Startups tecnológicas en mercados complejos: el caso de Pebble

Pebble SteelLlevo siguiendo a Pebble desde que saltó a la fama en abril de 2012 por el fuerte crecimiento de su petición en Kickstarter. Aquella campaña, convertida ya en modelo y objeto de estudio para estudiosos del crowdfunding, fue capaz de recaudar $10,2 millones y de vender 275.000 unidades de un dispositivo cuyo mercado era una completa incógnita.

No, Pebble no inventó como tal el smartwatch. Antes de Pebble hubo desarrollos de Sony, de I’m Watch, de Motorola y algunos más. Sin embargo, solo Pebble fue capaz de poner en marcha una campaña que, convenientemente amplificada por infinidad de blogs y medios, ilusionó a muchas personas hasta el punto de comprometer el dinero en un proyecto que solo estaba a medias, y que de hecho terminó por tener importantes retrasos debidos a imprevistos en el proceso de producción. Sin embargo, a pesar de los varios meses transcurridos y de la incertidumbre, tan solo una cantidad ínfima de los que se comprometieron originalmente a pagar el reloj llegaron a plantearse cancelar su pedido.

La experiencia de ese primer modelo de Pebble fue, en mi caso, más que interesante: a pesar de mis reticencias iniciales a una categoría de producto que muchos consideraban innecesaria o que preferían identificar con un elemento de estilo, tras varios meses de uso puedo afirmar que simplemente no me planteo prescindir de un aparato como ese. Gestos como utilizar el reloj para ver quién me llama o me envía un correo electrónico, para recibir una alerta de una cita o para salir a correr se han hecho tan habituales y cómodos como si fueran innatos, algo que realmente aporta comodidad a mi vida. Como inconveniente: la baja calidad del plástico, que unida a mi característica torpeza, hizo que el reloj estuviese lleno de arañazos desde casi el primer día. De hecho, al ver el segundo modelo, el Pebble Steel, no me lo pensé ni un momento: tenía claro que la combinación de acero y Gorilla Glass era precisamente lo que necesitaba.

Tras la aventura de Kickstarter, que mostró a la compañía lo duro que es el mercado del hardware, Pebble tomó algunas decisiones importantes: por un lado, llegó a un acuerdo de distribución con Best Buy, que provocó el enfado de aquellos participantes en la oferta inicial de Kickstarter que aún no habían recibido sus relojes, pero que consiguió que muchas de las tiendas de la cadena colgasen el cartel de agotado. Por otro, recibió quince millones de dólares de financiación y consolidó su estrategia de hardware abierto, con un SDK que permite a cualquiera desarrollar apps para el reloj, y el anuncio de su propia App Store.

Pero la evolución de Pebble no oculta su principal problema: es un competidor muy pequeño, en una categoría enormemente compleja, y en la que existen líderes fortísimos y muy asentados. A la competencia que ya existía en la categoría cuando Pebble llegó (Sony, por ejemplo, puso en noviembre en el mercado la segunda iteración de su modelo), se unen los sospechosos habituales como Samsung, Google y Apple, e incluso otros insospechados como QualcommEpson o Lenovo. En el caso de Google, el compromiso con el desarrollo de un smartwatch parece claro y se ha evidenciado en adquisiciones y planes a pocos meses. En el de Apple, las intenciones son igualmente evidentes, y aunque retrasadas debido a problemas de diversa índole, resulta indudable que en ambos casos estamos ante competidores y productos con capacidad de alterar completamente la panorámica de la categoría. Y sin obviar la posible reacción de una industria clásica relojera que parece tan despistada como cuando, en 1969, dejó pasar una innovación como el cuarzo, que cambió completamente el panorama competitivo.

Una categoría, por otro lado, que ya está experimentando su propia evolución y dinámica: por un lado, la transición desde una fase casi beta a una en la que los factores de estilo van teniendo más peso. Por otro, una tendencia ya conocida de otros ámbitos, el minimalismo expresado en términos de less is more que parece precisamente inspirado por la propia Pebble: un reloj que apuesta por la pantalla monocroma de e-paper en lugar de hacerlo por el color, y que no se complica con funciones adicionales que supongan, por ejemplo, dotar al terminal de micrófono, altavoz o incluso cámara. El resultado es un aparato que se ve perfectamente en todas las condiciones de luz, que puedes recargar cada cuatro o cinco días y que en muy raras ocasiones te sorprende quedándose sin batería, frente al engorro que supone ir a ver la hora y encontrarse el reloj apagado.

Es aún muy pronto para aventurar las posibilidades de futuro que tiene Pebble. Empresa pequeña, en un mercado tan complejo como la electrónica de consumo, y con competidores enormes con fuertes planes de desarrollo en la categoría. Pero por el momento, vive una paradoja: en un segmento que prácticamente inauguró, está marcando tendencias y viviendo una adopción más fuerte que ningún otro. ¿Ilusión temporal en un mercado incipiente, o estrategia sostenible? Por el momento, una historia bonita e inspiradora.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Technology startups in tough markets: the case of Pebble“)

11 comentarios

  • #001
    Jose Glez. - 9 enero 2014 - 18:35

    Los creadores de Pebble saben desde un principio que no pueden luchar de tu a tu con los grandes, por eso ofrecieron un producto diferente al resto, con pantalla e-ink y mayor duración de batería. ¿Que pasó con las pantallas e-ink a color Mirasol?

    Sin embargo no estoy dispuesto a pagar lo que cuestan actualmente los smartwatchs, dado que se tratan de simples betas para tantear el mercado. Estos dispositivos tienen una gran limitación y no es otra que el tamaño de su pantalla. Nunca podrán llegar a sustituir a los smartphones debido a sus limitaciones de tamaño, y son demasiado caros como complemento a un smartphone. Tampoco me llaman la atención las pulseras cuantificadoras, las veo una simple moda, frente a productos de uso deportivo mas serios como los Garmin Forerunner.

  • #002
    Liborio - 9 enero 2014 - 18:38

    Enrique… Muy interesante, como siempre.

    Una pregunta o duda para ti u otra persona que lea esto.
    Tengo un Tablet Galaxy Note 8 al que se le puede poner una tarjeta micro SIM 3G.
    Estaba pensando contratar una línea 3G, pero todavía no lo he hecho ni he probado poner la tarjeta SIM del móvil.
    ¿Alguna persona lo ha probado.?
    ¿Funciona el Tablet Galaxy Note 8 como los móviles, el Samsung S3 por poner un ejemplo.?
    ¿Si lo apago totalmente se enciende cuando me llaman.?
    ¿Funcionarán tanto el NOTE 8 como el S3 con este tipo de relojes?

    Alguna persona dirá que soy un vago y un tonto por no probarlo… Pero me gustaría que lo explicara aquí alguien que lo sepa o lo haga realmente.

    Y la pregunta principal:
    ¿Algún reloj barato de este tipo, de unos 100€ como máximo, compatible con el Galaxy Note 8 o Samsung S3, S4, etc. y que además de darme la hora me avise de que tengo alguna llamada o algún mensaje.?

    Gracias anticipadas y saludos a ti a las personas que lean esto.

    PD.
    Ah… Una curiosidad aparte y ajena al tema.
    Últimamente veo o me fijo mucho en que en las traducciones de los libros del Inglés al Español usan mucho la palabra “gente” en vez de “personas”.
    Para mí es pesado y me parece una falta de respeto el llamar a las personas “gente”.
    ¿ Algún comentario sobre esto.? ¿Por qué será?

  • #003
    Da5id - 9 enero 2014 - 20:54

    *coff* ¿Tamagotchis? *coff*

  • #004
    Ignacio - 9 enero 2014 - 22:29

    Como bien comentas, han creado un producto que tiene lo que necesitas, ni más ni menos, aplicando el sentido común a la tecnología y posicionandose correctamente en un mercado/producto poco maduro. Entiendo que les falta ajustarse en precio, pero solamente en el momento que la competencia entré con fuerza o quizás incluso antes para tener mayor cuota de mercado. Muy importante el mensaje de marketing: tener notificaciones importantes en tu muñeca en un dispositivo de diseño y calidad.

    Un abrazo,

  • #005
    ana - 9 enero 2014 - 22:50

    Enrique, me gustaría que nos dieses tu opinión sobre el Bitcoin, respecto a la revalorización tan fuerte que ha sufrido los últimos meses.

  • #006
    Mauricio - 10 enero 2014 - 00:46

    Considero que en este momento todos estos relojes que están dentro de la categoría denominada smartwatch no son más que caros accesorios, casi totalmente dependientes del teléfono al cual están conectados vía Bluetooth. Cualquiera de los actuales relojes chinos con teléfono móvil que es posible comprar por un precio que gira en torno a los 100 euros resulta más smart que el Pebble o similares. Sé perfectamente que todavía hay mucho camino por recorrer, pero, en mi criterio, algo absolutamente básico es que el reloj sea completamente independiente como siempre lo ha sido.

  • #007
    Gorki - 10 enero 2014 - 00:51

    Creo que se consolidará como terminal alternativa de otros dispositivos digitales y como tal, sera muy útil para determinadas cosas, por ejemplo con todo lo relacionado con mensajería, geolocalización y quizá lo referente a sistema de identificación y de generación de transacciones bancarias, quizá llegue a sustiir en modelos futuro a las tarjetas de crédito. pero para otras cosas no será adecuado por su limitaciones de pantalla y teclado.

    A mi juicio a medida que aumente prestaciones, irá fagocitando el espacio actual del Smartphone, pues a medida que se miniaturice el hard tinden a ser equivalentes, por lo que en mi opinión, los smarftfones se alejaran a base de aumentar su pantalla, para entrar a competir en el terreno de las tablets.

    Si tiene éxito, pero no arrollador, terminará comprado por una grande, si el exito es arrollador el precio de la compañía será excesivo incluso para las grandes y continuara independiente, pero es seguro que se abrirá una lucha a muerte en este sector y ser pionero da ventajasm pero no garantiza nada.

    Por mi parte no espero ser de momento usuario de este aparto, (u otro de la misma categoría), pues no siento aun motivación para hacerlo, Ahora bien, creo que llegaré a tenerlo en algún momento más adelante, Yo soy lo contrario a un “early adpter”, no me gusta ir de conejillo de indias y me gusta apostar sobre seguro por lo que espero que se definan los estandares.

  • #008
    Juan - 10 enero 2014 - 12:53

    Hola enrique, el articulo genial.

    Creo que cuando Apple saque su iWatch o como quiera llamarlo, empezará todo el boom de nuevo. Actualmente veo la misma tendencia que con las tablets cuando salieron, caras y con pocas novedades entre ellas, con el mercado emergiendo y con pocos compradores.

    Llego apple con su iPad y todo cambio, ahora te encuentras tablets por dos duros y un mercado bien establecido. Con los smartwatch ocurrirá lo mismo, solo que las empresas que lleven un tiempo en el mercado podrán alcanzar a Apple antes.

    Y una tendencia nuevo, los cuantificadores, parece que la idea de los dispositivos vestibles esta en auge todos los fabricantes quieren tener uno, pero el mercado parece no estar dispuesto a pagar 200€-300€ por los smartwatch actuales pero si 100€ por una pulserita que hace menos cosas pero se le parece. Fitbit y Nike fueron de los primero, pero ahora LG, Sony… todos quieren una..

  • #009
    Fernando - 10 enero 2014 - 13:09

    Un articulo muy interesante, coincido con @Juan en su comentario.

    Me gusta pensar que Pebble puede conseguir su objetivo de ser un grande de los smartwatch y mirarle de tu a tu a grandes como Apple o Sony. Empezarón mal pero con el anuncio del Steel puede marcar un antes y un despues, ya que se parece a un reloj de calidad. y no a uno de plastico barato.

    @Liborio le recomiendo la web comprarsmartwatach.com donde me pille el Sony Smartwatch 2 por 150€ y tienen ofertas en el Sony smartwatch por 90€ y el Cookoo por 70€ muy interesantes.

  • #010
    Daniel - 10 enero 2014 - 13:51

    Me ha parecido muy interesante el comentario sobre la industria relojera. Sin ir más lejos, el equipo de la división tecnológica de Fossil, que llevaba desde 2004 desarrollando relojes conectados por bluetooth, han formado su propia companía: Metawatch. En su página web oficial ( http://www.metawatch.org/ ) no hablan mucho de su pasado, pero en la proyecto de Kickstarter que les catapultó sí: http://www.kickstarter.com/projects/metawatch/metawatch-strata-the-smartwatch-for-the-iphone-4s
    ¿Cómo es posible esto? ¿En qué están pensando en Fossil?

  • #011
    Manuel - 10 enero 2014 - 14:12

    @Fernando comprarsmartwatach.com no me sale bien.No querras decir Comprar Smartwatch xD Esta simpatica la pagina y la guia me ha parecido util. Le echare un ojo cuando salga del curro.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados