El anonimato como derecho

Image: Marcin Sadlowski - 123RFArianna Huffington anuncia en una entrevista el fin de los comentarios anónimos en The Huffington Post, debido según ella a una escalada progresiva de agresividad, insultos y amenazas. A partir de mediados de septiembre, todos los comentarios en la publicación, que actualmente emplea más de cuarenta moderadores y varios algoritmos automáticos para su control, deberán aparecer vinculados a una identidad real.

El derecho al anonimato es una de las discusiones más habituales en la gestión de las comunidades humanas. Con la popularización de internet, que permite la obtención y el uso del anonimato de una manera en principio mucho más sencilla, la polémica se ha exacerbado todavía más, y no son pocos los que consideran probado el vínculo entre la posibilidad de hacer comentarios anónimos y el desarrollo de dinámicas violentas. La realidad es, sin embargo, que esa correlación, aunque pueda en ocasiones aparecer como tal, no implica ningún tipo de nexo causal: la creencia de que toda correlación implica causalidad es una de las falacias más habituales en investigación.

Además de estar amenazado por este tipo de políticas erróneas, el anonimato como derecho está en peligro por el frente del control, donde está pasando de ser considerado una amenaza habitual objeto de prohibición en regímenes no democráticos o autoritarios, a ser perseguido en estados teóricamente democráticos con el supuesto fin de intentar erradicar amenazas capaces de generar un consenso amplio, como el terrorismo o la pornografía infantil.

¿Por qué es un error eliminar el derecho al anonimato en un foro o publicación? Sencillamente, porque la decisión proviene habitualmente de la acumulación de varios errores de concepto. El primero, considerar el anonimato como una supuesta carta blanca que permite una total impunidad, una especie de “capa de invisibilidad” que ofrece cobertura ante todo tipo de abusos. Este error,cometido habitualmente tanto por los gestores del foro como por sus usuarios, se combate con una adecuada política de moderación establecida de forma clara y rígida: no hay como dejar claro a quien abusa que ese abuso va a impedir que el comentario aparezca y va, por tanto, a privarlo de toda la visibilidad que pretende obtener para poner fin a ese comportamiento.

El uso de listas negras asociadas a pseudónimos, a direcciones IP o a determinados términos, unido a una supervisión manual eficiente, permite el control de dinámicas violentas que, en caso de no ser atajadas, desembocan invariablemente en más violencia, siguiendo la tantas veces citada teoría de las ventanas rotas. Implicar a la comunidad ofrece resultados todavía mejores en términos de implicación y compromiso. Y hablamos de un esfuerzo que, en realidad, solo suele ser necesario sostener a un nivel elevado durante un breve espacio de tiempo: la dinámica de la comunidad evoluciona rápidamente cuando la violencia es atajada, los estímulos a ese comportamiento desaparecen, y la tarea de moderación pasa a afectar únicamente a algunos recién llegados, a momentos puntuales vinculados a algunos temas, o a despistados. La existencia de dinámicas violentas en los comentarios de un foro del tipo que sea no es un problema derivado de una tolerancia al anonimato, sino de una tarea de moderación mal hecha, con criterios inadecuados, inconsistente, excesivamente tolerante o mal entendida.

El segundo error es creer que el anonimato en la red existe. Como tal, el anonimato solo está en disposición de ser utilizado por personas que realmente tengan una necesidad importante de recurrir al mismo y estén dispuestos a recorrer el tortuoso camino tecnológico requerido para obtenerlo. De verdad, ser anónimo en la red no resulta nada sencillo, y no es algo que el común de los comentaristas que insultan o amenazan en un foro sepa hacer. Creer que en la red, por estar parapetados detrás de una pantalla, somos más anónimos es un error: la realidad es que todo lo que hacemos en la red queda recogido en un fichero log, es generalmente trazable y atribuible con más facilidad y posibilidades de éxito que en la vida offline, y puede y debe ser perseguido cuando lo que esté encima de la mesa sea la comisión de un delito de amenazas, injurias, difamación, u otros delitos definidos como tales. Sin caer en la judicialización de la conversación, pero con mano firme, con un propósito ejemplificador, con ánimo de dejar claros los criterios y las normas, y para contribuir al desarrollo de los correspondientes protocolos sociales necesarios en toda actividad humana. El gestor de un foro no debe, por tanto, limitarse a evitar que aparezca un comentario que incurre en amenazas o insultos, sino que debe, además, ponerlo en conocimiento de las autoridades junto con todos los metadatos asociados para que sea adecuadamente perseguido.

El tercer error es no entender el valor del anonimato como vehículo bajo el cual pueden realizarse muchas contribuciones importantes en un foro. Existen muchísimas justificaciones para contribuir anónimamente a un foro, y muchos foros, particularmente en el ámbito empresarial, que es en el que más me muevo, pero también en muchos otros, se enriquecen habitualmente mucho gracias a contribuciones realizadas de manera anónima o bajo seudónimo. Restringirlo es perder riqueza, diversidad y cercenar una parte importante de la legítima libertad de expresión que un directivo puede precisar para, por ejemplo, criticar a su propia compañía o a otra sin que su comentario provoque de manera automática un escándalo o traiga consecuencias indeseadas, o para denunciar una situación de vulnerabilidad o de abuso sin ser sometido a más abuso, acoso o discriminación. Restringir el anonimato puede parecer una manera de proteger a los más vulnerables, pero puede en la práctica convertirse en una condena al silencio de quienes no pueden intervenir con su identidad real por miedo a posibles represalias. El derecho al anonimato, mucho más que calificarse como ciber-idealista o ciber-libertario, posibilita muchos efectos positivos que es fundamental preservar. Una red sin posibilidad de anonimato no es una red más evolucionada o más madura, sino una red que ha perdido muchísimo en libertad de expresión.

Ver a Arianna Huffington convertir The Huffington Post en un territorio sometido al mismo control agobiante que ejercen China o la NSA para intentar supuestamente evitar unos insultos o amenazas que se podrían eliminar con una moderación bien entendida me parece una verdadera desgracia. Restringir el derecho al anonimato no va a solucionar el problema de la violencia en los comentarios, nos empobrece como comunidad mucho más que enriquecernos, y nos aboca a una senda que, francamente, no me apetece absolutamente nada seguir.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “We have a right to remain anonymous“)

34 comentarios

  • #001
    Observador - 22 agosto 2013 - 15:18

    Con lo sencillo que es darle a la ruedecilla de un ratón…

    Parece ser que, por alguna razón que no llego a entender, este tipo de comportamientos sí serían punibles, pero no otros que vulneran derechos de terceros. Lo que queda claro es que sí existen esas puertas al campo que algunos afirman no haber vito nunca… Al menos una valla que sirve de filtro.

    Por otro lado, lo que me gustaría saber es, por ejemplo, cómo justificaría un juez una injuria de un señor/a que llama X a otr/a que ni siquiera conoce y que ni siquiera sabe quién es.

    También se debería empezar a dividir entre quienes usan el anonimato meramente para decir payasadas y quienes lo usan para describir a payasos.

    Y sí, efectivamente, no toda correlación implica causalidad.

  • #002
    Krigan - 22 agosto 2013 - 15:40

    Mucha gente simplemente se irá a otro lado, o no comentará. También los habrá que se inventen identidades falsas. Por otro lado, es un contrasentido exigirle a la gente que se identifique para comentar, y que al mismo tiempo el voto sea secreto y los periodistas sigan publicando en sus artículos comentarios de fuentes anónimas.

  • #003
    Gorki - 22 agosto 2013 - 17:31

    Arianna Huffington es muy libre de hacer en su chiringuito lo que le de la gana, pero los demás, le visitaremos o no, en funcion de lo que haga.

    Cuando apareció, comencé a seguir el Huffington Post con cierta asiduidad, hasta que me empezaron a aburrir sus post. Dejé de visitarlo con tanta frecuencia, pero aun seguia con gusto los post de Falsarius, por lo que, les tenía en Twitter y de vez en cuando, pinchaba un link y leia un post suelto.

    Falsarius ha dejado de escribir ahí y definitivamente he abandonado su Twitter. Han pasado para mí, al Internet invisible. A estas alturas que acepten o no comentarios anónimos me trae al fresco. Aunque creo que es un error.

  • #004
    Julio Alonso - 22 agosto 2013 - 17:43

    Yo creo que es relevante distinguir entre anonimato y trazabilidad. En Weblogs SL exigimos el registro o una identidad en facebook o en twitter para comentar. Lo que buscamos es fundamentalmente esa trazabilidad. Poder identificar usuarios que se saltan las normas y reducir el daño que puedan hacer. Pero nos parece importante mantener el registro propio ligado a un email porque permite un uso anónimo pero trazable. Sabemos que ese comentario es del mismo usuario, pero no sabemos quién es. Esto nos ha causado bastantes problemas adicionales de control de spam y de comentarios indeseables. Era mucho más simple mantener sólo twitter y facebook. Pero pensamos que es importante.

  • #005
    Antonio Castro - 22 agosto 2013 - 18:15

    La idea del anonimato como derecho me parece cuestionable. Creo más en el derecho a la confidencialidad. Es decir, terceras personas no tienen porque saber de las identidades ni de los contenidos de comunicaciones ajenas a los que intercambian información pero la idea del anonimato como derecho es algo que hemos asumido por la herencia de unos protocolos de comunicaciones nacidos en entornos científicos confiables.

    Internet hace mucho que se convirtió en una jungla y el anonimato es una fuente de negocio importante para empresas dedicadas al Spam y otras dedicadas a cosas mucho peores.

    A mi no me parece mal que la gente que quiera comunicar algo a alguien deba identificarse ante esa persona y que la que quiere hacer público algo tenga que identificarse públicamente.

    Otra cosa sería que en todas las comunicaciones privadas se pueda identificar en ellos a los participantes sin ninguna intervención judicial. Eso sería espionaje y al parecer es lo que están haciendo muchos gobiernos.

  • #006
    Cristina - 22 agosto 2013 - 18:23

    Entonces el criterio de moderación podría estar escrito en el lugar donde se modera, estableciendo así, como un derecho de admisión. Si la ofensa no se hace publica, el delito no prospera. si el contenido del que escribe bajo ciertas condiciones de anonimato es valioso, no existe criterio para restringirlo. Si no se escribe un criterio de moderación, entonces es como si existieran normas no escritas. Me recuerda a México. Un territorio a partir de las 5 de la tarde, ya no es recomendable para familias y transeúntes. Si eso no lo sabes, y ademas no esta escrito, encuentras tu suerte. For sure!!!
    Es como un codigo de conducta,que respeta las normas básicas de convivencia. Pero cada blog tendrá sus propias consideraciones. Creo,que el peligro radica en confundir expresar una opinión O un desacuerdo con negativizar el ambiente impidiendo que otros puedan expresarse. Para mi, la clave radica en mantener un ambiente de expresión respetuosa implicando tambien desacuerdos importantes. A veces de esa manera se construye. El problema surge cuando alguien impone su razón y para ello se hace valer de insultos etc…

  • #007
    Fernando Blanco - 22 agosto 2013 - 18:26

    La discusión es 100% ideológica. Quienes no tenemos miedo a la libertad, y conocemos sobradamente los condicionantes que comentas en el post sobre la imposibilidad del anonimato, somos quienes defendemos ese derecho porque sí que le tenemos miedo al control paraestatal o estatal.
    El resto puede buscar palabras bonitas y biensonantes, pero lo único que quieren es controlar la anárquica libertad de internet, bajo excusas tan creativas como la pedofilia y el terrorismo, y casualmente son quienes tienen un riesgo de pérdida del poder político o empresarial directamente proporcional a la libertad que haya en el medio.

  • #008
    Anónimo - 22 agosto 2013 - 18:30

    Lo que los medios de comunicación aún no entienden es que ellos ya no tienen el control de la opinión pública y por más recursos que dediquen no podrán adecuarla a sus intereses y/o políticas.

    Las reglas en la red son claras:

    – a los trolls se les ignora, regla muy antigua pero siempre válida.
    – a las amenazas se les combate con la ayuda de toda la comunidad aprovechando que el anonimato perfecto no existe.
    – las usuarios de la red colaboran anónimamente y se organizan según sus intereses.

    Por lo que una restricción a los comentarios anónimos, me hace preguntarme:

    – ¿Quieren ahorrarse dinero?
    – ¿Están planeando una reducción del personal?
    – ¿Pretender obligar a sus lectores el uso de la redes sociales?

  • #009
    Mesosoma - 22 agosto 2013 - 20:11

    Un troll es un troll, incluso si sólo usa anonimato o su nombre real;
    en YouTube he notado que, ahora la gente usa su nombre real, un obvio troll tienen todas las de ganar: nombre, fotografía real, enlazados al Google plus detallando profesión universitaria-postgrado, lugar de trabajo más fotos familiares con hijos genera un Síndrome de Estocolmo hacía él/ella
    porque las demás gentes se identifican con la idea “si esta persona arriesga la reputación de su familia con esa opinión agresiva ó insulto, quizás tiene toda la razón y lo apoyaré”.

    Amenazar la implantación del nuevo sistema en una vaga fecha de septiembre, pues espero que verdaderamente lo hagan, no son los primeros blogs prometen exigir sólo identidades verificadas cuando al final nunca implantan ese sistema; recuerdo cuando el señor Dans prometió usar Disqus en este blog, pero quizás lo olvidó. Tristemente a Krigan le parece bien

  • #010
    Cristina - 22 agosto 2013 - 20:43

    #008 :-)) buenísimo!!!

  • #011
    Daniel Rodríguez Herrera - 22 agosto 2013 - 21:07

    Efectivamente, en muchas ocasiones se abusa de la observación de una correlación con la causalidad. Pero, del mismo modo, también se puede abusar de utilizar este hecho cuando sí existe una teoría razonable que justifique que una correlación concreta se deba a que uno de los dos hechos observados es causa del otro.

    En este caso, la teoría consiste en que el anonimato, al igual que puede proteger la libre expresión de personas muy razonables que podrían verse en peligro de saberse su identidad, también incentiva los malos comportamientos, al eliminar las consecuencias negativas que puedan derivarse de ellos en caso de conocerse la identidad de quien los hace. Es una teoría francamente razonable, la verdad, que no creo que puede despreciarse recurriendo al tópico.

  • #012
    Krigan - 22 agosto 2013 - 22:02

    Mesosoma:

    Claro que las identidades falsas me parecen bien. En realidad, ¿cuál es la diferencia entre un seudónimo (que tú mismo usas) y una identidad falsa?

    Repito: el voto es secreto, los periódicos están llenos de opiniones de fuentes anónimas, y el escribir con seudónimo es incluso un derecho de autor al cual recurren habitualmente los escritores. ¿Por qué la regla tendría que ser diferente en Internet?

  • #013
    antonio garcia saenz - 22 agosto 2013 - 22:28

    Enrique podrias hacer una investigacion, que ya la tendras seguramente, a ver a cuantos menores de 25 años le interesa estos temas de internet, postean en foros, estan en listas de correos … en fin creo que ninguno … internet impresiona a la gente mayor, pongo el ejemplo de un automovil Seat 600 o una television en blanco y negro sin mando y con 4 canales UHF y ya esta, hoy parecen aparatos muy rudimentarios y desfasados, pero si lo situaramos en la época de los reyes católicos serian absolutamente impresionantes y deslumbrantes para las gentes de aquella época “como ha conseguido la industria hacer cosas asi” no saldrian de su asombro … pues lo mismo internet, todavia el internet real el mas definitivo apenas empieza, es el que llevaran los niños que van creciendo y no les impresiona apenas, como si siempre hubiera existido, no solo creo que los foros que merezcan la pena habra que identificarse sino que ademas el que se le llegue a publicar una opinion recibira 10 o 100 euros al menos porque se los ganara, y sera gente muy especializada, con conocimientos valiosos, y que ha trabajado el post para aportar, asi es como funcionara esto, Huffington Post va en esa direccion. No lo de ahora, que por supuesto no sirve para absolutamente nada, esto todavia ni ha empezado …

  • #014
    Cardo Ientile - 22 agosto 2013 - 23:14

    Estoy a favor del anonimato como de un seudonimo se tratase, el escritor no lo utiliza con fines oscuros o perversos en general. Hace a la libertad así como una mujer decide si hacer topless o no. Quizás habría que transitar hacia una identificación única en internet, un dni en la web de cara a la seguridad y un seudonimo de cara al publico, toda identidad ficticia tendría un respaldo ante las autoridades…

  • #015
    Xaquín - 23 agosto 2013 - 00:22

    Evidentemente la gente anda en otra onda, pero en este caso la frecuencia krigan lo deja bien claro en su comparación con el periodismo: toda fuente que quiere quedar “anónima” tiene derecho a que su periodista receptor defienda su anonimato frente a los demás… claro que eso también es una tontería y causa olas de violencia y todo lo demás!

  • #016
    Krigan - 23 agosto 2013 - 01:14

    Cardo lentile:

    Según eso, por ley los periodistas deberían incluir sus fuentes anónimas en un registro oficial, accesible a las autoridades.

  • #017
    Gorki - 23 agosto 2013 - 10:16

    No se si el anonimato es un derecho, o simplemente es muy cómodo, pero si yo tengo la opcion de pagar con dinero, (anonimato), o con tarjeta de crédito, (identificación), sabiendo todo que pagar con dinero puede significar que se hagan transacciones en negro. no entiendo que se discuta el derecho de emitir opiniones anónimas que me parece menos delicado.

    Lo que también es cierto, es quien cobra tiene derecho a pedir que se le pague por transferencia bancaria, para que precisamente quede una trazabilidad, como el que paga tiene derecho a pedir una factura con IVA y el NIF de la empresa con el mismo objeto.

    Igualmente el Huffinton Post, está en su pleno derecho de pedir el DNI de quien hace un comentario en sus páginas. Todo es, que no le hagan menos comentarios los qpor los que n.

  • #018
    antonio garcia saenz - 23 agosto 2013 - 13:14

    Pero Gorki #17 mira tu última frase, esta todo esto completamente agotado, en declive, exhausto, estas ya de esto hasta …, vamos que no le queda mucho … lo dice uno que ha visto desde los 90s como caen cientos de foros, blogs, listas de correos y no aparece recambio … al final los foros parecen como las fiestas donde llega las 6 de la mañana y siguen algunos bailando, solo meneandose un poco, con el cubata en la mano, y luego se apaga la música … y con la música apagada aun siguen haciendo como que bailan como que se menean y no se van de la fiesta ni echandole agua, ni se enteran … eso me ha traido tu última frase que describe esta situacion

  • #019
    menestro - 23 agosto 2013 - 18:12

    Lo más importante es no confundir “trazabilidad” con la impunidad delictiva. Creo que se dan demasiados casos de “traza injustificada” en circunstancias en las que precisamente lo que se debe salvaguardar es la privacidad u origen de los comentarios. Un buen ejemplo sería una situación actual cómo la persecución de los activistas Gays en Rusia, donde son victimas de auténticos raids online. De lo que se trata es de que se pueda atribuir una conducta legalmente punible, no de identificar cualquier comentarista indeseable, o cruzar sus datos y perfil público. Se podría dar el caso de que organizaciones con suficientes medios pudiesen crear listas de “desafectos anónimos” o políticamente críticos, y desafortunadamente, no tenemos que recurrir a Rusia para encontrar esos casos.

    Puede darse en temas políticos, de reputación online de empresas, o con trabajadores descontentos. Estos abusos ya están sucediendo en la actualidad con grandes medios de comunicación implicados, cómo por ejemplo con el caso Murdoch y “News of the World” en UK. Aquí tenemos a la SGAE y las “Gestoras de derechos” por poner otro caso sobradamente conocido y “Vox populi” en los círculos cercanos a ese debate.

    En los últimos tiempos también se está haciendo común el uso de cuentas compartidas entre varios usuarios, con el propósito de eludir la traza individual y represalias desde posturas criticas en sitios web controvertidos.

  • #020
    Enrique Dans - 23 agosto 2013 - 20:18

    #019: Completamente de acuerdo. Los delitos son delitos, y solo cuando lo son se puede hacer intervenir a la policía para perseguirlos a partir de los datos que puedan contribuir a su identificación, previa autorización judicial. Básicamente, el mismo procedimiento que funciona fuera de la red…

  • #021
    mercadder - 23 agosto 2013 - 21:11

    Anonimato es equivalente a estar en la calle enmascarado, escondido, al acecho. El anonimato, tal como está diseñada la web es una quimera. Nada está oculto por siempre. Prefiero hablar de privacidad que de anonimato.

  • #022
    edans_fan - 24 agosto 2013 - 00:55

    Discrepo en una cosa, Enrique.El Anonimato hoy en dia es bastante sencillo aún (CREO).

    Hay miles de redes wifis abiertas; y si no, se compra un 3G de prepago a nombre de otra persona, y punto pelota (otra persona me refiero en algún locutorio, o que algún conocido pueda darlo de alta con una fotocopia de un DNI Ajeno. no es tan dificil).

    Corrigeme si me equivoco. Gracias :).

  • #023
    iwre0 - 24 agosto 2013 - 15:01

    En este artículo la única justificación que das para el anonimato es el de los empleados de empresa que teman represalias, o de personas que teman de su gobierno.

    Entonces , si no se cumple las dos premisas anteriores, ¿no es justificable el anonimato?

    Por ejemplo, yo he comentado este post pero no me da la gana dar mis datos personales como nombre y apellidos ¿es justificable esa simple razón?

  • #024
    Enrique Dans - 24 agosto 2013 - 15:06

    #023: Completamente, faltaría más :-) De hecho, tu anonimato no es tal, no estás siendo anónimo, sino utilizando un pseudónimo. Si prefieres firmar como completamente anónimo dejando la casilla correspondiente en blanco, también puedes. Aunque como sabes, tendré tu dirección IP y algún otro dato más…

  • #025
    Mario - 24 agosto 2013 - 16:36

    El anonimato no es ningún derecho, ni la fuerza de gravedad es ningún embutido. Los derechos son oponibles a terceros o exigibles judicialmente. Ya quiero verlos demandando a un juez su “derecho” al anonimato al abrir una cuenta corriente o al reservar un pasaje de avión o al comprar un auto nuevo. No pues, llamémosle derechos a lo que son derechos. El anonimato es al final una costumbre o un uso en determinadas circunstancias pero no un derecho. Yo entro al supermercado y nadie me pide dni, pero al pagar con tarjeta de crédito sí tengo que identificarme para aminorar los casos de fraude en este sistema de pagos. La regla general de ese supermercado es evidentemente no molestar a la gente pidiéndole identificarse salvo que el caso lo amerite.

    En internet no es distinta la cosa. Algunos sites se sentirán a gusto con el anonimato y otros, sobretodo los masivos, tienen problemas de gestión permitiéndolo (bullying, spam, pornografía). El Huff por supuesto que está en todo su derecho de variar sus reglas si no puede o no quiere resolver los problemas que el anonimato le viene generando. Este mismo blog es un buen ejemplo de que sí es posible gestionar los comentarios pero Enrique tiene suerte en realidad de que se trate de un volumen digerible y nosotros de ser leídos por el dueño del blog. Si fuésemos varios miles esto no podría ser así porque su método de gestión no es escalable.

    #014 Cardo #016 Krigan. Identificarse para usar internet no es nada descabellado del mismo modo que todos portamos una licencia de conducir para usar un vehículo. Por el contrario, a medida que más actividades se realicen online y más seguridad se requiera para estas, una id electrónica y personal -quizás con un lector de huellas digitales al lado del mouse, o en la antalla táctil del iPhone y la Tablet- se verá más como una necesidad y una conveniencia.

  • #026
    Krigan - 24 agosto 2013 - 22:31

    Mario:

    Art. 14 LPI:

    “Corresponden al autor los siguientes derechos irrenunciables e inalienables:

    […]

    2.º Determinar si tal divulgación ha de hacerse con su nombre, bajo seudónimo o signo, o anónimamente.”

    http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/rdleg1-1996.l1t2.html#a14

    Para conducir se necesita una cualificación, que se acredita mediante el permiso (o licencia como lo llamáis vosotros) de conducir. Para conectar a Internet no se requiere ninguna cualificación. Para pagar o manejar mis cuentas sí voy a querer seguridad, pero ¿¿para comentar??

  • #027
    edans_fan - 25 agosto 2013 - 01:28

    #024: Ya, pero esto es una charla de colegas en la que no importa que loguees mi IP.
    solo insistia en ratificar que si yo hubiese sido un TROLL amenazandote a ti o tu familia (MODO Radical ON) desde un ciber o cualquier red abierta, no habría manera de que me hubieses localizado, inclusive ni con orden judicial (hasta donde llegan mis conocimientos).
    Saluditos y bona nit .

  • #028
    edans_fan - 25 agosto 2013 - 01:29

    #024. Además, compré tu libro, asi que estoy perdonado , jeje ! :)

  • #029
    monty_oso - 25 agosto 2013 - 01:32

    Yo no veo la decisión del Huffington Post como un ataque al anonimato o a la libertad de expresión. La veo como una decisión de editorializar los comentarios. Lo que esta por verse es si es una decisión correcta.

    Siempre y cuando existan lugares donde se pueda opinar anónimamente sobre las noticias del Huffington Post sin importar si estos sitios están o no relacionados con el periódico el derecho al anonimato no se ha vulnerado.

  • #030
    mercadder - 25 agosto 2013 - 21:47

    El anonimato es IMPOSIBLE. No entiendo de que están discutiendo. No se puede ser anónimo hoy en internet, y según mis opinión en unos 20 años más. Que se use un seudónimo no indica que se es anónimo. Todo es identificable, tarde o temprano.

    Para ser anónimo deben pasar una de dos cosas: que los gobiernos del mundo digan que internet es libre y que podemos hacer los que nos dé la gana, y que nunca van a intervenir, y esto es muy poco probable. Y la otra es que un organismo internacional, con poderes extraordinario encima de todas las constituciones y leyes de cada país, puedan llevar una base de datos de cada “apodo” casado con el nombre real, de cada usuario de internet. Eso en unos 20 años no lo veo.

  • #031
    Gorki - 25 agosto 2013 - 22:16

    #030 mercadder
    El anonimato es IMPOSIBLE.
    #27 edans_fan, da una forma entre otras muchas que hay de usar Internet y que sea, si no imposible, nada hay absolutamente imposible, muy dificil de controlar. Como esa, hay cientos. Hay montones de hotspot reparticdos cpor cualquier ciudad (te dejo los de Madrid) http://www.gomadrid.com/maps/wi-fi-map.html

    Aparte que quiza puedan llegar a saber que ordenador se utilizó para escribir algo, pero aun más dificil es demostrar quien lo utilizó, pudo ser su dueño o un hijo o su asistenta, nada digo si el ordenador está en una oficina.

    Que no me den más tarea que ser escritor anonimo en Internet.

  • #032
    Albert Porta - 26 agosto 2013 - 08:55

    Como siempre … genial Enrique! especialmente para los que intentamos liderar Comunidades Virtuales desde un enfoque profesional.
    Con tu permiso lo voy a compartir con mi Red LinkedIn y Twitter.
    Muchas gracias.

  • #033
    Antonio Ruiz Hidalgo - 28 agosto 2013 - 12:00

    Estaría de acuerdo en un mundo ideal donde el anonimato fuera usado, para prácticas decentes y no para cosas como @muerenpocas.

  • #034
    Albert Surinyach - 1 septiembre 2013 - 20:13

    Interesante artículo “el anonimato como derecho”. Habitualmente desarrollo la actividad de senderismo, bien organizando excursiones o bien asistiendo a algunas que proponen diferentes organizadores. A tal empresa de poder desarrollar esta afición que cada día me va calando más en los huesos: el senderismo en compañía, puesto que los seres humanos somos seres gregarios desarrollo una actividad paralela de fotografía, crónica y me relaja enormemente escribir sobre dicha actividad de senderismo. Mi pregunta, apreciado ENRIQUE, es: Si ingenio, desarrollo, estudio e ilustro un proyecto de “una excursión de senderismo” y despues publico unas fotografías y explicaciones en mi página web-blog http://www.ecosistema2000.wordpress.com ¿Hay derecho a que se queje algun asistente por publicar una fotografía suya o en grupo? ¿És justo que un asistente a mis actividades lúdicas de senderismo sin afán de lucro se pueda apuntar usando mi trabajo personal y despues si publico en el blog una foto suya diga que no he respetado su derecho a la intimidad? Pienso que debería ser justo que si una persona se apunta a mis excursiones de senderismo no presente incovenientes a permitir publicar fotografías de equipo, como evidencia de haber alcanzado una cima, un pico o sencillamente una andanza. Por supuesto, siempre publicando con sentido común y lo más ajustado a la realidad. – Muchas gracias ENRIQUE, hace tiempo que sigo atento tus trabajos –

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados