La regulación llega a las big tech

IMAGE: Big Tech regulation

Un grupo de congresistas sobre todo demócratas pero que incluye también a algunos republicanos, algo inusual en un Congreso profundamente dividido, presenta cinco proyectos de ley que afectan a la regulación de las grandes compañías tecnológicas, y que la endurece de manera muy significativa.

Los proyectos de ley incluyen la Ending Platform Monopolies Act, que regularía la posibilidad de interrumpir posibles conflictos de interés vinculados al funcionamiento de plataformas (cuando una compañía opera una plataforma pero también la usa para vender sus productos); la Augmenting Compatibility and Competition by Enabling Service Switching Act (re-introducida), que obligaría a crear reglas que facilitasen la portabilidad de los datos del usuario; la American Innovation and Choice Online Act, que impediría que discriminen a otros participantes en sus servicios; la Platform Competition and Opportunity Act, que dificultaría que llevasen a cabo determinadas operaciones de adquisición; y la Merger Filing Fee Modernization Act, que haría además que tuviesen que pagar más a las agencias gubernamentales por el estudio de esas operaciones de adquisición.

La regulación de los grandes gigantes tecnológicos es una cuestión sumamente compleja, porque a menudo, controlar los abusos que estas compañías llevan a cabo implica reducir las opciones que presentan a sus usuarios, algo que puede convertir las leyes que lo promueven en impopulares. Lógicamente, los usuarios suelen tener una mentalidad más centrada en el corto plazo y en la funcionalidad que en competitividad o en la sostenibilidad competitiva de las industrias a largo plazo, algo que, en ocasiones, llega a cuestionar las decisiones de los reguladores. De hecho, en numerosas ocasiones en mis clases me he encontrado con numerosos alumnos de todo tipo de niveles apoyando a las compañías tecnológicas frente a las acusaciones de comportamiento monopolístico de los reguladores, o incluso justificando comportamientos que podrían ser interpretados como claramente abusivos. A eso se une, en los Estados Unidos, la corriente legislativa que durante las últimas décadas y desde la administración Reagan, tendió sistemáticamente a desnaturalizar el uso de la legislación antimonopolio, dando lugar a un entorno de tipo «vale todo» que las grandes tecnológicas supieron aprovechar particularmente bien.

Algunos de los proyectos de ley introducidos atacan directamente algunas de las cuestiones que han permitido a las grandes compañías tecnológicas crecer hasta convertirse en gigantes, como los cientos de adquisiciones que llevan a cabo de forma sistemática. Examinar las páginas que Wikipedia tiene con las adquisiciones de Amazon, Apple, Facebook, Google o Microsoft es encontrarse con listados impresionantes que se prolongan varias páginas, y que revelan la capacidad de esos descomunales monopolios para hacer y deshacer mercados a su antojo, alcanzando un poder sobre la economía ya no de los Estados Unidos, sino del planeta entero, algo que carece prácticamente de precedentes históricos.

La idea de regular de manera más rigurosa a los gigantes tecnológicos aparecía en el programa electoral de Joe Biden, que además incorporó a su gabinete a dignificados académicos y activistas a favor de la misma, pero se ha encontrado además con apoyo entre las filas republicanas, en una corriente en favor de la regulación a nivel mundial que no se limita a los Estados Unidos, sino que se extiende no solo a la ya históricamente más activa en este sentido Unión Europea, sino también a China. Si unimos esta tendencia al reciente acuerdo del G7 que tratará de poner coto a los procesos de optimización fiscal agresiva que estas compañías, además de muchas otras multinacionales de otras industrias, llevaban a cabo, tenemos un panorama que aparece bastante tormentoso para esos imperios formados en la última década del pasado siglo y las dos primeras del presente.

Y francamente, es muy posible que eso vaya a ser algo muy bueno, tanto para los usuarios como para la competencia y la innovación.


ACTUALIZACIÓN (15/05/2021): Marimar Jiménez, de El País / Cinco Días, cita este articulo en el suyo titulado «El Congreso de EE UU pacta cinco leyes para romper el monopolio de las grandes tecnológicas» (pdf).


This article was also published in English on Forbes, «Congress rolls out some tough regulatory proposals for big tech«


10 comentarios

  • #001
    LEON - 12 junio 2021 - 01:32

    ¿Y eso lo acaban de descubrir ahora? vaya genios…

    Hace ya décadas que nuestra nunca suficientemente alabada Matilde fue una precursora de estos métodos, hundió a los vendedores de centralitas mediante el procedimiento de suministrar la centralitas telefónica a las empresas, pagaderas en cómodos plazos a través del recibo de llamadas.

    En una época de morosos, la única que se podía asegurar el cobro era Matilde, ya que si el moroso no pagaba se quedaba sin teléfono, arma de la que no disponía ningún otro suministrador.

    No se si Matilde todavía usa esa táctica. pero con toda seguridad nuestros ilustres congresistas y senadores ni hicieron nada ni tan siquiera se enteraron.

    En EEUU se aplicaron normas para evitar esos oligopolios, el mas célebre el que dividió a la todopoderosa ATT en 1.984, pero parece que esas buenas intenciones fuero olvidadas en beneficio de las grandes tecnológicas, en caso contrario Microsoft no podría haber disfrutado de tanta manga ancha para imponer sus productos.

    Hacer eso ahora, cuando ya se han quedado con el mercado mundial es lo que por estas tierras se llama «Brindis al Sol».

    Responder
    • Javier Lux - 12 junio 2021 - 11:17

      Entiendo que el Monopolio u Oligopolio debe de ser regulado cuando el mercado alcanza madurez.

      Creo que en épocas de «fuerte crecimiento-nueva tech-grandes inversiones» el monopolio ayuda a la rápida implementación de la tecnología.

      El ejemplo que siempre pongo es la patética introducción de la telefonía móvil en Europa, con 3 o 4 empresas en cada país gastándose un dineral en montar cada una su red estaciones base por todo el territorio, para regocijo de los proveedores de equipos telecom.

      Hoy la consolidación de redes en estaciones base-multired es clara con Cellnex y otra empresa de TEF vendida hace poco

      Responder
  • #003
    Gorki - 12 junio 2021 - 10:38

    Me parece perfecto que se regule la actividad de megacorporaciones,

    Pero en la practica, la regulacion consiste únicamente en ponerlas unos impuestos que la megacorporacion traspasa al cliente- Es decir, los Gobiernos transforman las empresas con mas capacidad de control, en simples recaudadores de impuestos ADICIONALES

    Responder
  • #004
    Juan T. - 12 junio 2021 - 10:59

    Está claro que no lo hacen por gusto, si no ya lo hubieran hecho antes.

    Sucede que si no salimos de esta crisis con políticas que combatan mínimamente la desigualdad, la ola populista mundial apoyada por China, Rusia, los Bolsonaro, Orban, etc y sobre todo con Trump amenazando con volver, seguiría creciendo.

    Esto se volvería un caos en el que el gran capital puede perder el control, de ahi que esté dispuesto a repartir unas migajas.

    Asi que se necesita dinero para el crecimiento y para politicas sociales y las megacorporaciones y los ultraricos son los únicos que disponen en abundancia.

    Súmale la eliminación de buena parte de los paraísos fiscales con el impuesto mínimo de sociedades del 15% y el gran vuelco de la inversión mundial, tanto privada como pública en renovables y digitalización.

    Entramos, por fin, en un circulo virtuoso, muy necesario , aunque no sé si suficiente.

    Responder
  • #005
    El hombre que susurraba a las cabras - 12 junio 2021 - 12:23

    Juan José Millás dixit:

    «El capitalismo es un delirio que en cualquier momento se puede venir abajo»

    Responder
    • LUA - 12 junio 2021 - 17:35

      “La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas”

      “Si amas sin despertar amor, esto es, si tu amor, en cuanto amor, no produce amor recíproco, si mediante una exteriorización vital como hombre amante no te conviertes en hombre amado, tu amor es impotente, una desgracia”

      Ambas… Karl Marx XDDDD

      Responder
  • #007
    Xaquín - 12 junio 2021 - 17:48

    Uniendo la primera línea de tercer párrafo y la frase final de la entrada, podemos llegar a una síntesis del mecanismo social, por el que la regulación tiene siempre un problema de base : los reguladores.

    Y ya pasaba con el Senado de Roma, así que no es un problema recién salido del horno.

    Porque el pueblo es muchas veces un pelín cazurro, pero normalmente la impopularidad de las medidas políticas no tiene nada de cazurrería popular. Más bien es un resultado histórico, en el que la sofisticación de la marrullería política es todo un arte.

    Y como pasa con la «tontería» esa de que la curiosidad mató al gato, el problema no está en quien le pone el cascabel, el problema está en si podemos confiar en ese «ponedor», al que también le podemos apodar «cacique». O, yendo más «allá», si podemos confiar en que valdrá realmente la pena poner el cascabel, porque puede que cada quisqui se monte luego la feria como le venga en gana.

    Responder
    • El hombre que susurraba a las cabras - 13 junio 2021 - 10:14

      «No es la conciencia de los hombres lo que determina su ser, sino, por el contrario, su ser social lo que determina su conciencia»

      «Las ideas de la clase dominante son en todas las épocas las ideas dominantes»

      Otra vez San Karl Marx

      Responder
      • LUA - 13 junio 2021 - 17:15

        (tus cabras son un poco rojillas…) XDDD

        Responder
  • #010
    Pedro - 14 junio 2021 - 12:32

    Han agotado la innovación y el crecimiento ya no es su motor.

    Ahora toca que sean buenas vecinas, que paguen gastos de comunidad.

    Parece que fue ayer cuando buscaba en Alta Vista, y han pasado 25 años…

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG