Armas de manipulación masiva

IMAGE: Sviatlana Zykava - 123RFLa política en los tiempos de las redes sociales ha adquirido muy extraños derroteros. En países no democráticos, como China, el régimen dedica más personas a la eliminación y manipulación de contenidos en las redes sociales que a su enorme ejército: una parte significativa de la población se dedica, en su día a día, a un trabajo tan digno del Ministerio de la Verdad de Orwell como fabricar una realidad alternativa para el resto de sus conciudadanos, eliminando toda participación anónima, crítica o considerada no aceptable, e insertando opiniones laudatorias hacia el gobierno en foros, redes y periódicos utilizando múltiples cuentas para simular un apoyo masivo.

En Rusia, la realidad no es muy diferente: miles de trolls, bots y cuentas falsas dedican su día a día a proteger el liderazgo de Vladimir Putin y a manipular el panorama político a su favor. Un conjunto de herramientas y técnicas de automatización de la desinformación que el régimen depuró con experimentos en varias ex-repúblicas soviéticas y que, de manera ahora ya oficialmente demostrada, utilizó en las últimas elecciones presidenciales norteamericanas.

Facebook reconoce que unas 470 cuentas con identidades falsas y que pueden ser identificadas como radicadas en Rusia formaron parte de una estrategia coordinada y planificada para invertir unos 100,000 dólares en más de tres mil anuncios en la plataforma sobre cuestiones polémicas y asuntos que generaban una fuerte polarización, unidos a una amplia variedad de cuentas falsas de supuestos ciudadanos norteamericanos que insertaban, diseminaban, compartían y comentaban esos anuncios. El alcance potencial de esos anuncios se estima en unos setenta millones de ciudadanos norteamericanos, que podrían haberse concentrado en aquellos estados con más posibilidad de resultar estratégicos, y haber contribuido a la que sin duda fue la campaña más polarizada y agrias de la historia del país, durante la que volvieron a discutirse asuntos que se consideraban superados desde hacía décadas. Es perfectamente posible que muchas de las personas que acudieron a votar lo hiciesen manipuladas por mensajes incendiarios que estaban siendo insertados artificialmente en las redes sociales en las que se informaban por un esfuerzo coordinado por la inteligencia de una potencia extranjera.

La hipótesis de la manipulación rusa de las elecciones norteamericanas que llevaron a la Casa Blanca a Donald Trump se confirma con datos concretos, aparece en Wikipedia, pasa a ser objeto de una investigación en el Senado, y parece validar lo que algunos, hasta el momento, consideraban teorías paranoicas. Una nueva manera de entender la política y la injerencia en los procesos electorales, diseñada y ensayada originalmente en países no democráticos, y trasladada posteriormente aplicando el aprendizaje obtenido para tratar de influenciar elecciones en otros países. Armas de manipulación masiva difíciles de detectar, con infinitas formas posibles, capaces de enfocarse en todo tipo de aspectos para generar distintos efectos en los períodos previos a los procesos electorales, y que sin duda veremos a partir de ahora en muchos países, no solo por el interés que pueda generar manipular sus elecciones, sino porque pueden ser utilizados como banco de pruebas para sofisticar más aún las técnicas utilizadas.

Estamos ante el ataque más sofisticado y complejo a la base de la democracia en toda su historia: países que utilizan las redes sociales de manera organizada y respondiendo a una estrategia concreta, para manipular y generar estados de opinión en procesos electorales de otros países. La manipulación política y de la opinión pública no es un fenómeno nuevo: en el pasado, los gobernantes de un país podían intentar servirse de medios de comunicación afines para generar determinados estados de opinión que pudiesen resultar favorables a sus intereses. Al perder influencia los medios tradicionales y pasar un número cada vez mayor de ciudadanos a informarse mediante las redes sociales, estas técnicas de manipulación han evolucionado, y han pasado a ser muchísimo más sofisticadas, a disfrazarse de ciudadanos normales, y a simular corrientes de opinión genuinas, estados de opinión supuestamente masivos creados mediante astroturfing, que parecen provenir de los propios ciudadanos y aspiran a convencer a otros que, por el momento, carecen de los filtros que aplicaban a los medios. Reconstruir esos filtros para detener esos ataques a distintos niveles, y evidenciarlos para que los ciudadanos aprendan a detectarlos, caracterizarlos y reconocerlos va a ser, seguramente, una de las tareas más complejas a las que históricamente se ha tenido que enfrentar la democracia.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Weapons of mass manipulation” 

 

20 comentarios

  • #001
    REX - 11 septiembre 2017 - 14:41

    Vamos, que quieren convertir las redes sociales en otra televisión de tertulias basura.

    Eso puede funcionar en la medida en la que la Red se siga recentralizando en los Facebook, Twitter y similares.

    • Aika - 12 septiembre 2017 - 20:17

      Esto siempre ha funcionado debido a la falta de criterio de todas y cada una de las personas individuales que reciben los mensajes.

  • #003
    Muadib - 11 septiembre 2017 - 14:55

    Caso similar ocurre en Cubazuela con la Operacion Caballo de Troya orquestada en La Habana ( y dirigida a traves del cable submarino para evitar intrusos ) que tienen el proposito de mantener el Madurismo.

  • #004
    JJ - 11 septiembre 2017 - 15:09

    El tema es preocupante. Las elecciones norteamericanas que ganó Trump posiblemente han sido manipuladas debido a la desinformación deliberada creada por los rusos y por Breitbart.

    Habrá que tirar de trazabilidad, coger la punta del ovillo (FB, Twitter, Gmail, etc) e ir explicando lo sucedido. Y asumiendo que el votante medio norteamericano votó desinformado.

    Y es que, lamentablemente, la información falsa, hoy en la red, no solo sirve para manipular los mercados sino también la política de la primera potencia mundial.

    Mercer war on media

  • #005
    Gorki - 11 septiembre 2017 - 16:22

    ¿No decían que la tecnología eliminaba puestos de trabajo? – Pues ahí tienen la respuesta, lo que siempre he mantenido, que aparecerán nuevas ocupaciones.

    Un montón de gente ocupada. en China, “el régimen dedica más personas a la eliminación y manipulación de contenidos en las redes sociales que a su enorme ejército”

    Dentro de lo que cabe, me parece un avance, es mucho mas creativo, pensar y difundir por las redes sociales. nuevas loas a los mandamases de turno, que apretar siempre la misma tuerca en Foxcom.

    Como no puedo asegurar que de este agua no beberé, me dedicare a tener pensadas una buena panoplia de loas “envenenadas” como aquel “detalle” de Quevedo hacia la coja Isabel de Borbón, que le ofreció dos flores, mientra decía, “Entre el clavel y la rosa, su majestad escoja”.

    Por supuesto no llegaré ni a la suela del zapato a Quevedo, pero la distracción la tengo asegurada.

    • Aika - 12 septiembre 2017 - 20:19

      El trabajo de los maestros (maestros con cultura, con conocimientos y con criterio, se entiende)

  • #007
    Mauricio - 11 septiembre 2017 - 18:00

    Enrique, este tema que antes parecía exclusivo de unos pocos y lejanos gobiernos autoritarios, ha empezado a mostrar su presencia también entre nosotros. Recomiendo la lectura del documento de la Universidad de Oxford titulado Troops, Trolls and Troublemakers: A Global Inventory of Organized Social Media Manipulation, que analiza este fenómeno en 28 países, entre ellos algunos de América Latina.

    El problema no es tan sencillo, como podría parecer a simple vista. En América Latina, algunos gobiernos de izquierda han acusado a los medios de comunicación tradicionales, a veces con bastante fundamento, de defender las posiciones de los grupos económicos más poderosos. Las redes sociales se transforman, entonces, en un campo de batalla entre quienes defienden la visión de la realidad que tiene el gobierno y aquella que dan los medios tradicionales. En este contexto, el propio gobierno llega incluso a incentivar públicamente a sus partidarios para que defiendan en las redes sociales sus logros. Al final, encontrar la verdad en medio de esta batalla ideológica se vuelve una tarea extremadamente complicada.

    • Gorki - 11 septiembre 2017 - 19:40

      Lo que dices es incluso hasta comprensible, ¿Qué gobierno no incita a sus partidarios a cantar las bondades de su partido?

      Lo que pasa, es como en todo, hay límites, no es lo mismo que determinado “capitoste” (no importa de que pelaje político), incite a sus partidarios a dar la tabarra en las redes sociales, y otra es que coloque a 100000.ciudadanos ful time para que aburran sistemáticamente al personal, con las loas a la madre que le parió.

      Personalmente creo, que si Facebook cumple su obligación que es informarte de lo que hacen tus amigos y los amigos de tus amigos, la cosa no tiene mucha importancia. porque probablemente entre tus amigos no habrá uno que sistemáticamente alabe al gobierno y si le hay lo anulas y punto. Pero si Facebook empieza con sus tonterías de hacerte ver los comentarios con mas likes, o los mas vistos. Inevitablemente, tu Tl se llenara de mierda.

      Se que es difícil localizar las cuentas de estos voceros, pero con localizarlas y evitar su propagación asunto acabado. Que escriban lo que quieran,.

      Otra cosa será en China que los mensajes de esos “funciionarios” serán, si así lo dispone el Partido Comunista, de obligada lectura como ya lo fue el Libro Rojo, cuando no existía Internet. Que parece que todo lo hemos inventado hoy,

      • Mauricio - 11 septiembre 2017 - 22:09

        Lo que sucede, Gorki, es que es más fácil escandalizarnos por los miles de empleados del gobierno chino que, según parece, estarían inundando las redes sociales con sus opiniones progubernamentales que alterarnos ante cosas similares que ocurren en áreas culturalmente más cercanas.

        Como puedes ver en la página 11 del documento que mencioné anteriormente, un gobierno latinoamericano creó una página web para que sus partidarios se inscribieran y fueran informados cuando un usuario de las redes sociales criticara al gobierno, de modo que los adeptos al régimen pudieran colectivamente refutarle sus argumentos.

        Al final, el resultado es similar, solamente que sin pago por la labor realizada.

        • Gorki - 11 septiembre 2017 - 23:33

          Entre hacerlo sin pago, o con funcionario del gobierno. hay a mi juicio mucha diferencia, Quien refuta a un contrario político con argumentos, porque le sale de dentro, tiene para mi todo mi respeto. (si lo hacen respetando las formas evidentemente)
          Por otra parte los contrarios, podrían hacer algo similar

          Con ello, unos y .otros no creo que mejoraran su país, pero al menos puede que con un poco de suerte llegaran a entender en que consiste la democracia, que unos opinan blanco, otros negro y gobierne la mayoría sin perseguir a la minoría y dispuesto a dejar el poder cuando quede en minoría.

  • #011
    Borja Girón - 11 septiembre 2017 - 20:01

    Que gran artículo. Por desgracia cada día lo podemos ver en los Trending Topic manipulados por robots con fines puramente políticos. Queramos o no, estamos siendo influenciados de manera negativa para pensar como quieren que pensemos…

  • #012
    Pedro - 11 septiembre 2017 - 23:41

    La manipulación de la intención de voto se ha hecho siempre, en los medios tradicionales.

    No olvidaré que un día mi suegro, que en paz descanse, dijo que iba a votar al PP porque los del PSOE “eran malos”; y al día siguiente dijo que volvía a votar al PSOE porque “alguien ha dicho en la tele que si gana el PP nos quitarán la pensión”. Y el PSOE ganó aquellas elecciones…

    Lo único que ha cambiado es la cantidad de gente que al parecer puede estar implicada en estos tejemanejes, y que llegan a más personas que un canal cualquiera de televisión.

  • #013
    Matt - 12 septiembre 2017 - 01:36

    Creer que los gobiernos no iban a utilizar las redes sociales para continuar la manipulación que históricamente han ejercido a través de los medios de comunicación tradicionales era muy ingenuo.

    Y ojo que esto no ocurren solo en las dictaduras: recordemos que con la trama Punica salió a luz cómo el PP pagaba con dinero público a la empresa del tal De Pedro para hacer esto mismo y lo mismo tenemos en Andalucía con una red de tuiteros para ensalzar a Susana Díaz.

    • Gorki - 12 septiembre 2017 - 10:07

      Exacto, seria la primera vez que al menos no lo intentan, La ventaja es que al menos Internet es bidireccional,, no como ates que ellos controlaban todos los medios de comunicación, periódicos, radios, televisiones, …

      Al menos aquí cualquiera puede comunicar a los demás, y en cierta medida, ocultando tu identidad, Eso es lo que les preocupa de verdad, que no te pueden controlar ni callar.

  • #015
    Jesús Sánchez - 12 septiembre 2017 - 12:25

    Pues lo mejor será no atender ni FB, ni Tw, ni la TV ni la radio. Hace nucho tiempo que he dejado de hacerlo, y ni me ha subido la hipoteca, ni he perdido mi puesto de trabajo. ¿Y si un día no funcionaran las redes sociales, ni los medios habituales de manipu… comunicación? Pues probablemente todo seguiría igual, salvo que habría que inventar otra Arma de Manipulación Masiva.

  • #016
    Aika - 12 septiembre 2017 - 20:21

    Esto siempre ha funcionado debido a la falta de criterio de todas y cada una de las personas individuales que reciben los mensajes.

  • #017
    Cristina - 12 septiembre 2017 - 22:12

    Núnca comprendí bien, porque el periodista siendo la profesión clave que investiga y presenta los hechos, no podía tener un mayor peso en la evolución de Internet.
    Yo no tengo la pericia del periodista para seguir líneas de investigación y hechos demostrables. pero si puedo tener acceso directo a varios de ellos, como pensadores, filósofos, escritores y profesionales que ayudan a construir conocimiento útil y verdadero. Esa es la posición que mantengo ahora, después de ver la polarización que siempre será rentable, de “a favor” o “en contra”. Análisis cualificados que contribuyen a contrastar la información y a generate un criterio. quizás ya resulte utópico creer en el “no posicionamiento” del profesional frente a una realidad versus la objetividad del hecho. pero por lo menos, poder contrastar visiones y argumentos. El problema es que mientras nosotros mismos estemos polarizados, siempre necesitaremos informaciones que apoyen nuestra parcialidad.

  • #018
    YoBot - 13 septiembre 2017 - 14:52

    Sin ir más lejos, cambiar las tendencias de opinión se hace aquí en España. El PP tiene bots que retuitean o marcan con like aquellos tuit que ponen las palabras partidos popular. Por otro lado, estamos ante la informatización del concepto autoritario de Estado, bien sea capitalista o pseudosocialista, no se escapa nadie.

  • #019
    Pedro Torres Asdrubal - 13 septiembre 2017 - 17:49

    Antes de las revelaciones de Snowden estaban de moda acusar a “hackers chinos”.

    Manda huevos que quienes hackean a toda la humanidad denuncien a Rusia por hackear, a parte de que no tiene credibilidad.

    Hay política en la CIA y mucho culo escocido por no haber ganado Hillary. Al pobre Trump le han puesto debajo de la cascada de mierda y le resbala.

    No veo “datos concretos” y en la wiki solo repiten lo ya comentado, como con las armas de destrucción masiva.

    Me temo que todo es FAKE NEWs de las de verdad y nos les va a servir para su objetivo, el impeachment, el condenar a Trump por un delito.

    Mucho culo escocido, y personalmente me quedo con Steven Colbert. Nos quedan 1200 días para reírnos de Trump. Que los yankis disfruten lo votado.

  • #020
    Andres - 17 septiembre 2017 - 00:57

    Enrique, serías tan amable de publicar algún análisis sobre el juego del ratón y el gato de Carles Puigdemont y sus proxies…

    La verdad, no entiendo por qué no te mojas… ya ni mojarte, simplemente comentar…

    No sé, creo que es raro que no comentes nada. ¿te incomoda la posible reacción de la gente?

    Saludos.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados