Las características de la innovación tecnológica

IMAGE: Alexandre Debiève - Unsplash

Mi columna en Invertia de esta semana se titula «La dificultad para entender la tecnología» (pdf), y trata de explicar algo que debería resultar razonablemente obvio, pero que muchos, aparentemente, no alcanzan a entender: las especiales características de la innovación aplicadas a la tecnología.

¿Por qué afirmo que son muchos los que no parecen entender cómo funciona la innovación tecnológica? Muy claro: porque desde hace muchísimo tiempo, tanto en mis clases como en otros foros, la inmensa mayoría de las críticas que me encuentro al desarrollo tecnológico tienen que ver con la falsa creencia de que una tecnología presentada al mercado va a permanecer como está, en lugar de experimentar una rápida sucesión de innovaciones que vayan convirtiendo muchos de los problemas iniciales que parece tener en algo del pasado.

Los ejemplos son multitud: si hablas del vehículo eléctrico, un número elevado de personas te dirán, de manera prácticamente automática, que «eso no va a funcionar porque… las baterías». Las objeciones pueden ser que «son carísimas» – cuando su coste ha descendido un 97% en las últimas tres décadas, y un 88% en la última, – que son un problema porque «no hay litio» – cuando no solo quedan aun abundantes reservas, sino que, además, hay múltiples líneas de investigación en curso actuales que apuntan a baterías desarrolladas con otros componentes mucho más abundantes, – que tardan mucho en cargarse – cuando también existen avances que permiten cargas muchísimo más rápidas, – o que duran poco – cuando tenemos ya la posibilidad de que duren un millón de kilómetros o dieciséis años.

La tecnología es así: una vez evidenciada su utilidad y la existencia de un mercado para ella, las mejoras suelen ser rápidas y muy significativas. Las baterías son simplemente un ejemplo: apostar por su mejora continua ha convertido a Tesla en una compañía puntera y con una posición defendible. No hablamos de tecnologías que se esperan para dentro de cinco años (y en cinco años, para dentro de otros cinco años), sino de una auténtica competencia eficiente con múltiples laboratorios y competidores detrás, una guerra tecnológica en la que se juegan miles de millones de dólares y la competitividad futura de los países. Nuevas aproximaciones, nuevas ideas, nuevas fábricas, nuevas apuestas… con solo abrir las noticias y dedicarles un mínimo de atención, veremos que cualquier cosa que alguien crea saber a día de hoy sobre baterías, estará sin duda ya obsoleta o lo estará en seguida. Pero claro, lo fácil es simplemente decir eso de «es que las baterías…», como si ello nos permitiese cerrar una puerta que, en muchos casos, nos aporta inseguridad o contradice nuestras creencias.

El problema es que la tecnología no es cuestión de creencias, sino de investigación, de recursos, de mercado y de desarrollo de productos. Cuando alguien critica un producto y lo hace pensando que no va a mejorar en el tiempo, está por lo general demostrando su ignorancia absoluta, su desconocimiento de leyes empíricas como la de Moore, la de Swanson o muchas otras que aplican en estos casos. Está ignorando el funcionamiento de las economías de escala, una de las razones por las que la tecnología tiende siempre a hacerse cada vez más barata en términos objetivos.

Por esas y otras razones, la mayor parte de las críticas que se hacen a la tecnología suelen partir de la más absoluta ignorancia sobre su funcionamiento y su evolución, aunque ese funcionamiento y esa evolución haya estado sacándonos las castañas del fuego durante siglos. Invertir un poco en entender ese tipo de cosas haría que la adopción de algunas tecnologías fuese potencialmente más rápida, se encontrase menos barreras y pudiese contribuir mejor a lo más importante, que es seguir apostando por la transición de la tecnología para sacarnos del lío en el que otras tecnologías anteriores, hoy obsoletas, nos metieron.

Pero claro, esto exigiría pensar, desarrollar pensamiento crítico, y es mejor fiarse del lobbista de turno – aunque no sepamos ni quién es ni cómo manipula estados de opinión- y criticar para que todo siga igual.


This article is also available in English on my Medium page, «Why taking the time to understand technology helps us understand the world»

23 comentarios

  • #001
    Javier M - 14 septiembre 2022 - 13:03

    Hola Enrique:

    Con las baterías tienes toda la razón, muy buen ejemplo, muy buen artículo: gracias.

    Pero me gustaría saber tu opinión sobre otro ejemplo, mismo tema: Sé que hace años ya dijiste, una y otra vez, que la conducción autónoma es ya una realidad (por los casos en EE.UU.).

    Pero mi pregunta es: ¿Cuándo estimas que va a ser una realidad en España?. Entendiendo realidad como algo que representa digamos el 10-15% de las ventas nuevas (early adopters).

    ¡Gracias!
    Un saludo

    Responder
    • Gorki - 14 septiembre 2022 - 19:48

      ¡¡¡ No mentemos la bicha !!!… Llegará, mas o menos, a la vez que la energía de fusión.

      Responder
  • #003
    Ignacio - 14 septiembre 2022 - 13:28

    Enrique se equivoca en una cosa, el argumento que aquí expone (también sostenido en su libro Internet of money de Andreas Antonopoulos), es cierto y se basa en lo siguiente:

    Si alguien viviese en el tiempo que se inventó el motor de explosión y quisiese saber si finalmente se impondrá no puede pensar en los términos que lo hacían los cohetaneos:

    https://www.saturdayeveningpost.com/2017/01/get-horse-americas-skepticism-toward-first-automobiles/

    Ellos pensaban que hacían falta tantas carreteras específicas, gasolineras y los coches eran tan caros que serían sólo un capricho para ricos.

    Todos estos argumentos son ciertos y aun así equivocados ¿Por qué se equivocaron? ¿Qué podían haberse preguntado?

    Si alguien hubiese querido saber si esa tecnología tenía futuro debería haber contestado a una pergunta ¿Pudiendo ir en coche quien querría ir a caballo? o dicho de otra manera ¿Es el coche una tecnología superior al caballo?

    Sin embargo contestar estas preguntas son caras y deben contestarse.

    El ERROR que yo veo en los planteamientos como el de Enrique es el siguiente:

    ¿Se habría adoptado más rápido el motor de explosión poniendo impuestos a las granjas de caballos? ¿Impidiendo el transporte en carruajes? O con regulaciones de todo tipo.

    Son planteamientos irracionales, hacer eso habría retraido el PIB y habría enlentecido o incluso paralizado en determinados momentos la transición a la nueva tecnología.

    La prueba la tenemos en el disparatado consumo de carbón de Alemania, la reapertura de centrales nucleares y la pobreza energética que se ha creado, la Unión Europea que entrará en recesión proximamente y yo me pregunto ¿Quien con sentido común puede pensar que esto acelera la transición energética?

    Lo cierto es que los políticos y burocratas a pesar de su tremenda arrogancia y narcisimo, tienen mucho más poder para estropear las cosas que para generar algún tipo de cambio radical en la tecnología.

    Responder
    • Luis Hernández - 14 septiembre 2022 - 13:55

      -¿Se habría adoptado más rápido el motor de explosión poniendo impuestos a las granjas de caballos? ¿Impidiendo el transporte en carruajes? O con regulaciones de todo tipo.

      Creo que la analogía no es correcta porque el objetivo tampoco lo es. No se trata de fomentar una adopción más rápida de los vehículos eléctricos, sino de reducir el uso de los combustibles fósiles. Sería más parecido si las boñigas de caballo fueran tóxicas :)

      -La prueba la tenemos en el disparatado consumo de carbón de Alemania, la reapertura de centrales nucleares y la pobreza energética que se ha creado, la Unión Europea que entrará en recesión proximamente y yo me pregunto ¿Quien con sentido común puede pensar que esto acelera la transición energética?

      Esto solo prueba que no se hicieron los deberes a tiempo y que se ha confiado demasiado en un suministro barato de gas procedente de Rusia, con la dependencia que eso supone y con el que ahora no es posible contar.

      Responder
      • Enrique Dans - 14 septiembre 2022 - 14:02

        Pues eso: una situación coyuntural fruto de malas decisiones anteriores, que se solucionará y se enderezará en cuanto sea posible. Pero claro, mucha gente lo que dice es «pues como Alemania ahora gasta más carbón, es que ha dado media vuelta y que no vale la pena seguir con la descarbonización, porque no puede ser y además es imposible, ya lo ice Alemania». Y claro, con esas lecturas, pues así vamos…

        Sobre el coche eléctrico: por supuesto que hay que fabricarlo y que ningún proceso de fabricación está totalmente descarbonizado hoy en día. Pero una vez fabricado, que no es «más contaminante», deja de generarte emisiones durante muchos años, y aunque lo cargues con electricidad producida de manera contaminante, esas emisiones son mucho menores que si, además, saliesen por el tubo de escape, porque las centrales son infinitamente más eficientes que un motor de explosión. Por tanto, pudiendo hacerlo, no hay justificación para no comprarse un eléctrico hoy en día.

        Responder
        • Javier M - 14 septiembre 2022 - 14:15

          Por no decir que deslocalizas la contaminación, sacándola de grandes urbes, y por tanto, afectando a menos personas.
          Egoísta pero práctico.

          Responder
          • Ignacio - 14 septiembre 2022 - 15:21

            Esa afirmación concretamente no es correcta, realmente lo que es por la combustión se contamina menos. Los artículos que comparte Enrique en otras entradas lo prueban sin mucho lugar a dudas.

            Y yo mismo que estoy en contra de estos movimientos de cambio climatico (aunque soy accionista de Tesla y estoy alquilando siempre que puedo para mis viajes coches electricos), creo que en todo el tema tecnológico aprendo mucho.

            Lo que Enrique plantea es lógico y tiene respaldo en otros procesos de adopción tecnológica, si la tecnología del coche elecrtrico es superior, los factores que ahora marcan que no sea tan ventajosa acabarán por mejorar.

            El tema es que al intervenir el Estado este proceso se ensucia y es más dificil discernir si se produce una adopción basada en el análisis independiente de millones de personas que toman una decisión basandose en sus propios intereses, usando su propio criterio o se realiza a la fuerza contra el propio criterio de los interesados.

            Esto puede llevar a situaciones potencialmente catastróficas, imagina que el Estado fuerza una transición a un tipo de coche, energía o proceso productivo peor que otros existentes o que resulta más contamintante, por errores en su análisis.

            Lo que estamos viviendo en la UE es el resultado de comprobar lo complejo que es el mundo y la imposibilidad de un organismo centralizado de estimar y evaluar todos los posibles factores.

            Donde yo discrepo con Enrique no es la tecnología (donde dificilmente podría discutir con un experto) es la sobre-estimación de las capacidades de la economía planificada y centralizada en organismos globales.

  • #008
    Xaquín - 14 septiembre 2022 - 13:34

    «contribuir mejor a lo más importante, que es seguir apostando por la transición de la tecnología para sacarnos del lío en el que otras tecnologías anteriores, hoy obsoletas, nos metieron.» (EDans).

    A diferencia de la fe, que consolida cualquier pensamiento anómalo, la ciencia tiene por divisa, consolidar lo demostrable, pero sustituir lo no demostrable (si se demuestra lo contrario).

    Pero la hegemonía de lo religioso ha embarcado al ser humano, en una cruzada contra las evidencias científicas, y siempre a favor de lo que le conviene más al creyente (según le dijeron).

    Y, para colmo, dicho creyente se quiere comparar con el científico, diciendo que él «también se aferra a sus creencias», porque considera que los datos y las opiniones son sucesos igual de racionales. ¡Todos somos iguales, hasta que a mi me sale de las pelotas/ovarios decir quer no!

    O que lo pensado racionalmente tiene la misma validez científica, que lo pensado emocionalmente. Con todos mis respetos a los pensamientos emocionales. Ya que la ciencia los puede estudiar con cierto rigor analítico.

    O simplemente que la ciencia (y aquí tocamos hueso), es un invento de algún tipo de diablo, y entonces… ¡apaga y vámonos!

    Responder
  • #009
    Industrias Perote - 14 septiembre 2022 - 14:05

    Tres velocidades como mínimo hay: (a) La velocidad a la que surge una tecnología (b) la velocidad con la que llega al máximo número de ventas esa tecnología, (c) la velocidad en que esa tecnología se hace obsoleta y se hace residual. Maximizar esas tres velocidades es a lo que se dedican los que dicen que entienden que hay que potenciar la innovación.

    Responder
  • #010
    Enrique Castro - 14 septiembre 2022 - 18:22

    Una vez más muy de acuerdo. Solamente añadir algo -que me vino a la memoria leyéndote – que dice: «El software siempre es un producto inacabado».

    Saludos Tocayo

    Responder
  • #011
    Gorki - 14 septiembre 2022 - 19:40

    “Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. (Arthur C. Clarke)
    No voy a ser yo por ello, el que ponga en duda el titulo de tu artículo «La dificultad para entender la tecnología»

    Pero lo que no me cabe duda es que terminará apareciendo la batería eléctrica que resuelva el problema de la utilización del coche eléctrico. Un problema que lleva pendiente de solución desde la introducción del primer coche eléctrico, el Flocken Elektrowagen, en 1888, es decir hace 230 años.

    Durante mi vida he visto la mejora constante de las baterías de plomo, la actual que utilizo en mi coche, ni la he rellenado de agua destilada, ni se los años que tiene y he vivido la aparición y posterior mejora de las baterías de litio, aunque todavía, mi último teléfono, un BQ, lo tuve que tirar porque de repente «engordó» la batería de litio,. Pero no por eso creo que sea discutible la mejora en precio y capacidad de las baterías actuales.

    Sin embargo, aun me parece que no ha aparecido la batería que que realmente necesita un coche y que según mi opinión, seria una batería de unos 400 Km de autonomía real y que se recargue, o sustituya, en menos de 10 minutos, en puntos existentes en cualquier carretera de primer orden cada 30 Km, y en todos los pueblos de mas de 5000 habitantes.

    Mientras no salgan al mercado coches equipados con baterías así, yo no haya la infraestructura de repostaje suficiente, no me compraré un coche eléctrico. Tratar de estirar mi coche actual lo mas que pueda, (porque no he perdido la fe en que aparezca la batería de mis sueños), y de ser necesario me compraré otro coche de segunda mano de motor térmico, y si la ley lo impide, antes de un coche
    eléctrico , me compraré un híbrido, que en mi opinión es una forma absolutamente pueril de burlar la ley. siguiendo con un coche a gasolina, pero mas caro.

    Responder
    • Javier Cuchí - 15 septiembre 2022 - 08:16

      No tan pueril ¿eh? La economía de combustible en un híbrido es un hecho. Yo estoy asombrado de las cifras de consumo que arroja el mío, sobre todo por ciudad, entorno en el que apenas solemos llegar a los 4 litros por 100 kilómetros. Si, además, se hace una buena gestión de la retención del motor y la recarga de la batería, los resultados pueden ser espectaculares.

      Esto dicho, convengo contigo en que el tema del coche integralmente eléctrico -que, ciertamente, puede ser el futuro- está todavía verde y coincido totalmente en los requisitos que expones para que las baterías sean aceptables como opción exclusiva.

      Responder
      • Gorki - 15 septiembre 2022 - 15:49

        Los taxistas con lo híbridos están encantados, porque, en efecto, circulando por las calles de una gran ciudad, el híbrido consume menos , que los clásicos.

        Pero yo ando en coche lo menos posible por Madrid, porque evito ir al centro y el barrio lo cubro andando, o en autobús, y sobre todo, lo utilizo para ir por carretera, cerca, (a centros comerciales, compras y ocio o ciudades dormitorio, ver amigos), o lejos, (veraneo, visitar hijos) y ahí me hace el efecto que el ahorro de combustible y consecuentemente de polución es mínimo, si es que existe.

        Responder
  • #014
    Gorki - 14 septiembre 2022 - 22:06

    Y lo que mejoran no son sólo las baterías
    https://www.elconfidencial.com/tecnologia/novaceno/2022-09-14/nuevo-motor-amplia-autonomia-coche-electrico_3490665

    Responder
    • Alfredo Hoz - 15 septiembre 2022 - 08:31

      Un enlace… dentro de su enlace :)

      La batería que rivaliza con el coche de gasolina

      Un nuevo diseño de batería ofrece un 16% más de energía que los de Tesla, carga total en solo 10 minutos y una autonomía que supera la barrera de los 1.000 kilómetros

      Responder
  • #016
    AlbertoV - 15 septiembre 2022 - 08:32

    Estoy de acuerdo con el contenido del articulo pero falta la aplicación inversa, es decir, no conocer la evolución Real de la tecnología y adelantarse en los tiempos.
    Como dice Gorki los coches a batería actuales no cumplen (por lo menos para la mayoría como se ve en el fracaso de ventas de eléctricos).
    ¿los que hace cinco años decían que no valían ni valdrían en cinco años estaban equivocados o lo estaban los que entonces decían que el cambio llegaba ya?

    Responder
  • #017
    Diego Rodríguez-Vila - 15 septiembre 2022 - 10:00

    Con todo el cariño que tengo a alguien que me ha enseñado tanto a lo largo de los años… Enrique, parece que hablas te ti mismo con la energía nuclear.
    Ejemplo: dices que los residuos nucleares son un problema. Este es un argumento de hace 30 años. Ahora, las centrales de 4ª generación podrán volver a utilizarlos como comustible y se extraerán entre 3 y 4 veces más energía de la que se extrajo en su momento.
    Y cuando se haya extraído, los nuevos residuos tendrán una vida radioactiva muchísimo más corta que los actuales. Alrededor de 120 años, creo recordar.

    Responder
    • Enrique Dans - 15 septiembre 2022 - 11:18

      Te equivocas, yo no tengo ningún problema con la energía nuclear, al menos con respecto a su hecho tecnológico. Me parece muy interesante, digna de atención y un reto que en el futuro nos dará seguramente muchas posibilidades, sobre todo en cuanto a la exploración de otros planetas. Pero en este momento y en este planeta, simplemente me parece innecesaria y que aporta unos riesgos que no tienen sentido cuando existen alternativas infinitamente mejores. No es una cuestión de tecnofobia, es otra cosa completamente diferente y mucho más racionalizada…

      Responder
      • Gorki - 15 septiembre 2022 - 15:53

        Considerarla «innecesaria», cuando no sabemos como vamos poder surtir de energía a los hogares este invierno, me parece un poco temerario,

        Puede que lo sea a largo plazo y no estoy seguro, pues el crecimiento de las renovables, casi no cubre el crecimiento de de la demanda de electricidad. Habría que tratar de premiar de alguna forma el ahorro de electricidad.

        Responder
        • Enrique Dans - 15 septiembre 2022 - 16:00

          Innecesarias quiere decir que si tenemos que elegir entre montar más nucleares (que se tardan muchos años en construir y empezar a operar, y son carísimas) y renovables, sean eólica terrestre, eólica marina o solar, siempre habría que optar por la segunda opción. Nadie habla de desmontar las nucleares que ya funcionan – aunque hay que poner control a la codicia de sus operadores, que reclaman constantemente subvenciones millonarias para su mantenimiento – pero sí de no construir ninguna más, y en su lugar, sobredimensionar renovables y almacenamiento. Eso es lo que, a día de hoy, tiene sentido.

          Responder
      • Diego Rodríguez-Vila - 16 septiembre 2022 - 07:43

        No hablaba de la energía nuclear en sí, sino de utilizar un argumento que tuvo sentido hace décadas, pero ahora ya no tiene sentido.

        Responder
  • #022
    José Antonio Camacho - 15 septiembre 2022 - 18:13

    Todas las tecnologías tienen sus procesos y sus residuos. Pero, afortunadamente, ya pasó el tiempo en el que todo valía en aras de los avances técnicos. Y cada día estamos más concienciados de invertir en productos más eficientes y más reciclables.

    Responder
    • Gorki - 17 septiembre 2022 - 22:08

      ¿Quién reciclara los paneles solares?¿Los mismos que reciclan los molinos?
      https://www.20minutos.es/noticia/4269029/0/las-palas-de-los-molinos-de-viento-modernos-no-se-pueden-reciclar-y-se-estan-acumulando-en-los-vertederos/

      Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG