Entre unicornios y burbujas

Unicorn in bubbleEs sin duda una de las grandes discusiones del momento: la aparición de más y más de los llamados unicornios, compañías cuya valoración supera el billón americano, los mil millones de dólares – o incluso los llamados “decacornios”, que superan los diez mil millones – y hasta qué punto suponen este tipo de valoraciones la llegada de una nueva burbuja especulativa o no.

La revista Fortune mantiene actualizado un listado de unicornios que, a día de hoy contiene unas ochenta compañías (“decacornios”, lógicamente, hay menos, y son los sospechosos habituales que suenan a todos, los Airbnb, Dropbox, Pinterest, Snapchat o Uber, todos ellos con estratosféricas valoraciones de varias decenas de miles de millones) pero que contiene muchas compañías que posiblemente no nos suenen a pesar de su valoración, y que crece con una buena velocidad. Y es precisamente esa evolución rápida, esa profusión de rondas de financiación con importes cada vez más elevados, la que ha llevado a dos directivos de Manhattan Venture Partners, Max Wolff y Santosh Rao, a afirmar en un polémico articulo en Venture Beat, titulado Bubble warning: High valuations and late-stage rounds tell of coming trouble, que estamos viviendo los síntomas inequívocos de la llegada de una nueva burbuja financiera: básicamente, que hemos entrado de manera forzada en un estadio de valoraciones calculadas mediante unas matemáticas perversas, una espiral alcista de la que los fondos de capital riesgo no pueden salir si no quieren quedarse fuera. Para los gestores de fondos de este tipo, lo fundamental es obtener una rotación de su capital adecuada, asociada preferentemente a un porcentaje lo más elevado posible de inversiones fructíferas, de manera que la inactividad, el quedarse fuera de todas las empresas que buscan fondos, es un parámetro difícil de manejar.

Pero como en todo debate, es importante balancear las visiones contrarias, que las hay. En un artículo con título muy gráfico, Bubble, my ass: some unicorns might be overvalued, but all dinosaurs gonna die, Dave McClure contrapone los unicornios con las empresas que califica como dinosaurios, y dibuja un panorama prácticamente apocalíptico en el que la mayoría de las grandes empresas cotizadas del S&P 500 sufrirán el impacto de la disrupción tecnológica a manos de unicornios financiados por fondos de capital riesgo, a menos que sean capaces o bien de innovar más rápidamente, o bien de adquirir a sus competidores en internet (lo que generaría una competencia por la adquisición que tendería a apreciar el valor de estos unicornios todavía más, si cabe).

La fotografía de McClure es especialmente cruel con esas grandes compañías, a las que acusa de no innovar, de tener graves problemas a la hora de captar y retener talento, y de no ser capaces de asimilar la importancia del marketing en internet. Así, sin entender la importancia del software ni la del nuevo marketing, esas compañías están en realidad convirtiéndose en vulnerables ante esos unicornios que, en cualquier momento, pueden llegar y, literalmente, robarles la merienda “a velocidad internet”, en menos de una década, mientras esas compañías – y el propio mercado – aún asumen que a esas compañías les quedan una media de quince o veinte años de tranquilidad (el PER medio del S&P 500).

Y ante ese posible escenario de disrupción a cinco o diez años vista, lo que el mercado está precisamente haciendo es desviar una parte muy significativa de su inversión hacia esas compañías unicornio o “decacornio” que generan valor con reglas muy distintas a las de sus contrapartidas clásicas, como bien dice Tom Goodwin, VP de Estrategia e Innovación de Havas Media, en su reciente artículo en TechCrunch titulado The battle is for the customer interface:

Uber, the world’s largest taxi company, owns no vehicles. Facebook, the world’s most popular media owner, creates no content. Alibaba, the most valuable retailer, has no inventory. And Airbnb, the world’s largest accommodation provider, owns no real estate. Something interesting is happening.

(Uber, la mayor compañía de taxis del mundo, no posee vehículos. Facebook, el propietario de los contenidos más populares del mundo, no crea ningún contenido. Alibaba, el minorista con una valoración más alta, no tiene inventario. Y Airbnb, el mayor proveedor de alojamiento, no tiene propiedades. Algo interesante está sucediendo).

Los escenarios, por tanto, parecen claros y bien definidos: o burbuja a punto de estallar, o inminente glaciación que se llevará por delante a todos los dinosaurios y los sustituirá por nuevos competidores. O los cuernos de los unicornios pinchan la burbuja, o los usan para empalar a las empresas “de toda la vida”. En cualquier de los dos casos, dan para que muchas personas pierdan el sueño… y algo más!

 

This article is also available in English in my Medium page, “Of unicorns and bubbles

18 comentarios

  • #001
    Victor - 13 abril 2015 - 17:38

    O lo más probable para mi, que la dinámica normal acabe con buena parte de ambos

  • #002
    Daniel Terán - 13 abril 2015 - 17:57

    Bueno, McClure y sus 500 startups viven de eso. Qué va a decir?

  • #003
    Gorki - 13 abril 2015 - 19:02

    Que los “dinosaurios” se están extinguiendo, no cabe duda, basta ver aquí http://es.wikipedia.org/wiki/IBEX_35 las empresas que han pasado por el IBEX 35 y ya no pertenecen a ese selectogrupo, estas empresa fueron en su día la flor y nata de los “dinosaurios” y las acciones más dinámicas y seguras y hoy o vegetan olvidadas, o en su mayoría han desaparecido bien absorbidas, bien por que han dejado de cotizar.

    Firmas como Acerinox, Agromán, Amper, Banco Central, Banco Hispano Americano, Banesto,
    CEPSA, Corporación Financiera Alba, Dragados, Ercros, Hidrocantábrico, Iberia, NH Hoteles,Portland Valderrivas, Prisa. Puleva, Sarrió, TPI (Páginas Amarillas), Telepizza, Terra Networks, Uralita, Urbis, Vocento, Zardoya Otis y Zeltia, demuestran que no hay empresa ni sector, que este al abrigo de los peligros financieros.

    Las empresas navegan en la cresta de la ola, no importa a velocidad que adquieran y el largo desplazamiento que hagan, siempre viven en un equilibrio precario, pese a lo que nos pueda parecer a los expectadores.

    En cuanto a los “unicornios”, lo tiene también mal, pues no viven de realidad, sino de expectativas, si las cumplen ¡Bien!, pero tienen que ponerse otras metas más ambiciosas para un futuro próximo, viven en una loca huida hacia delante, pues si no las cumplen las expectativas de ccrecimiento, puede que aquellos que entraron en su accionariado esperaando ese aumento desmesurado de valor, se precipiten a salir al grito de “Arruinado el último”

    Que paso con Terra, o Forum Filatélico, todos los que supieron vender a tiempo ganaron buen dinero , pero los que aguantaron buscando más, de la noche a la mañana se encontraron que eran unos propietarios de una acciones que no valían nada.

    En mi opinión la estabilidad, tanto en los puestos de trabajo como en las inversiones, son conceptos que murieron en el siglo XX en el XXI impera el cambio continuo de un sitio a otro y tendremos que acostumbrarnos a vivir en este nuevo entorno.

  • #004
    Antonio Arias - 13 abril 2015 - 19:42

    Yo uso Dropbox para mis fotos (Carousel es excelente) y otros archivos. Pero indagando sobre ellos uno se da cuenta que tanto Google (Drive y su ecosistema) como Microsoft (Onedrive y todo su ecosistema), además de otras como Amazon (con un montón de extras y ahora con Zocalo), además de almacenamiento hay algo más, cuando Dropbox no tiene almacenamiento propio (usa el de Amazon EC2), usa ahora Office Online de Microsoft, etc… pero da la impresión que otros actores mayores se los van a comer a nivel de usuarios. Han empezado a mover ficha en varios frentes, tienen un buen número de usuarios, pero… ¿llegará?

    Con Evernote la sensación es otra, se palpa más la innovación, pero ignoro su nivel de usuarios de pago…

    Saludos.

  • #005
    Antonio Castro - 13 abril 2015 - 20:52

    Lecciones de futurología en temas financieros las justas. Me declaro agnóstico en estos temas.

    Sería bueno que algún autodenominado experto en estos temas, si es que hay alguien así, se mojara y juntara a los dinosaurios y a los Unicornios en un único listado ordenado por sus expectativas de supervivencia.

    Si alguien se atreviera a hacerlo, yo creo que en solo cinco años realidad situaría al supuesto experto en la categoría de aprendiz de brujo.

    Antes había reglas macroeconómicas muy consolidadas, y si alguien cree que han cambiado se he equivoca. Es peor que eso.

    Todavía hay reglas porque siempre habrá cosas que funcionen y cosas que no, pero en mi humilde opinión no hay un recambio de reglas macroeconómicas antiguas por nuevas reglas macroeconómicas. Para eso se necesitaría un mundo más estable y más sostenible. Simplemente las reglas macroeconómicas están desapareciendo y no tienen cabida en un mundo que está en un proceso de progresivo aumento de la inestabilidad.

    Hablar de Dinosaurios y Unicornios es una simplificación que no tiene en cuenta la forma en la cual se está interviniendo desde la política para tergiversar cualquier deriva de los intereses que más convengan a unos pocos.

    Los modelos macroeconómicos se crean usando técnicas matemáticas. Cuando el modelo pretende deducir las relaciones entre ciertas variables económicas se usan ecuaciones demasiado simples que solo son válidas en un contexto de estabilidad.

    Habrá sorpresas. Puede que algunos Dinosaurios echen a volar y que muchos Unicornios sucumban hundidos en el fango por culpa del sobrepeso de su cuerno.

  • #006
    Observador - 14 abril 2015 - 02:12

    ¡Observador, cabrón! ¡Observador, troll! ¡Observador, neoludita!

    En fin. Me voy a callar.

  • #007
    Guillermo Llofriu Cañellas - 14 abril 2015 - 08:39

    Es muy curioso apreciar la brecha digital en grandes multinacionales, acostumbrados a verlas en la pyme y micro empresas, pero es una realidad que viene dada por la especificidad de la tecnología.

    Los que vivimos la burbuja de las punto com desde dentro de una de ellas, tirando de un Business Angel de recolección propia, sabemos que la probabilidad de una nueva burbuja es más que real aunque apelando a otros parámetros típicos de hacer 15 años y alejados de la realidad actual.

    Los dinosaurios siguen siendo poco adaptativos y muy rígidos pero ojo que los unicornios son mitológicos, no sea que al final haya tortas para todos y la era glacial sea más dura de lo que esperamos.

    Tengamos, como siempre, confianza en que antes de la glaciación haya sentido común y procesos adaptativos en ambos sentidos, donde la lógica dice que el acercamiento sería el patrón a seguir. Aunque pensándolo bien, ¿quién ve paseando juntos a un dinosaurio y un unicornio?

  • #008
    Benjamin - 14 abril 2015 - 08:59

    #006

    Lol, hahahaha, ¿Qué pasó?

  • #009
    koex - 14 abril 2015 - 10:36

    Yo creo que el problema no está en este nivel, sino en uno superior que afecta a muchos mas sectores (parece que en el artículo se centra en empresas de tecnología ligadas a internet). El problema viene de un mercado financiero totalmente desbocado que se alimenta de crear inestabilidad.

    ¿Que existen grandes empresas que necesitan evolucionar? Como todo en la vida. ¿Que existen pequeñas empresas con grandes ideas? Como siempre ha pasado. ¿Que es normal invertir miles de millones en estas pequeñas empresas? NO, pero de eso vive el mercado financiero. De la volatilidad y la inestabilidad, cuanto mas movimiento mas posibilidades de hacer dinero rápido.

    El problema es que se ha entrado en una espiral frenética de la que no se puede salir. Se arrasó con el mercado de la vivienda y los productos bancarios, y ahora le toca al mercado de las materias primas y las empresas de tecnología. Y así seguiremos, reventando mercados y saltando de uno a otro hasta que esto colapse totalmente.

  • #010
    Gorki - 14 abril 2015 - 11:30

    #009 koex
    El problema es que se ha entrado en una espiral frenética de la que no se puede salir. Se arrasó con el mercado de la vivienda y los productos bancarios, y ahora le toca al mercado de las materias primas y las empresas de tecnología. Y así seguiremos, reventando mercados y saltando de uno a otro hasta que esto colapse totalmente.

    Creo que en buen medida tu análisis es correcto, Saltamos de uno a otro mercado. Lo que no entiendo es tu predicción del colapso final. Si vemos la historia de la Revolución Industrial, es una repetición continuada de lo que cuentas.
    Desde el advenimientoo de la Revolución Industrial, se reventó el mercado de las hilaturas y tejidos, de la maquinaria agrícola, de las máquinas de vapor, de la minería, de las navieras, del ferrocarril en una primera fase, de la manufactura, de la vivienda etc etc Pero siempre aparecieron otros mercados emergentes que los sustituían. No veo la razón de por qué no va a seguir siendo así en el futuro, de hecho ya hay muchos nuevos mercados que comienzan a despuntar.

  • #011
    David - 14 abril 2015 - 11:33

    Una preguntilla… estas valoraciones tan magníficas de dónde salen exactamente? Cuántas de estas empresas cotizan en mercados oficiales? Porque si el que dice que una empresa vale 5000 millones es el mismo que ha puesto dinero en ella (y evidentemente, no ha puesto 5000 millones, sino muchísimos menos), algo falla. Igual los 5000 millones son el precio por si un unicornio más grande quiere adquirirlos… cosa que sospecho es la esperanza de los fondos de capital riesgo.

  • #012
    Antonio Castro - 14 abril 2015 - 12:35

    #009 Yo también creo que esa es la madre del cordero que explica la inestabilidad. Los especuladores pueden ganar jugando a la baja o al alza. Puede ganar con el crecimiento económico y puede ganar con las crisis, y no son meros espectadores. Necesitan ese movimiento. Necesitan esa inestabilidad para ganar dinero rápidamente. Son los que provocan las crisis.

    El problema no es que estemos en un modelo altamente inestable. El problema es la insostenibilidad.

    Yo creo que a la mayoría de los especuladores les importa muy poco lo que ocurra con este mundo después de que ellos dejen de existir, y si a ellos no les importa, debería importarnos a nosotros.

  • #013
    Observador - 14 abril 2015 - 16:15

    ¿Sostenibilidad? ¡¡¿Pero qué estás diciendo, Observador??!! ¡Loco! ¡Neoludita! ¡Ignorante!

    Gorki —> Es acojonante que para según quiénes el cómo del S.XIX o XVIII pueda ser tomado en cuenta para concluir algo sobre el s. XXI en base a “como entonces fue así, ahora también lo será”. Si no revienta, precisamente, es por aquellos que avisan de y gracias a quienes se toman las correcciones necesarias, no porque como en el S XIX se salvaron los muebles, todo irá bordado (me pregunto dónde coño metes las dos Guerras Mundiales o el crack del 29, que como supongo que para ti no fueron un problema, ya no parecen importantes).

    Espera que Moore se encuentre con Malthus y verás donde acaban tus conclusiones de niño de 5 años.

    Seguís siendo jodidamente lamentables en vuestros razonamientos de programadores computerizados.

  • #014
    Alberto - 15 abril 2015 - 09:26

    ¿Se podría relacionar este tipo de inversión con una desmaterialización de la economía?

    Es decir, estas nuevas compañías (por los ejemplos que aparecen) no ofrecen productos sino servicios, y si relacionamos con otras valoraciones mundiales, el acceso a recursos y materias primas va a suponer cada vez un mayor coste. Por ello, invertir en nuevas compañías relacionadas con servicios basados en recursos que no son propios vendría a capitalizar el uso de un producto que no es tuyo ni lo tienes que reponer.

  • #015
    Petersam - 15 abril 2015 - 15:16

    Uno de los grandes VC de Sillicon Valley dijo que visto desde el paso del tiempo era facil explicar el boom de las puntocom en el año 2000. La crisis asiatica y de los bonos en eeuu, la decadente europa y unos tir muy bajos de los sectores antaño rentables hacian que un grandisimo flujo de dinero acudiera a lo que parecia en aquel momento lo unico con futuro.

    Bien, ahora se podria decir que estamos en las mismas. Europa solo ha hecho que ahondar en su decrepitud, las economias desarrolladas no mejoran los estandares de vida, la productividad se estanca, la economia profundamente deteriorada, y solo nos salvamos por traer a millones de asiaticos a estandares de vida de paises desarrollados. Lo unico con cierto optimismo, con verdadera apuesta por el futuro parece ser Sillicon Valley, ni Wall Street ni Texas creen en el futuro, por no hablar de Europa donde incluso numerosos paises se han suicidado demograficamente.

    Hoy al igual que entonces el dinero acaba donde aun se mantiene algo de esperanza. En mi humilde opinion acabara mal, no tanto como aquella ocasion pero la ruleta no puede sacar par e impar al mismo tiempo.

  • #016
    Petersam - 15 abril 2015 - 15:35

    Se me ha olvidado decir que la atmosfera Sillicon Valley es el lider en ganacia sobre ingresos totales empresariales. Ni Toyota ni CocaCola ni Mercadona ni Siemens…ningun sector ha sido siquiera capaz de acercarse al aumento de ganancias en los ultimos 10 años del sector tecnologico junto con el farmaceutico, entonces no podemos llevarnos las manos a la cabeza por ver que esos sectores encabecen los ratios PER de las bolsas mundiales.

    PD: Un reciente directivo de Linkedin se mofo de todos aquellos que hace 3 años clamaban contra la burbuja de la accion mostrando un grafico con los flujos de caja previstos hace 5 años y los conseguidos hasta la fecha, y en todos los trimestres las previsiones se habian quedado cortas.

  • #017
    Gorki - 15 abril 2015 - 18:08

    #013 Observador

    “Ladran, luego cabalgamos.” (Cita apócrifa del Quijote, Un homenaje de Gorki a Cervantes en el Año del Quijote de Avellaneda)

  • #018
    David el Bueno - 16 abril 2015 - 16:13

    #017 Don Quijote cabalgaba un rucio, pero tú sueles cabalgar cada burra…

    Uber, the world’s largest taxi company, owns no vehicles. Facebook, the world’s most popular media owner, creates no content. Alibaba, the most valuable retailer, has no inventory. And Airbnb, the world’s largest accommodation provider, owns no real estate. Something interesting is happening.

    En Centroamérica hay un “árbol” de crecimiento muy rápido. En realidad se trata de una enredadera que se asienta en las raíces del árbol y va creciendo hacia arriba robándole la luz y usándolo como soporte. Al final, como es lógico el árbol se seca y su “sustituto” dura en pie lo que tarda su madera ya muerta en pudrirse. Le llaman “Matapalos”.

    Estos nuevos intermediarios tecnológicos durarán lo que dure su herramienta. Como viven de “no tener” al final no tendrán nada.

    Más nos vale volver a invertir en oro…

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados

Un comentario en Menéame

#001
wanakes - 13 abril 2015 - 15:15

“Bubble, my ass!”. La verdad es que es fácil calificar todos esos movimientos de burbuja. Pero el artículo tiene su miga…

Uber, the world’s largest taxi company, owns no vehicles. Facebook, the world’s most popular media owner, creates no content. Alibaba, the most valuable retailer, has no inventory. And Airbnb, the world’s largest accommodation provider, owns no real estate. Something interesting is happening.
(Uber, la mayor compañía de taxis del mundo, no posee vehículos. Facebook, el propietario de los contenidos más populares del mundo, no crea ningún contenido. Alibaba, el minorista con una valoración más alta, no tiene inventario. Y Airbnb, el mayor proveedor de alojamiento, no tiene propiedades. Algo interesante está sucediendo).» autor: wanakes