Redes sociales y mano dura

Twitter account suspended (IMAGE: Kent Bye, CC BY)Twitter anuncia cambios en su algoritmo destinados a limitar la visibilidad de mensajes considerados ofensivos y de cuentas calificadas como trolls, un movimiento basado en miles de señales de comportamiento que intentarán deducir qué mensajes o cuentas merecen un tratamiento excluyente y los confinarán a espacios de acceso más limitado y de acceso menos habitual dentro de la red social. Facebook, por su parte, afirma haber eliminado 583 millones de cuentas falsas y 865 millones de actualizaciones, la mayor parte spam, en los primeros tres meses de 2018.

Según las aseguradoras de automóvil, hasta un 90% de las reclamaciones que reciben son fraudulentas, pero son generadas por alrededor de un 3% de los conductores. En todas las industrias existen patrones de este tipo: usuarios que incurren en un comportamiento claramente abusivo, y que generan perjuicios de diversos tipos para otro usuarios que se comportan de acuerdo con las reglas. En las redes sociales pasa exactamente lo mismo: un pequeño porcentaje de usuarios no solo no se comportan de la manera esperada, sino que además, pretenden abusar del sistema utilizándolo para fines que, en caso de ser llevados a cabo de manera habitual o masiva, convertirían la actividad en esa red en completamente insostenible. Los spammers, los trolls o los comportamientos abusivos generan perjuicios de muchos tipos, pero las redes sociales, tradicionalmente, han tratado de balancear cuestiones como la libertad de expresión de una manera tan garantista, que este tipo de comportamientos no han sido nunca adecuadamente desincentivados. Además, existen otros factores, como la dificultad de control: en muchos casos, los que incurren en este tipo de comportamientos y son sancionados con la expulsión o el cierre de la cuenta por ello, simplemente se dan la vuelta y abren otra cuenta sin ningún tipo de impedimento con la que continuar esa misma actividad, y así sucesivamente.

En la práctica, las medidas acometidas por Twitter pueden tener las mejores intenciones, pero son una solución muy limitada que oculta la realidad: lo que hay que hacer con el usuario que abusa del sistema y lo utiliza para insultar, hacer spam o acosar a un tercero no es limitar su visibilidad, sino lisa y llanamente, expulsarlo, y además, utilizar todos los medios tecnológicos al alcance de la compañía para evitar que vuelva a abrir otra cuenta. La expulsión sumaria es la única manera real de desincentivar determinados comportamientos que, de hecho, deberíamos calificar como de antisociales, y que por tanto, no deberían tener cabida en una red social. Diariamente denuncio a Twitter cuentas que violan claramente sus políticas de uso, unas políticas claramente expresadas en sus términos de servicio, para llevar a cabo spam: la compañía no hace ABSOLUTAMENTE NADA con esas cuentas. No toma acción de ningún tipo más que permitirme que las bloquee, lo que, obviamente, puede ser una solución limitada para mi problema, pero en modo alguno funciona como solución general. Toda la historia de Twitter responde al mismo problema: un camino alfombrado de buenas intenciones, de medias tintas, y de ausencia real de medidas efectivas.

Dentro de la responsabilidad de administrar una red social está el deber de poner en práctica sus términos de servicio. De nada sirve poner en esos términos de servicio que se sancionará con la expulsión a un usuario que incurra en spam o que utilice la red para acosar o insultar a un tercero, si en la práctica no vamos a  hacer absolutamente nada cuando esos casos se producen. Nada hace más daño a un sistema que las reglas que no se cumplen, o que se convierten en auténticas parodias. La paradoja de las redes sociales es clarísima: es perfectamente probable que su experiencia de uso y su propuesta de valor mejorase de manera muy clara simplemente excluyendo al 3% de usuarios que incurre en prácticas abusivas y antisociales, que las utiliza para hacer spam, que abre múltiples cuentas o que se dedica a insultar en ellas. Una política de expulsión efectiva, que de verdad cerrase esas cuentas y generase dificultades a quienes intentasen volver a abrir una cuenta desde el mismo dispositivo caracterizado mediante técnicas de digital fingerprinting o mediante otro tipo de análisis sería susceptible de generar un gran efecto positivo. Sin embargo, llevadas en muchos casos por la codicia de poder presentar un crecimiento o unas métricas de actividad más elevadas, las redes sociales tienden a retrasar o ignorar ese tipo de políticas, provocando un efecto nocivo que reduce la propuesta de valor para el resto de usuarios.

¿Es realmente tan difícil plantear unas reglas y cumplirlas? Hace mucho tiempo que soy de la opinión de que la inmensa mayoría de los problemas derivados de las redes sociales se solucionarían con una aplicación fehaciente de sus términos de uso y, básicamente, con mano dura. En entornos sociales, las reglas deben ser aplicadas de manera estricta si se quiere ofrecer una experiencia libre de abusos, y el pequeño porcentaje de usuarios dispuestos a abusar de esas reglas son, en la práctica, responsables del 90% de los problemas que se generan. Fuera de la red, la mayoría de las normas lógicas de convivencia se aplican de manera inmediata y sin temblarle el pulso a nadie, algo que vemos como completamente natural. ¿A qué estamos esperando para aplicar en la red reglas que cualquiera vería completamente natural que se aplicasen fuera de la red?

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “There’s no place on the social networks for the anti-social” 

 

21 comentarios

  • #001
    Marcelo - 16 mayo 2018 - 13:59

    Podrían empezar con el mayor troll del mundo, ese señor rubio-golden retriever de peinado imposible que vive en la Casa Blanca. Y si le quitas es Twitter a Trump lo destrozas, lo dejas inválido… parece que este es el único trabajo que está dispuesto a hacer, trollear diariamente mediante su cuenta.

    Por supuesto jamás harán esto, sería pésimo para su negocio y habría sangre en los mercados, ahora que Twitter va sacando la cabecita…

    • Gorki - 16 mayo 2018 - 14:20

      A Trump le sigue el que quiere, Yo no he recibido en mi cuento un twuit de Trump directamente, pero si a través de algunos periodistas,
      ¿Deben los periodistas seguir la cuenta de Trump ? – En mi opinión si,…. y valorarla como se merece.
      ¿Valdría para algo quitar la cuenta de Trump? – Para nada, habría que cerrar también todas las cuentas gubernamentales y las de todos sus seguidores, pues bastaría que mandara por e-mail sus tuwits a alguien para que aparecieran en la red y además para quedar, con razón, como un mártir a quien se quiere silenciar

  • #003
    Gorki - 16 mayo 2018 - 14:13

    Eso es lo que queremos, una Santa Inquisicion, que decida lo que puede o no circular por Internet. Pues ya lo tuvimos y lo despreciabamos con el nombre de CENSURA, ¿Quien es Twitter para determinar que cosas les deben llega y que cosas no, de lo que escribo a mis amigos,, que me siguen voluntariamente, ?.

    • Enrique Dans - 16 mayo 2018 - 14:20

      Eso se llama sacar las cosas de quicio. Estoy hablando de comportamientos en contra de los términos de servicio, es decir, de acoso, insulto, injurias, spam, etc. y tú pretendes entenderlo como que a tus amigos no les van a llegar cosas que escribes. Pues no, lo siento: si lo que escribes son insultos, acoso, injurias o spam, no deberían llegarles a tus amigos, por muy voluntariamente que te sigan, y es más, deberían echarte de Twitter y tratar de evitar que volvieses a entrar. Se llaman normas y términos de servicio por algo.

      • Gorki - 16 mayo 2018 - 16:17

        Mis amigos son lo suficientemente inteligentes, para decidir dejar de seguirme si lo consideran conveniente. . No necesitan que la Santa Inquisición les proteja, y si lo que digo, pasa ciertos límites y consideran que es intolerable, existe la Justicia Ordinaria para castigarme a posteriori de recibir el mensaje.

        Lo contrario es CENSURA PREVIA, algo que no existe en España desde que la quitó Fraga, siendo ministro de Franco..

  • #006
    MARCOS - 16 mayo 2018 - 16:56

    Una web no puede tener unos T&C que infringen la ley donde operan sus usuarios.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Libertad_de_expresi%C3%B3n

    Legalmente, nadie puede se prejuzgado ni vigilado a priori.

    Es decir que lo que se propone, de expulsar a usuarios y perseguir su navegación, es al menos un comportamiento negligente por parte del que censura en el caso que lo haga desde la ignorancia

    No siendo este el caso del articulista que alardea de censura previa y de todos es sabido que eso es una delito contra la libertad de expresión de las personas recogida en nuestra legislación.

    Juegan los que así proceden (twitter, blogs) con el hecho comprobado que casi nadie va a ir a un Juzgado a denunciarle, pero que no haya denuncia no significa que esa actitud censora sea éticamente reprobable por mucho que le enoje un comentario, la realidad es que su actitud es más reprobable que la de cualquier persona que comente en twitter o su blog, independientemente de su contenido.

    POR SUPUESTO QUE HAY LIMITES ¿pero le corresponden a Vd aplicarlos? ¿Es vd. o Twitter juez?
    La indefesión que propone es simplemente intolerante y propio de una dictadura bananera o saudí que tanto alaba.

    • Enrique Dans - 16 mayo 2018 - 17:06

      ¿Pero qué censura previa ni que niño muerto, hombre? Vamos a ver si te enteras: echar a un usuario que vulnera los términos de servicio utilizando la red para insultar, acosar o hacer spam NO ES censura previa. Es aplicar los términos de servicio, nada más. No digas tonterías y no te la cojas con papel de fumar, por favor.

      • Pedro - 17 mayo 2018 - 13:44

        Suelo recordar que la violencia es necesaria para frenar a un violento.

        La peña se pone tonta con lo de la discriminación positiva por ser discriminación, y ahí les recuerdo que la violencia es una herramienta, al igual que la discriminación, cuando se trata de plantar cara a la violencia o la discriminación.

        Leí el otro día una cita que decía que pensar es lo que hacemos para no aceptar lo obvio…

      • José Enrique - 17 mayo 2018 - 23:12

        NO ES censura previa si tal insulto, acoso o spam ES publicado. A partir de su publicación se pueden aplicar los términos del servicio.

        Pero… ¿qué pasa si un comentario racista alcanza 300 “megustas” y 50 compartidos antes de su “reprobación”?

        Y por ahí llega el problema. Así de complicada es la justicia… oye! No existe el acoso en grado de tentativa XD

    • Víctor - 17 mayo 2018 - 00:09

      Hombre, pienso que no se debe tolerar todo en casa propia, al margen, incluso, de la términos y condiciones. Si en mi casa un invitado me insulta, puerta; ni libertad de expresión ni nada. Si en mi web ocurre lo mismo, no publico el comentario. Procuro respetar siempre a todo el mundo, pero con más cuidado en casa ajena. A mí no se me ocurre faltar al respeto intencionadamente con un comentario en una web, algo que he visto aquí, y que Enrique ha publicado.
      Defiendo la libertad de expresión casi hasta el extremo. Pero casi, que todo tiene sus límites. Y si se sobrepasan, vienen las consecuencias.

      • Víctor M. - 17 mayo 2018 - 00:13

        He puesto Víctor en vez de Víctor M., que es como suelo “firmar ” los comentarios. Para distinguir de otro compañero que firma como Víctor. Por si comenta.

  • #012
    Ramón - 16 mayo 2018 - 17:37

    Tenemos una bolsa de garbanzos y hay unos pocos negros (el 3%), me como un cocido y encuentro uno, entonces la comida puede que no me guste solo por este hecho.
    ¿No es mejor que la “fabrica” utilice la “ingenieria mecanica” para quitarlos antes de envasarlos para venderlos?.
    Seguramente en la fabrica sacrificaran ademas de los negros otros, pero no seran muchos y se aceptara como perdida necesaria para que el consumidor de los garbanzos siga comprandolos.
    Hay una pelicula (quiza la hayan visto) en que dos extranjeros crueles asesinan a varias personas en Estados Unidos y salen absueltos uno dice “¡Me encanta America!. porque en su pais los hubieran condenado a muerte.
    Opino que somos mayoría los que “nos arriesgaríamos” a ser los “daños colaterales” de una política de eliminación de “garbanzos negros” si la Estadística señalara que la probabilidad de que esto suceda es escasa.

    • Gorki - 16 mayo 2018 - 18:50

      Primero vinieron por los acosadores, y yo no dije nada,
      porque yo no era acosador.
      Luego vinieron por los extremiostass, y yo no dije nada,
      porque yo no era extremista.
      Luego vinieron por los forofos, y yo no dije nada,
      porque yo no era forofo.
      Luego vinieron por mi, y no quedó nadie para hablar por mí.

      • Ramon - 16 mayo 2018 - 19:10

        Tienes razón pero a que te gustaría a veces ser Homer Simpson en lugar de Ned Flanders?

        • Gorki - 16 mayo 2018 - 20:20

          Realmente no es mio,,,,, es un plagio, ¡Quizá me lo censuren!

  • #016
    Xaquin - 16 mayo 2018 - 20:52

    Vaya desparrame. Solo decir que si no cumples con las reglas de admisión en un club te echan. Y se llama cumplir con la normativa del club (bar o lo que sea). En ningún momento escuché que se llamara censura previa. Incluso impedirte la entrada (si, por ejemplo, no llevas la corbata normativa) no puede ser llamada “censura previa”.

    Cada día que pasa es más fácil alucinar por colores sin ayuda del LSD.

    O puede que yo leyera otro texto… especialmente donde se dice que las reglas no ejecutadas son una clara invitación a no cumplirlas.

  • #017
    Juan Gómez - 17 mayo 2018 - 10:05

    Si alguien no te deja “entrar” en un “club” es un problema que afecta a tu ego o a tu ocio.

    Cuando una sociedad acepta que lo que sale en las redes sociales, como twitter. es lo que discrecionalmente quieran afecta a un derecho fundamental.

    ¿Es esto correcto? Si piensas que debería no publicarse aquello que “molesta” en principio todo el mundo está de acuerdo, pero el problema de fondo es que nadie te garantiza que esto se esté produciendo de esta manera.

    Imaginemos que hay una “entente cordiale” y que de facto se pongan de acuerdo los principales medios y blogs en publicar que no hay desempleo y que todo el mundo vive feliz en un determinado país. La realidad “leida” sería una, amparada “en los términos de servicio” y la realidad “vivida” sería otra muy distinta.

    Es decir mientras la información que te llega a tu burbuja es que vives en Disneylandia, la realidad objetiva es que eres un norcoreano mal informado. Es por eso por lo que no es bueno banalizar el debate y quedarse en la superficie

  • #018
    Pedro - 17 mayo 2018 - 13:40

    Nos hemos obsesionado con la privacidad y justo perder parte de ella va a conllevar que podamos identificar y bloquear a personas tóxicas.

    Daniel Goleman, Ecología Emocional, principio 7. Principio de la limpieza relacional. Tener el deber de hacer limpieza de las relaciones que son ficticias, insanas y no nos dejan crecer como personas.

    Hay una minoría de mal nacidos, un 6% que se sale de la carretera para atropellar una serpiente: https://www.youtube.com/watch?v=k-Fp7flAWMA

    Y una mayoría de gente social, un 60% devuelven una cartera perdida, el 96% con el dinero. https://www.youtube.com/watch?v=jnL7sJYblGY

    Quierido Enrique, hay que identificar a ese 6% de indeseables, que son los que abundan en la política, los debates, los que crean, comparten y popularizan no solo los fake news, sino la MIERDA. https://www.youtube.com/watch?v=rE3j_RHkqJc

    Cizañeros, escupemierdas, trollers, haters…

    Familia, huid de personas tóxicas o plantadles cara y ello os hará mejores personas.

  • #019
    Niretzat - 17 mayo 2018 - 16:08

    El concepto está bien. Quien no sigue las reglas, a la calle. Tiene sentido. Pero tiene un problema. En la mayoría de los casos (acosadores, spammers profesionales y similares) estará claro, pero en otros muchos, considerar que las normas se han violado o no, puede ser cuestión de opinión. Y claro, dependiendo de quién y cómo implemente ese algoritmo de ‘garbanzo negro’, pues estarán en riesgo más mensajes que en otras circunstancias podrían considerarse ‘aceptables’, o menos.

    Desde luego, el problema no es legal: desde la LSSI los gestores tienen aquí, no solo el derecho sino la obligación de eliminar contenidos potencialmente delictivos. Pero en su día la LSSI tuvo una gran contestación… y parece que ahora se está pidiendo lo contrario. No me alegra, la verdad.

  • #020
    Javi-C - 17 mayo 2018 - 19:16

    Pues no veo muy claro por qué en esta cuestión se ha de hacer una distinción entre las redes sociales de internet y el “mundo físico”.
    No es la primera vez que el autor se mofa de la tecnofobia y pone énfasis en la poca diferencia que hay, a efectos regulatorios, entre un libro de papel y uno electrónico, por ejemplo.
    Acoso, insulto, injurias… ya tienen posible respuesta legal, independientemente del medio que se use para llevarlos a cabo.
    Lo de Facebook o Instagram y la obsesión por eliminar las fotos con pezones femeninos, más que términos de servicio parece alguna tara sicológica mal enfocada.
    Bromas aparte, el tema tiene interés, porque una red social yo creo que se parece más (puestos a hacer símiles) a un bar que a la casa particular de alguien (en mi casa yo decido quien entra y quien no, sin tener que dar explicaciones, pero en un bar no se puede, por ejemplo, impedir entrar a los señores nacidos en Segovia. También hay una figura intermedia a estos efectos, la asociación privada, pero yo creo que una red social tiene una dimensión -las más extendidas, sin duda- casi universal que la acerca mucho más a un establecimiento abierto al público.

  • #021
    Andrés - 24 mayo 2018 - 02:11

    Hola, buenas; soy de la opinión de que en las redes sociales debe haber mano dura, o al menos un control más estricto.

    La gente no puede esconderse detrás de una pantalla o teclado y soltar barbaridades y barbaridades, una cosa es la libertad de expresión y otra bien diferente es abusar de ella sin medida.

    En el mundo físico no vamos por la calle a diario diciendo lo que no de la gana a voz alta, si insultando a las personas directamente a la cara por cualquier motivo, o sin él.

    Por favor, se está haciendo un mal uso de las rrss desde hace mucho tiempo, creo que es hora de poner las cosas en su sitio.

    Saludos.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados