El tremendo error de subestimar a China

IMAGE: Kisspng

El problema de tener un presidente que mira hacia atrás en lugar de hacia delante es que puede hacer que todo un país pierda la carrera del futuro. Con la presidencia de Donald Trump, los Estados Unidos pueden pensar que viven una situación de bonanza económica y desempleo bajo, pero la realidad es que son precisamente esos años los que han permitido que China, un país absurdamente subestimado por un presidente completamente incapaz de tener en cuenta el papel de la tecnología como pieza capaz de dar forma al futuro, se situase al frente de la carrera.

El pasado mayo, Xi Jinping lo dejó claro en una entrevista:

We advise the U.S. side not to underestimate the Chinese side’s ability to safeguard its development rights and interests. Don’t say we didn’t warn you!

(recomendamos a los Estados Unidos que no subestimen la capacidad de China para defender su desarrollo y sus intereses. ¡Que no digan que no les avisamos!)

La frase en cuestión, «¡Que no digan que no les avisamos!», era la tercera vez que se utilizaba en la portada del Diario del Pueblo, periódico oficial del Partido Comunista chino: las ocasiones anteriores fueron en 1962, antes de la guerra con India, y antes de la guerra con Vietnam de 1979.

¿Cuáles han sido los resultados hasta el momento del irresponsable amago de guerra comercial con China puesta en marcha por Donald Trump? Simplemente, que ahora, por mucho que levante las sanciones, las cosas nunca volverán a ser lo mismo. Las empresas chinas han entendido que los Estados Unidos son un oponente débil y en el que no se puede confiar, y trabajan para depender de él lo menos posible. La industria china trabaja ahora a marchas forzadas para disponer de su propia alternativa en la industria de semiconductores, y busca también fomentar sus propios desarrollos domésticos en todo: la compañía china de software empresarial PingCAP, desarrolladores de TiDB, ha captado más de trescientos clientes corporativos nuevos desde el inicio de la guerra comercial que provienen de compañías como Oracle o IBM, en el seno de lo que parece una oleada de nacionalismo tecnológico, pero que no demuestra nada más que puro sentido común: protegerse ante los caprichos y la impredecible naturaleza de un presidente tan inestable como Donald Trump.

China es el país en el que más rápido se están desarrollando ahora mismo tecnologías de machine learning, espoleada por la importante necesidad de proporcionar servicio de manera escalable a su enorme población en temas como sanidad o entretenimiento. También es el país del mundo en el que se han instalado más robots industriales, hasta un tercio del total, un indicador que sustituye al de las grúas de construcción que suele utilizarse informalmente para medir el desarrollo económico. Es el líder absoluto en fabricación de baterías, una de las tecnologías más importantes de cara al futuro, en paneles solares, y por supuesto, en 5G, con compañías como Huawei controlando el mayor número de patentes relacionadas.

Mientras, el despliegue de 5G en los Estados Unidos no está ni se le espera: se calcula en torno a una década para que alcance la totalidad del país, y sus empresas más punteras, como Apple, se llevan a China los escasos productos que aún ensamblaban en los Estados Unidos. Las políticas fiscales estadounidenses y el recorte progresivo de impuestos a las grandes fortunas solo han conseguido índices de desigualdad cada vez más sangrantes, y que hasta los propios ricos, conscientes de la imposible sostenibilidad de esa política, reclamen pagar más impuestos.

De China podemos decir muchas cosas: no solo que hablamos todavía del mayor contribuyente mundial en términos de contaminación, sino que, además, como demócrata que soy, nunca sería el país en el que decidiría vivir. Pero la carrera tecnológica, sin duda, la está ganando, y tratarla con desprecio, como ha hecho Donald Trump, como si fuera un país dependiente de los Estados Unidos al que se puede permitir el lujo de supuestamente estrangular, es un error que va a estar mucho tiempo pagando. Lo comentamos en su momento: las guerras comerciales no son buenas para nadie. Pero en esta, además, alguien escogió muy mal a su enemigo.


This post is also available in English on my Medium page, «Donald Trump doesn’t have the sense not to underestimate China«


21 comentarios

  • #001
    Gorki - 1 julio 2019 - 14:05

    Absolutamente de acuerdo, No subestimemos a China, algo que no solo ha hecho Trump, sino todos los dirigentes occidentales desde el comienzo de la Globalizacion.

    Lo predijo Napoleón : «Cuando China despierte el mundo temblará» . La globalización ha sido el despertador que China necesitaba. Lo que ocurra a partir de ahora. es difíicil saberlo.

    Sin embargo. tradicionalmente China, a diferencia de los países occidentales, ha sido poco dado a la expansión territorial.

    Fuera de lo que considera su «interland», de el Tibet al mar de la China, no ha deseado nunca territorios, sino mas bien al contrario, tradicionalmente se ha aislado, para defenderse de las invasiones externas.

    Cina es un país de mercaderes como fue en occidente fenicia, organizará «misiones comerciales» para vender lo que produzca y comprar lo que necesite, pero es poco probable que quiera establecer colonias.

    Responder
  • #002
    Enric Pérez - 1 julio 2019 - 14:31

    En muchos sentidos los Estados Unidos de Trump me recuerdan a la Microsoft de Steve Ballmer: dos auténticos ineptos al mando de algo que les venía demasiado grande.

    Responder
  • #003
    javier march - 1 julio 2019 - 16:02

    Sin duda el punto de vista de EEUU sobre China es absurdo, pero el del resto del mundo también. Todos creen que China está sólo a sus cosas, pero he conocido a gente de allí y todos coinciden en que el auténtico trasfondo del poder chino es dominar el Mundo. Y lo hacen de tapadillo, cuando nos demos cuenta ya será demasiado tarde.

    Otra cosa será que los dueños del sistema, del dinero, los dejen, pero esa es otra historia.

    Responder
    • ALAN TURING - 1 julio 2019 - 16:23

      O sea, Estados Unidos tiene a cientos de miles de soldados repartidos en cientos de bases por todo el mundo, ha participado en decenas de guerras y golpes de Estado ¿Y es China la que quiere dominar el mundo?

      Responder
      • javier march - 1 julio 2019 - 17:15

        Aunque parezca paradójico así es. EEUU está comido por su deuda interna, cada vez tiene menos capacidad de mover esa máquina de guerra, y China está en clara expansión. Y no lo digo yo, todo el mundo está de acuerdo en que será la próxima 1ª potencia mundial más pronto que tarde.

        Responder
      • Gorki - 1 julio 2019 - 17:34

        Cierto. Estados Unidos pone miles de soldados repartidos por todo el mundo y China pone miles de comerciantes repartidos por todo el mundo, en comercios de » todo a 100″

        Son dos formas, la romana y la fenicia, de practicar el imperialismo. Pero la final, tuvieron que enfrentarse en las Guerras Púnicas, que pudieron ganar unos u otros, pero que la padecieron por igual, la totalidad de las «colonias», que fueron el teatro de operaciones y que pusieron, quieras o no, la mayoría de los soldados contendientes.,

        Responder
        • ALAN TURING - 3 julio 2019 - 17:25

          ¿Pero en vez de enfrentarse no sería mejor que las potencias colaborasen para lograr objetivos que beneficien a toda la humanidad?

          Responder
  • #008
    Gorki - 1 julio 2019 - 21:09

    «Dios esta en los pequeños detalles» – Van der Rohe

    Hay pequeños detalles que muestran quien es el que va a marcar la senda en el futuro. Hoy me he enterado que para pagar en china basta mirar a una cámara del cajero, Te reconoce y basta con que indiques que quieres pagar.

    https://twitter.com/mbrennanchina/status/1145282658504589312

    Responder
  • #009
    readhead - 2 julio 2019 - 10:58

    Los americanos supieron cómo la Unión Soviética podía quebrar y hasta le pusieron fecha: hacia 1990.
    Con China no será tan fácil pero se me ocurren muchas cosas que le pueden suceder a China: el aumento del consumo interno, avances democráticos y mejoras laborales son temas que pueden explotarle en la cara.

    Responder
  • #010
    Mauricio - 2 julio 2019 - 11:59

    Enrique, a propósito de China y su cada vez mayor avance en el área tecnológica, me ha llamado la atención el artículo titulado China, not Tesla is driving the electric-car revolution, al que sería interesante que le dieras un vistazo y comentaras algo al respecto. El artículo en la fuente original se titula The electric vehicle revolution will come from China, not the US.

    Responder
  • #011
    Pedro Torres Asdrubal - 2 julio 2019 - 12:35

    Cuando dices que eres «demócrata», leo que eres enemigo de Trump.

    El sectarismo en la política yanqui es una de tus pocas debilidades Enrique, pierdes la objetividad.

    El otro día Trump se dio un paseo por Corea del Norte, una semana después de la primera visita a ese país de un presidente de China en 14 años.

    No soy objetivista en el rollo randiano, sino en el de un científico que se ciñe a observar la realidad y aprender, evitando juicios de valor.

    Por ahora Trump está haciendo méritos para el Nobel de la Paz.

    Responder
    • Mauricio - 2 julio 2019 - 13:58

      ¿Te parece en realidad que Trump está haciendo méritos para el Nobel de la Paz? Esa no es de ninguna manera una apreciación objetiva. Creo que estás olvidando su tendencia a hablar de los inmigrantes como si fueran criminales, su amenaza de que México pague por el muro fronterizo o de imponerle un arancel general a sus productos, las sanciones contra Venezuela que solo han empeorado una situación que ya era mala, el deliberado retroceso en las relaciones con Cuba e Irán que ya habían mejorado con Obama, su claro apoyo a la línea dura de la derecha israelí y de la monarquía saudita, sus ataques contra el Obamacare, su desconocimiento del cambio climático, etc.

      Estoy de acuerdo en que habría que analizar la realidad política de manera científica y no hablar de las cosas como si todo fuera bueno o malo, sin ningún matiz. Pienso, sin embargo, que un verdadero Nobel de la Paz, como lo hubiera sido por ejemplo Gandhi si lo hubiera ganado, está muy lejos de parecerse al actual inquilino de la Casa Blanca.

      Responder
      • Pedro Torres Asdrubal - 4 julio 2019 - 17:14

        ¿Cuantas guerras ha declarado Trump? Obama mandó tropas a Siria y Afganistán, mientras que Trump las retira.

        ¿Y a Obama le dieron el Nobel de la Paz y a Trump no se lo van a dar?

        Es un aislacionista, una antigua corriente política característica de los yanquis: «América para los americanos».

        Responder
        • Mauricio - 5 julio 2019 - 16:11

          El Nobel de la Paz para Obama fue un error, que en perspectiva podría vérselo como una manera de encaminar hacia la paz las acciones de un nuevo presidente norteamericano que era visto con esperanza por buena parte de la humanidad. Con Trump nunca ha habido algún tipo de esperanza similar sino más bien una preocupación mundial por su impulsividad y desconsideración. Ninguno de los dos merece el Nobel. La diferencia es que con Obama había razones para pensar que podría merecerlo y con Trump no.

          Responder
    • Eliseo - 4 julio 2019 - 11:27

      ¿Méritos para el Nobel de la Paz? Bueno, es posible, porque el Nobel de la Paz se ha desprestigiado el sólo. Y ser demócrata no significa en absoluto que tenga que gustarte en absoluto la política de Mr. Trump.

      Responder
  • #016
    Pedro Torres Asdrubal - 2 julio 2019 - 12:37

    Los empresarios SIEMPRE están «comidos por su deuda».

    Lo que ves como un handicap es justo una característica de las superpotencias: qué medio mundo les regala el dinero a cambio de la seguridad.

    Responder
  • #017
    Pedro Torres Asdrubal - 2 julio 2019 - 12:46

    Hace una semana estuvo Xi Jinping en Corea del Norte, la primera visita en 14 años. Este fin de semana también estuvo Trump en el mencionado país, la primera de un presidente yanqui.

    Trump exhibe un totalitarismo que despreciamos, pero que los chinos entienden perfectamente.

    Enrique, ¿eres capaz de decir algo bonito de Trump? ¿Hay algo que haga bien?

    Responder
    • Enrique Dans - 2 julio 2019 - 13:34

      ¿Decir algo bonito de Donald Trump? No. ¿Algo que haga bien? El ridículo.

      Responder
      • Pedro Torres Asdrubal - 4 julio 2019 - 17:23

        ¡¡¡Je je je!!!

        Antes de decir algo sobre Trump deberías decir GUSFRABA diez veces :D

        (Jack Nickoloson y Adam Sandler en Anger Management?)

        Responder
  • #020
    Mezo - 2 julio 2019 - 22:02

    En un artículo previo se describía como a China como el líder mundial sin embargo al gobierno chino no parece tener interés en aprovechar la oportunidad de aplastar a Trump de una vez por todas, como si todo lo perteneciente fuera de sus fronteras fuera irrelevante para ellos.
    Tampoco parecen interesados en relocalizar a millones de imgrantes centroamericanos que actualmente se empeñan en entrar a Estados Unidos desconociendo los beneficios de adquirir ciudadanía china y de paso salvar el líder mundial de su actual envejecimiento poblacional

    El grave problema del «líder mundial chino» es no poder convencer a la gente de vivir ahí permanentemente en lugar se migrar a Estados Unidos; Estados Unidos todavía es demasiado atractivo a inmigrantes (= desarrollo y economía) que prefieren someterse al yugo de Trump a costa de su vida

    Responder
  • #021
    Alberto Garcia Gago - 4 julio 2019 - 09:34

    Este articulo es muy acertado.

    Me gustaria aportar un tema.
    China no tiene timing electoral (planes a 4 años) y otra cosa no son, pero pacientes son un rato.
    Y esta «guerra comercial» ha empezado aunque Trump haya reculado,.

    Dentro de 5/8 años cuando el proximo SO de mobiles sea chino, el 6G sea completamente chino. Y los mejores Micros/Moviles/PC/Wereables/Robots/Servers sean Chinos 100%. Y Trump este olvidado …… NO nos acordaremos como empezo todo esto.

    Gracias Trump cuando ponga a mis hijas a esturdiar chino, les explicare que tu tienes la culpa.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG