La información privilegiada cambia de escala

IMAGE: Andrew Grossman - 123RFAutoridades norteamericanas arrestan a nueve personas y acusan a un total de treinta y dos, incluidos varios ciudadanos ucranianos, por operar una red de intercambio de información privilegiada (insider trading) que obtenían mediante el acceso no autorizado a servidores de servicios de difusión de notas de prensa como PRNewswire, Marketwired y Business Wire mediante diversas técnicas, como la inyección SQL o los ataques de fuerza bruta

Este tipo de servicios son los que muchas empresas utilizan para distribuir al mercado noticias como reportes de resultados y otros anuncios con potencial trascendencia bursátil, una tarea que exige una coordinación muy rigurosa y un timing extremadamente delicado – como Twitter, entre muchas otras, sabe bien.

La red operaba como una empresa completamente constituida: obtenía información mediante el hackeo de los servidores de estas publicaciones – en algunos casos, esas intrusiones han tenido lugar de manera continuada durante más de cinco años – y proporcionaba un servicio a sus clientes a cambio de un pago establecido en función del rendimiento obtenido, que incluía servidores de acceso restringido con videotutoriales desarrollados para explicar los pormenores de su uso, un sistema para auditar el rendimiento, e incluso un servicio de atención al cliente. En total, más de 150.000 notas de prensa utilizadas para hacer transacciones en los mercados antes de que fuesen hechas públicas, y más de cien millones de dólares en beneficios obtenidos ilegalmente.

La operación se encuadra en toda una nueva manera de entender el uso de información privilegiada: tradicionalmente, hablábamos de una persona en una organización que podía tener acceso a decisiones tomadas en esa misma organización que pudiesen tener trascendencia bursátil sobre su cotización o la de otras compañías con las que tuviese relación. En un estadio superior, podíamos hablar de personas situadas en una posición que les permitiese obtener ese tipo de información de diferentes organizaciones – alguien trabajando en banca de inversión, en un analista o en una agencia de distribución de notas de prensa – que pudiese filtrar las noticias a las que tenía acceso antes de que alcanzasen la difusión pública. Ahora, hablamos ya del acceso directo y no autorizado a esos repositorios de información, con un incentivo muy elevado para ello, lo que nos lleva a que el problema se eleve potencialmente a una escala sin precedentes.

La mayoría de los delitos de uso de información privilegiada son identificados gracias a los algoritmos que la SEC tiene destinados a ello: cualquier patrón de incremento brusco en las transacciones de una compañía determinada en los momentos previos a la circulación de una información relevante puede lanzar las alarmas que ponen a un inversor en particular en el punto de mira, y que pueden terminar con un policía llamando a su puerta para demandar una explicación.

Habitualmente, este tipo de operaciones eran excepcionales, lo que llevaba a los implicados a tratar de maximizar el beneficio obtenido en ellas, y a poner sobre aviso a las autoridades al tratar de hacerlo. En un esquema como el comentado, sin embargo, hablamos de inversores que piensan que van a tener un suministro regular de este tipo de información, y que por tanto, pueden tratar de llevar a cabo estas operaciones en volúmenes que no resulten llamativos, tratando de poner en práctica una estrategia que evite llamar la atención y se base más en la sostenibilidad a largo plazo, o esquemas de distribución de la información entre más usuarios para dar lugar a patrones aparentemente más espontáneos.

Para los responsables de seguridad de este tipo de servicios, un verdadero problema: la evidencia de que existen enormes incentivos para tratar de acceder a sus servidores, y la definición de procedimientos de seguridad como una parte absolutamente fundamental y crítica de su negocio. Un delito de toda la vida, ecualizado para ponerlo al alcance de cualquiera – ya no necesitas amigos influyentes ni jugar al golf – y elevado a una escala sin precedentes debido a un desarrollo tecnológico que lo posibilita.

 

This article is also available in English in my Medium page, “Privileged information is no longer the preserve of the privileged

23 comentarios

  • #001
    Daniel - 12 agosto 2015 - 15:09

    La informacion debería de fluir libremente, no veo nada de malo en que quien tiene información valiosa la use en su beneficio para comprar y vender acciones cuando sepa que esa información va a tener un impacto en el mercado. Que organismos publicos como la SEC intenten poner puertas al campo es absurdo. Estas practicas han de legalizarse y permitirse, del mismo modo que si tu tienes un material valioso lo puedes vender en beneficio, porque no con una informacion? Deben de eliminarse este tipo de barreras y el mercado se regulará solo para seguramente no ser tan vulnerable a este tipo de informaciones.

    • Carlos - 12 agosto 2015 - 16:03

      Efectivamente. Si estas cosas ocurren precisamente se debe a lo hiperregulados que están los mercados bursátiles.

      Con tanta regulación ganan los “peces gordos” que tienen acceso a la información privilegiada y pierde el inversor minorista que es el último en recibir la información importante.

      • Krigan - 13 agosto 2015 - 00:52

        Normalmente, quienes tienen acceso a información privilegiada son los peces gordos. Por ejemplo, el presidente de una empresa que sabe que esta va a quebrar. ¿Le permitimos que venda sus acciones antes de anunciar la quiebra?

        • Carlos - 13 agosto 2015 - 23:33

          La bolsa es un cachondeo aunque los inversores sigan actuando como si fuera un mercado funcional y transparente. Ya tenemos un montón de regulaciones y sirven de muy poco; la información privilegiada se usa igualmente a pesar de las regulaciones.

          El supuesto que mencionas sería demasiado obvio como para hacerlo sin que se note, pero hay muchas maneras de utilizar la información privilegiada sin que nadie sospeche nada. Las regulaciones solamente sirven para dar trabajo a una legión de auditores y abogados que cuestan dinero y no producen nada útil.

          Si tuviesemos un mercado desregulado, todo el mundo sabría a qué atenerse y acabaríamos con toda esta hipocresía. Al que no le guste que no invierta; no es obligatorio. Las regulaciones evitan los pufos pequeños a costa de magnificar los grandes. ¿Sirvieron de algo las regulaciones con Enron, por ejemplo?

          • Krigan - 14 agosto 2015 - 11:16

            Si las empresas quisieran captar capital en mercados desregulados, lo podrían hacer fácilmente. Seguro que en los paraísos fiscales no hay apenas regulaciones sobre la compraventa de acciones. Pero donde van a cotizar es a bolsas de países fuertemente regulados, como la Bolsa de Nueva York.

            La razón es bien sencilla. Si quieres vender algo, necesitas que el comprador se fíe. Si el comprador no puede fiarse, entonces hay riesgo. O bien no hay venta, porque no se encuentra comprador, o bien el precio que obtendrá el vendedor será muy inferior, por el riesgo existente.

            Los de Enron fueron condenados. Para eso precisamente sirve una regulación, para que no se vayan de rositas. Desgraciadamente, también hay casos que no se les condena, pero la solución, obviamente , es perseguir mejor a los canallas, no el dejarlos a todos sin castigo.

          • Carlos - 14 agosto 2015 - 12:42

            Krigan, no puedo responderte a tu comentario (no se permite más anidamiento), así que respondo aquí.

            Las empresas ya quieren captar capital en mercados desregulados y hay inversores que están dispuestos a invertir en condiciones de menor o nula regulación. Un ejemplo claro es el crowdfunding. Son precisamente esos reguladores que tanto parecen gustarte los que ponen toda clase de trabas para que el crowdfunding no prospere. Por otro lado, vemos que las startups que van bien cada vez aplazan más la salida a bolsa; eso significa que les resulta suficiente con el capital que consiguen en un entorno de menor regulación. Estos dos temas han sido tratados repetidas veces en este blog.

            La bolsa regulada probablemente se mantiene no porque lo demanden los inversores, sino porque lo demandan todos los fondos de inversión, planes de pensiones, etc. que están jugando con el dinero de terceras personas y necesitan una excusa para cubrirse las espaldas cuando se equivocan eligiendo las inversiones. En el caso Enron, por mucha condena que hubiera, las regulaciones no evitaron ni repararon el daño. Y la respuesta de los reguladores fue (¡oh, sorpresa!) regular más (Sarbanes–Oxley Act).

            Por último, si realmente los inversores demandan regulación, yo sería el primero en aplaudir que las empresas adopten códigos de conducta o autoregulación voluntaria y se sometan a tribunales de arbitraje privados. Pero que no me intenten vender la regulación coerciva como algo bueno. Cuando algo es bueno, la gente lo compra de forma voluntaria, sin necesidad de usar la fuerza.

          • Krigan - 14 agosto 2015 - 14:23

            Carlos:

            Por supuesto, el crowdfunding debe seguir siendo algo “libre”, pero tiene características especiales que lo hacen muy diferente de una bolsa. No compras acciones de una empresa, sino que apuestas por un proyecto de producto. La cantidad que pone cada uno es pequeña, y el dinero se devuelve si no se obtiene el mínimo marcado. De hecho, en Kickstarter los creadores del proyecto no llegan a tener acceso al dinero si no se reúne el mínimo marcado antes de la fecha límite.

            Las startups siguen saliendo a bolsa, todas o casi todas ellas. También siguen en bolsa otras muchas que no son startups. A nadie le obligan a cotizar en bolsa, ni a invertir ahí. Es voluntario, y no veo que los participantes, ya sean compradores o vendedores, estén pidiendo un cambio en las reglas, ni aún mucho menos que haya menos reglas.

            De hecho, como ya apuntó el contertulio Yupi en este hilo, es una paradoja que ciertos señores quieran seguir realizando sus compraventas de acciones en un entorno regulado como es la bolsa, al tiempo que piden desregulación en otros mercados. En otras palabras, regulación cuando les interesa.

    • Yupi - 12 agosto 2015 - 16:25

      No es la bolsa el mayor exponente del pensamiento liberal? No estan “los mercados” en contra de la regulación? Entonces… por que sigue existiendo el concepto de informacion privilegiada? O es que el liberalismo solo gusta cuando te favorece?

      Totalmente de acuerdo en que se deberia legalizar

    • Krigan - 12 agosto 2015 - 23:13

      Vaya por delante que pienso que la bolsa no es nada más que un garito lleno de tahúres. Nunca he comprendido por qué la prensa le da tanta importancia a los índices bursátiles cuando habla de la economía de un país. Como indicador económico es un churro, es la cosa menos fiable que existe.

      Dicho esto, tu propuesta me parece excesiva incluso para el garito de tahúres. Pongamos un ejemplo: un presidente de una empresa acaba de recibir las últimas cifras. Comprende que la empresa está abocada a la quiebra. Tiene algunas (o muchas) acciones, y las vende antes de que nadie se entere de que la empresa va a quebrar. ¿Esto debería ser legal?

      En caso afirmativo, ¿qué me impide a mí vender cualquier cosa mía que yo sepa que tiene un defecto importante?

    • Lujan - 13 agosto 2015 - 01:54

      Pero es que el problema no está en que se liberalice la información privilegiada, sino en el método usado para obtenerla.

      Mientras esa información esté exclusivamente en poder de la empresa que la genera, es información no solo privilegiada, sino restringida y, por tanto, protegida. Esa información es privada, y no puede ser obtenida por quien no es su destinatario. Es más, incluso cuando esa información llegue a su destinatario seguiría siendo información privada (privilegiada o no), y usar cualquier método de [I]hacking[/I] físico o virtual para acceder a ella es delito.

      Básicamente, estás diciendo que se elimine el delito de espionaje. Y eso no puede ser.

      Lo que quizás no esté bien sea que esa información tenga que publicarse en un momento y lugar determinado. Pero es que esto entra también en la libertad de la empresa de publicar su información.

      El delito moral en sí no es hacer uso de la información privilegiada, sino obtenerla de manera ilegal.

    • Pablo Herreros - 13 agosto 2015 - 10:53

      ¿Que se debe permitir que un tío hackee un servidor donde duerme una noticia que se dará al día siguiente y sea esa persona la única que tenga la noticia antes que el resto del planeta? Es injusto que uno opere conociendo algo que aún es secreto y el resto de inversores vivan en la inopia. Igual que si quien invierte es el propio presidente de la empresa que sabe que al día siguiente anunciarán una noticia bomba. Es información privilegiada y hace daño a todos los que no la tienen, por lo que no tiene pies ni cabeza que se legalice.

      Dices que la información debería fluir libremente, y lo hace. El problema es que alguien opere con ella antes de que fluya para todos.

      • Daniel - 13 agosto 2015 - 17:25

        En eso se basa el libre mercado, siempre habra alquien a quien llegue antes los productos o la información que al resto. Porque tiene que llegar a todos a la vez? Es esto un sistema comunista? Si tengo una informacion valiosa y puedo usarla en mi beneficio porque ha de impedirmelo el estado? Economia planificada? Si no te gustan mis practicas no inviertas en mi empresa. Simplemente eso. Y si no se proteger mi información, pues lo mismo que si no se proteger mi musica para que me la descarguen. Menos tabues y mas dejar fluir la información, lo ideal es que toda la informacion de las empresas fuera publica.

  • #013
    Jacinto Martin-Prat - 13 agosto 2015 - 08:45

    Si es “privilegiada”,ya dice todo la palabra:Para unos pocos.:esos pocos suelen ser los Rato,Bárcenas y demás tropa,con la que se enriquecen y cachondean de las leyes que, su propio partido, crea para los demás ¿Ah es que además están en el Gobierno…Que mejor privi-legem:ley privada para “uno de los nuestros”?

  • #014
    Antonio Castro - 13 agosto 2015 - 13:13

    Parece que aquí el personal no sabe la importancia de la información privilegiada y cree que todo se puede compartir y que todo el mundo hará un buen uso de ella.

    Hay gente que por su profesión y sus contactos, le llegan noticias de posibles movimientos financieros antes de que ocurran, gente que está en posición de usar esa información para enriquecerse o compartirla con algún amigo, teniendo cuidado de que no haga compras de acciones que llamen demasiado la atención. Los hay.

    Que hay gente que vende esa información es tan normal como ilícito, incluso que exista toda una organización que use técnicas muy sofisticadas de espionaje para hacerse con esa información privilegiada, también es algo normal. Cuando más grande es el premio más se interesan los ladrones de información por conseguirla.

    Me parece algo que no se puede evitar. Tampoco creo que se puedan evitar los atracos a los bancos. Siempre habrá gente muy ingeniosa que use de su ingenio para delinquir.

    • Daniel - 13 agosto 2015 - 17:26

      Si esa información se pudiera vender o usar libremente sin barreras estatales, pues no habría ese tipo de problemas, es como cuando se prohibía el alcohol y había que usar mercados negros, esto lo mismo. Sí a la compraventa de información que tenga impacto bursátil, llámala privilegiada si quieres, siempre puedes comprar ese privilegio.

      • Antonio Castro - 13 agosto 2015 - 20:10

        Pero hombre, para usar en provecho propio la información privilegiada que uno mismo consigue, hace falta ser muy tonto, y para ofrecer un precio público por ella, más todavía. Esa información se vende en el mercado negro y en círculos de confianza.

  • #017
    Pedro Torres - 13 agosto 2015 - 13:41

    Insider information en España se traduce en que un ladrón como Rato, que aspiro a gobernar España, se reúna con el ministro del Interior para hablar de temas “personales”.

    Y en USA 3/4 de lo mismo, que a Wall Street le dieron un millón de millones por su cara bonita.

    El “insider trading” que define la realidad es el de “la CASTA”. Cuatro ucranianos inyectando SSL es una anécdota.

    Recordad la “estafa” que fue ENRON y se llevo por delante a uno de los 5 grandes controladores, la auditoria Arthur Andersen.

    Millones de inversores operando en un mar de mierda, pues solo se dan cuenta que flotan.

    La mediocridad es donde esta la productividad. El tener “FE” es muy productivo, pues te ahorras el gran esfuerzo de tomar un decisión de manera objetiva, valorando cientos de variables y posibilidades.

    En YES, MINISTER!, una desternillante serie británica que parodia al “establishment”, las corruptelas no se pagan con dinero sino con información. “Insider Trading” es la corrupción de los listos, no como Rajoy “el de los sobres”.

    • Endernoi - 13 agosto 2015 - 16:07

      Tienes más razón que un santo.

  • #019
    Gonzalo - 13 agosto 2015 - 22:58

    “cualquier patrón de incremento brusco en las transacciones de una compañía determinada en los momentos previos a la circulación de una información relevante puede lanzar las alarmas que ponen a un inversor en particular en el punto de mira” yendo un paso más, me pregunto si es posible culparle con un argumento tan endeble, por supuesto que es sospechoso, pero me parece súmamente difícil probar que “contaba con información privilegiada” me gustaría conocer algún caso concreto y trascendente que haya sentado jurisprudencia

  • #020
    Nagult - 14 agosto 2015 - 10:19

    Para los que se sienten orgullosos de ser liberales, no sé como se sentirían si se compran un yate (digo yate ya que presupongo por sus comentarios que tienen mucho más dinero que yo, si escribiera para alguien como yo podría una bicicleta), que tiene un aspecto formidable, que va a ser la envidia de sus conocidos y socios a los que quieran impresionar y aunque el precio es alto, lo consideran una ganga pq es un 10% más barato que cosas similares que han visto en el mercado. En el primer viaje que hacen con el yate y para el que han invitado a importantes clientes para cerrar negocios, el, en apariencia, impresionante yate se hunde (vaya vergüenza, daño a su imagen y a su bolsillo dada toda la situación). Al recuperar los restos y evaluarlos se dan cuenta de que el barco no valía nada, estaba en las últimas y tenía graves problemas, simplemente lo habían maqueado para colocárselo. ¿No creen que tienen derecho a recuperar su dinero? ¿No creen que debían haber sido informados del estado real de lo que compran? ¿o siguen pensando que en esta vida todo vale?. Cuando invertimos (o desinvertimos) en bolsa estamos comprando participaciones en una empresa y además vamos a asumir la responsabilidad legal de esa participación de la empresa, con lo que creo que tenemos derecho a saber que estamos comprando o vendiendo y que no nos timen.

    • daniel - 15 agosto 2015 - 19:13

      Para un yate te darán unas garantías como para cualquie producto, unas acciones hasta donde yo se no hay porque dar garantía, compras a tu propio riesgo, y si no crees que sean fiables, simplemente no las compres. libertad ante todo.

      • Krigan - 15 agosto 2015 - 23:44

        En unas acciones, la garantía es la regulación. Si no quieres comprar acciones en bolsa, no las compres. Libertad ante todo.

        • daniel - 16 agosto 2015 - 05:03

          Cuando me des acciones con una garantía de subida de 2 años avisame que las compro. lo que hay que leer… confundir una garantía de un producto de consumo con una regulación hiperintrusiva que se ha demostrado ineficaz puesto que nos ha sumido en la crisis actual , que mania teneis algunos con querer regularlo todo y poner puertas al campo, parece que n habeis entendido nada de la sociedad del conocimiento y la información. toda informacion que pueda tener algun tipo de valor va a venderse o utilizarse si o si, por mucho qeu se regule en su contra. no se puede luchar contra los elementos ni debe el estado entrometerse hasta tal punto.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados