Los MOOC como herramienta de disrupción en el panorama educativo

Sobre educación y disrupción - Voces Económicas Desde Voces Económicas, el blog de economía y finanzas de MoraBanc, me pidieron un artículo sobre la disrupción en el panorama de la educación, y concretamente, sobre el papel de los Massive Open Online Courses (MOOC) en ese proceso.  Mi artículo se titula “Sobre educación y disrupción“.

Si bien los MOOC han definido todo un nuevo abanico de competidores en la industria y han sido considerados por muchos como una gran fuerza disruptiva en la educación, mi razonamiento es que suponen un incremento de la oferta disponible en algunos temas y un interesante descenso de las barreras de entrada a determinados tipos de educación, pero para nada una verdadera disrupción.

Los MOOC son una buena prueba de que existen numerosas posibilidades de crear valor mediante ideas nuevas en la industria de la educación. Indudablemente, una estructura capaz de hacer llegar materiales de calidad a un número elevado de alumnos, de ofrecerles un entorno adecuado para la discusión y la resolución de dudas, de evaluación del desempeño y de matching de cara a, por ejemplo, procesos de head-hunting es susceptible de aportar valor a muchos usuarios, incluso teniendo en cuenta unas tasas de abandono que sistemáticamente superan el 90% y que parecen mucho más una característica del propio sistema que un problema que sea susceptible de ser corregido.

MOOCSin embargo, la capacidad de los MOOC para convertirse en verdaderos sustitutivos de determinados tipos de educación está por demostrar, y no parece que sea un camino demasiado sencillo – ni siquiera que exista un verdadero interés por recorrerlo. En realidad, en todo proceso educativo en el que la motivación y el desarrollo de metodologías de aprendizaje basadas en la educación del sentido común jueguen un papel fundamental, el entorno social y la interacción con el profesor pasan a jugar un papel central que resulta muy difícil sustituir con plenitud en un MOOC. No tanto por la “O” de Online que representa en el acrónimo el componente tecnológico – la educación online ya ha demostrado sobradamente poder rivalizar en calidad y satisfacción con la presencial – sino más bien por la “M” de Massive. Resulta extremadamente difícil plantear una sustitución de procesos educativos cada vez más enfocados al individuo y al desarrollo personalizado de las habilidades, en estructuras diseñadas para acomodar, de manera claramente mecanicista y relajando la participación del profesor hasta extremos asumibles por una persona, un proceso de servicio a semejante escala.

El desarrollo de los SPOC, Small Private Online Courses, que pretenden corregir esa disfuncionalidad estructural incorporando algunas partes de los elementos de diseño de los MOOC a grupos más pequeños y en entornos más asumibles por la capacidad de atención de una persona, parecen responder precisamente a ese tipo de carencias. En la practica, lo que parece estar observándose es que si bien los MOOC pueden representar una cierta oportunidad bajo determinados supuestos, la realidad es que el verdadero rendimiento optimizado de un proceso educativo se obtiene mediante un dimensionamiento adecuado, y no creando superestructuras megalómanas en las que el 90% de los participantes no obtienen nada que valga realmente la pena, y el 10% restante termina disfrutando de un servicio no comparable con aquello a lo que supuestamente pretendía sustituir.

Se dice que en todo proceso disruptivo, el que sufre el impacto de la disrupción es siempre el último en darse cuenta. No sé si es así, y obviamente, ese pensamiento estuvo presente en mi cabeza durante todo el tiempo que me llevó conceptualizar y escribir ese artículo. ¿Estoy tomando, en realidad, el papel del taxista que critica a Uber sin ser capaz de entenderlo del todo, o el de la discográfica que lucha contra Napster sin ser capaz de ofrecer un producto que supere sus prestaciones de cara al usuario? Por más que lo intento, no consigo visualizarme en esa situación, ni me encuentro a nadie que me hable de los MOOC como una experiencia comparable a una educación de la que tengo referencias directas desde hace más de un cuarto de siglo. Si la disrupción de la educación va a venir de los MOOC, que suponen poco más que una masificación e industrialización de la interacción, creo que pecaríamos de una terrible falta de ambición: a mí en particular me dejaría muy frío y esperando por una verdadera disrupción – que por otro lado, creo muy necesaria.

En cualquier caso, toda discusión es bienvenida.

 

(Aquest article també està disponible en català, “Sobre educació i disrupció“)

28 comentarios

  • #001
    Antonio Castro - 10 septiembre 2015 - 09:08

    Creo que la pedagogía en en todo tipo de planes educativos, es algo que sistemáticamente ha sido infravalorado.

    Una web no tiene por que ser más aburrida que un libro sino todo lo contrario. Lo que ocurre es que existe un negocio de venta de copias de contenidos educativos que cuesta desplazar pese a ser una estupidez.

    Desde un punto de vista social, el verdadero negocio sería proporcionar gratuitamente la mejor educación posible al mayor número de personas, pero se está haciendo lo contrario.

    Es está embruteciendo a las personas para poderlas manipular mejor pero eso no garantiza en que manos va a terminar el poder de manipulación y menos cuando la calidad de vida de los manipulados descienda a niveles inasumibles.

    La democracia no funciona igual en un pais culto que en un país de ignorantes cabreados.

    Hacer un sistema educativo de calidad basado en el uso de Internet, no costaría tanto y sería la mejor de las inversiones para un país.

    Uno de los factores que considero esencial es el papel del profesor que en un medio como ese tendría que tener una metodología de trabajo adaptada a sacar el máximo partido del sistema.

    Creo que en la educación se están metiendo temas ideológicos tanto políticos como religiosos que es algo que el estado jamás debe hacer.

    Los MOOC son una mera herramienta y considero que tienen un buen potencial, pero lo que están fallando no son las herramientas. Son los planes.

    • Peter Sword - 11 septiembre 2015 - 13:39

      “Es está embruteciendo a las personas para poderlas manipular mejor…”

      Suscribo esta frase porque me parece cierta.

      Llevo años defendiendo cambios en los planes educativos, entre ellos, la inclusión de una materia nueva llamada “Economía familiar”. ¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI casi ningún español sea capaz de entender la factura de la luz? La respuesta es muy simple: no interesa que entendamos de estas cosas.

      • Davis - 21 septiembre 2015 - 11:00

        Saludos. Igual me parece en Venezuela. Me parece una materia muy necesaria; aunque se vean afectados grandes interesese

  • #004
    Agustin Cuenca - 10 septiembre 2015 - 10:21

    No me cabe en un comentario, así que te dejo mi punto de vista aqui: https://aspgems.com/blog/moocs-y-diisrrupcion

    • g - 10 septiembre 2015 - 14:02

      Suscribo mucho de tu razonamiento y en especial este párrafo que explica muy bien mi forma de pensar sobre el tema”

      Los MOOC si son un elemento de disyunción porque han hecho accesible el contenido formativo a un montón de gente que antes no podía hacerlo y eso es un cambio cuyas consecuencias no podemos todavía medir.

      Hará falta tiempo para verlo, pero quizá en el fondo de Asia, o de Äfrica, o de Paraguay que comento yo un poco más abajo, este formándose ese nuevo Newton que viaja a “hombros de gigantes” que han hecho los MOOC. Ojalá no me confunda.

    • Antonio Castro - 10 septiembre 2015 - 14:11

      El contenido fue el núcleo central de la educación cuando algunos subnormales se empeñaron en hacernos memorizar toda la geografía de España en un año como una lista inacabable de nombres de pueblos, comarcas, ríos, afluentes, cordilleras, y un sinfín de cosas más. Al año siguente fue la de Europa creo.

      Lo que quiero decir es que nada ha cambiado. El contenido nunca fue lo más importante. Lo importante es enseñar a estudiar y enseñar a razonar.

      Lo importante no es dar limosna en forma de alimentos sino enseñar a las personas a usar las técnicas correctas para aprovechar al máximo sus propios recursos.

  • #007
    Garepubaro - 10 septiembre 2015 - 13:10

    Pues internet esta como la tele y la radio, no tiene pinta de que la gente vaya a estudiar mucho por estos medios ni hay porque … un buen juego de dvds con las clases y lecciones oficiales bajadas por torrent y una pantalla que sea legible como el papel y no las pantallas que hay, eso si cambiara el panorama, pero jamas lo veremos porque no interesa, hay gente interesada en dar clases vender libros …

    • Gorki - 10 septiembre 2015 - 17:23

      Me pregunto si tu sabes que es un MOOC. ¿Para qué nadie va a piratearlos?

    • David - 12 septiembre 2015 - 17:41

      Garepubaro. ¿Sería mucho pedirte que, alguna vez, te molestases en documentarte mínimamente de alguno de los temas en los que intervienes. Aparte de la televisión y la radio (medios en decadencia a los que adoras), hay una cosa que se llama Internet, que tiene otras cosas que se llaman páginas webs donde hay información de todo tipo. Es más, hay otras cosas llamadas buscadores que te ayudan a acceder a esa información. Pero si todas esas “estructuras no válidas” se te escapan te daré otra (no válida por supuesto) que puede aclararte muchas cosas y evitarte hacer el ridículo en lugares como este foro https://es.wikipedia.org
      Buena suerte.

  • #010
    Luis Hernández - 10 septiembre 2015 - 13:40

    En mi opinión los MOOC son posiblemente una disrupción en el modo en que determinados contenidos educativos, o mejor dicho formativos, llegan a un grupo enorme de estudiantes.
    Pero el proceso educativo es mucho más que eso. Y, aunque susceptible de ser automatizado en muchos aspectos, nuestro cerebro evolucionó para aprender en un contexto de interacción social que dificilmente pordrá automatizarse. Aunque, por qué no, si llevarse a el ámbito online.

  • #011
    Gorki - 10 septiembre 2015 - 13:54

    Se puede ver un reportaje sobre la cultura egipcia o hacer un viaje guiado por el valle del Nilo. Nadie en su sano juicio, consideraría comparables ambas experiencias, aunque las dos tengan como objetivo dar a conocer el arte de los faraones. Algo parecido me parece la diferencia entre un MOOC y un curso académico, aun ambos tengan el mismo objetivo llevar una formacion a los alumnos.

    Si quieres estudiar y vives en una ciudad con universidad y puedes pagar lo que pidan por matricularte, lo sensato es que si quieres aprender te matricules ahí. Pero supon que no es dinero lo que te falta, sino tiempo, eres dueño de un pequeño negocio, no puedes abandonar el negocio para hacer un curso, pero si puedes hacer un MOOC que te ponga al día en marketing digital. El MOOC no se rá lo ideal, ( el viaje por el Nilo), sino lo que está a tu alcance, (Ver los videos sobre la cultura egipcia).

    Para mi está claro que el MOOC no es competencia, sino sucedáneo, de los medios tradicionales de formación.

    Con frecuencia lo bueno es preferible a lo optimo, porque lo bueno está a nuestro alcance y lo óptimo no. Creo que el MOOC nunca será la competencia de IE Bussines, pero quizá para quien vive en el centro de Paraguay, lejos de la Asunción, sea un bien muy válido, que simplemente antes no existía, como también lo puede ser para alguien que simplemente tiene curiosidad por la astronomía, o desea profundizar en la Historia de España, pero no quiere/puede gastar en un curso y para cientos y cientos de personas que por motivos, económicos, de tiempo o faltos de comunicación, no pueden acceder a esos cursos tradicionales, más probados y perfectos.

  • #012
    Adrián Aguayo Llanos - 10 septiembre 2015 - 14:02

    Estoy básicamente de acuerdo con el artículo. Sin embargo, no comparto el uso de la expresión “industria de la educación”, al menos como finalidad del sentido mismo de educar. No obstante, entender así el proceso educativo si tiene relación con el triunfo de los MOOC. Desde el punta de vista de la “industria” se valora la inmediatez, bajo coste o gratuidad, masificación del producto… por lo que desde ahí se entiende (sobra decir que junto a otros muchos motivos) el rápido ascenso de los MOOC

    Creo que un índice interesante para realizar una valoración crítica del verdadero impacto de un MOOC podría estar en conocer el índice de personas que finalizan satisfactoriamente un curso, más que los altos índices de personas inscritas.

    Excelente, post, muchas gracias!

  • #013
    Fernando González - 10 septiembre 2015 - 14:02

    Los MOOC son una disrupción total.
    Hay cursos de altísimo nivel, algunos super especializados y que de otra forma no podrías llegar a aprender.
    Estos cursos no acabarán con la enseñanza primaria tradicional, ya que no solo se aprenden contenidos, sino conductas y hábitos.
    Pero en estudios superiores, hay cursos que cubren y suplen, de sobra muchas asignaturas universitarias. Con videos mucho mejores para asimilar contenido, ya que en una clase tradicional, dependes de como tenga el día el profesor y así explicará mejor o peor, y por su puesto también dependes de tu propia receptibilidad, ya que hay días que no asimilas nada y al final pierdes el tiempo.
    Por eso poder acceder desde donde quieras y a la hora que quieras y con el tiempo y ganas que dispongas en cada momento, no tiene precio.
    Creo que los MOOC liberarán al profesor de la tediosa tarea de impartir contenido y dedicar mucho más tiempo a la tutoría de los alumnos.

    • Javier - 10 septiembre 2015 - 23:36

      Exacto. Yo lo resumiria con esta ecuacion:

      MOOC + Coaching = Educacion 2.0

      Y es verdaderamente disruptiva !

  • #015
    Rodolfo Buitrago - 10 septiembre 2015 - 14:46

    Coincido en la perspectiva impersonal de los MOOC sin embargo la educación como la defines de más de 25 años ha demostrado estar justamente atrasada y desactualizada. Gran mentira que la sociedad ha querido mantener, proclamando programas y títulos que distan de la necesidad de una sociedad. Un MBA entrega a un profesional las competencias para triunfar en su labor? Difícil la verdad. No veo una relación íntima entre empresa y academia. Por su parte si creo que los SPOC pueden devolver la credibilidad en la educación a través de experiencias únicas y personalizadas que generan competenciasignificativas en las personas.

  • #016
    Carlos - 10 septiembre 2015 - 15:04

    Hola Enrique,
    Te sugiero un post sobre si la inteligencia artificial (de lo que has escrito otras veces) puede completar este tipo de formación MOOC y mejorar a los profesores actuales.
    Quizás deberías estar programando ya al profesor que te reemplace?
    Saludos

  • #017
    Overflow - 10 septiembre 2015 - 15:26

    La experiencia y utilidad que puede proporcionar un MOOC actual (llamémosle MOOC 1.0 o de primera generación) sin duda no es comparable a la que puede proporcionar un BUEN profesor (recalco lo de BUEN ya, que en una estimable cantidad de casos, muchos docentes podrían ser sustituidos por espantapájaros con grabadoras sin que se notase la diferencia salvo por el movimiento ocular).

    La carencia principal de los MOOC es la que se ha señalado en el artículo: la limitadísima capacidad de interacción entre alumno/profesor (se trata de un sistema donde prima la unidireccional) junto con la ausencia del entorno lectivo que suele acompañar a una clase presencial. Estos factores impiden que el profesor pueda dar un trato individualizado a cada alumno que es ingrediente básico que permite que éste entre en una dinámica participativa, y por tanto activa, que a su vez es esencial en todo buen proceso educativo.

    La pregunta es: en un futuro más o menos cercano (o lejano) ¿surgirá la posibilidad de que los MOOC sean impartidos por asistentes virtuales (pensemos en un SIRI o CORTANA con esteroides) que permitan una interacción razonable con respecto a las inquietudes y dudas de los alumnos e incluso que dichos asistentes posean la capacidad de ir evaluando los niveles de atención y comprensión por parte del alumno para poder trazar un plan más personalizado para el mismo?

    Ojo!!! Salvo que ese supuesto asistente virtual pase el test de Turing, dudo mucho que sus capacidades formativas puedan igualarse a la de un buen profesor humano aunque sin duda contaría con algunos rasgos que este último no posee: paciencia infinita, atención infinita y sistemas de evaluación absolutamente objetivos.

    Y debido a ello, la famosa M dentro del MOOC pasaría de ser “el engorro” a ser una interesante variable que permitiría afinar en cada curso los contenidos y el desarrollo del mismo a partir del análisis de las interacciones entre alumno/asistente virtual.

    No obstante, para que todo esto pueda tener algún viso de realidad quizá tengamos que esperar a que CORTANA sueñe con ovejas eléctricas.

  • #018
    Krigan - 10 septiembre 2015 - 16:51

    Si nuestra idea es que los MOOC sustituyan a todo el sistema educativo, desde luego que esa expectativa se va a ver defraudada. Por ejemplo, no creo que los MOOC sean adecuados para niños ni adolescentes, porque estimo que los niños necesitan la interacción física con un adulto, y los adolescentes necesitan en muchos casos que alguien les controle un poco.

    Con respecto a adultos, sí que creo que pueden ser disruptivos, al menos para cierto tipo de enseñanza. No sé si la cosa habrá cambiado, pero en mis tiempos, en la carrera de Químicas, las clases “teóricas” consistían en que el profesor soltaba su discurso, y contestaba alguna que otra pregunta que le hacíamos. Las prácticas de laboratorio sí que creo que no se podrían sustituir por un MOOC, pero sí esas clases “teóricas”, que eran la gran mayoría del tiempo lectivo.

    Se plantean por tanto 2 cuestiones. La primera es si debemos erradicar la M de masivo, no solo en los cursos online, sino también en las aulas universitarias. Yo creo que no, creo que para cierto tipo de enseñanzas la masificación no supone ningún perjuicio. Para conocer el ciclo de Krebs basta incluso la Wikipedia, y para que te orienten en el estudio de la Bioquímica, y te digan que hay algo muy importante para la vida que se llama “potenciales electroquímicos”, un MOOC puede cumplir perfectamente esa función.

    La segunda cuestión es, ¿cuál es la función de la universidad? Si dejamos a un lado cosas tales como las prácticas de laboratorio (algo que no existe en todas las carreras), su función consiste en dar títulos que acrediten los conocimientos adquiridos.

    Sí, ya sé, todo esto es muy herético. Estoy diciendo que para ciertas enseñanzas la masificación no es mala, y que lo importante es el título. Pero es que ahí es precisamente donde veo el valor disruptivo de los MOOC. Como toda disrupción, para aprovecharla requiere un cierto cambio en la forma de pensar.

    • Gorki - 10 septiembre 2015 - 17:43

      ¿cuál es la función de la universidad? … su función consiste en dar títulos que acrediten los conocimientos adquiridos.

      Muy cierto que dices, lo que yo me pregunto es si con la masificación, no se ha perdido esa función principal de la Universidad. ¿Por qué los médicos tiene que hacer el MIR después de tener el título?, ¿Por qué casi todos los licenciados tienen que trabajar como becarios para aprender el oficio, o apuntarse a un “master”?

      Uno se pregunta si hoy la Universidad, sabe cumplir con su función, o se ha transformado en una expendedora de títulos, que no acreditan que su propietarios tengan los conocimientos que indica la titulación.

      • Krigan - 10 septiembre 2015 - 19:09

        El caso del MIR es un poco diferente, dado que se usa para la especialización.

        Hay un 90% de abandono en los MOOC, pero no lo veo preocupante. A fin de cuentas, puede que muchos alumnos tan solo busquen adquirir algunos conocimientos sobre una materia que les interesa personalmente, sin ninguna finalidad profesional, y eso es bueno, por más que también se pueda hacer leyendo un buen libro que trate ese tema. Pero no es la finalidad de un MOOC.

        Entiendo que la finalidad de un MOOC es que el alumno acabe teniendo un determinado nivel de conocimientos sobre una materia, y profesionalmente eso implica un título que lo acredite.

        Pero eso no significa que cualquier materia pueda enseñarse en un MOOC. Ya puse el ejemplo de las prácticas de laboratorio, y añado ahora otro: un curso de negociación. También en eso he sido alumno, y creo que sería un desastre pretender darlo como MOOC.

        Ahora bien, ¿las clases “teóricas” de Química? ¿la historia de la Filosofía? ¿el lenguaje C? ¿De verdad es necesario que para aprender eso obliguemos a los alumnos a ir a un determinado aula (que tal vez esté a cientos de kilómetros de donde viven) a una hora determinada? ¿Y encima tener que pagar los costes de todo eso?

        Los MOOC son útiles (incluso revolucionarios) si los consideramos como parte del conjunto del sistema educativo. Es decir, ya has pasado la enseñanza primaria (niños) y secundaria (adolescentes), ya eres un adulto, y para estudiar la carrera de Químicas, además del MOOC, tan solo tendrías que ir a las prácticas de laboratorio, tal vez solo un par de meses al año, o tal vez todas las prácticas de la carrera en un mismo año. Por supuesto también puede haber luego prácticas en empresa. Y el título debería abarcarlo todo, MOOC y no MOOC.

        Incluso la celebración de exámenes puede estar descentralizada. Para un examen se necesita solo un vigilante, no un profesor, y ni siquiera es necesario que todos los alumnos que se están examinando en una sala sean de la misma asignatura ni de la misma carrera.

        Esto es darle la vuelta a la enseñanza para adultos, es pura disrupción. Pero seguimos pensando que la masificación es mala, malísima, que cada alumno adulto debería recibir una atención personalizada e interactiva, para todas las materias. Seguimos negándonos a adoptar las ventajas que puede darnos la tecnología en la educación, allí donde sea pertinente.

        • César Meza - 11 septiembre 2015 - 07:53

          Muy de acuerdo con muchos de tus comentarios Krigan. Los MOOCs como otras innovaciones disruptivas están aún en etapa de ajuste entre la oferta y la demanda. Es decir, los académicos creen que mucha de la metodología offline funciona online. Los estudiantes no toleran esa metodología de aprendizaje y solo se enfocan en lo relevante o se aburren o se vuelve tedioso.

          Los MOOCs no reemplazaran las universidades y escuelas de negocios, estas deben reinventar su modelo de negocio (aunque no comparta el término en educación), solo eso. Los SPOCs son una primera derivada de una disrupcion que favorece a todos.

  • #022
    Julio2 - 11 septiembre 2015 - 00:13

    No es sólo cuestión de los MOOC. En Australia se está llevando a cabo una experiencia piloto para sustituir a profesores por robots físicos:

    http://timesofindia.indiatimes.com/world/rest-of-world/Robots-to-attend-school-in-Australia/articleshow/48500482.cms

    Lo que nos vamos a reír en un años cuando la sustitución les llegue también los profetas de la “disrupción”. :)

    • Krigan - 11 septiembre 2015 - 03:47

      Pues en ese artículo no pone eso, no dice que los robots vayan a sustituir a los profesores.

      • Julio2 - 11 septiembre 2015 - 04:28

        Sí, de momento se mantienen los profesores para vigilar la experiencia. Pero ya todos sabemos cuál es el final de todo esto (MOOC + AI). Si se puede hacer, se hará.

  • #025
    Emilio Marquez - 12 septiembre 2015 - 00:08

    Los MOOCs no son un elemento disruptivo pero si significan una oportunidad única para llevar materias educativas a una masa social inmensa que no podía disfrutar de opciones tan viables y sencillas.
    Es más, los alumnos que empiezan con MOOCs, es muy posible que pronto requieran mejor y más intensiva educación y eso es bueno para todos los actores del sistema.

  • #026
    Eduardo Reyes - 13 septiembre 2015 - 18:57

    Si son masivos, en pocos años casi toda persona de cierto nivel educativo habrá hecho algunos MOOC, y quien no lo haya hecho se verá como alguien poco interesado en su formación, o con poca iniciativa, o que no es capaz de aprender algo si no hay una persona pendiente de que trabaje / estudie.

    No importa si hay motivos objetivos para considerar a los MOOC una disrupción, sino que mucha gente lo va a percibir así en pocos años. Mejor prepararse.

    • Enrique Dans - 13 septiembre 2015 - 19:05

      Y un 90% de los que lo hayan intentado no lo habrán conseguido terminar, y lo recordarán como una experiencia frustrante y decepcionante. Repito lo comentado en el artículo original: deseo intensamente que la disrupción llegue al mundo de la educación, y dudo que nadie me pueda considerar un descreído de la tecnología o de la red. Pero tengo muy serias dudas de que los MOOC sean el camino.

  • #028
    Ale - 7 octubre 2015 - 00:45

    He tenido experiencia en Coursera, en CodeAcademy y en Video2Brain, y la verdad es que en ocasiones echas en falta la interacción. En algunos casos envío un formulario con dudas e incluso con alguna corrección, pero el proceso se hace largo y se pierde el interés de lo comentado.

    Es muy interesante esto de los MOOC, pero es cierto que por el momento no han cambiado la escena de la educación. Sólo han ampliado el abanico. Que, si lo pensamos bien, quizás es masificar lo mal que ya está la educación.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados