Finalmente, cambios en el mercado publicitario. ¿Demasiado tarde?

Ad blockedTras largas conversaciones, Google ha conseguido poner en marcha y anunciar una coalición con otras dieciséis compañías, entre las que se incluyen agencias, anunciantes, medios, redes sociales y asociaciones, pero ningún representante de los usuarios, para tratar de regular los anuncios en la red, ante el imparable crecimiento del uso de bloqueadores de publicidad.

La Coalition for Better Ads tratará de establecer estándares para la publicidad online y de desarrollarlos a partir de tecnología desarrollada por la IAB (Interactive Advertising Bureau). Supuestamente, la tecnología puntuará los anuncios en función de una serie de criterios que incluirán el tiempo de carga, el número de trackers que lleven o la creatividad que utilicen, y únicamente permitirán mostrarse en las páginas de las compañías participantes a los que se mantengan por debajo de un cierto límite.

El comienzo, como tal, no parece precisamente alentador: no olvidemos que el resultado al que hemos llegado a lo largo de los años con la participación de estos mismos actores es el que todos conocemos hoy. Muchas de las agencias, anunciantes y soportes que ahora participan en esta coalición son las mismas que han estado castigándonos con anuncios completamente infumables y que nos han inundado con sus trackers durante muchísimo tiempo. Si alguien realmente cree que de una coalición como esta y sin ningún tipo de representación de los usuarios van a surgir formatos de anuncios realmente aceptables, debería, con casi total probabilidad, ir perdiendo toda esperanza.

Muchos consideran las directrices para anuncios aceptables desarrolladas originalmente por Eyeo, creadores de Adblock Plus, como un extremo difícil de cumplir, que permitiría casi únicamente anuncios pequeños, de texto o de imágenes fijas, y siempre sin interrumpir el flujo del contenido. Recientemente, Eyeo ha intentado lanzar una plataforma publicitaria con anuncios conformes a sus estándares, y ha visto cómo los dos supuestos socios que había incluido en su anuncio, Google y AppNexus, denegaban toda implicación, cerraban las cuentas de Eyeo en sus respectivas plataformas, y los calificaban como “fundamentalmente dañinos para el ecosistema” y como “un negocio del que no queremos formar parte“. La espantada de Google, en cualquier caso, contrasta con el hecho de que es uno de los principales clientes de Eyeo, a la que paga millones de dólares anuales para conseguir que sus anuncios aparezcan desbloqueados salvo que los usuarios especifiquen lo contrario. Sin duda, Eyeo es una compañía controvertida, con actitudes que algunos califican como inaceptables, pero han conseguido hacerse un hueco en un ecosistema en el que no dejan de ver cómo su extensión de navegador es cada vez descargada por más usuarios, tanto en ordenadores como en móviles.

La gran pregunta es clara: ¿es suficiente con una cierta mejora – probablemente no demasiado ambiciosa considerando el historial de los actores implicados – en los formatos publicitarios, para que los millones de usuarios que utilizan un bloqueador decidan desinstalarlo? O una todavía más dura: ¿realmente tienen en cuenta los usuarios la sostenibilidad de las páginas web, o simplemente no se lo plantean y lo que quieren es, sin más, no ver ningún anuncio? Es muy posible que muchos usuarios, una vez descubierta la experiencia de navegar sin publicidad, decidan hacer caso omiso a las directrices de unos u otros, y sencillamente sigan utilizándolos para bloquearlo todo, tratando de seguir accediendo a contenidos sin ningún tipo de contrapartida, y reaccionando mal o buscando otras posibilidades cuando una página intente negarles el acceso.

Es muy posible que los muchos años de abuso de pop-ups, de intersticiales, de desplegables, de sonido o vídeo preactivado o de formatos insoportables hayan dado como resultado un usuario que no está dispuesto a compromisos, que simplemente intenta acceder a los contenidos que le interesan sin ningún tipo de interrupción, y que solo reaccione – y mal – ante actitudes radicales. Sin embargo, los resultados de los medios que han optado por políticas de “bloqueo a los bloqueadores” no parecen en absoluto brillantes, y sí notablemente impopulares.

Decididamente, a una iniciativa como la Coalition for Better Ads le va a hacer falta un gran poder de convicción y comunicación para enderezar una relación con los usuarios que lleva demasiados años torcida. Yo, al menos, pienso esperar bastante antes de plantearme desactivar mi bloqueador.

 

 

This article is also available in English in my Medium page, “The Coalition for Better Ads: too little, too late?

 

26 comentarios

  • #001
    menestro - 17 septiembre 2016 - 18:10

    Enrique, la cosa no va así. No va de contrapartidas, ni de obligaciones morales de ver anuncios. La cosa va de modelos de negocio. Y si un modelo de negocio no obtiene la aprobación de los usuarios o el mercado, no sirve con hacer reproches.

    Así que, si el propósito de tu proyecto era servir de soporte para la publicidad, bienvenido al mundo de la nueva economía y la tecnología, donde no puedes pretender imponer las reglas.

    No, el asunto no va de anuncios aceptables.

    Creo que cualquiera que pretenda desarrollar una actividad económica en Internet, o el mundo de la tecnología, tiene que ser consciente de que un modelo económico no tiene porque perpetuarse en el tiempo.

    Nadie tiene la obligación de consumir tu producto. Ni de cumplir expectativas. Ni puedes imponer tu modelo de retribución al mercado.

    Si no entiendes algo tan sencillo, es que eres un invitado en esta fiesta.

    Me parece que no tengo ni que decir, lo mucho que me asombra que alguien que lleve una trayectoria en el mundo de la tecnología, se muestre quejumbroso de que la evolución tecnológica está sobrepasando su modelo económico.

    Casi, como si las reglas con las que juegan Uber o MySpace solo pudiesen afectar a los Taxistas o sea algo que les pasa en exclusiva a los de Silicon Valley.

    Ni siquiera voy a entrar en el fondo tecnológico de la cuestión, porque mi interés reside en otra página del libro.

    Se generalizará el uso de bloqueadores y su funcionalidad, será incluida en los navegadores de forma nativa, desarrollándose tecnologías de bloqueo aún más sofisticadas (DOM, DNS, Gateway, Bayes, etc,…)

    Con AdBlock lo único que va a pasar será probablemente un Fork, libre de restricciones, entre la innumerable oferta de soluciones de código abierto que ya están dejando obsoleto al propio AdBlock Plus.

    Y la iniciativa de Better Ads, es solo la forma sencilla de que las páginas asuman la nueva política de penalización de Google sobre sitios que presentan publicidad intrusiva, o que simplemente, entorpecen la experiencia del usuario, en sus dispositivos móviles o durante el acceso a las páginas web.

    Los modelos de negocio cambian y evolucionan. Con mayor celeridad aún en mercado digital . Y esa capacidad para asumir los cambios, determina cuales serán las empresas que veremos en el horizonte inmediato.


    Helping users easily access content on mobile

    Google is going to punish sites that show ‘intrusive’ ads

    Google penalizará a las webs que dificulten la navegación en el móvil

    • Alejandro - 18 septiembre 2016 - 22:59

      De hecho ya existen alternativas a Adblock Plus. La mejor es Ublock origin, que consume menos memoria y no admite las excepciones del primero.

  • #003
    Rafa - 17 septiembre 2016 - 18:36

    Solo a título informativo quiero comentarte que suelo utilizar tres navegadores: firefox, chrome y safari. Sólo en el Chrome utilizo bloqueadores, por lo que puedo navegar tanto con Ads como sin ellos, según mi elección, utilizando el navegador oportuno.

    Me consta que las nuevas generaciones tienen mitos sobre el uso de la navegación con bloqueadores como el de una menor introducción de malware y una navegación mas segura y fluída.

    Tal vez no sea tanto un tema de cómo es el usuario, si no del manejo que vayamos a hacer de internet en cada momento.

    • Pedro - 17 septiembre 2016 - 18:52

      Más segura, no sé…. Menos malware, en ocasiones sí… Más fluida, sin lugar a dudas: no es lo mismo cargar solo la página web, que cargar además un montón de anuncios.

      • Enrique Dans - 17 septiembre 2016 - 19:26

        … y si fueran solo anuncios… la cantidad de trackers por página en algunas publicaciones es como para alucinar en colores!

        • mhyst - 18 septiembre 2016 - 05:39

          Empìeza a ser preocupante la cantidad de JavaScript propietario que usan muchísimas webs. Un tracker si se conoce su existencia se puede bloquear con alguna extensión, pero ahora muchas webs no funcionan sin JavaScript. Verdadaramente es una molestia. Coño! Que el ordenador lo pagué yo y la conexión a Internet me cuesta lo mío todos los meses, ¿por qué tengo aguantar que todo el mundo se quiera asomar por mi navegador? ¿No me digáis que no estáis hartos?

          • Harto - 18 septiembre 2016 - 08:40

            Yo sí estoy harto. De que las págnas no funcionen sin JavaScript, de que para leer 1Kb de información me tenga que descargar 1000Kb o 2000Kb de basura que la acompaña, y de que al abrir una página web se descargue archivos de 30 dominios diferentes sin pedirme permiso.

  • #008
    Pedro - 17 septiembre 2016 - 18:49

    Nadie tiene la obligación de consumir tu producto

    Coincido con Menestro. Además, ¿quién ha provocado el cada vez mayor uso de bloqueadores de anuncios? Los usuarios, no..
    Ahora que tantas personas hemos descubierto lo bien que se ven las páginas sin anuncios, nadie va a desactivar o desinstalar el bloqueador de anuncios, tendrán que inventar otra forma de generar ingresos. Y que esa nueva forma guste…

  • #009
    Miguel Durán - 17 septiembre 2016 - 20:24

    Puse adblock en Chrome al encontrarlo instalado en un PC de segunda mano al que por fin la infumable.pagina de EL.PAIS no colgaba con “solo” 3 GB de RAM, dado que además en el.movil las páginas de Público y El Confidencial literalmente me colgarán el.movil anunciado que estaba infestado de virus y las 10 plagas de Egipto caerían sobre todos mis dispositivos… Y ya no las visitó sin el. Pero me he dado cuenta de que su bloqueo es demasiado indiscriminado. Tengo en mi página anuncios de Google con el filtro preestablecido de solo tecnología, solo texto y tres líneas como mucho… Pues Adblock las bloquea todas. No importa que sea un inofensivo anuncio de Hostalia ofreciendo dominio y espacio ilimitado gratis durante un año… Van al mismo dispositivo nulo que los videos coñazo de BBVA y Santander.

    Eso si, tras ver lo de EL PAIS decidí someterlo a una prueba de estrés y con una máquina virtual visité los sitios de Pron que tengo catalogafos como Solo Para Enemigos (alguno solo te deja como recurso apagar si tienes un IE viejo ( lo instancia ya autoarrsnca por scrip con timer) y se quedó tan pancho; solo una consiguió abrirle otra ventana. La máquina la borré por si las flyes, pero tengo claro con que entrar en ciertos sitios si no estoy en mi casa con un Linux arrancado de DVD

    • mhyst - 18 septiembre 2016 - 05:43

      Toma el control. Ponle una recovery custom y métele cyanogenmod a tu móvil. No es tan difícil como puede parecer. Activa el modo administrador e instala AdAway. Funciona mediante ficheros hosts que se pueden ir actualizando con sólo darle a un botón. Yo ya llevo años con el móvil libre de basura de ese tipo. De paso ponle el firewall AfWall+ y bloquea todo lo bloqueable.

  • #011
    Marcos Martínez - 18 septiembre 2016 - 04:10

    Al menos en Mac y en IOS y estoy absolutamente convencido que está para otros sistemas operativos… yo al menos uso AD Guard.

    Es una herramienta selectiva. O al menos me permite así hacerlo. Es decir, cuando entró en una web, puedo indicarle qué imagen, qué enlace, qué banner, qué tal o cual expresamente ignorar si vuelvo a cargar la página. Es algo sencillamente mágico.

    No vale para todo, obviamente, porque en foros sin ir más lejos me ha dado la sensación de que ante cualquier novedad en cualquier hilo (o volviendo a entrar en el mismo), de haber un nuevo comentario, lo interpreta como una Web distinta, por lo que las firmas, avatares y demás material que podría ser ignorado, vuelve nuevamente a relucir.

    Pero vamos… probando, llegabas a eliminar los menús de una web, un aviso de políticas por otro, chorradas que al fin y al cabo eliminándolas las webs se presentaban más minimalistas y a mi entender bellas.

    Y Como dije… sí, también funcionan con los anuncios.

    Ahora… ¿Se podría saber cuáles son deliberadamente ignorados (no por el programa sino por el usuario de no haber la posibilidad de poner “el piloto automático”) y así, SÍ que saber cuáles son ignorados y cuales menos molestos en cuanto a porcentaje de navegación?

    No me parecería mal sistema.

  • #012
    Carlos Quintero - 18 septiembre 2016 - 09:25

    Yo soy de los que tienen tolerancia cero a los anuncios en TV (la tengo sintonizada por mi pareja, yo solo veo contenidos que pago en plataformas o blurays que me cuestan una pequeña fortuna) y muy próxima a cero en la web, donde el abuso ha adquirido proporciones de chiste. Si bloquean mi bloqueador me voy a otras webs, para mi no hay noticias ni artículos tan importantes que haya que leer sí o sí. Para monetizar sitios web pequeños sí acepto de muy buen grado contenidos de pago que me ofrecen como cursos, enlaces a productos en los que se llevan una pequeña comisión, etc. porque esos blogs me suelen interesar mucho, son productos que usa el autor y cada post me aporta valor. Son blogs donde el autor comprende la problemática de la publicidad indiscriminada, intrusiva y molesta. Pero los grandes medios creo que o no entienden nada, o más bien sí pero les da igual. Y no se trata de que lo queramos “todo gratis”, que es lo que dicen. Se trata de respeto.

  • #013
    Fran - 18 septiembre 2016 - 11:10

    Me parece muy bien que se cuestione el tipo de publicidad que se debe ofrecer en una web, pero de ahí a querer eliminarla hay un trecho muy grande con graves consecuencias. Y no, no se trata de que los medios se adapten a las condiciones de los usuarios. Esto no es un mercadillo de barrio. Aquí hay contenidos que uno genera y pone sus condiciones para los que quieran acceder a ellos. Si te interesa y hay publicidad, es lo que hay; y si no, a pasar por caja. ¿Ése es el modelo que realmente queréis?

    Porque digo yo que de algo tendrá que vivir el periodista, el investigador o el escritor que publica sus contenidos, ya que papá Estado no llega a todos. ¿De verdad pensáis que los generadores de contenido van a seguir publicando en Internet si no hay retorno? ¿Qué será lo siguiente? ¿Un bloqueador de publicidad en televisión? ¿Un bloqueador de cobro en las tiendas? ¿Un bloqueador de impuestos en Hacienda?

    • Enrique Dans - 18 septiembre 2016 - 12:17

      No, Fran. No tienes razón, y te lo demuestro: ¿tienes algún problema con que alguien trabaje para producir contenidos de calidad y no cobre por ello porque obtiene sus ingresos de otra manera? Lo digo porque es mi caso: los contenidos que produzco aquí todos los días son generalmente de bastante mejor calidad que los que encontrarás en la inmensa mayoría de las publicaciones españolas – y no porque lo diga yo ni por ser presuntuoso, sino porque tras muchos años haciéndolos, resulta que me piden opinión o artículos para muchas de ellas, y sé lo que envío a cada sitio – y ni te cobro nada, ni hay publicidad (y mucho menos, publicidad ya no molesta, sino auténticamente tocapelotas, como la que hay en muchos sitios). ¿Qué pasa, que no entro dentro de tu clasificación? ¿Soy un caso irrepetible? En absoluto, te lo aseguro. Cualquiera con los conocimientos, las ganas de trabajar y el interés por un tema puede hacerlo y obtener beneficios de ello con modelos que no son ni la publicidad, ni el cobro por acceso. Mira bien esta página, por favor: ni soy un caso de extremo altruismo, ni gano precisamente poco: incumplo sistemáticamente tu razonamiento, y sin embargo aquí estoy, catorce años después, publicando todos los días. Y con un modelo sostenible.

      ¿De verdad crees que puedes imponer a los usuarios el que los interrumpa un pop-up cada tres minutos, que les salte un banner que les impide leer o que su máquina se ponga a reproducir un vídeo con música machacona sin pedir permiso? ¿De verdad lo crees? ¿Te parece de verdad normal que eso entre dentro de las cosas que se pueden hacer, que sea lógico hacer, como si fuera lo más normal del mundo, así, “porque el contenido es mío y yo pongo las condiciones”? ¿En serio piensas eso? Mira, los editores de medios que permiten que se hagan esas barbaridades deberían haber sido expulsados de la industria hace mucho, muchísimo tiempo, y no porque produzcan mejor o mejor contenido, sino porque son unos perfectos imbéciles.

      Ayer intenté entrar en el As desde el móvil: no entro nunca, pero quería saber si había jugado el Deportivo, lo busqué, y el enlace que salía con aparentemente mejor información era ese. Hice clic, y se desencadenó una especie de tortura continua con un vídeo estúpido a toda pantalla de nosequé, que insistía en volver a saltar constantemente, y que me costó hasta salir de ahí. El responsable de esa atrocidad en el As debería estar mañana lunes en la maldita cola del paro, y marcado con una X roja en la frente para que no volviese a encontrar trabajo en nada relacionado con eso en el resto de su vida, por imbécil. Ni “son mis condiciones”, ni “es lo que hay”: es ser un imbécil y no tener sentido común. Y como ese hay mil quinientos casos de responsables de publicidad en marcas, agencias y medios a los que deberíamos expulsar de la profesión para siempre. No hay NADA, absolutamente NADA que disculpe esa actitud de mierda. Es basura, y la basura se saca y se tira.

      El periodista, el investigador y el escritor tienen otras formas de vivir que no impliquen necesariamente dar por culo sistemáticamente a sus usuarios, te lo aseguro. Aquí tienes una prueba. Y aunque no los hubiera, la época del “yo pongo mis condiciones” terminó hace mucho tiempo. Las condiciones las ponemos los usuarios, porque tecnológicamente no puedes hacer nada contra los bloqueadores de publicidad, por mucho que quieras. Van a ser parte del panorama sí o sí, y si abusas de tu posición y pretendes imponer condiciones estúpidas, te los encontrarás quieras o no.

      • Fran - 19 septiembre 2016 - 11:27

        Hola Enrique. Veo que en este hilo llevo la voz discordante. En parte me alegra porque así la conversación se puede realizar en ambos sentidos y conocer lo que hay por la parte publicitaria.

        A mí no me gusta la publicidad intrusiva, y de hecho, estoy de acuerdo porque exista un debate sobre qué formatos de publicidad deben o no utilizarse. Ahora bien, de ahí a eliminarla porque me molesta, hay un trecho con consecuencias, y a ello me opongo.

        Comentas que tu blog es un ejemplo de creación de contenidos sin contraprestación económica, y si bien es cierto, también lo es que es tu herramienta de promoción con el que de una manera u otra, consigues ingresos. Me parece muy loable y nada que criticar. Pero también hay que entender que no todo el mundo que genera contenidos en Internet puede alternar dicha actividad con otras que le reportan más ingresos. No eres un caso irrepetible, pero sabes perfectamente que estás a mucha distancia del resto de mortales. Así que dejemos que los demás vivan de esto a través de la publicidad, y que sea la audiencia y no un bloqueador quien premie o penalice a esa página.

        Por otro lado me gustaría que llegaras a comprender al responsable del AS que cometió la atrocidad de poner un rosario interminable de formatos publicitarios molestos. Ese trabajador al cual no le deseo que acabe en la cola del paro con una marca de por vida, sigue instrucciones. Instrucciones de un jefe; instrucciones de una agencia de medios; instrucciones de un departamento de marketing ajeno al medio que maneja datos. Datos que recopilan de anteriores campañas y que dicen que nos guste o no, la publicidad cuanto más intrusiva, mejor resultado da.

        Lo he dicho antes. No me gusta la publicidad intrusiva pero la publicidad en Internet tiene la manía de ser parametrizable y arroja datos que a los departamentos de marketing de las multinacionales les encantan. Con ellos deciden una y otra vez que el interestitial y el pop up son el mejor formato digital. O lo aceptas, o nos buscamos otro medio. Y ya ves, cuelan todos, desde los más reputados hasta el que tiene un blog especializado. Porque ese formato es el más caro, simplemente porque el medio sabe que es molesto para el lector y de alguna manera se tiene que compensar esa molestia. Llegado a este punto cabe preguntarse por qué los departamentos de marketing se encabezonan por este formato molesto. ¿Acaso quieren generar animadversión sobre su producto? ¿Se levantan pensando de qué manera pueden fastidiar más al lector? Supongo que no son tan ‘imbéciles’ de tirarse piedras en su propio tejado y que seguramente manejan datos y asesoramiento de agencias que les indican una y otra vez, que cuanto más intrusivo es el anuncio mejor resultado da.

        En Internet muchos cometemos la torpeza de extrapolar nuestra experiencia como usuario al resto de personas, y lamentablemente nos equivocamos. Lo que a mí me puede parecer intrusivo, a otro señor no se lo parece, pero es más, va y hace clic. ¿Cómo es posible? ¡Ah! Seguramente quería quitarse el anuncio y no ha atinado en la aspa de cierre. Pues tampoco. La parametrización permite saber hasta en el pixel que haces clic. Así de jodida es la estadística que los departamentos de marketing que las empresas, incluida la más modesta, te reclaman para programar su próxima campaña.

        Tal vez quede mucho por hacer para evolucionar en la publicidad digital como ya se ha hecho en televisión y en ese debate sí quiero entrar. Pero por donde no voy a pasar es por eliminar la publicidad porque sin ella, la independencia de cualquier medio queda más que comprometida.

        Por eso me opongo al Adblock, y más de una empresa que luego crea otra agencia de publicidad para colartela cuando le de la gana. He insisto en mis condiciones. Si no gustan, la audiencia me penalizará, pero que no sea una adblock porque eso es sencillamente trampa. Me penalizas y encima te llevas lo que querías.

        En cuanto a que tecnológicamente no se puede hacer nada, no soy de la opinión de realizar esa afirmación tan alegremente, sabiendo que detrás de toda la publicidad que se mueve en el mundo está Google y Microsoft. Basta un acuerdo de ambos para dejar al 90% de los usuarios lejos de lo adblocks. Y por último, recuerda que donde la tecnología no puede llegar, lo puede hacer un marco legal.

        Saludos y gracias por permitir mi opinión.

        • Enrique Dans - 19 septiembre 2016 - 11:40

          Fran, ya que a la gente de publicidad les gustan las analogías sexuales, voy a hacer una: es muy posible que la forma más eficiente de obtener sexo sea bajar a una calle oscura y violar a la primera persona que pase. Pero eso no está bien, ¿verdad? Por mucho que digan los datos y los resultados de los tests, hay un sinnúmero de razones, desde morales hasta legales, que hacen que violar a alguien sea una mala idea, aunque sea una manera eficiente de obtener sexo. Si una persona se empeña en violar a otra porque los datos le indican que es la manera más eficiente de obtener sexo, ¿qué hacemos con ella? La excluimos de la sociedad civilizada y tratamos – o eso se supone – de reeducarla y rehabilitarla en una cárcel. Los ejecutivos que, en las marcas y en las agencias, insisten en que “son los datos”, merecerían ser igualmente excluidos de la sociedad y enviados al equivalente de una prisión para su reeducación y rehabilitación.

          • Fran - 19 septiembre 2016 - 11:51

            Ése es en el debate que quiero entrar Enrique. En el reeducar a las agencias y departamentos de marketing de que en la publicidad los datos no son Dios. Queda mucho por hacer pero llegará. Espero que no sea por un adblock. Saludos.

          • Enrique Dans - 19 septiembre 2016 - 11:56

            El ad blocking es la respuesta lógica ante el abuso. Es el mayor boicot en la historia de la humanidad, y como tal, muy capaz de tener la verdadera clave en la relación entre marketers y consumidores. Sin el ad blocking, la situación no tendría ningún viso de solución.

    • Krigan - 18 septiembre 2016 - 14:13

      La disyuntiva “o con anuncios o de pago” es falsa. Para empezar, no todo en Internet son contenidos, ni todos los contenidos son hechos por profesionales que buscan ganarse la vida con ello. Servicios como Amazon, la app de tu banco, o Whatsapp no son contenidos. Blogger, WordPress, Instagram, y Youtube son contenidos mayormente hechos por gente que no busca ganarse un sustento.

      Además, algunos contenidos hechos por profesionales ya son de pago (Netflix). Lo que queda son contenidos baratos de producir (básicamente alguien dándole al teclado) que se pueden financiar de mil maneras (freemium, brand journalism, etc), suponiendo que al final no los acaben haciendo las máquinas, como ya ocurre con algunas crónicas deportivas.

      Así que yo no me pondría muy chulito con esto de los contenidos, y le buscaría una solución a eso de que la publicidad esté siendo insoportable para el usuario en demasiadas ocasiones. Si algo han demostrado las experiencias previas (la piratería, por ejemplo) es que cuando se produce una guerra de productores de contenidos vs. usuarios, en Internet quien lleva las de ganar son los usuarios.

      Todo esto se resume en el Undécimo Mandamiento: No le tocarás las pelotas a tus usuarios.

      • Fran - 19 septiembre 2016 - 11:34

        Correcto. No todo Internet es contenido. Además de los ejemplos que expones está el correo electrónico. Tiene tres opciones: a) Correo gratuito con publi; b) correo corporativo de tu empresa; c) montar tu propio servidor de correo. d) Pagar a tu proveedor de Internet.

        Creo que la opción a) es la más generalizada, y ¡oye! nadie protesta.

        En cuanto a la lucha entre contenidos vs usuarios, hasta ahora ha existido un vacío legal que cada vez se cierra más. Siempre existirá la piratería pero cada vez estará más perseguida y acorralada. De lo contrario empresas como Netflix o Spotify no se plantearían ni salir.

        Saludos.

        • Enrique Dans - 19 septiembre 2016 - 11:45

          No, no es así. De hecho, es exactamente al revés de como tú lo planteas. Netflix y Spotify salen – y se salen – porque su oferta convierten el consumo de contenidos en algo tan sencillo, cómodo y agradable, que la piratería deja de tener sentido. Exactamente lo contrario de lo que hacía el resto de la industria, que se empeñaba en poner cada vez más trabas y en incrementar la persecución.

        • Krigan - 19 septiembre 2016 - 20:12

          ¿Qué vacío legal ni qué niño muerto? Yo me bajo y me he bajado siempre todo lo que me ha dado la real gana, y soy cliente de Netflix desde el primer día que abrió en España.

          Pues anda que tenéis buen conocimiento del mercado…

          La opción de correo que yo uso es la que no has mencionado: correo gratuito sin publi. Más concretamente, la app de Gmail para Android, tanto en móvil como en tablet. Que por cierto, es una opción muy ampliamente usada, con lo cual vuelves a mostrar un gran conocimiento del mercado.

    • Carlos Quintero - 18 septiembre 2016 - 14:40

      El bloqueador de publicidad en televisión sí se inventó (https://www.tivo.com). Yo querría un bloqueador de anuncios para el cine, al que voy varias veces al mes (con palomitas y coca-cola incluidos) y me tengo que tragar los trailers de otras películas (es publicidad) y anuncios estúpidos como los de la televisión. De momento me llevo el iPad y lo apago cuando empieza la película por la que he ya he pasado por caja.

      Pero bueno, respondiendo a la pregunta más importante que haces, sí, seguirá habiendo generadores de contenido que seguirán publicando en internet sin retorno en forma de publicidad. Hoy en día, cualquiera puede generar contenidos, y la gente apasionada por algo genera mejores contenidos que muchos profesionales. Tienes el caso de webs de masas, como la de Enrique, y otros tenemos blogs de nicho para no más de unos decenas o centenas de lectores y llevamos años y años publicando. Nos cuesta de nuestro bolsillo el dominio y el alojamiento anual, y una cantidad de horas nada despreciable, pero lo hacemos porque nos gusta hacerlo. No todo se hace por dinero con interés en monetizarlo. Los que sí quieran vivir de ello, u obtener beneficio económico, tendrán que buscar una relación cordial y de cercanía con sus lectores, aportando valor día a día, y ofreciendo contenidos de pago (libros, cursos, productos, enlaces con comisión, etc. etc.) por los que muchos sí pagaríamos gustosamente porque tenemos mucho aprecio al autor de esos contenidos, sin olvidar las donaciones. Ya he indicado en otro comentario que no se trata de que todo “sea gratis” en todos los casos, pero la relación no puede ser de imposición y falta de respeto.

      • Enrique Dans - 18 septiembre 2016 - 15:16

        Totalmente de acuerdo. Yo gano dinero, pero no lo hago por dinero. Esta página, lo he dicho en centenares de ocasiones, tiene la función de ayudarme a preparar material para clases, artículos y conferencias, pero seguro que seguiría haciéndola si de repente me hiciese rico y no necesitase trabajar. Es un tema que me apasiona, que he tenido la suerte de poder elegir, y que me interesa hasta el punto de que me sentiría muy incómodo si no me considerase bien informado en él. Que además le sirva a otros para algo me encanta y me ayuda a que el producto final sea mucho mejor.

        Hay muchos mas modelos disponibles como para andar planteándose martirizar a los usuarios. Eso jamás será sostenible.

      • Fran - 19 septiembre 2016 - 11:41

        Estoy de acuerdo contigo. Sólo añadir que sea la audiencia quien premie o penalice a ese redactor por su calidad o por lo molesto que resulte, pero que no sea un bloqueador de publicidad, porque eso es hacer trampa. Es como ver la película en el cine sin pagar en taquilla y sin soportar los anuncios. Tal vez por esos anuncios, la entrada sea más barata. Saludos.

        • mhyst - 19 septiembre 2016 - 21:31

          No tienes ni idea y la ignorancia es atrevida y al parecer también persistente. Existen muchísimas maneras de enfrentarse a lo que es molesto. Algunas se pueden detectar hasta cierto punto, otras no. Las más sencillas llevan usándose desde que la publicidad se introdujo en Internet. El que se ha popularizado es el método de masas, por así decirlo, que además han visto en ello un negocio, lo cual en el mundo actual no es lo peor que he visto en cuanto a ética. No se trata de decir “niños, no hagáis eso que está mal y es injusto!”. No. Se trata de que vivimos en un mundo de oferta y demanda y como tal, no todo resulta como a uno le gustaría. Aquí es adaptarse o morir. Y créeme si te digo que si muchos pinchan en esos banners es porque la podredumbre y la mediocridad se han metido en todos los sectores de la sociedad, y se fomenta porque conviene tener consumidores tontos que simplemente lo compren vuestras mierdas sin hacerse demasiadas preguntas. Pues bien, la gente está despertando poco a poco. Enteráos bien..

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados