Criptomonedas: una nueva fase

IMAGE: Sergei Tokmakov - Pixabay (CC0)

El fenómeno de adopción de las criptomonedas como tecnología parece claramente estar alcanzando una nueva fase en su popularización, marcada por su inclusión en cada vez más estrategias de inversión a todos los niveles.

Cada vez son más los usos de un esquema que, a medida que pasa el tiempo, va superando más las pruebas y los temores que generaba originalmente. Si algunos pensaban que la prohibición del uso de criptomonedas por parte de los gobiernos de distintos países provocaría una caída de su adopción, ahora sabemos ya que no es así: las sucesivas prohibiciones por parte del gobierno chino o del turco supuestamente como forma de proteger a sus ciudadanos no han pasado de generar pequeños baches temporales e insignificantes en la cotización de criptomonedas como el bitcoin, pero en absoluto una crisis que pueda ser considerada como tal, ni una pérdida de la credibilidad de un sistema que, cada día más, se consolida como lo que es: un desafío al poder ejercido por los estados y a sus intentos por ejercer control sobre el sistema monetario.

En países con monedas débiles que intentaron prohibir su uso, como Kenya, las criptomonedas se convierten en toda una alternativa lógica a la divisa local que pone a sus gobernantes al borde del pánico, mientras el dinero digital y el peer-to-peer trading al margen de los sistemas bancarios genera auténticas revoluciones económicas. En los Estados Unidos, el gobierno se plantea alternativas para tratar de poner las criptomonedas bajo control, mientras un lobby cada vez más influyente se resiste a una posible regulación que, aunque no podría destruir su avance, sí podría posiblemente llegar a retrasarlo.

¿Qué ocurre cuando hablamos de un fenómeno que muchos describen como la evolución natural del dinero a la luz de la evolución tecnológica, se demuestra robusto ante los intentos de intervención de los gobiernos? Simplemente, lo que muchos preveían: que las criptomonedas aceleran su popularización y comienzan a aparecer por todas partes. Desde clubs de fútbol que las emiten para captar fondos y financiar el fichaje de jugadores, hasta ciudades como Miami que crean su propia moneda para financiarse y, de paso, incrementar su atractivo para los emprendedores tecnológicos, hasta inversores que acumulan ya carteras significativas en criptomonedas y las apalancan como garantía para préstamos de todo tipo.

Cuando te encuentras cajeros en bitcoin en cada vez más sitios, cuando se sabe que el 55% de los bancos del mundo tienen exposiciones significativas a las criptomonedas, y que inversores de toda la vida como George Soros o compañías como Tesla o Square también las incorporan en sus carteras como forma de inversión o para equilibrar su posición de caja, muchos de los temores iniciales empiezan a perder su sentido. El resultado es claro: mientras muchos siguen sin entender de qué diablos estamos hablando y las siguen viendo todavía como una nebulosa confusa, complicada y llena de peligros, nos encontramos con un número creciente de personas que comienzan a utilizar las criptomonedas como estrategia de diversificación en sus inversiones, dando lugar a una nueva fase en la que ya no se trata de meterse a minero ni a especulador, sino simplemente de incorporarse a un fenómeno, el de la transformación del dinero, que no parece tener límite y que ni siquiera los gobiernos pueden poner bajo control.

En torno a las criptomonedas y a su creciente popularización se está generando una explosión de mentes brillantes, de creatividad y de ideas que va a dar lugar a muchos fenómenos interesantes. Y sobre todo, que claramente parece estar aquí para quedarse.


This article is also available in English on my Medium page, «Are we witnessing the unstoppable march of cryptocurrencies?«

38 comentarios

  • #001
    Ernesto - 12 octubre 2021 - 19:40

    El tema es que no se esta contemplando adecuadamente las implicancias colaterales del fenomeno, el alto consumo de energía para seguir minando, y el como los mineros iniciaron una escalada de acaparamiento de recursos de computo que disparo el precio final, afectando al consumidor final…

    Responder
    • LUA - 12 octubre 2021 - 21:26

      Todos en bicicleta o patinete y asunto arreglado… XDDD

      A minar que el mundo se va a acabar… :P

      Responder
    • Javier Lux - 13 octubre 2021 - 09:29

      Las nuevas cryptos con tecnología «Proof of Stake» solucionan la cuestión energética. Hoy son minoritarias pero cuando Ethereum migre a PoS el asunto estará ya en vías de solución.

      Responder
    • Mig - 13 octubre 2021 - 16:36

      El consumo de energía que asociamos a las criptomonedas, sea el minado o el funcionamiento, puede formar parte de una información inflada o «imagen construida», un cliché al igual que asociar el bitcoin al hurto o a una burbuja.

      Cabe la posibilidad de conocer lo que hay detrás de esa «pantalla», en cuando investigamos cómo evolucionan los mineros, y cual es la energía que se aprovecha para mantener las cadenas de bloques. Siendo una industria de gran innovación hemos de verificar más allá de ciertos clichés. Para quien tiene curiosidad, ver por ejemplo: https://youtu.be/xoEId1UEsG4

      Responder
  • #005
    Rafa - 12 octubre 2021 - 19:53

    Este paper tiene referencias interesantes, por si es de tu interés. Saludos.

    https://link.springer.com/chapter/10.1007/978-3-030-86162-9_29

    Responder
    • Enrique Dans - 12 octubre 2021 - 21:28

      Sí lo es, Rafa, muchas gracias! Y además está recién salido del horno!!

      Responder
  • #007
    Nacho - 12 octubre 2021 - 23:17

    Enrique, enhorabuena por tu blog. He estado estudiando en detalle este tema recientemente y pienso que este es un tema delicado todavía y conviene tratarlo con una cierta gravedad. Por ello planteo una pregunta, aporto algunos datos y hago algunos matices. No aporto enlaces ni fuentes. Todo lo que comento es información pública que se puede encontrar fácilmente en la Web.

    Primero, la pregunta. Espero que no sea indiscreta y mis disculpas por anticipado si lo es. Pienso que cuando se es voz pública como tu lo eres, y se habla de estos temas, es honesto aclarar si uno tiene este tipo de activos en su cartera o no. ¿ Eres propietario de criptomonedas ?.

    Segundo los datos. La mejor fuente para indicar lo que es normal y lo que no en una sociedad es una encuesta científica. Las realizadas indican que en EEUU solo en torno a un 13% de la población tiene en propiedad criptomonedas. Para situar el dato la misma encuesta indica que solo un 24% tiene otro tipo de activos como acciones. En esta comparación un 13% me parece una buena penetración. En EEUU cada vez más gente invierte en fondos pasivos y no se si el dato del 24% incluye a estos inversores. De no incluirlo, la penetración ya no sería tan destacable. De cualquier manera no se puede considerar que invertir en criptomonedas es mayoritario en países con sistemas financieros desarrollados. Un 87% no invierte en ellas. En España el dato es más bajo. Anecdóticamente, yo en mis círculos solo conozco a una persona que invierte en esto. En países desarrollados son propietarios /usuarios de criptos dos colectivos: los que hacen operaciones de mercado negro (hay estudios serios que indican que en torno a un 20% de operaciones de Bitcoin son para esto; escribo de memoria, igual es mayor) y los que la compran para especular (para mi este uso se aproxima a la pirámide, por la actitud y el tipo de comunicación que practican los que ya han tomado posiciones). En general el usuario de criptos aquí (en países desarrollados) es de baja formación. El % de usuarios de criptomonedas es mayor en países con sistemas financieros subdesarrollados, como algunos de los que indicas. Nigeria es el de mayor %, con un 33%. Le siguen Vietnam, Filipinas y creo Perú. El factor común es que son países de emigración. Reciben remesas de familiares emigrados en forma de criptos y utilizan las plataformas de criptos que indicas (en general exchanges) para cambiarlas a moneda local o hacer pagos. Además del mercado negro, este tema de remesas es la segunda utilidad de las criptos. Si no hay bancos o no tienes dinero ni para abrir una cuenta corriente parece lógico que se utilicen. Hasta aquí las encuestas científicas.

    Tercero los matices. En el artículo indican que el 55% tienen exposición a criptos o a blockchain. No es lo mismo. Blockchain es la tecnología que soporta a los activos criptomonedas, pero también soporta a otros activos como NFTs, DeFis, SOVs, contratos inteligentes etc…Realmente el abanico de actividades financieras o no que puede soportar blockchain es amplio. Otra cosa es que lo haga de manera eficiente en comparación con otras alternativas. Comentar también que los bancos dan los servicios vinculados a sus clientes que la regulación les permite. Por ejemplo la custodia de criptos. Y según comentan en el artículo parece que esto es a dónde van dirigidas una gran parte de sus inversiones. Por supuesto las cripto son un activo especulativo de gran interés para cualquier especulador (se puede ganar y perder mucho) y los bancos tienen muchos clientes a los que les gustaría poder especular a través de los canales bancarios tradicionales pues las plataformas existentes al margen de estos canales no les ofrecen garantías. Con razón pues ha habido estafas, hackeos etc…variados y nadie responde por ello. En fin, los que están llevando a este terreno a muchos bancos son sus clientes, que quieren especular.

    Es cierto, y es tendencia reciente, que hace poco y tras la gran subida de 2020 fondos tradicionales (como el de Soros) están tomando algunas posiciones en criptos, lo cual se pone de manifiesto en que la compra media de criptos ahora se mueve en el tramo alto. Ya no hablamos de compras de 10000 o 20000 euros, sino de compras de 5 o 6 cifras . Realmente me gustaría tener más detalle sobre que tipo de fondos están acudiendo a este mercado y con que cuantías. Operaciones de 5 o 6 cifras es muy poco para cualquiera de los grandes fondos. Me pregunto que ha llevado a estos fondos a este terreno y no tengo respuesta. Cualquiera que entienda un poco de tecnología (nivel tuercas y tornillos, no solo el punto de vista de negocios), economía y finanzas puede ver que como activo financiero en el que invertir, las cripto dejan mucho que desear.

    Para mi la normalización de la moneda digital de este tipo (hay otras no soportadas por Blockchain) vendrá cuando se utilice no para operaciones de mercado negro o para especular, sino como medio de pago habitual. No estamos en eso todavía ni mucho menos. Y es posible que nunca lo sean pues no son eficientes tecnológicamente ni energéticamente. Y personalmente no compro para nada el envoltorio ideológico con el que se adorna a estos activos y que evitan que sean juzgados como lo que son: propuestas tecnológicas. De momento, en mi opinión, siguen teniendo un componente importante de pirámide. Por ello es conveniente que el que quiera invertir en ellas se documente al máximo.

    Tenía más matices que hacer a otros enlaces pero tampoco se trata de escribir una enciclopedia…El tema regulatorio es muy interesante pero al no haberlo estudiado, no tengo nada que aportar.

    Responder
    • Ignacio - 13 octubre 2021 - 01:26

      Bitcoin no es una propuesta tecnológica, es una religión. El resto de criptomonedas si estoy de acuerdo contigo, son propuestas tecnológicas.
      Ahora una pregunta: ¿Cómo se frena una religión?

      Responder
    • Juan I. - 13 octubre 2021 - 10:40

      Sobre el segundo punto. Creo que la reflexión a partir de los datos es cercana a la realidad. Tenemos una penetración mayoritariamente en base a dos perfiles, especuladores y mercado negro en paises desarrollados. Pero cuidado, porque como bien indicas en otros países eso no es así. Es más, el uso legal del Bitcoin cmo moneda en el Salvador debería aparecer en tu análisis. De ahi tendría que mencionarse que la bitcoinización de las economías de latinoamérica y las más dependientes de remesas es una opción más probable ahora. Deberías añadir que ya existen productos basados en blockchain y smart contracts, principalmente en ethereum, en Europa: https://www.expansion.com/blogs/peon-de-dama/2021/03/05/bitcoin-y-blockchain-estrellas-del.html. Solo va a ir a más con la introdución del euro digital, que con seguridad beberá de los desarrollos tecnológicos como soluciones de capas, los oráculos y un largo etc.

      Sobre el tercer punto, denota cierto desconocimiento disociar NFTs y DEFIs del blockchain. Todas las soluciones de esas tecnologías trabajan sobre una blockchain. Es la tecnología que permite que existan. Las DEFIs sin ir más lejos están construidas en su mayoría en Ethereum, y por tanto, sus comisiones están sujetas al valor del Ether. La escalabilidad y funcionalidades de la blockchain tienen un alto impacto en el desarrollo de esos productos. Comentas de eficiencia, pues para micropagos a nivel internacional las cripto son hoy más eficientes que la banca tradional.

      Por último, es un error en mi opinión entender el éxito del Bitcoin en su uso como moneda. Me baso en que los mayores tenedores de Bitcoin solo quieren acumular más. Yo creo que la idea no es utilizar el bitcoin como moneda, sino utilizar derivados financieros en base a su valor. Es más cercano al oro, que a una divisa. Esta tendencia se está desarrollando y creo que la veremos mucho más en el futuro a corto plazo. Ya estamos viendo como
      diferentes empresas y banca ofrecen servicios de almacenamiento de criptos, es el siguiente paso.

      Responder
      • Nacho - 13 octubre 2021 - 14:50

        Juan.

        Comienzo contestando a tu último comentario, pues me parece lo más relevante. Luego a los otros. Mi ánimo no es polemizar sino aclarar conceptos para que el que nos lea pueda decidir con total información.

        Uno. Bitcoin, las cripto, no tienen nada que ver con el oro. El oro es escaso por naturaleza. Ahora se puede producir artificialmente, pero esto es mucho más caro que su minería. Y por sus otras propiedades ha ofrecido rasgos óptimos para ser moneda en el mundo físico, cuando predominaba el patrón oro. Bitcoin originalmente se lanza basándose en la idea de patrón oro con la idea de sustituir a la moneda física. Intenta trasladar la idea de escasez física al ciberespacio, al mundo digital. Pero primero, el intentar volver al patrón oro, que se abandonó, es una regresión (pese hay que hay corrientes minoritarias dentro de la economía que abogan por ello, como la Escuela Austriaca, muy mentada por los cripto-evangelistas). No voy a desarrollar este tema pero así es. Y segundo y para mi más importante. Con Bitcoin no se genera escasez artificial. La oferta de Bitcoins es limitada dentro de la plataforma / blockchain de Bitcoins (no habrá más de 21 millones de Bitcoins). Y dentro de esta plataforma se consigue evitar el problema del doble gasto. No se puede cortar y pegar un Bitcoin. Hasta aquí de acuerdo. Pero esta plataforma / blockchain de Bitcoin si se puede copiar. Literalmente: tiene código abierto. Se puede crear otra plataforma exactamente igual, que no se diferencie en nada de la anterior. Un clon de Bitcoin. Esto ya son 42 millones de criptomonedas de tipo Bitcoin indiferenciadas. Y se puede crear una tercera plataforma /blockchain de tipo Bitcoin. Y una enésima. Luego la oferta de «Bitcoins», de cirptomonedas exactamente iguales a Bitcoin es potencialmente ilimitada. Esto no pasa con el oro. Esto que puede pasar en teoría ha pasado en la práctica: al día de hoy hay una oferta de unas 7000 plataformas diferentes de criptomonedas. Es decir unas 7000 criptomonedas diferentes. Algunas clones o semiclones de Bitcoin y otras aportando innovación. Y lo que es más importante: lo que se observa es que la demanda de criptomonedas, a medida que pasa el tiempo, se está distribuyendo entre las diferentes plataformas, entre las diferentes criptomonedas. Durante años Bitcoin supuso el 90% o más de la capitalización de mercado de todas las cripto. En 2019 o 2020 todavía suponía en torno al 65% de la capitalización de mercado. Hoy está supone entre el 40 y el 50% de esta capitalización. De nuevo cualquiera con una breve búsqueda en la web puede comprobar estos datos. Y lo mismo que ocurre con Bitcoin ocurrirá con el resto de plataformas. No hay fuerzas económicas que hagan que haya una criptomoneda predominante. Cualquier plataforma de criptomonedas que predomine por algún motivo tecnológico se podrá empezar a replicar, salvo que usando las herramientas de propiedad intelectual respaldadas por la fuerza de los Estados (copy right, patentes), esto se pueda evitar. Y tienen un límite temporal. También si los Estados imponen este tipo de monedas por la fuerza, podrán evitar su oferta ilimitada, al igual que lo hacen con la moneda fiduciaria. Obviamente esto contradice a los valores de los cripto-evangelistas… Repito, salvo por los medios indicados, que al final requieren de Estados, la oferta de cualquier criptomoneda es ilimitada. Por ello, en teoría, tampoco no son buenas reserva de valor. Nada que ver con el oro en este sentido. Aquel que priorice a Bitcoin con respecto a sus teóricos o reales clones está actuando como
        coleccionista, lo cual es legítimo, pero es una reserva de valor diferente al concepto de oro.

        Cuatro. Bitcoin, las cripto, no tienen nada que ver con el oro. El oro es escaso por naturaleza. Y por sus otras propiedades ha ofrecido rasgos óptimos para ser moneda en el mundo físico. Bitcoin originalmente se lanza basándose en la idea de patrón oro con la idea de sustituir a la moneda física. Intenta trasladar la idea de escasez física al ciberespacio, al mundo digital. Entonces, primero, el intentar volver al patrón oro, que se abandonó, es una regresión (pese hay que hay corrientes minoritarias dentro de la economía que abogan por ello, como la Escuela Austriaca, muy mentada por los cripto-evangelistas). Y segundo y para mi más importante. Con Bitcoin no se genera escasez artificial. La oferta de Bitcoins es limitada dentro de la plataforma / blockchain de Bitcoins (no habrá más de 21 millones de Bitcoins). Y dentro de esta plataforma se consigue evitar el problema del doble gasto. Hasta aquí de acuerdo. Pero esta plataforma / lockchain de Bitcoin se puede copiar. Se puede crear otra plataforma exactamente igual, que no se diferencie en nada de la anterior. Un clon. Esto ya son 42 millones de criptomonedas de tipo Bitcoin indiferenciadas. Y se puede crear una tercera plataforma /blockchain. Y una enésima. Luego la oferta de «Bitcoins», de cirptomonedas exactamente iguales a Bitcoin es potencialmente ilimitada. Esto no pasa con el oro. Esto que puede pasar en teoría ha pasado en la práctica: al día de hoy hay una oferta de unas 7000 plataformas diferentes de criptomonedas. Algunas clones o semiclones de Bitcoin y otras aportando innovación. Y lo que es más importante: lo que se observa es que la demanda de criptomonedas, a medida que pasa el tiempo, se está distribuyendo entre las diferentes plataformas, entre las diferentes criptomonedas. Durante años Bitcoin supuso el 90% o más de la capitalización de mercado de todas las cripto. En 2019 o 2020 todavía suponía en torno al 65% de la capitalización de mercado. Hoy está supone entre el 40 y el 50% de esta capitalización. De nuevo cualquiera con una breve búsqueda en la web puede comprobar estos datos. Y lo mismo que ocurre con Bitcoin ocurrirá con el resto de plataformas. No hay fuerzas económicas que hagan que haya una criptomoneda predominante. Cualquier plataforma de criptomonedas que predomine por algún motivo tecnológico se podrá empezar a replicar, salvo que usando las herramientas de propiedad intelectual respaldadas por la fuerza de los Estados (copy right, patentes), esto se pueda evitar. Y tienen un límite temporal. También si los Estados imponen este tipo de monedas por la fuerza, podrán evitar su oferta ilimitada, al igual que lo hacen con la moneda fiduciaria. Obviamente esto contradice a los valores de los cripto-evangelistas… Repito, salvo por los medios indicados, que al final requieren de Estados, la oferta de cualquier criptomoneda es ilimitada. Por ello, en teoría, tampoco no son buenas reserva de valor. Nada que ver con el oro en este sentido. Aquel que priorice a Bitcoin con respecto a sus teóricos o reales clones está actuando como
        coleccionista, lo cual es legítimo, pero es una reserva de valor diferente al concepto de oro.

        Uno. Y penetración baja por otra parte si nos salimos de comparaciones con otros activos financieros como acciones, y comparamos con la evolución de otras tecnologías como Internet o Smartphone que se calificaron también de revolucionarias. Solo un 13%. El tema de El Salvador y otros similares encaja dentro del tema de uso de criptomonedas vinculado a remesas de emigrantes. El mensaje es que si en estos países hubiese sistemas bancarios / financieros desarrollados (en todo, incluida banca central independiente y no controlable por políticos) muy posiblemente no se utilizarían criptos dado que al día de hoy no son competitivas (como tecnología). Y lo mismo vale para el mercado negro. Si todos los productos u operaciones que se realizan en estos mercados fuesen legales y no tuviesen las connotaciones negativas que tienen, muy posiblemente no se utilizarían criptos.

        Dos. Quiero que quede claro que para mi cualquier proyecto que sea capaz de trasladar al ciberespacio las herramientas financieras de que disponemos en el mundo físico (moneda, pagos, crédito, seguros etc…), estén basados en blockchain o en cualquier otra tecnología me parece muy interesante. Me parece un paso tecnológico necesario dada la importancia que tiene ya el ciberespacio. Entre ellos quizás algunos que aparecen en el enlace que aportas. Pero tienen que demostrar que son eficaces, eficientes y atractivos para los usuarios. De momento el usuario de país desarrollado no está viendo grandes ventajas, pues tras 10 años seguimos hablando de proyectos. Aquí el mensaje clave es que se puede dar perfectamente el caso que los activos financieros basados en blockchain no sean la vía tecnológica más adecuada para trasladar al ciberespacio todos estas herramientas financieras del mundo físico. Esto es muy común: no todas las propuestas tecnológicas prosperan, pasan los filtros tecnológicos, económicos, sociológicos que tienen que pasara para que se acaben adoptando. Esto no quita que haya otras alternativas tecnológicas todavía por descubrir que si sean adecuadas y que no tengan nada que ver con Blockchain.

        Tres. O me he explicado mal o has comprendido mal. Está claro que NFTs, DeFis, son activos que se basan en blockchain. Pero también está claro que son diferentes a las cripto. Son segmentos diferentes. Cripto intenta implementar las funciones de la moneda. DeFi intenta crear un mercado de crédito basado en blockchain. Y NFTs intenta crear un mercado de bienes no fungibles (únicos, como el arte) en base a blockchain. Para ello vincula creaciones digitales a NFTs intentando trasladar la idea de derecho de propiedad intelectual al ciberespacio, cosa muy necesaria. De nuevo otra cosa es que lo consigan. Esto es lo que quería expresar, que no se debe confundir cripto con blockchain. Desconozco lo que comentas sobre micropagos. Puede ser.

        En fin, por todo lo comentado sigo sin ver que atractivo le ven muy recientemente algunos fondos tradicionales a estos activos.

        Responder
        • Asier - 13 octubre 2021 - 18:15

          El copia y pega funciona mal con el bitcoin también.

          Si crees que haciendo una copia del código fuente ya tienes el doble de monedas, es que no entiendes lo que supone la prueba de trabajo ni los efectos de red.

          Responder
          • Nacho - 13 octubre 2021 - 20:19

            Asier.

            No hablo solo de corta y pega. Hablo de la posibilidad teórica (y real) de replicar la plataforma / blockchain de Bitcoin. Obviamente cada plataforma / blockchain clónica de Bitcoin luego tiene que tener su desarrollo: conseguir usuarios, mineros, especuladores….lo cual no es inmediato, lleva su tiempo, pero no tiene porque ser diferente, ya que hay incentivos por todas las partes para que así sea.

            Para el tema de incentivos y para comprender porque están emergiendo tantas diferentes criptomonedas, piensa (de nuevo simplifico la idea al máximo) en los cuatro tipos de agentes de este tema: el propietario de plataforma / blockchain(como Nakamoto o Buterin), el minero, el usuario y el especulador. ¿ Quien gana más dinero de todos ellos ?. Nakamoto (que minó cuando era más fácil) tiene una fortuna estimada (a la valoración actual del Bitcoin) de 50 billones de dólares. Buterin de unos 13 billones de dólares (a la estimación actual de su criptomoneda). Un minero y un especulador ganan mucho menos. Luego lo mas interesante desde el punto de vista lucrativo, si tienes los mínimos conocimientos para ello es crear una plataforma criptomoneda. Los que no tienen estos conocimientos terminarán de mineros, usuarios o especuladores. Con este sistema de incentivos y o fácil que es crear una criptomoneda, la realidad experimental confirma lo que es de esperar teóricamente: las hay ya a miles (y la cosa acaba de empezar…) y la demanda se está distribuyendo (poco a poco, más lento de lo que sería de esperar) entre las diferentes plataformas / criptomonedas.

            Y lo más importante para mi es el efecto sobre el precio de estos activos: en teoría cuando esto suceda y haya dos plataformas (n plataformas) clónicas a pleno rendimiento, el precio de sus monedas (como son en todo equivalentes) tiene que ser el mismo. Supongamos (el modelo más sencillo) que la demanda de Bitcoins es constante. Si el precio del Bitcoin en la primera plataforma a pleno rendimiento es X, cuando la primera segunda plataforma clónica, digamos Bitcoin2 esté a pleno rendimiento, el precio de los (cerca de) 42 millones de monedas equivalentes será de X/2. Este es el precio de equilibrio. Y si hay n plataformas el precio será X/n. Cuando n tiene a infinito el precio de estas unidades monetarias tenderá a cero. Es decir, el precio teórico de este tipo de criptomonedas es cero (tiende a cero).

            Esto vale para Bitcoin y para cualquier otra criptomoneda. Si una plataforma destacase sobre las demás por algún motivo tecnológico, la fusilarían sin contemplaciones y en poco tiempo habría innumerables plataformas equivalentes, llevando el precio de estas criptos cercano a cero.

            Y esto no lo digo yo (aunque haya llegado a estas conclusiones por reflexión propia). Lo llevan diciendo los economistas (quizás de otra manera) desde hace años. Un ejemplo: Brad Delong ya hizo una entrada sobre esto en 2017 creo. Pero de manera sorprendente, nadie les hace caso.

            Reitero: nada que ver con el oro…. .

          • Asier - 13 octubre 2021 - 23:49

            Nacho, aplicando tu lógica lo raro es que es valor de Apple, Amazon o Goggle no sea ya cero debido a todas las réplicas que les han salido…

            Las cosas no funcionan como las describes en tu comentario, muchas nuevas tecnologías y protocolos son del tipo ‘winner takes it all’. Bitcoin ya ha ganado como criptomoneda, solamente queda esperar a que el resto se de cuenta.

        • Juan I. - 13 octubre 2021 - 18:29

          Genial Nacho, te respondo. En gran parte, en mi opinión, la clave para revisar tus cuestiones pasa por entender qué plantea cada blockchain y entender la diferencia entre token y criptomoneda.

          1- Sobre la escasez. Sí existe a día de hoy escasez en las criptomonedas. Además minusvaloras algo vital, la adopción. No te basta con imitar la tecnología de Bitcoin que como dices está abierta, tienes que convencer a una comunidad descentralizada para que la adopte. La fortaleza del Bitcoin es que tiene el mayor efecto red. No hay ninguna cripto remotamente cercana a su nivel, como bien dices puedes consultar los datos. Pero es que además, muchas de las otras blockchain, por ejemplo Ethereum que es la segunda; no tienen limitado el número máximo. Esos dos factores, efecto red y los límites impuestos, a día de hoy sitúan la oferta de BTC como escasa. Será mayor cuando no se pueda minar más.

          2.- De nuevo, este link explica las diferencias entre token y criptomoneda. https://www.gemini.com/cryptopedia/cryptocurrencies-vs-tokens-difference . Una criptomoneda es el asset natural de la blockchain. El token es un asset de un protocolo construido sobre una blockchain. Los NFT non fungible tokens se construyen en el protocolo que sea, pero al final hay una blockchain que asegura quién es el dueño de esos tokens, y registra los cambios de dueño. Eso no es gratis, y las comisiones se pagan en la criptomoneda de la blockchain de turno. De nuevo, las DEFI, son protocolos construidos la mayoría sobre Ethereum. La verdad que no llego a saber distinguir qué es trabajo del protocolo DEFI de turno, y qué es trabajo de la blockchain de ethereum. Pero en cualquier caso, tienes que conocer la blockchain que sustenta tus NFTs /DEFIs porque estás expuesto al precio de su criptomoneda, impacta en la economía de ella como si fuera un impuesto.

          Investiga por ese camino de relación entre blockchain y tokens. Entonces verás que hay blockchain que no se orientan a ser divisa, más bien a criptomoneda base para diferentes aplicaciones, con tokens basados en smart contracts… etc para aplicaciones como trazabilidad aplicada a logística, educación, DEFIs etc etc.

          Añado las Descentralized autonomous organizations con sus tokens de gobernanza van a sorprendernos en el corto futuro. El uso de oráculos (investiga chainlink que es el principal y que tiene más información) añadido a todo lo que ya hay. Estas dos últimas, nos dejan un futuro a corto plazo prometedor.

          Responder
          • Javier Lux - 13 octubre 2021 - 20:55

            El punto 1 es ya obsoleto.

            Tras London Fork EIP-1559 Ethereum sí está limitado. Cada transacción Ethereum destruye el base fee de la transación y numerosos bloques han sido ya deflacionarios, es decir, la recompensa por el minado del bloque es MENOR que los ETH destruidos.

            Este efecto deflacionario se va acelerar una vez entre en funcionamiento el nuevo método de consenso the Ethereum 2, PoS, teniendo una deflación aproximada de 2% anual, aunque es muy difícil de estimara hoy.

            Es lo que llamamos «ultrasound money», y va a ser un negocio extraordinario de la próxima década.

            Entender cada concepto de esta página: https://ultrasound.money/
            es entender lo que está ocurriendo.

          • Nacho - 13 octubre 2021 - 21:12

            Juan. Creo que con mi contestación a Assier contesto a tu punto número 1. Tienes razón en que hay unos ciertos costes de adopción, pero tengo mis dudas con respecto a los efectos de red. Y como efecto que puede contra-restar a las fuerzas económicas naturales añado el marketing (de tipo piramidal en ocasiones, que suele ser muy potente). Pero entiendo que estos efectos se tienen que ir atenuando con el tiempo, a medida que el ciudadano medio conozca mejor esta tecnología, y entiendo que esto ya está pasando, y cada vez más rápido. Bitcoin ya solo tiene en torno a un 45% de la capitalización de mercado de las cripto. En criptomonedas no hay fuerzas que hagan que haya una predominante. Al final, para cada variante tecnológico, las habrá (criptos) a miles (¿o millones?). Y para cada variante tecnológico, la demanda se repartirá por igual entre todas ellas pues son producto indiferenciado. Otra cosa que está pasando, es que hay un arbitraje entre criptomonedas según su variación tecnológica. No conozco las claves de esto, pero es muy interesante.

            Con respecto a tu segundo punto, conozco con algo de detalle las tuercas y tornillos de esta tecnología. Combinan criptografía con teoría de computación distribuida. Precedentes son las propuestas de Chaum, Finey, Szabo o Dai, casi todas de los 90. Desde el punto de vista teórico, de trasladar los conceptos financieros al ciberespacio y de manera descentralizada, son interesantes. Otra cosa es que sean eficaces, eficientes y atractivos para el usuario al final. Y no tengo nada que objetar a tus comentarios tecnológicos (si te interesa este tema de blockchain, puedes ver este curso impartido por un prestigioso científico computacional de EEUU, con enlaces a los artículos relevantes: https://timroughgarden.github.io/fob21/). Pero mi análisis con respecto a las criptomonedas es más bien de tipo económico. Esto es lo que creo que el ciudadano medio debería de conocer en detalle, para tomar las decisiones de inversión correctas. Y las tuercas y tornillos tecnológicos no cambian en nada el análisis económico realizado para las criptomonedas (con los modelos más sencillos). Tengo pendiente de realizar uno similar para NFTs (precisamente mi interés actual sobre blockchain es debido a que me han pedido opinión tecnológica y económica sobre NFTs). Y a lo mejor lo intentaré con los DeFis…no se si tendré tiempo.

          • Nacho - 14 octubre 2021 - 11:21

            Asier comenta.

            «Nacho, aplicando tu lógica lo raro es que es valor de Apple, Amazon o Goggle no sea ya cero debido a todas las réplicas que les han salido…

            Las cosas no funcionan como las describes en tu comentario, muchas nuevas tecnologías y protocolos son del tipo ‘winner takes it all’. Bitcoin ya ha ganado como criptomoneda, solamente queda esperar a que el resto se de cuenta»

            El objeto de mi modelo sencillo era, contestando a Juan, demostrar que Bitcoin (y otras cripto) no tienen nada que ver con el oro, ya que no generan una escasez artificial que pueda reproducir lo que pasa con el oro en la naturaleza.

            Por otra parte lo que el sencillo y seguramente imperfecto modelo teórico predice, en criptomonedas, poco a poco se va observando en la realidad: están emergiendo miles de cirptomonedas y la demanda se está repartiendo cada vez más entre ellas en vez de concentrarse en una sola cripto. Bitcoin está perdiendo fuerza gradualmente (si lo medimos por su participación en la cuota de capitalización bursátil de todas las cripto), a diferencia de lo que pasó con Google o Amazon, que iban ganando fuerza con el paso del tiempo, pese a que apareció competencia (ya que en los sectores en los que estas empresas operan si hay importantes fuerzas económicas que impulsan el «winner takes it all» que comentas). Cierto, Bitcoin sigue subiendo. Pero si hubiese mantenido su cuota, si toda la demanda que ha ido entrando en este mercado de criptomonedas desde sus inicios se hubiese concentrado en Bitcoin, hubiese subido mucho más. Estaría a 300.000 usd, por decir una cifra.

            Con respecto a las cripto, realmente tengo pendiente ver exactamente como se está distribuyendo la demanda entre ellas. Es posible que lo que esté pasando es que se esté distribuyendo entre diferentes especializaciones o segmentos de mercado de criptomonedas y no entre criptomonedas iguales o muy similares salvo alguna variación tecnológica. Un cínico diría que todas son iguales pues ninguna sirve para nada más que para especular….pero ya hemos visto que si hay colectivos que las utilizan para algo más que esto, ya que no les queda más remedio. Para mi es un misterio que haya semi-clones de Bitcoin (como por ejemplo Litecoin) pero, creo, no replicas exactas, clones. En teoría tendría que haberlas. Una explicación es que rápidamente se identificaron algunos defectos de Bitcoin (que los tiene) y en vez de replicarla exactamente la mejoraron tecnológicamente.

            Obviamente la competencia existe en todos los sectores y en función de su «naturaleza» esta tiene unos resultados u otros. Hay sectores que por la naturaleza de los productos o servicios no hay fuerzas económicas que impulsen la concentración (economías de escala, gama, red etc…) y quedan atomizados. En otros ocurre lo contrario. Entonces, según y como. En este sentido diría que en tu comparación estas comparando peras con manzanas, al comparar las cripto con estos otros servicios / productos. Incluso al comparar smartphones con plataformas de servicios de internet.

    • Enrique Dans - 13 octubre 2021 - 19:00

      Respondo a tu pregunta: no, no tengo inversiones significativas en criptomonedas. Tengo cantidades muy pequeñitas que se corresponden a los experimentos que hago para entender el tema, para poder opinar sobre ello entendiendo la mecánica de interacción, o para poder hacer ejemplos en clase, pero en absoluto algo que pudiésemos llamar una posición inversora. Y en cualquier caso, mi influencia tampoco es suficiente como para influenciar su precio, ya me gustaría! Repito lo de siempre: soy un simple profesor que estudia los procesos de innovación y de disrupción, y las criptomonedas me interesan porque representan la disrupción del dinero, no porque especule con ellas ni porque pretenda hacerme rico engañando a nadie.

      Responder
      • Nacho - 13 octubre 2021 - 19:49

        Gracias por la aclaración Enrique !!.

        Responder
  • #020
    PUEBLOCOIN - 12 octubre 2021 - 23:47

    Mi pueblo ha emitido una criptomodeda: el pueblocoin

    1 pueblocoin son 1000€

    Daos prisa en comprarla porque cuando salga en el telediario de la noche -por ser la noticia simpática del día- es probable que suba a 1500€

    Con ese reclamo del 50% de beneficios en tan poco tiempo, probablemente algún banco la comprará siguiendo las dinámicas actuales de mercado. Cuando la tengan el 55% de los bancos de la zona, ya no habrá vuelta atrás. Ya no se podrá considerar especuación, sino diversificación de inversiones y limitación de riesgos

    Por cierto ¡en mi pueblo veranean presidentes y autoridades de todo el mundo!

    Los pueblocoins son el presente y posiblemente el futuro inmediato. Los ingenieros y las mentes más brillantes están desarrollando varias apps con IA, que fomentan un modelo económico sostenible, ecológico y justo con todos los colectivos

    Cualquiera que entienda las dinámicas de innovación, comprenderá que los pueblocoins claramente parecen estar aquí para quedarse

    Responder
    • Asier - 13 octubre 2021 - 00:28

      Tu pueblocoin que empiece valiendo cero como hizo el bitcoin y compita en el libre mercado, veamos a dónde llega.

      Responder
      • PUEBLOCOIN - 13 octubre 2021 - 00:42

        El pueblocoin efectivamente empezó valiendo cero y ya compite en el libre mercado. Las personas han entendido el valor de una criptomoneda que fomenta un modelo económico sostenible, ecológico y justo con todos los colectivos

        No pareces entender que nos encontramos con un número creciente de personas que comienzan a utilizar las criptomonedas como estrategia de diversificación en sus inversiones, dando lugar a una nueva fase en la que ya no se trata de meterse a minero ni a especulador, sino simplemente de incorporarse a un fenómeno, el de la transformación del dinero, que no parece tener límite

        Responder
      • Javier - 13 octubre 2021 - 01:10

        …no lo sé Rick…

        Responder
    • Ignacio - 13 octubre 2021 - 01:27

      «X ha emitido»… Ya empieza mal la descentralización.

      Responder
    • Randy Waterhouse - 13 octubre 2021 - 09:54

      Todo depende… si tu pueblo tiene unos terrenos libres donde instalar una granja de paneles solares, y escribís un whitepaper explicando que el pueblocoin sirve para financiar su instalación y que repartiréis los beneficios entre los que compren la moneda, es bastante posible que sí que se vendan.

      Responder
  • #026
    Aleix - 13 octubre 2021 - 10:02

    #001 El famoso «minado» de Bitcoin es un mecanismo de seguridad que la red utiliza para evitar verse comprometida.

    Cualquier red descentralizada creadora de criptomonedas debe cumplir dos principios; cualquiera ha poder participar validando transacciones y la red debe evitar que alguien la controle en mas del 50%. Para cumplir estos dos principios se creó el gasto energetico a la hora de validar transacciones.
    La gente olvida que Bitcoin es una atigualla, ¡ya tiene más de 10 años! Las nuevas monedas utilizan otros mecanismos de seguridad para garantizar su independencia y los dos principios que mencionaba antes. El Proof of Stake es uno, el proof of person es otro. Y hay muchos más.

    Responder
    • Asier - 13 octubre 2021 - 15:54

      ¿El bitcoin antigualla? Avísanos cuando una de esas nuevas monedas lo supere.

      Otra antigualla: el protocolo TCP/IP

      Responder
      • Aleix - 13 octubre 2021 - 17:06

        El tema del gasto energético está mal resuelto en Bitcoin, hasta el mas acérrimo bitcoiner puede entender que hay alternativas más viables actualmente. Es imposible convencer a la red de cambiar el PoW ahora mismo, pero las cosas como son.

        Responder
        • Asier - 13 octubre 2021 - 18:25

          No está mal resuelto, las alternativas tienen serias desventajas y sí, por ahora es imposible convencernos de que hay que cambiar el PoW.

          Responder
      • Javier Lux - 13 octubre 2021 - 20:59

        Ethereum lo hará.

        Calculo que entre dos y cinco años, Ethereum supera a bitcoin.

        Responder
        • Asier - 13 octubre 2021 - 23:34

          Lleváis desde 2017 con esa cantinela pero tal y como lo veo perderá cada vez más relevancia frente al bitcoin. Es fácil hacer una apuesta, tú compra ethereum y yo bitcoin :)

          Responder
  • #032
    PEDRO.P - 13 octubre 2021 - 10:12

    Sin entrar a valorar los multiples aspectos interesantes que presentan las criptomonedas y el blockchain.

    Me preocupa una derivada que observo en cuanto a las criptos, y es ser una variante más del mundo del juego, la apuesta y el enriquecimiento rápido. Esto viene a raiz de ver que los gestores de criptos empiezan a publicitarse en las camisetas de equipos de futbol, a anunciarse antes y durante los partidos, y a aparecer locales de inversión en criptos por los barrios, todo esto compitiendo por espacios que ahora ocupan las casas de apuestas……Por no hablar que cada vez conozco más gente que ve esto como un juego, e invierten 30e en una criptomoneda que no saben nada de ella como quien echa a la lotería.

    Responder
  • #033
    Aleix - 13 octubre 2021 - 10:13

    Mi percepción sobre el tema es que el entorno de las criptomoendas (o del blockchain, que viene a ser lo mismo) está creando una «capa» de intencambio de valor y de servicios al margen de los bancos, los estados y los organismos reguladores internaciones.
    Nadie puede controlar Bitcoin; ningun estado, banco central o regulador. Esta es una de las propiedades que hace que tenga valor. Lo mismo se puede decir del entorno de los «contratos inteligentes» de Ethereum o similares.

    «En torno a las criptomonedas y a su creciente popularización se está generando una explosión de mentes brillantes, de creatividad y de ideas que va a dar lugar a muchos fenómenos interesantes.»

    Exactamente. No se puede expresar mejor

    Responder
  • #034
    Oscar - 13 octubre 2021 - 14:45

    Una pregunta, ¿ha habido alguna vez en toda la historia, un valor que suba tanto de valor como el bitcoin, y no resultara ser una burbuja?

    Responder
    • Asier - 13 octubre 2021 - 16:32

      Buscar precedentes históricos para algo completamente nuevo que aspira a ser nada menos que el nuevo dinero es un error. Yo compararía la adopción más que el precio, comparándolo con el ritmo de adopción que han experimentado otras nuevas tecnologías como la radio, TV, PC, móviles o Internet.

      Responder
  • #036
    Diego Paz - 13 octubre 2021 - 21:36

    Que duda cabe que arañando la capitalización de la plata, esto llegó para quedarse, se puede patalear, pelear, y llorar, o se puede aprender, enseñar y colaborar.
    DEFI 2.0 va a ser INCREIBLE

    Responder
  • #037
    Chris Sutton - 20 octubre 2021 - 16:17

    Mucha gente piensa que solo los criminales usan criptomonedas. Desafortunadamente, muchos de los políticos de Estados Unidos tienen esta idea.

    Responder
  • #038
    Aleix - 26 octubre 2021 - 08:55

    https://www.nasdaq.com/articles/bitcoin-and-the-internet-are-bringing-the-end-of-nation-states-2021-10-23

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG