Marca personal: ¿y por dónde empiezo?

IMAGE: Almagami - 123RFUna muy buena pregunta durante una charla sobre web social y la marca personal esta mañana me ha planteado una cuestión interesante: existen numerosas teorías e ideas sobre cómo apalancar la participación y las herramientas de la web social para conseguir que alimenten esos factores, pero… ¿por dónde se empieza?

Si queremos ser razonablemente metódicos a la hora de mejorar nuestro uso de herramientas sociales – suponiendo que realmente consideremos que queremos usarlas para eso, para mejorar nuestra marca personal, que no es lo que todo el mundo necesariamente busca, – ¿cuáles serían unos razonables “primeros pasos” en esa dirección?

Mi opinión: toda búsqueda de la marca o del desarrollo personal debe seguir una estrategia, y una estrategia necesita, como primer paso, tener un objetivo. ¿Cuál es mi objetivo personal en este sentido? ¿Dónde quiero estar en un tiempo razonable si mi estrategia de posicionamiento personal tiene éxito? ¿Qué términos o campos semánticos quiero que aparezcan asociados con mi nombre en una hipotética búsqueda? ¿En qué ámbito geográfico o lingüístico? ¿En español? ¿En inglés? ¿En catalán? ¿En todos ellos? ¿Qué herramientas estoy dispuesto a utilizar para ello?

En segundo lugar: ¿qué hay ahora mismo ahí? ¿Una amplia variedad de expertos, de personas con elevado prestigio, de referencias con nombre y apellidos? ¿O un páramo sombrío con poca participación? La idea es comparar ese ámbito con los famosos “océanos azules o rojos” de W. Chan Kim y Renee Mauborgne, y deducir el esfuerzo que supondrá desarrollar contenido para lograr situarse en ese entorno en un tiempo razonable. Y si vamos a desarrollar contenidos, pensemos en dónde: un buen comienzo puede ser Twitter, herramienta sencilla donde las haya, con un balance de dedicación frente a resultados interesante, que puede gestionarse desde simplemente un smartphone, y que habitualmente brinda resultados de manera relativamente rápida. Como herramienta para comenzar con algo de motivación y retroalimentación inmediata, pocas me parecen tan sencillas.

Tercero: si en efecto, al buscar en ese ámbito hay personas con una marca y una asociación con el tema reconocida, sigámoslos. Algo estarán haciendo bien, ¿no? Sin llegar al “de mayor quiero ser como ellos”, fijémonos en lo que hacen, en cuáles son sus fuentes, en cuánta presencia mantienen, en su nivel de conversación. Empecemos a utilizar Twitter ya no simplemente para saber qué hacen nuestros amiguetes o para ver la frase filosófica del día, sino también como herramienta de gestión de contenidos, o para que algunas personas nos asocien a ellos.

¿Qué pasa cuando, tras el citado análisis, situamos en nuestro timeline a esas personas y comenzamos a consumir los contenidos que generan? ¿Y si los combinamos con otras fuentes que nos permitan empezar a cubrir ese campo de una manera cada vez más completa? De manera inmediata, empezaremos a tener una cierta abundancia de contenidos con un flujo razonable – dependiendo de la temática, claro – y seguramente, nos resultará en cierto sentido “natural” empezar a rettwittear, a marcar favoritos o incluso a contestar. Cualquiera de las tres acciones lleva no solo a que las herramientas de análisis lo vean, sino también a que nuestros seguidores empiecen a auto-seleccionarse en función del tema de interés. No tenemos que abandonar lo personal o perder nuestras señas básicas de identidad, pero posiblemente sea una buena idea, si queremos apuntar en esa dirección, convertir nuestro Twitter – o la herramienta que queramos utilizar – en algo relacionado con esos campos que hemos definido como de interés.

Con esto, estamos convirtiendo nuestra herramienta en algo interesante en dos sentidos: ahora seguimos a referencias interesantes, y si lo hacemos bien, nos empezarán a seguir aquellos a quienes igualmente les interese esa temática. Únicamente con eso, empezaremos a tener un cierto valor en asociación con ello, aunque solo sea por nuestra capacidad de curación de contenidos, de filtrar lo que hemos visto con nuestro criterio. Si además contribuimos nosotros mismos con contenido original o con opiniones propias, mejor aún – siempre que valgan la pena, claro. Y en tercera derivada, otro beneficio más: podremos utilizar nuestro “timeline” como una forma de recuperar ese contenido que nos pareció interesante, simplemente buscando en él, para evitar ese efecto de “sí, leí algo sobre esto, pero… ¿dónde demonios estaba?”.

El siguiente paso, ya más complicado, consiste en darnos cuenta de que nuestra indexación, nuestro “ego search” y la durabilidad de nuestra estrategia de posicionamiento personal no debería depender del tiempo que dura la información en una red social determinada, que típicamente además se mide en horas: deberíamos plantearnos, como suele comentar Alfonso Alcántara, dejar de ser “un homeless digital que está todo el día tirado en las redes sociales”, y empezar a construirte “tu propia casa”, aunque al principio sea un apartamento pequeño y esté en un barrio periférico. De ahí a cómo pasar a estar en un barrio céntrico o en primera línea de playa, ya van otras cuestiones sobre las que ya se ha escrito mucho… pero para empezar, pensemos en cómo poner en valor esas herramientas sencillas que utilizamos todos los días – o que no utilizamos porque no sabemos exactamente para qué – y que podrían seguramente aportar un valor en nuestra estrategia. Pero de nuevo: si es lo que queremos. No hay una “forma buena” y una “mala” de usar estas herramientas, cada uno les da el uso que le da buenamente la gana. Pero si lo que pretendo es que contribuyan a mi marca personal, a mi asociación con aquellos temas en los que quiero o me gustaría estar… no me parece un mal comienzo.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Personal branding: where do I start?“)

17 comentarios

  • #001
    jose luis portela - 17 marzo 2014 - 16:29

    Estoy totalmente de acuerdo con Enrique, lo primero es la estrategia y definir objetivos. Hay un detalle importante, la estrategia y los objetivos de tu marca personal tienen que ser definidos en relación con tu persona y las redes sociales o los blog son solo las herramientas para comunicar y apoyar lo que eres.

    La gente lo hace al revés, piensa que la clave es hacerlo muy bien en las redes sociales sin tener por debajo una base fuerte y real. Si por ejemplo tu estrategia es convertirte en un experto reconocido en cocina, lo primero tienes que ser cocinero, continuar formándote y practicando y si realmente la base es buena, y las personas físicas de tu alrededor te reconocen como un gran experto, es cuando las redes sociales te ayudan a difundirlo. Lo que no funciona es al revés, eres un aficionado a la cocina que hace tus pinitos, y pretendes que con las redes sociales la gente te reconozca como un experto en cocina. Los podrás engañar alguna vez, pero con el tiempo lo sabrán.

  • #002
    Miguel Araujo - 17 marzo 2014 - 18:42

    sin duda alguna los objetivos son lo primero y algo muy importante es hacer un nombre en internet y hacer que te reconozcan por esa marca personal o que saben que tu realizas algo bien y que ellos pueden salir muy beneficiados al estar contigo, muy buen post y muy buen blog, saludos

  • #003
    Enrique Dans - 17 marzo 2014 - 18:48

    #001: Sí, vaya por delante que como no apoyes el tema en trabajo, trabajo y trabajo, por mucha marca personal que intentes construir, te durará, en efecto, lo que tarden otros en darse cuenta de que en realidad solo les estás vendiendo aire calentito. Esa parte la desarrollé un poco más en una charla de hace ya algún tiempo

  • #004
    Sunfas Tradelo ("Garepubaro") - 17 marzo 2014 - 19:38

    #001 pero que dices de blog de cocina? el otro dia me tenia que hacer una ensalada de pollo y escojo o mezclo las ideas que mas me gusten entre miles gratis y sin nombre, como echar salsa Perrins o no echar esa es la cuestion. Y si dices que hay cocineros de renombre que ganan pasta con su receta en internet y estas son complicadas … nadie hace eso, el que puede va a un buen restaurante o es que es un estudiante de cocina … las ideas circulan por ahi escapan al experto de cocina, un millon las copian y reparten, y el que invento esa buena idea no ganara nada os inventais las cosas … alguien dijo que la palabra que define nuestro tiempo es La Mentira, y cada vez le doy mas la razon … venga y ahora esperando tu enlace del cocinero ese QUE FUE CONOCIDO GRACIAS A INTERNET Y NO LA TELE, y que tanta pasta gana … las buenas ideas y el pensamiento cada vez dan y daran menos a su creador, y esto puede llegar a ser el colapso de una Civilizacion de Calidad que ya empezamos a ver y vemos como nos metemos en algo parecido a 1984 o al mundo sovietico … esto ni empieza

  • #005
    Felix Maocho - 17 marzo 2014 - 19:52

    #004 Sunfas Tradelo (“Garepubaro”)
    Te estas ganando el apodo de NODOYUNA, va el nombre “del cocinero ese QUE FUE CONOCIDO GRACIAS A INTERNET Y NO LA TELE, y que tanta pasta gana … ” Falsarius http://www.falsariuschef.com/

  • #006
    Isabel Garcia Calvo - 17 marzo 2014 - 23:57

    Justamente hace dos días había visto el video de tu charla sobre marca personal en Madrid Excelente y hoy me cae como del cielo este post para ampliar y profundizar más. El personal branding es un tema de mi interés, y he leído/estoy leyendo diversos libros; los principios básicos (por llamarlo de alguna forma) se repiten en diversas fuentes, pero generalmente se olvidan de comentar que, detrás de cualquier marca, tiene que haber valor, y el valor se consigue con mucho trabajo duro. De lo contrario, será más preciso hablar de vendedores de aire caliente…
    Mi enhorabuena por aportar, a través tu blog, valor para tus lectores!

  • #007
    Felix Maocho - 18 marzo 2014 - 01:52

    #006 Isabel Garcia Calvo
    la marca personal te hace conocido, es pblicidad, pero si el producto que publicitas es una castaña, antes se enteraran todos que no mereces la pena, si el producto responde a las expectativas entonces, el efecto de ser conocido es positivo

  • #008
    Yoriento - 18 marzo 2014 - 10:30

    Twitter es la herramienta que mejor balance dedicación-resultados tiene respecto a la generación de una marca profesional a corto y medio plazo. Muy de acuerdo con Enrique en este punto. No somos conscientes además que hace años no era posible acceder a los contenidos y la actividad de muchos profesionales que pueden ser modelos a seguir, personas y organizaciones que pueden inspirarnos y guiarnos en nuestros objetivos y estrategias.

    Resumiría la importancia de la marca personal en estas cuatro ideas:

    1) Marca es lo que quieres vender; reputación, es lo que te compran; profesionalidad, lo que demuestras
    2) Tener marca personal ‘estar en la mente’ de los clientes que quieres que te encuentren
    3) Marca es el perfume que usas, reputación el olor que dejas
    4) Ningún profesional ‘necesita un blog’ pero un blog puede hacer que muchos ‘te necesiten’ como profesional

  • #009
    Cèlia Hil (@CeliaHil) - 18 marzo 2014 - 11:24

    Felicidades por el post Enrique!!!
    Añadiría que previo a tener un objetivo y diseñar una estrategia, estaría bien hacer un buen ejercicio de autoconocimiento. Si no sé quién soy, difícilmente sabré dónde quiero ir ni cómo.

    Feliz día!!!

    ;-)

  • #010
    jose luis portela - 18 marzo 2014 - 12:37

    #003, Enrique tu eres el mejor ejemplo, porque para poder escribir una entrada tuya se que detrás de ella hay muchas horas de lectura diaria y trabajo diario, y para muestra la cantidad de links que haces a otras fuentes de información cada vez que escribes sobre algo. Se que escribiste sobre esto hace tiempo, y me encantó tu entrada porque estoy totalmente de acuerdo contigo, pero sabes tambien como yo que a pesar que lo digamos por muchos canales, todavía hay gente que no se entera y comienza la casa por el tejado

  • #011
    Gilmar Torres - 18 marzo 2014 - 17:50

    Estimado Enrique
    Adicionalmente, también me parece importante, que la construcción de una marca personal tiene que ver muchísimo con la generación de valor, con la actitud de servicio, con la actitud de ayudar a los demás. Acá juega un papel fundamental, el conjunto de principios y valores sobre los cuales se construye la marca.
    Saludos cordiales

  • #012
    jftamames - 18 marzo 2014 - 19:31

    Genial. No he encontrado una forma más clara de exponer el tema.

  • #013
    Juan Navidad - 18 marzo 2014 - 22:13

    Muy interesante, Enrique,
    si la marca personal es un campo amplio de calidad para mejorar muy necesario, cada actividad que una persona pueda desarrollar es susceptible de un proyecto específico. Precisamente un día antes que pusieras tú este tema, hablaba yo en mi blog de imagen y de marca personal de escritores/as. Se puede leer aquí: http://wp.me/p1jWhS-lw

    Saludos afectuosos,
    JN

  • #014
    Tom Peters - 20 marzo 2014 - 00:06

    Enrique, la charla a la que hacías referencia de Madrid Excelente está también en iVoox para escucharla mientras conducimos o hacemos otras cosas. Se puede descargar el audio.

    http://www.ivoox.com/enrique-dans-marca-personal-congreso-internacional-audios-mp3_rf_1507172_1.html

  • #015
    AmparoBoria - 20 marzo 2014 - 15:21

    Pues no puedo estar mas de acuerdo con tu propuesta de comienzo. El posicionamiento en la red no debe ser accidental. Tiene que tener una estrategia definida y seguir los pasos correctos para lograrlo.

  • #016
    Enrique - 24 marzo 2014 - 01:34

    Muy buen árticulo Enrique y además todo explicado con mucha claridad

    Saludos

  • #017
    Patricia Sancho - 25 marzo 2014 - 02:51

    Gracias por cada
    Tema que escribes ya
    Que la fimalidad es
    Aprender, seleccionar
    Lo que nos atrae
    Y no sabemos… mil gracias

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados