Aplicaciones y viralidad: un ejemplo práctico

How-old.netSi a estas alturas aún no has probado a meter una fotografía tuya en How-Old.net, la aplicación de Microsoft que evalúa tu edad mediante tecnologías como el reconocimiento facial y la determinación de género, debes de ser de los pocos que quedan por hacerlo: la página, lanzada el pasado 29 de abril, ha experimentado una difusión viral impresionante fundamentalmente a lo largo de la semana pasada, hasta alcanzar picos de más de setecientos usuarios concurrentes.

No seas suspicaz: pese a las sospechas iniciales, la compañía ha confirmado que la página no almacena ni comparte imágenes ni información personal de ningún tipo. La aplicación es fundamentalmente una prueba de concepto que trata de ilustrar cómo dos desarrolladores pueden crear algo así en menos de un día utilizando Azure. No es especialmente sorprendente desde el punto de vista técnico: aplicaciones similares tuvieron su momento de gloria hace tres años o incluso antes, y ni siquiera es demasiado precisa (a mí me quita cuatro años, a pesar de las abundantes canas :-) pero nos ofrece la posibilidad de obtener una mirada muy interesante desde dentro gracias a la información publicada hasta el momento:

  • Los creadores de la aplicación, Corom Thompson y Santosh Balasubramanian, ingenieros de information management y machine learning, comparten su experiencia en su blog. Esperaban tener unos cincuenta usuarios, y en el momento de escribir su entrada llevaban más de treinta y cinco mil.
  • Eason Wang, Senior Program Manager de Bing, publica en Quora y Forbes un artículo muy interesante sobre el funcionamiento de la aplicación gracias al motor de interpretación de imágenes y reconocimiento de voz utilizado en las búsquedas de Bing y ahora con una API abierta a desarrolladores, y referencia otro artículo sobre los progresos de esta tecnología.
  • Además, publica un artículo en Medium sobre las diez razones que, a su juicio, determinaron el comportamiento viral de la difusión de la aplicación: muy fácil de usar, apela al narcisismo de los usuarios, genera sentimientos divertidos o de asombro, da lugar a una imagen para compartir o una historia que contar, tiene un buen hashtag y dirección web, es simple y hace una sola cosa, no tiene barreras de lenguaje e inició su popularización mediante el envío de un grupo de fans entusiastas (empleados de la propia Microsoft). Sin duda razones muy interesantes que añado a las cosas que cuento a mis alumnos cuando analizamos este tipo de fenómenos: la viralidad sigue sin ser un concepto que exista y se pueda definir como tal y sigue siendo más algo que simplemente ocurre bajo determinadas circunstancias, pero entender esas circunstancias es algo que definitivamente ayuda a la hora de tratar de buscarla.
  • Y finalmente, Andrej Karpathy, estudiante doctoral de machine learning en Stanford, escribe otra interesantísima entrada en su blog explicando lo lejos que estamos aún de que las aplicaciones de visión computerizada se conviertan en realmente inteligentes.

Toda una oportunidad para entender lo que hay detrás del desarrollo de estas tecnologías, y para familiarizarnos con el análisis de los procesos de difusión viral. Si habías visto pasar el meme en cuestión y no te habías detenido a analizarlo, seguro que tu perspectiva se amplía después de leer estos artículos.

 

This article is also available in English in my Medium page, “Applications and virality: a practical example

8 comentarios

  • #001
    Gorki - 9 mayo 2015 - 18:35

    Conseguir la viralidad

    Conseguir viralidad es el deseo no confesado de cualquier campaña de publicidad y hay algunas como las basadas en Marketing de Guerrillas, en las que reside su única `posibilidad de éxito. Sin embargo la baza principal es la absoluta originalidad del concepto, algo que es muy difícil de tener.

    Si mañana aparece otra web que te calcula la edad viendo una fotografía, aunque sea mucho más precisa y perfecta que la actual en todo y siga cumpliendo con las premisas que indicas:
    “… muy fácil de usar, apela al narcisismo de los usuarios, genera sentimientos divertidos o de asombro, da lugar a una imagen para compartir o una historia que contar, tiene un buen hashtag y dirección web, es simple y hace una sola cosa, no tiene barreras de lenguaje e inició su popularización mediante el envío de un grupo de fans entusiastas (empleados de la propia Microsoft)…
    no tendrá éxito, pues ha perdido el más importante atributo, el aroma de la “virginidad de la idea”

    Reconocimiento facial

    Me asustan los avances en este área, pues es el´bastión a derrotar para acabar con la privacidad al 100%, Basta con poner una cámara en cada semáforo, para saber donde andas y hacia donde vas en cada momento.

    La ventaja hasta el momento es que el control se hacía sobre interfaces que indicaban a su propietario, la matrícula del automóvil, la tarjeta de crédito, el Smartphone, la cuenta corriente, pero no directamente al propietario. Basta que el usuario de la interfase no sea el autentico propietario, (conducir el coche de un familiar, utilizar la tarjeta de crédito de la pareja, llevar el smartphone a nombre de un vagabundo, o utilizar una cuenta de crédito conjunta de varias personas), para que resulte complicado y confuso, aplicar un hecho concreto, (entrar en una autopista, hacer una compra, pasear por la calle, o sacar dinero de un cajero), a un determinado sujeto.

    Pero la interface es la propia cara, esto no va a ser posible en el futuro, salvo que todos nos pongamos de acuerdo para llevar permanentemente en el futuro la máscara de Guy Fawkes, algo que no descarto del todo. http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/b/b0/Anonymous_at_Scientology_in_Los_Angeles.jpg/525px-Anonymous_at_Scientology_in_Los_Angeles.jpg

  • #002
    acerswap - 10 mayo 2015 - 00:57

    A mi me bajo de los 34 a los 24 años. Tanta precisión como prometen no es real.

    • Enrique Dans - 10 mayo 2015 - 13:12

      No prometen ninguna precisión. Precisamente lo contrario. Mírate lo que pone justo debajo de la foto. Repito lo que dije en la entrada: es una simple prueba de concepto de cómo desarrollar y desplegar una app en un día mediante Azure, eso es todo.

      • acerswap - 10 mayo 2015 - 13:46

        No, si como prueba de concepto está bien, pero se supone que tiene que dar resultados que se acerquen a la realidad. Yo también puedo hacer una web que afirme calcular tu coeficiente intelectual y hacerla en base a un generador de numeros aleatorios.

  • #005
    Gonzalo - 10 mayo 2015 - 18:37

    Para una misma persona (con diferentes imágenes tomadas en el mismo tiempo) suele dar entre 24 y 37 años. El margen de error puede ser grande… La herramienta se hizo viral por lo fácil de usar y porque apela al narcisismo como decís Enrique, pero creo que los algoritmos de son muy perfeccionables. Poco cuesta agregar unas lineas de código para determinar si la imagen es de muy baja resolución y en base a eso decidir mostrar entre un rango posible en vez de una edad determinada….

  • #006
    Grapa - 10 mayo 2015 - 19:27

    Gorki, cuando hablas de poner el smartphone a nombre de un vagabundo, ¿te refieres a utilizar como testaferro a una persona vulnerable e indefensa?

  • #007
    Alberto Lozano - 12 mayo 2015 - 08:57

    Enrique, me has alegrado el día con ese enlace que no conocía.
    Ha convertido mis 68 años en unos estupendos 45.
    Nunca me había sentido tan joven :)

  • #008
    Isaac - 15 mayo 2015 - 09:36

    Entre las 10 razones falta poder regoderate con (con mayor o menor humor o malicia) de que tus amigos y amigas han envejecido peor que tú.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados