Trabajadores libres y “freedom to surf”

chainedworkersSe está hablando bastante de un estudio de un profesor de la Universidad de Melbourne, Brent Coker (la reseña en castellano la vi en Libertad Digital), que ha llevado a cabo un estudio de productividad sobre trescientos trabajadores, y ha demostrado que aquellos que utilizan Internet libremente de un modo razonable durante sus horas de trabajo para actividades personales o de ocio (estimándose razonable hasta un 20% de su tiempo total en la oficina) son en torno a un 9% más productivos que aquellos que no lo utilizan. El estudio viene a contravenir el comportamiento de muchas empresas que intentan bloquear el denominado Workplace Internet Leisure Browsing (WILB), típicamente redes sociales, sitios de vídeo, comercio electrónico, etc., en busca de una mayor productividad de sus trabajadores.

La discusión nos lleva a hablar de temas relacionados con la libertad y la responsabilidad: cuando el teléfono empezó a  aparecer en el entorno corporativo, los trabajadores lo utilizaban para llamadas personales además de para el trabajo, pero salvo abusos flagrantes, el comportamiento se considera hoy perfectamente normal y natural, mientras que lo contrario se consideraría prácticamente inaceptable. Del mismo modo con el software social y la navegación en general, si bien un cierto control puede ser razonable, la realidad parece llevarnos a que resulta mejor no coartar la libertad de los trabajadores, porque ésto les lleva, precisamente, a una cultura de desarrollo de la responsabilidad y la autolimitación – los anglosajones utilizan el término “empowerment” – frente a una de vigilancia y escaqueo. Al final del día, la persona responsable acaba haciendo su trabajo y respondiendo por él independientemente del número de interrupciones, mientras que el que quiere perder el tiempo lo puede hacer en una red social o dedicarse a cualquier otra ocupación sustitutiva.

El entorno actual de la web condiciona interrupciones constantes: correo electrónico, lectores de feeds, redes sociales, mensajería instantánea, y estamos todavía aprendiendo a trabajar en un entorno de interrupción y multitarea constante.  Sin duda, se trata de algo a lo que algunas personas y algunas tareas se adaptan mejor que otras. Mientras algunas personas, como es mi caso, precisan de interrupciones cortas y constantes para mantener su concentración, otras solo pueden concentrarse en condiciones de ausencia de dichas interrupciones. La naturaleza de la tarea también juega un papel importante: en mi caso, Twitterrific es un programa que suelo mantener desconectado la mayor parte del tiempo, en su lugar prefiero pasarme por la pestaña de Twitter y actualizar manualmente. El Gmail Notifier, directamente ni lo instalo, intuyo que me resultaría enormemente molesto: ya decido yo cuando quiero parar para leer el correo. En mi empresa, como en la mayoría de los entornos académicos, el control sobre los trabajadores es prácticamente inexistente.

¿Cuál es tu experiencia con las interrupciones? ¿Y en tu empresa? ¿Existen en tu empresa controles de este tipo?

27 comentarios

  • #001
    Gorki - 3 Abril 2009 - 22:24

    Un buen jefe es el que sabe repartir el trabajo y las responsabilidades entre sus subordinados, de forma que su cumplimiento exija una jornada normal de trabajo y piden resultados, pero no se mete averiguar a que hora que entran o salen los empleados, o que hacen en el tiempo que están en la oficina.
    Los empleados suelen responder con responsabilidad y generalmente desatenderán el trabajo cuando ello no suponga problema, recuperando el tiempo perdido quedandose más tiempo.
    Si no exiges un horario estricto, y si resultados, la gente tiende a trabajar, incluso más de lo que le obliga su contrato de trabajo. La empresa no gana calentando sillas, sino por realizar trabajos.
    Claro está me refiero a trabajos de oficina y no de trabajos en cadenas de montaje donde la sincronización de todos los que intervienen en la cadena es fundamental.

  • #002
    brit - 3 Abril 2009 - 23:55

    ¿Ni una palabra sobre la posible compra de Twitter por Google, según TechCrunch? Pensaba que ibas a hablar de eso :(

  • #003
    Felipe Alfaro Solana - 4 Abril 2009 - 00:06

    En mi empresa tengo la maravillosa fortuna de tener horario flexible y la libertad de hacer prácticamente lo que quiera, siempre y cuando lleve a cabo mi trabajo y cumpla mis objetivos. Eso significa que yo soy el único responsable de administrar mi tiempo, que puedo dedicar a trabajar absorto durante horas, descansar unos minutos y cerrar los ojos o parar unos minutos a leer mi correo personal o noticias, a navegar por Internet, descagar la última imagen ISO de Linux, a iniciar Skype para ver a mi familia por videoconferencia, a hablar con mis amigos por el chat o por teléfono, a bajarme a tomar un café o comer algo, a trabajar desde casa, etc.

  • #004
    Javier Sampedro - 4 Abril 2009 - 05:33

    A veces el control que se ejerce sobre el entorno de las empresas, resulta un poco excesivo, como impidiendo ver ciertas webs, redes sociales o sitios de video como comentas.

    El usuario puede ser igualmente productivo si sabe como administrar el tiempo y él/ella sabrá el tiempo que le debe dedicar a sus ratos de ocio para surfear la web. Pero siempre quedarán posturas que no vean bien el uso de internet en horario laboral… en fin.

  • #005
    JV - 4 Abril 2009 - 09:46

    Trabajo para una gran empresa audiovisual. Recientemente, han capado el acceso a redes sociales porque algunas personas se pasan toda su jornada de trabajo conectadas. Por unos pocos, la mayoría se han quedado sin una herramienta útil para su trabajo. No es mi caso, porque no me conecto a estas redes casi nunca y me da igual.

    Pero tenemos capado el ftp y eso sí me afecta gravísimamente porque mi trabajo se basa en enviar documentos aquí y allá y el correo es un mal remedo y no soporta envíos de más de 20 megas.

    He intentado que el departamento de informática me permita hacer estos envíos, desbloquee puertos que me permitan utilizar programas para hacer envíos pesados a través de P2P y tecnologías similares. Resultado: ni caso. Les importa un carajo que los clientes queden desatendidos y que procesos que se pueden hacer con rapidez y sencillez se demoren infinitamente. Han llegado a decirme que prefieren que se envíe un DVD con un mensajero a que se envíe por internet. Una buena política de ahorro de costes, vamos.

    ¿Que he hecho al final? Me las he apañado para burlar los sistemas y trampeando aquí y allá he conseguido más o menos trabajar como hace falta. Es penoso, seguramente no debería hacerlo. Pero, francamente, en mi trabajo, soy de la filosofía de pedir perdón antes de pedir permiso. Desde que lo hago, los clientes reciben antes los archivos, puede mantener comunicarme mejor lo que desean e ir viendo como progresa el trabajo.

    El miedo, el considerar a tus empleados tus enemigos, sigue siendo el gran enemigo de la eficacia.

  • #006
    kiki - 4 Abril 2009 - 09:48

    En mi empresa tienen bloqueada la pornografía y la fabricación de bombas. El control es muy sútil pero existe. He llegado a ver informes de uso de internet donde aparecian los empleados con las páginas webs que veían (había algunas sorpresas como directivos buscando putarracas todo el día). Al final se dejó de hacer.

  • #007
    Gabriel Pérez - 4 Abril 2009 - 10:29

    Yo lo veo de esta manera: el que usa Internet razonablemente y como apoyo a su trabajo, es que sabe manejarse con las tecnologías de la información y con la informática en general, y esto es lo que hace que sea más productivo: su mayor formación en estos campos.
    Yo me he dado cuenta del efecto en mi propio trabajo: un día dudé de como hacer cierta operación en Excel (una taré repetitiva que hacía que parte del trabajo fuera algo aburrido). Googleando encontré un macro que actualmente me ahorra una buena cantidad de trabajo.

    Luego creo que a veces el proceso es ese.

  • #008
    jose - 4 Abril 2009 - 10:57

    Cuando entré a trabajar en mi empresa actual (hace 7 largos años) nos decían nada más entrar que el móvil tenía que estar en silencio o apagado, eso sí, teníamos total libertad para acceder a internet y adjuntar cualquier tipo de archivo al correo corporativo y no corporativo.
    Hoy en día el móvil no lo oyes sólo cuando te lo olvidas en casa pero espían el contenido de los adjuntos cuando mandas correos a direcciones no corporativas, cuando llega un correo de una dirección no corporativa con un enlace queda marcado como spam, bloquean el acceso a foros, tablones de anuncios y casi todo lo que consideran “peligroso” o que pueda hacer que “pierdas el tiempo trabajando” (bueno, las ediciones digitales de los periódicos no están bloqueadas…).
    Supongo que ante las libertades que se toman algunos accediendo a webs poco recomendables o pasando tiempo excesivo en páginas personales, tenemos que sufrir todos los demás los bloqueos y limitaciones impuestas. No creo que castigar a todos esta sea la solución para que unos pocos aprendan pero ellos son los dueños de sus proxies :)

  • #009
    Anónimo - 4 Abril 2009 - 11:09

    La libertad personal es un valor que debe ser irrenunciable para una adulto. Sin embargo, en ámbitos sociales como puede ser el trabajo, es necesario poner límites a la libertad personal para poder lograr así colaboraciones eficientes y fluidas. Desde este punto de vista entiendo que algunas empresas limiten el acceso a determinadas páginas si el uso que hacen sus empleados limitan la eficiencia de la organización. No poner límites a la libertad personal en el trabajo sería comparable a que en los cines se permitieran los comentarios en voz alta, o que en una comida en grupo se permitiera que cada uno de los miembros empezara por el primero, segundo o postre según preferencia de cada comensal, o que en un equipo de fútbol cada jugador escogiera su posición a su elección. El trabajo actual requiere de una colaboración verdadera y dedicada entre personas. Los entornos de trabajo que no se benefician de la sinergia y colaboración entre personas, difícilmente mantienen la competitividad.

  • #010
    Edgard - 4 Abril 2009 - 12:14

    Además de la simple productividad del trabajador hay más temas a considerar como por ejemplo la fuga de información. En nuestro caso el control sobre la navegación por internet es moderado. Por un lado revisamos (precisamente yo) los top ten (>100 h al mes = dedicación de más del 50% de la jornada) y en función de determinados criterios como el “tipo” de usuario, uso continuado, tipología páginas accedidas, etc… nos planteamos o no algún tipo de acción (normalmente no a excepción de casos extremos). Por otro lado, cada uno de los empleados recibe mensualmente un informe personal con el total de horas dedicadas a internet, el objetivo es que cada uno saque sus conclusiones y haga lo que crea conveniente (entre otras cosas no tenemos tiempos para revisar lo que hacen o dejan de hacer + de 2000 usuarios). Obviamente, hay un filtro de contenidos que imposibilita el acceso a determinadas webs (apuestas, pornografia, hacking, etc. etc.). En resumen, lo complicado es establecer y delimitar el término RAZONABLE (hay muchos niveles de razonabilidad). De momento las redes sociales no están filtradas pero estamos en ello tras haber detectado un uso que empieza a rozar el abuso (aunque como siempre está focalizado en un número reducido de personas).

  • #011
    olopez - 4 Abril 2009 - 12:21

    En mi caso seria absurdo que cortaran o limitaran el acceso a inet fundamentalmente por imposibilidad tecnica. Hay que decir tambien que muchas veces se limita el acceso a internet por un simple sentido de la economia: 200 empleados bajando videos del youtube pueden dejar la conexion para el currela que se esta descargando un manual en pdf totalmente inusable.

    Por otro lado leyendo esta entrada me llevo un regustillo de “mundo feliz” que creo esta bastante alejado de la dura realidad laboral, al menos en el sector informatico: estamos hablando de dimensionamiento de proyectos tradicionalmente muy a la baja en lo que a recursos se refiere, tanto humanos como materiales y de tiempo que derivan en horas extras sin remunerar. En esta situacion el poder disponer de skype o de messenger es casi rocambolesco.

    Finalmente y para ilustrar, conozco casos de gente que no solo tiene el acceso a internet cortado al 100% excepto los recursos dispuestos por la empresa (intranet , correo corporativo etc) , sino que se utiliza el ordenador precisamente como metodo de control del trabajador: si el salvapantallas salta queda grabado, como tambien queda grabado la hora en la que se hizo login y logout y otras actividades del trabajador. El correo corporativo no solo se examina en busca de mails con contenidos personales sino que al tratarse de una multinacional con sede en el extranjero las normas que se aplican son las del pais donde reside la central, con lo que las cosas se complican todavia mas.

  • #012
    Aitor - 4 Abril 2009 - 12:55

    No se si somos multitarea, si se lo preguntamos a una mujer nos dirá que no, jaja.
    Pero seguro que somos multiventana. Podemos estar trabajando en un documento y mientras mantener el mail, consultar tuitter, y mirar el skype. Es como una CPU, vamos repartiendo nuestros slots de tiempo entre las diferentes cosas.

    Hace tiempo leí un articulo que decía que esta forma de trabajar nos condiciona en las conversaciones y en la forma de relacionarnos con la gente. Creo que es cierto, en ocasiones hablo con amigos y es como si tuviéramos diferentes hilos de conversación abiertos. No hablamos de un único tema, vamos saltando de uno a otro, para volver al tema del principio y así sucesivamente.

    No son interrupciones, es una manera de pensar.
    Me voy a otra ventana …

  • #013
    Enrique Mesa - 4 Abril 2009 - 14:18

    Yo trabaje en una empresa en la que no prohibian el uso de ninguno de estos tipos de comuicacion moderna, todo lo contrario. Pero, para mi sorpresa (deberia existir otro adjetivo, el cual de encotrarlo quiza no sería publicable), me enteré que revisaban periodicamente las conversaciones por messenger de los empleados, al averiguar un poco mas a fondo me entere además que no solo era verdad sino que hasta lo justicficaban diciendo que al usar recursos de la empresa (coenxion, servidores, ordenadotes), la informacion les pertenecía…interesante, no?

  • #014
    Jorge Mira - 4 Abril 2009 - 14:45

    Buena reflexión. En el caso de Prestigia todo se resume en lo que apuntas. Libertad y Responsabilidad. O mejor aún, libertad responsable. No fiscalizamos. Es más, me preocuparía que alguno del equipo no consultara blogs, twitter y redes con una frecuencia razonable. En nuestro caso porque vivimos y trabajamos en Internet. Y parte de eso es ser usuario activo. De otro modo es imposible ser un buen profesional.

    Sí me preocuparía que uno estuviera todo el día formándose de las últimas tendencias en blogs de referencia y fuera incapaz de cumplir objetivos y plazos, de sacar su trabajo. Y de hacerlo excelentemente bien.

    Y es que, al final, el uso que le damos a Internet debe guiarlo el sentido común (igual que el uso que le damos al móvil y demás cosas que de modo natural se integran en nuestra vida). Y, refiriéndome ya a las empresas en general y por experiencias pasadas, mala cosa cuando una empresa “capa” los ordenadores de sus trabajadores para que tengan solo las funcionalidades requeridas por su trabajo y basa su política con ellos en la vigilancia y la desconfianza. Muy mala cosa.

  • #015
    KRUDER - 4 Abril 2009 - 15:24

    Trabajo en Dragados (1ª constructora del país). El acceso a internet está totalmente vedado, exceptuando bancos, organismos públicos y alguna página más del sector. Sin más explicación. Si te falla el correo corporativo, apagas el ordenador y te vas a casa a tu gmail privado. En bastantes ocasiones te pone en aprietos profesionales, pero según la dirección es preferible esta política restrictiva antes de que se puedan leer los diarios y se pierda el tiempo. Eso, evidentemente, es falso. El problema es la perspectiva absolutamente increíble a día de hoy de personas analógicas en puestos directivos que consideran que internet es únicamente para actividades perversas, y no es útil para trabajar. Recuerdo, 1º constructoras del país y entre las 3 primeras de Europa.

  • #016
    Marggie - 4 Abril 2009 - 16:22

    Saludos!

    En mi trabajo como bibliotecaria referencista en una universidad pública tengo la libertad de ver mis correos, accesar las redes sociales y navegar. Aunque el horario para los alimentados está estrictamente especificado en los documentos; la realidad es otra, lo verdaderamente importante es que siempre alguien del personal debe estar presente para brindar servicio a la comunidad universitaria y la comunidad que hace uso de nuestros recursos.

    Lo mismo busco información en las bases de datos de la institución como también indago qué hay en otras universidades de mi país y en otros lugares del planeta. Para actualizarme en la tecnología recurro a blogs que digan “en arroz y habichuelas” (de manera sencilla) lo nuevo en tecnología. Los recorridos me ayudan muchísimo en mi formación profesional y personal.

    Y eso lo hago tranquilamente en mi horario de trabajo, sin incumplir con mis tareas.

  • #017
    Daniel Garcia Losada - 4 Abril 2009 - 16:25

    A mi lo que me parece mucho es lo del 20%. En una jornada de ocho horas implica dedicar hora y media a tareas personales o de ocio. No era justamente ese porcentaje el que permitian disponer a los empleados de google para desarrollar nuevos proyectos?
    Creo en la medicion por consecucion de objetivos y no por horas trabajadas y en consecuencia creo que debe estar permitido conectarse a internet sin necesidad de justificarlo. La justificacion habra que darla en caso de no conseguir los objetivos por culpa de perder el tiempo en internet o donde sea. Para perder el tiempo no hace falta internet, hace falta querer perderlo.

  • #018
    Iván - 4 Abril 2009 - 20:05

    Buenas tardes:

    soy el administrador de sistemas de una empresa relacionada con el sector del automóvil, siempre he sido partidario de dejar libre el acceso a internet y que los trabajadores se autorregulen, además de enseñarles los usos peligrosos para que los eviten en la medida de lo posible… he detectado que aquellos que disponen de un cierto nivel educativo si se preocupan de hacer las cosas bien, mientras que otros pasan olímpicamente de tomar las más mínimas medidas de seguridad, solución: decirles a esos usuarios más díscolos que se está grabando permanentemente lo que hacen; esto al final ha resultado que se dedican a acceder a internet a páginas relacionadas con su trabajo, a algún periódico y al meneame. Por otro lado felicidades por tu blog.

  • #019
    Carlos - 5 Abril 2009 - 00:39

    Buenas noches

    En mi empresa se permite la navegación por Internet y el correo con ciertas restricciones (no se puede acceder a Rapidshare y similares, por ejemplo). Lo que pasa es que la actitud del jefe (y de muchos compañeros) es claramente contraria a “perder el tiempo”, como dicen ellos, en Internet, y por ese motivo la navegación conviene hacerla de manera “disimulada” y sin llamar mucho la atención, por si acaso.

    Lo curioso es que otras actitudes que también hacen “perder tiempo” no se consideran “peligrosas”: gente que llega muy tarde al trabajo periódicamente, que sale a fumar o a tomar un café a cada momento, que habla por teléfono continuamente o que desayuna tranquilamente en la cocina durante más tiempo del necesario son consideradas actitudes casi normales. Creo que, hasta que en los puestos directivos no entren en masa personas acostumbradas a las nuevas tecnologías, las empresas continuarán recelando de Internet y considerándolo un “enemigo de la productividad”.

  • #020
    mitinman - 5 Abril 2009 - 03:38

    No sólo es una cuestión de control del rendimiento sino que hay que añadir otros factores como la seguridad o la gestión del ancho de banda necesario que al final se traduce en costes económicos.

    La clave está en ponderar todos los factores.

  • #021
    Pepe Roldán - 5 Abril 2009 - 11:50

    ¿Y qué tal un poco de formación al respecto a la gente?. En nuestro caso, el acceso a internet lo ha de autorizar el responsable político, pero lo pide el jefe del servicio. Esto se traduce en que jefes de servicio que sólo identifican internet con lo que los medios de comunicación le quieren hacer creer (te plagio, Enrique), no solicitan para su gente el acceso y hacen oidos sordos a las peticiones del personal a cargo sobre el acceso.
    Internet se nos ha colado en algunos centros de trabajo sin una intención explícita por parte de la organización en cuanto al uso de la información (previo a internet y a las TICs ), con lo que realmente es que no sabemos para qué puede necesitar un empleado este acceso, además de para leer el Marca o perder el tiempo.
    Leer este “sencillo” post tuyo por parte de algún responsable político y técnico puede ser un buen comienzo de lo que un uso responsable y adecuado de la red puede ayudar a una organización, del tipo que sea.
    En mi caso, “pedí” el acceso para todas las personas del Departamento nada más llegar. El responsable político ni me preguntó para qué, pero no he detectado escaqueo añadido por el uso de la red. Eso sí, tengo que reconocer que sigue faltando el empujón para que sepan realmente lo que les aporta un uso adecuado de la información y cómo revertir este “privilegio” en beneficio para la organización.
    Pero lo tengo en “tareas pendientes”.

  • #022
    MalaUva - 5 Abril 2009 - 13:43

    Soy becaria en una institución pública. Cuando comencé a trabajar, los becarios disponíamos de acceso a internet, y nos resultaba bastante útil para realizar consultas técnicas, o relacionadas con el trabajo que desarrollábamos. También mirábamos el correo, no nos parecía algo del otro mundo. Al paso del tiempo, a la jefa le pareció que perdíamos el tiempo y a día de hoy sólo tenemos acceso a intranet y websites institucionales.

    En el centro de trabajo pocos compañeros disponen de acceso a la red, ya que en el inicio algunos se dedicaron a buscar porno y contenidos poco recomendables; es un caso en el que hemos pagado justos por pecadores.

    No obstante, ella (la jefa) hace uso del correo electrónico que le suministra la comunidad autónoma para enviar correos de cadena y chorradas similares.

    No soy tan optimista como para creer que se sea más responsable o menos en función de si se tenga o no acceso a la red. La responsabilidad va con la persona, y si yo se que tengo x tareas que realizar a lo largo de la mañana las distribuiré de manera que las finalice en el menor tiempo posible, y si me queda tiempo libre lo puedo emplear en formarme e informarme, bien vía revistas, webs, etc, o en comentar datos con mis compañeros, o en hacer el payaso un poco para liberar el estrés. Pero la gente que no es responsable dedicará mayor tiempo a rascarse los genitales a dos manos que al trabajo, pese a que a estos mismos ya se les suelen encomendar menos tareas que al resto (ventajas de parecer incompetente). Y son estos mismos los que harán un abuso de los recursos (bien sea vía internet, vía teléfono, vía fotocopias, vía material de oficina…).

    Desde mi punto de vista, el que es responsable, lo va a ser con recursos y sin ellos. Pero el que no lo es, va a suponer un lastre pesado para el resto de los compañeros, ya que acaban pagando justos por pecadores, mientras el otro se va a seguir riendo de la empresa y del resto de trabajadores.

  • #023
    Israel Viana - 7 Abril 2009 - 00:47

    ¿Un 9% más? Los jefes ya tienen una razón de peso para capar y cerrar inquisitivamente “el internet” e invertir en medidas que aumenten más de ese 9% la productividad.

  • #024
    Fernando Encinas - 7 Abril 2009 - 10:18

    Un contrato laboral rige la relación entre empleador y trabajador. Este marco va evolucionando con el tiempo pero la relación básica sigue siendo la misma, es decir el trabajador tiene derecho a percibir una prestación económica (o en especie) y la obligación de realizar su trabajo. Estoy de acuerdo con la libertad por parte las empresas en ejercer las medidas que consideren necesarias para garantizar que los trabajadores cumplan sus obligaciones, siempre que no coarten las libertades básicas. Al fin y al cabo, es la empresa la que también valora el trabajo desarrollado. Otra cuestión bien distinta es cómo afecta en la productividad y a ese trabajo la satisfacción de los trabajadores. Creo que ya nadie pone en tela de juicio que con un buen clima laboral existe más satisfacción y mayor productividad.
    Resumiendo, igual que en otros aspectos, todo depende del grado de madurez de los trabajadores y de cómo son capaces de cumplir los objetivos con más o menos presión sobre ellos. Las herramientas están ahí y creo que lo que no deben es aplicarse de igual manera para todo el mundo, del mismo modo que no tratas igual en tu equipo a una persona que valoras con un “9” que a otra de “2”.
    Por otro lado, según el tipo de trabajo y el grado jerárquico del trabajador, este se tiene que acostumbrar a trabajar con interrupciones y a saber a qué dedicar su tiempo. Yo tabajo en construcción y he tenido que aprender a trabajar con constantes interrupciones no planificadas, proveedores y subcontratas, clientes, trabajadores…Tienes el peligro de no saber priorizar y no rendir en este clima de interrupciones, con el consiguiente aumento de tu jornada laboral. Estoy convencido que las nuevas generaciones esto lo tienen completamente superado.

    Claro que estoy de acuerdo con la libertad de las empresas para decidir cuál debe ser su escenario, pero ¿por qué cortar acceso a herramientas y no intentar aprovecharlas para los objetivos de la empresa? Los constructores de hoy no sabríamos ejecutar una obra sin el móvil…no se puede cifrar el ahorro de tiempo que ha supuesto. ¿Qué nos estamos perdiendo si limitamos el acceso a redes sociales en el trabajo en vez de potenciar su uso? Comunicación de información, consciencia de pertenencia a un grupo o empresa, establecimiento de valores, comunicación informal, accesibilidad a toda la estructura de la empresa….en fin, si yo tuviera que tomar la decisión, aunque el resultado del estudio fuera que se reduce la productividad, no me cerraría al futuro. Un error en una economía cada vez más competitiva puede ser definitivo para la supervivencia.

  • #025
    MarcosP - 7 Abril 2009 - 11:52

    He entendido mal o el aumento de productividad real es el 9% menos el 20%, es decir, hasta un -11%???

  • #026
    Manuel Cruces - 7 Abril 2009 - 16:46

    En mi empresa no existe este tipo de controles, entre otras cosas porque un 30% de la jornada laboral es de teletrabajo (si se quiere). Cada persona del equipio tiene unos objetivos individuales y por equipo que hay que cumplir. Para vigilar ya está la policia

  • #027
    Luis - 7 Abril 2009 - 19:23

    Este tema levanta ampollas, por ello creo que es necesario verlo desde los diferentes bandos: el usuario, los directivos y los administradores de red, cada parte tendra su opinión…. en mi caso particular pertenezco al grupo de administradores de red, cuendo entre a la empresa donde ahora trabajo el acceso a los recursos de internet era ilimitado y claro yo venia de una empresa con un control medio y me parecia bien…. pero el encanto termino cuando los directivos tenian que aceder a descargas de material corporativo y la red estaba saturada por que los niños les digo asi de cariño, se estaban bajando lost, 24, house y cualquier serie que se les ocurria, y lo peor de todo es que aquellos que mas saturan la red son los que mas se quejan, esto por un lado, por otra parte esta la peña que estaba mas en el facebook que en otra coso y cuando llega la hora de entregar un proyecto todo son prisas y trabajo hasta las 2 de la mañana, sin embargo enemos a los usuarios responsables que en realidad si distribuian su tiempo, pero igual que todos, eran afectados por el abuso de la red…. despues de varias advertencias de parte de la dirección la situación no hizo mas que empeorar, y muy a pesar de todos y me incluyo se dio la orden de capar las redes sociles la mensajeria instantania y hasta los blogs, yo particularmente creo que es una medida pasajera pero triztemente necesaria para que cuando se abra el flujo el usuario común sepa aprovechar el tiempo y aprecie la libertad que se le da para tomar mas responsabilidad.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados

3 comentarios en Menéame

#001
astrudalia - 3 Abril 2009 - 22:53
#002
nilton - 3 Abril 2009 - 23:02

Pero aquí posteo la opinión de Enrique Dans en su Blog » autor: nilton

#003
QTI66 - 3 Abril 2009 - 23:42

Naturalmente, que sí. El capar sitios de ocio ó consultas personales, como accesos a bancos ó sus proveedores, etc. transmite desconfianza hacia los empleados y por lo tanto descontento y posición.

Si por el contrario puedes hacer lo que te dé la gana, ya tendrás tú cuidado de que no se difunda eso de “siempre está en interné”, al igual que pasa con el furbol ó si vas bebido ó “colocao”.» autor: QTI66