La responsabilidad de abrir un país a la tecnología

Narendra D. Modi by Narendra Modi (CC BY)Si alguien es capaz de entender la importancia y la responsabilidad de abrir todo un país a la tecnología, ese parece ser Narendra Modi, el primer ministro indio.

Desde su llegada al cargo, Modi se ha embarcado en una cruzada de modernización del gobierno y de las infraestructuras, que incluye una fortísima reducción de la burocracia y un incremento de la inversión extranjera directa en el país. Ahora, tras su último viaje a Silicon Valley, el primer ministro ha logrado situar a India como el país más interesante y atractivo para las compañías tecnológicas, por encima de China. Tres factores fundamentales: dividendo demográfico, una estructura democrática consolidada, y una fuerte base de demanda, a los que se une una vocación gubernamental inequívoca hacia la desregulación.

Un primer ministro preparado para encontrarse con líderes de compañías tecnológicas y hablar con ellos en su lenguaje – y no nos referimos únicamente al hecho de hablar en inglés, que obviamente también tiene su importancia. Se trata de desplegar propuestas de valor interesantes y de convertirse en un aliado que entiende lo que el progreso tecnológico puede ofrecer a su país, en lugar de presentarse como enemigo dispuesto a defender a lobbies trasnochados y a tratar de evitar de todas las maneras posibles que el progreso siga su curso.

Una persona que entiende la pujanza de la comunidad india en Silicon Valley, y que es capaz de convocarlos, reunirse con ellos, y convencerlos acerca de la importancia de devolver a su país una parte del valor que originalmente obtuvieron de él. De hacer que se den cuenta de que el inmenso mercado de más de 230 millones de usuarios de internet tiene no solo mucho que ofrecer, sino también mucho que ganar de la expansión y popularización del uso de la tecnología en términos de productividad y generación de valor.

Con 65 años y con una educación y un perfil no especialmente afines a la tecnología, Modi es un caso claro de persona que ha sabido entender la propuesta de valor que supone invertir en progreso y en comunicación con los ciudadanos. Su uso de los medios sociales le ha llevado a ejercer un liderazgo basado en la proximidad y las redes sociales, a convertirse en el segundo líder mundial más popular en Twitter, con más de quince millones de seguidores, o a ser el primer líder que decidió interactuar directamente con sus ciudadanos en el año 2012 utilizando los hangouts de Google. Ahora, Modi ha conseguido ser el personaje de moda entre los líderes de las empresas tecnológicas de Silicon Valley, el que sintoniza realmente con ellos, y el que es capaz de convertir en realidad iniciativas como la de convencer a Google para que invierta en ofrecer conectividad WiFi en más de cuatrocientas estaciones de tren a lo largo de todo el país.

Tras su primer año de mandato, la popularidad de Modi supera el 87%, con un 68% de los ciudadanos que le otorgan una calificación muy favorable y un impresionante 93% que aprueba la gestión de su gobierno. No, la visión tecnológica no es obviamente la única responsable de estas percepciones tan positivas. Pero sin duda, tiene mucho que ver.

No, España no es la India, hablamos obviamente de países muy diferentes, en muchísimos sentidos. España supera a India en renta per capita, en infraestructuras, en tasa de alfabetización y en muchos factores más. Pero precisamente por eso, la comparación de Narendra Modi con el insulso individuo analfabeto tecnológico e incapaz de manejar un ordenador que habita, esperemos que no por mucho tiempo, en el madrileño palacio de La Moncloa es de las que duelen de verdad. Por sus actos los conoceréis: mientras la India de Modi está logrando convertirse en un país atractivo para la inversión tecnológica y con posibilidades de progreso notables derivadas de la popularización de su uso, la España de Rajoy ha conseguido el dudoso honor de acuñar una reputación de hostilidad hacia la tecnología, el país de la tasa Google, de la ley Sinde, de la expulsión de Uber o del impuesto al sol, por citar solo algunos casos. ¿Alguien es capaz de imaginarse una conversación entre Mark Zuckerberg, Larry Page, Jimmy Wales, Satya Nadella o cualquier otro líder tecnológico con Mariano Rajoy? ¿Es de verdad tanto pedir que un gobernante sea capaz de entender la importancia de la tecnología en el panorama actual, o pueda mantener una conversación con el fundador de una empresa tecnológica sin hacer ostensiblemente el ridículo? 

No me lo parece. O no debería ser así. 

 

This article is also available in English in my Medium page, “Leaders must open their countries to technology

22 comentarios

  • #001
    Esteban - 28 Septiembre 2015 - 18:50

    Y como la ley Sinde es de Zapatero, y además Zapatero tampoco hablaba inglés, la solución no va a ser cuestión de ideologías.

    • Jose Luis - 29 Septiembre 2015 - 08:52

      el articulo habla en ningún momento de ideologías, si no de total falta sensibilidad en temas tecnológicos, y por supuesto en este y otros muchísimos temas el PPsoe i PPoe son idénticos.

  • #003
    Alvaro - 28 Septiembre 2015 - 18:58

    Estoy de acuerdo

  • #004
    Alejandro Hellín - 28 Septiembre 2015 - 20:10

    Es apabullante, incluso vergonzoso, ver tanto sitio web público pululando por ahí sin orden ni concierto, con sinfín de enlaces que llevan a ninguna parte, con demasiado autobombo y con apenas información útil de verdad. ¿Alguien abordará algún día una administración electrónica unificada y útil de verdad? Supongo que cuando los políticos maduren en tecnología y entiendan su verdadera utilidad para llegar de forma directa y eficiente al ciudadano y el ahorro que ello conlleva para todos.

  • #005
    Gorki - 28 Septiembre 2015 - 20:28

    Sin dudar de lo que dices, en la India no todo va bien, hay cosas que no avanzan e incluso retroceden. Por ejemplo ha aparecido una creciente xenofobia que hace difícil a los europeos habitar en la India, de los problemas que hablo tengo información de primera mano.

    Sin dudar de las buenas intenciones y acertadas políticas que pueda intentar aplicar su jefe de gobierno, lo cierto es que India puede ser un país donde abundan practicas no solo retrasadas, sino recuperadas de la época medieval.

    No digo que esto pase en TODA la India, pero pasa en bastantes lugares. Ha habido como un contagio del integrismo árabe y muchos de los hindúes de diferentes etnias y partes del país, se han hecho fanáticos religiosos, con todo lo que eso comporta.

    Esas cosas, frenan las buenas intenciones que pueda tener, (no lo dudo), su principal dirigente. Será difícil que hindúes acostumbrados a vivir en Silicon Valley, quieran volver a vivir en la India y menos aun si se han casado con una mujer nacida en California. Es difícil que tu mujer quiera vivir en un país un consejo tribal, pueda condenarte a ser violada y caminar desnuda.
    ,

  • #006
    marcos - 28 Septiembre 2015 - 23:13

    El mercado de dos centenares largo de millones de personas es mucho más atractivo para Silicon Valley que el escaso medio centenar de millones de personas de España. El que habita en la Moncloa es el menor de los problemas ¡y lo sabes!. En España somos cada vez más comercializadores y menor capaces de desarrollar algo. O sea que somos un mercadito. Un palito de la E en lo del EMEA. Un factor diferencial podría ser el turismo aunque por ahora es una industria de márgenes, muy pequeños, muy estacional y sin opciones a la repetición. Cada vez que me meto en brilliant.org me encuentro con todos los estudiantes de la India, que, si son buenos, saben que acabarán en el Silicon Valley.

    • Jose Luis - 29 Septiembre 2015 - 11:25

      A vuelas con “la España de los camareros”.
      Vivimos en un sistema económico financiero, actualmente muy por encima del sector de servicios
      Si queremos oportunidades e inversión, debemos generar expectativas.
      Mientras tanto seguimos “exportando”, y yo diría expulsando, el talento emprendedor y tecnológico.

      • Javier - 29 Septiembre 2015 - 17:43

        Talento emprendedor ?

        Si el n 80% del talento español solo quiere ser funcionario de alto rango !

        • Bar-cenas - 30 Septiembre 2015 - 00:01

          esta “estadística” parte precisamente de los telediarios controlados los funcionarios de alto rango que componen gobierno, pero sus señorías no son el 80% de los españoles, ni tampoco son precisamente talentosos ni emprendedores.

  • #010
    David - 28 Septiembre 2015 - 23:50

    Con todos sus problemas, la India ha enviado una sonda a Marte y a un coste mucho menor que otras agencias. Creo que debería haberse mencionado algo así en este artículo.

    • Gorki - 29 Septiembre 2015 - 00:45

      Cierto y ademas tiene la bomba atomica, otro logro

  • #012
    Perico Palotes - 29 Septiembre 2015 - 00:59

    Hombre, Enrique, nadie pone en duda la torpeza tecnológica y de política tecnológica de Rajoy y de muchos otros políticos, estatales, autonómicos y locales, pero me parece a mí que no fue Rajoy, ni ‘la España de Rajoy’ quien expulsó a UBER, sino un juez profesional e independiente, con quien podrás estar de acuerdo o no, que se limitó a dictar unas medidas cautelares (y por tanto provisionales) aplicando su recto criterio y la legalidad vigente, algo que a muchos ciudadanos les parece lógico y saludable que sea así…

    A muchos nos parece, y no solo al juez en cuestión, que ‘prima facie’ UBER no cumple (o podría no cumplir) los requisitos legales exigibles para iniciar y desarrollar su negocio en España tal y como parece que quería iniciarlo y desarrollarlo.

    Afortunadamente, en España y en la UE hay sobrados medios para poder corregir un posible error judicial y UBER dispone de sobrados recursos financieros para defender sus derechos e intereses: tan solo debe demostrar ante una u otra instancia judicial española, europea o internacional que su modelo de negocio se adecúa a la legalidad vigente. Es decir, lo mismo que tenemos que hacer los demás ciudadanos y empresas cuando nos creemos con derecho a algo y nos lo deniegan (por ejemplo, una licencia de obra o de actividad, una pensión o un sueldo).

    Lo que Rajoy y ‘la España de Rajoy’ (y la de Zapatero) debieron hacer no es algo tan tonto como ‘inventarse’ la tasa google sino, por ejemplo, poner los medios para que google y otras empresas tecnológicas tributen en España con arreglo a la actividad y los beneficios REALES que obtenga aquí. Y, por supuesto, someterlas a la misma disciplina y control laboral y administrativo que a los demás ciudadanos y empresas. ¿O es que el hecho de que una empresa sea ‘tecnológica’ la exime del cumplimiento de la Ley?

    Otra cosa, diferente, es que la Ley pueda y deba ser modificada para adecuarla a la realidad social y a los avances tecnológicos. Así lo hicimos cuando pasamos de los carros de bueyes (en mi juventud me topé con muchos en las carreteras gallegas) o de las diligencias al automóvil, y así seguiremos haciendolo, ineludiblemente, aunque eso pueda perjudicar a algunos .o beneficiar a unos más que a otros. Y gracias a UBER quizás se acelerará el proceso para adecuar la Ley a la realidad social y a los avances tecnológicos, es decir, a los nuevos tiempos (no sé si a gusto de UBER, eso se lo dejo a los futurologos).

    • Enrique Dans - 29 Septiembre 2015 - 07:46

      No, no es así. La imagen del país en estos temas está fuertemente influenciada por su gobierno. En el caso de Uber, India también prohibió a Uber y por un tema mucho más grave, una violación y la evidencia de que aunque la compañía intentaba comprobar los antecedentes de sus conductores, en India era imposible hacerlo de manera fiable. Pero ante un cambio introducido por la compañía, un botón de pánico, la legislación se flexibilizó para que la compañía pudiese volver a operar, entre otras cosas porque se entendía que no hacerlo así suponía un perjuicio para los turistas y viajeros de negocios en el país. El resultado fue un período de menos de dos meses de inactividad. En España, el gobierno está encantado con la prohibición, no ha movido un dedo para cambiar nada, y prefiere no tener líos con los taxistas.

      El caso de Google es aún peor. En ningún momento tuvo absolutamente nada que ver con los impuestos que la compañía paga o deja de pagar (en eso se atiene a la ley y punto). La Google Tax tiene que ver con la libertad de información y con comprar a los periódicos para que traten bien al gobierno a cambio de hostigar a Google, pretender extorsionarla aunque por el camino se ponga en cuestión todo el modelo y la arquitectura de información de internet en su conjunto, y prometer a los periódicos unos ingresos provenientes de esa extorsión a Google. Es tan duro como eso. Un gobierno mafioso, para el que vale todo con tal de conseguir que los medios no le den caña de cara a las próximas elecciones. Alucinante.

      Lo del impuesto al sol no hace falta comentarlo: pura corrupción a favor de las eléctricas a cambio de que proporcionen retiros dorados a los ministros del ramo. El que paga, legisla. Parecemos el África de los años ’70.

      Como ves, poco que ver con los impuestos, y mucho con la corrupción, el inmovilismo, la irresponsabilidad y la incultura tecnológica.

      • Antonio Castro - 29 Septiembre 2015 - 08:56

        Con Zapatero tuvimos otro caso de incompetencia con rasgos de osadía imprudente. En el caso de Rajoy la corrupción, el inmovilismo, la irresponsabilidad y la incultura tecnológica, son tendencias que se han consolidado por la incompetencia de Rajoy y parte de su equipo y por una cobardía que le ha llevado al inmovilismo. Ha dejado que los problemas más importantes del país se pudran, porque no se ha atrevido a enfrentarse a ellos.

        Sorpresa, el problema catalán y el de la corrupción no han desaparecido con la inacción. Incluso a Aznar se ha terminado dando cuenta de que la principal virtud de Rajoy que le hizo confiar en él y designarle como sucesor, fue la de ser un perfecto segundón lameculos.

        Me llama la atención que no mencionaras el tema del software libre porque viene siendo un tema muy importante en la India desde hace muchos años y actualmente India junto a Uruguay e Italia, son países que han apoyado al Software Libre dentro de sus respectivos gobiernos.

        El Software Libre, pese a no tener una capacidad directa de generación de beneficios económicos, es demasiado importante como para olvidarse de él. No solo es un tema técnico, es un tema cultural que tiene una poderosa capacidad educativa y que ayuda a percibir a la tecnología desde un enfoque menos comercial y más cercano al interés general.

        La importancia de la tecnología se ve más clara desde los puntos de vista del Software Libre.

        • Aqui - 29 Septiembre 2015 - 12:58

          Decir que el software libre no tiene capacidad directa para generar beneficios… Po r favor. Nginx, software libre para servidores, numero uno entre las 100.000 paginas mas visitadas de internet.

          • Antonio Castro - 29 Septiembre 2015 - 17:41

            No me dedico a montar servidores así que explicame una cosa ¿El negocio está en la venta del Software Libre o en los servicios que le acompañan?

      • Perico Palotes - 29 Septiembre 2015 - 21:51

        Totalmente de acuerdo: lo de la tasa google fue una fantochada y suprema estupidez; y lo del ‘impuesto al sol’, un absurdo.

        Sin embargo, lo de UBER…. no me parece a mí tan fantochada ni tan absurdo, y ello por las razones tan reiteradamente expuestas en los comentarios en tu blog.

        En definitiva, con las medidas cautelares se trata de evitar que UBER se ‘salte’ los requisitos legales exigibles para iniciar y desarrollar su negocio en España tal y como parece que quería iniciarlo y desarrollarlo. Y ya los tribunales, españoles o europeos, dictaminarán si los cumple o no.

        Parece ser que en Holanda UBER tmbién tuvo algunos problemillas y, recientemente, un gran problemon en Francia, en donde el Consejo Constitucional francés confirmó hoy la prohibición de UberPop, filial de bajo coste de la plataforma estadounidense de transporte Uber en Francia, tras rechazar un recurso presentado por esa compañía.

        Y parece ser que los responsables de UBER se sintieron un poco ‘decepcionados’ (supongo que lo mismo de decepcionados que yo cuando algún juzgado me tumba un pleito denengandome algo a lo que yo creía que tenía derecho…).

        Lo dicho: las tecnológicas también están (y deben estar) sujetas al imperio de la Ley y las decisiones de los tribunales.

        Y la Ley cambiará, sin duda, pero tal vez no al gusto de UBER: veremos cual es el siguiente capitulo…

        • Krigan - 1 Octubre 2015 - 12:05

          Pues a mí sí me parece ridículo. Es pretender mantener un sistema de licencias cerradas y tarifas reguladas. Punto final. Quita esas 2 aberraciones, y Uber no tendría ningún problema.

          En la India les preocupan (lógicamente) las violaciones. Aquí lo único que preocupa es el mantener a toda costa los privilegios del pasado.

          • JL - 1 Octubre 2015 - 12:53

            Bueno, y si quitamos los límites de velocidad ya no habría multas .. en Alemania hay autopistas en las que no existe…

            Se podrían hacer muchas mas comparaciones. Por supuesto, si nos ponemos a eliminar normas porque a algunos les parezcan absurdas o aberrantes podemos llegar a todas las tonterías que nos apetezca (horarios de cierres de discotecas, salarios mínimos, cotizaciones sociales… ¿seguimos?)

            Os empeñais en plantear el tema de UBER y otros como algo tecnológico, y no lo es.. UBER estan ilegal en España como el conductor que se pone en las salidas de los aeropuertos a ofrecer sus servicios de transporte.. Y no le hace falta tecnología,

  • #020
    Antiguo - 29 Septiembre 2015 - 11:48

    Te has olvidado del cuarto factor fundamental. Los sueldos de mierda y las condiciones infrahumanas de los trabajadores en la India. Mucho peores, y de largo, que en China. Por eso, y nada más, interesa la India a las grandes empresas tecnológicas, fabricación a punta pala y coste cercano a cero en mano de obra.

  • #021
    Ignacio Ros - 29 Septiembre 2015 - 11:58

    Mientras otros países buscan oportunidades y las potencian, en España a gastar energías con los nacionalismos, las subvenciones a los amigos de turno, las 17 legislaciones diferentes para cada comunidad y las mil y una trabas a los emprendedores. Solo con que nos dejaran en paz seria suficiente para avanzar.
    No es mucho pedir… o si?

  • #022
    Luis J. Salvatierra - 29 Septiembre 2015 - 18:34

    Claro que es importante abrir un país a la tecnología, pero no de manera indiscriminada y sin conocimiento. Lo que estás planteando y lo que está llevando a cabo Modi es abrir las puertas a una conquista tecnológica.

    Por supuesto que hay que promover el progreso tecnológico, sobretodo en I+D, pero permitir a compañías extranjeras controlar algo tan importante como las comunicaciones de un país, es un grave error. Cuando digo “controlar algo tan importante como las comunicaciones”, me refiero por ejemplo, a pedir a Google que ofrezca conectividad WiFi, Fibra, etc.

    No me puedo imaginar un escenario peor que permitir que tu país dependa de empresas como Google y muchas otras, por poner un ejemplo. Básicamente estás cediendo el control, con la falsa ilusión de que podrás limitar su poder con leyes.

    Las consecuencias de ceder la soberanía tecnológica de tu país pueden ser fatales a corto y largo plazo, en cuestiones de privacidad, educación e inversión tecnológica local.

    Lo que hay que promover es el progreso local, importando conocimiento, no cediendo el control.

    Un cordial saludo.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados