Mi columna de Expansión: “Volando voy”

Volando voy... - Expansión (pdf, haz clic para leer cómodamente)Al hilo de lo que fue la noticia tecnológica más comentada de la semana, el anuncio por parte de Jeff Bezos de un plan para utilizar drones en el reparto de mercancías, titulé mi columna de Expansión de esta semana como “Volando voy…” (pdf).

Independientemente de que el plan de Amazon tenga visos de realidad o se trate de un simple stunt publicitario, de una manera de conseguir una mayor cuota mental de cliente en las señaladas fechas del incremento de consumo derivadas de las citas comerciales del final del año, lo cierto es que estamos viendo un cambio en la forma de comunicar de las empresas tecnológicas: los drones de Amazon no son más que una contestación a los sucesivos moon shots de Google, una forma de transmitir una imagen corporativa con unas posibilidades enormemente potentes.

Para comunicar planes estratégicos como esos, una empresa tiene que desarrollar una credibilidad a prueba de bomba. Contar al mundo que pretendes que los coches conduzcan solos, que vas a usar globos en la estratosfera para proporcionar acceso a internet o que tus paquetes van a ser trasladados hasta los clientes en helicópteros no tripulados sin quedar como el borrachín apoyado en la barra del bar del pueblo diciendo tonterías exige demostraciones de poderío investigador, de medios y de ambición muy potentes para que resulten mínimamente creíbles.

Demostraciones que ofrecen una elevadísima rentabilidad potencial en términos de imagen, que afectan a cómo la empresa es capaz de atraer y retener talento, a cómo es evaluada por los mercados y por la sociedad en su conjunto, o incluso que pretenden llevar al convencimiento de que no estamos ante empresas comunes, sino ante “algo diferente”, que debe regularse y considerarse de otra manera. Una asunción peligrosa, porque las reglas, normas y leyes son y deben ser para todos, independientemente de lo ambicioso y exitoso de sus planes. Incluso aunque dichas ambiciones sean susceptibles de cambiar muchas cosas y tengan visos de credibilidad.

A continuación, el texto completo de la columna:

 

Volando voy…

La noticia de la semana, sin duda, ha sido la idea aparentemente descabellada presentada por Amazon de repartir paquetes mediante drones, pequeños helicópteros no tripulados de ocho hélices capaces de transportar paquetes de unos dos kilos de peso: haces clic, y en treinta minutos aparece un aparato volador y deja la compra en tu terraza.

La idea, por supuesto, tiene mucho camino que recorrer: no es completamente alocada, pero necesita que cambien las regulaciones de las autoridades responsables del transporte aéreo, que la tecnología permita evitar todo tipo de obstáculos y tendidos de cables, posibles accidentes… y sobre todo, que su estructura de costes tenga sentido. Muchos han visto el anuncio, hecho inesperadamente por el mismísimo Jeff Bezos en un programa informativo de gran audiencia, como una manera de obtener protagonismo y “cuota mental” en unas fechas claves para el consumo.

El hecho es que el mercado premia cada día más la cultura disruptiva y las iniciativas relacionadas con la innovación. El anuncio de Amazon, como los conocidos “moonshots” de Google (coches que conducen solos, redes de globos proporcionando acceso a internet en lugares remotos, gafas de realidad aumentada, etc.) tiene una característica: es complejo pero no técnicamente imposible, y exige que la empresa que lo proponga inspire credibilidad.

La clave está en ser capaz de ofrecer una imagen radicalmente innovadora, porque la innovación radical tiene una connotación cada día más positiva. Las compañías capaces de sorprendernos generan una especie de culto, en cuyo seguimiento pueden disimularse muchas otras cosas.

Es pronto para saber si en las ciudades del futuro estará el cielo plagado de drones repartiendo todo tipo de productos. Pero lo que sí sabemos, dados los resultados, es que vamos a ver más anuncios de ese tipo.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “This week’s column in Expansión: ‘Flying I go’“)

10 comentarios

  • #001
    Antonio Castro - 6 diciembre 2013 - 12:36

    Si pensamos en una estrategia para una sola empresa pueden surgir dudas sobre su viabilidad, pero cuando analizamos la posibilidad de que otras empresa hagan lo mismo y se generalice este medio de transporte de mercancías la verdad es que surgen aún muchas dudas más. No solo existe el riesgo de colapso aereo en zonas habitadas, sino que entre los drones comerciales se podrían colar otros drones para hacer seguimientos a personas. Es una imagen de futuro que no me resulta creíble y yo creo que se trata exactamente de lo que tú has sugerido: “cuota mental” en unas fechas claves para el consumo.

    Lo de las Google glas ya está provocando algunos problemas. Un restaurante dijo que no se podían usar en el interior de su restaurante para preservar la intimidad de sus clientes.

    Los inventos pueden ser ingeniosísimos y muy atractivos, pero muchos no pasarán de ser anécdotas poco relevantes en la historia del progreso tecnológico. Creo que la excentricidad de muchos inventos es un factor que vende, pero al final lo que se impone es aquello que resulta práctico.

  • #002
    Gorki - 6 diciembre 2013 - 13:01

    Independientemente de que sea posible o no hacer el reparto domiciliario por drones, la idea de Amazon no es mucho menos descabellada que las que presenta cualquier fabricante de coches en los salones del Automovil con sus “car concept”. ¿cuantas de las ideas lanzadas en esos vehículos se llevan a cabo en la realidad? Sin embargo nadie discute la utilidad del concepto, tanto como “show publicitario”,·como una forma de testar el interés del público en una idea para desarrollar en el futuro.

    Sin embargo los drones son una realidad mucho más próxima de lo que pudieramos pensar y solo la crisis actual ha frenado su incorporacion a la vida diaria. Aparte de las evidentes usos militares, muy publicitados por los medios, los drones están entrando en el uso civil y España en contra de lo habitual no es una nación que se este quedando rezagada en este área.

    Actualmente se esta experimentando en Canarias las posibilidades de mezclar vuelo de drones con vuelos comerciales, algo fundamental para el transporte, no domiciliario,, sino regular de mercancias a grades distancias, fundamentalmente correo y paquetería.

    También se ha celebrado en el aeropuerto de Teruel el Primer Congreso Nacional de Aeronaves Ligeras No Tripuladas. Hablar de aeropuertos en los tiempos que corren es en el 90% de los casos hablar de despilfarro de dinero público, cuando no lisa y yanamente de corrupción, sin embargo el aeropuerto de Teruel, que no es de pasajeros sino industrial, y a poco de su inauguracion ha entrado ya en números negros y ha creado más de 100 puestos de trabajo estables de para técnicos aeronáuticos de todos los niveles, de mecánicos a ingenieros. El Aeropuerto de Teruel aspira a ser en un futuro próximo una terminal de grandes drones de tarnsporte.

    Por último se ha habilitado el campo de Arenosillo en Huelva, antiguamente utilizado para experimentos con cohetes, para realizar experimentos con drones, pues cerca, en Sevilla, EADS que absorbió la antigua empresa aeronáutica española CASA, tiene un importante taller que se quiere ampliar a la fabricación del drone de EADS Talarion, actualmente paralizado su desarrollo por problemas presupuestarios, pero que es la gran baza de EADS en este campo.

    Si quieren una información más detallada leer este post http://felixmaocho.wordpress.com/2013/11/19/el-aeropuerto-de-teruel-las-cosas-tambien-se-pueden-hacer-bien/

  • #003
    Victor - 6 diciembre 2013 - 13:42

    Muchos drones, mucha tecnología, pero al final la tecnología en Amazon solo sirve para putear al trabajador que se tiene que pegar unas andadas de punta a punta de la nave, alta tecnología total. El que quiera ver cómo se puede usar la tecnología para eso, que se pase por cualquier distribuidora farmacéutica, tienen sistemas automáticos que llevan las cajas a las zonas que hace falta, donde un trabajador pone los productos de su zona y la caja sigue su ruta hasta la siguiente zona, y así hasta que se completa el pedido y la caja sale a reparto, todo mediante cintas transportadoras, lectores de código de barras, etc. Más eficaz y mejor.

  • #004
    Jos - 6 diciembre 2013 - 13:42

    Hay una pequeña diferencia, Google anuncia un moonshot (los coches, los globos, las gafas) después de 2 o 3 años de desarrollo, cuando ya tiene tecnología real y un plan para convertir el producto en realidad.

    Amazon ha lanzado un video promocional con un drone comercial que cualquiera puede comprar y una pegatina de Amazon. Sin tener absolutamente ningún desarrollo propio hecho.

    Por otra parte en febrero ya se anunció que Google trabajaba en drones autopilotados para hacer entregas, aunque no han mostrado videos, se sabe por ejemplo que Andrew Ng y Sebastian Thrun (ambos de Google X) tienen publicaciones y patentes sobre el tema de 2010 y 2011. Seguramente Google se haya adelantado 3 o 5 años a Amazon en esto, pero para la prensa Amazon será el inventor de los drones de reparto aunque no tengan más que un video y una nota de prensa.

    Vale, tanto Google como Amazon utilizan la prensa para darse bombo, pero hay que saber distinguir entre un vídeo de concepto y una demo.

  • #005
    Vicens Jordana - 6 diciembre 2013 - 16:01

    Tenemos estados obsoletos, esa es nuestra gran barrera. Hablo de obsoleto en referencia a que ya hace tiempo que están desfasados tanto estructuralmente como en legislación respecto a la tecnología existente. Esto provoca no solo que no haya una democracia más real o que se entre en paradojas legislativas como las de los derechos de autor, si no también que los coches eléctricos, los autotripulados y los drones llevándonos paquetes a casa sean cosa de la ciencia ficción.
    La tecnología para realizar todo esto ya existe, pero ni nuestros estados ni, y me sabe mal decirlo, nuestra sociedad está preparada para ello.
    Estas iniciativas implican infraestructuras que deberían ser públicas y legislaciones y regulaciones especificas para ello, por tanto deberían ser iniciativas llevadas a cabo desde el estado y no desde empresas privadas.
    ¿Pero las aceptaría nuestra sociedad? en nuestras carreteras mueren 3000 personas cada año por accidente de tráfico, ¿pero que sucedería si mañana un coche sin conductor se estrella y mueren un par de niños? o un dron cae en el patio de un colegio. ¿No saldría augureros de la fatalidad a decirnos que todo eso nos va a matar, causar cáncer, o forma parte de una conspiración para succionarnos el cerebro?
    Como digo siempre, ojalá los problemas para mejorar nuestra vida fueran técnicos, pero desgraciadamente son humanos, siempre son humanos.

  • #006
    Antonio Castro - 6 diciembre 2013 - 17:23

    En 1989 Honda sacó su primer modelo de robot humanoide ASIMO. Honda ha fabricado cerca de medio centenar de modelos de Asimo, y en 2003 comenzó a alquilarlos por unos 248.000 dólares, pero sus verdaderas hazañas fueron mediáticas:

    En 2002) dio una famosa campanada de apertura de sesión de la bolsa de Wall Steet.
    En 2003) acompañó al primer ministro japonés Junichiro Koizumi en un viaje oficial a Praga.
    En 2005) visitó el Parlamento Europeo.
    En 2008) tomó la batuta y dirigió “El hombre de la Mancha” al frente de la Orquesta Sinfónica de Detroit.

    ASIMO es un juguetito caro de HONDA diseñado para llamar la atención. Lo que HONDA vende no son robots. Son coches y motos.

    Las Google Glass, y Los drones de Amazon, son juguetes caros que tienen pinta de haber nacido con un propósito parecido al de ASIMO, es decir, que se hable de la marca que lo fabricó.

  • #007
    Gorki - 6 diciembre 2013 - 20:32

    #006 Antonio Castro
    Lo que HONDA vende no son robots. Son coches y motos.

    Las corporaciones asiáticas no sulen hacer solo una sola cosa, sino muchas, Honda si vende robots, y vende muchos, y no solo eso tiene muy buena imagen en este área, quizá gracias a ASIMO. Pero en cierto modo lo que dices es correcto, no vende robot humanoides, sino robot industriales http://world.honda.com/history/challenge/1982theworldssmallestwelding/photo02/

  • #008
    Filipe Ribeiro - 6 diciembre 2013 - 22:36

    Les recomiendo que vean esta presentación de TED, de Andreas Raptopoulos, en la cual podemos constatar que no solamente existe una alternativa militar y comercial (Amazon, Google, etc.) sino que esta es la utilización que deberíamos apoyar de forma clara… La sanitaria… Además de que no es ninguna locura, tiene una concepción de proyecto bien fundamentada, sobretodo porque evita toda la problemática logística de cables eléctricos o localizaciones aleatorias. La presentación no tiene despedicio!
    Ahora sólo un pequeño aparte sobre la legislación aérea norteamericana… El espacio aéreo USA no es controlado hasta los 5000 pies de altura y los pequeñas avionetas no pueden volar por debajo de 1000 pies, por lo que el tráfico aéreo de los drones esta asegurado o libre de tráfico, y más aún en un área de 10km de radio… Esto en lo referente a la “locura” propagandística de Amazon.
    http://www.ted.com/talks/andreas_raptopoulos_no_roads_there_s_a_drone_for_that.html?utm_source=email&source=email&utm_medium=social&utm_campaign=ios-share

  • #009
    Frosbil - 6 diciembre 2013 - 23:09

    Como dijo Aristóteles, hay que buscar el punto medio…

  • #010
    Gorki - 10 diciembre 2013 - 11:32

    Por si se desea más información al respecto, un artículo sobre el tema de La Voz de Galicia muy bien documentado.
    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2013/12/09/drones-nuevos-carteros/00031386612282625584284.htm

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados