El hobbit, la mejora tecnológica, y la tenaz persistencia de la costumbre

La decisión del director neozelandés Peter Jackson de rodar su nueva película, The Hobbit: an unexpected journey, íntegramente en digital y a cuarenta y ocho imágenes por segundo (frames per second, o fps) para ser exhibida preferentemente en High Frame Rate 3D está generando una discusión interesantísima, que a menor medida ya tuvo lugar cuando aparecieron en el mercado las primeras televisiones con ratios de refresco de imagen de 100 Hz.

En Business Week critican duramente la película, y afirman que el uso de la citada tecnología provoca que la película se vea como “hecha en casa” con cámaras de aficionado. En Fast Company se preguntan hasta qué punto tan avanzada tecnología ha arruinado la película, o si realmente la película será capaz de iniciar una revolución de películas rodadas a 48 fps.

El fenómeno es un caso claro de persistencia de la costumbre. Durante generaciones, nos hemos fabricado un gusto basado en una limitación tecnológica: el estándar de 24 imágenes por segundo fue escogido hace casi cien años por los cineastas de la época fundamentalmente debido al elevado coste del celuloide. El número de imágenes por segundo debía ser suficiente como para que la persistencia de la retina humana permitiese ver una imagen continua, pero gastando la menor cantidad posible de celuloide, y las 24 imágenes por segundo cumplían adecuadamente esa misión. Las imágenes proyectadas, para las que los espectadores de la época carecían prácticamente de comparables, han sido lo que durante generaciones hemos adoptado como estándar cinematográfico: nos hemos acostumbrado a que, sencillamente, “el cine se ve así”. Es distinto a la realidad, pero lo vemos “natural”, nos parece un atributo intrínseco del cine. Entrecomillo “natural” precisamente por eso: porque lo natural es que la realidad no transcurra a 24 fps.

¿Qué ocurre con las primeras televisiones con ratios de refresco de 100 Hz.? Que muchos espectadores se quejan de que lo que ven en ellas tiene un aspecto “poco televisivo”, como si fuera “un teatrillo”, como si estuviese rodado “con una cámara barata”. La realidad es exactamente la contraria: a ese ratio de refresco, las imágenes se ven mejor, pero ese “mejor” es, para muchos, “demasiado bueno”. En mi casa tengo desactivada la función de 100 Hz. en contra de mi voluntad por decisión de mi mujer, que es la que gobierna sobre la televisión (y sobre muchas otras cosas, pero para qué vamos a hablar de ese tema :-) En el cine, al bueno de Peter Jackson le está pasando exactamente lo mismo: su película se ve “demasiado bien”. Las imágenes son enormemente nítidas, infinitamente más reales, lo que los angloparlantes definen con la palabra “crisp”. Pero para muchos espectadores, profesionales y críticos, eso “no parece cine”.

En mi caso, adoro ese nuevo aspecto. No solo por ser un enamorado del avance tecnológico, sino por una historia más personal. Durante más de tres cuartas partes de mi vida viví con una fuerte miopía, que se estabilizó en torno a las diez dioptrías, y de la que decidí operarme en 1998. La operación fue tan exitosa que me dejó una visión prácticamente perfecta, y recuerdo de manera especialmente viva como yo carecía completamente de ningún recuerdo de semejante calidad de visión: durante toda la vida que era capaz de recordar, mi mejor visión corregida no se parecía en nada a cómo era capaz de ver de la noche a la mañana. De repente, de una manera absolutamente asombrosa, las mujeres eran más guapas y los paisajes más bonitos, y yo iba como un idiota con los ojos completamente abiertos por todas partes, literalmente alucinando con lo bonito que me parecía todo. Tardé bastantes días en acostumbrarme a que, en realidad, “el mundo era así”, y no como lo había estado viendo los treinta y tantos años anteriores. Desde entonces, cuando veo algo rodado a mayor calidad en televisión o en cine, evoco aquella sensación de que “la realidad no era como yo la veía, sino mucho mejor”. Y en mi caso, no había ningún botón ni ningún momento en el que mi percepción volviese a degradarse para parecerse a la anterior: me pasará lógicamente con los años, pero de manera gradual y difícil de percibir.

Lo que vemos el cine no es la realidad. Es el cine. Se ve diferente. Es, sencillamente, cómo nos han contado durante generaciones que debía verse el cine, en función de un criterio de limitación tecnológica y de contención de costes de producción. Protestar porque esa percepción de la realidad a través de la ventana de la pantalla mejora bruscamente puede sonar muy romántico, muy “fiel a la tradición”, pero no es más que la persistencia de la costumbre, la tenaz resistencia a cambiar algo a lo que estamos muy acostumbrados. En este caso, además, el cambio es más complicado, porque a un lado y a otro sigues teniendo películas y contenidos rodados con la tecnología convencional, y lo nuevo es lo que percibes como diferente.

La sensación es todavía más fascinante desde un punto de vista tecnológico si consideramos que la queja de muchos espectadores es que tienen la sensación de que aquello se ve “como si lo hubieran hecho con una cámara casera”. Hablamos del fenómeno de la curva de calidad: la mejora tecnológica es tan rápida, que la tecnología que los consumidores adoptan en el mercado de consumo puede superar la que está en uso en mercados profesionales, sujetos a mayores resistencias al cambio. El resultado es que a muchos espectadores, la película les parece como si estuviera hecha en vídeo, y la percepción que asimilan es la de una calidad menor, no mayor. La percepción de calidad se identifica con lo que el cine les ha ofrecido hasta ese momento, no con el cómo de parecido es el resultado a la realidad.  No todos los cines emitirán “The Hobbit” a 48 fps, solo aquellos que técnicamente puedan hacerlo, y a muchos espectadores, sin duda, les va a costar acostumbrarse a ver cine de esta manera. Entrar en cuestiones de  gustos en este caso es trivial, pero si tienes la oportunidad de ver la película como debe ser, no te gusta, y no crees ser capaz de acostumbrarte a la nueva calidad que la tecnología permite, piensa que, en realidad, estás dejándote influenciar ni más ni menos que por una cuestión de costumbres arraigada durante generaciones, y motivada por una limitación tecnológica y de contención de costes. Estarás prefiriendo algo objetivamente peor, porque te han acostumbrado a que “es como debe verse”, porque así los cineastas del pasado ahorraban dinero en celuloide.

Tecnológicamente… fascinante.

42 comentarios

  • #001
    RRV - 16 diciembre 2012 - 14:28

    Me hace gracia lo de los 48 frames.
    En el mundo de los videojuegos, los aficionados ponen el grito en el cielo si algún videojuego tiene menos de 60 frames por segundo XD

  • #002
    Giorgio Grappa - 16 diciembre 2012 - 14:31

    Gracias por la referencia a la operación de miopia: pasé por lo mismo hace 17 años y la comparación me ha resultado clarísima.

    La fuerza de la costumbre, sí. Y la famosa, terrible, frase: “Toda la vida se ha hecho, ¿por qué deberíamos cambiar?”

  • #003
    overbook.in * Viajes y Trucos - 16 diciembre 2012 - 14:49

    Ayer por la noche fui al cine expresamente a ver “El Hobbit” en 3D+HFR, y simplemente… alucinante. Fui con varias personas más, y a todas les pareció “raro” y no les gustó.

    A mi también me pareció “raro”. Toma, claro. Pero es que todo lo que mejora lo anterior al principio es “raro”. Es cierto que, en las escenas de mucha acción, los movimientos parecen mucho más rápidos, pero es que a tu cabeza le ha dado tiempo a percibir algunas cosas más y no estabas acostumbrado.

    A mi no me preocupa que ayer, después del cine, fuese el único “raro” en estar alucinando y degustando lo que había visto. Pero bueno, me pasó lo mismo en los 90 cuando contaba a mis amigos lo que era el MP3, cuando les contaba que me podían escribir a “no-se-qué arroba algo punto e ese”, o el día que les conté lo útiles que eran las redes sociales.

    Yo no digo que esto vaya a triunfar, solamente que mola. Por cierto, a la gente de Slate también les ha gustado mucho el HFR.

  • #004
    Guillermo - 16 diciembre 2012 - 15:04

    Coincido completamente con tu apreciación. Según la estaba viendo pensé “los puristas del look cine van a aborrecer este sistema” pero como bien comentas es algo más de costumbres que otra cosa. Si este sistema o el de los 60fps en los que esta trabajando James Camerón en la futura secuela de Avatar (Esos 60 si son el límite real de percepción de la visión humana) se va implantando las futuras generaciones serán las que se acostumbren a el y ya no les resultará extraño o demasiado aspecto “casero”, si no que lo tendrán como estándar del realismo del cine. Además el ojo trabaja menos que con imágenes proyectadas a 24fps.

    Si por el contrario este sistema no se va adoptando, las futuras generaciones seguiran acostumbrandose a que “el cine se ve a 24fps” y por tanto tambien será difícil que acepten esta mejora en calidad como valida también. Por eso creo que hay que combatir esa barrera. Y no será cuestión de pocos años precisamente, si no mas bien gradual, pero creo que siempre es necesario mirar hacia delante, aunque ahora, como suele pasar cuando algo cambia radicalmente la forma en que tenemos predefinidas las cosas, a muchos les cause rechazo y se limiten a criticarlo sin pararse a pensar si lo que pasa realmente es que durante siglos, hemos estado viendo como sí tuviéramos un paño delante de los ojos. Y cuando nos lo han quitado, da vértigo de alejarnos a lo habitual, a lo que dábamos por válido aún cuando siendo peor de lo que podíamos obtener. Pero yo soy de los que piensan que hay que mirar más hacia delante. Y de la respuesta que tenga el público ahora dependerá el que en el futuro este sistema se asiente o se siga como desde los inicios del cine. Con una venda frente a los ojos. Dependerá de nosotros eso. Y del éxito de crítica y comercial que tenga este sistema.

    Por eso da pena que ciertos críticos con prestigio, no piensen más allá. Y prefieran seguir con la venda. Solo porque es a lo que están acostumbrados. Pero el público con su dinero es el que tiene siempre la llave para que algo triunfe o fracase. En unos años veremos el resultado…

  • #005
    Prisionero - 16 diciembre 2012 - 15:21

    Es dificil establecer comparaciones con otro tipo de avances. Pero igual que con el paso de la proyección en celuloide a la proyección digital pierdes en algunos aspectos y ganas en otros. La cuestión es medir personalmente si el valor de la ganancia supera a la pérdida. Algo que no se puede cuantificar objetivamente.

  • #006
    José - 16 diciembre 2012 - 15:26

    Sí y no, Don Enrique. Sus ojos sirven para aprehender la realidad, y son más útiles en tanto en cuanto más detalles de la misma pueda percibir con ellos. En ese sentido, el avance que representan los 48 fps es impepinable: retratan la realidad mejor que los 24 fps, por la sencilla razón de que permiten mayor nitidez en la imagen sin que aparezca efecto estroboscópico. Aquí, se pongan como se pongan los detractores de esta tecnología, el hecho manda. Pero de esta aseveración parten dos reflexiones: 1) La realidad no va a 24 fps, cierto. Pero es que el cine no es la realidad. Y no lo digo en un sentido filosófico sino literalmente: una película está hecha a base de maquillaje, pelucas, decorados interiores, falsos fondos, retoques digitales… no es ya cuestión de tradición o de textura cinematográfica, sino de pura y simple lógica. Si los 48 fps producen una imagen cinematográfica más nítida, si reproducen mejor la realidad que se grababa, entonces puede que resulten más efectivos a la hora de revelar la caverna platónica que encierra el cine. “Parece un teatrillo”… pues claro, es que es lo que es; un teatrillo con mucho dinero echado. Cuanto más fiel sea su grabación, más se parecerá a lo que es. Lo mismo pasó en su momento con el salto del cine silente al sonoro o del B/N al color. Uno diría que el avance técnico aumenta la experiencia cinematográfica, pero bien puede ser al revés, si los sonidos nos suenan a lata, no nos gusta la vocalización de tal o cual actor o, de repente, constatamos que el maquillaje de Rita Hayworth no está bien aplicado. 2) ¿Debe la imagen cinematográfica emular la imagen de la realidad? O, en otras palabras ¿debe el cine retratar la realidad, o su ámbito es el de una realidad propia, cinematográfica? No hay duda que el avance técnico que representan los 48 fps es positivo pero, ¿qué sentido tiene ofrecer una reproducción verista en una película plagada de seres fantásticos? ¿No provoca un choque inesperado? Un saludo.

  • #007
    Eduardo - 16 diciembre 2012 - 15:44

    El cine es un arte. Con su propio lenguaje. Técnicas, etc. Una película de Pixar podría salir perfecta en pantalla. Todas las escenas y objetos perfectamente enfocados. Sin embargo utilizan efectos de motion blur, desenfoques etc. No para hacerlo más realista… Sino más cinematográfico.

    Jackson no está grabando la realidad tampoco. Sino a gente con 3 kilos de látex encima. No quiero verle la cremallera al traje del orco la verdad. Quiero que me engañen cuando voy al cine. Y que usen las armas que crean oportunas.

    Con esto quiero decir que quizás es costumbre. Pero viendo material a más “framaje” personalmente lo encuentro menos cinematográfico. Para un pintor empezar a realizar toda su obra de manera fotorealista NO es una mejora (o no necesariamente). Cuando veo cuadros, quiero que me transmitan algo. Que me hagan sentir. Para eso permito que una manzana no sea más que un manchurrón rojo…

    48fps me parecen tan “realistas” que ya no es un cuadro… Es una foto… Pagué por un cuadro ^_^

  • #008
    carlos - 16 diciembre 2012 - 15:52

    Creo que, en el caso concreto de esta película, hay que tener un factor más en cuenta que a usted se le ha pasado: es una película de género fantástico. Y esto es importante porque en ella se muestran muchas cosas que no existen, que sabemos que no pueden existir. Añadir más realidad a cosas que sabemos que son imposibles, produce un rechazo en el espectador que nada tiene que ver con un rechazo tecnológico. Y es algo que se ha visto muy recurrente en las críticas que han salido: los decorados parecen falsos, los efectos visuales parecen baratos… Con los 24 fps esto se “camuflaba”, es como si un framerate menor “difuminase” los fallos y todo pareciera más real. Con 48 fps no ves rocas, ves un trozo de plástico pintado. No ves un enano gordo, ves a un tío con un montón de goma adherida a la cara.

    Simplemente, añadir más realidad a algo que no lo es consigue el efecto contrario: hacerlo mucho menos creíble. Y esto es algo a tener en cuenta en esta película y en todas las películas a 48 fps que, por razones obvias de presupuesto, tenderán a ser todas grandes superproducciones con mayor o menor uso de efectos especiales. Insisto, esto al margen de que algunas escenas “parezca” que están a cámara rápida, o algunas tonterías que se han dicho, que claramente sí están causadas por la costumbre de la tasa de frames más baja.

    Un saludo.

  • #009
    Krigan - 16 diciembre 2012 - 15:55

    No veo peligro de que muchos espectadores se decepcionen, al menos si en el resto de los cines pasa lo que en Kinépolis Valencia. En 6 salas la echan “normal”, en otra VOS también “normal”, en otras 3 la echan en 3D, y en una única sala la ponen en 48 fps (y 3D). Es decir, una de 11.

  • #010
    Lumbre - 16 diciembre 2012 - 17:00

    Una cosa es anclarse en el pasado y otra cosa es cambiar cosas sin criterio ninguno. Yo vi El Hobbit en el preestreno en Callao y no noté ningún tipo de diferencia, ni para bien ni para mal. Es un sobrecoste y un añadido tecnológico inapreciable, que se podría haber empleado, por ejemplo, en mejorar el 3D, que para mí es extremadamente decepcionante, puesto que sólo da sensación con momentos muy puntuales, como objetos pequeños, por ejemplo.
    A lo que voy es que tan malo es anclarse en un modelo antiguo como cambiar cosas por el simple hecho de cambiarlas. Es que de hecho no deberíamos hablar de cambio, deberíamos hablar de mejora. Y en este caso, por mi experiencia de El Hobbit, lo de 48 fps no es ninguna mejora.

    PD: Un comentario menciona los videojuegos. El caso de los videojuegos es totalmente distinto, ahí si que se aprecia muy claramente la variación, porque se refiere más bien a la capacidad de procesamiento de la máquina. 60 fps es una fluidez muy buena con una respuesta casi inmediata a los mandos, con menos ya notas saltos de manera apreciable.

  • #011
    Xaquín - 16 diciembre 2012 - 17:23

    Es curios, la entrada es formalmente impepinable, pero a veces los tecnólogos chocan algo con la “realidad” de las cosas…y así tenemos que los comentarios 005, 006 y 007 matizan un matiz muy importante…”pintar” la realidad (o algo imaginado) para el disfrute humano non es un asunto estrictamente tecnológico…más bien tiene que ver con eso que se llama arte…y en asuntos de arte es fundamental como recibe la obra el que va a degustarlo…(independientemente del “atraso” tecnólgico del recibidor)…

    No podemos volver a discutir si Hickcoth practicaba o no un excelente cine…

  • #012
    Miguel - 16 diciembre 2012 - 17:43

    Hola Enrique, siempre he estado de acuerdo con tus opiniones, pero ahora aprovecho este espacio que nos brindas para debatir.

    Este es un tema interesante para los aficionados a la tecnología y al cine, como es mi caso. Personalmente sigo anclado en el sabor añejo de 24 frames, aunque si la historia es buena, me importa menos a que velocidad esté proyectada.

    Por otra parte, todos hemos podido comprobar en numerosas ocasiones, que durante los paneos en las pelis a 24, se veían las imágenes con un molesto “blur”, que sólo se podía remediar moviendo la cámara más despacio, o con triquiñuelas de magia negra.

    Pues el hobbit con sus 48 frames no lo ha arreglado. Ayer en el cine me topé con este desagradable efecto varias veces. Es decir un campo en que no ha mejorado la experiencia de visionado.

    ¿Qué más? Pues el “cartón”. Sí, cuanta más definición tiene el film, más se ve el cartón y la tramoya. Nótese, en el hoobbit, cierta escena en el que un personaje atravesaba las praderas en un trineo de conejos, perseguidos por orcos. Era insultantemente cutre para dicha producción.

    Por otra parte, salí enamorado de los FX de Gollum. El modelado, los shaders de la piel (y su comportamiento bajo la luz), la expresividad de la animación/mocap de la cara… Añado, aunque los buenos animadores odian visceralmente el mocap, en este caso hace bien su función (aunque me juego lo que sea que los de Weta han tenido que animar “a mano” mucho en Gollum). Pero sé que nada tiene que ver con el frame rate.

    Y para terminar, sé que este frame rate es algo nuevo a lo que nuestro ojo se tiene que acostumbrar. Pero si la industria pretende imponer/ofrecer un cambio, que al menos mejore lo presente. Es como el 3D que sólo ofrece algo de profundidad de campo y dolor en la vista a la media hora de visionado.

    Es decir, sí al avance tecnológico, pero que ofrezca mejoras, que no sea puro marketing.

    Gracias.

  • #013
    Isela Muñoz - 16 diciembre 2012 - 18:02

    Entiendo exactamente lo que cuentas, sufrí de miopía y me operé después de los 30 años, desde entonces digo que veo en alta definición.

    Aprendí a ver con mucho más cuidado, muchas personas se sorprenden de los detalles que logro captar que ellos no ven.

    Estamos acostumbrados a no ver, que cuando nos confrontan con la realidad de lo que debería de ser , nos sentimos defraudados y reaccionamos negativamente.

    Estudié psicología y te puedo decir que no todo mundo quiere ver el mundo como es porque no lo puede procesar.

    Excelente post.

  • #014
    Antonio Castro - 16 diciembre 2012 - 18:41

    Prefiero no prejuzgar. No he visto ninguna peli a 48 fps. Me ha venido a la mente las quejas de los usuarios sobre las primeras televisiones en color, y en aquel caso si estaban justificadas; Los colores eran muy malos.

    No parece que en un aumento del número de fotogramas por segundo pueda existir un empeoramiento sino una mejora, pero ya veremos como de importante es dicha mejora. lo dicho, prefiero no prejuzgar.

  • #015
    CyberGus - 16 diciembre 2012 - 18:56

    Este fenómeno no es nuevo, es decir hay una referencia tecnológica cercana que aún seguimos viviendo.

    Cuando vi por primera vez un monitor de plasma full HD, mostrando un bluray, mi sensación fue extraña y me pasó igual viendo en mi propia macbook algunas series de tv que iba consiguiendo en full HD. Pensaba en voz alta… pero claro, es televisión y el feeling es normal con las tecnologías actuales… luego no, descubría que simplemente el medio donde recibía o percibía esta serie, tenía mayor definición de la que ha podido tener cualquier pantalla de tv en los anteriores 20 años.

    En este aspecto tecnológico hay variantes que no están contempladas.

    Muchas series de tv se graban de 2k a 4k y después o al momento se digitalizan. Antes no podíamos saber/percibir eso a detalle porque los monitores o televisiones donde veíamos las series, no nos lo permitían, había un límite de resolución.

    Nos acostumbramos por simple facilidad de acceso en el mercado, a primero ver las series en HD o full HD, en monitores HD, así pues, cuando llegaron las primeras películas que obviamente estaban grabadas a 4K, todos los detalles comenzaron a saltar… y digo todos los detalles porque aún cuando ya era normal ver pantallas en HD, ir al cine sigue creando otra sensación, no porque no sean los mismos 4K sino porque los encargados de proyectar la película, difícilmente pueden (o podían?) “calibrar” la proyección al grado en que vemos en una TV en HD.

    ¿Qué pasa con el Hobbit? Una vez que llegan al mercado las tecnologías para proyectarlo a 48fps, probablemente la calidad de proyección es mayor, permitiendo así, ante nuestra percepción, que por fin el cine haga un match con las televisiones y camáras caseras con HD, porque el acceso tecnológico llego en ese orden.

  • #016
    Julian - 16 diciembre 2012 - 19:12

    No he visto la película en HFR, pero yo también he deshabilitado los 100Hz (o 120, no se) en la TV.

    Se pierde completamente la sensación de estar viendo “cine”, y parece un “cómo se hizo”, llegando incluso a parecer una telenovela ;)

    Supongo que a la chavalería de hoy, dentro de unos cuantos años, les parecererá cutre, o retro, el cine a 24fps (25 cuando lo echan en TV).

    Y es que lo retro siempre vuelve.

    Julián.

  • #017
    Mario - 16 diciembre 2012 - 19:25

    Aunque tecnológicamente viable, Chaplin se negó a utilizar las herramientas de sonorización y color que ya eran exitosas cuando filmó “El Gran Dictador” en 1940 (“Lo que el viento se llevó” por ejemplo, es de 1939). Quizás de darse el caso Enrique lo hubiera acusado de “neoludita” por no utilizar tecnologías que harían más “realista” su película, o insultado al público que no le gustaba el color tratándolos de “dinosaurios” que no entienden nada; a lo que Chaplin hubiera respondido que es su película y su forma de expresarse, que es algo que Enrique tampoco entendería.

    Como ya han señalado #005 o #006 debería partirse del principio que el objetivo del cine no es el hiperrealismo sino el crear emociones narrando historias a través de imágenes en movimiento. Sugerir que hay una sola manera tecnológicamente correcta y más avanzada de filmar y exhibir basada en los fps, es tan estúpido como sugerir que a partir del procesador de palabras o el kindle la literatura ha mejorado en el mundo.

    Hecha claramente la atingencia, es enormemente positivo que el cine cuente con herramientas cada vez más avanzadas, que el realizador está en capacidad pero no en obligación de utilizar. El riesgo de afectar su taquilla por rechazo del público es perfectamente entendible; y no sólo “The Hobbit” sino también “The Artist”, monofónica, muda, en ratio 4:3, en blanco y negro, y ganadora del Oscar el año pasado, son propuestas arriesgadas.

    Una gran parte de directores rechaza el 3d no por tradicionalistas, sino porque piensan que no le añade nada a sus películas. Es muy posible que el cine en 60fps siga la misma suerte y que una gran parte de los realizadores lo encuentre superfluo, y algunos por supuesto, experimentarán con la nueva tecnología. No será la tecnología lo que hará las películas de unos superiores a los de los otros, y eso es algo inconcebible en este blog.

  • #018
    RaMen - 16 diciembre 2012 - 19:27

    Habiendo leido, me parece q aca hay mucha confusion, vi el Hobbit a 48 y me parecio genial ciertamente da la percepcion de acelerado pero no rechazo para nada.
    evita el blur q generalmente hay y q no es buscado de manera artistica por el director sino producto del formato asi q no es valido.

    en segundo lugar muchos confunde los fps con la resolucion, si un maquillaje se nota o la escenografia se nota q es falsa no tiene nada q ver con los frames. Tu puedes tener un video en baja resolucion con 60 frames y no notarias si algo es falso o no, por ahi creo q hay esa confusion.

    sin embargo creo q los 48 es como si el artista cambiara de pincel, hay pintores como Picasso pero tambien los hay de los q dibujan de manera fotorealista y ambos siguen siendo artitas, ya saben para gustos y colores.

  • #019
    Observador - 16 diciembre 2012 - 20:32

    Esto es lo que pasa cuando un tecnólogo se pone a escribir sobre arte:

    http://bit.ly/WgsIcO

    No, Dans, no. No todos queremos ver producciones de fantasía como si fuera The Wire. No todos queremos ver mayor realismo en los cuentos. Y es que, por mucho que el telediario y las películas las veas en la misma caja cuadrada, no tienen nada que ver. Si quieres hiperrealismo ponte el telediario. Pero no discrimines a quienes prefieren la pintura a la fotografía, con el argumento de que todo lo nuevo es mejor, porque sería hacer el mismo ridículo que soléis hacer cuando reflexionáis sobre estos temas de “lo nuevo vs lo anterior”. Evidentemente, habrá muchas cosas que sí, pero siento comentarte que también habrá muchas que no.

    El calzador, para los zapatos.

  • #020
    pulidlc - 16 diciembre 2012 - 21:45

    Pasó mismo cuando se cambió del cine en blanco y negro al de color, o cuando se puso sonido al cine mudo… y a veces tenían razón: la tecnología no les hacia hacer mejores películas, no hay esa consecuencia directa, pero con el tiempo ese avance tecnológico se ha podido aprovechar para hacer mejores películas.

  • #021
    Krigan - 16 diciembre 2012 - 22:44

    Mario:

    No termino de ver qué tiene que ver el caso de Chaplin (cineasta que mantuvo un tiempo la antigua tecnología) con el de Jackson (director que adopta una nueva tecnología). Son casos opuestos.

    Sin ninguna intención de quitarle mérito a Chaplin, ¿cuántas pelis mudas se han hecho desde 1927? ¿Cuántas pelis en blanco y negro se han hecho en el último medio siglo?

    Como ya nos conocemos, aclaro que no tengo ni idea de si esto de los 48 fps va a triunfar. No todas las nuevas tecnologías tienen éxito.

    Hablando de Hitler y El Hobbit:

    https://www.youtube.com/watch?v=gcv4gJoJ7PM

  • #022
    Observador - 17 diciembre 2012 - 00:13

    No todas las nuevas tecnologías tienen éxito.

    Setenta y cinco entradas dansianas después…

    Por cierto, Krigan, ¿qué te parece el último párrafo de este pobre ludita rompetelares que escribe este artículo?

    http://economia.elpais.com/economia/2012/12/14/actualidad/1355509963_633692.html

    Supongo que si Krugman se ha percatado a 16-12-12, tú quizás llegues a entenderlo dentro de 10 años. Y quizás dentro de 20 puedas proponer algo interesante.

    Ahora, todos juntos: ¡Krugman es un rompetelares!

  • #023
    Krigan - 17 diciembre 2012 - 05:52

    Observador:

    Hombre, ya me imaginaba que contigo iba a dar lo mismo que aclarase nada.

    Por cierto, Observador, to adblock or not to adblock? to amazon or not to amazon?

  • #024
    CyberGus - 17 diciembre 2012 - 08:30

    @Ramen

    No es confundir fps con resolución, es que al requerir los 48fps el proyector o equipo con el que se proyectan es nuevo y están mejor calibrados (como usar gafas nuevas), así que no solo lucen los fps sino la nitidez “a la HD” de las pantallas caseras pero “en grande”. O sea el cambio de tecnología obligó hasta cierto punto a relucir otros aspectos que en el 90% de las proyecciones no se cuidan/cuidaban o se ajustan.

    Por otro lado, un cambio en fps también hace que la gente observe más lo que normalmente no hacía, así que suma que son dos cosas, fps y nitidez que ahora hace resaltar la imagen como si tuviera mayor resolución, o simplemente con la nitidez que siempre se debió proyectar.

  • #025
    Andres - 17 diciembre 2012 - 08:48

    Pues nada, a partir de ahora veamos las pelis mudas y en blanco y negro, que así no se notan nada los fallos de maquillaje, o en la voz (en una peli llena de efectos hyper-realistas… menudas tonterías hay que oír).
    Por primera vez veo que en una peli funciona el 3D (y no, nunca me pareció que funcionase en Avatar, por mucho que dijera la gente), sólo por eso merece la pena.
    Nota: Vista en 3D IMAX (y en inglés, claro).

  • #026
    Juan Andrés - 17 diciembre 2012 - 09:12

    No sé si realmente quiero esa calidad superior que va a hacer que el cine se acerque a la realidad. No voy al cine para ver realidad, sino para evadirme de ella. Quiero entrar a la sala y poder sumergirme en ese fascinante mundo de sueños hecho de otra textura visual.

  • #027
    Ximo - 17 diciembre 2012 - 09:24

    Hay más sitios donde ocurre eso, con instagram muchos filtros es volver a formatos antiguos y sin embargo se usan y nos gustan. Lo que pasa es que a veces no nos gusta ver la realidad sino una visión sesgada o modificada de la misma, la irrealidad de los filtros en fotografía o de los 24 fps brindan una magia que no está en la imagen real. Rodean la realidad de un hálito fantástico que nos fascina. No obstante, si puedo, la veré en 48 fps me intriga saber como se ve y supongo que preferiré el nuevo formato, la magia se puede conseguir igualmente con el ajuste de los colores o el uso de filtros.
    Si hay innovación bienvenida sea.

  • #028
    montadito - 17 diciembre 2012 - 10:51

    Enrique, estando de acuerdo con lo que dices de que el cine debe verse a la mayor calidad que nos permita la tecnología… me dejas estupefacto.

    Llevo defendiendo esta postura años en tu blog, la de calidad (blu-ray, sala de cine, …) versus cantidad (descargas internet, Ripeos infames,…) mientras que tu siempre has parecido defender lo contrario, como cuando decías que estabas buscando un screener de Origen de Christopher Nolan. ¡Un screener de Inception, sacrilegio! Si mal no recuerdo, también viste “La Red Social” via descarga internet.

    Me he pasado la vida defendiendo que el tema de las descargas de internet, bajaba drásticamente la calidad de la media del cine que la gente visiona en su casa en comparación con el Blu-Ray y ahora me sales con esto… No se si es muy coherente defender con tanto ímpetu los 48 fps y luego pasarte la vida comentando las bondades de las descargas de internet cuyos frame rate son infames.

    Pues nada si ahora te gusta hablar de la calidad y de ratios de transferencia revisa este artículo mio de enero de 2009 en el que comparo la calidad de sonido de una película en blu-ray (DTS HD, 25 mbps) versus descargas habitulales de internet (mp3, 128 kbps):
    http://elsegundodesayuno.blogspot.com.es/2009/01/la-calidad-en-el-sonido.html

  • #029
    Enrique Dans - 17 diciembre 2012 - 11:29

    #028: Lamento ser yo quien destruya tus recuerdos, pero no. Negativo. Nunca descargué un screener de Inception. Simplemente dije que lo que me pedía el cuerpo, ante el absurdo retraso de su estreno en España, era descargármela. Pero no lo hice, la vi en sala, el día de su estreno, concretamente en los cines del Palexco en Coruña, con mi mujer y mi hija. En cuanto a The Social Network, la vi en preestreno, en versión original, en una sala que tiene Sony justo al lado del IE, en la calle Pedro de Valdivia, número 10. Te podría traer testigos, pero con la confianza que nos une tras tantos años de comentarios en el blog, espero que no haga falta :-)

    No me descargo screeners. No lo he hecho en la vida. En mi casa se descargan series de televisión, muchísimas (Susana sigue las series en calendario norteamericano, porque si no lo hace así, se comería todos los spoilers en los blogs de televisión que lee diariamente), se descarga alguna música de vez en cuando (últimamente más desde el móvil, la verdad), pero poco más. Películas, en ocasiones aisladas, y desde luego, jamás en screener.

  • #030
    Ruth - 17 diciembre 2012 - 11:39

    Fui a ver la película y me pareció la mejor película de este año.
    Unos pequeños comentarios que no influyen tanto no van a afectar a la gente del día a día para ir a ver la MEJOR PELÍCULA DEL AÑO.

  • #031
    Jose - 17 diciembre 2012 - 12:03

    Tengo ganas de verla. A ver si está disponible online para bajármela hoy mismo.

  • #032
    JC - 17 diciembre 2012 - 12:10

    El ser humano por naturaleza no esta muy dispuesto a cambios, como todos los ejemplos que habéis citado anteriormente, televisión ByN a color etc, pero no por ello debemos prejuzgar o posicionarnos negativamente por estos cambios.

    He visto la pelicula este fin de semana y sí se hace “raro” o más bien diferente.
    Pero no cabe duda que la tecnología siempre cambia para mejor, nos costará o no acostumbrarnos pero no hace falta que diga que la película es impresionante.

    Un saludo

  • #033
    soul survivor - 17 diciembre 2012 - 12:32

    No y no. Quiza se acabe imponiendo ese standar pero el razonamiento tiene tela…es decir, que cuando se invento la fotografia se podia dejar de lado la pintura???? es de “mas calidad” refleja mucho mejor la realidad…en fin, no digo mas.
    Por cierto: “Las imágenes son enormemente nítidas, infinitamente más reales”
    El cine NO ES REAL. Ese sistema de 48 o 60 creo que puede ser maginifico para documentales pero la creacion artistica es otro lenguaje.

  • #034
    montadito - 17 diciembre 2012 - 12:51

    Te creo, te creo Enrique, no hace falta que traigas testigos… :-)

    Lo que quería resaltar es que mi línea argumental general desde hace años es que la generalización por parte de la gente de ver las pelis por internet ha traído consigo una drástica disminución en la calidad media de lo visionado: pobres ratios de fps, bandas sonoras mediocres, cortes a los 74 minutos, intercambio P2P de versiones no definitivas de obras, etc, etc.

    Y tu en el blog, por lo general has prestado apoyo a esta corriente. Conscientemente o no.

    Por eso me sorprende bastante que escribas una entrada alabando un alto ratio de imágenes por segundo.

    P.D.: En un capítulo del otro día de la temporada 7 de Dexter, cuando está en la guarida del malo de los cuernos rodeado de maniquies, no se si rodaron a más fps de lo normal, pero quedó un efecto visual alucinante. Dexter es una serie en la que cuidan muchísimo la calidad de la imagen:
    http://www.arri.de/news.html?article=1030&cHash=846e0279d3447649b4b6fff68094d6af

  • #035
    Alex - 17 diciembre 2012 - 14:46

    El problema, o al menos para mi, no reside en la fuente sino en el procesado de la imagen. No he tenido el placer de ver el hobbit y ardo en deseos de poder hacerlo y estoy auto-inducido de que con los 48 fps lo voy a flipar, pero jamas activariía en mi tele esa función ya que estaríamos hablando de frames ficticios, inventados y que son a mi parecer los que hacen que sea “falso” (asi es como yo lo describo).
    Por eso prefiero (y asi lo percibo) 24fps reales a un framerate mayor producto de un resampleado.

    Y como en este caso hay muchos mas (el resampleado de la resolución, o hace mucho tiempo el famoso coloreado)

    En conclusión, yo lo que hago es una defensa de lo “original”, tal como se hizo, sin adulteraciones ni “mejoras”, que no es lo mismo que defender la costumbre aunque mucha gente a veces lo confunde.

    Asi que por favor, mi hobbit a 48fps, y mi ciudadano kane con su grano y sus fps originales.

    Saludos a todos

  • #036
    Observador - 17 diciembre 2012 - 16:27

    #025 Pues nada, a partir de ahora veamos las pelis mudas y en blanco y negro

    ¿En serio no tenemos otro argumento que ir al extremo tergiversando lo que los otros quieren decir?

    Porque una de dos: o eres un cínico, o no has entendido nada de nada. Nada nuevo bajo el sol de este blog, por otro lado.

  • #037
    gaizko - 17 diciembre 2012 - 16:58

    Acostumbrado como estoy a los videojuegos a un mínimo de 50 FPS tengo que decir que he descubierto porqué al ver películas sentía cierta pereza y desdén. Todo un acierto esta nueva tecnología.

  • #038
    Jesús Raro - 17 diciembre 2012 - 17:24

    Cada cosa en su sitio.
    En las grabaciones de discos, las voces suelen ser grabadas por unos micrófonos “muy” antiguos, algunos técnicos dicen que son mejores aunque tengan más de 60 años… otros comentan que el oido “en general”, se ha acostumbrado a escuchar la voz de ésa forma.
    En cualquier caso, si tienes el último micrófono de cualquier marca, y el “Telefunken Neumann U 47” (modelo que se fabricó desde 1949), cualquier técnico de sonido se inclinaria por el segundo.
    Esto no quiere decir que se “desprecie” lo nuevo o lo viejo, si puedes grabar con un piano de cola, es fantástico, pero en una gira puede ser mas “rentable” llevar un “teclado”… cada cosa tiene su sitio…
    El Mp3 es cojonudo y sobre todo cómodo, pero escuchar un buen vinilo en un equipo antiguo, sigue siendo increible.
    Ver la película en 48 fps o de la forma “acostumbrada” es algo secundario. Hay miles de películas que se seguirán viendo por muchos años en blanco y negro, y películas a 48fps 3D Dolby 5.1 intragables.
    A mi, particularmente me dá igual que Woody Allen filme sus películas en analógico o digital… siempre me parecerá genial.

  • #039
    Sergio - 18 diciembre 2012 - 09:46

    Excelente artículo, solo una apreciación, no es comparable el tema de lo 48 Frames al asunto de las teles de cientos de Hz, en el segundo caso la fuente de vídeo no coincide con lo que se muestra finalmente en pantalla, la tele se “inventa” la película lo que produce defectos incómodos, el postprocesado en las televisiones normalmente afecta negativamente al vídeo finalmente mostrado cuando la fuente es de suficiente calidad, en el caso del cine lo que se hace es grabar y mostrar de forma más fiel la realidad.

  • #040
    Julian - 18 diciembre 2012 - 10:24

    Obviamente la tele se inventa esos fotogramas intermedios. La técnica utilizada se parece mucho a la compresión de video mpeg, donde se determina, entre otras muchas cosas, cómo se desplazan bloques de pixeles en el tiempo, y no lo hace nada mal. Me gusta para ver los deportes.

    Además, la tele no lo hace “a ciegas”, sino que introduce un retraso de forma que tenga como mínimo dos fotogramas reales en memoria para poder generar los intermedios.

    Por cierto, este retardo es lo que te obliga a desactivar esta función en los juegos, sobre todo en los más sensibles al tiempo (Guitar Hero y similares).

  • #041
    Angel Ochoa - 18 diciembre 2012 - 16:13

    Pienso que los 48fps no tienen la culpa de que “se pierda el encanto”, la culpa lo tienen los otros efectos que componen el cine que aun no se han “sincronizado”. Si se ven las costuras no es culpa de la cámara, es culpa del vestuario.

  • #042
    Juan Ramallo - 19 diciembre 2012 - 18:28

    La lectura que hago de tu artículo es un posicionamiento en favor de los 48fps por el mero hecho de ser un avance tecnológico, y en contra de los 24fps porque de repente parece que el mundo ha sido demasiado idiota por apreciar ese formato cuando caballo grande ande o no ande. Me recuerda a una discusión de política o de fútbol, donde se deja de lado el sentido común y si no estas en mi bando estás contra mi.
    En primer lugar, las razones que expones por las cuales las películas se han filmado a 24fps son incorrectas. Poco o nada tenían que ver con el ahorro de celuloide. En segundo lugar, los 24fps es un recurso estético que ayuda a la narrativa. En cine es más importante lo que no se deja ver que lo que se ve. Y en tercer lugar, y aunque no sea muy fan de esta comparativa, no se ha dejado de hacer fotografía en blanco y negro por la llegada del color. En mi opinión ha cobrado incluso más fuerza como elemento estético y narrativo.
    En resumen, ambos formatos pueden coexistir. Smplemente es cuestión de usarlos sabiamente. Al fin y al cabo es un tema de percepción, no?

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados