Compañías distribuidas

Interesantísima entrada de Toni Schneider acerca del trabajo en Automattic, la empresa creada por Matt Mullenweg, y que está organizada en torno al concepto de trabajo distribuido: el mapa de la izquierda muestra las localizaciones desde las que trabajan los más de cincuenta empleados de la compañía, una distribución que abarca ni más ni menos que diez países y doce estados de los Estados Unidos (puedes hacer clic para verlo con más detalle).

Una forma organizacional distribuida y completamente difusa que cada día ganan más adeptos, y a la que de hecho dediqué uno de los capítulos de mi libro, en el que intento explicar el concepto e impacto de los costes de transacción y comunicación. En la entrada, Toni argumenta cinco ventajas fundamentales de este tipo de compañías: la mayor satisfacción de los trabajadores, el acceso a un mercado de trabajo mundial con muchos más y mejores especialistas al no limitarlo únicamente a una zona geográfica, el uso de herramientas de comunicación mejores y más eficientes, la posibilidad de seguir manteniendo genuinas interacciones sociales, y la organización de la oficina central como un sitio de interacción mucho más interesante que el típico entorno de oficina.

Una por una, las ventajas que Toni cita me resultan plenamente familiares cuando las comparo con mi experiencia en cursos como en International Executive MBA: en ese curso, personas que residen en todas partes del mundo comparten trabajo en una interacción sumamente intensa, pero que curiosamente, no solo supera las barreras geográficas gracias a la tecnología, sino que termina generando una interacción dotada de una mayor cohesión grupal que la que suele obtenerse en un grupo íntegramente presencial. Por un lado, la experiencia del grupo, sometida a la enorme diversidad de experiencias y orígenes, resulta mucho más enriquecedora. Por otro, el uso de tecnología permite una eficiencia en la compartición de información que lleva a interacciones de más calidad, a métodos de trabajo más eficientes, y a una evaluación del desempeño mucho más fidedigna. Aún teniendo en cuenta que hablamos de experiencias diferentes – un trabajo en una compañía no es lo mismo que un curso de un año, aunque hablemos de alumnos con una gran experiencia directiva y de un nivel de exigencia similar o superior – los cinco puntos enunciados por Toni me parecen completamente aplicables y de inmediata comprensión por cualquiera que conozca esa experiencia.

Sin duda, las compañías que aprendan a apalancar sus actividades en este tipo de entornos disfrutarán de ventajas competitivas que pueden durar bastante tiempo, porque se someten a procesos de aprendizaje y mejora continua. No tengo demasiadas dudas acerca de la solidez de la tendencia: cada vez veremos más compañías que trabajan así.

12 comentarios

  • #001
    Gonzalez Sinde - 17 Marzo 2010 - 17:02

    Ojalá algún día las empresas españolas aprendan y utilicen esta filosofía…yo quiero un trabajo así!

  • #002
    Deif - 17 Marzo 2010 - 17:11

    Me ha parecido la transición deseable y esperable de proyectos de software libre (que son distribuídos en su gran mayoría) a empresas.

    Una cuestión interesante es saber cómo se adoptan las diferentes legislaciones al respecto, supongo que los trabajadores que se establezcan en un país donde la compañía no tenga sede tomarán una figura análoga a la de un autónomo dependiente, ¿no?

  • #003
    Gorki - 17 Marzo 2010 - 18:34

    Tengo 67 años una suficiente jubilación y ninguna gana de complicarme la vida. pero si hoy pusiera una empresa un 80% del personal lo tendría trabajando en su casa. Las razones son varias.

    1)Un contable, alguine que atienda a los pedidos y las reclamaciones de los clientes, una secretaria con idiomas, un empleado de Marketing, pueden ser de países como por poner el ejemplo Uruguay, el Salvador, o Argelia, que cobran infinitamente menos que en España, y donde un sueldo de 600 % es un magnifico sueldo, mientras que en España es una birria que se da a un becario.

    2) Trabajando la gente en su casa, se ahorran los transportes y la comida en la oficina, bien en un tuper, o en el bar de la esquina, eso supone mucho dinero y por tanto, los mentados 600 € su ponen en la práctica más y yo por otra parte me ahorro la oficina, la calefacción la luz y el celo que se llevan.

    3) Teniendo 2 empleados en Argentina, 6 en Argelia, 1 en Cuenca, y 4 en Nigeria. puedo colocar la empresa donde desde el punto de vista de Hacienda sea mas favorable, tanto en lo referente de impuestos sobre beneficios, como en lo de pagos a la seguridad social.

    3) Si lo que vendo es un producto digital, por ejemplo videojegos en red, incluso puedo establecer la central en las Islas Caimán, con todo lo que ello supone. Si son productos físicos y mi mercado es España, por ejemplo vendo grifería al por mayor, solo tengo que tener una serie de vendedores a comisión por tanto autónomos y un almacén y dos empleados de almacén en un punto bien comunicado, por ejemplo Alcalá de Henares, con lo que pagaré el mínimo por módulos.

    Y hoy mantener unidos y coordinados a todos los empleados por la red, es algo que no plantea especial trabajo.

  • #004
    Oriol Maynés - 17 Marzo 2010 - 18:55

    Bienvenido al mundo Naranja! http://www.pwc.com/cl/es/prensa/file-futuro-del-trabajo.jhtml

  • #005
    Eduardo Mosqueira - 17 Marzo 2010 - 21:05

    La verdad es que el trabajo del futuro lleva esa tendencia, pero también es verdad que el contacto directo con la gente a veces es irreemplazable.

    Yo soy profesor universitario y trabajo en un proyecto europeo con gente de Irlanda, Reino Unido y Holanda. Aunque lo normal es arreglar las cosas con un servidor de documentación, correos y si se tercia una conferencia entre todos (con skype o cosas similares), también tenemos cada 6 meses (como mínimo) reuniones en persona, y es en estas reuniones cuando de verdad ves cómo están realmente las cosas… quién está agobiado con los plazos, quién va de sobrado, que cosas deberíamos hacer y qué cosas nos faltan pero que no va a ser posible acabar, etc.

    Y es que no hay videoconferencia que supere a una buena cena y compartir unas cervezas. Pero bueno, eso también lo cuentan los de WordPress en el punto 4 de su entrada

  • #006
    Pablo Sanchez - 17 Marzo 2010 - 23:19

    Parece ser un concepto interesante. Pero, qué tipo de empresas pueden adoptar este sistema?

    w3wes@jamon-espana.com.es

  • #007
    José Carlos A. - 18 Marzo 2010 - 08:33

    Aunque ahora estoy en otra empresa y caliento oficina a diario, llevo trabajando de esta forma desde el 2001. Es una forma de trabajo fascinante y realmente productiva, pero solo apta para personas muy comprometidas con su trabajo. Es un efoque que propicia el trabajo sin límite o…. no dar ni chapa.

    El uso de la tecnología es absolutamente BASICO porque trabajar en diferentes ciudades o paises no significa que trabajes solo, trabajas con un montón de gente, buneo……el café si que te lo tomas solo. Es un problema ese asco de ancho de banda que tenemos en España, porque cuando yo disponía de un ancho de banda de 1 o 3 MB, mis compañeros europeos y americanos ya partían de 100Mb. En las videoconferencias de los viernes era vergonzoso cuando me tocaba!!

    Mi experiencia ha sido maravillosa en este aspecto, pero repito que has de saber de gestionar muy bien tu tiempo y ser muy estricto. te emocionas y terminas trabajando 16 horas al día, 7 días por semana..

  • #008
    Julio A. Díez - 18 Marzo 2010 - 08:44

    Es incuestionable que ese es el futuro. Pero que difícil es vender esa idea en empresas tradicionales de primera línea españolas.

    PD: Estoy disfrutando mucho del libro.

  • #009
    Pablo Herreros - 18 Marzo 2010 - 10:05

    ¿Nadie cita el ejemplo más exitoso de ese modelo de empresa? Pues existe, es una de las marcas más valoradas del mundo y se llama Apple.

  • #010
    Julio - 20 Marzo 2010 - 12:10

    Y nos olvidamos de una cosa. El trabajar distribuidamente fuerza a la empresa a establecer un riguroso sistema de gestión del trabajo, cuestión que de otra manera muchas veces se menosprecia o ignora (lo he visto en muchas empresas españolas). Se deben organizar mejor las tareas, establecer controles de calidad, etc. Si no, se hunde el barco. Esto mismo comento en un post sobre telecommuting (en inglés) en mi blog.

    En mi caso, trabajo desde casa para una empresa con gente en USA, Mexico, España e India. Aunque, por supuesto, si estoy de viaje en Alemania, o incluso en Asia, puedo trabajar remotamente sin problemas. Claro es que este sistema no sirve en muchas empresas, especialmente si trabajan con objetos físicos (léase industria). Pero en España hay demasiadas empresas relacionadas con Internet que te fuerzan a mudarte y a fichar todos los días en la oficina. Como si el hecho de fichar implicara que la gente luego trabajara eficazmente.

  • #011
    javivazquez - 20 Marzo 2010 - 13:25

    Tanto en mi empresa anterior –Igalia-, como en la actual –eBox Technologies-, se promueve la posibilidad de trabajo remoto y libertad parcial/total de horario. De hecho, en eBox es uno de los pilares de la cultura corporativa: cada uno trabaja desde y cuando quiere (localización, día, hora).

    Analizando sólo una de la muchas variables relacionadas con el modelo de empresa distribuida, simplemente, la productividad de cada persona es mayor que en un modelo más rígido: porque trabaja en sus momentos más aprovechables y dispone de más tiempo para sí misma, lo cual implica un mayor porcentaje de horas realmente útiles dentro de su jornada laboral.

    Sin embargo, en primer lugar, existen condicionantes ligados a cada persona que limitan la capacidad de elección:
    * Los seres humanos somos seres sociales. Aunque cada vez estamos más acostumbrados a relacionarnos sin interacción presencial, no todo el mundo sirve o se acostumbra a trabajar “solo”.
    * Separación de vida personal y profesional. Para aquellos que necesitan tener una frontera clara entre su tiempo de trabajo y el restante, es complicado trabajar en casa. La inexistencia del espacio físico y temporal del desplazamiento oficina-hogar contribuye a difuminar esa frontera, y a aumentar la sensación de estar siempre trabajando.
    * Competencias digitales. Wiki/intranet, email/chat/VoIP… Aunque todo el mundo menor de X años sabe usar email e instant messaging (ej. MSN), requieren de un período de adaptación relevante para acomodarse a las herramientas de trabajo. Para algunos inmigrantes digitales, es algo simplemente impensable. Es generacional.
    * …

    Desde el punto de vista de la empresa, la dispersión conlleva gastos operativos y de gestión:
    * Espacio de trabajo. Desde financiar parcialmente el espacio de trabajo a cada persona (mesas, sillas), hasta dotarla de una conexión, es obviamente más costoso N casas o pequeñas oficinas que una única y central, no solo por .
    * Legal y administrativa. Diferente legislación laboral (prevención de riesgos, salarios mínimos, seguros de salud…) y pequeñas cuestiones operativas como la simple transferencia de la nómina pueden llegar a requerir cuantiosos esfuerzos administrativos.
    * Desplazamientos. Organizar un evento de team-building, o convocar de forma presencial a un equipo (algo imprescindible 1-2-n veces al año en un modelo distribuido), implica gastos de desplazamiento y alojamiento.
    * …

    En resumen, por no extenderme más, desde mi experiencia, un modelo distribuido es más productivo a escala individual, lo cual se transfiere al colectivo si se coordina adecuadamente, pero implica mayor complejidad operativa y costes.

  • #012
    nacho - 21 Marzo 2010 - 23:42

    los banners son horribles, eso no lo discute nadie.
    tampoco son efectivos, los que nos dedicamos a la publicidad lo sabemos desde hace mucho tiempo.
    pero el invento esta en manos de quien no tiene que estar, como casi siempre.
    las centrales de medios llevan manejando este sistema que no termina de funcionar para nadie, excepto para ellos.

    pero esta claro que la publicidad en otros medios si pudieramos eliminarla lo haríamos sin problemas.
    de hecho, ¿porque nos bajamos las series en lugar de verlas en la televisión? (la versión original no creo que sea al principal motivo en este pais).

    seguimos en la edad media digital, y lo que nos queda.

    siempre he pensado que la falta de un sistema de medición inexacto como el que tenemos para televisión es lo que le falta a internet. la exactitud no ayuda para nada.
    el día que pongan google analytics a la tele nos sorprenderemos todos, y mucho :-)

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados