Los horarios de trabajo en la era de la ubicuidad

Reloj de fichar antiguoUn par de interesantes artículos, en LinkedIn Today y en Fast Company, arremeten por enésima vez contra la práctica de establecer horarios rígidos para determinados tipos de trabajos en los que, en realidad, la métrica a aplicar debería ser la productividad y el rendimiento obtenidos.

La práctica de establecer horarios de trabajo rígidos proviene de la Revolución Industrial, cuando el desarrollo de una amplia variedad de trabajos requería el acceso a maquinaria específica que solo podía ser ubicada en los centros de trabajo. Para optimizar el nivel de ocupación de dichas máquinas y, por tanto, la productividad obtenida, el trabajo se organizó en función del acceso a las mismas, condicionando la otra variable, el tiempo de los empleados, considerado como más flexible. La organización en turnos de trabajo o la evolución de las jornadas de trabajo (gracias en gran medida a las sucesivas reivindicaciones sindicales) llevó al establecimiento de una jornada de cuarenta horas semanales, que en muchos países se organiza típicamente de nueve de la mañana a cinco de la tarde con una breve pausa para comer. En países latinos, suele incluir una pausa para comer más amplia y un horario de salida posterior, aunque también en esto existen amplias variaciones.

En realidad, hablamos de un atavismo, de algo que proviene de una circunstancia ya superada. El avance de la tecnología ha llevado, en un número muy elevado de casos, a que la maquinaria necesaria para desarrollar el trabajo se encuentre perfectamente disponible en el domicilio del trabajador, en forma de un dispositivo multipropósito llamado ordenador. En paralelo, el avance del cloud computing permite que cualquier trabajo en curso y los mecanismos de comunicación y coordinación necesarios para llevarlo a cabo sea accesibles desde cualquier sitio, con protocolos de seguridad razonables. La restricción de vincular el desarrollo del trabajo a un lugar físico y un horario determinado pierde su sentido, y se convierte en un claro obstáculo a la productividad.

La realidad hoy es que cualquier trabajo que no dependa de una maquinaria especializada puede ser llevado a cabo de manera óptima desde prácticamente cualquier sitio, lo que incrementa enormemente las posibilidades de conciliación, la flexibilidad, la motivación y, en último término, la productividad. La interacción de los trabajadores en torno a un lugar de trabajo común debería plantearse únicamente como forma de maximizar la interacción para el intercambio de ideas y para el desarrollo de una cultura común, pero no como sitio en el que desarrollar el propio trabajo.

La persistencia en esquemas anticuados y superados genera un problema doble: por un lado, las empresas que los practican obtienen a cambio un nivel de motivación menor y un trabajo desarrollado de manera más mecanicista, menos orientado a objetivos, porque el objetivo pasa a ser “cumplir las horas”, frente a optimizar el resultado del trabajo realizado. Por otro lado, las empresas se convierten en menos atractivas para trabajadores que valoran la flexibilidad y el compromiso en función de la motivación personal, lo que puede aparejar problemas a la hora de atraer y retener talento. Los tiempos de desplazamiento estandarizados y coincidentes con horas punta de tráfico, y la falta de confianza y flexibilidad son factores adicionales a tener en cuenta en este sentido.

Desde hace ya bastantes años, mi productividad personal se asienta en la posibilidad de trabajar desde donde quiero, a las horas que quiero, con la intensidad que quiero. La única parte de mi trabajo que exige un lugar físico determinado es el momento de dar clase, siempre que esta sea presencial. Para todo lo demás, confianza y resultados. Si obligas a tus empleados a fichar, no esperes atraer ni retener a los mejores, ni demasiados resultados buenos de su trabajo.

38 comentarios

  • #001
    Carlos - 5 mayo 2013 - 13:34

    Felicidades, grandísimo artículo.

    Totalmente de acuerdo… la mayoría de los grandes profesionales valoran más la flexibilidad que el dinero y por mucho que les paguen en otros sitios, no se irán si tienen esta flexibilidad.

  • #002
    Carlos - 5 mayo 2013 - 13:38

    Excelente artículo.

    La flexibilidad y libertad de trabajar donde quieras y en tus horarios no tiene precio.

    Espero que cada vez las empresas ofrezcan estas ventajas, aunque de momento la gran mayoría de las que se ponen el cartel de modernas son igual o más de restrictivas que el resto.

    Saludos

  • #003
    Víctor - 5 mayo 2013 - 13:47

    Comparto la opinión y llevo aplicándolo desde hace años.
    Ahora con tikcode.com lo llevamos a la práctica por necesidad y obligación. El equipo rinde mucho más que midiendo horas de presencia

  • #004
    Anónimo - 5 mayo 2013 - 14:19

    De acuerdo con flexibilizar, pero si no se ficha, ¿cómo se controla q se respetan los tiempos de descanso y q no se trabaja como un esclavo, con jornadas de 14 o 16 horas? Fichar es necesario.

  • #005
    Dario - 5 mayo 2013 - 14:39

    Hay otras cosas a tener en cuenta, no solamente el inteercambio de ideas entre trabajadores. Un tema importante de la seguridad.

    Muchas compañías trabajan con acceso a información confidencial o accediendo continuamente a una base de datos, enviando y recibiendo constantemente información que de estar trabajando en casa sería más fácil de interceptar que trabajando desde una intranet. Del mismo modo guardando archivos en local. Es difícil confiar en la seguridad de los ordenadores de todos los trabajadores de una empresa.

    En cualquier caso, estoy más que de acuerdo con que muchs trabajos de oficina podrían desarrollarse desde casa, al menos parcialmente y acudir a la oficina ciertas horas para reuniones y quizás mantener un poco la cercanía con los compañeros.

  • #006
    Red - 5 mayo 2013 - 15:22

    Verdades como puños. Sobre todo en casos muy frequentes en los que se exige puntualidad a la entrada pero se “olvida” ese rigor a la hora de dejar salir el empleado, exigiendo horas y horas extras SIN pagar. Vivido hace años en mi propria piel.

  • #007
    Pablo - 5 mayo 2013 - 15:29

    ¡Qué bien! Como mi jefe no me explota lo suficiente currando diez horas al día en la oficina, ahora también puedo quitarme tiempo de estar con mi mujer y mis hijos trabajando desde casa gracias a la red. Viva la flexibilidad… Para el que paga, claro, que es el que impone condiciones y fija horarios.

  • #008
    Pablo - 5 mayo 2013 - 16:32

    Todo eso está muy bien, y yo también encuentro que los horarios fijos son algo anticuado para la mayoría de puestos (aunque pueden tener sentido por ejemplo en una cadena de montaje, o en un restaurante, etc.). Pero no hay que olvidar tampoco que el tiempo es uno de los pocos criterios objetivos con los que limitar el trabajo y, por tanto, evitar la explotación. De hecho, el límite de 40 horas semanales fue uno de los grandes logros laborales del siglo pasado.

    La flexibilidad temporal y espacial está muy bien, pero a menudo lo que ocurre en las empresas que las ofrecen es que, al no haber límite alguno, presionan al trabajador para que trabaje más y en más sitios. Al final, lo que parecía ser una “libertad” y una modernidad, acaba devolviéndote al siglo XIX.

    Lo que verdaderamente debería ocurrir en nuestra época es que las empresas fuesen más cooperativas, que cada vez hubiera menos diferencia entre los trabajadores y los empresarios, que la empresa sea de quien trabaja en ella. Todo lo demás es buscar la cuadratura del círculo.

  • #009
    Germán - 5 mayo 2013 - 17:01

    En general estoy de acuerdo con lo que dices, Enrique, pero veo el peligro (tal vez tan de estas latitudes) de que con la excusa de la ubiquidad uno termine trabajando muchos más que 8 hs, y de lunes a domingo, pero con el sueldo de 40 hs semanales… Quiero decir, las IT nos permiten ser moviles, ubiquos, etc., pero las personas necesitamos también conciliación laboral. Y no sé que tanto se enseña de esto en las escuelas de negocio… me parece que siempre habrá una excusa para aprovechar estas ventajas de las IT y hacer que se trabaje más x menos…

  • #010
    Cristina - 5 mayo 2013 - 17:15

    También depende del tipo de organización empresarial. Si tus resultados son lo que va a imperar pero tu relación de comunicacion y aprendizaje va ligada a tu equipo, resulta complicado trabajar con movilidad sin establecer contacto constante (puede ser presencial o virtual) con la organización y su gente.
    Y puedo estar conectada a la informacion pero no a su desarrollo presencial.
    Si la organización, requiere esa movilidad para trabajar y no le da importancia a la construcción conjunta sino mas bien al resultado individual, pues comprendo lo innecesario de fichar.
    Cuando lo que se comparte es el “learn by doing” grupal combinado con el individual, acto de presencia, en horas frecuentadas, debería hacerse.
    Por otro lado, he trabajado de las tres maneras.
    Dese casa ( me costaba diferenciar trabajo de descanso)
    Desde oficina presencial (base de operaciones)
    En movimiento constante, accediendo a la informacion almacenada en cloud.
    Y una mezcla de todas.
    Opino que se trata de adaptar los medios a la situación del momento sin perder de vista los otros elementos
    Por ejemplo: ahora disfruto y aprendo trabajando en grupo muy solido, pero requiero acceder a informacion sin estar en la oficina, puedo cumplir objetivos compaginando salidas y entradas, y cuando requiera un ambiente mas individual, puedo trabajar desde casa, pero nunca puedo perder de vista, objetivos, metas, responsabilidades y situaciones.

  • #011
    Pablo Roca - 5 mayo 2013 - 17:22

    Totalmente de acuerdo.

    Se debe medir la productividad a lo largo de un plazo de tiempo. En los trabajos creativos (como el desarrollo de software), la inspiración no viene regulada en unas horas concretas.

  • #012
    Jose - 5 mayo 2013 - 17:47

    En la Universidad Europea de Madrid estamos involucionando. Desde este año y coincidiendo curiosamente con la implantación de la enseñanza online los trabajadores tienen que fichar y se ha establecido un rígido sistema de horarios que impide por completo la flexibilidad y la conciliación de la vida familiar y laboral. La explicación de RRHH no ha sido un aumento de la productividad: que los profesores vivían muy bien.
    Increíble pero cierto.

  • #013
    earroniz - 5 mayo 2013 - 19:25

    Gracias por tu artîculo.
    solo comentar que ademas estå la mejora de la productividad de las organizaciones que adoptan el trabajo Flexible en lugar y horario, por encima del 15% . Eso si, hay que superar la cultura del presentismo tan latina que recientemente me echaba en cara el sr Jack Nilles, visionario en este area desde el año 1973.
    Hacerlo no es dificil, ni inmediato, pero los resultados son espectaculares y se mantienen en el tiempo, porque todos ganamos, empresa, trabajador y sociedad.
    Acometer un proyecto asì no toca el core del negocio, pero los resultados hablan por si mismos.
    blog.moigoi.com
    @moi_goi

  • #014
    lector - 5 mayo 2013 - 20:03

    Por desgracia, el empresario por flexibilidad horaria suele entender que no exige al trabajador entrar o salir a la hora X pero que el trabajador tiene que meter las horas que haga falta para sus deadlines más o menos bien/mal estimadas. Así que a mí como asalariado ponme claro el horario de las 8 horas, que quede claro que el resto del tiempo es mío. En el resto de Europa quizá si se entienda bien este concepto pero en España se traduce en eso: horas extras frecuentes a cambio de no tener que fichar.

  • #015
    Antonio Castro - 5 mayo 2013 - 20:36

    No dudo de que sea un hecho, pero pensemos un poco ¿A quién conviene la movilidad laboral, al trabajador o a las empresas? ¿Es bueno para las familias?

  • #016
    Mario - 5 mayo 2013 - 21:00

    He recibido ya algunas consultas sobre esto (cómo trastocar una relación laboral subordinada y sujeta a derechos laborales, por una contratacion civil con terceros independientes), y en todos los casos he percibido por parte de mis clientes empresarios el ánimo o la intención de saltarse con garrocha tecnológica las obligaciones legales para con sus trabajadores.

    Una cosa sí me queda clara, las empresas que buscan este tipo de cambios no lo hacen por productividad ni para tener contento a nadie trabajando en casita sino por reducir su costos laborales y debilitar el sindicalismo (horas extras sí, lo que afecta vacaciones, descanso semanal, participación en las utilidades si las hubiera, etc).

    Enrique peca de ingenuo al pensar que las empresas no adoptan este modelo por aversión a la tecnología, cuando la verdad es que las empresas contratarían fuera de planillas hasta al que limpia la oficina si se pudiera. No pues, esto no se trata de querer o no usar internet, se trata de querer o no cumplir obligaciones laborales, y en eso, la tecnología se alinea perfectamente con la patronal.

    Un caso sintomático sobre esto lo comenté hace tiempo: un policía que usaba el móvil que le dieron en el trabajo con orden de no apagarlo, pero que era requerido hasta los domingos por los ciudadanos que querían saber que fue de sus casos. Demandó a la ciudad (su empleador) las horas extras y ganó.

  • #017
    Alex - 5 mayo 2013 - 21:54

    Hace unos 10 meses mas o menos hice esa propuesta a gerencia de la empresa para la que laboro… la idea les pareció descabellada, ellos siguen marcando la entrada, y también promueven que se debe trabajar en base al cumplimiento de objetivos, así estos tomen hasta las 9 o 10 p.m. cumplirlos, sin pagar horas extras (una extraña mezcla en pro del beneficio de la empresa) Por suerte no aceptaron mi propuesta, y eso que me permite salir a las 5:00 p.m. a hacer lo que yo quiera, y los objetivos por supuesto se aplazaran hasta el día siguiente. Hasta hace poco me di cuenta que estaba en un grave error al hacer dicha propuesta, porque creo se puede prestar para el esclavismo.

  • #018
    marco tulio - 5 mayo 2013 - 22:57

    En México conocemos esta costumbre como horas-nalga, al jefe no le importa que no hagas nada, lo que cuenta es tener el culo pegado a la silla. bastante frecuente en gobierno donde los jefecillos viven de las apariencias.

  • #019
    Gorki - 5 mayo 2013 - 23:46

    No creí que quedara una oficina con reloj de fichar, yo nunca he tenido reloj de ficha y mi horario de entrada era, dentro de unos límites, flexible, asi como la parada del medio día para comer. El de salida era flexible, pero ya se encargaban que tuvieras tanta carga de trabajo, como para que no lo pudieras acabar en ocho horas.

    Sin embargo, no se puede generalizar, hay trabajos que precisan un horario rígido de entrada y salida, por ejemplo, la fabricación en cadena de montaje o los trabajos cara al público, no puede ser que vayas a una tienda y ese día la tienda abra más tarde, porque el empleado ha decidido no tener atascos de hora punta en el viaje a su puesto de trabajo o que el piloto de un avión despegue un cuarto de hora antes, para acabar antes su jornada laboral y tener tiempo de recoger los niños en la guardería.

    No todos somos chupatintas a los que su trabajo les espera aunque lleguen un cuarto de hora tarde, a muchos les pasa como a ti, que las clases se dan a una hora inamovible, aunque goces de la confianza de la dirección para realizar tu trabajo cuando te pete y donde te apetezca.

  • #020
    Anónimo - 6 mayo 2013 - 10:20

    Enrique, en tu post sólo justificas el presencialismo en el caso de que “La interacción de los trabajadores en torno a un lugar de trabajo común debería plantearse únicamente como forma de maximizar la interacción para el intercambio de ideas y para el desarrollo de una cultura común, pero no como sitio en el que desarrollar el propio trabajo”. Pues bien, yo ni siquiera en este caso justificaría el presencialismo. Me explico, que haya trabajo colaborativo e interactivo depende en esencia de la actitud, no de la ubicación física. Ya puede uno construir una oficina abierta sin paredes de lo más cool (con futbolines y todas esas pijotadas), que de poco o nada valdrá si en la empresa no existe una cultura colaborativa. Lo que quiero decir es que hoy en día la cultura colaborativa se puede activar y potenciar perfectamente online, y no es necesaria la presencia física para ello. De hecho no es necesaria la presencia física para enamorarse (véase todos estos sitios de contactos tipo meetic o match.com; nada nuevo bajo el sol que diría Cyrano de Bergerac).

  • #021
    Clara - 6 mayo 2013 - 10:32

    Sólo un curioso enlace a la realidad sureña ….

    https://www.diagonalperiodico.net/andalucia/abengoa-la-explotacion-del-siglo-xxi.html

    Los comentarios no tienen precio.

  • #022
    José Luis Portela López - 6 mayo 2013 - 11:06

    No quiero hacer una entrada larga, simplemente voy a escribir una palabra que quiero que estéis muy atentos a ella. “Interim Management”.

    Para explicar lo que es, necesitaría una entrada larga y seguro estoy que Enrique algún día escribirá sobre ello, así que os animo a encontrar información en la red. Por hacerlo breve diría que es una forma de contratación en la cual se contrata por “hacer” y no por “ir unas horas”. No es frelance, no es consultor, es alguien que SI trabaja en una compañía pero se le paga por “proyecto”. Es decir se contrata para que haga algo. En países como EEUU, UK y paises nórdicos esta muy extendida y según las previsiones será el 40% de la contratación futura.

    Yo he querido desde hace tiempo potenciar esta nueva forma de contratación y por este motivo soy miembro de la directiva de la Asociación Interim Management España, que pretende divulgar esta practica.

  • #023
    Joaquin Alvarez Portela - 6 mayo 2013 - 12:22

    Totalmente de acuerdo Enrique, los horarios rígidos y en algunos casos el desplazamiento a los centros de trabajo, es una práctica que debería estar superada, pero todavía a día de hoy está perfectamente establecida en nuestro país y lo peor de todo es que la mayoría de la gente lo acepta como un dogma de fe.

  • #024
    Gorki - 6 mayo 2013 - 12:45

    #22 José Luis Portela López
    Lo que me ha resultado nuevo es la expresión “Interim Management”, pero de siempre al viajante se le ha pagado en función de los objetivos de venta que cumple, o al albañil por obra realizada, (destajos). No veo en ello una gran novedad.

    De hecho, a montones de autónomos se les paga por hacer algo concreto, llevar una contabilidad, asesorar en impuestos, la administración de una comunidad de vecinos, o por llevar las nóminas, sin que a nadie le importe ni como, ni cuando, ni que tiempo le lleva hacerlo, solo que la lleve bien y al día.

  • #025
    NoticiasFavoritas.com - 6 mayo 2013 - 12:56

    Intersante artículo, que me llega en un momento estupendo, pues en la empresa en la que trabajo, que se dedica al mantenimiento, no a la producción de bienes, nos han ampliado el horario 30 minutos diarios porque el “nuevo jefe” se ha querido colgar una medalla delante de sus superiores.

    El resultado es un cabreo general en el personal, que no va a mejorar su productividad por hacerles estar 30 minutos más cada día en su puesto de trabajo.

    Hay que incentivar al personal de otra forma. En España hacemos mucho trabajo “presencial” y tenemos la peor productividad de Europa.

  • #026
    Raskolnikov - 6 mayo 2013 - 15:26

    Y que decis de la ex-Google Marissa Meyer, que llamó a rebato a todas las huestes de yahoo que por California habían y que nominalmente teletrabajaban.

    A tod@s ell@s los ha puesto a calentar sillas… no sé si es por medir la verdadera productividad o por atajar un autentico desmadre organizativo. ¿que os parece?

  • #027
    Compro oro Madrid - 6 mayo 2013 - 16:15

    Que maravilla seria conciliar el trabajo con la vida familiar. Hasta que eso ocurra en la ciudad miro con cierta envidia a la gente de los pueblos que van andando al trabajar y antes dejan a los niños en el cole. deberíamos pensar en otro clase de productividad, la de nuestra vida…..
    Objetivo el “estar bien” que no es lo mismo que el bienestar del que hablan los políticos.

  • #028
    Compro oro Madrid - 6 mayo 2013 - 16:27

    Se hará realidad algún día. Estamos en un momento critico deberíamos empezar a marcar nosotros los “tempos” el vez que sean otro?
    Autónomos del auto-empleo la responsabilidad es nuestra.

  • #029
    Nico - 6 mayo 2013 - 16:45

    ¡Ay los horarios! Me gustaría añadir un detalle, y es que en España tenemos una dificultad adicional: horarios que no existen en ninguna otra parte, los peores del mundo mundial. Y después de años de promesas, nadie ha hecho nada por abolir esta lacra.

  • #030
    José Luis Portela López - 6 mayo 2013 - 17:39

    #24 Gorki, si que hay bastantes diferencias aunque puedan parecer sutiles. Si quieres mandame un mail y te doy mi movil para contartelo con calma. Me puedes encontrar en Linkedin facilmente por mi nombre

    un abrazo

  • #031
    AlbertoB - 6 mayo 2013 - 18:47

    La verdad es que yo también pienso que no se trata de horarios, sino de tareas, objetivos, retos, plazos de entrega. Habrá temporadas de más esfuerzo, temporadas de menos. En mi caso, soy autónomo, y si toca el fin de semana, toca, luego ya habrá días sin tareas, o más relajadas (bueno, en estos días de crisis, muchas tareas, muchas prisas, y poca recompensa). Pero como ya dijo Picasso, la inspiración te tiene que pillar trabajando.
    Permitidme compartir un buen artículo sobre cómo se mide la productividad que puede seros de interés.

  • #032
    Gorki - 6 mayo 2013 - 19:53

    #030 José Luis Portela López
    No es nada que me interese personalmente, por mi edad ya no estoy ni para ser contratado ni para contratar, pero si sabes de alguna web, en donde expliquen en plan “Rider Digest”, que es el “Interim Management” si que la leería, pues el si que tengo curiosidad por el tema, aparte que opine que en el futuro la proporción de “autonomos” o similares va a ser muchísimo más alta que en el pasado.

    Yo hoy no me plantearía hacer una empresa con empleados, creo que todos seríamos o socios o autónomos, según las personas quisieran correr el riesgo de participar de los beneficios, (y perdidas), o no prefieren corre ese riesgo y desean un sueldo pactado previamente por realizar un determinado trabajo.

  • #033
    batch4j - 7 mayo 2013 - 08:49

    Totalmente de acuerdo la ubiquidad laboral se utilizaría por dos vias, para esclavizar a la gente haciendola trabajar mas horas por el mismo salario y con total disponibilidad y para que algunos trabajadores, busquen su escaqueo en base a que ciertas tareas no se pueden medir.

    Estuve trabajando un tiempo con este tipo de sistema y acababa haciendo dos jornadas la normal de la empresa con la gestion de lo que habia que hacer y la del cliente con reuniones, pruebasm, contactos con NY etc.

    Mientras no haya modo de medir el trabajo y se prime la presencia y no la eficiencia cualquier medida de teletrabajo fracasara.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Interim_management

  • #034
    José Luis Portela López - 7 mayo 2013 - 10:46

    #32

    Aqui tienes información

    http://www.interimspain.org/

    un abrazo gorki

  • #035
    Gorki - 7 mayo 2013 - 11:09

    #034 José Luis Portela López
    Gracias

  • #036
    Pablo - 8 mayo 2013 - 02:50

    El artículo exige unos cuántos matices. Quien no descansa bien, no produce bien. Quien no desconecta, no se enchufa. El peligro de esas políticas de flexibilización de los horarios de trabajo es que no hay garantía alguna de buena gestión. Unos objetivos irreales, demasiado duros, pueden provocar sobreintensidad en el trabajador, agotamiento, estrés. Si encima le pedimos que no pueda organizar su tiempo libre, o en otro extremo, que esté 24 horas disponible para el trabajo, le permite acceder a un estado de “vigilancia”, de “estar en guardia”, y no de descanso. Traslademos esto al actual contexto, donde reina más el miedo por perder el trabajo, de hipercompetitividad, de renuncia de derechos con tal de tener un empleo. ¿No se aprovecharían muchos empresarios? La fijación de los horarios no obedece a un capricho sindical, sino que la reclamación sindical obedece a estudios psicológicos, sociales y de productividad donde se ha demostrado continuamente que para todos es mejor poner límites, empezando por el trabajador y acabando por el empresario.

  • #037
    Paloma - 9 mayo 2013 - 12:56

    Muy bueno el artículo y muy interesante. La flexibilidad en las empresas mejora el rendimiento y la motivación!

  • #038
    Yanou - 9 mayo 2013 - 14:50

    Hay algo que nadie ha considerado, y es que el trabajador que dispone de libertad para organizar su horario dispone de más ocasiones de consumo, y eso es un factor importante de cara a mejorar la economía. Es una lástima que alguien que dispone de dinero y tiene la necesidad esté en su puesto de trabajo durante todo el horario de apertura de comercios (o casi)

    En cuanto a la bondad del sistema propuesto en este artículo, estoy de acuerdo con su implantación al 100%, en aquellos casos en los que fuera posible, claro. Entre las ventajas que tendría, además de las mencionadas, yo mencionaría también la mejora de la movilidad en las ciudades, el ahorro de combustible, la menor contaminación, facilidad para aparcar… en cuanto a todas las desventajas mencionadas en los comentarios, de acuerdo en todas al 100%, y vividas en primera persona la mayoría, aunque yo las achacaría más a la empresa en sí que al sistema horario. Una empresa explotadora explotará a sus trabajadores sí o sí, utilice el sistema que utilice.

    El Interim Management me parece interesante, pero es curioso que cuando las empresas tenían beneficios indecentes nadie intentaba relacionarlos con el sueldo, y ahora que no se gana tanto, ahora todo es flexibilizar…

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados