El cambio climático como variable política

Ayer día 15 de marzo, estudiantes de todo el mundo se manifestaron en más de cien países, incluida España, en protesta por la inactividad de los políticos con respecto a un problema que perciben como suyo y ante el que sienten que tienen que reaccionar porque afecta a su futuro: el cambio climático.

Siguiendo el ejemplo de Greta Thunberg, la dieciseisañera sueca que en agosto de 2018 comenzó a manifestarse en solitario ante el parlamento de su país demandando medidas contra el cambio climático, miles de jóvenes salieron a la calle como parte del movimiento Climate Strike, un llamamiento pacífico a la acción que demanda la interrupción de la extracción de combustibles fósiles, el cambio a energías 100% limpias y la ayuda a los afectados por el cambio climático.

Los jóvenes se han hartado de negacionismo y de inacción. El consenso científico es total, digan lo que digan algunos ignorantes: el cambio climático está teniendo lugar, es perfectamente demostrable, y está causado por la actividad humana. Los jóvenes lo saben, entienden perfectamente lo que está en juego, y se lanzan a las calles para exigir unas acciones que prácticamente ningún gobierno está acometiendo con la velocidad, la seriedad y la decisión suficientes. En lugar de ir al colegio, se manifiestan, porque saben que sus notas medias no van a tener ninguna importancia si el planeta mantiene su ritmo de recalentamiento. Como comenta Jason Hickel en Twitter, “todos aquellos que piensen que el movimiento es simplemente una moda no están prestando la debida atención: el movimiento no solo está creciendo rápidamente, sino que, en breve, los estudiantes que lo protagonizan se movilizarán, votarán, derrocarán a gobiernos inútiles y cambiarán radicalmente el panorama político. El futuro está sucediendo”.

Movimientos como Juventud por el Clima o Fridays For Future se coordinan y expresan en páginas web y redes sociales y salen a la calle para protestar por algo que consideran muy importante, porque saben que su futuro pasa por convencer a una generación de irresponsables de que es fundamental hacer cambios ya, ahora, no dentro de varias décadas cuando el problema sea ya completamente irreversible. El cambio climático está pasando de ser un asunto considerado relativamente marginal a convertirse, debido fundamentalmente a las acciones de los jóvenes, en una cuestión central en la agenda política. Los candidatos que renuncien a considerarlo importante y que no propongan medidas serias y urgentes para hacerle frente se encontrarán con una caída significativa de sus posibilidades de éxito en una parte muy importante del electorado joven. Y de la política, pasaremos a la economía: muchos de esos mismos jóvenes ya comienzan, aunque no resulte aún sencillo, a sesgar sus preferencias de consumo en función del comportamiento de las marcas con respecto al cambio climático y a la seriedad de sus compromisos en términos de responsabilidad social corporativa.

Si sigues pensando que el cambio climático no es importante y que no tenemos que hacer nada ni modificar en nada nuestra vida para intentar evitarlo, te estás perdiendo algo. Y seguramente sea lo más importante que te hayas perdido en toda tu vida.


This article was also published on Forbes, “Climate change is now on the political agenda, thanks to people still too young to vote” and republished on The Good Men Project.


19 comentarios

  • #001
    Jose Miguel - 16 marzo 2019 - 10:24

    Muy optimistas me pareceis el tal Jason Hickel y tu. La rebeldía y el sentido de lo justo es una característica de esa edad que desafortunadamente se pierde en la edad adulta. No creo que ésta generación vaya a ser diferente a otras. Al final acaban teniendo otros intereses distintos a los que tienen ahora, muchas veces alineados con los de aquellas empresas y políticos corruptos que prefieren seguir sacando tajada de la destrucción del planeta.

    El intento más serio que he conocido de desbancar gobiernos corruptos fue el 15M, un movimiento con masivo apoyo y mira en qué ha quedado.

    • Mezo - 17 marzo 2019 - 23:31

      Recuerdo en este mismo blog se aseguraba los jovenes se hartaron de ocho años de Obama que votarían a un tal Benie Sanders, pero Donald Trump fué elegido presidente de los Estados Unidos.

      El brexit británico fué aprobado por la totalidad del electorado jóven (pese los expertos aseguraban lo contrario) y esos mismo jóvenes amenazan con quitar a Teresa May para poner alguien partidario del “Brexit duro”. Es fácil ser el joven anti-sistema pero cuando creces y maduras te integras plenamente al núcleo del Sistema

  • #003
    Alqvimista - 16 marzo 2019 - 10:57

    ¡Pues ya iba siendo hora de que movieran el culo, que ya estoy harto de predicar en el desierto!
    Que yo, a mis cincuenta y tantos, tenga que explicarle a un joven por qué son innecesarios más de 90CV de potencia en un coche, por qué hay reciclar, por qué no hay coger bolsas de plástico en el súper, etc, etc.
    Me alegro, a ver si empiezan a votar y a cambiar políticos, que ya sabemos que esa gente no tiene ideologías, sólo encuestas de intención de voto.

  • #004
    Gorki - 16 marzo 2019 - 12:54

    Un poco de postureo por parte de todos no nos viene mal. Luego llega la Semana Santa y todos salimos disparados como por un resorte, a cualquier punto alejado del planeta.

    • Jose Miguel - 16 marzo 2019 - 13:49

      ¿Y? Podríamos salir disparados de vacaciones con transportes movidos con energías limpias. Las vacaciones no destruyen el planeta si lo hacemos de forma sostenible. El problema es que a ciertas empresas y a la mayoría de los gobiernos que de una forma u otra se benefician de ellas no les interesa que hagamos nada de forma sostenible. No podrían vender su muy rentable basura si así fuera. Y las tecnologías para hacer una vida más sostenible ya están aquí. El resto es cuestión de voluntad y sobre todo de honradez.

      Cuando leo comentarios como los tuyos con respecto a este tema me escandalizo. No consigo entender que un habitante del planeta sin intereses en la industria contaminante o en sus gobiernos títeres esté en contra de medidas para preservarlo y garantizar su usabilidad por generaciones futuras.

      • Gorki - 16 marzo 2019 - 15:29

        A ver si lo entiendes. Estoy harto de buenismo y postureo. y no hacer nada realmente efectivo. Los mismos chicos (y quienes los han jaleado), a ir a limpiar las playas, son incapaces de utilizar las papeleras de que hay en su ciudad y están haciendo planes para pasar las fiestas, Dios sabe donde, y les importará un rábano, el tipo de combustible que utilicen en el desplazamiento.

        • Jose Miguel - 16 marzo 2019 - 16:02

          Es que no podemos hacer nada efectivo si no se inician antes leyes y políticas. Cuando dices “Estoy harto de buenismo y postureo. y no hacer nada realmente efectivo” estás trasladando la responsabilidad de los gobiernos a la ciudadanía, lo cual no es justo. Los ciudadanos no podemos hacer mucho sin un marco adecuado a lo que queremos hacer.

          • Gorki - 16 marzo 2019 - 18:33

            Estas en un error, no traslado la responsabilidad a nadie. Sólo que estoy harto de “mesías” que pretenden salvar al mundo, con dejar de comprar camisetas o limpiando unas playa.

            Estas acciones me parecen puro postureo, que probablemente pretende tranquilizan las conciencias de los que seguimos derrochando sin tasa.

  • #009
    menestro - 16 marzo 2019 - 13:51

    Siguiendo la tesis de Nassim Taleb, y poniendo algo de piel en juego, por curiosidad
    ¿Apostarías dinero sobre ello, Enrique? :-)

    Disclaimer.

    Las fianzas en Madrid son un dislate.

  • #010
    xaquin - 16 marzo 2019 - 19:20

    Me encanta como al final siempre sale el maldito adulto que llevamos dentro. Se manipula a la adolescencia (previo pase infantil) para que entre por el aro del sistema establecido. Contraviniendo los Derechos Humanos y el ADN que trae todo homo sapiens, para mejorar el ecosistema (incluída la especie humana). Y más si las nuevas promociones notan que los adultos pasan de hacer eso (cumplir el mandato genético) y se emperran en la lucha por el poder.

    Alucino como se puede comparar a un movimiento sin ataduras claras del mundo adulto (algo que no pasaba en mayo 68 ni en el 15M) con la típica protesta de “vejetes mentales” revolucionarios, que acaban en lucha por el poder. Hasta los que más se degeneran en este tipo de batallas (con el paso del tiempo) están a años luz de gentuza (mentalmente hablando) como las variedades homo sapiens de trumps.

    Pero lo peor es el emperre (y más en estas páginas) de hacer paralelismo entre tomaduras de palacios de invierno (“supongo” que los golpes de estado de derechas son otra cosa) y la lucha por la supervivencia del planeta. Ahora resulta que salvar al planeta es lo mismo que salvar al proletariado (o a la burguesía del carajo).

    Cuanto trumpismo agachado cerebralmenee hay en muchos ciudadanos. Como pasa con el franquismo, hibernado en la mente de los españoles, tenemos ganas de comparar la ciencia con la Biblia (o el Corán, los movimientos conspiranoicos, el apocalipsis madridista…). No, nunca dijo algún científico real que todo era relativo. Y menos cuando se trata de poner en la misma ecuación las creencias (más o menos religiosas, aunque se consideren políticas) y los conocimientos (científicos, para ser conocimientos).

    • Gorki - 16 marzo 2019 - 21:09

      No es mi día, No he entendido absolutamente nada. Por no saber , no se si el autor está a favor o en contra.

      • xaquin - 17 marzo 2019 - 18:53

        Supongo que tampoco será el mío. Suponiendo que el autor es el del comentario, decir que siempre estaré a favor de que el mundo adulto deje de manipular a los infantes y adolescentes. Que en su ADN está la esencia de una rebeldía natural necesaria para evitar el apoltronamiento adulto y avanzar en sentido positivo en el proceso de evolución humana.

        Y que el cambio climático no tiene nada de bíblico (o coránico), es pura ciencia. ¿Será necesario indicar mejor mi postura? Soy totalmente antibíblico y anticoránico. El budismo no me molesta.

        El resto es disfrutar con el juego de palabras. Mezclando por ejemplo, “revolucionarios” semiprofesionales (en su oculta lucha por el poder) con jóvenes más o menos inocentes (cumplidores de su ADN)…

  • #013
    Pedro - 17 marzo 2019 - 20:10

    Estimado Enrique
    Sigo tu blog cada día puntualmente desde hace mucho tiempo, y éste es el primer comentario que hago.
    Tu afirmación ‘ El consenso científico es total, digan lo que digan algunos ignorantes: el cambio climático está teniendo lugar, es perfectamente demostrable, y está causado por la actividad humana’ no es correcta al 100%; me explico: vivimos el final de la 4ª glaciación, y el calentamiento global es un hecho que no tiene que ver con la acción humana: cuando los Neardentales poblaban Europa, la mayoría del continente estaba cubierto de glaciares, hace 500 años los inviernos en toda la península eran mucho más fríos, etc, etc… Lo que se planteaba hace más o menos 50 años y desgraciadamente se ha demostrado como cierto, es que la acción del hombre está acelerando ese cambio climático, pero el paulatino calentamiento de la tierra está sucediendo desde hace 50.000 años, por el tiempo geológico en el que nos encontramos.
    Como repito: otra cosa es que la acción del hombr e esté acelerando ese calentamiento global.
    Un saludo

    • Enrique Dans - 17 marzo 2019 - 20:16

      Pedro, lo siento, pero esta teoría, repetida mil veces, es FALSA. Así, con mayúsculas. Son los coletazos de las “teorías de la inevitabilidad” que las compañías petroleras como Shell y otras lanzaron hace décadas, que desgraciadamente algunos aún se creen. Haz clic en los enlaces que adjunto para ver el nivel de consenso científico con respecto a este tema. En este tema no hay “escuelas de pensamiento” ni distintas “hipótesis”: hay, por un lado, ciencia, y por otro, opiniones infundadas. Y entre negacionistas del cambio climático, los que piensan que es inevitable y los que creen que tardará aún varios siglos no hay ninguna diferencia: con todos ellos acabamos quemados.

  • #015
    Mezo - 17 marzo 2019 - 23:24

    Yo siempre he asegurado que el cambio climático no le interesa a nadie, con tantas cumbres (Rio 1992, Protocolo de Kioto, Acuerdos de París) todavía ellos siguen negando la realidad y desafortunadamente tienen razón, las proyecciones sugieren en 200 años bastante zonas del planetas será inestables para la existencia humana pero dado que las elites sólo ven su propia nariz quizas buscan obtener beneficio propio del cambio climático.

    Dentro de 200 años los sobrevivientes estarán demasiado ocupados en el planeta del Mad Max para preguntarse por qué cojones este mundo fué devastado, por qué no tiene futuro.

  • #016
    Carlos - 19 marzo 2019 - 09:37

    Interesante animación con la evolución de la temperatura por país. Fuente: Berkeley

    https://dms.licdn.com/playback/C5605AQHsbrTHgX2y4Q/0730db60ecd44eddad3624345912765d/feedshare-mp4_3300-captions-thumbnails/1507940147251-drlcss?e=1553072400&v=beta&t=zd6-U3XhU7wRJO-4k8bOdRPbgRXtMqPB8NBKE4tDHN4

  • #017
    Alfred Schickentanz - 20 marzo 2019 - 06:47

    If Climate Change is man made, only less “Man” will solve the problem. No matter how much impact each has.

  • #018
    Marc - 2 abril 2019 - 18:05

    El artículo tiene mucho sentido, los cambios tanto en el clima como en política están ocurriendo en Europa. Sin embargo, aunque se intente implementar cambios durables como lo que se proyectó con el Acuerdo de París, estos objetivos son a largo plazo. Se debe actuar ahora y en el día a día para salvar nuestro futuro y el de nuestros hijos. Greta Thunberg tiene toda la razón, ojalá sea una fuente de inspiración para los dirigentes de este país y del resto de países europeos y del mundo.

    • Enrique Dans - 2 abril 2019 - 18:09

      Greta es anagrama de Great… ;-)

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados