Las ciudades y el coste de la conveniencia

IMAGE: Alex Borland (CC0)

El cambio de nuestros hábitos de compra y la búsqueda incesante de la conveniencia está llevando a que una actividad que a lo largo de los años no había representado más que problemas puntuales, el reparto de mercancías, se esté convirtiendo en algo completamente insostenible en la dinámica de muchas ciudades. Tan solo en Nueva York, se entregan alrededor de millón y medio de paquetes cada día, con todo lo que ello conlleva de fricción de miles de vehículos de reparto que tienden a conducir bajo una fuerte presión y a aparcar en muchas ocasiones entorpeciendo el tráfico, además de suponer un creciente problema de contaminación no solo por sus emisiones, sino también por sus embalajes.

El reparto de paquetería sigue regulado básicamente del mismo modo en que lo estaba cuando su uso era ocasional, y precisa de una urgente regulación. Ahora, no solo hacemos uso de servicios que precisen logística de entrega constantemente, sino que además, los repartos tienen lugar con horarios cada vez más amplios, incluso siete días a la semana. El resultado son ejércitos de furgonetas escasamente coordinados que inundan las ciudades cada día y pretenden hacer uso de mecanismos supuestamente pensados para casos excepcionales, como el aparcamiento en doble fila, de una manera cada vez más sistemática y habitual.

En el caso de las ciudades, esto debería incluir necesariamente una cada vez más urgente racionalización del espacio dedicado en las ciudades a actividades como el aparcamiento en superficie, cada vez más injustificable por lo que supone de apropiación de un espacio público sumamente valioso para un uso privado. Pero también la búsqueda de una conciliación entre ese nivel de conveniencia cada vez más elevado que demandamos, y la necesidad de racionalización de la actividad en forma de horarios marcados, procedimientos para evitar obstaculizar el tráfico sistemáticamente en determinadas zonas durante el reparto de mercancías, obligar a la descarbonización progresiva de los vehículos utilizados, etc.

Con el tiempo, una parte importante de la solución logística de la última milla vendrá sin duda de la mano de vehículos especializados, posiblemente autónomos. Compañías como Starship, Amazon y otras ya llevan tiempo ensayando modelos de reparto mediante pequeños vehículos que transitan por las aceras, el llamado sidewalk delivery, algo que también genera cierta polémica por el uso de ese espacio, o plantean hacerlo con vehículos autónomos que se detienen delante del domicilio del cliente, algo que también podría plantear problemas en zonas de las ciudades en las que no existen facilidades para ello. El reparto mediante drones, cuyas pruebas están cada vez más extendidas, podría suponer un cierto alivio del problema, pero planteará también otros no necesariamente sencillos de resolver.

De una u otra manera, ha llegado el momento de plantearse que una parte cada vez más importante de nuestro consumo vendrá a nuestras casas en lugar de ir nosotros a por ella, con todo lo que ello conlleva de necesidades de rediseño del espacio urbano. El problema es el mismo de siempre: muchos usos potenciales, pero el espacio sigue siendo el mismo, y habitualmente está ocupado por alguien que ha decidido que era una buena idea poseer un vehículo cuando no disponía de un lugar propio donde aparcarlo, y utiliza para ello un espacio común que podría ser puesto en valor de formas mucho más adecuadas. Si empezamos a repensar y a racionalizar esa cuestión, posiblemente podamos hacer que muchas de estas cuestiones lleguen a tener algo de sentido en el futuro.


This post is also available in English on my Medium page, «How online shopping is putting further pressure on our cities«


18 comentarios

  • #001
    Gorki - 28 octubre 2019 - 15:59

    El mundo es tan injusto que los privilegios de las clases poderosas, cuando se extienden a los ciudadanos medios, dejan de ser privilegios, para transformarse en elaborados castigos.

    Viajar en Rayanair, hacer cruceritos en Costa Cruceros, tener en propiedad un Ibiza, vivir junto al Retiro,… todo lo que hacían los ricos y era maravilloso , lo hacemos la plebe y se transforma en un problema sin solución. Es lo malo de ser pobres, que nos apalean por tratar de disfrutar de los privilegios de los ricos

    El reparto a domicilio lleva trazas de ser insostenible a corto plazo y por suerte se reparte en siete días 24 horas, Concéntralo solo en unas pocas horas de reparto y multiplicarás el problema por 10. haciendolo imposible, Pronto te darán número para comprar por Amazon, como ya te lo dan para visitar la Alhambra.

    Responder
  • #002
    Javier Abascal - 28 octubre 2019 - 16:01

    En este caso completamente de acuerdo con el espíritu del post. Aún más esta falta de civismo se ha extendido, ya no hablo de una segunda fila temporal, que puedan ser 2 minutos, como hace Cofares con los envíos de Farmacia, sino que algunos particulares obstaculizan una calle por sacar una compra o similar, teniendo un sitio que no molesta a escasos 10 metros.

    Pero el problema principal de la venta Online, es el cambio de estructura del modelo de transporte. Cuando ves como trabaja Mercadona,ECI, ves que tienen en sus instalaciones, un lugar destinado a sus camiones que no obstaculizan y trabajan con Palés que un plis plas han desembarcado la mercancía en apenas 15 min. Lo que es eficiente. Y la mayoría de usuarios van con su carrito de la compra, y hacen el traslado de la última milla sin contaminar ( De acuerdo que no es el 100%, pero en el caso de Mercadona me atrevo a decir que es el 90%) y el que va con coche hace una compra de hipermercado equivale a 20 envíos puntuales online

    Sin embargo los Amazon, tienen ese mismo modelo solo a sus hub ( uno en una gran zona) y después furgonetas de envíos puntuales, que son insufribles, contaminantes, y además parciales. Con mucho mayor recorrido por envío, pocas sinergías, etc etc
    Con personal casi en exclusión social, que pasan de causar problemas a los vecinos, y su única preocupación es que les lleve poco tiempo cada envío

    Resumen: degradación

    Responder
  • #003
    unodelmonton - 28 octubre 2019 - 16:06

    A ver si entiendo lo que estás proponiendo. ¿Que se prohiba aparcar en la calle a coches particulares para que así puedan aparcar las furgonetas de reparto de Amazon o similares?.

    La obsesión que tenéís algunos con prohibir que los coches aparquen en la calle, parece que no tiene límites. Yo sólo puedo hablar por Madrid, pero intento pensar en alguna calle en la que si no se permitiera aparcar se ganaría en fluidez del tráfico, y la verdad es que no se ocurre ninguna. Basícamente porque ya está prohibido aparcar, o bien porque tienen suficientes carriles para que no sea necesario ampliarlas.

    Y también me gustaría saber que «usos alternativos» propones para el espacio que ahora ocupan los coches aparcados. ¿Terrazas? ¿Parques infantiles?

    Por supuesto que hay situaciones particulares, como la Gran Vía de Madrid, en la que se ha ganado espacio para los peatones, al mismo tiempo que se ha reducido el paso de coches, pero así, de forma general, no creo que esas prohibiciones adicionales afectaran a mas del 5% de las calles de una ciudad como Madrid.

    En cualquier caso, si el argumento general es «no puedes tener coche provado porque no tienes aparcamiento en tu casa y en tu lugar de trabajo», entonces poco que objetar. Ya sabemos que los pobres tienen que estar obligados a ir in transporte público a todos sitios

    Responder
    • Enrique Dans - 28 octubre 2019 - 16:33

      No, no es eso. Es rediseñar el espacio ahora dedicado a aparcamiento para hacerlo servir para usos que redunden en el bien común, no en el bien del que pretende ocuparlo con su vehículo. Para tener un vehículo, la primera norma tiene que ser que tengas donde aparcarlo, es lo que hay. La calle no es para eso. El espacio hoy utilizado para aparcar se utilizará para carriles bici, para otros vehículos de transporte personal, para dársenas de reparto en lugares establecidos, o para lo que sea, pero lo que no tiene sentido es que la calle sea el garaje de nadie.

      Responder
      • Enrique - 28 octubre 2019 - 22:35

        El vídeo ese lo han sacado de alguna peli de ciencia ficción apocalíptica.

        En «El origen del planeta de los simios» la ciudad es súper ecosostenible.

        Responder
    • Javir Abascal - 28 octubre 2019 - 16:41

      Enrique (please corrige si pongo en ti cosas que no piensas)

      Enrique dice que hemos cambiado de hábitos de compra, pero en mi zona Amazon es muy minoritario, se sigue yendo al Super/Hiper o como mucho te traen la compra. Percepeción personal: Cada 100 compras, 99 no son Amazon.

      Así que si el tráfico se ha vuelto «majara» por Amazon, habrá que consultar, al estilo suizo, que prefieren si prohibir que los vecinos circulen o aparquen libremente, o prohibir a Amazon su actual política de envíos.

      Y la solución sería tan sencilla, como ir a Correos o algún hub con sitio para los camiones de Amazon, a descargar y que los vecinos recojan allí.

      En definitiva es al nuevo acaparador al que hay que capar, llevamos más de 50 años sin problemas esenciales, y si el nuevo los crea, será a él al que habrá aplicar MEDICINA.

      Responder
      • anonimo - 29 octubre 2019 - 10:01

        Totalmente de acuerdo. No porque sea conveniente debemos asumir que es bueno.
        El modelo de reparto a domicilio es insostenible, como tantas otras prácticas. No se trata de que el espacio público se adapte sino de que Amazon y demás se adapten a un modelo sostenible.

        El reparto debería dejarse para personas que lo necesitan, que no pueden moverse o tienen dificultades. Para todos los demás, debería obligarse a Amazon y demás a tener pequeños centros de distribución en cada barrio y que ellos paguen por su espacio reservado para carga y descarga, y nosotros vamos a por el paquete como vamos a por la compra.

        Responder
  • #008
    Toronjil - 28 octubre 2019 - 16:11

    Hace pocos meses, en uno de estos programas en los que entrevistan a españoles por el mundo, se vio casualmente una escena un poco chocante por estos lares. Ocurría en los USA, no recuerdo la ciudad pero no era pequeña.

    Un repartidor dejaba un paquete (una caja grande que quizá albergaba una TV de tamaño normal) en la puerta de un ex alto cargo sin siquiera llamar al timbre, y sin ningún método de seguridad adicional. Aparte de las cámaras que pudieran (o no) haber grabado a un posible ladrón…

    Responder
  • #009
    Carlos - 28 octubre 2019 - 16:25

    Hay un espacio en cada vivienda que está quedando obsoleto: los cajetines de correo. Se podría utilizar ese espacio para disponer de taquillas más grandes estilo citypaq donde recepcionar paquetes, y forzar a que el reparto se realice fuera de hora punta.

    Responder
  • #010
    Carlos - 28 octubre 2019 - 18:04

    Muy de acuerdo con este artículo. Por un lado el reparto está subiendo de una forma exagerada tanto que como dices cada vez vamos a ir menos a los centros comerciales. En Estados Unidos ya están cerrando muchos centros comerciales debido al comercio online.
    Debería haber una forma más sencilla de suministrar los paquetes, al menos los pequeños. Soluciones posible: minicentros de recogida, drones, tuberías que lleven hasta tu casa los paquetes.

    Regular el uso está bien.. pero me parece transitorio hasta que lleguen nuevos métodos de recibir la paquetería.

    Responder
  • #011
    Santiago - 28 octubre 2019 - 19:55

    En muchos países como Japón es inconcebible el uso del espacio publico para el uso privado de estacionamiento. Pero si el espacio que se quede liberado se va a usar una parte para que lo aprovechen las Furgonetas de Reparto que paguen tasas como los veladores de las terrazas. Si los propietarios de los coches no pueden usarlo, Amazon & Cia. que paguen impuestos por su uso no lo van a tener todo gratis.

    Responder
    • Santiago - 28 octubre 2019 - 20:11

      Y las compañías de alquiler de bicis y patinetes también debe pagar sus tasas correspondientes. Si el vehículo privado no puede estar los que aprovechan el espacio publico para hacer negocio deben de pagar sus correspondientes tasas.

      Responder
  • #013
    Pedro - 29 octubre 2019 - 06:49

    Partiendo que estoy de acuerdo con el artículo y el impacto social que tienen ciertos fenómenos como Amazon recordar que el uso de la vía pública para aparcar no es gratuito. Los ayuntamientos (por lo menos el de mi ciudad) nos cobra anualmente una tasa por vehículo por uso de la vía pública.

    Por lo demás genial. Felicidades Enrique por tus post

    Responder
  • #014
    Gorki - 29 octubre 2019 - 09:41

    Seguimos olvidandonos que el auténtico problema es que somos 7.500.000.000 de personas y ademas y para col,o más de la mitad vivimos en un numeromuy reducido de conglomerados urbanos.

    Los problemas del aparcamiento y repparto a domicilio no se producen en Navalperal de la Mata. sino en Madrid y Barcelona. No quiero pensar lo que serán esas ciudades cuando cientos de miles de drones crucen los cieelos con su paquetico a cuestas, (o de vuelta), y las aceras estén inundados por mensajeros R2D2 camino a la puerta que les hayan programado. (o de vuelta)

    ¿De veras que entonces las grandes ciudades serán mas agradables, aunqiue no tengan coches privados?. ¿Cuantos drones se precisan para repartir el millón y medio de paquretes que se despachan en Nueva York?,¿Cuantos se necesitarán dentro de 10 años cuando todos compremos casi todo por Internet?. Sencillamente somos muchos y muy apretados.

    Responder
  • #015
    Javier Abascal - 29 octubre 2019 - 12:47

    A ver que AMAZON reparta en una ciudad tipo NY es un sin sentido el modelo no les funciona económicamente y ahí están machacando con su Lobby para que la ciudad se pliegue a sus órdenes.

    Solo hay que hacer números, Imaginemos NY es como un gran cuadrado de 28kmx28km, y dividamos la ciudad en celdas de una hectárea nos resultan 78400 celdas de 100mx100m. Con una población homogénea(que no es tal) nos resulta 19 envíos por celda. Si en cada hora puedes hacer 4 envíos dron, entonces al día podrás abarcar con un dron aprox. y siendo buenos 2 celdas. Para cada dron necesitas una furgo con un operario con visión directa. Asumamos que no haya zonas prohibidas o no accesibles.

    La broma cuesta al día

    Objetivo: 1.500.000 paquetes/día
    Drones: 39.200
    Baterias de recambio: 39,200
    Furgonetas: 39,200
    Horas hombre Reparto (1 pax): 392.000
    HorasDesplazamientos al hub (2h i/v): 78400
    etc, etc

    Para el uso de furgonetas solamente, te ahorras los drones, y asumiendo que tardas aproximadamente lo mismo en repartir solo hay una furgo de reparto por 2 celdas al día. No parece que sea muy lógico prohibir nada por que a los señoritos de Amazon, no le cuadren sus cuentas financieras

    Responder
  • #016
    Pedro Torres Asdrubal - 29 octubre 2019 - 17:11

    Las urbes, como los centros comerciales, requerirán que aparquemos el coche y nos movamos sin ocupar tanto espacio.

    La calle no puede crecer ni a lo ancho ni a lo alto, así que la única opción para aumentar el tráfico de personas es quitar vehículos y ceder ese espacio a peatones.

    Me encanta mi coche, pero entiendo que no puedo meterme con el en una playa, ni en un centro comercial.

    Responder
    • Gorki - 30 octubre 2019 - 10:32

      Los Centros Comerciales se montan alrededor de un gran parking ¿Como te vas a llevar el carrito de la compra en autobús?.

      Responder
    • Dedo-en-la-llaga - 30 octubre 2019 - 11:14

      Lo de los drones es para ir a mear y no echar ni media gota: espérese a escuchar el brutal zumbido de cientos de drones pasando por encima de los edificios y ya verá cómo eso de la contaminación por humo de los vehículos es una broma al lado de la contaminación acústica de los drones… (Ya uno solo es insoportable…) Ay, señor…

      Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG