El rediseño del rediseño: ¿cómo reaccionamos ante los cambios?

Flickr redesignUna noticia sobre el posible rediseño del rediseño de Flickr me genera una reflexión sobre los cada vez más constantes cambios en las aplicaciones que utilizamos habitualmente. En este caso, hablamos de un caso para mí muy interesante y sobre el que tengo perspectiva de casi diez años, en los cuales he vivido la eclosión inicial, el abandono por parte de Yahoo!, y los rediseños y replanteamientos recientes.

¿Cómo reaccionamos ante los cada vez más frecuentes cambios en las aplicaciones que utilizamos? Resulta perfectamente normal encontrarnos que nuestro terminal nos solicite permiso – o ni eso, si lo hemos pre-aprobado – para actualizar un buen número de aplicaciones cada muy poco tiempo. Rara es la semana que no vemos pasar varias de estas notificaciones, y todos tenemos algunas apps que terminamos por actualizar más veces de las que realmente las utilizamos. Con el tiempo, nos hemos acostumbrado a una dinámica en la que nos resulta perfectamente normal que, al abrir una app, la interfaz haya sufrido cambios de cualquier tipo que afectan al uso que le damos.

En mi caso, y soy lo que muchos calificarían como un perfil con tendencia a la innovación, la reacción suele ser de resignación. Pocas veces me encuentro cambios en el planteamiento de una app que me generen algún tipo de satisfacción, y lo normal es que me enfrente a ellos con cierta desgana, con un “qué le vamos a hacer, es lo que hay” o incluso con algunas molestias. Me cuesta recordar la última vez que una aplicación introdujo cambios que realmente valorase de forma positiva, y sí me constan bastantes ocasiones en las que me encontré con cambios inesperados en el momento de acceder a ellas que me generaron algún tipo de problema o incomodidad. Los cambios estéticos en el diseño para adaptarse a las tendencias me generan escepticismo: me parece muy bien que de repente todo el mundo se haya dado al flat design tras una época de ubicuos efectos tridimensionales, pero lo veo más como algún tipo de “moda” frívola que como algo que, de alguna manera, me haya aportado algún valor.

De una época de cambios poco habituales, que casi siempre respondían a replanteamientos o al desarrollo de nuevas funciones, hemos pasado a una de cambios constantes, de descargas y reinstalaciones permanentes, de cambios casi caprichosos, que en ocasiones parecen simplemente una forma de lograr que hablen de uno sin más motivo que el puro “rediseño por el rediseño”. No suelo ser nostálgico, pero empiezo a añorar la época en la que cuando abría un programa o aplicación, sabía lo que me iba a encontrar.

Lógicamente, esto está afectando también a los planteamientos de los diseñadores: antes, se tenía bastante cuidado al tocar elementos con los que el usuario tenía una cierta familiaridad. Ahora, impera cada vez más el darlo todo por hecho, el “es lo que hay”: simplemente un comentario al abrir la app, o ni eso, y venga, a seguir usándola. Salvo en aquellos casos – por otro lado, cada vez menos frecuentes, en los que los usuarios plantean algún tipo de resistencia o rebelión, la cosa queda en simplemente una anécdota que se olvida rápidamente. No te encariñes con la estética de ninguna aplicación, porque cada día son más efímeras. A veces son elementos sutiles, un tipo de letra, un espaciado, un botón… otras veces son rediseños más radicales. Pero la impresión que tengo, dada la gran proliferación de apps, es que están ocurriendo todos los días.

¿Cómo reaccionáis ante los cambios en una época en la que los cambios ya aparecen casi todos los días? ¿Os molestan? ¿Os gustan? ¿Os generan indiferencia? ¿Debemos acostumbrarnos a que esta sea la dinámica “normal”?

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Redesigning the redesign: what do we think about change?“)

27 comentarios

  • #001
    Antonio Castro - 18 marzo 2014 - 09:55

    Cuando estás trabajando en un determinado contexto, tu memoria se sitúa en ese contexto y las cosas que usas habitualmente en él vienen a tu mente sin el menor esfuerzo. El acondicionamiento mental hace que trabajar en un contexto conocido nos convierta en trabajadores eficientes y eficaces.

    Si no puedes hacer una mejora importante sin rediseñarlo todo, quizás merezca la pena. El usuario que gaste un esfuerzo extra lo vería como una inversión porque hay un premio final a su esfuerzo.

    Si el premio no existe o no compensa el esfuerzo que exige al usuario, este lo vera como un cambio estúpido. Por desgracia son la mayoría.

  • #002
    Sunfas Tradelo ("Garepubaro") - 18 marzo 2014 - 10:22

    Que a cada nueva version te cambian las cosas de sitio de Windows y Linux, y este con un monton de versiones. Pero yo se lo achaco a que utilizar el ordenador es un videojuego y el mismo videojuego aburre siempre, por eso todo programa lo cambian y cada nueva version intenta que sea otro videojuego distinto para no aburrir siempre con el mismo. Si no el Windows8 seria igual que el Windows95 simplemente añadiendo cosas

  • #003
    David Mairal - 18 marzo 2014 - 10:36

    La línea que convierte una herramienta en un fin en sí mismo está rebasada con creces en el caso de las actualizaciones de aplicaciones, que rara vez suponen una evolución cualitativa.

    Como usuario nivel eso, usuario en busca de herramientas prácticas, el criterio del valor añadido y de seguridad es aún más determinante y el resto (diseños, colores,…) debieran quedar en un segundo plano, cosa que en muchos casos es al revés.

  • #004
    Felix Maocho - 18 marzo 2014 - 10:47

    Personalmente como usuario me molestan, ahora estoy pegándome con el Windwos 8 y cada día me pregunto que sentido tiene los cambios que han efectuado.
    Como he sido informático también veo las cosas desde el otro lado de la mesa,En mi opinión la versión 1 de un programa contiene la opinión de lo que debe hacer un aplicación según el analista informático que ni es especialista ni sabe con todo detalle que motivos tiene los usuarios para efectuar ciertos procesos.

    Después de un tiempo de rodaje de la aplicación , sale la versión 2 que recoge las observaciones y sugerencias que le han hecho los usuarios, sobre carencias y mejoras que se pueden hacer a la aplicación, lo cual supone un gran mejora sobre la primera versión. Una tercera versión, elimina los fallos que se a han encontrado a la aplicación, mejora su seguridad y así como incorpora las últimas mejoras sugeridas por los usuarios.

    En casi todos los casos esta tercera versión sacada entre dos y tres años despues de la original es la mejor versión. A partir de aquí, los cambios son o bien por razones comerciales, o puramente estéticos para intentar vender algo “nuevo y diferente” a tus propios clientes, o bien, porque tiene mejoras que necesitan excepcionalmente algún nuevos cliente, como aceptar que se puedan escribir de derecha a izquierda, por necesidad de los clientes árabes, o que los campos de monedas tendan más espacios más para los clientes japoneses, o llevar la contabilidad en dos monedas, para los paises de moneda local inestable, o cosas por el estilo, que son florituras estéticas, o necesidades específicos de unos pocos, pero que no aportan nada realmentee útil al 98% de los usuarios.

  • #005
    Antonio Castro - 18 marzo 2014 - 11:40

    #004 En casi todos los casos esta tercera versión sacada entre dos y tres años despues de la original es la mejor versión.

    Eso es así porque conservan el diseño original y se limita a corregir problemas y a hacer mejoras. La exigencia de un diseño nuevo suele obedecer a motivos profundos cosa que en la práctica ocurre muy rara vez. Podría incluso producirse cambios profundos conservando lo esencial de diseño original.

    El S.O. UNIX que tiene ya 45 años y los servicios básicos ofrecidos por el kernel de Linux son actualmente muy parecidos a los originales. (open, close, read, write, fork, … ). Todo ello hace uso de una arquitectura basada en una serie de elementos que siguen teniendo vigencia: (pipes, archivos, procesos, threads, sockets también con descriptores de ficheros). La forma en que funcionan los Unix si ha cambiado (núcleos monolíticos, micronúcleos, núcleos híbridos, exonúcleos), pero eso es transparente para la mayoría de usuarios y aplicaciones.

    Creo que cuando nos referimos a rediseñar una aplicación no nos referimos a cambios transparentes en las entrañas de las aplicaciones. No referimos en a cambios de diseño que afectan a la forma en que se usan.

    En ese sentido, salirse de un diseño original incluso para mejorarlo tiene un precio.

    Por ejemplo: bajo Unix, cada programa que se ejecuta tiene asociada una identidad de usuario, que normalmente se corresponde con el usuario que inició el proceso, pero HURD no sigue ese criterio que es una parte esencial del diseño original de Unix y que tiene montones de implicaciones. HURD introduce muchas mejoras que podríamos calificar de transgresoras respecto al diseño original de Unix, y eso es un problema.

    Todo este rollo era para concluir que un buen diseño puede sobrevivir décadas con las oportunas ampliaciones conservadoras.

    Los rediseños profundos y contínuos de las aplicaciones, creo que son un error bastante importante.

  • #006
    JC - 18 marzo 2014 - 12:02

    Las actualizaciones son necesarias para solucionar posibles errores que surgen cuando hay un uso masivo o para mejorar la usabilidad.
    Pero es cierto que últimamente es excesivo… da la sensación que publican las cosas “sin pulir” y luego “ya se arreglara lo que de problemas”…
    También se están excediendo en los cambios de usabilidad, hay apps que cambian varias veces al mes!!! Te vuelve loco.

  • #007
    Esteban - 18 marzo 2014 - 12:46

    El caso de Flickr si ha sido de libro, sobre lo que no se debe hacer. Han intentado modernizarse, pero sin embargo han logrado que muchos hayan dejado de usarlo porque todo está muy enredado. Se han cargado la usabilidad.

  • #008
    MiguKendo - 18 marzo 2014 - 12:52

    Los comentarios anteriores me parecen muy interesantes desde el punto de vista técnico. Como profano en esos temas me plantean preguntas más profundas: La necesidad psico-social cada vez mayor de cambio (o sensación de cambio), de mejora (o percepción de mejora). La implantación, a veces de manera cuasi-obligatoria de la filosofía del “new is always better”, demasiado a menudo sin calibrar los riesgos de la innovación, sin tiempo para detenerse en cuan necesaria o beneficiosa va a resultar (la dictadura de los timelines y fechas de lanzamiento).

    Esta filosofía compele a los usuarios en muchas ocasiones a una desaforada carrera por la sustitución de sus herramientas por nuevas simplemente por no sufrir el rechazo social de ser calificado como “obsoleto”; cuando no por librarse de esa sensación puramente interna de haberse quedado desactualizado y estar perdiendo oportunidades.
    ¿Es esta filosofía de vida una consecuencia de cuan rápidamente cambian las herramientas (particularmente tecnológicas) que usamos, o este cambio está derivado de aquella? En el primer caso estamos ante un preocupante (en mi opinión) caso de seria alienación colectiva por motivos (entre otros, pero fundamentalmente) comerciales, que sería positivo moderar, e incluso suprimir. En el segundo este fenómeno sería un mero reflejo de la evolución de la sociedad contemporánea y no haría más que adaptar las empresas a las necesidades de sus clientes, por lo que un cambio en esta dinámica parece no solo difícil sino poco aconsejable.

  • #009
    Pablo M - 18 marzo 2014 - 13:02

    Creo que depende mucho del rediseño que hagan. Hace un par de días la web de Feedly se rediseñó para hacerla más limpia; sin embargo, todo seguía en su sitio. El rediseño de Flickr hizo borrón y cuenta nueva.

    Si una web hace de vez en cuando pequeños tweaks de diseño para mantenerse fresca no creo que surja ningún problema: En cambio, si cada dos meses se cambia el diseño de forma radical y se mueve y remueve todo, el usuario probablemente se canse de aprender a usar el servicio cada cierto tiempo y buscará un servicio menos impredecible.

  • #010
    Sabela - 18 marzo 2014 - 13:27

    A mí, personalmente, me molestan la mayoría de cambios. Me considero una persona abierta a la innovación, pero la molestia surge cuando los cambios realizados afectan a una estética y organización del interfaz que ha sido útil hasta el momento, cuando los cambios non mejoran nada pero afectan al uso. Peor aún, a veces se eliminan recursos útiles (pensemos en la ausencia de atajos con letras en las nuevas versiones de Office). A lo largo de los años, he dejado de usar algunas webs, plataformas, aplicaciones, etc. por estos motivos… No puedo ser la única.

  • #011
    Antonio Gregorio Montes - 18 marzo 2014 - 13:51

    Me fastidian, aunque noto que cada vez ofrezco menos resistencia. Cada vez asumo mi entorno virtual como menos mío, en contra de lo que sentía hasta hace relativamente poco.

  • #012
    Antonio Castro - 18 marzo 2014 - 14:15

    Cuando a un empleado (programador, analista o lo que sea) le piden mejorar una aplicación sin especificar nada concreto, puede llegar fácilmente a hacer cambios arbitrarios e innecesarios para justificar su sueldo.

    El problema no es de estos subordinados, el problema es de sus jefes que deberían saber como mandar y trasladan competencias a personas no cualificadas, o dan indicaciones creativas, que creen maravillosas, salidas de una noche de borrachera.

    El dinero no lo es todo, hay que saber usarlo y en las políticas de rediseño de aplicaciones se nota mucho la subnormalidad de algunos directivos implicados.

  • #013
    demosc - 18 marzo 2014 - 14:22

    [Offtopic]

    Hola Enrique, has leído esta noticia? podrías comentarla?

    The Stress Of Being A Computer Programmer Is Literally Driving Many Of Them Crazy
    http://www.businessinsider.com/syndromes-drive-coders-crazy-2014-3

  • #014
    Óscar G. - 18 marzo 2014 - 17:29

    Una cierta adaptación estética me parece bien, aunque opino que lo razonable es hacerlo progresivamente. Lo de cambiar las cosas de sitio sin añadir nada suele resultar molesto y en ocasiones solo aporta complicarnos la vida (aunque es verdad que uno se adapta rápidamente). Otra cosa son las nuevas funcionalidades. Como el último cambio en Google Académico, donde sin rediseñar la aplicación han añadido la posibilidad de guardar los artículos que encontramos en “Mi Biblioteca” -como ya se podía hacer en Google Books-, algo verdaderamente útil y que yo echaba en falta. Esos cambos sí que se agradecen.

  • #015
    Lucas - 18 marzo 2014 - 18:08

    Hasta ahora no me ha supuesto un gran problema los rediseños, con la salvedad de Windows 8 al cual no me he terminado de acostumbrar después de más de un año, lo que denota que los cambios han sido probablemente excesivos.
    Es cierto que hay muchísimas actualizaciones de aplicaciones, así que en general las tengo configuradas para NO actualizar ¿Por qué narices necesito una aplicación linterna actualizada???!!!

  • #016
    acerswap - 18 marzo 2014 - 20:19

    Los cambios hay que aplicarlos con cabeza. La novedad no es mejor per se, sino que se debe pensar el por que se renueva, como y cuando. La gente buscara sus iconos en el sitio donde han estado siempre. Puedes aplanarlos, modificarles el diseño, cambiarles el color de fondo, agruparlos de otra forma que creas que es mejor, pero debes pensar en que si aplicas todo eso a la vez impones una curva de aprendizaje al usuario porque si, porque te da la gana. Un usuario se vuelve mas productivo cuanto mas conoce el entorno.

    ¿Por que no poner una opcion de “configuracion clasica” y otro de “nueva configuracion” y que sea el usuario quien decida cuando cambiar? Incluso le das la posibilidad de que pruebe los cambios con un cierto “espiritu aventurero”. Mas de uno de los que te leemos hemos presionado algun boton de “accede a la nueva interfaz (en pruebas)”. A veces se acepta a la primera, a veces hay que hacer varios intentos para adaptarse, a veces te adaptas porque no tienes mas narices, y se puede obtener un feedback mas util del usuario haciendolo asi. A un buzon de contacto pueden llegar dos tipos de correo acerca de un cambio, sugerencias y quejas. En mi opinion es mas util recibir mensajes del estilo “me ha costado encontrar la opcion xxxxxx, queda mejor en tal o cual sitio” que mensajes del estilo “ni siquiera puedo hacer xxxxx, menuda m… de cambio que habeis hecho, inutiles”.

  • #017
    Felix Maocho - 18 marzo 2014 - 21:10

    Mi opinión como informático retirado, es que los cambios a partir de la tercera versión son generalmente para poder realizar funcionalidades que te permitan captar nuevos clientes adicionales, al menos es asi en el mundo de la informática de gestión (informática empresarial), que es la que conozco.

    Uno hace un “Control de almacén” y todo va perfecto hasta la tercera versión, pues consigues una versión muy fiable, completa y práctica para tus clientes, pero quieres abarcar no solo a los que almacan mercancía en cajas con referencia sino ademas a los los que almacenan a granel, por ejmplo minerales y modificas un poco la amplicación para adaptarla a las necesidades de esos clentes, pero te sale otro que introduce la mercancía por barriles completos pero la saca por litros y pones otro pequeño parche para que valga a este tercer cliente. Otro cliente te pide un listado de posibles rupturas de stocks y se la haces y un cuarto te pide un control de caducidad de la mercancía almacenada o que tengas en cuenta lo que va en frigorig fico y lo que no y añades otra y otra utilidad.

    De vez en cuando sacas una nueva versión que agrupa todo lo que has ido haciendo puntualmente para cientes diferentes, creyendo que así tienes un “Control de almacen” mejor y mas flexible.

    Mi experiencia es que solo obtienes un “Control de Almacen” más complejo que tiene un montón de cosas que solo de vez en cuando un tío raro y que para el 90% de los usuarios, que solo necesitan sota, caballo y rey ,les valía mucho mejor la versión 3

    Mi experiencia me dice que lo mas correcto seria haber hecho un “Contol de almacen por referencias, “Un control de almacen para líquidos” Un control de almacen para la industria del frío” etc. pero al menos a mi me resultó muy dificil vender esta idea a mis jefes, que preferían Una única “Cojoaplicacion de almacén Universal” y claro yo solo era un currito, que eso si me pasaba hablando todo el dia con los usuarios que me contaban sus penas.

    Sin embargo no les critico, los jefe veían en cambio otros problemas que yo no apreciaba, ¿Como es explica al equipo de ventas y al público en general que tenemos siete versiones para mercados verticales que solo difieren en un 10%?, Se vende mucho mas fácil la idea que tienes una aplicacion que resuelve cualquier problema de almacén.

    Por cierto, ¿Alguien ha utilizado más del 5% de las funcionalidades de Word? ¿Y de Excel?. No es fácil no caer en el “Cojotratamiento de textos”· o “Cojohoja de cálculos?

  • #018
    Xaquín - 19 marzo 2014 - 00:16

    No puedo entrar en el debate por ser off-tecnólogo…pero me gusta pensar que la naturaleza tarda mucho en cambiar algo por más que por “mero capricho”…y, por otro lado, mucho se tendría avanzado en la adaptación a la realidad y en la mejora de la eficiencia en la producción industrial si técnicos y diseñadores alemanes ( por ejemplo) de electrodomésticos fueran amos de casa ( por ejemplo).

  • #019
    vivaldibonao - 19 marzo 2014 - 03:54

    Hablando de Rediseño Enrique, has pensado en adaptar tu página al movil. pues no tiene version movil..

  • #020
    Benjamin - 19 marzo 2014 - 10:46

    En mi movil se ve bien (Samsung S IV), pero la publicidad lateral en el movil me provoca desplazamiento de lado.

    Si la publicidad de www.enriquedans.com se pasara abajo (javascript) automáticamente, sería mejor

  • #021
    Miguel A. Tovar - 19 marzo 2014 - 10:49

    Es cierto lo que comentas. Creo que esta sensación compartida se ha intensificado con el uso de las apps. Mi actitud es también de resignación. Ya me he acostumbrado a darle periódicamente a la opción ‘actualizar todas’ sin detenerme a pensar en ello. Por otra parte creo que es bueno revisar de vez en cuando qué apps no utilizamos y liberar espacio.

  • #022
    Gilmar Torres - 19 marzo 2014 - 14:43

    Estimado Enrique
    Es verdad que las innovaciones y rediseños en tecnologia van mucho mas rapido que nuestra capacidad de adaptarnos a ellos.
    Sin embargo viendo desde un punto de vista positivo, es que nos mandan un mensaje “subliminal” en el sentido que el cambio, la innovación, el rediseño debe ser parte de nuestro hábito en nuestro diario vivir.
    ¿Como rediseñar mi trabajo diario para genere mayor valor para mis clientes? ¿Como rediseñar mi rutina de fin de semana para integrar mejor a mi familia? ¿Como rediseñar mi habitos, para llevar una vida saludable y llena de energia?. Etc.
    Saludos

  • #023
    Julio - 19 marzo 2014 - 15:41

    Es verdad que tantos cambios sin aviso a mí llegan a hartarme. ¿Será disruptiva la nueva app que sólo haga una cosa y prometa no cambiar su interfaz de usuario en diez años? ¡Con que sólo prometa eso yo me apunto! :)

  • #024
    Daniel - 20 marzo 2014 - 14:53

    Me resulta insoportable todo el rollo de las actualizaciones. Android debería permitir ocultar las notificaciones. No soporto ver todos los días a todas horas las notificaciones en mi barra superior y en la cortinilla. Me importa un bledo. Que se actualicen 5 veces al día todas si quieren, pero que me dejen en paz que no tengo todo el día para dedicárselo a leer eso y encima aprender los nuevos cambios, que normalmente ni los ves.

    La tecnología nos está robando la vida literalmente. Supuestamente la tecnología aumenta la productividad y ahorra tiempo o esfuerzos, pero la realidad es que te agota y te roba la vida entera.

    Algún día tiraré todo por la ventana y volveré a una vida primitiva sin internet ni ordenadores ni móvil ni nada.

  • #025
    garcaisa - 24 marzo 2014 - 14:17

    Cuando las necesidades de los usuarios son mucho menores que las ganas de cambiar a diario los programas, hay que pensar que lo hacen para tenernos entretenidos y enganchados permanentemente a la tecnología, totalmente dependientes de ellos y en sus manos. El resto de supuestas “mejoras”: no es más marketing y publicidad.

  • #026
    Perico de los Palotes - 26 marzo 2014 - 17:27

    Muy viejo en el mundo del diseño gráfico, la discusión del fondo y la forma. Los desvarios del cliente..

    Los médicos, cuidan de la salud. Los fabricantes de quesos, hacen quesos. Los de tornillos, hacen tornillos. Pero diseñar ¿quién lo hace?: El informático, el sobrino que usa PhotoShop, el administrativo con conocimientos de informática. Una empresa con unas especificaciones que.. además probablemente barata (hay que ahorrar)

    Y esa idea ¿quien la valora?: El abogado, El jefe de marketing, el director creativo, o el cliente con alma de Goya.

    Estupendo para que una idea no llegue a florecer, demasiadas manos. Como se dice en el gremio: Un dromedario es un galgo diseñado por un comité.

    http://gattaca.com.ar/wp-content/uploads/2009/12/idea_killers.jpg dicho con dibujitos vamos..

  • #027
    Sara - 11 abril 2014 - 16:27

    Los cambios (en webs, apps…) sin análisis previos que los justifiquen son un GRAN error. Precisamente escribí un tweet hace unos meses sobre este tema tras mi desesperación mientras buscaba hotel en Trivago. https://twitter.com/enladiana/status/375672801778102272
    En mi paso por NH Hoteles claramente se cometió un gran error al cambiar la web en el año 2007; lo más curioso es que la decisión se tomó en 2006 (justo a mitad de año cuando ya se había alcanzado el 100% de los objetivos marcados para dicho año). Ante ésto yo me pregunto: si los resultados son positivos, ¿por qué cambiar por cambiar?

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados