Estrategias comerciales y tierras raras

IMAGE: Peggy Greb, US Department of Agriculture (Public Domain)

Lo peor de la guerra comercial entre los Estados unidos y China es, aparte de que como toda guerra comercial es mala para todos participen o no en ella, es el hecho de que nada en ella muestra el más mínimo atisbo de sentido común.

El hecho de que el conflicto sea desencadenado por el que es, sin duda, el político más absurdo e irresponsable de la historia, hace que todo esté sujeto a una inestabilidad total: hoy te bloqueo, mañana pospongo las medidas durante tres meses, al día siguiente digo que Huawei es una terrible e intolerable amenaza para la seguridad, pero dos días después afirmo que podría ser incluida en algún tipo de acuerdo comercial.

Seamos serios: si eres una amenaza para la seguridad nacional, no se te puede incluir eventualmente en ningún acuerdo comercial, y si se te puede incluir en algún acuerdo comercial es que no eres una amenaza para la seguridad nacional. Esos dos elementos son incompatibles entre sí. Pero es que, en realidad, muy pocas cosas en este episodio tienen sentido.

¿Bloquear a Huawei? El gigante chino tiene inventario de componentes importados de los Estados Unidos suficientes como para seguir fabricando a su ritmo normal todo el resto del presente año, y tiempo más que suficiente para desarrollar la inmensa mayoría de esos componentes en China si fuera necesario. Si efectivamente llegase a ser necesario, que lo dudo infinito, eso terminaría siendo un muy mal paso para la industria norteamericana, porque habrían forzado a China a desarrollar unos componentes alternativos que, sin duda, pasarían a ser su peor pesadilla en los mercados internacionales. En caso de pretender mantener las restricciones durante u período largo de tiempo, el mayor problema para Trump no sería China ni Huawei, que carece de presiones de inversores como empresa no cotizada que es, sino su propia industria doméstica y sus pérdidas, que sí son reales. Tan solo las pérdidas en las que podría incurrir Apple son para echarse a temblar, pero hay muchas más empresas afectadas.

Google, sin ir más lejos, es otra gran perjudicada: obligada por el patético Donald Trump y sus torpes y mal calculadas acciones a restringir sus tratos con Huawei, se encuentra ahora con que ha proyectado ante todos la evidencia que menos quería proyectar: que su sistema operativo Android ya es cualquier cosa menos abierto, que ha demostrado manejarlo con mano de hierro, y que eso, obviamente, es susceptible no solo de levantar recelos en mucha gente, sino incluso de exponerla a más riesgos regulatorios de los que ha experimentado ya.

¿Puede China plantearse represalias controlando la exportación de las tierras raras utilizadas en la fabricación de componentes electrónicos? Del mismo modo que las amenazas de los Estados Unidos tienen poca base real efectiva, las de China tampoco la tienen. Las tierras raras, en realidad, ni son tan raras, ni China ha sido bendecida con una especial abundancia de las mismas. Lo único que ha convertido a China en el suministrador habitual de tierras raras para la industria ha sido que la laxa regulación medioambiental del país y su mano de obra comparativamente barata ha hecho que se convirtiese en el sitio donde resultaba menos complicado y caro extraerlas, pero en realidad, esas tierras raras se pueden extraer en muchos sitios, incluyendo la mismísima California, y una vez extraídas de la tierra, donde suelen hallarse combinadas con otros elementos, lo demás son procesos químicos razonablemente comunes y sencillos. De nuevo: ante una hipotética restricción en las exportaciones de tierras raras de China, lo que se desencadenaría sería un proceso para extraerlas en otros países – son abundantes en Australia, Brasil, Canada, India y los Estados Unidos – y la principal perjudicada sería la actual industria china.

Las restricciones artificiales son siempre malas para todos, y las guerras comerciales son, en gran medida, eso: intentos más o menos torpes de generar restricciones artificiales. Que Donald Trump crea que la geopolítica se puede manejar con técnicas ramplonas y baratas de matón de patio de colegio convierte esta guerra comercial en un episodio grotesco, absurdo y sin sentido, del que por supuesto ningún propietario de un smartphone se tiene que preocupar ni lo más mínimo (ni protestar o pedir ante autoridad alguna la reparación de unos supuestos daños completamente inexistentes). Son, simplemente, actuaciones sin sentido que se intentan esgrimir como armas arrojadizas a corto plazo, sin posibilidades reales de convertirse en restricciones duraderas que fuercen cambios en la industria que a nadie le interesan.

Nada de esto tiene sentido. En la práctica, lo mejor que se puede hacer con las erráticas decisiones y las pataletas del inquilino de la Casa Blanca es dejarlas pasar, no hacer nada ni plantear nada al respecto, y esperar a que se desarmen solas.


This post is also available in English on my Medium page, «Trade wars and rare earths«


17 comentarios

  • #001
    JOSE FERNANDEZ - 24 mayo 2019 - 10:49

    Querido Enrique,
    No creo que D Trump sea el político más terrible de la historia mundial. Los ha habido perores y los hay actualmente también. Hay países donde se respira libertad – USA – y otros donde la libertad es más que una “tierra rara”: es una “tierra inexistente”.
    No es mi favorito, pero lo prefiero al menos a tres dirigentes actuales tan aplaudidos por los políticamente correctos.
    Pero siguiendo el tema, lo importante es el comercio mundial …equitativo, donde nadie juegue con las cartas marcadas. Y eso, amigo es difícil. Lo único que hay quien le hace frente a esa situación y hay quien se rinde de antemano y acepta la desigualdad de condiciones. El país sede del teléfono en ciernes, no es precisamente un ejemplo de libre comercio. Y el hecho de que no lo sea pone en peligro muchas cosas. Posiblemente solo un D Trump pueda poner un poco de lógica después de la tempestad. Los jugadores del “mejor mañana” han llevado el mundo occidental a donde estamos, o sea a no ser los primeros “ever”. Hemos dejado pasar tantas cosas por ser gentiles que ahora es difícil poner las cosas donde debieron estar.
    O sea que, si hablamos de que hacer desde ahora, posiblemente “ceder y ceder” haya sido el camino seguido y equivocado para este mundo occidental que ha perdido el rumbo y poder económico que antaño tenia. Y hoy nos duele tanto no haber sido suficientemente inteligentes para mantener.
    Lloramos como lloradores por no haber sabido ganar como ganadores, dicho en lenguaje políticamente correcto lo que antaño fue otra expresión. Donald, ¿ eres tu el camino ? Decir “no es no” es una ….

    Responder
    • Juan Carlos - 25 mayo 2019 - 10:56

      Buenos días.
      El verdadero problema en esta guerra es su como EEUU no ha sabido liderar el 5G y otras cosas se cree con derecho a presionar a otros países con amenazas.
      China ha sabido jugar sus cartas en este tema y otros «» Chapeau «» para ellos.
      En esta guerra más tiene que perder USA, pues ya se han han desprendido de una parte de bonos que tienen..
      Basarse en espionaje cuando son ellos los primeros es absurdo. Nadie ha podido demostrarlo todavía.

      Responder
  • #003
    LOS PANCHOS - 24 mayo 2019 - 12:07

    Si algo ha demostrado ser «bueno» Trump es manipular opiniones, medios, expectativas y negociar basándose en objetivos que no en puntos concretos.

    Un buen negociador sabe medir tiempos, dar treguas, amenazar con hechos y vueltas atrás.

    Y lo ha conseguido. Haga lo que haga Huawei ahora a ver quien es «el tonto del haba» que les compra un móvil.

    La prueba del nueve, es ahora mismo Wallapop. ¿Y que les va a pasar a ZTE, Xiaomi, etc? pues parón de ventas seguro porque son igual de chinos. ¿Pero que nos queda que no sea chino? LG, Samsung,… pues ya sabemos por donde va a ir el cambio de market-share. O paradigma como le gusta expresarse en su blog. Y a abrir fábricas en los otros paises asiáticos más «normales» con los sueldos tirados claro está. Oportunidad para Taiwan, Filipinas, Malasia, Indonesia, India, y llevarse las nuevas «FOXCON» a esos países. O que China se doblegue, apuesto por esto último.

    En 5G, en España, evidentemente los operadores están literalmente «cogidos por sus atributos» por sus redes 4G, ópticas(transmisión) y MPLS, al haberse abierto hasta lo inimaginable a este proveedor, no es fácil ahora no seguir con ellos, y los swap-out les puede salir por un ojo de la cara.

    Estarán Nokia y Ericcsson frotándose las manos. Nueva vida para los fabricantes europeos, que por cierto también fabrican en China,… El cambio se hará lento, los contratos se abrirán a tres operadores, y reducirá cuota Huawei. Apuesto pincho y caña. ¿Para cuando un ERE en Huawei? Probablemente Q2 de 2020.

    ¿Qué Android no es abierto? Pues no(Nunca lo fue), y sistemas impulsados por operadores como Telefónica(Firefoxos) ya sabemos donde terminó… Cuando se apuesta por el SW libre, no vale el marketing de decir que Android está basado en Linux, es un fork basado y comercializado hasta la médula por Google. Un tal Enrique se preguntaba un inocente ¿Dondé está el daño?, MENOS MAL que ahora lo vess un poquito más claro.

    https://www.enriquedans.com/2018/07/android-donde-esta-el-dano.html

    Menos mal que Trump era un inútil, apuesta: sale en segundo mandato arrasando… y mira que coincido con Enrique en su visión del personaje.

    Responder
  • #004
    Pedro Torres Asdrubal - 24 mayo 2019 - 12:18

    Los zascas me han enseñado a desconfiar dla coherencia y el sentido común en política.

    A Kennedy le criticaron los neoliberales por amenazar a la URSS con la guerra por los misiles en Cuba, en vez de seguir con la estrategia «racional» de la proporcionalidad.

    ¿Vivimos en el pseudo intelectualismo?

    Trumpito le acaba de dar 16,000 millones en subsidios a los agricultores por la caída de exportaciones a China.

    Mientras tanto, va a convertir a Huawei en un HEROE para 1400 millones de consumidores, solo en China.

    Responder
  • #005
    ana - 24 mayo 2019 - 12:37

    Es muy simplista pensar en buenos y malos. Todavía es más simplista personalizar la política internacional de un país en una sola persona. Va más allá de lo que vemos, pero mucho más allá.

    Bush malo, Obama bueno y Trump malo. Vamos, la política internacional de un país no es eso. En la época de Obama ya se advertía a China del excesivo proceccionismo de su mercado. Es prácticamente imposible abrirse camino en China.

    Obama se quejaba pero no se hacía nada para solucionar ese problema. Ahora que el problema es más grande y Estados Unidos ha perdido el lideradgo tecnológico, no queda más remedio que reaccionar. Pero hacer las cosas al final siempre es peor que prevenir.

    La politica de Trump es sencilla, defender lo suyo y mantener el lideradgo mundial. El resto de paises le seguiremos porque solo somos espectadores.

    Responder
  • #006
    Gorki - 24 mayo 2019 - 12:58

    es la economía, estúpido»

    Responder
    • Jose Miguel - 24 mayo 2019 - 21:43

      Curioso que apliquéis siempre esas frases hechas tan grandilocuentes: «es la economía», «es el mercado» tanto para los que se quejan del liberalismo como para los que se quejan del intervencionismo. Parecen comodines que os permiten salir airosos de cualquier circunstancia.

      Raro, raro….

      Responder
  • #008
    menestro - 24 mayo 2019 - 13:41

    Con respecto al comentario que hice el lunes, y siendo muy breve, lo que hay que añadir es, que Trump acaba de oír el ‘click’ de la mina que ha pisado y por eso está recogiendo carrete a toda velocidad.

    No solo porque puede quedar expuesto, y que salgan a relucir sus intereses cruzados, y las críticas dentro de sus fronteras es qué además el bloqueo de ARM, y debido a las fuertes inversiones de China en las silicon Foundries (fundiciones de chips, 6 de las 8 existentes en el área de Asia- Pacifico) podría acabar por generar un nuevo competidor para la arquitectura ARM y sofocar el suministro de chips para las empresas americanas. Nada menos.

    Eso pondría las cosas aún más difíciles a compañías como Intel, que ya fracasó en crear un ‘chip americano’ para los dispositivos móviles con los Atom, o Microsoft.

    Su estrategia de hostigar a Huawei para obtener concesiones y convertirla en una coartada sobre la supuesta amenaza tecnológica de china, ya ha quedado expuesta.


    Disclaimer.

    Cada vez que leo 5G o ‘Tierras raras’, cierro la pestaña del navegador para no reírme. Ivanka y Jared están muy preocupados por toda la línea de ropa que fabrican en china.

    Responder
  • #009
    LOS PANCHOS - 24 mayo 2019 - 14:57

    Si hablar de 5G, hoy por hoy es una quimera. el 5G es el 4G con un numérito más que diría un enteradillo…

    Maduro desde Venezuela:
    «Creo una la Corporación Socialista del sector de las Telecomunicaciones y Postales del país (…) he ordenado hacer una inversión junto a nuestros hermanos chinos y la tecnología de Huawei y ZTE, y de todas las empresas rusas para elevar las capacidades de telecomunicaciones y hacer realidad en Venezuela el sistema 4G a nivel nacional»,

    Un mercado se cierra otro se abre…

    «Tremenda agresión de EEUU contra la empresa Huawei de China, solo porque la empresa Huawei ha dado pasos agigantados y se ha convertido en la empresa más avanzada en la tecnología del mundo entero y ya van con todos los equipos hacia la instalación del sistema 5G, con el 5G nace otro mundo»,

    ¿Os parece propaganda? A que no, ¿a que os suena a los lectores de este blog a artículo de innovación?

    Responder
  • #010
    xaquín - 24 mayo 2019 - 19:22

    Trump se acerca bastante a la esencia de ser un electrón, en cuanto a su situación mental y los correspondientes productos de su cerebro. Puede estar en un sitio u otro, en función de circunstancias casi cuánticas (micoscópicas), porque las ve solamente el y su grupo de iniciados.

    Y no es el único gobernante «electrónico» del panorama político actual (mundial). En la oposición también abundan las partículas subatómicas, intelectualmente hablando.

    El problema de los electrones que navegan por nubes electrónicas democráticas (más o menos), es que tienen los límites algo más marcados. Pero ese es precisamente su problema esencial, pueden derrapar llevando consigo a toda una flota aliada.

    Los electrones tipo Xi tienen unos límites marcados, en teoría, pero pueden jugar a emperadores mucho más de lo que permite la organización mundial. Ya lo demostró muy bien papá Stalin. De hecho a los republicanos/maoistas, como antes a los bárbaros no romanos, o a los antibritánicos varios, e incluso como les pasó a los antisoviéticos «soviéticos», no les fue difícil arrumbar con la obsolescencia programada de imperios ya caducos.

    La construcción de ruedas no tiene nada que ver con la tecnología actual. Y por eso mismo, estamos más cerca del mundo cuántico (y de teorías como la del caos), de lo que piensan gobernantes y súbditos en general.

    Y si, algunos pensamos que la disfunción mental del trumpismo, bolsonarismo, salvinismo… deja al amigo Bush como un simple conde rodeado de caballeros neocons, con ínfulas de senadores romanos, en plan censor, procónsul… y demás aledaños del poder absoluto.

    Pero lo que se juega ahora, es el futuro de los siete reinos después de Cersey.

    Responder
  • #011
    Mezo - 24 mayo 2019 - 22:51

    Al contrario señor Dans, la rentabilidad de un mineral depende exclusivamente del costo en mano de obra y en China no tiene comparación con otros paises, otras naciones no se atreverán a crear minas de «tierras raras» porque el costo en mano de obra es excesivo y no compensa. Por eso California, antaño el mayor exportador de Tierras raras se vio obligado cerrar sus minas en 2002 y cualquier intento en reabrirlo termina en quiebra.
    Hagamos una comparación con el caso del carbon: USA y Unión Europea cierran minas carboníferas dejando a China, una vez más como el único productor mundial.

    Que Donald Trump crea que la geopolítica se puede manejar con técnicas ramplonas y baratas de matón de patio de colegio

    Los presidentes americanos han usando tales técnicas desde George Washington, Trump le quedan cinco meses de presidencia y los actuales candidatos han mostrado ser anti-chinos. Aunque Trumps sea el matón de colegio su sucesor va ser exactamente igual

    Responder
  • #012
    Javier Lux - 25 mayo 2019 - 09:40

    Apuntas a algo extremadamente interesante qué es la posibilidad de que surjan alternativas free al Android. Ubuntu acaba de discontinuar un sistema operativo móvil.Tzen y Limo andan por ahí también. Es necesario que la Linux foundation tome cartas en el asunto y comience con un nuevo sistema operativo móvil basado en uno de los anteriores nombrados.

    Y otra cosa que no me creo es que los chips dejen de fabricarse por el simple embargo. Los chinos haran 4 pequeñas modificaciones de los diseños actuales ARM y lo van a utilizar cómo sistema propio….

    No veo más historia que bajón de ventas para Google Android y para qualcomm. Nada más

    Responder
  • #013
    Michel Henric-Coll - 26 mayo 2019 - 13:49

    (1) (Android) «¿Qué hemos obtenido a cambio? Sencillamente, una plataforma enormemente abierta—»
    (2) «ha proyectado ante todos la evidencia que menos quería proyectar: que su sistema operativo Android ya es cualquier cosa menos abierto».

    ¿En qué quedamos?

    «Haga lo que haga Huawei ahora a ver quien es «el tonto del haba» que les compra un móvil.»

    Pues, yo mismo. :-) Con tal que no sea Apple, me conformo.

    Responder
  • #014
    Juan - 27 mayo 2019 - 05:37

    No se monta una mina de tierras raras en dos telediarios como parece sugerir. Estas tierras llevan residuos radiactivos, así que los permisos medioambientales son brutales, tanto para la mina como, sobre todo, para la empresa que tiene que procesar los materiales. La única empresa del mundo que fabrica tierras raras, la australiana Lynas, tiene la planta de tratamiento en Malasia: le costó casi mil millones USD y después de 10 años siguen discutiendo sobre los residuos radiactivos. Las tierras raras son efectivamente no tan «raras», -de hecho, en España hay importantes yacimientos en Castilla- pero son muy difíciles de gestionar.

    Responder
    • Gorki - 1 junio 2019 - 21:45

      De acuerdo Mira lo que pasa con las minas de uranio

      https://www.elmundo.es/economia/empresas/2019/06/01/5cf1410ffc6c83d1788b459b.html

      Responder
  • #016
    Mario - 7 junio 2019 - 18:47

    Enrique, una curiosidad:
    Cuando llegas a una aduana en USA, te dejan pasar?
    No me fío nada de Trump en ese sentido…

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG