Donald Trump: redes sociales, política e irresponsabilidad

IMAGE: Der TagesspiegelEn julio del pasado año, a raíz de una demanda del Knight First Amendment Institute contra Donald Trump por bloquear a numerosos ciudadanos en su cuenta de Twitter, nos preguntábamos si un presidente podía, en efecto, llevar a cabo esa acción de exclusión cuando había convertido su cuenta personal en un un foro público y una voz oficial del presidente, utilizada para discutir asuntos importantes para los ciudadanos. Si interpretamos que, como todo parecía indicarlo, ese uso era efectivamente así, los ciudadanos no deberían poder ser excluidos de él a pesar de haber expresado previamente su desacuerdo, puesto que el bloqueo podría ser interpretado como una forma de eliminar voces críticas con la gestión del presidente, y por tanto, una amenaza a la libertad de expresión.

Ayer, una juez norteamericana, Naomi Reice Buchwald, dictaminó, efectivamente, que el presidente de los Estados Unidos no puede bloquear a ciudadanos en su cuenta de Twitter. Tras un riguroso estudio de lo que conlleva el hecho de bloquear en Twitter, la juez afirmó que el presidente estaría en su derecho de silenciar a sus críticos si lo desea, lo que evitaría que viese sus respuestas, pero no puede bloquearlos, dado que esa acción no solo impide que vean sus actualizaciones (un impedimento relativo, dado que basta con entrar en Twitter sin hacer login para evitarlo), sino también, que puedan referirse a él utilizando su cuenta en sus actualizaciones.

¿Qué va a ocurrir ahora? Presumiblemente, nada. Lo más probable es que el presidente apele a instancias superiores y se limite a ignorar la sentencia, como de hecho ya hace con su propio servicio de seguridad cuando le solicita que le permita inspeccionar su smartphone – precisamente el que utiliza para escribir en Twitter – para intentar garantizar la seguridad del dispositivo. Lo que estamos viendo es, ni más ni menos, que las consecuencias de elegir para uno de los cargos más importantes y con más responsabilidad del mundo a un político con la mentalidad de un auténtico niño, un matón de colegio completamente irresponsable, caprichoso, malcriado e iletrado, capaz de jugar incluso con la idea de apretar el botón nuclear. Lo más adecuado que he visto sobre él es esta propuesta para reproducir sus actualizaciones de Twitter en letra de niño pequeño escrita con un lápiz rojo.

IMAGE: Boing Boing

En efecto, hablamos de un presidente que genera pérdidas millonarias a compañías con decisiones tomadas sin ningún tipo de justificación seria, que presiona al servicio nacional de correos para que le suba las tarifas a las compañías que le caen mal, o que se acuesta con quien se le encapricha y paga después para que no digan nada. Su uso de las redes sociales no es más que un síntoma más de una tremenda disfuncionalidad. Definitivamente, lo menos presidencial y presidenciable que los Estados Unidos han podido ver o imaginar en toda su historia, un permanente y gravísimo daño inflingido por el populismo a la democracia y, sin duda, un descrédito enorme para su país a todos los niveles.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Donald Trump: social networks, politics and irresponsibility” 

 

10 comentarios

  • #001
    SEVERINO FERNANDEZ - 24 mayo 2018 - 10:36

    Te iba a contestar con ironía que tan iletrado no será al haber escrito tantos libros ( buscar en google books con “inauthor:Trump”) pero he abierto el enlace de twitter de la caligrafía y me has ganado por goleada…

    Tocado y Hundido

  • #002
    JM - 24 mayo 2018 - 12:16

    Al fin y al cabo Trump es sólo un síntoma de la separación entre los intereses de la élite y los ciudadanos, no la causa.

    Bernie Sanders le hubiera ganado de calle según las encuestas pero el comité demócrata usó todos los trucos sucios posibles para nominar a Clinton que era a quien querían los donantes de fondos

  • #003
    Gorki - 24 mayo 2018 - 12:49

    Un señor como este, ha conseguido hacer dudar seriamente de mi creencia de que “La democracia es el peor de los regímenes, excluidos todos los demás”

    Solo la existencia de Maduro, me ha llevado al convencimiento que Churchill tenía razón, al menos este durará menos de tres años

    • Pedro Torres Asdrubal - 24 mayo 2018 - 16:30

      ¿Qué te apuestas a que es reelegido dentro de 3 años?

      No subestimes la estupidez humana.

      • Gorki - 24 mayo 2018 - 17:01

        Eso también lo ha previsto la democracia USA, sólo se le puede reelegir una vez. ¿Cuantos años lleva la familia Kim en Corea del Norte? desde 1948 ¡¡¡ 70 años !!!

      • mermadon - 24 mayo 2018 - 20:50

        +1000

  • #007
    Pedro Torres Asdrubal - 24 mayo 2018 - 16:25

    Por ahora se van cumpliendo mis expectativas: lo que es malo para yankilandia es buenos para el resto del mundo.

    • Gorki - 24 mayo 2018 - 17:02

      ¿Por ejemplo en comunismo sovietico,… ?

  • #009
    Xaquin - 24 mayo 2018 - 20:13

    Uno de los problemas que tiene los expertos en tecnología es equiparar al capitalismo existente en USA con el comunismo soviético ya histórico. Suponemos que la versión maoista china es ya algo diferente. Comparar Stalin con Hitler no parece algo muy irracional, comparar a Trump con Putin (o el Xi) tampoco. Pero meter en el mismo saco capitalismo USA y comunismo soviético chirría en tecnología algorítmica.

    Y ya sin tener en cuenta que hai despistados que le niegan el adjetivo de comunista al régimen soviético (entre ellos el mismo K. Marx).

    Y lo de que Trump más parece bonobobo que sapiens, puede ser muy discutible. De hecho hai comentarios que lo discuten de cuando en vez (o lo consideran manía del bloguero). Pero dudo mucho que sea discutible para un algoritmo minimamente avispado. Hablamos de un algoritmo que haya digerido la suficiente información (de todo tipo) que generó el presidente USA desde que fue elegido (y antes, que también cuenta el pasado). Y electo si, pero no electo por individuos usahumanos, sino por usacolegios electorales. No solo la democracia ateniense era un “tipo de democracia”.

    • Gorki - 24 mayo 2018 - 22:02

      La democracia ya lo dijo Churchill es el peor de los régimenes, es un regimen que permitió elegir a Trump y no solo a Trump. a Hitler, a Musolini, por no hablar de los que en España nos han caído en suerte elegidos por este medio. Sin embargo si se conserva la democracia, (lo que no pasó ni con Hitler y Musolini y espero que no pase. pero no estoy seguro con Trump), estos funestos personajes pasan.

      Nixon pasó y se fue, (incluso antes de acabar su mandato), Carter, que también era tonto, como este, (aunque al menos él lo sabia y este no), duró cuatro años, Clinton, que no era un lumbreras duro 8 años. Tiempos difíciles pero cortos.

      Pero fuera de este sistema tienden a perpetuarse, y o mueren con el poder en una cama o mueren porque alguien les mata, pero lo que es cierto es que de motu propio, (aunque muy forzado por las circunstancias), solo se fue Pinochet.

      Franco duró 35 años, pero no es un caso raro, Stalin duro solo 12 años pero Jrushchov duro 11 años y Brézhnev 18 años y los rusos tuvieron suerte porque todos llegaron al poder muy viejos, si llegas joven como Kim Joug, el pais esta aviado

      Y esto es lo habitual fuera de la democracia tanto en dictaduras de izquierdas como de derechas y de otras que ni se saben lo que son. Tito duro 27 año, lo mismo que Haile Selassie Los Castro entraron en el 58 y lo han dejado hace unos días Los Duvalier entraron en 1957 hasta 1971, mas o menos lo mismo que Nasser

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados