Replanteando las bases de la privacidad en la web social

Facebook and Anonymity

Me han llamado la atención algunos de los anuncios realizados por Mark Zuckerberg en el F8, su conferencia para desarrolladores, sobre la privacidad: el desarrollo de un “modo anónimo” que no servirá para que un usuario se mueva anónimamente dentro de Facebook, pero sí para que pueda hacer login en un sitio con sus credenciales de Facebook de manera anónima, sin suministrar información al gestor de la aplicación.

Pensado como una modificación en la Facebook Platform para ofrecer a los usuarios una “garantía de privacidad en otros sitios ofrecida por Facebook”, la idea incrementar la propuesta de valor de utilizar Facebook como un sistema universal de identificación a través de la web, para que puedas hacer comentarios en cualquier servicio o página de manera anónima. Un anonimato muy relativo: por un lado, Facebook sabe perfectamente quién eres, y utilizará los detalles de tu navegación en cualquier sitio en el que entres de manera anónima usando sus credenciales para tratar de administrarte una publicidad mejor adaptada a tus intereses. Por otro, Facebook suministrará tu identidad a las autoridades en caso de peticiones justificadas, como en casos de difamación, amenazas o cualquier otro tipo de comportamiento presuntamente delictivo sujeto a investigación.

En realidad, es un planteamiento del tipo “confía en el botón azul”, limitado a que seas bueno, te portes bien, y siempre con la salvedad de que quien está detrás del botón azul sí sabe quién eres. Un anonimato muy limitado, pero un avance con respecto a un Mark que jamás se había hecho planteamientos de ese tipo pero que, en su momento, se confesó muy intrigado por la privacidad como fenómeno que emergía de la popularidad de redes como Snapchat, y que está sabiendo imprimir a su empresa una flexibilidad de planteamiento y una velocidad de ejecución que me parece envidiable.

Pero Facebook no es en absoluto un caso aislado en lo referente al replanteamiento de la privacidad: al rediseño de Snapchat, que añade mensajería instantánea y videollamadas cuya información desaparece al terminar la conversación, se une el posible lanzamiento de un whisper mode en Twitter, que plantea el desarrollo de conversaciones entre grupos de amigos que no sean públicas – toda una novedad en una red que, salvo en las comunicaciones individuales mediante el DM o Direct Message, siempre se había planteado en modo public-first.

Además, por supuesto, de desarrollos como Secret o Whisper, o incluso de mensajerías instantáneas diseñadas para parejas, parece claro que todas las redes sociales están en busca del replanteamiento de las bases de la privacidad en la web, en modos que van desde lo relativo a lo radical, pero demostrando claramente que existe una demanda latente por ese tipo de comunicación. Las primera época del desarrollo de las redes sociales, a pesar de que ofrecían la posibilidad de comunicación privada entre sus miembros mediante grupos y mensajes privados, se caracterizaron por un énfasis de lo público, por una especie de vocación por la exposición constante. Todo indica que la evolución del fenómeno no va a seguir esa misma línea, y que para incrementar su propuesta de valor, deberán ofrecer herramientas que proporcionen mayor control al usuario para comunicaciones que vayan desde lo sencillamente privado hasta lo directamente anónimo. Después de todo, una evolución natural si nos planteamos los esquemas habituales en la comunicación humana.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Rethinking privacy on the social web“)

6 comentarios

  • #001
    Anónimo - 1 mayo 2014 - 14:44

    Hola Sr. Dans.

    Privacidad vs Esclavitud. Estamos en la epoca Orweliana y este es un ejemplo del mal uso de la tecnología:

    ¿Puede una empresa controlar la vida de un trabajador?
    http://www.expansion.com/2014/04/30/juridico/1398883960.html

    Saludos.

  • #002
    asdf - 1 mayo 2014 - 15:05

    ¿Qué es esto, el zorro cuidando de las gallinas?

  • #003
    Felix Maocho - 1 mayo 2014 - 16:05

    No conozco mas medio de privacidad que crearte diversos alias en compartimentos más o menos estancos y actuar con uno o con otro según convenga. Y eso solo vale ademas para los medios masivos de control. Si alguien de forma selectiva desea saber deti , date por perdido, en internet no yas privacidad que se resista.

    Y como dicen más arriba, si lo sabe Facebook o Google, que más da que lo sepan mas páginas web, si todas viven de vender tu perfil a quien pague por conocerlo.

  • #004
    Antonio Castro - 1 mayo 2014 - 18:27

    Ofertar aquello que no se puede garantizar es el recurso del que no sabe que otra cosa ofertar. Me parece un tipo de publicidad un tanto sospechosa.

    Utilizar Facebook como un sistema universal de identificación a través de la web, para que puedas hacer comentarios en cualquier servicio o página de manera anónima tendría sentido si Facebook fuera una fortaleza más inexpugnable que el lugar donde quieres hacer el comentario, y yo creo que eso no está nada claro. Más bien es justo lo contrario. Facebook no opera desde un paraíso legal, sino desde el paraíso de los que aplastan los derechos de los Internautas.

    La NSA ha levantado una infraestructura que le permite interceptar prácticamente todo y capturar la inmensa mayoría de las comunicaciones humanas de manera automática y sin seleccionar los objetivos.

    Disponer de un canal que la gente use para comentar de forma anónima en una empresa amiga es una forma de simplificar el espionaje masivo mediante un criterio de búsqueda muy sencillo y poderoso.

    Si la NSA solicita a Facebook el contenido de las conversaciones realizadas de forma anónima dudo mucho que Facebook se niegue a dársolo o que siquiera exija saber la razón. Eso suponiendo que la NSA necesite hacer la petición para obtener esa información. Como mucho preguntará a la NSA a cambio de qué.

    Las revelaciones de Edward Snowden apuntan a demostrar que se usó dinero público para pagar a los gigantes tecnológicos por colaborar con el gobierno de EE.UU y entre ellos parecen estar Microsoft, Facebook, Google y Yahoo.

    En otras palabras, hace falta ser muy bobo para confiar tu anonimato a alguna de esas empresas porque no sabemos exactamente en que consiste su negocio, ni si nuestros derechos son pura mercancía para ellos.

  • #005
    Antonio Castro - 1 mayo 2014 - 20:12

    Je, je, que oportuno:

    Liberado Tails 1.0: el sistema GNU/Linux con el que Snowden burló a la NSA

    pero nada, el que prefiera usar Facebook… ;-)

  • #006
    Xaquín - 2 mayo 2014 - 10:21

    El ser humano tiene problemas de coherencia con su ADN…le gusta dejar miguitas de pan allá pr donde va, pero luego no quiere que le puedan seguir la pista las agencias de seguridad (o el detective que manda la parienta)…¿a qué juega?

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados