¿Son los jóvenes buenos indicadores de tendencias de adopción?

Snapchat - Wikipedia (EN)La reciente oferta de adquisición de tres mil millones de dólares hecha por Facebook y rechazada por Snapchat abre un interesantísimo debate entre Farhad Manjoo, del Wall Street Journal, y Matthew Ingram, de GigaOM, en torno a si los jóvenes puede ser considerados un indicador fiable de tendencias de adopción futuras.

Según el primero, pensar que como los jóvenes están incorporándose masivamente al uso de Snapchat, todos vamos a terminar usándolo masivamente no tiene sentido, porque en realidad, muy pocos de los servicios que hoy utilizamos masivamente fueron inicialmente adoptados por ese segmento de población. De acuerdo con Manjoo, la idea de que las tendencias fluyen desde los jóvenes hacia los adultos es simplemente un mito, y la preocupación de Facebook con Snapchat y su estratosférica oferta no tendrían ningún sentido.

La postura de Matthew Ingram es diametralmente opuesta. Los jóvenes tienden a tener actitudes de experimentación, innovación y adopción mucho más abiertas y libres de riesgo que los adultos, y en los ejemplos en los que no han sido los primeros en incorporarse a una tendencia ha sido debido a factores inhibidores como el precio o la falta de encaje. Lógicamente, no cabe esperar que los jóvenes sean los primeros en adoptar un producto como LinkedIn, porque hasta que recientemente dicha red social comenzó a pensar en productos para estudiantes, el encaje con ese segmento demográfico era mínimo; o que adopten el iPhone, porque pocos jóvenes tienen posibilidad de hacer frente a un gasto discrecional de más de $600. Pero descontando estas barreras, las actitudes de los jóvenes sí pueden considerarse indicadoras de tendencias de adopción, y por tanto, Facebook hace muy bien en preocuparse por el hecho de que los jóvenes la abandonen, que se vayan a Snapchat, y que sus intentos por revertir la tendencia lanzando un servicio similar sean un fracaso.

Los intentos de copia y de adquisición, obviamente, son la prueba de que Mark Zuckerberg tiende naturalmente a estar más con la hipótesis de Ingram que con la de Manjoo, y que por tanto está convencido tanto de que los jóvenes son un indicador fiable, como de la imperiosa necesidad de mantener su marca joven. La cita de Jeff Bezos cuando razonaba la operación de compra del Washington Post que utiliza Ingram en este sentido es fantástica:

“All businesses need to be young forever. If your customer base ages with you, you’re Woolworth’s.”

(Todos los negocios necesitan ser permanentemente jóvenes. Si tu base de clientes envejece contigo, te conviertes en Woolworth’s (una conocida cadena de tiendas que tras llegar a ser la más importante del mundo en sus cien años de historia y marcar numerosas tendencias en distribución, decayó en popularidad y terminó por desaparecer)

El mercado, por otro lado, parece también inclinarse por el lado de Ingram: desde el reciente reconocimiento por parte de Facebook de que estaba detectando una caída en su popularidad entre el segmento joven, la cotización de su acción ha mostrado síntomas de clara preocupación. Que los jóvenes te abandonen no parece un buen presagio para nada. Pero además de eso, que parece relativamente obvio, ¿debemos asumir que el servicio por el cual te abandonen vaya a ser el adoptado en el futuro por la mayoría de la población? ¿O simplemente indican una tendencia, que podrá ser cubierta por cualquier otro servicio similar, o incluso ignorada o considerada intrascendente por otros segmentos de población? ¿De verdad nos imaginamos en el futuro enviándonos mensajes garabateados sobre fotos que se autodestruyen a los pocos segundos?

Indudablemente, los jóvenes han sido detectores de muchas tendencias. En mi caso, llevo muchos años utilizando a mi hija y sondeándola tanto a ella como a su entorno cercano como sistema de detección de tendencias, aunque obviamente haya que aplicar el sentido común a la hora de interpretar esos indicadores. En el caso de Snapchat, su uso aún no ha cruzado el Atlántico y es mínimo en nuestro país, así que los intentos de mi hija por simplemente llegar a probarlo han sido completamente infructuosos. No ser testigo cercano de la dinámica del proceso de adopción dificulta hacerse realmente una idea sobre las perspectivas del mismo, pero de manera intuitiva, tiendo a estar más con Ingram que con Manjoo. Por otro lado, la “fatiga” progresiva de Facebook no me parece que se restrinja a los segmentos más jóvenes… es que llevo tiempo experimentándola yo mismo.

Recientemente, Quartz daba tres razones por las que Evan Spiegel, el joven cofundador de Snapchat (23 años) podía haber rechazado la oferta de Facebook: una, porque si Facebook pudo, ¿por qué no iba a poder él? Dos, que si Twitter pudo, ¿por qué no iba a poder él? Y tres… que estaba completamente loco y además no le importaba. ¿Está efectivamente loco y ha hecho una barbaridad rechazando esa oferta, o esperan a Snapchat tiempos de gloria, una adopción masiva, y el desarrollo de un todavía inexistente modelo de negocio que lleve a Spiegel a nadar en la abundancia? ¿O será Snapchat un caso de adopción efímera restringida a un segmento poblacional muy específico, y una posterior sustitución por la siguiente herramienta de moda? ¿Y si los jóvenes no están indicando únicamente una preferencia por una herramienta concreta, sino algo más amplio, un sesgo hacia herramientas de comunicación simples y que no quedan reflejadas en ningún sitio? Todo indica que lo que ocurra con una herramienta aparentemente intrascendente va a enseñarnos mucho a los que nos dedicamos a estudiar los procesos de adopción…

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Are young people the best gauge of early adoption?“)

18 comentarios

  • #001
    ÁLVARO LÓPEZ VICENTE - 19 noviembre 2013 - 10:05

    Creo que las tendencias de adopción dependen de muchísimos factores y a veces es imposible medirlos todos ¿No había otras redes sociales iguales o mejores cuando salió Facebook? Claro que sí pero finalmente fue la plataforma Facebook la que más ha triunfado. ¿Factores? Económicos, empresariales,sociales, políticos… Lo que está claro es que, quien sepa predecir alguna de esas tendencias acabará ganando mucho dinero.

  • #002
    Miguelangel - 19 noviembre 2013 - 10:08

    Son las “redes sociales” tal como las conocemos hoy las que se mueren. No pasa nada, vendrán otras; siempre ha sido así.

  • #003
    Humberto - 19 noviembre 2013 - 10:40

    Con la pelea iniciada por los sistemas tendiendo a la integración total (Android/google, Windows/Windows Phone, Apple)yo también voy pensando en una “disociación selectiva” de mis datos respecto a mi identidad.

    Evidentemente puedo querer:

    – Difundir todo lo posible la información que considere;

    – Restringir información a entornos controlados (trabajo, familia, grupos), y ahí entra en juego la encriptación y otras tecnologias asociadas que aún no conozco (por ejemplo, una vez desencriptada la información quiero mantener el control);

    – Otra información quiero que desaparezca en 5, 4, 3, 2, 1, 0!, y asegurarme que efectivamente desaparece del todo. Esto puede ser interesante para adolescentes, algunas empresas, grupos “subversivos”, o porque en un momento dado quiero que sea así, entre otros motivos.

  • #004
    Overflow - 19 noviembre 2013 - 10:41

    Sin duda los jóvenes son la punta de lanza de las nuevas tendencias que terminan quedándose y siendo adoptadas por un público más adulto. En EE.UU los números de snapchat son mareantes (es la segunda red social, a poca distancia del todopoderoso Facebook, en número de fotos compartidas y muy por delante del propio instagram).

    Digamos que a la gran F le ha crecido un enano de manera vertiginosa en una parcela muy sensible de su negocio y ha decidido quitárselo de en medio a golpe de talonario.

    Desde la distancia, tanto kilométrica como de cuenta corriente, no sabemos cual es el hecho más insólito: el de ofrecer 3000 millones de dólares o el de rechazarlos.

    Si miramos atrás, la cifra que entonces nos pareció astronómica, pagada por youtube hoy es, en perspectiva, una ganga y entonces ya se generó el debate de si Google se había vuelto majara (visto lo visto, el tiempo les ha dado la razón); no obstante, hay que tenerlos cuadrados para rechazar una oferta que puede resolverte 100 vidas a todo trapo por creer en un proyecto que, aunque no tiene visos de ser una moda pasajera, sí que puede derrumbarse como un castillo de naipes en nada que intentes una mínima monetización de la aplicación que pueda ser percibida negativamente por los actuales usuarios o, peor aún, si Android, iOS, ect integran nativamente, como una opción más a la hora de compartir contenidos, la duración efímera de los mismos (el propio whatsapp debería ya de haberlo intentado).

    Podría ser la cuenta de la lechera más cara de la historia.

  • #005
    Sunfas Tradelo ("Garepubaro") - 19 noviembre 2013 - 11:40

    Recuerdo desde hace como 15 años sigo un portal sobre una determinada tematica, en aquellos tiempos iba por lista de correos, luego se pasaron a otra lista de correos y se trataba de recibir emails, luego la actividad principal paso a estar en una web con foro, y despues aqui ceso bastante cuando llego MySpace, ahora esta en Facebook la actividad mayor, que hace tiempo empezo a languidecer y fallar, porque la gente mete su ruido, y esta inservible, me temo que no pasara a esta red social nueva. Osea todo este tiempo es como si el tema hubiera estado dando tumbos por internet hasta que se ve que es inviable … te dire, sorprendentemente que ya existia en los 80s y nos comunicabamos por correos y luego en los 90s habia punto de contacto en el teletexto de tv, pero internet ha terminado con su prosperidad. En cuanto a viejos y jovenes la cuestion es clave y total, que sean los abueletes para darselas de modernos y que estan al dia los que mantienen sus blogs, sus webs, mientras que los jovenes ahora ven internet como cuando se compraba ese video que traia un libraco de instrucciones que no habia ganas de leerse ni interes, como si recogieran el final del macroentusiamo que tuvo las TI estas primeras decadas, solo por ser las primeras, y que se acabo ya … todo lo que no sea enchufar el PC, la Play y a jugar inmediatamente sin pensar nada mas, ya no tiene cabida

  • #006
    Jos - 19 noviembre 2013 - 12:23

    Una empresa de 20 empleados, sin modelo de negocio y sin beneficios presentes ni futuros no vale 4.000 millones.

    Otra cosa es que para FB valga 4.000 millones evitar que caiga en manos de Google o viceversa.

    Porque SnapChat no va a poder obtener dinero de sus usuarios, pero Google, FB, Twitter u otra igual si, a partir de los efectos que se produzcan con el resto de sus productos.

  • #007
    Cristina - 19 noviembre 2013 - 14:08

    Yo opino que en este momento concreto, el uso de esta herramienta se puede extender perfectamente entre los jóvenes de todo el mundo. Que mejor publicidad?
    Eso le puede permitir a los fundadores de snapchat aumentar rápidamente su uso.
    Determinar que la adopción de una herramienta de moda, marque tendencia, igual lo considero un poco exagerado. Se experimenta, se crece, se cambia de etapa y los intereses y prioridades modifican.
    P. D :-))) Nunca me había planteado si mi padre tuvo que aplicar el sentido común a mis, a veces, hormonales reacciones. :-)))

  • #008
    Cristina - 19 noviembre 2013 - 14:09

    Para mi, lo mas difícil es darle valor al input y al output.
    Se me ocurren varios escenarios:
    Entra una informacion en la empresa, la posibilidad de ampliar mercado a un país determinado. Se comparten informaciones alrededor de ese tema, sus implicaciones, sus consecuencias, si el producto se modifica, etc.. Implicar en la discusión del tema a todo el personal, afectaría a contribuir a generar una mejora en dicho proceso?
    Se plantean dos ideas en una empresa e interesa validar en que sentido aplicarla. Se lanza un input externo y se recibe una respuesta como output, por ejemplo en una red adecuada o en la propia red de clientes. (En México había un local que servia el vino que sus clientes habían elegido).
    Otro escenario es cuando el input es una noticia que puede afectar positivamente en un cambio en la empresa, que apunta a opciones pero que todavía no ha tenido forma. El output seria el resultado, o el tanteo, o la exposición abierta, o un showroom de pruebas, o un laboratorio incorporado de habilidades dentro de la empresa.

  • #009
    Gorki - 19 noviembre 2013 - 15:17

    Creo que en tu post se mezclan muchos temas tomo solo el encabezamiento del post
    ¿Son los jóvenes buenos indicadores de tendencias de adopción?

    Yo creo que en algunos casos si, por ejemplo fueron ellos claramente quienes introdujeron a la población en el uso del SMS, y en el WhatsApp, pero no siempre, por ejemplo utilizaron masivamente MySpace y Twenti, pero no arrastraron a la población adulta.

    ¿Por qué en unos casos si y en otros no? – Si lo supiera de verdad, sería un consultor millonario, por tanto lo que avanzo es una opinión probablemente errónea y desprovista de valor.

    Creo que los jóvenes descubren aquello que esta dentro de su escasa capacidad económica y que se adapta a sus necesidades específicas, por ejemplo los medios baratos de comunicación. Algunos de esos servicios son útiles para cualquier edad, el SMS en su momento (hoy sustituido por el WashApp y Twitter aun más baratos), y en ese caso los hijos enseñan a los padres su uso, pues los padres que sienten menos la presión económica que sus hijos, se aferran a métodos preexixtentes conocidos, similares pero más caros, como es llamar por teléfono, frente el SMS y últimamente el SMS frente al WashUp, hasta que comprenden que el nuevo sistema sustituye al anterior, es más barato, e incluso tiene más utilidad.

    Pero hay otros servicios que cubren necesidades de los jóvenes pero no de los adulto y esos servicios no se divulgan de forma generalizada entre la población adulta. Pongo por caso, MySpace permitía unas páginas personales que eran útiles a los adolescentes, pero que difícilmente lo son a los adultos que prefieren Likedin. Igual pasa con las consolas, de uso generalizado entre los jóvenes necesitados de poner a prueba sus reflejos, pero sentimiento menos general entre los adultos.

    ¿Son los jóvenes clientes seguros? – Pues, en mi opinión menos que los adultos, porque están mucho más sujetos a los vayvenes de la moda. Por ejemplo han abandonado MySpace, porque se ha pasado de moda. No obstante hay a algunas cosas cosas a las que se mantienen fieles y parecen no estar sujetas a la moda como al uso de consolas, cambian de modelo, pero siguen fieles a ellas.

    En este caso el problema es que los jóvenes crecen y dejan de ser jóvenes, por lo que los fabricantes de estos productos tiene dos problemas:

    El primero, seguir captando a las nuevas “quintas”, pues si se te escapan ¡Adiós negocio!. Por ejemplo detecto la disminución de jóvenes que utilizan las skateboard, con lo que pronostico que en pocos años este juguetee pasara al trastero junto al diávolo de mi madre, el hula hoop de mis hermanas y el Stratego de mis hijos.

    El segundo problema, es evolucionar el producto con el envejecimiento progresivo de tu cliente. Por ejemplo en mi generación ha habido dos productos que ha conseguido acompañarnos toda la vida, Cocacola y los vaqueros, los adoptamos hacia los 15 años y nos acompañaron toda la vida.

    Coca Cola pasando de ser el refresco de moda entre los niños, (frente al sifón y la gaseosa de nuestros padres), hasta que dejamos de ser niños, y se invento el “Cubata” una forma de dar graduación a los refrescos que acompañaron la vida social de los 20 años a la edad adulta y cuando el problema ha sido el sobrepeso el colesterol y la diabetes, han sacado la Coca Cola Light, que se adecua a los jubilatas. Sin embargo, Coca Cola sigue haciendo inmensos esfuerzos para captar a las nueva generaciones y no hay figura admirada por quiceañeros que no haga tournés promocionados por Coca Cola, de forma que ha conseguido algo muy difícil beber Cocacola, a diferencia del Colacao, no tiene edad determinada.

    Es algo que por ejemplo no hizo el coñac, el Profiden y l Colonia de Alvrez Gomez que consunían en la generacion de nuestro padres, donde la cadencia de las esquelas del ABC marcaba el ritmo de decadencia de su clientela.

    Lo de los vaqueros si que no me lo explico, no han evolucionado, (salvo hacer cada vez tallas más amplias (he llegado a untilizar una 56) y poner telas cada vez más flexibles, adecuadas a un cliente sedentario. Los viejos nos seguimos poniendo los vaqueros, aunque las connotaciones de vida al aire libre y algo asilvestrada del Western, que tenían sentido a los 20 años, no se acerque para nada, a nuestro actual ideal de vida.

    Ello demuestra que esta no es una Ciencia Exacta y que los factores que influyen son tantos que no hay forma de dar con una fórmula de éxito.

  • #010
    jaime - 19 noviembre 2013 - 18:43

    Mi hijo reside en Norteamérica hace cuatro años (tiene 15 ahora) y puedo afirmar que el abandono de Facebook entre su circulo es imparable. Twitter es la herramienta de comunicación en círculo amplio (200-300 amigos) pero lo que realmente se utiliza para la comunicación uno a uno entre las amistades más fuertes es snapchat. Un dia cualquiera puede recibir cuarenta snapchats y enviar diez. Eso sí, los Snapchats se envian entre los amigos muy amigos, no a desconocidos.

    Me imagino que llegará a nuestras fronteras pronto porque la fiebre no tiene más de un año, aunque en los últimos meses es tremenda.

    Soy un firme convencido de los jóvenes como identificadores de tendencias. Tal y como decía la noticia respecto a Woolworth’s yo si fuera el responsable de algunos grandes almacenes en España me preocuparía. Los niños de hoy en cinco años serán adultos y adapatarse a sus necesidades será clave para competir o incluso sobrevivir……

  • #011
    Enrique SEO Training - 19 noviembre 2013 - 19:36

    Totalmente de acuerdo con Ingram, Los jóvenes pueden ser una indicador de tendencias en ciertos aspectos,si sesgamos los indicadores y ponemos límites en cuanto a gasto y le damos más importancia a otros como innovacion, sí pueden ser de gran utilidad.

    Bajo mi juicio Facebook o Twitter, comenzó siendo una herramienta más utilizada por adultos que por jóvenes, quienes le daban gran importancia a otras como tuenti o myspace, y a día de hoy tuenti por ejemplo a perdido gran número de usuarios…que por otra parte puede ser debido a que han crecido y no les es útil o simplemente se quieren diferenciar.

  • #012
    Krigan - 19 noviembre 2013 - 22:19

    Facebook, desde luego, empezó entre jóvenes (universitarios USA), por lo que es lógico que Zuckerberg vea las cosas como Ingram. Sin embargo, yo creo que Whatsapp y similares representan un mayor peligro para Facebook que Snapchat.

    Otro aspecto interesante es el auge del “menos es más”. Twitter triunfó, Snapchat está triunfando, Whatsapp sigue siendo sencillo, y sigue sin soportar llamadas. Al final van a tener razón los viejos hackers del Unix: KISS (Keep It Simple, Stupid).

  • #013
    mercadder - 19 noviembre 2013 - 22:36

    Snapchat tiene unos ingredientes que hacían falta porque se habían perdido: autenticidad, anonimato, y sexualidad.

    Es muy difícil no ser quien sé es al enviar un snapchat; en cambio se puede pretender ser otro usando otro tipo de mensajería.

    Y no menos seguro, pero igualmente ingenuo para la mayoría de sus usuarios, es el anonimato.

    No hay nada más aburrido y de “viejos” que Facebook actualmente, porque el contenido hot se ha auto-censurado de esos espacios porque allí cohabitan madres y abuelas, profesores y demás.

    Con estos ingredientes que precisamente le faltan a Facebook, y de los cuales no puede prescindir de su “carencia”, Snapchat es una bomba molotov para la migración de esos jóvenes, y no tanto, que estaban hartos además de los abusos del Zuckerberg.

    Momentum es lo que tiene Snapchat, un crecimiento vertiginoso y eso es lo que ellos están viendo.

    Más adelante le pueden poner filtros y perfiles si quieren, más texto y otras posibilidades. Por los momentos tiene un efecto aglutinante que pocos poseen en este momento.

    Habrá que ver que si son capaces de desarrollarlo, sin que el sexting pueda influir tanto en las estadísticas como le pasó a Tumblr con el porno.

    3 mil millones? Es de loco no haberlo aceptado si realmente no tienes un plan que pueda acabar con Google, Facebook o Twitter.

  • #014
    Miguel - 19 noviembre 2013 - 23:40

    Solo una aclaración, Snapchat SI ha cruzado el Atlántico pero no ha bajado lo suficiente. En UK yo diría que es usado por algo más del 50% de los estudiantes universitarios.

  • #015
    fravelgue - 20 noviembre 2013 - 12:04

    Pienso que lo que más le preocupa a FB es que se adopte el principio de snapchat de “Borrado por defecto” ya que esto dificultaría el modelo de negocio basado en publicidad. En mi opinión dos modelos diferentes que al final se disputan el tiempo de usuario.

  • #016
    Armond White is my master now - 20 noviembre 2013 - 17:41

    El declive de la red social del Chico De La Sudadedera Con Capucha se confirma. ¿Te vendo unas acciones de Facebook, Eduardo?

  • #017
    Xaquín - 21 noviembre 2013 - 00:34

    Mientras se favorezca la evolución adolescente de la sociedad humana serán buenos indicadores los jóvenes para muchas cosas…incluidas algunas que serán pesadas losas en un futuro no muy lejano…

  • #018
    SnapChat Gratis - 12 diciembre 2013 - 15:12

    Sin dudas pienso que los jóvenes son marcadores de tendencias. El caso de la mayoría de las redes sociales marca lo que acabo de decir. Ultimamente tenemos también el ejemplo de SnapChat que le veo buen futuro.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados