Nuevos tiempos, nuevos delitos

IMAGE: Jahcottontail - 123RF

Amazon está explorando fórmulas para la entrega de mercancías en el interior de los hogares mediante el acceso con cerraduras inteligentes, así como en las entregas en el maletero de vehículos. Se une con ello a Walmart, que lo anunció anteriormente en combinación con el fabricante de cerraduras inteligentes August.

Esa repentina obsesión por mejorar las condiciones de la entrega de envíos tiene una razón perfectamente clara: el crecimiento de un tipo de delito, el llamado porch pirating, en paralelo con el incremento del comercio electrónico. A medida que más personas solicitan entregas de objetos adquiridos a domicilio a través de la red, y que un cierto número de esas entregas son llevadas a cabo en porches y accesos a viviendas cuando los usuarios no están en casa, ha ido incrementándose la incidencia de un nuevo tipo de delincuencia de bajo nivel, tan sencilla como acercarse a la puerta de una casa, robar los paquetes y salir corriendo. Algunas cifras evalúan en unos once millones de clientes o en un 31% de compradores los que han podido sufrir robos de este tipo, un problema que comienza a originar importantes pérdidas económicas y al que se teme especialmente con la llegada de las navidades, uno de los momentos más activos del año para el comercio electrónico.

Para evitarlo, además de los citados métodos para llevar a cabo entregas en el interior de la vivienda o en el maletero de un vehículo equipado con sistemas que permiten su apertura remota, la policía está llevando a cabo la monitorización de algunos paquetes señuelo para capturar a los ladrones, al tiempo que surge toda una industria que comercializa soluciones que van desde bolsas blindadas con candado que dificultan el acceso y complican la comisión del delito, hasta buzones cerrados de gran tamaño para permitir el almacenamiento de paquetes, pasando por soluciones intermedias como hacer una fotografía en el momento de la entrega para probar al cliente que fue llevada a cabo, la instalación de cámaras exteriores disuasorias, o incluso elaborados esquemas de venganza.

Es, sin duda, algo habitual, conocido ya por los estudiosos de la ecología: el desarrollo de nuevos ecosistemas conlleva la aparición de nuevos nichos que pueden ser aprovechados por nuevas especies. En este caso, el incremento en el número de entregas de paquetes a domicilio que son dejados en la puerta sin vigilancia hacen que un delito antes de muy escasa incidencia y con poca importancia – que te robasen el periódico del día o la botella de leche del día que te habían dejado en la puerta – pase a tener una frecuencia mayor y a generar pérdidas potencialmente superiores, llevando lo que era un simple delito de oportunidad a convertirse en un comportamiento presuntamente especializado, y provocando una reacción en las partes implicadas.

Sabes que un hábito como el comercio electrónico se ha generalizado en la sociedad cuando ves la especialización de comportamientos delictivos para intentar aprovecharse de ello, e incluso surgen términos nuevos para definirlo. Porch pirates… la logística, obligada a sofisticarse para poder lidiar con comportamientos delictivos emergentes vinculados a un cambio de hábitos en la sociedad.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “New times, new crimes”  

 

2 comentarios

  • #001
    Carlos - 14 octubre 2017 - 09:46

    Muchas empresas de reparto, como responsables últimos de las entregas, ya se ocupan de esta cuestión y solucionan el imprevisto y la molestia de los pedidos no entregados con los puntos de entrega alternativos. Lugares que tienen un horario de apertura al público más extenso que sus propias oficinas (incluso fines de semana o 24h), y en las que puedes pasar a retirar tu pedido con un código en tu smartphone.
    Algunos de estos servicios son el CityPaq/Homepaq de Correos que supone la implantación de un armario de buzones en tu propia comunidad (gratis) o en un lugar público como supermercados o estaciones de servicio urbanas, o el club Kiala que utiliza los cientos de miles de kioskos de toda España para servir como punto de entrega.

  • #002
    Benji - 15 octubre 2017 - 02:25

    Muchísimo más sencillo es tener una lista de autorizados en amazon/otros y si la persona no se identifica como ninguno de ellos, foto y policía

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados