España y la regulación del crowdfunding

IMAGE: Anke Goodwin - 123RF

El crowdfunding, entendido como la cooperación colectiva para conseguir dinero u otros recursos para financiar esfuerzos e iniciativas de otras personas u organizaciones, es un fenómeno relativamente reciente al que he dedicado ya una buena cantidad de entradas. Aunque podemos encontrar ejemplos de proyectos financiados de esta manera que datan de hace varias décadas o incluso siglos (la base de la Estatua de la Libertad, por ejemplo, se financió parcialmente en 1884 mediante crowdfunding), la realidad es que el primer uso del término proviene del año 2006, y su popularización está vinculada a la de algunas de sus plataformas más conocidas a finales de la década pasada.

Además, es un fenómeno complejo, con múltiples variedades que incluyen microdonaciones (contribuciones sin un retorno específico), modelos basados en premios (desde intangibles o merchandising hasta la preventa del propio producto o ediciones limitadas del mismo), o incluso aportes de capital a compañías (equity crowdfunding).

Como ecosistema, el crowdfunding se considera un método alternativo y emergente de financiación de ideas, proyectos y compañías, y se calcula que movió en torno a los cinco mil millones de dólares en el mundo durante el pasado 2013. Los datos del año 2012 hablan de un mercado español calculado en torno a los diez millones de euros.

El Confidencial destapó ayer una noticia polémica relacionada con este tema: el gobierno español, dentro del contexto de la ley de financiación empresarial, decidía incluir una serie de cláusulas destinadas a regular el crowdfunding. La noticia generó bastantes reacciones dentro del entorno emprendedor y tecnológico español, así como en algunas plataformas locales como Lánzanos o Comunitae. Las principales objeciones a la norma están relacionadas con los límites establecidos para la financiación de proyectos (máximo de un millón de euros), los límites para los aportes individuales (máximo de tres mil euros por proyecto y seis mil en total), o los requisitos para las plataformas dedicadas al tema (registro en CNMV y Banco de España, capital social superior a 50.000 euros o seguro de responsabilidad civil con cobertura de 150.000 euros anuales).

La regulación del crowdfunding es una cuestión de indudable complejidad: si bien es evidente que un cierto nivel de regulación es necesario a efectos de control y garantías, una regulación excesiva puede poner en peligro el desarrollo y las posibilidades de un sistema pujante y con un enorme potencial para el desarrollo de nuevas ideas, proyectos y empresas. Hasta la fecha, la regulación en nuestro país era prácticamente inexistente: mientras países de nuestro entorno como Alemania, el Reino Unido o Italia ya habían planteado normas específicas relacionadas con este tema, la normativa española era generalista y de aplicación relativamente difusa.

El crowdfunding es, en España, un fenómeno con un nivel todavía muy incipiente. El proyecto más importante de este tipo se cerró hace pocas semanas, y captó 680.000 euros de unas cinco mil personas para desarrollar una versión homenaje al mítico juego Heroquest, poco que ver con las millonarias cifras recaudadas por hitos del crowfunding como el conocido smartwatch Pebble (más de diez millones de dólares), la videoconsola Ouya (ocho millones y medio) o la película sobre la serie Veronica Mars (casi seis millones). La mayor madurez del mercado norteamericano tiene también efectos negativos, como la aparición de algunos casos aislados de estafas. En nuestro país, por el momento, no parecen existir registros de estafas o escándalos derivados de proyectos de crowdsourcing.

Mientras la regulación en países de nuestro entorno cercano establecen limitaciones de cien mil euros/año en el caso de Alemania en el caso de equity crowdfunding (y excluye las donaciones y los modelos basados en recompensas, que no considera inversiones), o de cinco millones de euros/año en el caso de Italia o Reino Unido, la propuesta española establece límites llamativamente bajos de tres mil euros en un proyecto y seis mil euros totales por usuario y año, algo que podría convertir el equity crowdfunding y las posibilidades de financiar iniciativas empresariales en un auténtico “juguete”, o directamente en un muerto viviente. En perspectiva, la marcadísima costumbre del gobierno español de legislar en función de los intereses de los lobbies empresariales, en este caso el de los bancos, que ya habían solicitado la regulación de plataformas de este tipo. Resulta llamativo observar cómo en un país y en una coyuntura en donde conseguir financiación resulta un duro reto para cualquier proyecto o empresa y en el que los grandes escándalos financieros y estafas multitudinarias han provenido precisamente de los bancos y cajas de ahorros, se pretende regular el desarrollo de un instrumento como el crowdfunding en función, aparentemente, de los intereses de estos.

¿Qué efectos puede tener sobre nuestro país una regulación de este tipo? En primer lugar, supone condicionar el posible potencial y desarrollo del ecosistema empresarial a cantidades ridículamente pequeñas, forzando a los emprendedores de todo tipo (desde pequeños proyectos e ideas emergentes hasta empresas en busca de capital) a esfuerzos muy superiores para metas muy limitadas, o al recurso a los esquemas de financiación tradicional. En segundo lugar, reduce el atractivo de nuestro país para la llegada de plataformas extranjeras dedicadas a este tipo de actividades, lo que podría redundar en una menor participación de España en un fenómeno global en el que la escala juega un papel importante y en donde, por la dinámica competitiva, es posible que se produzcan movimientos de consolidación. Además, se coarta claramente el desarrollo de nuevas ideas y creatividad emprendedora, y se invita claramente a la deslocalización y al establecimiento de los emprendedores en otros países que mantengan visiones menos limitadas de este fenómeno.

Por último, resulta llamativo que la regulación de un fenómeno como el crowdfunding, caracterizado por una amplia diversidad, destaque por la indefinición y la falta de claridad en cuanto a lo que pretende regular. De las palabras del ministro de Guindos ayer resulta prácticamente imposible entender si las normas descritas se refieren únicamente al ámbito del equity crowdfunding o incluyen los modelos basados en premios, radicalmente diferentes en su funcionamiento. Desde un punto de vista puramente estético, parece como si la regulación se hubiese llevado a cabo sin demasiada atención, de manera atropellada, o tratando únicamente de poner obstáculos y limitaciones, sin preocuparse mucho de qué era exactamente lo que se intentaba limitar. O peor, de a qué o a quién se intentaba proteger. El crowdfunding supone una alternativa interesantísima y muy actual para la financiación de proyectos y empresas, y aunque precisa de regulación, debe ponerse un interés especial en evitar asfixiarlo y limitarlo en exceso, más allá de lo que puedan ser protecciones al inversor. Mientras en los Estados Unidos se urge a la SEC para que reduzca esas limitaciones para evitar precisamente que se coarte en exceso el ámbito de uso del crowdfunding, en España todo indica que directamente se quiere impedir su desarrollo.

Haciendo referencia al histórico desprecio español por la ciencia y la tecnología, el filósofo Miguel de Unamuno utilizó aquella famosa frase, “¡que inventen ellos!” ¿A dónde vamos ahora? ¿Al “que emprendan ellos”?

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Spain aims to kill crowdfunding“)

 

ACTUALIZACIÓN (03/03/2014): Marimar Jiménez me cita en su artículo en Cinco Días, titulado “Las empresas de ‘crowdfunding’ reclaman una regulación menos restrictiva“.

ACTUALIZACIÓN (13/03/2014): EuroWeeklyNews me cita en su artículo titulado Crowdfunding threatens to crowd-out banks.

44 comentarios

  • #001
    Alfredo Valdes - 1 marzo 2014 - 15:33

    Un articulo realmente excepcional muy bien explicado y que realza lo que ya se sabe que los bancos a los cuales ayudamos todos con nuestro dinero quieren cortar de raíz todo lo que no sea su propia financiación para no perder mercado, ya que están viendo como la tarta la tienen que reoartir con otro comensal/es.
    Por otra parte si como me temo que al final los políticos traguen con lo que dicen los banqueros los emprendedores tienen un problema de financiación grave”al banco”y con seguridad a cerrar tu negocio o idea.
    Repito un artículo genial, una vez mas mis felicitaciones

  • #002
    Victor - 1 marzo 2014 - 15:43

    Este gobierno no legisla para el interés general, lo hace para intereses particulares, en este caso Botín & Cía. ¿Quieres crédito? Pues a pasar por el aro, que eso del crowfunding es cosa de rojos perroflautas. A hipotecar tu casa, la de tus padres, la de tus abuelos y responder con todos tus ingresos presentes y futuros.

  • #003
    Aurelio Toral - 1 marzo 2014 - 16:12

    La Sociedad siempre encuentra alternativas cuando la política y las instituciones fallan. El criwfunding es una más dentro del mayor cambio económico de la historia de la humanidad: collaborative economics, optimización de recursos, incluyendo el tiempo, y todo basado en transacciones ABSOLÚTAMENTE VOLUNTARIAS. La casta política lo ve cómo una amenaza porque demuestra q la sociedad puede llegar a manejarse de manera autónoma al margen de su intervención.

  • #004
    Jorge Violán Acevedo - 1 marzo 2014 - 17:10

    Lamentable criterio legislativo, que sólo pretende proteger a las entidades financieras.
    Las capacidades innovadoras para el desarrollo de proyectos empresariales, necesitan financiación.
    Los bancos siguen restringiendo la oferta monetaria para las empresas y consumo de las familias.
    Solo lo SENCILLO (no burocrático) y ÚTIL (beneficio) emociona…!!
    Ya la vida es sumamente compleja, como para poner “palos en las ruedas”

  • #005
    Fran Solano - 1 marzo 2014 - 17:53

    Ya son ganas de dispararse en el pie. Al igual que a la hora de crear una empresa, podemos aprovechar que vivimos en un mercado comunitario.

  • #006
    carlos - 1 marzo 2014 - 18:57

    Cada vez que en un artículo se malusa la palaba ecosistema como sinónimo de comunidad, entorno… youtube borra un video de gaticos.

  • #007
    Antonio Castro - 1 marzo 2014 - 19:30

    La rendición de este gobierno a los intereses de los lobbies que chocan frontalmente con los intereses de los ciudadanos está siendo brutal. Están haciendo un daño incalculable.

    El crowdfounding es una fórmula que permite el emprendimiento a personas sin la suficiente capacidad financiera. Entre esta gente tienen pocos amigos así que son vistos como la competencia de sus poderosos amigos.

    El crowdfunding es una idea que permite acceder a emprendimientos que solo estaban al alcance de personas con muchos recursos. En otras palabras, es una forma de hacer negocios que permite hacer la competencia a los poderosos. Por eso la están penalizando.

    La regulación del crowdfunding, la regulación de la propiedad intelectual, la política energética, la política sanitaria, la política educativa, etc. Todo esto se está planteando en clave de fomentar el crecimiento de las distintas industrias en base a privatizaciones, protecciones, cánones, prohibiciones, recortes de servicios, etc. por no hablar de la corrupción pura y dura que no está siendo atajada.

    La macro economía está mejorando a costa de un empeoramiento de la economía doméstica de los ciudadanos. Para salir de la burbuja financiera que crearon, nos están metiendo en otra burbuja de gastos artificiales que también tendrá duras consecuencias. Están convirtiendo a España en una plutocracia y lo hacen con ayuda de nuestros votos.

  • #008
    Antonio Castro - 1 marzo 2014 - 20:37

    Enrique, me gustaría que las personas que estáis profundizando en estos temas os pusierais mínimamente de acuerdo. Lo que tu planteas es bastante más crítico que esto otro: Nueva regulación del Crowdfunding en España, bien explicado

    Creo que es un tema muy serio y ahora mismo ya no sé si se está regulando bien mal o regular y me gustaría saber que es lo que opinan las empresas de crowdfunding sobre esta propuesta de regulación.

  • #009
    Informatica e Internet - 1 marzo 2014 - 21:37

    La ley del Crownfunding se ha hecho, unica y exclusivamente, con fines recaudatorios y de control de capitales, no para favorecer la inversión privada no especulativa en nuevas empresas.

  • #010
    Enrique Dans - 1 marzo 2014 - 21:42

    #008: Antonio, todo el mundo puede tener opinión. Juan tiene la suya (y afirma que está “bien explicada”, una valoración que yo no suelo hacer de lo que yo mismo escribo), y yo tengo la mía. Yo creo que Juan está equivocado, y su entrada llena de inexactitudes. En ella mezcla conceptos constantemente:

    – Afirma que el crowdfunding basado en premios no se regula, algo que el ministro ayer no solo no precisó, sino que se pronunció en sentido contrario en conversación con un periodista de El Mundo. Pero por otro lado, afirma que “se trata de evitar el fraude en Kickstarter”… ¡¡que es precisamente lo que dice que no se va a regular!!

    – Afirma que “hay otros canales para invertir”, pero no razona por qué razón tenemos que tener límites tan desproporcionadamente inferiores a los existentes para esa actividad en otros países de nuestro entorno cercano. ¿Por qué hay que “proteger” a los españoles más que a italianos, alemanes o británicos? ¿Somos más tontos?

    – Vuelve a confundir el tema cuando dice que “¿cuantos proyectos de crowdfunding habéis visto que se pueda invertir más de 3.000€ por una sola persona? Casi ninguno”… en efecto, en Kickstarter y en el crowdfunding basado en premios no los hay, o hay pocos. Pero en equity crowdfunding es perfectamente habitual.

    – Vuelve al mismo error: “en España ya hay instrumentos” ¿Y? ¿Por qué no pueden desarrollarse OTROS instrumentos? ¿Es que tenemos que usar todos los instrumentos que le gustan a Juan, porque es quien “nos lo explica bien”? ¿Dónde está el problema de que haya una amplia variedad de instrumentos para invertir? ¿O de que aparezcan instrumentos nuevos? A no ser, claro, que no quiera competencia a lo que hay, como parece desprenderse de la regulación del gobierno.

    – Otro error: “No conozco ninguna Startup española que ha conseguido en su primera ronda más de 1M€, puede que exista, pero no conozco a ninguna. Y en Kickstarter apenas llegan a 40 las que ha superado ese límite.” Coño, que no es en Kickstarter, es en plataformas de equity crowdfunding!! Por la razón que sea, tal vez la urgencia que tiene por defender esta norma, Juan salta caprichosamente de un lado a otro durante toda su entrada.

    Vamos, que la entrada es una joyita. No sé qué lleva a Juan a defender el tema así, pero desde luego, con esta entrada no me parece que se haya lucido en absoluto. Y dice muy poco a su favor confundir y mezclar términos de esa manera, exactamente igual que como parece que lo ha hecho el gobierno. Espera… ¿tendrá Juan algo que ver en el proyecto del gobierno? :-)

  • #011
    Diego Mascarell - 1 marzo 2014 - 22:54

    Es una regulación que huele muy fuerte a “no vamos a dejar que la gente se financie fuera de los circuitos financieros”

  • #012
    Pedro Amador - 1 marzo 2014 - 23:33

    Tienen miedo de que inventen una aplicación que haga de político… ¡porque rápidamente se van todos a la calle! ¡Vaya panda de memos!

  • #013
    Juan Macias - 2 marzo 2014 - 00:47

    Enrique, en el borrador deja muy claro que el Crowdfunding de rewards no va a tener esas limitaciones.

    Es cierto que nombro a Kickstarter cuando hablo de equity y no debería hacerlo, pero lo he hecho por que la gente no hacia más que hacer referencias a proyectos de esta web cuando hablaban de casos de éxito.

    Si nos vamos a Europa a plataformas como seedrs, podemos ver que las inversiones no llegan ni a 100.000

    En cuanto a las limitaciones, en Francia son aún peores, las cambiaron hace 2 semanas. En UK las van a cambiar en breve, y en línea general se regulará en toda Europa este año.

    Podría haber explicado mucho más en el post, pero iba a ser demasiado largo y quería partirlo en dos….

    Intentaré explicar mañana por que creo en la regulación como elemento protector.

  • #014
    Sunfas Tradelo ("Garepubaro") - 2 marzo 2014 - 03:42

    Regulacion … ¿por que? porque se dan cuen de que la libertad economica del crowfunding resulta que se carga sus dogmas como liberales economicos, y se lian, y no aparecen ni postean osea lo de siempre … porque se creian que son algo ( liberales ) y al final no son nada … o ni saben en realidad lo que son

  • #015
    asmpredator - 2 marzo 2014 - 07:32

    Tenemos un gobierno que odia al pueblo al que gobierna, que solo legisla en contra de toda posibilidad de que podamos levantar cabeza. Todo lo que toca lo rompe, lo ensucia, lo envilece, lo corrompe, para ellos la marca España es la maxima expresión de la corrupción y el chanchullismo. No son tontos, son malos, solo espero que de tan corruptos que son se autodestruyan por pura avaricia.

  • #016
    Nacho - 2 marzo 2014 - 10:58

    Buenos días,

    Veo mucho debate alrededor de este tema. Posturas enfrentadas y opiniones muy diferentes. Estoy creándome la mía a partir de lo que leo. Lo que sí tengo claro es que, si la regulación actual no ha conseguido que los bancos “nos la cuelen a ciudadanos y gobiernos” estando más que controlados a través varios organismos, comprendo que se quiera, en cierto modo, regular a empresas “menos fiables” a priori en un mercado que no queda claro quién es quién y dónde está.

    Pongo un ejemplo. Si una plataforma de crowfunding como Lánzanos consigue el dinero para mi proyecto y a la hora de pagarlo (en caso de que lo consiguiese) quiebra y no me paga… ¿Qué ocurre? ¿Qué pasa con todo mi esfuerzo? y con el dinero de los mecenas? Es lógico que a estas plataformas se las exija “seguridad”. Hablo de Lánzanos porque he trabajado con ellos y lo que menos dan es seguridad en ese aspecto (no de pagos, pero si de gestión poco confiable para los proyectos…).

    En cuanto a limitar las cantidades, ahí discrepo con Juan, que cada uno se gaste lo que quiera. Eso sí, como bien dice, yo no me gastaría 3.000€ en un proyecto de un desconocido, por muy bonito que lo pinte en una plataforma de crowfunding. Ojo, no todo el mundo tiene formación ni criterio ni conocimiento a la hora de invertir, por eso se debería proteger a las personas. Es más fácil venderle un Goya a un ciego que a un tuerto…

  • #017
    Juan Macias - 2 marzo 2014 - 11:06

    Hola Enrique, amplío información aquí: http://juanmacias.net/2014/03/limitacion-del-equity-crowdfunding-ejemplo-seedrs-com/
    y lo dicho… deberías hablar de Francia y de cómo se va a crear una norma comunitaria que regule el crowdfunding en toda Europa en breve….

  • #018
    Tocameroque - 2 marzo 2014 - 13:20

    Un país donde los políticos tienen su exilio dorado en forma de millonaria jubilación en las empresas energéticas, constructoras, los grupos multimedia, propiedad o en último extremo agradecidos con la banca… ¿Cómo todo aquéllo que legislen no va a ser favorable a éstos?…Estarían cerrándose una puerta. Lo hicieron con la Ley Hipotecaria. Lo hicieron con el rescate bancario. Lo hicieron con la gestación de la SAREB…. Urge reformar completamente el sistema para que la transparencia, la fiscalización y las listas abiertas acaben con unos usos y formas que aunque democráticos son poco éticos por que obedecen a una dictadura de los grandes capitales y no a los intereses comunes.

  • #019
    Héctor M. - 2 marzo 2014 - 13:39

    Hola Enrique, desde nuestro blog www.crowdacy.com hemos querido aportar nuestro granito de arena huyendo de la histeria colectiva, con el borrador de ante-proyecto en mano. Espero que le puedas echar un vistazo. ¡Saludos!

    http://www.crowdacy.com/el-fin-del-crowdfunding/

  • #020
    Felix Maocho - 2 marzo 2014 - 14:15

    No entiendo por que existen, (pocos), fondos de Capital Riesgo que apuestan por invertir en empresas que tienen un gran potencial de crecimiento, con una absoluta intención especulativa, y a todos nos parece que es estupendo que existan esos fondos y no hay límites legales para su inversión, pero si yo veo en una plataforma de crowfinding, un proyecto que me agrada, bien por su capacidad de crecimiento, (motivo pura expeculativo), bien por otro motivo más noble, como que es ayudad a crear una obra de arte, una acción ecológica, o de bien social, limiten mi inversión a 3000€, ¿A quién hago daño si DE MI dinero, quiero poner 10.000€?. ¿Por qué una Caja de Ahorros, controlada por un partido político, puede dar dinero sin tasa del DINERO DE TODOS, para hacer un aeropuerto, pero si yo quiero dar MI DINERO para el desarrollo de un juguete ecológico, tenga que limitarme a 3000€. Sinceramente no lo entiendo.

  • #021
    El Enano - 2 marzo 2014 - 15:35

    Cualquier medida tomada por un Gobierno confiscatorio (perdón por el pleonasmo) está hecha para trincar pasta del ciudadano. No me hace falta leer más.

  • #022
    Antonio Castro - 2 marzo 2014 - 16:57

    #010
    Vamos, que la entrada es una joyita. No sé qué lleva a Juan a defender el tema así, pero desde luego, con esta entrada no me parece que se haya lucido en absoluto. Y dice muy poco a su favor confundir y mezclar términos de esa manera, exactamente igual que como parece que lo ha hecho el gobierno. Espera… ¿tendrá Juan algo que ver en el proyecto del gobierno? :-)

    Te agradezco las puntualizaciones. Me han resultado muy esclarecedoras y creo que en efecto, las diferencias en los puntos de vista tuyo y de Juan se explican mediante la falta de objetividad de Juan. Creo que como de costumbre se intenta proteger un tejido bancario fuertemente politizado. Ignoro en que parte de ambas caras de ese lobby financiero y político se ha inspirado su artículo.

  • #023
    Juan Macias - 2 marzo 2014 - 17:47

    #022
    Pues creo que soy más objetivo que otros que directamente se lanzaron al cuello del gobierno a criticar lo que decían antes de informarse.

    Y sobre todo esos “expertos” en Crowdfunding que no se habían enterado que había un proyecto europeo en marcha, que el mes que viene entra en UK, Francia con limitaciones más restrictivas que las españolas.

    Todos han ido diciendo que el gobierno de España era malísimo por poner limitaciones y que esto no pasaba en otros países, y al final es al raves….

  • #024
    Juan Macias - 2 marzo 2014 - 17:52

    Por cierto Enrique, el proyecto HeroQuest ha alcanzado esa cantidad en España por que fue expulsado de kickstarter…. https://www.kickstarter.com/projects/2113976860/heroquest-25th-anniversary

  • #025
    Enrique Dans - 2 marzo 2014 - 19:00

    #024: Lo sé, Juan, tienes la historia completa aquí. Pero eso no cambia el dato que yo daba, que es el de la campaña de mayor recaudación en España. Las cosas son como son.

    Aquí nadie “se lanza al cuello” de nadie. Yo no escribo así. Yo simplemente afirmo, y con datos, que pretender regular el crowdfunding como se está pretendiendo es cometer un ERROR, así con mayúsculas, y que incluso en Estados Unidos, que es la referencia en este tema, están pidiendo que se evite por activa y por pasiva. Una cosa es poner controles para evitar el fraude, y otra muy distinta restringir una vía de manera absurda para favorecer a… ¿quién? Pues como tú bien dices… a los canales que ya existían. La justificación para eliminar algo nunca puede ser “es que eso ya lo hay”, porque eso mata la innovación. Y en un país donde el grifo del crédito está cerrado como lo está y donde no ha habido ningún tipo de escándalo derivado del crowdfunding, intentar cerrar la vía del crowdfunding como lo está intentando este gobierno es muy IRRESPONSABLE, y solo se puede entender si tiene otro tipo de motivaciones.

  • #026
    Juan Macias - 2 marzo 2014 - 19:07

    No decía lo de “se lanza al cuello” por ti ;)

    La postura que defiendo es que “por ahora”, es mejor limitarlo y cuando las plataformas aprendan y haya un ecosistema interesante, entonces se pueden aumentar las limitaciones o quitarlas.

    En otros países las plataformas están muy avanzadas, con exámenes para los inversores, con sistema de control avanzados, etc… En España aún no lo están, y mi postura es esa…. una regulación así, se que puede joder a un 1% pero beneficiar al 99%.

    Es mi punto de vista… quizás es una visión paternalista…

  • #027
    Enrique Dans - 2 marzo 2014 - 19:25

    #026: Eso se llama “pre-legislar”, legislar “por si acaso”, y es la manera garantizada de matar la innovación y las nuevas alternativas. Es la gran diferencia del sistema legal anglosajón: ante un caso que plantea temas nuevos, se plantean comparables y se pide al juez que dibuje esas comparaciones y legisle en consecuencia. Aquí lo que se intenta es supuestamente calcular todas las posibles consecuencias, incluyendo las más enrevesadas, y se trata de evitarlas todas, lo que redunda en una hiperlegislación que impide hacer las cosas. No se puede hiperlegislar el crowdfunding “por si acaso” cuando por el momento no ha generado ningún problema y resulta ser una vía enormemente esperanzadora, y si además lo planteas en un país como este, es directamente irresponsable. Pero nada que me sorprenda en un gobierno como este, por otro lado. Lo que pretenden es dejar un crowdfunding “de juguete” y que para las cosas “serias de verdad” haya que ir a los de siempre, a sus amigos de la “revolving door”… a los que han escrito realmente la ley.

  • #028
    Antonio Castro - 2 marzo 2014 - 21:04

    Lo de legislar poniendo la venda antes de la herida me da una idea muy clara de lo malas que eran otro tipo de excusas para justificar algo así. Simplemente se quiso hacer y se hizo. Luego se buscó la menos mala de las excusas que continua siendo infumable.

    Estos son los liberales que se hartan de proclamar que hay que reducir el control sobre las empresas y sobre el emprendimiento.

    Aquí de lo que se trata es de dos cosas. 1) De premiar a las empresas potentes que están politizadas y 2) de castigar a todo lo demás que pueda hacerles la competencia.

    Es algo muy natural y necesario que se haga así porque las grandes empresas se están llenando de incompetentes que vienen del mundo de la política. Sin ir más lejos leo lo siguiente: La nueva ley de altos cargos suaviza las incompatibilidades de los cesados

    El caso es que ahora el crowdfunding recibe el tratamiento de conflictivo y no se alega ningún hecho grave que lo acredite.

    Ni a los ciudadanos ni a los pequeños y medianos empresarios se les concede el beneficio de la duda o presunción de inocencia. Por el contrario las grandes empresas totalmente infiltradas por políticos, (esos que acceden por la famosa puerta giratoria en pago a los favores prestados), se les concede la impunidad más absoluta para trabajar desde el más repugnante de los abusos ante la vista gorda de aquellos que tienen la responsabilidad de protegernos.

    Lo de paternal me hace gracia. Lo cierto es que solo nos protegen de lo que es peligroso para sus propios intereses egoístas.

  • #029
    Alonso - 2 marzo 2014 - 21:06

    El que una actividad económica esté poco regulada no significa necesariamente que sea peligrosa y a la inversa, el que un sector económico tenga mucha regulación no garantiza la inexistencia del fraude. El negocio bancario es de los más regulados y supervisados en todos los países y ello no impidió en España la comercialización a decenas de miles de personas de las “preferentes”. Las leyes han de ser pocas y claras.
    La regulación del crowdfunding no persigue proteger al inversor sino a los bancos, en pago por sus servicios (financiación de campañas electorales). Y es que ya lo decían los romanos: “do ut des”

  • #030
    Michel Henric-Coll - 2 marzo 2014 - 22:54

    Excelente artículo, en efecto.

    Los bancos quieren el estricto monopolio del dinero. Toda forma alternativa es considerada como competencia, y debe ser eliminada o restringida en toda la medida de lo posible.

    Y como la banca manda sobre los políticos españoles, estos últimos han cumplido con lo que se les exigía. No tenían nada que comprender, sólo ejecutar.

    Y en cuanto a la frase de Unamuno (muy apropiada), ¿porque los bancos no montan una plataforma de crowd funding? Ah, ya se, es lo del perro del hortelano: ni comer ni dejar comer.

    Por cierto, estoy en la plataforma Verkami, buscando financiación para publicar mi libro sobre management. Pero no aprovecharé tu blog para hacer publicidad de la página. Por respeto.

    Michel Henric-coll

  • #031
    Antonio Castro - 3 marzo 2014 - 09:04

    El propio Ricardo Galli meneo la noticia http://www.meneame.net/story/nueva-regulacion-crowdfunding-espana-bien-explicado

    Y muchos comentarios bien valorados dieron inicialmente la razón al artículo. Por ejemplo comentarios del tipo “Bien explicado Ricardo. Estábamos Crowdfundidos”

    Admiro a Ricardo, pero tiene un vicio. Cuando detecta un error sostenido por mucha gente se lanza a criticarlo y alguna vez lo hace sin profundizar excesivamente en aquello que es realmente prioritario y relevante. Su afán de flagelar la incultura y la ignorancia le hace perder con alguna frecuencia el enfoque acertado sobre cuestiones con un interés social muy grande.

    Es curioso que la gente logre acertar algunas veces sin pensar mucho o sin tener en cuenta todos los datos, pero ocurre. No es riguroso ni científico, pero eso no implica necesariamente un error en las conclusiones.

    La noticia meneada por Ricardo tiene interés, contiene datos importantes en los que pocos habíamos caído, pero en su conjunto tiende a unas conclusiones que son totalmente erróneas y tendenciosas. Algo que ignoro si Ricardo percibió. Lo bueno de Meneame es que pronto apareció el meneo de otra noticia con el enfoque que en mi humilde opinión resulta más acertado. La banca, amenazada por el Crowdfunding según el BBVA

    Creo que todos deberíamos estar muy atentos a todo lo que pueda tener conexión con las interferencias de intereses económicos y empresariales en la política porque nos están llevando al desastre. La crisis no ha sido algo accidental sino una consecuencia del enorme poder que han logrado los políticos y el lobby financiero y empresarial merced a sus pactos antidemocráticos.

    No solo controlan a la ciudadanía sino que han controlado a otros lobbies como el lobby de la comunicaciones y el lobby judicial y los han convertido en perritos atados con una correa. Siguen siendo lobbies pero muy domesticados por los intereses políticos. En la cumbre de todos estos poderes de todos estos lobbies se ha posicionado el dinero.

    Estamos en una guerra de clases y en esta guerra están metidos todos los partidos mayoritarios que han sucumbido a la corrupción PP, PSOE, IU, CiU, PNV, etc. y no está dentro aquellos partidos que aún están vírgenes en el ejercicio del poder.

    Percibo en UPyD parecidos intereses bastardos. Se les ha visto el plumero al promover el Frackin y al criticar en demasiadas ocasiones manifestaciones pacíficas de ciudadanos que reclaman más democracia.

    Ignoro si el partido pirata o EQUO lo harían bien, pero veo en ellos la suficiente ambición de regeneración democrática que considero prioritario. Seguro que hay alguno más, yo menciono a esos dos porque me gustan y porque algo hay que hacer y continuar votando lo mismo o dejar de votar solo serviría para continuar igual.

    Me quedo con la frase de Enrique: “Lo que pretenden es dejar un crowdfunding “de juguete” y que para las cosas “serias de verdad” haya que ir a los de siempre, a sus amigos de la “revolving door”… a los que han escrito realmente la ley.”

    Estamos trabajando para entregar nuestro dinero a gente que parece no tener más interés que el de enriquecerse a costa de destruirnos y están consiguiendo ambas cosas.

  • #032
    JC - 3 marzo 2014 - 12:08

    La bonita costumbre en este país (y sea el gobierno del color que sea) de legislar en función de los grupos de presión…
    Que si legislamos para el bien del pueblo nos quedamos sin puestazo suculento que asegure la jubilación y eso no puede ser!!!
    De todas formas lo que siguen sin comprender, al menos en lo que a internet y nuevas tecnologías se refiere, es que son muy moldeables por lo que si restringes una cosa de alguna forma se conseguirá rodear esa restricción.

  • #033
    Antonio Castro - 3 marzo 2014 - 13:09

    Me ha venido a la memoria que cuando se vino abajo todo el barrio del Carmel no se le ocurrió otra cosa a Maragall que atribuir a CiU el supuesto cobro de comisiones “del 3%” en las obras públicas que adjudicaba. Arthur Mas fue contundente y vino a decir que el también podía hacerle pupita, así que todo quedó en nada. Cosas de políticos.

    Si tú me dejas dar una mordida a mí, yo te dejo morder a ti. En este juego han entrado todos los partidos mayoritartios, sindicatos, empresas y bancos. Todos ellos llevan muchos años mordiendo a los ciudadanitos hasta dejarnos en los huesos. Sacan tajada para ellos, para sus amigos y familiares. Al coste que tiene para nosotros estas mordidas, hay que sumar el coste de los contratos que se hacen siguiendo criterios que nada tienen que ver con los intereses de la sociedad y que terminan en la basura.

    Si el crowdfunding no fuera interesante para los ciudadanitos, no lo tocarían. No defenderlo sería un error.

  • #034
    Germán - 3 marzo 2014 - 16:08

    Otro punto de vista diferente sobre este tema:

    http://juanmacias.net/2014/02/nueva-regulacion-del-crowdfunding-en-espana/

  • #035
    kals - 3 marzo 2014 - 17:13

    El artículo recomendado por #31 es muy esclarecedor:

    El crowdfundig es un riesgo para los bancos:

    “Existe el riesgo real de que los bancos dejen de ser la fuente de financiación principal para los préstamos personales y las pequeñas empresas.”

    Ahora ya sabemos cual es la estrategia de los bancos en España: la limitación. Tal y como dice el informe BBVA de JUNIO de 2013:

    “El BBVA Research advierte que una regulación excesiva este mercado en una etapa temprana puede destruir la nueva manera de conectar los ahorradores y prestatarios.”

    Más claro no puede estar según este informe de un banco como el BBVA: el crowdfunding es una amenaza y la regulación excesiva puede destruirlo.

    Fuente: http://blog.megafounder.com/es/blog/bank-threat/

  • #036
    Fernando - 3 marzo 2014 - 19:19

    Por eso me llevo las manos a la cabeza cada vez que oigo a alguien pedir que se regule tal o cual sector, o señala como contra de un proyecto su falta de regulación. ¡Pero si es lo mejor! Es más, creo que si ahora mismo tuviese que aconsejar a alguien a emprender, le diría: “métete en un terreno que no esté regulado, haz dinero mientras puedas, y cuando veas que el Gobierno empieza a meter la mano, vende la empresa y corre con el dinero”. Porque en España la regulación no existe, ha sido sustituida de facto por el prohibicionismo o el estatalismo. Vale más irse a emprender a Senegal.

  • #037
    Teresa - 4 marzo 2014 - 14:31

    Por ejemplo, Comunitae manipula la información de rentabilidades de los prestamistas, la clasificación y capacidad de pago de los prestatarios, así la tasa de morosidad de la plataforma.

    En caso de impago el prestamista está desprotegido si quiere iniciar una reclamación judicial, no pudiéndolo hacer la plataforma al carecer de legitimación activa.

    Deberían ser Entidades Financieras. Regulación y severo control en estos temas, que hay graves precedentes en este país.

  • #038
    Jofre - 4 marzo 2014 - 15:33

    Antes de nada una aclaración: no sé de leyes y menos de legislación fiscal por lo que mis propuestas no sé si se pueden realizar.
    Tengo la sensación de que quieren poner puertas al campo. Tenemos unas cuantas opciones para sortear este límite:
    1.- Poner nuestro proyecto en cualquier plataforma europea de crowdfounding que no tenga las limitaciones españolas. La circulación de capital es libre en Europa y por tanto no habría impedimento en hacerlo.
    2.- Eliminar cualquier proceso de pago de la plataforma y pasarlo a un CallCenter al servicio del proyecto tal como se compraban y vendían acciones hace años.
    3.- Convertir la plataforma en una plataforma de convocatorias de inversión. Se convoca a los interesados en cualquier espacio público/privado para concretar las inversiones (de hecho esto ya se hace).
    Asi que… le veo poca vida a esta nueva ley al servicio de los corruptos banqueros.

  • #039
    Antonio Castro - 4 marzo 2014 - 17:41

    #036 Por eso me llevo las manos a la cabeza cada vez que oigo a alguien pedir que se regule tal o cual sector, o señala como contra de un proyecto su falta de regulación. ¡Pero si es lo mejor!

    Olvidas que la crisis actual es fruto de la falta de regulación bancaria que provocó que los políticos cedieran a los bancos el poder autoregularse tal y como ellos mismos solicitaron con el argumento de ser mas competitivos en un un mercado global extremadamente competitivo.

    Los bancos se dedicaron entonces a asumir un nivel de riesgo como jmás se ha conocido en la banca y trasladaron ese riesgo a los usuarios encareciendo los prestamos. Es decir, quisieron compensar el aumento del riesgo con un aumento de beneficios. La competencia entre ellos les animó a asumir cada vez mayores riesgos y provocaron que la gente se endeudara hasta un nivel brutal con el consiguiente aumento de la demanda de viviendas y el aumento de precio de las mismas. Un burbujazo colosal que ha terminado reventando.

    La causa principal de la crisis actual fue en mi opinión la falta de regulación financiera por el afán de crecer más que la competencia.

    La regulación es absolutamente imprescindible pero lo que debería buscar ante todo es garantizar la estabilidad de la economía y no su desmadrado crecimiento porque nada puede crecer eternamente.

    La regulación debe garantizar los intereses generales, no los intereses empresarias, financieros o sectoriales del tipo que sean.

    Es justo lo contrario de lo que acaban de hacer con el crowdfunding.

  • #040
    El Enano - 4 marzo 2014 - 17:59

    Antonio Castro,

    Yo tengo justo la opinion contraria.

    Si los bancos hicieron lo que hicieron fue como consecuencia de la fijacion del precio del dinero por los Bancos Centrales.

    Y si estamos como estamos es, entre otras cosas, por el sistema de reserva fraccionaria.

    Si esto es un sistema liberalizado, que baje Dios y lo vea.

    En mi opinion, como comentario por defecto, cuanta mas regulacion, peor.

  • #041
    Antonio Castro - 5 marzo 2014 - 09:00

    #040 Si los bancos hicieron lo que hicieron fue como consecuencia de la fijacion del precio del dinero por los Bancos Centrales.

    Esa frase parce sacada de la antología del chiste. Yo empiezo a cuestionarme lo del sufragio universal porque es un concepto que queda muy bonito pero el problema es que carnet de votante se lo dan a todo el mundo.

    Admito que sería un problema colosal determinar quien decide quien puede votar y quien no y con que criterio, pero me basta con ver los resultados de muchas votaciones en muchos países incluido el nuestro, y la calidad de pensamiento de algunas personas que tarde o temprano lo usarán para votar.

    El precio del dinero, es la capacidad adquisitiva de la unidad monetaria y eso afortunadamente, no lo decide ningún banco privado. Creo que confundes precio del dinero con tipo de interés. Pero tranquilo, seguro que no eres el único que lo confunde.

    Tampoco creo que el tipo de interés bancario tuviera nada que ver, pero al menos tu bendita frase tendría algo de sentido.

  • #042
    Mike Mage - 5 marzo 2014 - 20:35

    Estimado Enrique,

    Seria util para Vd proponer regulaciones mejores que las del gobierno y asi abrir un dialogo concreto.

  • #043
    Fran - 6 marzo 2014 - 08:52

    Es una lástima, pero está claro que si incomodas a bancos o Telcos, tienes las de perder… No se compite en igualdad de oportunidades :(

  • #044
    Jaume Albaigès - 7 marzo 2014 - 19:31

    Saludos Enrique y demás,

    Por si a alguien le interesa he intentado contextualizar el análisis del anteproyecto de ley en el caso de las ONG. Estas esencialmente utilizan plataformas de crowdfunding de donaciones o recompensas, no de inversión, por lo que en principio la afectación para ellas es menor. Lo tenéis en: http://www.tecnolongia.org/?p=1442&lang=es

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados