China como líder mundial

IMAGE: Andrei Marincas - 123RFSin duda, el artículo que más ha alborotado esta semana en el entorno tecnológico ha sido el escrito por Mike Moritz, uno de los directivos de referencia de Sequoia Capital, en el Financial Times, titulado Silicon Valley would be wise to follow China’s lead: un inversor billonario, aconsejando a los trabajadores de las empresas de Silicon Valley que se dejen de discutir sobre la longitud de la baja de paternidad, las vacaciones sin límite, la calidad de los masajes gratuitos o la imperiosa necesidad de disponer de una sala de ensayos para tocar instrumentos musicales en el trabajo, y se pongan a trabajar como se trabaja en las empresas tecnológicas chinas.

¿Cómo se trabaja en las empresas tecnológicas chinas? Muy sencillo: muchos días, se entra a las diez de la mañana y no se va uno a casa hasta pasadas las doce de la noche, y así seis o incluso siete días a la semana, cenando en una sala de reuniones con tus compañeros y aún poniéndote tres reuniones después de la cena, con algunas pausas ocasionales para descansar simplemente apoyando la cabeza en la mesa con los brazos como almohada. Si hace frío en tu puesto de trabajo, no pidas mas calefacción, que cuesta dinero: ponte el abrigo, o la bufanda si hace falta. Y a tus hijos, ya sabes: si quieres una carrera profesional exitosa, que los críen tus padres o una nanny, porque como mucho, los verás unos pocos minutos al día.

Las observaciones de Moritz tras una temporada en China van completamente en contra de las tendencias del management occidental expresado en las compañías de Silicon Valley, centrado desde hace años en intentar proporcionar condiciones competitivas que retengan determinados tipos de talento de difícil acceso, al menos en aquellos centros de trabajo donde ese talento se considera fundamental. Desde hace muchos años, los Glassdoor y similares se centran en analizar no solo el dinero que pagan las compañías, sino los beneficios de todo tipo que ponen encima de la mesa para fidelizar a sus trabajadores, en una tendencia que, al menos en Silicon Valley, se ha ido generalizando para dar lugar a una cultura que cada vez los considera más importantes, más decisivos a la hora de plantearse una carrera profesional. Hace algunos años, esto era típico en empresas consolidadas con márgenes saneados: ahora, no es extraño verlas incluso en startups que aún no han lanzado su primera ronda de financiación. En Silicon Valley, las empresas que alcanzan una alta consideración son las que miman a sus trabajadores con todo tipo de privilegios. En China, las empresas bien consideradas son las que triunfan y se expanden por el mundo, y el verdadero privilegio es matarse a trabajar en ellas, no que te den masajes o te dejen jugar al futbolín en horas de trabajo.

Esa tendencia a acomodarse en unas condiciones de ensueño, que muchos discuten porque ven como una manera de que se trabaje más o que otros consideran una dinámica normal – o una conquista – en un mundo en el que muchos de los planteamientos que nos hacíamos sobre el trabajo están cambiando, convierten a las compañías occidentales en muy poco competitivas con respecto a sus homólogas chinas. La interpretación de Mike Moritz es sencillamente esa: nos parezca mejor o peor, veamos la alternativa de trabajar como los chinos como una pesadilla o como una necesidad, la realidad pragmática es que China se dispone a dominar el mundo y a conquistar todas las industrias, a marcar la agenda internacional gracias a una fuerza de trabajo con una ética y unos valores diferentes que el mundo occidental parece considerar completamente inaceptables, fuera del marco de su contrato social.

Más allá de la experiencia de Moritz, no hay más que leer las conclusiones del XIX Congreso Nacional del Partido Comunista Chino, que no solo tiene  89 millones de miembros, sino además, unas generaciones jóvenes entusiasmadas con el papel de China en el mundo, con lo que perciben una fortísima e imparable superioridad del modelo chino frente a las débiles y enfermas democracias occidentales, y dispuestos a emplear varias horas al día completamente gratis defendiendo los argumentos de sus dirigentes frente a idiotas equivocados en internet.  En los artículos de conclusiones publicados por Xi Jinping, se hace un hincapié especial en cómo el mundo necesita a China para dibujar su futuro, y cómo, en el ocaso de la era de dominación de los Estados Unidos y su pérdida de influencia en el mundo bajo el liderazgo de un perfecto imbécil, las ambiciones globales chinas dibujan una nueva era en la que el país se ve en el centro del escenario y haciendo mayores contribuciones a la humanidad, desde ambiciosísimos planes de infraestructuras de transporte que reconstruyen la ruta de la seda y exceden en dimensiones al Plan Marshall, hasta, como no, una nueva ética del trabajo centrada en la expansión internacional y una nueva definición de las relaciones sociales en torno a la ausencia total de privacidad.

Podremos ver tímidas reacciones en contra, o predicciones que afirman que la naturaleza del hombre es única y que la sociedad china, a partir de un determinado nivel de bienestar, se reconducirá hacia los mismos estímulos que caracterizan a unas sociedades occidentales que muchos aún insisten en ver como más avanzadas, más evolucionadas. Pero otros, viendo cómo exitosas compañías y empresarios chinos empiezan a hacerse con los edificios más emblemáticos, los clubes y estadios de fútbol o los servicios básicos como el transporte en cada vez más países occidentales, empiezan a dudar esa línea temporal: el pragmatismo chino, que renuncia a la democracia y a las decisiones tomadas libremente por el pueblo en beneficio de las de una élite creada y diseñada para regir esos destinos, parece simplemente más eficiente, en un giro que asusta a todos los que nos consideramos demócratas o consideramos la democracia una característica fundamental y básica de la sociedad en la que queremos vivir.

Las tecnologías más importantes de la historia de la humanidad se están desarrollando en China. Los inmigrantes chinos a los Estados Unidos abandonan Silicon Valley para ser ricos de vuelta en su país, convertido en tierra de oportunidad. El camino de China hacia el liderazgo del mundo es tan sencillo como el pragmatismo: mientras Occidente discute cómo hacer las cosas “a su manera”, China cuestiona directamente la democracia, no considera algunos de los más elementales derechos humanos, retuerce las reglas y acuerdos del comercio internacional y exige respeto a su liderazgo y a su visión como una vía alternativa, la suya. La única resistencia es la que los Estados Unidos esgrime ya de manera desesperada, argumentando amenazas invisibles. A medida que, cada año, pasan por mis clases en una de las mejores escuelas de negocio del mundo cada vez más alumnos brillantes procedentes de China, me doy cuenta de que en China no se habla de política: no hace falta. El éxito de su sistema y su visión del futuro del mundo anula todo cuestionamiento y toda consideración de necesidad para esa conversación.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “What kind of world will China lead?” 

 

39 comentarios

  • #001
    TORONJIL - 21 enero 2018 - 14:33

    Para compensar, aquí dicen prácticamente lo contrario:

    https://www.xataka.com/otros/en-que-gastaremos-el-tiempo-cuando-tengamos-renta-basica-y-los-robots-hagan-todo-el-trabajo

    El artículo tb es de hoy.

    • Pedro - 21 enero 2018 - 22:17

      No sé en qué gastarán -yo no viviré para entonces- el tiempo cuando los robots hagan todo el trabajo…

      Lo que sí se puede augurar es que la mayor parte de esos robots serán fabricados en China. ¿O no?

      • Toronjil - 22 enero 2018 - 11:40

        La verdad creo que es difícil de predecir lo que va a pasar.

        Pero incluso lo que ahora parece descabellado, es decir una RBU en China, podría suceder.

        Sobre todo si fueran los chinos los que se ponen a la cabeza en la fabricación de robots.

  • #004
    Alejo - 21 enero 2018 - 14:56

    El cuento del liderazgo chino es el “que viene, que viene” desde hace décadas. Lo cierto es que China, a día de hoy, no es líder de NADA a nivel internacional. Otra cosa es en volumen, ya que con una economía interna de 1.300 millones de personas es muy fácil genera volumen. Pero eso de que las “tecnologías más importantes de la historia de la humanidad se están desarrollando en China” … por favor, seamos serios.

    EEUU tiene un presupuesto de I+D que supera en mucho al de China, teniendo 1.000 millones de habitantes menos. Por no hablar del grado de desarrollo de la sociedad China, que es el de Occidente hace 70 años (no confundamos Shanghái con China, que es un país muy grande).

    El cuento chino es el mismo de siempre: una economía que crece en volumen a pasos agigantados, pero cuya sociedad no puede seguir el ritmo, ya que los cambios culturales llevan mucho más tiempo de conseguir. Hace décadas que escuchamos que los chinos serán líderes mundiales pero, al menos a día de hoy, es algo que está lejos de ocurrir.

  • #005
    menestro - 21 enero 2018 - 15:31

    Hay una norma básica para aquellos que quieren llamar la atención sobre sí mismos; Si no puedes decir algo inteligente o brillante, di una estupidez muy gorda. Seguro que consigues impresionar a alguien con más educación, que quiera corregirte por pura generosidad.

    Es un poco lo que le pasa a Mike Moritz, con diversos temas. Que por cierto, ya no está en Sequoia.

  • #006
    Gorki - 21 enero 2018 - 15:59

    Si no estoy confundido, los chinos al igual que los occidentales solo pueden vivir una vida. Pasarse trabajando 12 horas sin parar, no estar con tus hijos mas que unos minutos al día, dar una corta cabezada sobre la mesa de la oficina y el comer ea toda prisa el rancho de la cantina, puede que les lleve al éxito profesional, pero aunque no lo crean, es una lamentable forma de perder el tiempo, porque un día se van a morir exactamente igual que se mueren quien trabaja en Silicon Valley y ese dia descubrirán que han hecho el “pa-no-li” ( lo pongo así para que suene a chino).

    El fin nunca a justificado los medios, y si para conseguir un fin correcto, el éxito profesional, se utilizan unos medios inadecuados, (renuncia a disfrutar de la vida), el fin deja de ser aceptable, pese a que Xi Jinping, lo escriba en las Conclusiones del Congreso del Partido Comunista Chino-

    • Perico - 21 enero 2018 - 17:59

      Y a tus hijos, ya sabes: si quieres una carrera profesional exitosa, que los críen tus padres o una nanny, porque como mucho, los verás unos pocos minutos al día.

      Es que ahí está la madre del cordero. Los chinos son muy conscientes de que sus lazos familiares son una ventaja fundamental frente a los anglosajones. Frente al mismo dilema (¿Cómo compaginar los años más productivos profesionalmente con los mejores años biológicamente para crear una familia?), o se congelan los óvulos y el semen y se utilizan a los 45 años o te los crian los abuelos. Que tampoco veo yo a una persona de 50 años con energía para criar a una criatura de 5, pero bueno. En Amazon tienen arcades, futbolines, etc. pero también echan más horas que el palo de la bandera.

      Al final la solución por la que muchos profesionales optan es la misma: haz un buen CV en una de las grandes mientras seas joven y luego vete y baja el ritmo cuando vayas a sentar cabeza. Si los valores culturales de China se occidentalizan aún más, puede que ésto se convierta en tendencia también allí.

    • Daniel Terán - 22 enero 2018 - 12:38

      Parece ser que a los 45 años les ‘invitan’ a irse de las empresas para dejar paso a los más jóvenes, así que podrán disfrutar de la vida a partir de esa edad.

  • #009
    José Luis portela - 21 enero 2018 - 17:24

    Una vez más Enrique aciertas y arriesgas con tu post.

    Yo estuve un mes entero en china y todos coinciden que lo mejor que tiene es su sistema de gobierno. Yo no tengo la menor duda que el “sistema” que tenemos en Europa no ayuda en absoluto al progreso y a la población. El sistema solo sirve para que los que gobiernan y las grandes empresas hagan dinero.

    A nadie se le escapa lo absurdo de tener que opinar de todo, consultar todo, acordar todo. Hay miles de temas que solo técnicos son capaces de resolver. Es como si te fueras a operar y sometieras a votación entre tus conocidos cómo hacerlo.

    China será la primera potencia por su esfuerzo, mentalidad y sobre todo por que posee un gobierno que toma decisiones rápidas. Si ya se, tiene muchas cosas que mejorar, faltaría más.

    • Matt - 21 enero 2018 - 20:23

      En China el sistema tambien solo sirve para que los que gobiernan y las grandes empresas hagan dinero. De un modo aún más extremo que aquí.

      ¿O el ciudadano chino medio es más rico y vive mejor que el occidental medio?

    • Víctor - 21 enero 2018 - 21:04

      Hombre pues sí, faltaría más (sobre tu última frase). Puede que nuestro sistema no ayude a la población ¿? pero, ¿ acaso es ayudar a la población que trabajen 12,13,14 horas al día? Venga va. Así que están orgullosos de su gobierno… Que su gobierno les quite la censura y comparen con lo que hay fuera, a ver si siguen tan orgullosos. ¿Por qué crees que censura su gobierno? No sea que a tanta población le dé por pensar.
      Hace tiempo leí (no recuerdo dónde) que el pueblo chino está acostumbrado a ser servil porque nunca ha conocido otra cosa. Quizá sea cierto, o, quizá, no les quede otro remedio.

    • majarete.com - 22 enero 2018 - 01:30

      Muchas veces han ido periodistas a Cuba -en especial cuando gobernaba Fidel – y se lanzaban a las calles a preguntarle a la gente su opinión sobre la problemática cubana, y nadie se atrevía a decir la verdad por temor a una represalia del gobierno. Y se entiende el temor porque en Cuba hay que pensar y actuar como los que gobiernan.

      En china debe ser mas peligroso dar opiniones en contra del sistema, por el avance de la tecnología, el cual el gobierno hasta sabe los días que los chinos hacen el amor.

      No importa que uno se pase un mes en China, porque el sistema es muy cerrado y no hay la confianza para expresarle a un visitante la verdad sobre el sistema opresor en el cual viven hace tanto tiempo.

  • #013
    JJ - 21 enero 2018 - 17:46

    Como dice un viejo chiste: Había una vez dos chinos… ¡mira ahora cuántos son!

    Felizmente China avanza y se nota que quiere liderar el mundo aunque no haya llegado a la democracia.

    Tencent ya está en el pelotón de las primeras empresas globales y subiendo. Y parece que próximamente no será Huawei quien imite a Apple sino a la inversa poniendo IA en sus smartphones.

    Es cierto que los chinos trabajan muchísimo y, en ese sentido, se merecen muchos premios, pero también se han enriquecido y en buena medida gracias a la tecnología y know how que les ha proporcionado Occidente.

    No sé si llegarán a liderarlo todo, pero es cierto que Aliexpress podría, hipotéticamente, llegar a desbancar a Amazon ofreciendo los mismos productos pero con menos intermediación, mas baratos. Y así con casi todo lo que es economía digital, porque al ser mayoritariamemte monopolios las jugadas, en cierto sentido, son sencillas y el que gana se queda con todo el pastel. Además, las marcas chinas cada vez nos parecen a los occidentales mas tentadoras.

    De todas formas, tengo dudas sobre si China llegará al liderazgo mundial por esto

    Me refiero a la escena final. Y quiero decir que el occidental quizás conserva todavía la capacidad de despertar por momentos y de actuar con lucidez superando la tendencia a la imitación, a la repetición y a los atavismos. Otra cosa será si los chinos consiguen tener también sus momentos de genialidad. Pero dentro de una dictadura no lo veo tan fácil porque los genios cuando surgen siempre terminan luchando por la libertad.

  • #014
    Garepubaro - 21 enero 2018 - 17:59

    Pues es obvio, la “lógica del mercado”, como los ultramarinos chinos abren los domingos, hasta por la noche, ganan poco … pues el ultramarino del español en cuanto se jubila ha desaparecido y el chino lo sustituyó…

    SE DEDICAN A EXPLOTAR EL AVASALLAMIENTO AL MERCADO QUE TRAE EL SIGLO XXI, AL INDIVIDUO A LA POBLACION, COMO PREMISA

    El cuadro es, para ir juntando ideas;

    Unas imagenes de la China de ahora mismo de los 80s, donde era un pais donde solo iban vestidos en kimono de dos colores, unos azules otros grises, y ya no habia mas modelos de prendas de ropa, de bicicletas, con carreteras vacias de automoviles que solo eran tres para los del partido, un televisor cada muchas familias … realmente todavia ni empiezan

    Hay unas olimpiadas matematicas españolas, los mejores niños matematicos venidos de todo el mundo, dicen que los niños chinos se pasan la hora con los brazos cruzados, terminaron los ejercicios en los primeros cinco minutos mientras los demas ni les da tiempo … es lo que tiene tener tantisima gente disponible, alguno siempre son talentos fuera de serie …

    El modelo americano que consistia en que se hace una pelicula o un producto informatico, con el mercado interno del pais se recupera la inversion, y con lo que a partir de ahi se vende el producto por todo el mundo, se convierte en una empresa cinematografica o informatica de tamaño y recursos sin igual … pues bien, los chinos hacen peliculas ahora y ya solo con el mercado interno chino van superando la facturacion de Hollywood en todo el globo

    Un estado y empresas con cada vez mas infinitos recursos para invertir en todos los campos industriales …

    Carencia de circustancias culturales muy lastrantes y conflictivas, como seria el mahometanismo

    tic-tac-tic-tac-tic-tac

  • #015
    Xaquín - 21 enero 2018 - 18:35

    Hoy toca escapar algo del comentariado general. China no me cae nada bien. Es lo más parecido a “pre1984”, combinando linealmente a Confucio y Mao con el capitalismo.
    Los USA tienen mucho que corregir, democráticamente hablando, pero dan lecciones democráticas a todo el mundo conocido (y puede que por conocer, no me fio mucho de la capacidad democrática del extraterrestre medio!).

    Los consejitos del típico usaamericano triunfador, podemos meterlos en el cajón de las ideas rotas, pero son eso: consejos de cajón (de sentido común, eso que parece les falta ultimamente a los catalanes).

    El sistema de trabajo del ecosistema Silicon Valley es un espejismo barato para cualquier proceso con futuro de nuestra humanidad. Suponiendo que seamos más buenos de aquí en adelante , no seremos demasiado pocos precisamente para encontrar soluciones de supervivencia.

    Y aquí viene la discrepancia con los “triunfadores USA, rusos o chinos!!!. Para llegar a 1984 (con playa privada en el Caribe, eso sí!) saben bien el camino. Para liberar a la humanidad de si misma, lo tenemos jodido haciéndoles caso (como al PC Chino!).

    Marx estaría muy equivocado, pero desde Schumpeter hasta ahora el capitalismo no pudo demostrar que puede sobrevivir sin las necesarias cloacas y agencias varias que las pueblan (oficiales, paralegales, ilegales…), tan necesarias como en el imperio soviético. No hay más que ver como “descansa” por el fracaso soviético (pero ahora tiene la piedra en el zapato del “sovietismocapitalista chino), incapaz de producir algo teórico, que permita ver luz (a quien mire) al final del túnel.

  • #016
    Abelardo Ojeda - 21 enero 2018 - 19:59

    Hay algunas cosas que me parecen un tanto obvias sobre China.

    Teniendo una densidad poblacional tan grande, meterse en el tren no solo de la democracia sino en general de la política, no es práctico. Todos sabemos que la toma de decisiones y los climas políticos pueden afectar otras industrias y si lo que quieres es vender más, a nadie le conviene.

    No estoy diciendo que se deban instaurar sólo dictaduras… pero aquí China sabe su negocio. Si es por simples números, siempre va a tener ventaja competitiva, mantienen asegurados a sus compradores inmediatos en su propia tierra (sólo para comenzar).

    La gran contradicción para varios mercados es esa. ¿Cómo generas un balance entre cantidad (a lo que le tiran en ventas) y el “dominio” político o el control de esas sociedades? Me recuerda el número de Dunbar para el trabajo en equipo y la organización y tomas de acción de empresas pequeñas… ¿podrá China “controlarse” siempre?

    Claro que se idealiza el emprendimiento de China si el trabajador promedio ya está programado mentalmente para adaptarse y no salirse del carril… en ese sentido el reto para ese mercado es menor que para el occidental.

    Otra cosa que pasa por mi mente… es que solo vemos la primer capa (o layer) cuando hablamos de estos temas, donde seguramente un par de consorcios gigantes están resolviendo en privado el destino del mundo y tanto la tecnología como la política, son sólo distracciones para mantenernos entretenidos o medios para alcanzar metas que los simples mortales no ven, justo como sucede en la serie de Mr. Robot (que por cierto habla de la relación China-EU y sus tecnologías)… y bueno, la ficción siempre termina mostrándonos algo que está por suceder, no sería la primera vez.

  • #017
    Mauricio - 21 enero 2018 - 23:20

    Enrique, lo único que los chinos están haciendo es imitando a los norteamericanos. Las ventajas de las que disfrutan los empleados de algunas de las grandes empresas tecnológicas de California no están en la mente de la mayoría de personas que toman a Estados Unidos como referencia. Básicamente, lo que China y otros países consideran que es lo esencial de la ética de trabajo estadounidense, se resume en el siguiente párrafo:

    Americans have a reputation for prioritizing work over play, often sacrificing personal time entirely in favor of finishing professional tasks. Other countries look at Americans as workaholics, and similarly, Americans often laugh at the European work ethic.

    Es por ello, además, que las zonas más modernas de muchas ciudades del mundo tienden a tomar principalmente a Manhattan como modelo arquitectónico y esto es muy claro, por ejemplo, en Shanghai. Las ventajas de las que goza un programador de alto nivel en algunas consolidadas start-ups nada tienen que ver con las duras condiciones laborales de los migrantes de todo el mundo que trabajan en Estados Unidos, y dichas condiciones, injustamente duras pero supuestamente conducentes a la prosperidad, son las que media humanidad está imitando.

  • #018
    HastaDNDvamosAllegar - 21 enero 2018 - 23:30

    La visión china no puede tener éxito a largo plazo por varias razones…y con que cualquiera de ellas caiga por su peso se les caerá el tinglado al completo.

    En primer lugar, el planeta no puede soportar tanta producción industrial y de manera sostenida.
    En segundo lugar, van a pasar de la política obligatoria de limitación de un hijo por familia a que, primero, los matrimonios directamente no tengan hijos… para después que las nuevas parejas ni siquiera consideren el matrimonio.

    En tercer lugar, el país-potencia que pueda ofrecer a todas las razas que lo componen el mejor modo de vida es el que puede tener mayor variedad de soluciones a los problemas, además de ofrecer hospitalidad y apertura que no sea una obsesión por el control chino. El dinero y las armas sólo deberían ser unos ingredientes añadidos más para el éxito de ese país, aunque en E.E.U.U. parecen monopolizarlo todo.

    • Aidan - 22 enero 2018 - 15:02

      En mi opinión (que considero informada), este comentario va muy bien encaminado en los dos primeros respectos.

      En primer lugar, como leí hace no mucho en un libro de texto sobre el estudio de modelos dinámicos y su aplicación en mercadotecnia: “El crecimiento constante e ilimitado es solo una seña de éxito en el caso de que tu filosofía de negocio sea la de un tumor maligno – es, por su naturaleza, insostenible”. Con esto no quiero decir que el modelo chino sea un modelo tumoral o maligno, lo que quiero es enfatizar que se trata de un modelo no difícilmente sostenible a medio plazo, y absolutamente insostenible a largo plazo.

      En segundo lugar, cualquiera que haya tenido la oportunidad de ver cómo es la realidad a pie de calle en alguna de las ciudades de China (especialmente si habla el idioma local y tiene relaciones de parentesco con gente de allí, como es mi caso, factores que le permiten a uno penetrar más allá de la cortina que típicamente se presenta a turistas, extranjeros y jet-set) puede dar fe de una palmaria falta de cohesión social y desigualdad, que no hace sino crecer a pasos agigantados no ya en cada sucesiva generación, sino dentro de una misma generación.
      Esta desintegración social, a mi juicio y al de muchos de mis conocidos “extranjeros con honores”, se ve magnificada por la extrema disparidad entre “zonas ricas” y “zonas pobres”. No es solo una disparidad entre municipalidades y ciudades subprovinciales con respecto al resto de zonas del país, sino también (y especialmente) dentro de las zonas urbanas que concentran el grueso del desarrollo de industria y servicios.

      La población china acepta en buena parte las actuales condiciones sociopolíticas debido a la prosperidad económica, incluso si esta se produce a un ritmo extremadamente desigual, porque esta prosperidad constrasta marcadamente con la historia de China en el siglo y medio anterior a la muerte de Mao (desde la Primera Guerra del Opio en 1842), especialmente en la etapa post-imperial. En el Partido son perfectamente conscientes de estas problemáticas (y de muchas otras que dejo en el tintero, como los problemas demográficos que se avecinan) que puede que hagan que, dentro de unos años, las cuentas dejen de salir y la legitimidad meritocrática del actual orden político salte por los aires.

      • Aidan - 22 enero 2018 - 15:10

        Añado: Muchos de los esfuerzos actuales de Xi Jinping para revisar concienzudamente el proyecto de estado que tiene el Partido, así como de reconducir la vertebración social a través de recursos informáticos en estructuras planificadas desde el aparato del estado, responden a un modelo de planificación central aplicado a la cuestión social que no es nuevo en China – no sería, ni siquiera, patrimonio exclusivo del Partido Comunista Chino. Pero no, no es EN ABSOLUTO descabellado pensar que los esfuerzos podrían ser infructuosos, o incluso espectacularmente contraproducentes (no es como si no existieran antecedentes de ello). La única novedad en este respecto es el empleo masivo de recursos informáticos, y que en tiempos de Mao simplemente no existían.

        Queda abierta la cuestión de si un despliegue de recursos y planificación semejante es suficiente para controlar, no en la ciencia-ficción distópica, sino en la cruda realidad, tan inclemente con los experimentos mentales, a la población de un país de la magnitud y heterogeneidad de China. Para controlar, además, a una población tan vasta y diversa ante la nada desdeñable perspectiva de un empeoramiento de las condiciones económicas que pongan a prueba la legitimidad de un orden político que ha terminado constituyéndose como meritocrático, pero en el que sigue abundando la corrupción y sigue escaseando la rendición de cuentas.

  • #021
    @OTROMAXIMILIANO - 22 enero 2018 - 00:55

    La realidad es que además de capacidad, hay que tener vocación. Los chinos con sus formas demuestran claramente su vocación de liderar en casi cualquier industria.

    • HastaDNDvamosAllegar - 22 enero 2018 - 10:29

      La vocación que subyace es imperialismo y dominación mundial.
      Dado que no se atreven o consideran contraproducente el uso de las armas a gran escala, utilizan el dinero y su gigantesca fuerza de trabajo.

  • #023
    ALAN ROLLY CHAVEZ ARANCIBIA - 22 enero 2018 - 03:59

    Se reconoce la eficiencia de la dictadura China,pero es un dictadura al fin al cabo y genera ciudadanos que aun tiene un cúpula controlista como el partido comunista que controla todo y eso es peor que un GRAN HERMANO, lo mejor es que logre democracia ,por aunque muchos criticamos la democracia occidental o son muy imperfectas el ciudadano es mas activo critica ,cuestiona y hasta sabe criticar a la autoridad ineficiente.
    No hay que endiosar los países con dictadura ni monarquías ,por que el ciudadano es libre y eso un fundamento de todo ser humano

  • #024
    Enrique - 22 enero 2018 - 08:24

    En China no es que no les guste la democracia, es que directamente le tienen miedo.La democracia para ellos es un invento de Occidente y a los occidentales nos ven como lo que somos. Unos bárbaros que nos pasamos todo el día de guerra en guerra. El colonialismo, el racismo, el neoliberalismo, la corrupción política,…. típicas de occidente son impensables en la China milenaria.
    Por cierto, no, los horarios que comentas son mentira . Hoy en día los horarios son ligeramente superiores a los de Occidente y los chinos por ejemplo pueden echarse la siesta en las oficinas.
    El problema de fondo es que los occidentales hemos hecho de la democracia, un sistema de gobierno, una nueva religión, que vale y justifica todo. ¿a caso no llego Hitler al poder gracias a la democracia? ¿A caso la independentistas catalanes no ganaron las elecciones? ¿Qué decir de los demócratas brexitianos o “Trumperos” o Bosnia, o la magia italiana, o la corrupción de la España post-franquista, o la corrupción de las democráticas mega-corporaciones y monopolios?
    Cara en el mismo error en el que caen todos los demócratas occidentales. Situarse en una posición de superioridad moral que no se corresponde con la realidad.
    A mediados de los años 70 los racistas occidentales convencidos de su superioridad intelectual, empezaron a llevarse la producción a China pensando que Occidente se quedaría con el” knowledge” y los chinos con las sucias fábricas y los trabajos de baja calidad.
    Lo que ha ocurrido es que los chinos de han quedado con las fábricas… y el knowledge, porque muy al contrato de lo que pensamos en occidente, los chinos de tontos, no tienen un pelo. Basta ver el apellido como de la mitad de los premios Nobel norteamericanos de los últimos 20 años.
    Si tan malas son las condiciones laborales en China ¿por qué los chinos de vuelven de eeuu a buscar nuevas oportunidades en China?
    Qué “élite” controla china si tu propio artículo habla de 89 millones de afiliados al partido y el gobierno de renueva cada 8 años. (comparen con el PPSOE español que llevan 35 años alternándose el poder y cuando viene una alternativa los machacan en los democráticos -y corruptos- medios de comunicación)

  • #025
    Gorki - 22 enero 2018 - 10:57

    Antes de los chinos fueron los japoneses los que parecía que se iban a comer el mundo, todo lo imitaban y lo fabricaban más barato para luego mejorarlo, Canon superó a Rank Xerox, Toyota a General Motors, hasta las cremalleras YKK eran japonesas.

    Luego vinieron 19 años seguidos de crisis de su economía y hoy sigue siendo una gran potencia económica, pero han dejado de ser un candidato a líder mundial, y tampoco son un referente como modelo de sociedad…

  • #026
    Víctor M. - 22 enero 2018 - 12:28

    Francamente, no entiendo cómo algunos defienden el modelo chino comparándolo con el occidental. Si únicamente se basan en datos de productividad y avance, pues vale, podría aceptarlo momentáneamente, por cesión a dicha argumentación. Hasta que peten, claro, que el problema medioambiental que tienen es brutal y todo tiene sus límites.

    Todas las imperfecciones de los sistemas occidentales (corrupción, censura, explotación, desigualdad…) las tiene China multiplicadas, con el añadido del desprecio sin cuartel a cualquier derecho humano. Eso no es admirable, es absolutamente detestable.

    ¿Cómo es posible admirar a un gobierno así? Bueno, si aquí sigue siendo el más votado un partido tan corrupto, se entiende.

    EEUU siempre me ha dado miedo, pero China, pavor. Si realmente llega a imponerse su modelo super guay productivo y social (algo que dudo), lo vamos a tener muy crudo.

    Los chinos que vuelven a su país, probablemente lo hagan porque, sencillamente, es su país y tendrán familia. O porque no les ha ido bien en su lugar de emigración. En cualquier caso, ¿quién viene de China habitualmente? Los ricos a montar sus negocios con la mano de obra que necesiten. No vienen a trabajar en el ferrocarril, sino a poner negocios. Vienen con pasta, y allí, solo la tiene la élite, que hasta en los países comunistas hay clases. Y ¿qué dejan aquí? Nada. Todo se lo montan ellos solitos. Por no gastar, no gastan ni en un bocata de tortilla.

    Y no olvidemos el tema de la deuda. China ha comprado gran cantidad de deuda USA y de otros países. Eso se paga y, probablemente sea la mejor arma de que dispone actualmente.

    • Enrique Dans - 22 enero 2018 - 12:42

      Víctor, tu comentario revela tantos tópicos equivocados sobre China, tantas cosas que eran verdad hace décadas y ya no lo son, que francamente, deberías revisar tus datos. Primero: China está haciendo ya más por el medio ambiente, cerrando más centrales de carbón y construyendo más renovables que ningún otro país del mundo, además de ser donde se fabrican la inmensa mayoría de los paneles solares. Segundo, los ricos en China no es porque “haya clases”, sino porque la economía va bien, y hay muchos, muchísimos ricos: el número de personas en China con más de diez millones de yuanes (un millón y medio de dólares) en activos invertibles es ya casi de dos millones de personas. Piénsalo: no es que haya dos millones de corruptos, ni que “haya clases”: son dos millones, no precisamente “una excepción”. Vienen a España, y su actividad principal es ir de tiendas en Serrano y sitios similares. Si sigues pensando que vienen y rellenan botellas de agua en las fuentes públicas, es que te has perdido algo.

      Yo no admiro ni defiendo el sistema chino. Me preocupa que un sistema sin democracia tenga la eficiencia que tiene, porque eso, pragmáticamente, quiere decir que acabarán dominando el mundo, y obviamente, por ese camino van. Como demócrata que soy, como persona que ha vivido la mayor parte de su vida en democracia, me preocupa que ahora veamos que los sistemas más eficientes son los que prescinden de ella, y por eso escribo. Pero sobre todo, no nos quedemos con los topicazos de hace décadas, porque con esos análisis no vamos a ningún sitio…

      • Gorki - 22 enero 2018 - 13:07

        Me preocupa que ahora veamos que los sistemas más eficientes son los que prescinden de ella,

        En mi opinión pensar así es un error, ¿Dime que país sin democracia ha conseguido la eficiencia aparte de China, ¿Venezuela? ¿Cuba? ¿Albania? ¿Arabia Saudí? ¿Argelia?

        Si no hay otro, deberemos pensar que la eficiencia china se debe a razones diferentes a sus sistema poíítico.

        Paíes eficientes con democracia hay a montones,de la diminuta Suiza a USA, pasando por países como Dinamarca, o Australia-

        Países sin democracia que hayan alcanzado un claro desarrollo económico, no solo lo ha conseguido China. La URRS lo consiguió en su época y támbien lo consiguieron la Alemania de Hitler, y la Chile de Pinochet, y también la España de Franco, sin embargo en ninguno de estos casos, el sistema político fue un acicate, sino un freno a su economía y ello sin tener en cuenta el sufrimiento que supuso la falta de libertad para su población. .

        Habremos que considerar que el desarrollo alcanzado por esos países es debido sobretodo a su estabilidad política pero no a su sistema antidemocrático.

        Nadie tiene ni idea que hubiera pasado si en China hubieran hecho una transición del Maoismo tan bien commo la hicimos nosotros del Franquismo, pero no hay motivos para pensar que muy probablemente entonces si ellos serian lideres mundiales, pese a no esclavizar a su población.

        .

      • JJ - 22 enero 2018 - 16:24

        Sobre la cuestión de las clases sociales en China me gustaría llamar la atención sobre el llamado HUKOU.

        Ver aquí

      • Víctor M. - 22 enero 2018 - 21:42

        No sé, Enrique, no considero que haya mencionado topicazos. Desde luego, no he estado en China para verificar nada e intuyo que debería permanecer allí largo tiempo para hacerme una imagen de situación relativamente fiable. Aún así, dando cierta credibilidad a lo que ofrecen las noticias, creo que mis comentarios no son desacertados, al menos, de la forma en que los cuestionas.

        Es cierto que se están poniendo las pilas con el tema de la contaminación pero ello no significa que no tengan todavía un problema de los gordos, y habrá que ver la efectividad de esas medidas a lo largo del tiempo, teniendo en cuenta que simultáneamente pretenden seguir expansionando su industria. El nivel de equilibrio que consigan seguramente determinará el éxito o fracaso en su gestión medioambiental. Pero lo que está claro es que desde hace mucho, los niveles de contaminación que sufren son apabullantes.

        Dije con sarcasmo que hasta en los países comunistas (aunque China es un extraño y paradójico híbrido político-económico) hay clases, y no me parece erróneo, sobre todo después de leer el interesante artículo que ha puesto JJ. La clase dirigente es una clase social distinta del resto; tendríamos, pues, dos clases sociales por lo menos. Pero la cuestión no es tan simple, precisamente por las peculiaridades del sistema político-económico-social chino, en el cual se ha vertebrado una escala más compleja que el binomio urbano-rural (me estoy pasando con los guiones) tradicional, donde han entrado en juego los nuevos millonarios, una clase media aparentemente en alza y un proletariado heterogéneo.

        Pero en lo que verdaderamente pretendía incidir es en la arbitrariedad sobre quién puede llegar a prosperar de forma abrumadora en ese país: los alineados con el partido. Esos son los nuevos millonarios, los afines a la ideología del sistema. Sin el apoyo del partido, me costaría creer en algo parecido a la igualdad de oportunidades para que una cierta cantidad de la población tuviera acceso a un crecimiento económico individual importante.
        De modo que eso de que los ricos en China no es porque haya clases, no me lo creo. ¿Que es porque la economía va bien?, de acuerdo. Pero seguramente la pusiera en marcha la élite para la élite, y lo que salpique ─como siempre─ que se lo pelee el resto como pueda.

        En cualquier caso, no capto la parte de los dos millones de ricos. ¿Dos millones de ricos no te parecen una excepción, teniendo en cuenta la población china? Pues como no entiendo de economía será así, pero a bote pronto parece una nimiedad. En cualquier caso, me ocurre como con el PIB: para mí no se trata de cuánto sea sino de cómo esté distribuido.

        Sin llegar al extremo de las fuentes públicas :), tal vez sí he petado en considerar mi pequeña ciudad como estadísticamente relevante en cuanto al dinero que dejan los chinos en nuestro país. Yo es que veo más los negocios pequeños y tal, y no contratan un albañil ni para quedar bien. Los ricos, pues sí, irán a Serrano como imagino que en mi ciudad vayan a los concesionarios de Audi y Mercedes. Yo he dicho que vienen con pasta a España a poner negocios, no a la fuente.

        Para terminar, no me refería a ti como defensor del sistema chino, sino de alguna parte de otros comentarios y, por extensión y aunque no venga a cuento, de otras entradas sobre el tema. Tu artículo me ha parecido interesante e informativo.

        Comparto tu preocupación sobre la eficacia del sistema chino y lo que puede traernos, pero tampoco es de extrañar mucho, ¿no crees? Un país autoritario con grandes recursos utilizando mano de obra casi esclava y sumisa puede ser muy rentable.

        Un par de enlaces (no muy viejos) sobre la contaminación en China, donde también se mencionan las clases sociales:

        https://www.telesurtv.net/news/China-declara-la-segunda-alerta-mas-alta-de-contaminacion–20171103-0028.html

        Contaminación en Pekín y clases sociales.

  • #031
    Gorki - 22 enero 2018 - 13:46

    Me parece un poco matar moscas a cañonazos, efectivo, pero poco práctico, Bastaría poner a los artículos etiquetas REFID y pasar por arcos de detección con el carrito para conseguir el mismo resultado.

    Aparte de esto en mi opinión sólo se han evitado el paso de los cajeros, porque aunque no se diga. la empresa tiene que tener todo el personal que existe en cualquier tienda diferente a los cajeros, desde los guardas jurados y el personal de limpieza a los reponedores y jefes de compras, por tanto le ahorro de personal siendo importante no es tan grande como pueda parecer.

    Y para el público, pasar por caja solo es molesto si hay cola, bastaría con abrir mas cajeros en el hipermercado con hacer la experiencia de compras mas agradable. Eso y las etiquetas REFID podrian eliminar lo peor de pasar por caja.

    Por otra parte creo que te pasa como en otras veces, que confundes un experimento con la puesta en marcha de un nuevo concepto de negocio. Esta por ver si esa tienda es la primera de su categoría, o un experimento del que al cabo de unos meses no se vuelve a hablar,

    Por ejemplo, Amazon experimentó el reparto con drones y no parece que haya continuado con él. Creo que Amazon trata de amortizar sus gastos de investigación y desarrollo, utilizando sus pruebas de laboratorio en campañas de márketing, No es que me parezca mal que lo haga, lo que me extraña es que pique tanta gente…

    • Gorki - 22 enero 2018 - 13:50

      ¡Vaya !, me confundi de post,
      Este comentario va en el post de la tienda de Amazon, donde ya le he copiado

      DISCULPAR

  • #033
    Pedro Torres Asdrubal - 22 enero 2018 - 17:10

    Estimado Enrique,

    Dictadura vs democracia es un falso dilema, pues ni China es tan dictadura ni occidente tan democrático. El concepto que encuentro relevante es el del CONTRATO SOCIAL, la idea de que lo relevante para la ciudadanía es la confianza en los líderes.

    Un ejemplo lo tenemos en Lee Kuan Yew, cuyo hijo es hoy el presidente de Singapur, pais que los líderes Chinos tienen como referente económico de prosperidad desde hace décadas.

    Tras 60 años sin una crisis económica son los chinos quienes piensan como Deng Xiao Ping: ¿qué importa el color del gato si caza ratones? Democracia o dictadura, el objetivo es el desarrollo económico y social.

    • JJ - 23 enero 2018 - 00:08

      Gato blanco o gato negro lo importante es la supervivencia de su especie a largo plazo…

      El problema es que con el desarrollo de las nuevas tecnologías, que incluyen avances genéticos, inteligencia artificial, robótica con la posibilidad de hibridación hombre-maquina (cyborgs), utilización de drogas químicas o nanotecnológicas para el control del comportamiemto humano, (además de todos los peligros que ya conocemos), etc. las sociedades actuales ya no pueden permitirse el lujo de vivir bajo cualquier tipo de dictadura, porque en caso de error por parte de algún iluminado fuera de control, el resultado puede ser totalmente irreversible.

      • Pedro Torres Asdrubal - 24 enero 2018 - 15:32

        El “pueblo” lo que valora es el desarrollo económico, el progreso.

        Que sea democracia o dictadura es quedarse en la estética.

        Recuerda que hasta Platón consideraba la dictadura el modelo ideal… La suya claro… ¡¡¡ Je je je !!!

  • #036
    Iván - 23 enero 2018 - 09:48

    Gran post Enrique. Estoy cada pocos meses en China y sorprende la velocidad a lo que va todo y como lo digital empieza a impregnar China. En temas digitales, hay muchas miradas , pero creo que empiezan a ir por delante de Occidente claramente en temas como por ejemplo los pagos móviles. Alipay o WeChat Pay son universos llenos de posibilidades y empiezan a ser transversales a infinidad de aplicaciones. Es curioso ver pagar a abuelos y taxistas entre móviles, algo que por Europa y Occidente no abunda. Tencent, Alibaba, Baidu, XIaomi o Huawei son colosos que empiezan a pisar fuerte, y lo hacen no solamente en China, también en otros países emergentes o incluso en Occidente McKinsey publicaba un buen report del tema China Digital hace un mes https://www.mckinsey.com/global-themes/china/digital-china-powering-the-economy-to-global-competitiveness . El Proyecto One Belt One Road que comentas, creo que implica muchas cosas para China, es como dices un Plan Marshall, con el que además de infraestructuras gigantes, tienen en mente crear e impulsar un soft power chino que va más allá de lo económico, implicando la geopolítica, lo estratégico y los ansiados recursos que el dragón necesita para ir avanzando en su camino para el liderazgo del siglo XXI. Por cierto, si a alguien le interesa, estoy leyendo y aprendiendo mucho con el libro: In the Shadow of the Dragon: The Global Expansion of Chinese Companies – and How It Will Change Business Forever . Saludos. Iván

  • #038
    Santo - 24 enero 2018 - 15:53

    Vayamos por partes. China va camino en convertirse en el primer país del mundo en PIB, pero quizás esto diste de ser líder. Con una renta per capita inferior a la rusa y un nivel de deuda creciendo de manera galopante, muy fino tiene que hilar el dragón para que las costuras no se tensen.
    Cuando gran parte de tus recursos los dedicas a vigilar a tu propia gente, a crear opinión, a censurar y verte obligado a apuntalar de forma artificiosa una pax publica para evitar que se repitan episodios como el “Tibet” o las Protestas de la Plaza de Tiananmén, sabíendose que a día de hoy no se le permitirían las mismas respuestas que allí se dieron. No veo por ningún lado la famosa productividad china.
    Cuando el propio modelo económico no puede ser exportable, imaginemos que el resto del mundo se vuelva tan hermético como China, dificultando, cuando no impidiendo la entrada de empresas extranjeras en su economía, favoreciendo la competencia de empresas controladas por el partido (ya sea directa o indirectamente) sobre las foráneas; o creando una legislación tan rígida como corrupta. Entonces, ¿a quién vendería? Y cierto es que posee un gran mercado interior, que no ha sabido o querido estimular hasta que el resto del mundo estuvo en crisis. Llegaría ese mercado interno para seguir creciendo al 5%?
    Decir que el modelo chino funciona porque sus obreros trabajan más, más barato y con menos reivindicaciones, sería casi como decir que EEUU ha llegado a dónde está sólo por la mano de obra de esclavos negros. Desechar su interpretación de la globalización a modo de colador, ancho en exportaciones, estrecho en aceptación de modelos empresariales importados; unos tecnócratas que supieron apostar bien en sus inversiones a largo plazo; su posesión y gestión de los recursos naturales; o una sociedad que pasó de la burocracia imperial a la burocracia del soviet. Son tan determinantes en su posición actual como el trato a su población.
    No creo que la economía china fuese capaz de aguantar una mínima reivindicación social, una revuelta sindical, una corriente crítica interna. La imposición del partido ha de ser constante y a la postre cada vez más costosa. Más cuando el viento de la bonanza deje de soplar de cola; y antes o después llegará ese día.
    Sobre la ampliación del modelo político de partido único al resto de sociedades, igual lo veríamos menos posible si en lugar de democracias de márquetin empezásemos a repartir los gobiernos entre los listos, preparados y capaces. Ya que el gran responsable de que China vaya camino de ser el más rico, el más armado y el de empresas con mayores capitalizaciones, es sobre todo y ante todo culpa de lo mal que lo hicimos muchos en las primeras décadas de la globalización; primando el beneficio frente a la calidad, el producto frente al servicio y la ignorancia frente a la información.

  • #039
    Leeloo - 24 enero 2018 - 22:08

    China me parece un gran país.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados