El desafío de la medicina no es tecnológico: es de control de gestión

IMAGE: Mohamed Hassan - Pixabay (CC0)

Hay muy pocas dudas acerca de que la pandemia de coronavirus está acelerando en gran medida el avance de la telemedicina y de todo lo relacionado con la digitalización del cuidado de la salud: aseguradoras en todo el mundo abren servicios de este tipo para sus usuarios, compañías de servicios de telemedicina tanto en los Estados Unidos como en China consiguen levantar importantes rondas de financiación… claramente, la telemedicina no está dispuesta a desaprovechar una crisis, y apunta a convertirse en una opción de verdadero futuro. Las compañías digitales saben que tienen en ese futuro mucho que decir, y en muchos casos, están ya contribuyendo a ello.

Pero la telemedicina no es la única disciplina tecnológica en esa situación: otras, como la movilidad, el cloud computing, el machine learning y la inteligencia artificial, o el blockchain tienen indudablemente también mucho que aportar a ese futuro. Decididamente, la medicina digital no es ningún tipo de «segunda opción» para nadie, y evoluciona para convertirse en la solución de muchos problemas y en una auténtica revolución.

La cuestión parece clara: la tecnología está aquí, preparada para su uso. Y sin embargo, la medicina sigue evolucionando muy lentamente, hasta el punto de que resulta rara la ocasión en la que nos sorprende por su evolución en ese ámbito. ¿Dónde está el problema?

El problema, en realidad, se llama control de gestión. ¿Qué lleva a que, en numerosísimas ocasiones, tengas que perder el tiempo acudiendo a la consulta de un facultativo que, en realidad, se limita a hablar contigo, prescribirte un par de pruebas diagnósticas y una receta para algún medicamento, y entregarte unos papelitos? ¿No supone eso, además de una pérdida de tiempo para ti, una mucho más importante en términos absolutos para ese profesional de la medicina? ¿No se le cae el alma a los pies a personas con una formación muy especializada y compleja en el funcionamiento del cuerpo humano, cuando ven que pasan sus días mayoritariamente pidiendo analíticas, extendiendo recetas y haciendo otras tareas puramente administrativas que es profundamente ineficiente y estúpido que hagan?

La respuesta es clara: en muchos sistemas de salud, si tú no pasas por la consulta, el médico no cobra. Si no hay un acto médico documentado llamado «consulta», que en la mayoría de los casos es completamente superfluo, absurdo y sin sentido que sea llevada a cabo por un personal tan especializado, el sistema no funciona. Eso lleva a quemar absurdamente horas y horas de tiempo de facultativos con enorme potencial en tareas completamente triviales que podrían ser realizadas de maneras infinitamente más eficientes. ¿Qué impide que, ante un síntoma determinado, enteremos en contacto a través de nuestro smartphone con un asistente, digital o humano que, tras cualificarnos, nos encargue las analíticas correspondientes? ¿Cuántos pasos pueden evitarse mediante la combinación de telemedicina y algoritmia, para conseguir que en la consulta, el facultativo aporte verdadero valor añadido, y no simplemente se dedique a labores administrativas?

Y una vez realizadas esas pruebas, o recetado ese medicamento… ¿pasaría algo si en lugar de tener que firmarnos un arcaico papelito o entregarnos un informe, el resultado o la receta pasasen a estar disponibles en la nube, en una app desde la que puedo consultarlos o enviarlos al especialista correspondiente en un par de clics? ¿Qué lleva a que unos datos de especial protección estén metidos en un simple sobre o en nada menos que un CD-ROM, un soporte completamente en desuso, en lugar de estar en una nube securizada a la que pueda acceder únicamente con la biometría de mi cara o mi huella digital introducidas en mi smartphone o en un lector en la consulta del médico, y en donde estén desde todo mi historial, hasta mi código genético si hace falta?

Y si necesito recetas para rellenar mis prescripciones, ¿por qué diablos tengo que esperar en una sala hasta que nada menos que un médico, un profesional que nunca fue formado para eso, me extienda esas recetas como un mero trámite, en lugar de, por ejemplo, pedírselas a mi asistente doméstico, que verifique que están autorizadas, y que me lleguen a casa cómodamente? ¿No deberíamos reservar el valiosísimo tiempo de médicos formados, especializados y en muchos casos con mucha experiencia, para aquellas interacciones que realmente aporten valor añadido?

El problema actual de la medicina no se llama tecnología: la tecnología está ahí. Se llama control de gestión, management, rigideces introducidas absurdamente en procesos que, aparentemente, nadie intenta cambiar, porque si se cambiasen, no sabrían como evaluarlos. Cada vez que un facultativo especializado pierde miserablemente su tiempo haciendo papeleo, dios mata un gatito. Cada vez que tú como paciente tienes que pasar dos veces por la consulta para rellenar una prescripción que se te ha acabado, o para que te pidan un análisis y unos días después te lo lean, matan a otro. Y a este paso, y a pesar de la renombrada capacidad reproductiva de los felinos domésticos, nos quedaremos sin gatitos antes de que hayamos podido plantearnos una medicina que de verdad funcione, no a costa de procesos patéticamente ineficientes, sino como debería realmente funcionar en plena era digital.

Una identificación inadecuada del problema, creer que el problema es una cuestión de tecnología, nos llevará constantemente a invertir muchísimo dinero en nuevos aparatos y despliegues diseñados… para seguir llevando a cabo los mismos procesos absurdos e ineficientes: seremos, simplemente, más ineficientes y a más velocidad. ¿Podríamos, gracias a las lecciones aprendidas en algo tan traumático como una pandemia, redefinir la medicina y el cuidado de la salud en base a criterios adecuados y modernizados de control de gestión?


This article was also published in English on Forbes, «The challenge facing healthcare isn’t technology, it’s called management control«


17 comentarios

  • #001
    Gorki - 18 junio 2020 - 20:10

    Si telemedicina es que cuando me encuentre mal en vez de ir al ambulatorio, me conecten con una sesión de Zoom con el médico. No gracias

    Durante la pandemia, a mi mujer le han diagnosticado Un Ccovirus leve por teléfono y le han recetado por el mismo sistema. Vale, bien es una situación de emergencia y es una solución alternativa adecuada a unas décimas de fiebre, esa situación.

    Pero si pretenden hacer eso en épocas normales, vamos aviados.

    Responder
    • Miguel - 19 junio 2020 - 09:06

      Completamente de acuerdo con Gorki. La relación médico paciente no se construye sólo con una app o un algoritmo de IA y a veces la simple acción de mirar a los ojos al paciente mientras se le escucha de forma activa y respondiéndole en un lenguaje que entiende, hace más que cualquier machine learning.

      Responder
      • Enrique Dans - 19 junio 2020 - 10:18

        Ya estamos con maximalismos absurdos e injustificados. A ver, ¿que tiene que ver que se proponga que la primera consulta sea a través de un dispositivo que cualifique la dolencia, encargue las pruebas pertinentes y prescriba lo que haya que prescribir con el hecho de que, en cuanto sea necesario, aparezca el médico y trate al paciente cara a cara, hable con él y le escuche todo lo que sea necesario? ¿Por qué inmediatamente, en cuanto se propone algo, saltamos como fieras como si se propusiese eliminar todo lo anterior? ¿Qué os lleva a pensar que por introducir mejoras en el flujo administrativo para hacerlo más eficiente, va a desaparecer la interacción médico-paciente? ¿No os dais cuenta de que con esa postura timorata de «todo lo nuevo es malo» no hay forma de avanzar en la discusión? ¿En dónde propongo yo que el médico deje de ver al paciente? ¿Por qué diablos pensáis que es lo que pretendo proponer? ¿A quién se le ocurre? ¿Al que asó la manteca?

        Responder
        • Luigi - 20 junio 2020 - 23:15

          Desconozco cómo funciona en primaria, meollo del apunte del blog.
          En medicina hospitalaria han sido sustituidas las historias clínicas por PACS ineficientes, impuestos, con todo centralizado pero farragoso, lento, ineficiente.
          Eso conlleva una clara peor relación médico-enfermo.
          Esto no es así en servicios sin relación con pacientes (Rayos, Laboratorio…), con una mejora evidente con la digitalización.
          Si hoy se pone enfermo agudamente un paciente ingresado, lo valorarán claramente peor que hace 20 años.
          Según mi experiencia, la Medicina de dentro de 20 años será la de Alien: TODO aquello que hace ahora un médico lo hará una máquina.
          Seguo que como con todo, la IA va a cambiar el mundo completamente.

          Responder
      • Jorge - 20 junio 2020 - 23:06

        Buen ejemplo de porque se mantienen los procesos ineficientes de la medicina actual. Pensar que siempre el medico me debe mirar, preguntarme, auscultarme y retarme por comporamientos de salud inadecuados, conlleva a un mejor diagnosrico, es incorrecto. Necesitamos especialistas no ritos chamanicos.

        Responder
    • Juan T. - 19 junio 2020 - 19:49

      Tu tranquilo Gorki, igual que todavia sobreviven agencias de viaje para quienes no son capaces de reservar directamente los vuelos y estancias, habrá una sanidad «B» para quien piense como tu.

      Pena que el sobrecoste no lo pague solo quien lo utilice , como en el caso de las agencias.

      Responder
  • #007
    Xaquín - 18 junio 2020 - 20:11

    Buena reflexión, pero no solo atañe a la medicina , el nivel de burocratización que tiene el llamado sistema educativo español es de orden cercano al más pernicioso sovietismo,

    El profesorado actual no pasó mucho de la fase medieval, pero por otro lado está tan ahogado por el papeleo brutal, que tampoco le resulta fácil nadar contracorriente.

    Responder
  • #008
    Narcís - 18 junio 2020 - 23:42

    Totalmente de acuerdo con el post. Cada vez que voy al médico me indigno con los tiempos de espera. Esto es claramente un problema de gestión.

    De todos modos, lo que comentas en el artículo es extensible a muchos otros sectores. Yo precisamente me dedico a replantear muchos procesos en la empresa y es increible como podemos ir mejorando la productividad de forma sostenida si repensamos las cosas desde cero ayudándonos de la tecnología actual.

    Responder
  • #009
    Javier M. - 19 junio 2020 - 10:15

    El gravísimo problema que venimos arrastrando como país es que nos cuesta horrores los procesos de mejora de procemientos contínua, precisamente para lo que comentas (aportar valor añadido al producto/servicio). O nó va con nuestro adn o es que a algunos no les interesa que sea así por intereses distintos al interes general. Se establecen métodos de trabajo que persisten en el tiempo hasta el infinito. (o hasta que viene una pandemia y se lo lleva todo por delante) de ahí el atraso que llevamos con, por ejemplo paises como Alemania o los asiáticos. Un ejemplo:

    ¿Como es posible que en un Hospital del siglo XXI (Hospital Provincial de Zaragoza), le suban los expedientes (literalmente una carpeta con los papeles) desde el archivo al despacho del médico con el clásico carrito cromado con ruedas, empujado por un celador? ¿Que clase de digitalización es esa?. ¿Que más dá que les hayan modernizado el hardware (lenovo) si nó son capaces de digitalizar los expedientes? ¿Que es: desídia o simplemente que NO INTERESA!

    Otro ejemplo:

    Para hacerme la clásica prueba anual de la próstata necesito pedir 3 (TRES!) permisos en el trabajo:

    1. El de la cita al médico para que te extienda el volante del análisis.
    2. El del própio análisis. (este es inevitable)
    3. El de los resultados. (2 minutos en la consulta para que te diga que todo está bien).

    ¿No se podría evitar el primer paso, simplemente solicitándolo por la app (que ya existe) de citación previa?

    ¿No se podría ahorrar el tercer paso, (si el resultado fuera correcto claro!) enviando un simple correo, whatssap o lo que fuera?

    ¿No hay ningún servicio que piense sobre esto para realizar mejoras?

    Se dice que «Perder tiempo es perder dinero». En España por lo visto parece que no.

    Responder
    • Manolo - 19 junio 2020 - 16:09

      El tercer punto que pones, en mi CAP no lo tenemos. Llama una enfermera, o lo que sea, a casa diciendo que todo OK, que no hace falta visita con el médico. Los resultados están en la web y te los puedes descargar.

      Responder
  • #011
    Diego - 19 junio 2020 - 10:16

    Voy a opinar por primera vez en este blog (para ser español que opinamos por todo y, además, siempre teniendo razón me extraña no haberlo hecho antes).

    Al final todo se tratará de llegar a un punto intermedio entre seguridad, eficacia y beneficio.

    Nadie dejaría en manos de «internet» los ahorros de su vida y ahora hace años que no pisamos una sucursal bancaria.

    Los tiempos avanzan de forma inversamente proporcional a los beneficios (tanto para el prestatario del servicio como del usuario del mismo).

    Por otra parte, completamente de acuerdo con la frustración que supone para un profesional altamente cualificado copiar/pegar recetas.

    Son muchos conceptos en el mismo artículo y en temas muy delicados.

    Un saludo a todos

    Responder
  • #012
    Bakya - 19 junio 2020 - 11:39

    A propósito y al hilo de lo que se trata ampliándolo en estos aspectos: http://estoesloquepiensoysinolodigo.blogspot.com/2019/10/el-necesario-tripadvisor-sobre-medicos.html

    Responder
  • #013
    Nacho Muñiz - 19 junio 2020 - 11:48

    Muy de acuerdo contigo Enrique.

    Con la pandemia vemos que muchas organizaciones se lanzan a utilizar servicios remotos y dicen que se estan digitalizando. Ponen una pantalla y una conexión en medio y hacen lo mismo y cobran por lo mismo.

    Como comentas, el gran paso para digitalizar es cambiar el proceso asistencial y el modelo de negocio.

    A me me gusta decir. ¿Por qué le llaman digital cuando quieren decir remoto?

    Responder
  • #014
    Uno cualquiera - 19 junio 2020 - 11:51

    Estimado Enrique:
    Este comentario no está exactamente relacionado con tu entrada, pero no anda lejos en cuanto a burocracia se refiere.

    Llevo toda la mañana para pagar las tasas de selectividad de mi hijo.
    – Universidad de Sevilla
    – Solo en Banco Santander
    – Solo en papel
    – Los cajeros leen códigos QR, pero la solicitud lleva un código de barras.
    – Busca oficina abierta y espera la cola al sol
    – Tiempo perdido: 3h

    En fin, si para cosas que ya están más que trilladas vamos así, no quiero pensar cuanto tardarán en llegar aquellas que necesitan un poco de innovación.

    Saludos

    Responder
  • #015
    Matt - 19 junio 2020 - 12:45

    Hola Enrique
    Vuelvo con nuevo proyecto en sector de salud justamente para tratar esta problemática.
    Creo que el sector healthtech es el nuevo fintech
    Con oportunidades para soluciones muy verticalizadas por áreas terapéuticas , que permitan agilizar los tiempos de consulta y de repetición de tareas o explicaciones del médico, que pierde mucho tiempo en estas gestiones repetitivas.
    Encantado de comentar más sobre este tema.
    Puedes mirar lo que estamos haciendo en amaclinics.com
    Un abrazo !
    Matt

    Responder
  • #016
    Pedro Torres Asdrubal - 19 junio 2020 - 12:46

    Serie documental de la BBC donde un médico preocupado por el excesivo consumo de pastillas se mete en una clínica PRIVADA a analizar el problema.

    En resumen: tras 10 minutos de consulta el 99% sale con una receta.

    El médico habla de un estudio que ha descubierto una cura milagrosa, que ayuda en el 90% de las enfermedades y SIN EFECTOS secundarios: andar 30 min al día.

    Cuidemonos nosotros primero, para poder cuidar a los demas.

    Responder
  • #017
    LEON - 19 junio 2020 - 14:58

    El coste de esa manera de hacer mal las cosas es inmenso.

    Cada vez que se habla de incrementar el dinero destinado a la Sanidad Pública, pienso que su repercusión en la mejora de la calidad asistencial va a ser absolutamente nula,

    Me pregunto por que razón nunca aparecen propuestas de mejorar la gestión, en lugar de aumentar el presupuesto.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG