La tinderización de todo

TinderizationMi columna en El Español de esta semana se titula “La tinderización de todo“, y alude al desarrollo de interfaces que permiten tomar decisiones de maneras tan aparentemente sencillas, que generan una trivialización absoluta de las mismas.

Sin ánimo de entrar en juicios morales o en si es bueno o no que las relaciones entre personas se conviertan en algo que decidimos mediante poco más que un desplazamiento de un dedo sobre una pantalla, lo cierto es que aplicaciones como Tinder han demostrado, además de un notable éxito – sobre datos de abril de 2015, los usuarios de Tinder visualizan 1,600 millones de fotos y generan 26 millones de matches… cada día! – y han generado una innumerable cantidad de clones de su interfaz. Sin mucho esfuerzo, podemos encontrar versiones de Tinder desde para otras preferencias sexuales – el caso de Grindr o Scruff, para gays o bisexuales, el de 3nder, para relaciones múltiples o el de muchas otras con posicionamientos diferentes – hasta para las cuestiones más insospechadas, como encontrar restaurantes, adoptar mascotas, encontrar apartamento, comprar zapatosbuscar trabajo o para poner nombre al bebé que estás esperando. Hay hasta un “meta-Tinder”, un Tinder de Tinders, en el que puedes marcar hacia la derecha o la izquierda si la idea de un “Tinder para lo que sea” te parece buena o te parece una tontería. 

¿Cuántos procesos de toma de decisiones vamos a ver tinderizarse en los próximos tiempos? ¿Es eso bueno, malo o mediopensionista? ¿Qué aplicación puede tener a procesos que resulten importantes en tu negocio? Por ahora, todo indica que la única industria insensible a Tinder va a ser la política, y seguramente, porque ya se tinderizó hace mucho tiempo y una gran mayoría de los votantes, en lugar de leerse los programas y tomar decisiones consecuentes en función de un análisis serio, simplemente mueven el dedito a la derecha o a la izquierda, como si eso de la derecha o la izquierda de verdad tuviese aún algún tipo de importancia más allá de ser una burda simplificación de una realidad mucho más multidimensional… (y sí, por supuesto, lo digo para provocar :-)

 

This article is also available in English in my Medium page, “The tinderization of everything

 

10 comentarios

  • #001
    Javier - 17 junio 2016 - 13:28

    ¿Por qué tengo la sensación de que el tema de las app es una burbuja que más o pronto o más tarde se pinchará? Sobran app’s como sobran series de televisión

    • Enrique Dans - 17 junio 2016 - 15:57

      Totalmente de acuerdo, Javier, pero no lo pienso con respecto a esta entrada en concreto. Si preguntas a los usuarios recalcitrantes de Tinder (cuya vida sexual debe parecerse a la del Warren Beatty de los mejores tiempos, supongo) me parece que la app no les parece precisamente superflua!! :-D

    • Goomer - 17 junio 2016 - 17:59

      Las app´s son el software de los teléfonos. ¿Te parece que hay una burbuja de software para ordenadores?

      Y sobre las series de tv, creo que es el contenido de mayor calidad, junto con documentales que puedes encontrarte en tv. Por supuesto, que habrá buenas, regulares y malas.

      ¿Pero por qué esa manía de parecer que nos sobra lo que no nos gusta a nosotros? Yo nunca vería Sálvame, pero mientras haya tristemente gente que le gusten esos contenidos, pues veo normal que sigan. Tienen sus usuarios, como las apps.

  • #004
    Enrique Gracia - 17 junio 2016 - 14:28

    ¿Cuántos procesos de toma de decisiones vamos a ver tinderizarse en los próximos tiempos?

    – Todos los posibles mientras alguna o todas las partes intervinientes obtengan algún beneficio con ello.

    ¿Es eso bueno, malo o mediopensionista?

    – Mi postura es no hacer un juicio al respecto. Símplemente “es”. Ante este fenómeno tener cuidado sobre qué decisiones se toman mediante un mecanismo “Tinder” y no dejarnos llevar por la sencillez o la impaciencia. No es lo mismo elegir entre ketchup y salsa barcacoa al pedir una hamburguesa que seleccionar una tarifa de telefonía o una posible nueva relación.

    ¿Qué aplicación puede tener a procesos que resulten importantes en tu negocio?

    – A bote pronto, puede ser útil para mejorar la tasa de conversión en venta on-line en el canal mobile al reducir la complejidad de configuración/selección de opciones en ciertos productos/servicios. Un planteamiento acertado puede generar muy buenos resultados.

    Como última reflexión: ¿Qué consecuencias va a tener esta tendencia a la máxima reducción, simplificación y sintetización de absolutamente todo?. En cuestiones como las relaciones personales (Tinder), un proceso tan sencillo y con tan poca exigencia de reflexión mas allá de unas pocas cualidades qué entran por el ojo, ¿no trivializa el resultado final? o ¿mas bien el resultado final está reajustando su importancia según el perfil de exigencia de los usuarios de la plataforma en cada momento dado?.

    • Jose Antonio Garcia - 17 junio 2016 - 16:35

      La ciencia ya ha estudiado cuando es mejor tomar una decisión.

      https://en.wikipedia.org/wiki/Secretary_problem

      Pero claro dile a un chaval que se lea el artículo, o aplique el método Tinder….

      PS: Sorry no hay app para esto :-D

      • Enrique Dans - 18 junio 2016 - 08:36

        Qué. Bueno. Coñe. No lo había pensado así. Da gusto aprender de los buenos comentarios! :-D

  • #007
    Jose Antonio Garcia - 17 junio 2016 - 15:32

    Enrique,

    No deja de ser curioso que para los links usas normalmente el enlace directo a la web de la app.

    Salvo en dos: Scruff y 3nder que se realizan enlaces a la versión inglesa de wikipedia.

    ¿ Motivo Interno o Externo?

  • #008
    Javier - 18 junio 2016 - 12:01

    Totalmente de acuerdo contigo Enrique, sobre todo en el último párrafo sobre la política… Hacer una política “binaria” de “ceros” o “unos” nos ha “tinderizado” algo que nos afecta como sociedad y además que condiciona nuestro futuro.

  • #009
    Luis - 18 junio 2016 - 14:27

    En nada veremos el estilo Tinder y clones en la política. Una App y a votar tan ricamente. Lo de las papeletas es un gasto absurdo.

  • #010
    Juan Navidad - 19 junio 2016 - 00:32

    Muy de acuerdo en todo, pero creo que el mecanismo de Tinder no es tan original, por lo que creo que el nombre está muy bien (es descriptivo con respecto a algo que triunfa ahora), pero esa forma de elegir algo basándose en un mecanismo de aceptar o rechazar visualmente lo había creado ya la primera FB en su nacimiento como red de ámbito universitario y también lo tuvo Badoo.

    Creo que en artículo falta incluir que se trata de un mecanismo ya usado previamente, quizás perfeccionado, por supuesto, y por eso mismo se trata de una cosificación aumentada de las relaciones humanas.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados