Amazon y el atractivo de la tarifa plana: Kindle Unlimited

Kindle Unlimited

Amazon anuncia el lanzamiento de Kindle Unlimited, una tarifa plana de $10 al mes a cambio de acceso ilimitado a una biblioteca de más de seiscientos mil libros electrónicos y miles de audiolibros. La idea de la eliminación de restricciones y el acceso ilimitado, puesta en práctica por la empresa que más cambios ha provocado en el panorama editorial y del consumo de libros en los últimos veinte años.

Algunos entusiastas directamente han propuesto que se desmantelen todas las bibliotecas de los Estados Unidos y se entregue a cada norteamericano un Kindle y una suscripción a Kindle Unlimited. Otros, sin embargo, se muestran bastante más cautos, y tratan de plantearse el valor real del servicio planteado como se ha hecho, dependiendo de los hábitos y el consumo de cada usuario. ¿Cuántos libros tienes que leer al mes para que te compense pagar diez dólares en concepto de tarifa plana? ¿Debería contratarlo en función de mi consumo esperado? ¿Podría llegar incluso a provocar un cambio de hábitos de lectura que nos llevase a unas pautas de consumo diferente, como ocurrió con Netflix y el consumo de series, el denominado binge-watching, o visualización de múltiples capítulos seguidos de una misma serie?

¿O más bien debería plantearme que, en realidad, Amazon Kindle Unlimited es poco más que una “tarjeta de biblioteca glorificada“, y que podría ocurrir que muchas de las cosas que intentase leer no estuviesen en ese conjunto aparentemente ilimitado de más de seiscientos mil libros? De entrada, el planteamiento de Amazon tiene un problema: las grandes editoriales como Penguin Random House, HarperCollins, Simon & Schuster, y por supuesto una Hachette en medio de una guerra abierta con el gigante de la red han decidido quedarse fuera del acuerdo en lo referente a sus best-sellers y lanzamientos más recientes, lo que deja fuera una parte importante del catálogo posible, y sobre todo, muchos de los libros que puedes encontrarte sujetos a lo que puedan ser lanzamientos masivos, con impacto en medios. Visto así, y si Amazon no se apresura a llegar a un acuerdo de precios con estas editoriales, la tarifa plana podría ser, para sus usuarios, una fuente constante de frustraciones: “veo tal o cual libro en los medios, oigo comentarios, leo críticas, lo veo en los escaparates de las librerías físicas… pero Amazon no me lo ofrece a pesar de estar pagándole diez dólares al mes por una tarifa plana”. No parece la mejor manera de lanzar nada.

Por el momento, un mes de prueba gratuita para que los usuarios puedan hacerse una idea de si compensa o no pagar por el servicio. A partir de ahi, habrá que ver las tasas de conversión, y hasta qué punto el fenómeno de la lectura puede convertirse en un hábito con una dinámica diferente, sujeto a una reducción de la fricción tan grande, que realmente sea equivalente en todos los sentidos a pagar una suscripción, y cada vez que quieras un libro, simplemente dar un toque con el dedo en la pantalla. En muchos sentidos, ese escenario de reducción drástica de la fricción fue lo que llevó a Jeff Bezos a iniciar su actividad con un producto como el libro: el convencimiento de que el papel era simplemente la manera más eficiente de transmitir información… del siglo pasado, y que pronto se vería sustituido por la pantalla de un dispositivo electrónico. La tarifa plana es el golpe definitivo, el equivalente a lo que en el mundo físico supuso Amazon Prime (con más de veinte millones de clientes), el espaldarazo que el modelo del libro electrónico podría necesitar para su validación completa. Pero como siempre, hay que hacer algo más que anunciar los productos: hay que demostrar a un número elevado de clientes que son lo que realmente necesitan, y que la percepción del valor de su inversión es razonablemente positiva.

Si Amazon consigue un volumen significativo de usuarios dispuestos a pagar diez dólares al mes por una tarifa plana, podrían cambiar muchas cosas en el mundo editorial. Si lo consigue además dejando fuera a las grandes editoriales, podrían cambiar más aún. Pero si esas grandes editoriales demuestran tener aún la sartén por el mango y ser capaces de privar a la oferta de atractivo al mantener lejos de ella sus principales lanzamientos, el efecto podría darse la vuelta, y obligar a Amazon a negociar con ellas en sus términos para evitar así defraudar a los clientes que confiaron en su oferta. Todo un pulso.

 

 

(This article is also available in English in my Medium page, “Kindle Unlimited and the big publishers: who will blink first?)

21 comentarios

  • #001
    Antonio Castro - 21 julio 2014 - 18:50

    El consumo de lectura suele ser bastante selectivo. La gente con gran hábito de lectura podría suscribirse durante un mes o dos para buscar de entre los seiscientos mil libros electrónicos una serie bastante limitada de títulos Best-Sellers y luego abandonar el servicio.

    Con ese importe mensual de tarifa plana, ni siquiera parece apto para una persona que lea uno o dos libros al mes. Parece por contra idóneo para usuarios aficionados a rebuscar entre títulos desconocidos y que la mayoría de las veces no pasan de leer las primeras páginas de un libro.

    Para los autores representa algo que hay que pensar muy bien porque la inmensa mayoría de estos consumidores leerán una parte pequeña de un alto porcentaje de los libros que consuma y Ámazón lo sabe perfectamente. De hecho, en las condiciones para los autores se establece que el autor que dese que su libro figure en ese listado deberá inscribirse en el programa KDP Select, lo que le permitirá la distribución electrónica de su obra, sobre la cual comenzará a cobrar por ejemplar cuando el lector haya superado el 10% de la lectura de la obra.

    Me temo que el tipo de control que permite averiguar el porcentaje de lectura de una obra sea un dato que solo podrá ser controlado por Amazón.

    Que un autor tenga que pactar sus derechos de autor fiándose de una condición opaca como esa me parece inaceptable. Son demasiadas las estafas que se han urdido usando contratos con cláusulas opacas.

    En mi humilde opinión, para los autores noveles, podría resultar mucho más interesante optar por publicar el libro bajo un precio muy bajo que usar el servicio KDP Select, por el contrario, sospecho que esta oferta podría no ser tan mala para autores consagrados.

    Creo que en este tipo de experimentos en los que se pactan condiciones opacas los que más vienen arriesgando son los autores que no tienen en su poder ni los medios para la verificación del cumplimiento de los términos contractuales que les afectan ni los estudios de mercado que se hicieron a la hora de elaborar la oferta para así poder elegir la opción de publicación que más les favorezca económicamente.

    No usaré KDP Select. Prefiero publicar a un euro o menos.

  • #002
    Juan F. Montenegro - 21 julio 2014 - 19:44

    Sr. Dans, podría usted explicarme porque el mismo Kindle cuesta en Alemania 49€, en Francia e Italia 59€ y aquí 79€?.
    La respuesta de “promociones especiales” y “marketing” es la que me dio Amazon cuando les pregunte en diciembre, y los precios no han variado un céntimo desde entonces.
    Un saludo y muchas gracias.

  • #003
    Observador - 21 julio 2014 - 19:58

    Yo le veo un problema, aunque imagino que en según países sabrán arreglarlo:

    http://cultura.elpais.com/cultura/2014/07/12/actualidad/1405185762_958115.html

    En España, eso sí, siempre nos quedarán Juan GJ y Enrique Dans. Y en el caso de Juan cuando no acabe editado por el máximo exponente de lo que él mismo ha criticado una y otra vez.

    Bueno, también tenemos a Krigan, quien todavía ha escrito nada pero opina sobre literatura como el mejor de los críticos especializados.

    Le vamos a poner un nombre: literatura de afiliación (por lo del los afiliados y tal, tan común en el “nuevo modelo” -los geeks me entenderán-).

    Sin duda otro Siglo de Oro está por venir…

    ¿A que sí, Mario?

  • #004
    Anónimo - 21 julio 2014 - 21:38

    #002 Es absolutamente reprobable tal diferencia de precios. Quizá sea debida a que en Alemania los usuarios del monopolio Amazon gasten mucho más que los italianos y no digamos que nosotros.

    Una vez fui usuario forzado de Bezos porque me regalaron un Kindle que es muy buen lector de ebooks, pero en general los libros que venden están pésimamente “editados” si se comparan con los que venden otras librerías electrónicas. Así qué decidí dar de baja mi cuenta de Amazon y dar mi dinero a otras editoriales que hacen su trabajo con total dedicación.

  • #005
    Gadiel - 21 julio 2014 - 22:42

    Quizás Amazon debería plantearse hacer algo parecido a lo que está haciendo Netflix, que ha comenzado a producir su propio contenido. Con los libros Amazon pudiera explorar la idea de convertirse en una editorial, tiene los recursos y el medio para competir y hasta derrotar a las editoriales tradicionales.

  • #006
    Alfonso - 21 julio 2014 - 22:44

    No lo veo claro.
    Para que te compense tienes que ser un lector de varios libros al mes y precisamente los buenos aficionados a la lectura creo que son selectivos porque van a dedicar muchas horas a ese libro. No creo que las novedades o los grandes éxitos puedan estar dentro de ese catálogo.
    Eso si, como dice Enrique, si lo consiguiese el mercado editorial se tambalearía. No tengo claro si para bien, aunque tampoco me gusta como va ahora…

  • #007
    Luis - 21 julio 2014 - 23:46

    Enrique, Si en España a muchos les venía mal pagar los 0.79 del Whatsapp, y el deporte nacional es piratear el Wifi del Vecino (te lo dice uno de mostrador de informática), Poco negocio le auguro con la de páginas webs con .pub’s gratis que existen…
    Veremos como evoluciona. Saludos.

  • #008
    acerswap - 22 julio 2014 - 01:34

    Una duda que me ha surgido: ¿Cuantos dispositivos pueden usar la misma cuenta? Si varias personas asocian una cuenta a varios dispositivos, podrian leer varias personas por el precio de una.

  • #009
    Felix Maocho - 22 julio 2014 - 02:35

    Veo gran problema para que los autores puedan controlar el número real de descargas que tienen sus títulos, pero no mayores que los que tienen para saber el número real de títulos en papel que han vendido, ¿o es que las editoriales no han engañado nunca a los autores en ese punto?.

    Es un problema técnico, al que habrá que buscar una solución técnica, o un arbitro imparcial, como por ejemplo, hacer las descargas a través de un organismos neutral tipo SGAE, pero de Irlanda, puesto que Amazon a los efectos legales, es una empresa irlandesa.

    Sin embargo, está el otro extremo, el lector, que a mi me parece más interesante, pues es el que me compete y estoy totalmente de acuerdo con #001 Antonio Castro, el producto “Parece por contra idóneo para usuarios aficionados a rebuscar entre títulos desconocidos y que la mayoría de las veces no pasan de leer las primeras páginas de un libro.”

    Si yo me hago algún día de este servicio de Amazon, sera para mi, como si me hiciera socio de una biblioteca pública de gestión privada, en la que hubiera 600.000 libros para fisgar, algo en principio muy apetecible, y máxime cuando Amazon, se ha ganado una gran fama como prescriptor, es decir como alguien que por tu historial de lector, acierta mu has veces al recomendar cosas que te pueden gustar, ofreciéndote, títulos y autores que quizá a ti te hubieran pasado desapercibidos y pueden ser de tu agrado. Ambos efectos combinados, poder fisgar sin coste adicional y tener el consejo de un experto, puede justificar los 10€ que se pagan.

    El problema que veo, es que si me hago socio, terminare bajando libros al menos para mi, para mi mujer y para mis hijos y sus cónyuges y alguna de mis hermanos y parejas. Es decir, más o menos, para una docena de personas, pues hay que amortizar los 10€ y ademas quedar bien con toda la parentela. Claro si se mezclan los gustos de 12 personas, ¿Cómo se va a arreglar Amazon para prescribirme los libros que a mi me interesan?, Y si no sabe prescribir lo que me interesa, de que me vale una biblioteca de 600.000 volúmenes, que es como para volver locos a cualquiera.

    Pude pasar que te den las llaves para entrar en la biblioteca y te encuentres mas perdidoo que una cabra en un garaaje. Ya veremos como sale todo.

    En fin un problema.

  • #010
    Maestre Patarran - 22 julio 2014 - 06:41

    Muy interesante.
    Sin duda, la clave estará aquí:
    “Si Amazon consigue un volumen significativo de usuarios dispuestos a pagar diez dólares al mes por una tarifa plana, podrían cambiar muchas cosas en el mundo editorial. Si lo consigue además dejando fuera a las grandes editoriales, podrían cambiar más aún.”
    Habra que observar el pulso entre ambas partes.
    Ahora bien…
    ¿Si no lo consigue y resulta ser un fracaso…?
    Yo no tengo muy claro que en España -que es lo que mas conozco- sea exitoso.
    Pero todos sabemos que “Spain is Different”
    Y… tampoco sé si los .mobi -si permiten descargarlos en local- serian “reutilzables” o incorporarian algun tipo de RM.
    No conozco a nigun lector -alguno habrá- al que no le guste conservar los libros que lee.
    En fin… como decia al principio: Muy interesante.
    Ahora, a observar la partida.
    Maestros…Que tengan Ustedes un bien dia.

  • #011
    Alqvimista - 22 julio 2014 - 09:18

    #004 ¿podrías explicar qué diferencias hay entre los libros editados por una u otra casa? ¿O es más bien el software de lectura el que marca la diferencia?

  • #012
    Abelardo - 22 julio 2014 - 09:51

    Ojo… OjO… oJO..
    Son 600.000 libros en formato .MOBI

    El formato más universal y extendido es el .EPUB, que no nos hace esclavos de Amazon.
    Lo peor es que a las personas nos hacen creer que tenemos que comprar un lector Kinle… Cuando, a fecha de hoy, los nuevos modelos de lectores electrónicos, Kobo, Onyx …, ya admiten la lectura del formato .mobi; formato muy malo, por cierto.

    A nivel de lenguaje… Dado que en EE.UU. hablan el Español unos 50 Millones de habitantes… Nos va a venir muy bien en lo que respecta a “Libros Técnicos”.
    En cuanto a libros en general… Pues resulta que hay programas muy buenos que convierte el formato .mobi a .epub
    Y como dan un mes de prueba gratis…
    Ah:
    ¿Qué dice la letra pequeña?
    ¿Cómo se pueden descargar los libros?
    ¿Se puede compartir?
    ¿Llevan los libros algún código oculto o DRM?

  • #013
    Garepubaro - 22 julio 2014 - 09:56

    Como decia el otro “El Hombre es la medida de todas las cosas”, cuando dice uno que los 8 gigas del ebook “sólo le caben 15 mil libros”, y que “se va a comprar una tarjetita para que le quepan 150 mil” obviamente algo falla, cuando un lector puede leerse bien o estudiarse poca decena de libros al año como mucho, ese no sabe ni lo que dice. Entonces estamos en un momento tonto de la Historia, esto de 600 mil libros, un millon de libros, hala hala hala, carece de sentido, y pronostico que acabara esto como el que necesite una informacion concreta, una novela concreta que distraiga a ese individuo en particular, etc, acabara pagandola a precio de oro, el tiempo que se pierde buscando es oro, o simplemente ya no se produce, y la informacion entretenimiento etc entra en perdida y quiebra, como vemos ya mismo

  • #014
    Anónimo - 22 julio 2014 - 11:37

    #011 Seguramente me he explicado mal, disculpa.

    Me refiero al caso concreto de una colección de novelas de Julio Verne que descargué de Amazon para que mi hijo las leyera. El problema no era en sí la edición, (saltos de página, sangrías, etc). El problema era la horrible traducción que se había hecho de las obras: todos los sufijos de pronombres “te, me, se” estaban INVARIABLEMENTE separados por un maldito guión que aniquila nuestro idioma.

    Como comprenderás darle a leer a un chico de doce años un texto traducido por una máquina de vete tú a saber qué idioma, es un crímen lingüístico y cultural; es “enseñar-le” algo que en absoluto se parece a nuestro castellano.

    Es verdad que las novelas de Verne ya no están sujetas al derecho de autor y Amazon las regalaba, pero para que regalen mierda mejor que se la coma Mr. Bezos.

  • #015
    Abelardo - 22 julio 2014 - 12:04

    En los comentarios veo algunas ideas preconcebidas, tópicos o cosas supuestas:
    Aconsejo ver primero en Internet lo que se quiere comprar. Por muy grande que sea el “Hiper” o “Centro Comercial” ocurre lo que suele ocurrir con todo: De lo bueno… “Queda poco” o “está agotado”.
    ¿Diferencia de precios en España y otros países.?
    Los dispositivos o lectores electrónicos “nuevos” tienen poca diferencia de precios. Solo hay que consultar Internet y comprar y/o ver la oferta del sitio adecuado.
    En este tema es sobre los precios de algunos modelos de Kindle y la diferencia de precios con relación a otros países de Europa.
    Personalmente creo que es publicidad de modelos viejos y caducos. KINDLE, si te gusta ser esclavo del formato .mobi, KOBO, ONYX, Etc. Fabrican nuevos modelos de tablet de tinta electronica con pantalla de cristal “CAPACITIVA”.

    Otro tópico:
    Sobre la cantidad de libros.
    En una tarjeta de 32 Gigas caben unos 60.000 libros.
    Ver el punto de vista negativo y egoista en las cosas, creo que tiene algo de relación con frases clásicas de vendedores: ¡Es lo que hay! (Lo que tiene él)
    ¡Cómo en España en ningún sitio! ¡Con este utilitario que yo vendo te sobra! …
    ¡Este bocadillo que yo me estoy comiento, no te lo comes tú!
    En fin… Cuantos más libros se tengan mejor… la posibilidad de elección es mayor y mejor.
    Otra cosa es que una persona lo vea desde una perspectiva imaginaria en la que los libros están puestos sin orden ni concierto, a rio revuelto.
    Creo que la informática da más posibilidades de elegir.
    No es lo mismo que los menús de los restaurantes que suelen tener 3 platos de 1º, 2ª y 3º(postre)para combinar.
    ¡Lo de comparar la cantadidad de libros con buscar una aguja en un pajar, son ganas de liala y de insultar a la inteligencia humana!

    Saludos.

    PD.
    CAPACITIVAS: Basadas en sensores capacitivos, consisten en una capa de aislamiento eléctrico, como el cristal, recubierto con un conductor transparente, como el ITO (tin-doped indium oxide). Como el cuerpo humano es también un conductor eléctrico, tocando la superficie de la pantalla resulta una distorsión del campo electrostático de la pantalla, la cual es medida por el cambio de capacitancia (capacidad eléctrica). Diferentes tecnologías pueden ser usadas para determinar en qué posición de la pantalla fue hecho el toque. La posición es enviada al controlador para el procesamiento. La calidad de imagen es mejor, tienen mejor respuesta y algunas permiten el uso de varios dedos a la vez (multitouch). Sin embargo, son más caras y no se pueden usar con puntero normal, sino con uno especial para las pantallas capacitivas.
    Wikipedia.

  • #016
    Antonio Castro - 22 julio 2014 - 17:36

    #009 muy interesantes tus observaciones. Es un producto que parece tener mucho de experimento y está diseñado en mi humilde opinión para que el precio del experimento recaiga sobre la comisión de los autores que creen que con cosas como estas conseguirán mayor visibilidad.

  • #017
    Anónimo - 22 julio 2014 - 20:31

    #015 En mi caso concreto el Kindle que me regalaron es el más sencillo y barato de todos; y cuando lo compraron era el único que existía.

    Formato .mobi: no es del todo cierto que te cases con él. Calibre es un excelente gestor de ebooks que además convierte otros formatos de libro electrónico a este último para que el Kindle pueda leerlo.

    30.000 libros caben tan solo en una tarjeta de 32 Gb. Caramba!, para leerlos todos vas a tener que dedicarle unos cuantos años a tiempo completo a su lectura. Calculo que en unos 70 años te los habrás leído todos :-)

    http://blogs.periodistadigital.com/libros.php/2009/07/30/icuantos-libros-puede-leer-una-persona-a-000

    De verdad necesitamos tener tantos? El Kindle no tiene tarjeta externa y no se exactamente cuanta memoria tiene, pero he llegado a meterle algo menos de 50, mucho más que suficiente para la época de vacaciones que es cuando más tiempo puedo dedicarle a la lectura.

  • #018
    Abelardo - 23 julio 2014 - 09:54

    #017 Anónimo

    Hola. Tengo una sensación curiosa.
    Cuando intento responder a tus comentarios tengo la sensación de que estoy hablando con un “Robot”. Hace tiempo que no tenía esa sensación ya que los “Robots” suelen utilizar un estilo de cuento de hadas y usan los lazos familiares como una forma de engaño y marketing.
    Tal vez sea una sensación por el calor del verano… Fíjate que hasta me sale la ocurrencia y el chiste de preguntarte tu edad. ¿Tendrá edad un Robot.?

    Me imagino que seras una persona joven y que quiere probar cosas. Hay cosas como comer, dormir, respirar, etc. que nadie puede hacerlas por nosotros, pero existen otras cosas y experiencias nos gustan o nos gustaría hacerlas o probarlas al menos una vez.
    Al igual que la venta o nivel fisico, la posesión de un “ente” digital es única, aunque sea una copia. Por tanto es una estupidez la repetición de trabajos, conversión de formatos o de cosas y tareas ya hechas. (¿Se entiende?)
    Sobre la cantidad de libros… Pues espero que la opinión sea la tuya o hayas sacado tus propias conclusiones de los datos anécdoticos, reales o imaginarios de los sitios o articulos que has leido en Internet.
    Para mi, no existiendo falta de dinero, personalmente prefiero tener y poder elegir entre mucho 30 camisas, 20 calcenites, 10 pantalones, 30 calzoncillos, etc.
    Respeto las necesidades ajenas. Yo, como sudo mucho (y huelo), necesito cambiarme mucho de ropa.

    Saludos.

    PD.
    Si no eres un “Robot” de Amazon…
    ¡Te deseo lo mejor, que te vaya bonito y sigue aprendiendo!

  • #019
    Anónimo - 23 julio 2014 - 19:03

    #018 Hay Abelardo majete, allá tu sí piensas eso de mi. Te aseguro que no es mi problema y además me la sopla.

    Me parece perfecto que tengas tiempo y longevidad suficiente para leer 30.000 libros y que puedas almacenarlos en tu libro electrónico para leerlos del tirón. Ten en cuenta que casi con toda seguridad te verás obligado a cambiar de dispositivo varias veces ya que las baterías tienen la falta de delicadeza de morirse en tres o a lo sumo cuatro años.

    Ale! A seguir con tu extraña sensación.

    PD: Como cortesía de robot, te sugiero que dediques tu dinero a comprar jabón y desodorantes, el simple cambio de ropa no es suficiente para no apestar.

  • #020
    Abelardo - 23 julio 2014 - 23:00

    #019 Anónimo
    Las palabras son solo palabras y lo que se pone en un comentario pueden ser verdad o mentiras piadosas… (Pregunta trampa de los psicólogos: ¿Ha robado usted algo en su vida?)
    “Anónimo” Lo que no entiendo es lo que dices y repites: Que si tengo 30.000 libros no voy a poder leerlos todos y no tendré tiempo en la vida. Es algo que se presupone y se sabe. Gracias por recordarlo.
    A lo que yo me refiero es que puedo elegir entre 30.000 libros, no que vaya a leer los 30.000. Y, cosa curiosa, siendo el formato .epub, en una tarjeta de 32 Gigas caben más de 60.000 libros.
    Para más claridad. Si mi tele tiene sintonizados 50, 100 o 1.000 canales, eso no quiere decir que los tenga que ver todos, veré los que yo elija o me gusten.

    Espero quedar bien contigo y disculpa si en casa del herrero, mis comentarios,he usado y metido “cuchillos o frases” que NO son de palo, son erróneas o son mentiras piadosas.
    Date cuenta de que, aunque ponga un nombre, mis comentarios son tan anónimos como los tuyos y son solo palabras.
    Saludos

    PD
    Ah… Me acabo de acordar de 2 libros recomendados aquí:
    – Judo con palabras.
    – El animal social

  • #021
    papitu - 25 julio 2014 - 10:53

    Solo un comentario.

    Habéis visto como un adolescente se comporta cuando descubre Spotify? de golpe deja de interesarse en poseer y piratear canciones y pasa a utilizar la biblioteca infinita de la nube.

    Es posible que tenga una cuenta netflix compartida con un amigo/amiga que conoció en un intercambio con USA.

    Pues bien este mismo adolescente, que tiene móvil desde los 7 años y un iPad hace 3 no va a molestarse en perseguir ficheros en papyre2fb y en crear bibliotecas o antiguallas asi. Pasara a comprarse la tarifa plana de amazon o quien sea para leer lo que quiera cuando quiera. Ademas cuando tenga 17 años descubrirá los clásicos rusos o americanos y empezará a leerlos, le importan las novedades muy poco.

    el modelo está cambiando y estará dirigido por estas personas que aun no tienen aun 20 años. no por los viejos que no podemos entender el mundo que viene.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados