducción de costes laborales sin importarle profesionales o la baja de la calidad del servicio prestado?

    No hemos oido a Ayuso que hay que abrir fronteras a licenciados de otros paises, y que se homologuen apseudo profesionales médicos de paises fuera de la UE de poca cualificación.

    No hemos oido a Ayuso, quejarse que hay pocos profesionales que se quedan en Madrid, y cuando se le dice que igual tiene que subir sueldos, te mira con la cara de ida

    Cuando Ayuso habla de huelga política, tiene toda la razón del mundo. Pero no es una huelga de derechas o de izquierdas. No se trata de eso. Se trata que las decisiones que se toman en una gerencia obviamente son políticas. Y su política esté correlacionada con los medios que he citado antes. Por tanto no hay respuesta técnica a tu artículo de Telemedicina, es simple y llanamente, política neoliberal, y ahí se acaba el debate.

    No hemos venido aqui a hablar de política

    Responder
    • Diego Rodríguez-Vila - 18 noviembre 2022 - 12:03

      ¿desnazificar España?
      ¿lo dices en serio?

      Responder
  • #008
    Xaquín - 16 noviembre 2022 - 13:11

    Como si el avance tecnológico no dependiera del avance político (de esa sociedad tecnologizada).

    Dicho esto, estoy a favor de que el texto de hoy tiene un sesgo jorobado.

    Porque una cosa es la telemedicina, atendida por médicos y con medios adecuados, y otra es el «sistema de tam tam», diseñado en el panorama sanitario madrileño, atendido por enfermeras (o incluso celadores) y con medios, que debe sufragar el personal médico que lo use, si se estropea (leído por ahí).

    En Madrid (Comunidad) se está instaurando un sistema sanitario que , casi seguro, tienen superado en parte por las tierras ugandesas. Aún que sea con la inestimable ayuda de Médicos sin Fronteras.

    Sería bueno tener que pedir ayuda a MSF, para paliar el desastre madrileño.

    Una vez escrito esto, diré que el avance tecnológico permite mucho más atención que la atención humana directa. A fin de cuentas, ¿que es la monitorización hospitalaria?

    Pero siempre que responda a las necesidades reales del paciente. Y lo atienda un profesional como la copa de un pino (desde donde sea posible). Y siempre que sea «temporalmente y por no necesitar la atención personalizada directa». Nunca como disposición de políticos diarreicos, que se consideran una especie de divinidades olímpicas en pleno Black Friday.

    Responder
    • JPR - 16 noviembre 2022 - 15:31

      Igual a Ayuso le iría mejor en vez de tener a MAR tuviera a Idi Amin Dada Oumee Dubidú como asesor en Sanidad

      Estaba de parranda…

      Responder
  • #010
    Benji - 16 noviembre 2022 - 13:23

    Tema candente gracias a las manifestaciones en Cantabria y Madrid (y Navarra, y Cataluña próximamente). Yo predigo que la telemedicina no solo ha llegado en muchos casos, sino que va a desplazar la presencial en varias especialidades.

    Me explico: Para algunos países (occidente, china…) es más barato que cada persona se compre un reloj inteligente que mida pulso, oxígeno en sangre, presión, etc. Con el micro o un micro especial se podría auscultar a distancia y con la cámara se ven las posibles pigmentaciones.

    Por contra, la sanidad pública actual no dejará de colapsarse cada vez más. Somos un país con cada vez menos jóvenes en general, de donde surgen los médicos que formamos, y que una vez terminan emigran.
    Y somos también el país que tiene un grueso de jubilados que no dejará de crecer y de acudir a consulta. Menos doctores y más pacientes = desastre asegurado. Y dará igual que sea el partido de un color o de otro.

    Y hablamos poco de la soledad. Hay gente que se siente tan sola que va al médico a dejar de sentirse solo, aunque no tenga nada en el cuerpo propiamente dicho. Y esta pandemia silenciosa solo contribuye a que nuestro sistema de salud tenga gente haciendo horas interminables en «urgencias» y que realmente no las necesitan.

    También hay un problema de burocracia. Si me pica algo tengo que ir al médico de familia, que luego me envía al especialista que luego me manda a las pruebas que luego me manda a recoger cuando están y después me hace esperar a otra cita para revisarlo. Es extremadamente ineficiente. Por un picor he ido 4-5 veces a la sanidad.

    Y eso si que culpo a los políticos por tenerlo diseñado así, y pasa en Galicia y en Murcia igual

    Responder
    • Benji - 16 noviembre 2022 - 13:28

      Y subirles el salario en Madrid es lo peor que podría pasar, ya que se podrían ir todos los médicos que quedan en otras comunidades a Madrid, porque paga más.

      Y entonces Madrid ha solucionado su problema creando otros 16 (todas las demás CC.AA).

      La verdad es que aquí los gobiernos autonómicos están entre la espada y la pared. Mi única propuesta sería hacer MIRs en Perú, Ecuador, Colombia, etc. y traer buenos médicos desde países que hablan nuestro idioma con la condición de que no salgan de España a FR/UK/DE al menos en 5 años o algo así.

      Responder
      • JM - 16 noviembre 2022 - 14:47

        Igual algo tiene que ver con que emigren los médicos el que estén interinos o eventuales sin seguridad laboral durante años y años, la sobrecarga de trabajo, etc.

        Es como cuando se dice periódicamente en los medios que faltan 500.000 camioneros, camareros, informáticos, … que cobren 1.000 euros al mes.

        Responder
      • Benji - 16 noviembre 2022 - 14:53

        La verdad, JM, es que eso es otro factor añadido. No sé como en España hay tantos puestos de trabajo sin cubrir, tanta gente parada (sin el maquillaje estadístico) y que se estén dando tantos cursos.

        – O no sirven los cursos
        – O no quieren trabajar
        – O no hay condiciones laborales

        Para ti es la tercera, yo también opino que hay parte de la primera. Pero los tres factores bien llevados deberían llevar al pleno empleo.

        Recuerdo que al vivir en castellón en 1999 había un paro del 3,4%, y venían autobuses de rumanos todos los jueves a la plaza Fadrell. De los 50.000 que vinieron, 50.000 trabajos que consiguieron. Ahora esa provincia es donde más barato puedes comprar pisos porque está arruinada, y no parece que pueda mejorar.

        ¿Es culpa de la política, de la economía o de las personas? Creo que estamos todos de acuerdo que la tercera no es. Pero eso me lleva de vuelta a Madrid: No hay médicos en el paro… así que ya me dirán que pueden hacer Ayuso y Revilla.

        – Si bajan la carga de los médicos, se alargan las listas de espera
        – Si suben el salario de los médicos, se los llevarán desde otras CC.AA
        – Si no hacen nada, huelgas

        Y los únicos que perdemos somos nosotros, como siempre.

        Responder
        • Miguel Lobo - 17 noviembre 2022 - 08:32

          En Madrid el problema con los recursos humanos sanitarios no es sólo de salarios, que son los más bajos del país, es también de trato: malos contratos y condiciones de trabajo rayando la esclavitud. El resultado es que cada vez menos profesionales quieren trabajar aquí. Los mir que terminan cada año si especialización se van corriendo a otras comunidades y a otros países. Y esto no es torpeza en la gestión, es algo premeditado.

          Responder
      • Benji - 16 noviembre 2022 - 14:55

        Y totalmente de acuerdo con los salarios en España, son una pena. Pero subir el salario mínimo tampoco va a ayudar demasiado creo yo. En Venezuela cada vez que lo anunciaban la gente se echaba las manos a la cabeza porque al día siguiente los precios se habían ajustado a la nueva subida. Y países como USA o Alemania tienen salarios mínimos que son una risa acá y ni te digo allá, pero trabajadores no faltan y esas miserias no las ofrece nadie

        Responder
        • JM - 16 noviembre 2022 - 18:34

          Igual si los médicos, ingenieros, camareros, camioneros, etc. tuviesen mejores condiciones de trabajo habría más gente dedicándose a esas profesiones y no emigrarian.

          Al fin y al cabo es la sacrosanta oferta y demanda que tanto le gusta a ciertos sectores. Lo que dijo Biden cuando se quejaban en EEUU de que no encontraban profesionales: «paguen más»

          Responder
        • Matt - 17 noviembre 2022 - 01:44

          A los que han pasado de cobrar 700 euros a 1.000 de salario mínimo yo diría que si les habrá ayudado algo.

          Y desmintiendo todas las profecías de los gurus liberales ni el paro ni los precios subieron con el aumento del salario mínimo. Para que subieran los precios lo que tuvo que venir fue una guerra … y sigo intuyendo que a los que perciben dicho salario les habrá ayudado cobrar 1.000 euros en vez 700 en esta época.

          Responder
          • Dedo-en-la-llaga - 17 noviembre 2022 - 11:14

            Bueno, si te crees la TROLA de que todo está causado por la guerra, vale. Pero aquí eso no cuela ni de coñas, en un país como este lleno a reventar de «speculeitors»…

      • JPR - 16 noviembre 2022 - 15:41

        Y en Melilla han abierto un centro de alto rendimiento olímpico para fomentar el salto con pértiga,… no te jode

        que no que no queremos Médicos que estudían su carrera en la Universidad Católica del Santo Mojón que aprueban porque su PAPÁ les ha metido ahí y que no tienen un título homologado en UE

        Y Ayuso lo decía, es que el Gobierno no quiere homologar títulos… LÓGICO, NO hacen falta licenciados del santo mojón QUE se vayan a Alemania

        Mira como los alemanes tampoco los quieren…. para que me entiendas:

        AUSLÄNDER RAUS !!!

        Es tan sencillo como que dignificar salarios de personas que se han pasado muchos pero muchos años estudiando y superando cribas DE VERDAD para que ahora venga la IDA a tocarnos los cojones, para poder bajar los impuestos autonómicos y vendernos su humo

        Responder
    • Helga - 17 noviembre 2022 - 11:04

      Comparto los puntos que has expuesto. El tema demográfico es preocupante ya que como dices, no va a mejor. Trabajo en la atención sociosanitaria principalmente con personas mayores y es verdad que muchos ancianos encuentran en las salas de espera del ambulatorio donde mitigar esos momentos de soledad. Es muy triste En cuanto al tema de la burocracia la ineficacia del sistema sanitario en este aspecto (en otros pienso que su eficacia es notable ) no contribuye a descongestionar los tiempos de espera para un diagnóstico. Como bien dices, por un picor 4-5 visitas a sanidad, sea de manera presencial o telemedicina. En este caso el tedioso proceso sería el mismo en ambos medios.

      Responder
  • #021
    Miguel Lobo - 16 noviembre 2022 - 17:05

    Discúlpame Enrique, pero me parece muy desafortunado relacionar la manifestación del pasado día 13 de noviembre con la resistencia al cambio tecnológico. La manifestación fue por la defensa de la sanidad pública, que está en grave peligro en Madrid, desencadenada por una inmensa chapuza en las urgencias extrahospitalarias, las únicas que se han cerrado durante la pandemia en todo el país y que ahora quieren abrirse de manera precipitada y sin ningún plan coherente, cómo tampoco responde a ningún plan la introducción de dispositivos electrónicos en las consultas. Eso no es telemedicina ni innovación ni nada. Y tú deberías saberlo mejor que nadie.

    Responder
  • #022
    Cybo - 16 noviembre 2022 - 19:44

    Hombre, Enrique, veo mucho sesgo aquí.

    Como gran «proponedor» que soy de la telemedicina, yo echo de menos tan siquiera un comentario acerca del evidente uso de la telemedicina como oferta de segunda categoría por parte de los responsables de la sanidad madrileña.

    ¿Acaso han ofrecido tecnologías más allá de la pantalla? ¿Acaso han ofrecido formación?
    ¿No es cierto que están usando una telemedicina subpar como una forma de recortar gastos a costa de la calidad asistencial?

    Veamos ambas orillas, por favor.
    Titular propuesto: «El futuro que no ven los que protestan ni los que dirigen la sanidad de Madrid».

    Responder
    • Enrique Dans - 16 noviembre 2022 - 19:49

      Déjame aclarar que el titular de Invertia no es mío. El mío decía simplemente «Futuro y telemedicina».

      Responder
      • Miguel Lobo - 17 noviembre 2022 - 08:19

        Entonces Enrique, nos estás diciendo que han manipulado tu artículo. Me parece algo muy grave. ¿Has tomado alguna acción al respecto?

        Responder
        • Enrique Dans - 17 noviembre 2022 - 09:39

          No, te estoy diciendo que un medio con el que tengo una relación muy larga (desde su fundación), al que siempre le he dado permiso para modificar mis titulares porque generalmente me parece que tienen buen criterio periodístico, y habitualmente los han mejorado, porque yo no soy periodista, soy un simple profesor. Esta vez no me ha gustado, pero francamente, el balance es positivo y no me preocupa, me parece perfectamente disculpable y nada especialmente grave.

          Responder
          • Miguel Lobo - 17 noviembre 2022 - 15:28

            Telemedicina, el futuro que no ven los que protestan en Madrid.
            Pego el texto literal del titular y te digo brevemente por qué me parece grave.
            Yo estuve en la manifestación, junto con cientos de miles de ciudadanos madrileños y no estábamos allí protestando en contra de las nuevas tecnologías sino en contra de la merma de la sanidad pública que están provocando las autoridades sanitarias madrileñas en favor de la sanidad privada. No creo que esta cuestión sea algo en lo que te quieras meter en tus artículos y en tu blog, pero el hecho es que te han metido de lleno con el cambio de titular. No sé si quieres estar, además, en el bando en que te han situado

  • #027
    Santiago - 16 noviembre 2022 - 19:59

    Enrique, el problema es que el plan de Ayuso es una improvisación. Los Enfermeros no están preparados para la exploración táctil que no puede hacer el médico. Usted se arriesgaría a que su hija o hijo fuese con un principio de apendicitis y el centro de Urgencias le atendiera por videoconferencia

    Responder
  • #028
    Matt - 16 noviembre 2022 - 20:29

    Lo de la «telemedicina» creo que ha sido algo bastante secundario e irrelevante en las protestas.

    De todos modos, hay que ser muy ingenuo para creer que los que tienen el objetivo de acabar con la sanidad publica para instaurar el modelo estadounidense y abren centros sanitarios sin medicos van a utilizar la telemedicina para mejorar la sanidad y esa atención se dará con un cuerpo medico especializado y completo.

    Responder
  • #029
    Juan T. - 16 noviembre 2022 - 21:21

    Que manera de manipular políticamente tu articulo con el titular, Enrique . De verguenza.

    Si solo lees el titular pareciera que los pone de tontos a los que se han manifestado, cuando la verdadera iletrada es la trumpista Ayuso.

    Responder
    • Enrique Dans - 16 noviembre 2022 - 22:29

      Léeme en inglés y verás…

      Responder
    • Enrique Dans - 17 noviembre 2022 - 07:07

      Naaah, es algo periodístico: modifican titulares según les vaya a su estilo. Con El Español tengo una relación larga (estaba allí en su equipo fundacional) y generalmente, las modificaciones que hacen son buenas y mejoran mis artículos. En esta ocasión no me gusta y me parece algo arriesgada porque se “inclina” algo y modifica la percepción del contenido, pero de verdad, no me interesa hacer de ello un casus belli… el medio me gusta, me tratan bien, me parece razonablemente equilibrado quitando cierta tendencia al clickbait, y quien me lea habitualmente ya sabe por dónde respiro…

      Responder
      • Miguel Lobo - 17 noviembre 2022 - 08:22

        Pues siento decirte que te han utilizado miserablemente. Yo me plantearía seguir colaborando con alguien así.

        Responder
        • JPR - 17 noviembre 2022 - 11:29

          Quien con perros se acuesta, con pulgas se despierta.

          Responder
      • Juan T. - 17 noviembre 2022 - 17:59

        El artículo es impecable, por eso molesta tanto un encabezamiento tan sesgado.

        De hecho lo que hace el artículo es aclarar y afinar lo que supondría una telemedicina eficaz y no la ocurrencia simplista de Ayuso, pero el titular da a entender que es Ayuso quien se entera y no los manifestantes.

        Y mi sorpresa ante la evidencia de que un articulista no pueda.,no digo ya elegir titular, pero al menos vetar uno que vaya en contra del espíritu del artículo.

        Pero obviamente si ha sido una excepción y has trabajado bien con ellos hasta ahora tampoco es para rasgarse las vestiduras.

        Responder
  • #035
    Anonimo - 16 noviembre 2022 - 23:20

    https://twitter.com/eljueves/status/1310982450282221570/photo/1

    Responder
    • Chipiron - 17 noviembre 2022 - 14:10

      Muy buena la portada, :-)))).

      De todas formas, como en lo que se ha comentado antes en sentido contrario, no olvidemos que El Jueves (que como revista de humor/sátira política me encanta) también tiene una linea editorial muy, muy marcada…

      Responder
      • JPR - 17 noviembre 2022 - 15:30

        ¿Y El Español que tiene una flor en el culo?

        Responder
        • Chipiron - 19 noviembre 2022 - 19:27

          Para nada!

          Pero es que ANÓNIMO ha puesto una portada del Jueves. Si la pusiese del “El Español” podría dar mi opinión y también advertiría de una línea editorial muy marcada… (obviamente en sentido contrario!)

          Un saludo.

          Responder
  • #039
    Enrique Casais - 17 noviembre 2022 - 09:37

    Enrique: la manifestación era por el deterioro de la atención primaria y la espoleta de la misma fue que los centros de urgencias fuera de los hospitales no tienen ni un solo médico.
    Lo de la telemedicina, a mi entender, te lo has sacado de la manga, ya que hasta que te he leído, no sabía que en la manifestación había salido ese asunto.
    Dicho esto, espero que no te pase que tengas una urgencia con un niño, persona mayor o paciente crónico y te encuentres en el centro de salud con un celador o enfermero que te digan que no hay médico y que te vayas a una hora de camino (si tienes cochecito).
    No todos vivimos en el centro de Madrid y con seguro privado…

    Responder
    • MLA - 17 noviembre 2022 - 15:13

      Bien dicho

      Responder
  • #041
    Chipiron - 17 noviembre 2022 - 10:37

    Volviendo a la Telemedicina y dejando la política de lado:

    Es IMPRESCINDIBLE implantar y digitalizar el sistema sanitario para preveer un colapso en pocos años (si no antes).

    Cómo se ha dicho, hay gente mayor que va a la consulta del médico porque se siente sola, tengo varios amigos que ejercen la profesión y todos te lo cuentan. Y los facultativos no están para eso.

    Como dice Enrique, el tocar al paciente cada vez es menos habitual. Si es necesario, lógicamente es necesaria una visita presencial, pero a lo mejor eso es en un 20% de los casos.

    Luego se ha comentado lo de los relojes inteligentes o «wereables» que permiten monitorizar tus constantes vitales. Yo creo que bajo el paraguas de «ehealth» (que engloba también a la Telemedicina) se puede montar un sistema en el que las citas recurrentes a pacientes crónicos (como diabéticos, por ejemplo) se pueden hacer segun mediciones remotas (por ejemplo cuando se ve un patrón inusual de glucosa) en vez de en periodos de tiempo. Siempre será más eficiente agendar citas según se necesiten a partir de los parámetros medidos que por simple cadencia temporal.

    Y como ya lo he comentado muchas veces, en el fondo el concepto de «Telemedicina» es un subconjunto del término «ehealth». Cuando el «ehealth» (que engloba conceptos como los wereables, la transmisión telemática de constantes vitales y otros datos más específicos a los servidores del hospital y los «erecords» o historiales médicos digitalizados de cada paciente) se implementen adecuadamente, se descongestionará bastante la sanidad pública. No es una solución milagrosa, pero puede doblar o triplicar la eficiencia sin menoscabar la calidad del servicio.

    Otro tema a parte, que ya hemos comentado en este foro muchas veces, es la gran oportunidad que los wearebles ofrecen: monitorizar 24/7 parámetros como la glucosa que ahora solo se miden de forma puntual. Eso puede ayudar mucho tanto en la optimización de recursos en la sanidad pública como en la apertura de nuevas vías de diagnóstico precoz basada en Machine Learning.

    Responder
    • JPR - 17 noviembre 2022 - 11:52

      No voy a entrar a valorar tu frase «el tocar al paciente es menos habitual»
      VAYA CONCEPTO!

      Un suponer….

      Si contrato médicos, no puedo meter mano en la tajada

      Si contrato cachivaches, igual si se puede dar el contrato a mi hermmmmaaanno

      Un suponer … sin maldad …. no hay dinero para pagar médicos, pero si para dar becas con un tope de 143000€ por pareja, no hay dinero pero si para pactar una bajada de recaudación de impuestos de 200 millones pactada con VOX:

      «un contribuyente menor de 65 años con dos hijos (uno de ellos menor de tres años), e ingresos brutos de 20.000 euros, obtendrá un ahorro total del 10,81% (80,49 euros), mientras que uno de las mismas características, y con ingresos brutos de 90.000 euros, se ahorrará el 4,39% (577,54 euros). Una diferencia de 400 euros a favor de quien más cobra»

      Igual este artículo es político, el cambio del titular de la cabecera es político, la mayoría de los comentaristas, lo han tildado de político,…

      Cuando vas a un servicio de urgencias, y no hay un médico, ¿para que vas? Todos iremos al hospital. Pura reducción de costes. La telemedicina es la excusa, y encima aguantar a los telepredicadores en Telemadrid…, esto es la TV3 del PP. Al igual que El Español es el medio de Pedro J, ese proyecto que estuvo mareando la perdiz, con el 11M y ETA para salvar la cara al gobierno de Asnar.

      Responder
      • Chipiron - 17 noviembre 2022 - 14:04

        Hola Enriqueta!

        Dios me libre de entrar en valoraciones políticas. No acabaríamos nunca! Que cada cual opine libremente si el artículo tiene contenido político o no. En cualquier caso SI que hay un contenido técnico-científico en el que centro mi contribución.

        Empezaré con una anécdota:

        En mi universidad, cuando implantamos la titulación de Ingenieria Biomédica tuvimos varias reuniones con el decano de la facultad de medicina, quien apoyó nuestra iniciativa de forma muy entusiasta. Y la plasmó con una frase que para mí se debería enmarcar:

        «El avance en medicina en los últimos 30 años se debe, principalmente, en el avance de las Tecnologías de la Información aplicadas al instrumental médico».Vamos, que nos venía a decir que el avance en el conocimiento, investigación y tratamiento de muchas enfermedades había mejorado gracias a la tecnología.

        Pues eso, yo sólo digo que toda tecnología catalogada como «ehealth» (y eso incluye la Telemedicina) ha venido para quedarse, permitir hacer diagnósticos más precisos, tratamientos más eficaces y un control del paciente mucho más exacto, continuo y eficaz.

        Por ejemplo:

        Si conoces a alguien diabético, sabrás que ya venden unas sondas que van grabando tu curva de glucemia a lo largo del día, tomando datos cada pocos minutos. Y eso lo lee el móvil, te da los valores, representa la gráfica segúna la hora del día y puede almacenar O ENVIAR dicha curva. Eso es de gran ayuda pues puedes aprender (como paciente o como médico) relaciones de causa-efecto (dietas, ejercicio, sueño..) que mejoren las condiciones de vida de un diabético. Y, sobretodo, en vez de recibir una dosis de insulina fija cada día, irla variando segun la curva de glucemia. O incluso inyectar X dosis justo en los momentos del día en los que ya has aprendido por experiencia (o tu médico mirando dichas gráficas) que te va a subir el nivel de glucosa.

        En definitiva, ejemplos como éste o la detección de condiciones cardiacas (detección AFib de los AppleWatch) salvan vidas antes de llegar al hospital. Son tecnologías que han llegado para quedarse y extenderse enormemente, no sólo para hacer la sanidad publica más eficaz, si no para mejorar diagnósticos, controles y tratamientos.

        Si a partir de ahí alguien quiere reemplazar médicos con máquinas para embolsarse dinero o reducir impuestos es otro debate más relacionado con costos, eficacia, calidad de servicio y política en el que no entro ni quiero entrar.

        Lo que yo afirmo es que estos aparatos, y la telemedicina en general, han venido para quedarse, permitir una MEJOR atención a los pacientes y crear un sistema público de salud MAS eficiente.

        Sincera y humildemente, dudo que alguien pueda argumentar lo contrario. De todas formas, como es óbvio, cada nuevo invento será tan bueno como la utilización que se haga del mismo: un simple cuchillo ayuda a pelar manzanas pero puede servir para apuñalar a tu mujer…

        Resumiendo, la «ehealth» (incluyendo la «telemedicina»), si se usa adecuadamente y cuando toca, ayudará a mejorar la salud de los pacientes y de la población en general. Parte del beneficio vendrá por la aplicación directa de la tecnología en una enfermedad concreta y parte, si se implementa adecuadamente y honestamente, mejorando la eficacia de nuestro sistema sanitario publico y universal.

        Un saludo y un abrazo!

        Responder
        • JPR - 17 noviembre 2022 - 15:21

          Pcshhhh !!!

          A Enriqueta la tengo atada, con un calcetín en la boca, el tema salud es demasiado serio para que abra la boca !!!! Cuando haya que hablar de innovación y medicina, lo haremos, ahora nuestro bloguero de referencia, ha preferido hablar de la res pública… y al trapo he entrado!!!

          Pasa buen día Jordi! ;-)

          PS: Si puedes mira la película Prime, merece la pena, es complicada de cojones!!
          En YT está troceada, https://www.youtube.com/watch?v=tyxU9xMD6ic&list=PLqCKiAF6NLxdzHtIz7xmkWiouEZWlMj9b

          Responder
  • #045
    Luisondome - 17 noviembre 2022 - 13:21

    Es un error pensar que la calidad del acto médico tenga mas que ver con la facilidad de acceso a una consulta a través de la telemedicina, que no a través de la calidad de la consulta en si misma. Me explico, y pido disculpas por la extensión del escrito, pero el tema lo merece.
    Según el Dr. Danilo Mantilla, La consulta médica es un proceso complejo y multidimensional, centrado en la relación médico-paciente, pero es mucho mas que un procedimiento para obtener un diagnóstico y un tratamiento para la dolencia, es además la pieza clave para brindar el apoyo en cuanto a las necesidades de salud-enfermedad, sufrimiento e incertidumbre que tiene un paciente cuando se ve afectada su integridad física, humana y emocional.

    La consulta en el ámbito del profesional médico, significa una deliberación técnica y humana y, en este sentido, hace referencia a la autoridad en la consulta y al juicio experto de quien o quienes emiten juicios comunes, es así como muchos han aseverado que en toda la medicina, ninguna cosa es más dificultosa que la actividad de consulta.

    La consulta médica tradicional tiene un protocolo común en el cual el médico explora a nivel subjetivo y objetivo una necesidad (preocupación, malestar, dolor, sufrimiento, o daño) del paciente, haciendo uso de sus conocimientos, experticia, sensibilidad, intuición y conciencia para establecer un diagnóstico y establecer un plan de solución a un problema de falta de salud. Una consulta médica por tanto clásicamente consta de cinco partes, que son:

    1. Anamnesis
    2. Exploración física
    3. Diagnóstico
    4. Pronóstico
    5. Tratamiento.

    De los hallazgos obtenidos y de su valoración por parte del médico, se plantea la prescripción médica, la cual es un acto científico, ético y legal. Es el resultado de un proceso cognitivo donde el médico, a partir de su conocimiento y experticia, decide una acción para tratar al paciente. Si la acción es terapéutica, surge la prescripción médica. Los términos como: «es una consultita no más» o, «sólo es para que vea unos exámenes» difundido en algunas regiones y países (usualmente en proceso de desarrollo), sin duda socava una atención médica adecuada que minimice los riesgos propios que tiene todo acto médico.

    La prescripción médica se hace a través de la Receta Médica. “La receta médica es el documento de carácter sanitario, normalizado y obligatorio mediante el cual los médicos, legalmente facultados para ello, y en el ámbito de sus competencias respectivas, prescriben a los pacientes los medicamentos o productos sanitarios sujetos a prescripción médica, para su dispensación por un farmacéutico o bajo su supervisión», nos refiere el Dr. Brandés, Catedrático de Medicina Legal. Y es que en la receta se resume, muchas veces, el conocimiento, la experticia y el cuidado que un médico brinda a su paciente.

    Implicaciones Médico-Legales

    No muy frecuentemente se refiere el médico a las implicaciones médico-legales de una consulta médica, muchas veces bajo el criterio de mantener una relación cordial donde se asume que hablar del tema podría ser contraproducente. La minimización del acto médico como tal, «es una consultita no más», ha llevado a muchos médicos a problemas legales.
    Recientemente, el uso de las nuevas formas de comunicación, como la medicina a distancia o telemedicina, u otras formas tales como las llamadas o mensajes de WhatsApp o las demás redes sociales ha llevado muchas veces al deterioro de una valoración adecuada del paciente con los consiguientes riesgos para el mismo paciente.

    Por todo lo expuesto con anterioridad, espero que todos tengamos claro que equiparar una consulta médica tradicional con una consulta por telemedicina es como comparar la velocidad con el tocino. La tele medicina deja por detrás muchas partes absolutamente imprescindibles en una consulta tradicional que no se pueden practicas en vivo y indirecto a un paciente por no tenerlo en la mesa para poder ser explorado físicamente. La observación, la palpación y la auscultación no se pueden practicar, y si le retiramos a cualquier medico su fonendo y le pedimos que consulte sin él, le estamos privando de una de las principales herramientas diagnósticas.

    Resumiendo: creo firmemente que la telemedicina, es mas una medicina a «ojo de buen cubero» que medicina en si misma, la cual mas que suponer una ayuda en el sostenimiento de la salud de la población en general, supone un serio menoscabo de la misma, y esto va a tener implicaciones en nuestra salud, sobre todo cuando esta telemedicina no esté lo suficientemente regulada, sobre en que procedimientos es posible y en cuales no, y que los abusos que en nombre de la telemedicina se practiquen, no estén lo suficientemente penados por la ley que nos debe de proteger a todos.

    La Sanidad es muy costosa, todos lo sabemos. Pero lo es a causa de que las pruebas diagnósticas y los tratamientos médicos son cada vez mas caros y sofisticados. La parte mas económica del tratamiento del paciente es el acto médico, y ahora todo parece valer para distraer recursos económicos en detrimento de las plantillas sanitarias, cuando son el recurso mas necesario y el que mas hay que cuidar. Y lo siento por Ayuso y por los responsables sanitarios de la Comunidad de Madrid, pero es ahí donde tienen que echar el resto, y lo mismo digo para los responsables de las demás autonomías del Estado, pues todas en mayor o menor grado adolecen del mismo problema: unas plantillas sanitarias insuficientes.

    Si queremos conservar nuestro estado del bienestar, empecemos por preservar nuestra salud. Cuidemos a nuestro personal sanitario. Situémosles en el primer plano de la atención de los Cuerpos de Funcionarios del Estado, y a todos nos irá mejor.

    Responder
    • JPR - 17 noviembre 2022 - 15:27

      Muchas gracias de corazón por su testimonio.

      Responder
    • Andres - 20 noviembre 2022 - 12:53

      Excelente. Dejemos las cosas claras. La telemedicina -como consulta paciente -> medico- es una patraña para ahorrar costes a las aseguradoras. Como consulta medico – medico puede ser util.

      Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG