Interfaces cerebrales directos

Stentrode (neural interface) - IMAGE: DARPAA través de The Daily Beast me encuentro un par de noticias que hablan de avances en el desarrollo de interfaces cerebrales a través de investigación con fondos militares, destinadas a permitir, por ejemplo, que un soldado pueda controlar un dron u otro tipo de equipamiento mediante estímulos generados directamente en su cerebro.

Investigando un poco más, llego a una página de la Defense Advanced Research Project Agency, la archiconocida DARPA que fue crucial en el desarrollo del proyecto, originalmente militar, que dio origen a internet, en la que encuentro una imagen de un stentrode, un dispositivo de pocos milímetros que recuerda a los stents utilizados para mantener secciones de vasos sanguíneos abiertos – mi padre tiene algunos de esos metidos en las venas – pero que, además, permite captar y transmitir estímulos cerebrales en determinadas zonas, particularmente las relacionadas con funciones motoras, para convertirse en una especie de modem cerebral, una forma de conectar directamente funciones cerebrales con dispositivos externos.

Habitualmente, la relación con los estímulos cerebrales se llevaba a cabo de manera no invasiva, mediante cascos con electrodos que se situaban en la superficie del cuero cabelludo y permitían captar señales de actividad neurológica en determinadas zonas, siempre de manera aproximada. Pruebas realizadas en animales (macacos capaces de mover un brazo robótico simplemente pensando en ello) o para tratar de dotar de determinadas funciones neurológicas a pacientes privados de ellas (casos de personas paralizadas capaces de mover dispositivos mediante su cerebro), como es el caso de esta investigación desarrollada en España que usa lectores de electroencefalograma con el fin de permitir que una persona con limitación de movimiento pueda accionar determinados dispositivos que le ayuden en su desarrollo cotidiano, avanzan en esta posibilidad, y han obtenido, tras un cierto adiestramiento, niveles de funcionalidad muy razonables.

La idea de una interfaz neurológica precisa que permita un nivel de control fino implica, sin embargo, una toma de datos en zonas mucho más profundas y localizadas, lo que precisa de la introducción de este tipo de dispositivos a través de vasos sanguíneos para ubicarlos en la región cuya actividad se desea no solo capturar, sin también inervar de manera bidireccional con estímulos externos. La idea de un interfaz neuronal directo, o DNI, no es especialmente novedosa si tenemos en cuenta que ya ha sido llevada a cabo con dispositivos como los implantes cocleares o retinianos, que permiten transmitir unidireccionalmente un estímulo exterior de manera directa al nervio coclear u óptico para restaurar en cierta medida sentidos como el oído o la vista.

Obviamente, pasar de ahí a imaginar un dispositivo bidireccional que, introducido en un vaso sanguíneo próximo al lugar donde tiene lugar la actividad cerebral, permita una interacción completa y funcional con otro dispositivo situado en el exterior del cráneo es otra cosa completamente diferente, pero los avances llevados a cabo permiten empezar, como mínimo, a imaginarlo. Pensemos en generar acciones motoras mediante la inervación del córtex motor correspondiente, en accionar dispositivos, en controlar máquinas o en recibir estímulos del exterior… simplemente pensando en ello de manera completamente natural. Posibilidades que comienzan con personas privadas de determinados sentidos, pero que pueden aplicarse a funciones de expansión cerebral que van mucho más allá. El interés militar se dirige tanto al uso de soldados capaces de controlar aparatos con su mente, como a la posibilidad de mejorar las condiciones de vida de veteranos afectados por amputaciones o heridas de diversos tipos, pero abre todo un abanico de posibilidades ilimitadas… claro está, a quien se atreva a meterse eso en la cabeza a través de la vena correspondiente! :-)

 

This article is also available in English in my Medium page, “How would you like to turn your brain into a modem?”

 

5 comentarios

  • #001
    Gorki - 29 febrero 2016 - 15:38

    Por supuesto para jugar a videojuegos, no me metería eso en la cabeza, pero para controlar una silla de ruedas estando tatrapléjico, desde luego lo haria sin dudar. Ojalá avance la ciencia en ese camino y pase a ser una complemento adicional a otras terapias recuperadoras.. .

  • #002
    menestro - 29 febrero 2016 - 20:25

    Ay, Enrique :)

    Con lo apasionante que es lo real y lo que nos gustan las entelequias improbables. El karma no es una galletita de la fortuna.

  • #003
    xaquin - 1 marzo 2016 - 00:00

    Puesto a ver el vaso medio lleno está bien pensar en el tetrapléjico, pero con el vaso medio vacío nos lleva a pensar en el ciborg manipulable… puestos a seleccionar la novela de CF (que no es tanto!) para leer, desconfío del ser humano establishmentalizado…

    • Gorki - 1 marzo 2016 - 00:13

      Nos guste o no, hay que reconocer que los grandes motores de la tecnología son el ejercito y el ocio.

  • #005
    Rubén Cotera - 1 marzo 2016 - 00:43

    La verdad que el mundo de posibilidades que nos ilustras es magnífico. ¿A quien no le gustaría controlar las cosas de esa forma, tan solo pensando en ello? Sin embargo, le veo más problemas que beneficios. Por un lado está el hecho de que no seamos capaces de controlar nuestro propio cerebro. Si por nuestro cerebro pasan decenas de pensamientos por segundo y ni siquiera nos enteramos, ¿qué pasa si uno de esos pensamientos inconscientes es un pensamiento asesino? Por otra parte, imaginando que tras un entrenamiento somos capaces de controlar nuestra mente: ¿que pasa con los sueños? ¿Acaso no son pensamientos que no controlamos en los que nos sumergimos en otro mundos alternativos? y qué pasa si en ese mundo…. dejo que cada cual acabe la frase de la forma catastrofista que prefiera. y aún quedan otros peligros: qué pasará cuando, recibiendo estímulos por dicha vía, alguien sea capaz de hackear y controlar nuestro cerebro? Yo tiemblo solo de pensar que eso pase, y no creo que me convenciesen de instalarme algo así en el cuerpo. En mi caso prefiero seguir con mi terminal y mis comandos, que me dan mucho control (del mundo ;-) ).

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados