La competencia y el cambio de época

IMAGE: FTC

La nota de prensa publicada hoy por la Federal Trade Commission (FTC) y titulada «FTC restores rigorous enforcement of law banning unfair methods of competition« es, posiblemente, una de las más importantes que pueda haber publicado en toda su historia.

En ella, la agencia estatal se compromete por escrito a restablecer el funcionamiento de la legislación anti-monopolio para proteger realmente la libre competencia y evitar distorsiones de la misma, contrariamente a como había venido ocurriendo en tiempos recientes.

Si bien la redacción de la nota hace referencia a la modificación de la interpretación de la llamada Sección 5 de la propia FTC Act, sobre actos o prácticas desleales o engañosas, que en 2015 fue reinterpretada para decir que «aplicaría la Sección 5 utilizando la prueba de la ‘regla de la razón‘ de la Sherman Act, que pregunta si una determinada restricción del comercio es ‘razonable’ en términos económicos», la realidad es que la legislación antimonopolio tal y como la conocemos fue desnaturalizada mucho antes, siguiendo las doctrinas marcadas por Robert Bork y su libro «The anti-trust paradox«. En él, aventuraba que lo importante no eran los monopolios como tales, sino el «daño al consumidor» expresado de manera simplista en términos de eventuales subidas de precios de los productos o servicios afectados. Una interpretación que las grandes compañías muy pronto aprendieron a hackear de muchas maneras: con simplemente proveer productos gratuitos, por ejemplo, podían hacer prácticamente lo que querían.

La influencia de Robert Bork, un feroz protector de las grandes fortunas que luchó contra la «colusión» que según él mantenían los sindicatos, las asociaciones de consumidores y otros controles del poder corporativo, ha marcado toda una época en la que, en la América corporativa, las compañías han podido llevar a cabo prácticamente sin oposición todo lo que han querido: fundamentalmente, comprar o copiar a sus competidores hasta convertirse en gigantes acaparadores de cuota de mercado sin competencia posible, y distorsionar el emprendimiento hasta convertirlo prácticamente en una carrera por ver quién conseguía ser comprado antes por un actor importante.

Los nuevos tiempos a la FTC se escenificaron con la llegada a la institución de una académica de la legislación antimonopolio como Lina Khan o de estudiosos de la privacidad como Alvaro Bedoya, que han pasado los últimos dos años tratando de remodelar el papel de la agencia y su papel para poner bajo control, entre otros, a unas grandes tecnológicas que habían acumulado, merced a su trabajo de lobbying político permanente, mucho más poder del que ninguna compañía privada debe llegar a tener.

La nota de la FTC representa un importante trabajo para conseguir un cambio de época en la regulación de los monopolios en los Estados Unidos, y sin duda, es una de las razones por las que las expectativas de las grandes tecnológicas – y de otros lobbies, como el petrolero – son ahora más bajas que antes. Veremos ahora cuáles son los efectos de tener una FTC dispuesta a desempeñar de manera genuina su papel de vigilancia de la competencia a través de la elaboración y aplicación de normas adecuadas para ello. Para las big tech, seguramente, nada bueno. Pero para los usuarios y para la innovación, muy posiblemente sí.


This article is also available in English on my Medium page, «It looks like the FTC is finally going to start doing its job»

5 comentarios

  • #001
    JM - 11 noviembre 2022 - 20:34

    Lectura muy interesante en relación sobre cómo se construyen los monopolios de Cory Doctorow:

    https://pluralistic.net/2022/08/17/chokepoint-capitalism/

    Responder
  • #002
    JPR - 11 noviembre 2022 - 21:45

    En España tenemos las siguientes leyes

    a) para frenar la competencia desleal

    * https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1991-628

    Las criptos están en nuestro país, esperando el transcurso de la justicia:

    «Se considera desleal por engañoso, en cualquier circunstancia, crear, dirigir o promocionar un plan de venta piramidal en el que el consumidor o usuario realice una contraprestación a cambio de la oportunidad de recibir una compensación derivada fundamentalmente de la entrada de otros consumidores o usuarios en el plan, y no de la venta o suministro de bienes o servicios.»

    El detenido por la mayor estafa piramidal con criptomonedas de España se muestra ahora dispuesto a colaborar con la justicia y a devolver parte del dinero

    https://www.businessinsider.es/va-mayor-estafa-piramidal-criptomonedas-espana-966977

    b) En defensa de la competencia se persiguen conductas colusoriasy/o monopolios

    https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2007-12946

    Por ejemplo aquí se aplicó al cártel de los coches. En EEUU recuerdo el caso de la gran demanda contra FB que fue desestimada, aqui he encontrado el recorte

    https://elpais.com/economia/2021-06-28/un-juez-de-washington-desestima-una-gran-demanda-por-monopolio-contra-facebook.html

    Habrá que ver si ahora se mueve algo… en eeuu. Aqui en Europa a google le cayó una millonada por el monopolio de sus servicios en Android a la UE

    https://www.businessinsider.es/google-pagara-4125-millones-ue-monopolio-android-1124439

    El mismo asunto en EEUU también están en ello:

    https://cincodias.elpais.com/cincodias/2021/07/08/companias/1625741616_510751.html

    Responder
  • #003
    KOLDO SARRIA - 12 noviembre 2022 - 01:07

    Como casi todo proceso de transferencia de poder, éste que estamos viviendo en tiempo real desde los estados hacia las corporaciones está siendo lento, gradual pero irremisible.

    El futuro es de ellas, al compás del declinar de los aún poderosos estados, que lógicamente continuarán usando las armas a su alcance (como ésta que se glosa en el artículo de hoy) para intentar meterlas en vereda, aunque en vano, a mi modo de ver.

    Es cuestión de tiempo que acabemos bailando al ritmo que ellas marquen.

    Como explica Harari, ya vivimos otro proceso de transferencia de poder en el pasado, en este caso desde la comunidad hacia los estados-nación.

    La educación, la salud, el orden público, la justicia, la economía dejaron de ser administrados por la comunidad para pasar a serlo por los estados, en los que delegamos esos y otros campos.

    Toca cambio de época de nuevo. Es la vida.

    Responder
  • #004
    Xaquín - 12 noviembre 2022 - 12:44

    Me iré un poco por las ramas, pero sigo con el esencial concepto de competencia.

    Una de las razones (como dice el Groucho tendría muchas más), por las que afirmo ser una versión mediocre de homo sapiens es el problema de la competencia. Porque, mientras el homo sapiens se niegue a que predomine su carácter racional sobre el animal, mal futuro nos espera.

    En el ADN del ser humano no debe primar la competencia, ya que al naturaleza,a base d emucha mutación y selección, dispuso un cerácte nato paar ese mismo ser humano : la cooperación.

    Algo ya muy ensayado en las manadas, cundo dependen de cazar conjuntamente.

    Y ahí es donde entra otro concepto básico del proceso evolutivo : la adaptación. Mucha gente se queda con los camaleones, sin darse cuenta que la auténtica adaptación a los cambios del ecosistema, no residen en un simple cambio de color o de ropa. Eso es pecata minuta, para la evolución natural. Es algo emparentado más bien con el adn social.

    El ser humano, sobre todo si quiere ser una versión más intensa del homo sapiens (o de lo que venga después), tiene que aprender a estar adaptándose constantemente a los cambios ambientales (naturales y artificiales). Y más si son bruscos (meteorito habemus o emergencia energética).

    La complejidad de una vida humana requiere una disposición operativa que ni la de Amazon. Porque no hay mecanismo comparable (actualmente) al que maneja un cerebro humano. Y lo usamos con menos del 10% de eficiencia. Y eso, por poner una tasa que no nos haga caer en una fuerte depresión como especie.

    Así que me río de la competencia en el terreno económico, cuando claramente estamos siendo unos incompetentes (cooperativistas) como especie.

    Y las elecciones parciales USA, por ejemplo, son un contrapunto fabuloso, para poder medir mejor la degeneración de nuestra inteligencia (racional y emocional) que supone un evento extradeportivo, tal como el mundial de Catar. Atendiendo sobre todo al ecosistema global que supone es espectáculo, tan tan USA (en su peor versión).

    Responder
    • JPR - 12 noviembre 2022 - 13:33

      «Entre bonobos (todo el día chingando) y chimpances (todo el día peleando) su majestad Xaquin es coja su evolución»

      Quevedo à moda de Darwin

      PS: Se nota que este artículo dansiano no es cacahuetes para los monos. Too much powder for the people !

      Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG